Descripcion de tecnología de manejo de durazneros



Descargar 442.83 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño442.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

ESTABLECIMIENTO DE UN HUERTO DE DURAZNERO

  1. Descripción del Proceso

      1. Selección y preparación del terreno:

Para lograr los objetivos de una plantación, es fundamental una adecuada selección y preparación del lugar donde se establecerá un huerto. El duraznero se adapta bien a suelos profundos, de texturas medias, de alta fertilidad natural y fundamentalmente, libre de problemas de drenaje superficial e interno. La humedad excesiva del suelo es una severa limitación al cultivo de la especie, aunque esta condición se mantenga por un tiempo relativamente corto.
Las malezas perennes deben eliminarse desde la temporada previa. Los árboles recién plantados limitan la posibilidad de controlar malezas de un huerto ya establecido, por lo que debe optarse por labores mas costosas como si se tratara de un suelo libre de cultivos.

Debido a que el riego es fundamental para el desarrollo de una plantación de esta especie, se debe nivelar adecuadamente para lograr una buena distribución del agua, de lo contrario, el huerto está expuesto a permanentes deficiencias en el abastecimiento hídrico, problemas de erosión y baja eficiencia en el uso del agua.


Generalmente los suelos presentan problemas de compactación por el excesivo laboreo. El subsolado mejora las deficiencias de oxigenación e infiltración del agua a la zona de raíces. Esta labor debe realizarse en el verano anterior a la plantación, con el suelo lo más seco posible, de modo que se quebraje más allá de la zona por donde pasa el implemento. Si la operación se realiza en suelo húmedo, alivia solo parcialmente el problema del sellado.
La fertilización del suelo, debe realizarse aproximadamente 30 días altees de la plantación, con el uso racional de fertilizantes químicos (Urea 46% N) y materia orgánica. Sin embargo, no es recomendable el uso de estiércol proveniente de granjas avícolas (gallinaza), porque tiene un efecto negativo en las plantas, debido posiblemente a la alta concentración de amoníaco.
      1. Trazado del huerto:

Hay diferentes densidades de plantación, desde densidades de 400 plantas/ha. Hsta 10.000 plantas/ha. (superdenso). Sin embargo, a nivel nacional se recomienda realizar el trazo del huerto en forma rectangular, a una distancia de 4 a 5 metros entre hileras y 4 metros entre plantas (sobre hilera). Este aspecto puede permitir asociar el cultivo (cultivos intercalares), durante los 3 primeros años del huerto, con especies de hortalizas y/o flores de alto valor comercial.
      1. Apertura de hoyos:

Los hoyos para la plantación, deben efectuarse en los lugares previamente determinados durante el trazado del huerto, deben tener 0,80 metros de profundidad y 0,80 metros de diámetro. Estos hoyos deben llenarse con tierra húmeda mezclada con materia orgánica y arena en una proporción de 1:1:1 respectivamente. La plantación se efectuará una vez que la tierra se haya asentado, o sea 4 ó 5 días después de haber realizado la apertura de los hoyos.
      1. Sistema de transplante:

Para realizar el transplante, se efectúa un hueco al centro de los hoyos rellenados para colocar directamente la planta. Esta práctica se recomienda efectuarla durante los meses de julio y agosto, época donde las plantas se encuentran en reposo. Las raíces dañadas y muy largas, se deben eliminar mediante poda.

      1. Cuidados después de la plantación:

La primera labor después de la plantación es el riego, el mismo que se efectúa casi inmediatamente después de concluido la plantación. El segundo riego se realiza al cabo de una semana y los siguientes cada 10 a 12 días según el tipo de suelo.
  1. PODA Y CONDUCCIÓN


La poda es una operación destinada a formar y conducir una planta. Desde el momento de la plantación, se debe podar para restablecer el balance entre el sistema radicular y la parte aérea del árbol. Las plantas jóvenes necesitan formar una estructura resistente para sustentar el desarrollo posterior del follaje y la producción. Los árboles adultos se podan para mantener su tamaño y facilitar las aspersiones de productos químicos, raleo y cosecha de fruta. Además cada año elimina parte de los brotes formados en las temporadas, para que los que permanezcan en el árbol cuenten con una adecuada proporción de las reservas almacenadas. Este balance permite una producción frutal acorde a los requerimientos del mercado, que es, en definitiva el principal objetivo de la práctica.

3.1. Conducción

Existen numerosos sistemas o formas de conducción del duraznero. El sistema tradicional más popular en todo es el de vaso abierto. Sin embargo, en las últimas décadas se ha introducido un profundo cambio al cultivo tradicional. Hoy día se desea tener árboles de tamaño reducido, los cuales requieren moderada cantidad de poda, basada en una nueva técnica, el manejo de huertos en alta densidad, etc.



Todos los sistemas de conducción y sus variantes, dependen de las características fisiológicas, las cuales son comunes a la mayoría de las plantas superiores. Los efectos de la poda resultan debido a un sistema de comunicación que funciona dentro de la planta. Por ejemplo, si se corta el ápice, el resto de la planta es informado que debe reconstruir el órgano perdido, para restablecer el balance dentro el árbol.

    1. Poda

El duraznero se caracteriza por producir abundante follaje cada año. Una importante proporción del mismo debe eliminarse. No obstante, una poda excesiva inducirá una gran rebrotación de made de mala calidad frutal. Una poda demasiado suave, por su parte, estimulará el desarrollo de numerosos crecimientos cortos hacia la periferia de la planta, mientras que el interior se sombreará, perdiendo su capacidad productiva, tanto de fruta, como de nuevos brotes para la siguiente temporada.

      1. Poda de plantación:

Esta poda debe efectuarse terminada la plantación, la misma que consiste en rebajar el porte ó altura del tronco principal, donde debe formarse la copa, que puede ser a 0,60 ó 0,80 metros más arriba del injerto, procediendo luego a la eliminación de las ramas secundarias.

      1. Poda de formación:

Consiste en dar forma a la planta, o sea armar el armazón del árbol, sobre la base de 3 a 4 ramas principales elegidas. Estas ramas deben estar bien equilibradas y ser bastante consistentes de manera que soporten el pero de los frutos sin ningún problema cuando la planta llegue a su máxima producción.

      1. Poda de fructificación o producción:

Consiste en darle una correcta distribución de las ramitas de fruta (brotes de año o brindillas) sobre las ramas principales y secundarias y deben estar equilibradamente raleadas de tal manera que permitan el ingreso de los rayos solares hacia el interior de la planta. Esta poda favorece a la formación, conservación y renovación de las brindillas o centros frutales. La creación e iluminación adecuada que permite esta práctica es muy importante para cosechar frutos de buen tamaño, buen color y mas azucarado.


  1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal