Democracia Económica



Descargar 0.55 Mb.
Página1/24
Fecha de conversión11.02.2019
Tamaño0.55 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


Democracia Económica
Un paseo por las teorías

Ladislau Dowbor


Sao Paulo, 11 de marzo de 2007

Nota técnica: Este ensayo se apoya esencialmente en la literatura internacional. En numerosas citas no fue posible localizar la traducción en portugués, y muchos trabajos simplemente no tienen ediciones en portugués. De forma general, las citas de obras extranjeras fueron traducidas por mí, y en varios casos fue aumentada en nota a pie de página el texto original. (L.D.)

http://dowbor.org


Saldo Negativo

Me duele mucho más arrancar un pelo de un euro

peo

que amputar una pierna, el frío, de un africano.



Pasa más hambre para un francés tres comidas al día

que un sudanés con un ratón a la semana.


Es mucho más enfermo un paciente alemán con gripe

que un indio con lepra.

Sufre mucho más un americano con caspa

que una iraquiana sin leche para sus hijos.


Es perverso para cancelar la tarjeta de crédito de un belga

para robar el pan de la boca de un tailandés.

Es mucho más grave jugar un papel en el suelo en Suiza

que quemar un bosque entero en el Brasil.


Es mucho más intolerable el velo de una musulmana

que el drama de miles de desempleados en España.

Es más obscena la falta de papel higiénico en una casa sueca

que del agua potable en diez aldeas en Sudán


Es más inconcebible la escasez de gasolina en Holanda

que la de insulina en Honduras.

Es más repugnante un portugués sin celular

que un mozambiqueño sin libros para estudiar.


Es más triste una naranja seca en un kibutz hebreo

que la demolición de un hogar en Palestina.


Traumatiza más la falta de una Barbie de una niña inglesa

que la visión del asesino de un nino ugandés

y esto no son versos; esto son débitos

en una cuenta sin previsión de Occidente.


Fernando Correia Pina, poeta portugués


www.diariogauche.zip.net

Democracia Económica



Un paseo por las teorías
"La evolución de las estructuras de poder en el capitalismo avanzado escapa a los esquemas teóricos que hemos heredado del pasado" - C. Furtado - En busca del nuevo modelo - Paz e Terra, 2002, p. 9
‘”If economists could manage to get themselves thought of as humble, competent people, on a level with dentists, that would be splendid!” – Economic Possibilities for our Grandchildren, 19301
La realidad económica y social está cambiando profundamente. Con eso, es natural que cambie un instrumento importante da su interpretación, la ciencia económica. Eran diferentes las reglas del juego en las sociedades agrarias, donde la referencia principal era el control de la tierra, o en la sociedad industrial, donde el eje de la discusión era la propiedad de los medios de producción. Y cuando el conocimiento, los servicios sociales y otros “intangibles” se vuelven centrales en la economía, ¿podemos mantener los mismos marcos de referencias de análisis?
Leyendo recientemente un libro pequeño pero extremadamente rico de Celso Furtado, En búsqueda del nuevo modelo, me di cuenta hasta que punto las referencias cambian, hasta que punto precisamos de otros conceptos, de una mirada renovada. Me vino entonces la idea de hacer un de revisión de la literatura económica internacional reciente, buscando responder a una pregunta básica: ¿habría una nueva visión en construcción? ¿Estaría surgiendo una nueva ciencia económica más afinada con las problemáticas actuales, más próxima de las necesidades da la sociedad en general?
No se trata, evidentemente, de navegar por el inmenso espectro de la literatura económica en general. Los malabarismos teóricos y econométricos que intentan justificar la fortuna de los ricos, disculpar la pobreza de los pobres, o trivializar la tragedia ambiental que ronda al planeta simplemente no interesan. Inclusive porque su esfuerzo es esencialmente cosmético, intentando dorar una píldora cuyo gusto amargo es cada vez más evidente. Lo que nos interesa aquí, son las propuestas que buscan alternativas realistas y decentes al escándalo económico que está ahí.
Dialogando con algunas ideas centrales de Celso Furtado, y reviendo una serie de estudios que han surgido en la literatura económica internacional, hallé interesante trabajar con la hipótesis de que algo nuevo se está diseñando en el horizonte de las teorías, una visión que ya no sería una versión remendada de teorías de poder interpretativo declinante, y que responde de manera más realista a los desafíos históricos que son nuevos.
Esta visión en su conjunto, puede ser resumida en el concepto de democracia económica. La democracia política, la idea de que el poder sobre la sociedad debe ser ejercido de acuerdo con un pacto social es de forma democrática, fue un avance impresionante, cuando consideramos la relativa proximidad histórica de reyes que ejercían poder por “derecho divino”, de los imperios coloniales que datan aún de pocas décadas, o de las diversas formas de dictadura que subsisten.
La democracia económica nos parece aun un concepto poco familiar. Bertrand Russell, mientras tanto, describía en los años 1940 una paradoja: consideramos superado una familia real querer mandar en un país, o donar una región a un sobrino, con habitantes y todo, pero hallamos normal a una familia –los Rockefeller por ejemplo– disponer del poder económico y político de que disponen, y compraran o vendieran empresas con trabajadores y todo, como si fuesen feudos personales. Hoy, con 435 familias manejando en el mundo a su placer recursos superiores a la renta de la mitad más pobre de la población mundial, y llevando al planeta por caminos cada vez más irresponsables, se vuelve legítimo ampliar la intuición de Russell, y traer para el debate de la ciencia económica un tema central: la economía precisa ser democratizada.2



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal