Descripción sucinta de los naturales de Cataluña



Descargar 411.75 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño411.75 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7





xml:id="PROGRAMES.DESC.ANON.XVIII.PROSA>" xml:lang="es">

type="text" status="new" date.created="30/04/2012">





</b>Descripción sucinta <a href="/diario-oficial-de-la-generalidad-de-catalua-v2.html">de los naturales de Cataluña</a><b>

PROGRAMES 4 REF: FFI2012-31427



Transcriptor y codificador

Mercedes Vicente Real





1º revisor

Alicia Díaz





2º revisor

Elisa Caballero





3º revisor

Lesley Roldán









PROGRAMES



Madrid


UCM

José Luis Girón Alconchel

Creative Commons












Autor

Anónimo

Paradero

Madrid, Biblioteca de Catalunya, ms. 763

</b>DESCRIPCIÓN SUCINTA DE LOS NATURALES DE CATALUÑA<b>



type="origin">E














30/04/2012







unit="bytes" quantity="123225">123225 bytes


unit="words" quantity="23500">23500 palabras











S. XVIII



Prosa miscelánea






05/04/2018: Última revisión







Descripcion sucinta de los naturales de Cataluña.

Es esta valerosa nacion laq[u]e en otros t[iem]pos ha dado bastante asumpto a las Historias, por los gloriosos triunfos q[u]e ha sabido animosa conseg[uir] siendo constante en las empresas, sufridas en el trabajo, fiel en el partido q[u]e sigue, terca en defender le ; temeraria, y atrevida en el intentar: La estimacion dela homrra desta Prov[inci]a la blasona natural: alli es donde nace, y no acaba; desde la cuna es inseparable a sus Vecinos: suele permanecer una injuria en los pechos catalanes, sinque puedan borrarle menos que satisfacciones mortales: ninguna Nacion conserva mas las amistades; pero ninguna con mas dificultad puede vnirlas vna vez perdidas: alli naciò la venganza sin conocerse casi reconciliacion; y


en esto lo mismo son nobles, q[u]e plebeyos: ocasion de los muchos bandos que siempre ha mantenido aquel Pais.

Caveza de esta hermosa, abundante, y Poblada Prov[inci]a, o Principado de Cataluña, es la celebre, noble, y hermosa ciudad de Barcelona, reliquias dela sangre Goda. Fundola Amilcar Barcha, a las orillas del Mar Medirerraneo, llamandola Barchinona: bella situacion por lo frondoso de sus Campañas. Fue Amilcar, aquel, perpetuo enemigo de los Romanos; quien hallandose con quatro hijos, que, fueron: Anibal, Anon, Asdrubal, y Magon; decir; que criaba quatro leones para que despedazasen, y aniquilasen a Roma ; y en cumpliendo nuebe años, les hacia jurar enemistad eterna contra la ciudad. Fue Anibal el maior delos quatro, valiente, y vizarro Cartagines; belico terror de Roma; y espanto y asombro dela Nacion Española, el q[u]e conquistò a Numancia , Ciudad que hoy llaman Soria; por su indomable valor, celebre, y

memorable en las historias.

Es Barcelona, la que desde el t[iem]po de Ubitredo, su primer Conde, con barras, y cruces, se obstenta en sus armas gloriosamente Cristiana. Y valiente aun tiempo: siendo admirable por las letras; valerosa por las armas; fecunda Madre, y centro dela Nobleza. Llamase su Principado, Gotolania, porque la fundaron Godos; quienes poseyeron muchos años a España , caveza las mas famosa deaquella parte deella que llamaron Tarragona, y hoy el Principado de Cataluña.

Yncluie magnificas prerrogatibas y obstentosas grandezas, que no refiero por no explaiarme: habiendo logrado de sus Reyes las maiores homrras, exempciones y Privilegios, a fuerza de su valor en servirles. Era la Prov[inci]a q[u]e con mas libertad vivia y sin la pension de pesados tributos; pero tan amante de sus fueros, y privilegios, y tan tenaz en conservarlos, que llegaba al extremo de no tener ygual; pues casi recelo, aunq[u]e sin


fundamento, de perderlos, los precipitò, fue causa de su total perdicion. Gozaba su Capital Barcelona, con mas ampliacion, la posesion de las maiores liberalidades de los Reyes, que la enriquecieron a qual mas.

Tiene por protectora, Abogada y Patronal, a Santa Olaya , aquella Noble, hermosa, y tierna niña, que enla corta edad de solos 13 años, supo con bizarros alientos Cathalanes, tolerar esforzada en una cruz, el cruel matrimonio que imbentò el horror tirano; vsando el ciclo piadoso, atendiendo ael empacho que su pureza le causaba viendose desnuda, de una providencia sungularisima, como fue emviarla para su apetecido socorro, maravillosa multitud de copos de niebe, negandose en un instante a los ojos detan barbara impia gente, que la admiraron toda hermosamente nevada, y vestida deaquella prodigiosa blancura.

Sus sagradas reliquias, jamas se han permitido alos ojos de nadie; y alguna vez q[u]e se intentò


con temeridad, fue bastante escarmiento, en castigo dela curiosidad; Veneranse en una Regia sumptuosa Capilla dela Catedral dela Ciudad rindiendoles, y trubutandoles, sus mas afectuosos, y debotos cultos, aquellos naturales; siendo constumbre en los Barceloneses no emprender viaje alguno, sin pasar primero a despedirse dela santa, visitandola en su ostentosa Capilla.

En sus hahogos su maior asilo, y es bien notorio, que en los mas fuertes aprietos sacando el magnifico estandarte, de esta Gloriosa Patrona, no quedaba ninguno de los de edad competente que tomando las armas, no le siguiese con inaudito valor, y esfuerzo; acia una valerosa accion daba bastante q[u]e admirar a quantos forasteros en semejantes ocasiones se hallaban ala vista detan heroica revolucion.

Bastaba aesta nobilissima Ciudad, emporio delas Naciones, para Corona de sus glorias, cifra


de sus triunfos, y que la acredite dela Poblacion mas dichosa, haberla escogido todo el cielo, para feliz centro dela Religion sagrada, dela Mrd; cuia fundadora es la misma Reina delos Cielos, M[ari]a. SSma. dignandose bajar desde el Empireo, asistida, y acompañada de ejercitos inumerables de Angeles, a dar la feliz principio end[ic]ha Ciudad, apareciendose corporalmente ael Rey Dn Jayme en 4º constituiendo le Patron, y amparo de esta superior Milicia.

En esta pues siempre venturosa Poblacion, y en su Principado, fue donde se formò el tragico, asombroso, y cruel teatro, dela mas encendida, y cruda lid: fue el escandalo dela Europa toda, el centro donde se originò el mas ruidoso asumpto, q[u]e en las historias puede hallarse. Este pues famoso Pais será elque nos dé materiales al discurso, para la brebe noticia de muchas delas circunstancias, y


succesos, delos infinitos q[u]e ocurrieron en tan terrible duracion; y para que se pueda venir en conocimiento delos motibos, porque se cebò en este Pais tanto la guerra. Hecho ya el corto diseño de sus genios, pasarémos brebemente atocar el origen deella.

Origen dela guerra, y porque se cebò tanto en Cataluña.

Gozabase en toda Europa una suma tranquilidad, y en España, como si no pudiese llegar el caso de pertubarse esta; se vivia bien hallados en las delicias con un sumo descuido, y acaeciendo la tan lastimosa temprana muerte de Carlos 2º, fue esta fatalidad la que dejò en lo imfinito que sentir ocasionado poblarse de copiosos egercitos, aun las mas retiradas, y desiertas Campañas, para decidirse en ellas sus razones de Estado; siendo la fuerza, la que regularmente suele dar la Ley: y como s[iem]pre


una perdida grande, trae no menores consecuencias; fueron de tal tamaño las que se siguieron ala falta de Carlos 2º, como el poner estos Reinos (y aun los estraños) en los vltimos terminos dela maior imfelicidad.

Hallabase quando la muerte de este monarca Virrey, y Capitan G[eneral] del Principado de Cataluña, el Principe Jorge de Hesse Darmestad, que deAlemania habia venido con el mando de un cuerpo de tropas a servir a España, en la guerra que habia con la Francia: Era sugeto aquien Ydolatraban aquellos naturales, por saberse él, mañoso, y agradable, grangear sus voluntades; medio el mas prudente, y eficaz para conquistarlas (con especialidad en aquel Pais; pues rara vez o nunca, los atrae eldespego ni el rigor) y entre las disposiciones q[u]e luego dio la Corte; fue la de proveher aquel Virreinato, en el Conde de Palma, ausentando de estos dominios al Principe


por no parecer conducente en ellos sugeto del Ymperio.

Obedecio la or[de]n, pero con tanto sentimiento de dejar a España , quanto no esposible ponderar: despidiose en fin, desprendiose delos cariños Cathalanes con notable dolor, llebandose tras si, los afectos demuchos apasionados, causando su partida mirada aun sin el menor viso de pasion, alguna compasion, a vista de haber dado a entender, q[u]e con solo un fusil se hubiera gustoso quedado en estos Reynos sirviendo.

Embarcose habiendole estrechado el termino de su partida, en una pequeña Embarcaz[io]n resuelto casi a perecer, y en ocasiòn en q[u]e el Mar con sus acostumbrados alborotos no daba lugar a q[u]e ninguno se entregase a sus furias sin experimentar sus fieros rebeses.

Persuadian Persuadian le todos los Marineros desistiese de


semejante temeridad, previniendole el evidente riesgo a q[u]e se exponia; y despreciando la amenaza (obrando en él, mas q[u]e la razon el despecho) se puso en manos del destino, fiandose neciamente en la inclemencia delas furiosas olas.

Entrò en la faluca, y al el mismo tiempo, o q[u]e fuese casualidad, o bien q[u]e fuese cuidadosa adbertencia, sele cayò el Capote en el suelo, y al avisarle q[u]e se le dejaba dixo: Yo volberé por él, y sin pararse la embarcacion siguiò su derrota entre horrores de agua, mirandose por instantes con tanta confusion de precipicios casi sumergida, obligando le la furiosa tormenta a tomar tierra a alguna distancia, salbandose (no sin admiracion) del naufragio, hasta q[u]e pudo seguir su viage a Alemania.

Estabase en aquella Corte (hecha un incendio)


tratando ya, y discurriendo los conducentes medios para venganza dela injuria, quesuponia en no haber declarado al Sor Archiduque Carlos , por sucesor a estos Reinos, sino en el caso que faltase Ph[elip]e. S. y el Sor. Duque de Berri, su hermano; y habiendo llegado el Principe en esta ocasiòn, es creible procuraria exponer suqueja, y no dejar en su pecho encerrada la ofensa en haber le extraido de España, por si fuese medio importante a sus fines, no dudando se pondria su maior esfuerzo en avivar, y excitar la materia; pues como ocular z[ie]go daria sobrada razon del estado enque quedaban estos dominios, y de quantos afectos era dueño en Cataluña, como a circunstancia que podia tanto conducir en el caso de intentar algun designio por aquella parte.

Y, pues sequeda fraguando en esta Corte


para poner en posesion al Sor. Archiduque, la disposicion de variar Alianzas, discurriremos mientras, en lo acaecido en la admision, e ingreso en esta Corona; desu Monarca; pues asumpto detanta consecuencia, no deja de llamar la atencion bastantemente, y no menos algunas circunstancias ocurridas en él, no agenas dela idea.

Sucede a la Corona de España, Ph[elip]e. 5o y pasa a Barcelona.

Admitido por el Catolico Monarca Ph[elip]e. 5º el dominio de estos Reinos, y habiendosele proclamado en Versalles, el dia 16 de Noviembre del a[ñ]o de1700 por Rey de España, con el maior y mas vnibersal aplauso detoda la Europa, y cumplementado por todos los Principes dela sangre R[ea]l. de Francia


haciendo los Embajadores y Ministros Extrangeros, la misma Ceremonia en Madrid en24 del mismo mes en nombre de sus soberano, separandose de concurrir a ella el de Alemania, ya resentido; cuia funcion se egecutò sucesibamente en todas las Ciudades de España, Ytalia, y demas dominios, partiò S.M. el dia 4 de D[iciembr]e de Versalles, con la pompa correspond[ien]te y llegò a pisar la raia de España, el dia 22 de Hen[er]o de1704 acompañado S.M. hasta la frontera de los Serenissimos señores Duques de Borgoña, y de Berri, sus hermanos, y en 18 de febrero, entrò en Madrid, siendo recibido con indecibles aclamaciones de todos sus vasallos, manifestando en las publicas demostracciones, su amor: viose cumplido lo prevenido por Lorenzo Gracian; pues aplaudiendo aquellos quintos: vn Dn Fernando el 5º; vn Carlos 5º; y un Pio 5º; ojala, dice, q[u]e saliese un Dn
Ph[elip]e. el5º en España.

Publicase en 1 de Mayo, despues de hecha la entrada publica de S.M. en Madrid; en cuio festibo dia se vio la lealtad, magnificencia, e imfinitas riquezas de sus vecinos, su casamiento con la serenissima señora , Maria Luisa Gabriela de Saboya, hija 2ª de los serenissimos Duques de Saboya; y habiendo alos 8 dias egecutado los Reinos de Castilla, y Leon, por medio deus Capitulares, y los Prelados, Grandes y titulos, la obstentosa funcion de prestar al Rey fundamento y pleito homenage como es constumbre en el Combento de Sn Geronimo de Mad[ri]d con tanta solemnidad; y grandeza; como corresponde a tan grave funcion; dejando ala admiracion infinito que adbertia; determinò S.M. pasar a Barcelona, egecutando eldia 9 de Sept[iembr]e su marcha, donde llegò el dia 30 del mismo.


fue el dia 2 de Oct[ubr]e su entrada con tan Regia disposicion y prebenciones de obstentosas demostracciones de amor, como acostumbran egecutarlo aquellos Naturales quando quieren, siendo sin egemplar estremados en servir asus Reyes .

Estaba toda la dilatada carrera adornada, y vestida de primorosas ideas, pues son capaces sus traviesos genios de la maior inbentiba: mirabanse atrechos repetidos Arcos vistosos, construidos de varias materias y hermosas abultadas pinturas que ofrecian bellissimas apariencias ala vista, y recreandose en ellas, representadas al mismo tiempo diversas empresas que aludian al asumpto de este celebre dia, aplaudiendo alegre toda aquella Ciudad festiba a tan amado Principe .

Con no menos obstentacion, prestaron sus


comunes, el dia 4. el Juramento y pleito homenage de fidelidad al Rey; y el dia 12 mandò S.M. comvocar Cortes G[ene]rales alos Catalanes que se celebraron en el Capacissimo Combento de Sn. Fran[cis]co; sitio destinado a tan magnifica funcion; pues se practicaba en aquella Ciudad con no imitable grandeza, y mientras se continuaban estas, con la gustosa noticia de haber el dia 14 desembarcado la Reina en Marsella, Puerto de Francia, fatigada de las penosas pensiones del Mar; partiò el Rey a recibir a S.M. ala Villa de figueras, frontera de francia, donde llegò en 3 de N[oviembr]e: se hizo en la Yg[lesi]a de Sn. Pedro, la ratificacion del Casamiento; y en donde el dia 18, fue la magnifica, y R[ea]l entrada.

Continuaron los Catalanes, repetidos vistosos festejos, no escusandose la primer Nobleza en


eldilatado tiempo que los Reyes homrraron aquella Capital de concurrir, dedicandose en primorosos y costosos Bayles, manifestando sus Magestades especial agrado, y correspondiendo en continuadas finezas, hasta permitir en Palacio Bayles, y Juegos; humanandose a jugar con los Caballeros del Pais; causando no poco disgusto alos señores dela Corte, esta demostraccion de S.M. no hacia mas el Emperador Aurelio en las fiestas del Dios Jano; quien vestida la Ymperial Toga, y concediendose el quedar libres quantos Cautivos llegasen a tocarla; llevado de su natural clemencia, apartandose de los senadores, se fue a donde estaban imfinitos, que pudieron facilm[en]te gozar su libertad; causando la emvidia de accion tan cuerda, se le digese al Emperador: Aurelio, porque te das a todos? a que respondio discreto:


porque todos se den ami.

Concluieronse las Cortes eldia 14 de Hen[er]o del año siguiente de1702 franqueando el Rey repetidas mercedes, y concediendo muchos mas privilegios a aquellos naturales; que con los que tenian antiguos abrasò una bomba, quando los Yngleses sitiaron aquella Ciudad, que caiò en la Casa dela Diputacion como se dirá en su Lugar.

No dejò de ocasionar a muchos (mal hallados con sus genios) el haber S.M. concedido con tanta liberalidad tantas mercedes, notable enfado; originado tal vez dela emvidia; siendo lo mas estraño, el que hubo sugeto, quien no hizo el menor aprecio dela honrra que venigno S.M. le comfiriò; empezandose ya adescubrir y reconocer desde entonces en algunos el accidente que les habia comprehendido dela fuerte inclinacion


al partido de Alemania, sin poder atraherlos los Cariños y hechizos delos Reyes, empleados todos en favorecerlos.

Prosiguieron sus Magestades agradables la asistencia en aquella Ciudad; hasta que empezando a despertarse la guerra por diferentes partes les embarazò el sosiego que gustosamente lograban.

Determinò S.M. pasar ala Guerra de Ytalia donde ya se habia prendido, y sin que los alagos de Venus, le embarazaron las fatigas de Marte, quiso experimentar estos desprendiendose (no sin sentimiento) del dulce atractibo de aquella: resolbio partir y embarcarse para Napoles, el dia 8 de Abril en los Navios dela Armada de francia, que se hallaba a este fin, apromtada en Barcelona, mandada por el Conde de Estrés, tan abundantemente abastecida de quanto pudiese apetecer el gusto que era inutil diligencia en los que se habian de embarcar


hacer la menor prevencion; Y por esta causa, no se les permitiò entrar en los Navios cosa alguna; subministrandoseles inmediatamente con la maior liberalidad quanto podian desear.

Quedò la Reina con el sentimiento correspond[ient]e a tal ausencia, viendose tan presto sin su Ydolatrado amante; pues apenas se viò en la posesion de serlo, quando se mirò enagenada de él: resolbio S.M. partir el dia 10 para Madrid con el resto de su R[ea]l familia, acompañada solo de su misma imaginacion.

Con la maior felicidad llegò el Rey el día 17 a Napoles; siendo el dia 20 la celebre obstentosa entrada; no capaz de poderla fiar ala pluma; y en 29 prestò a S.M. aquel Reino, el Juramento y pleito homenage acostumbrado a hacer a sus soveranos.

Embarcose el dia 2 de Junio en las Galeras de


este Reino para pasar al Estado de Milan; y habiendo desembarcado en 11 del mismo, en el final, entrò en 18 en Milan, donde fue su recivimiento como se podia esperar del lucimiento de aquellos vasallos.

Saliò SM en 1 de Julio a Campaña a mandar personalmente su R[ea]l Ejercito; no permitiendole su valeroso animo, dejase de hallarse el dia 19 de Agosto en la Batalla de Luzara en Ytalia que ganò contra los Alemanes que mandaba el Principe Eugenio de Savoya; y habiendo concluido gloriosamente la Campaña, bolbiò en 6 de Oct[ub]re a Milan y en 7 de N[oviembr]e partiò para España entrando en Barcelona en 20 de D[iciembr]e y 17de Hen[er]o del siguiente año en Madrid en compañía dela Reina que ansiosa de ver le habia salido a Guadalajara a esperar a S.M.

Volbiò a salir a Campaña en 4 de Marzo del


año siguiente de1704 y en 8 de Mayo entro en Portugal, con el mas numeroso y lucido egercito; viendose precisado a retirarse con el en 1º de Julio por los excesibos ardores del verano, insoportables en aq[e]l Reino; y el dia 16 entrò en Madrid, dando alguna tregua a tan continuadas fatigas: Volberemos pues a coger la hebra que quedò pendiente enla Corte de Alemania, para ir atando el hilo demio discurso, tocando algo delo que alli ocurria, mientras el desvelo de S.M. se ocupa enla defensa y resguardo de sus dominios.

La grande Alianza entre el Ymperio Ynglaterra y Estado g[ene]rales de Olanda contra España y Francia.

Sentido el Ymperio dela disposicion en haber llamado



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal