Del programa



Descargar 5.46 Mb.
Página5/58
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño5.46 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   58

2.2 LAS CARACTERÍSTICAS DEL ENTORNO EDUCATIVO


Con relación al entorno educativo se analizan a continuación, los siguientes aspectos: la educación en el siglo XXI en el contexto internacional y los lineamientos de la educación superior en Colombia.



2.2.1 La educación en el Siglo XXI. Contexto internacional. En coherencia con lo expuesto anteriormente, los cambios más significativos que se plantean a la educación en tiempos modernos, tienen que ver con la importancia del saber en el orden social actual y futuro. La movilidad del conocimiento, la incertidumbre, las nuevas competencias y habilidades exigidas a las personas, el aprendizaje a lo largo de la vida de ellas, la conformación de entidades y organizaciones como instituciones que aprenden y la internacionalización de la educación son algunos de los aspectos sobre los que es necesario trabajar desde las entidades educativas. Este trabajo de una educación comprometida con el mundo y sus dinámicas debe apuntar a la movilidad del conocimiento. Como ya se dijo, estamos en una época en cual las transformaciones del conocimiento tecnológico y científico se producen con gran rapidez y los cambios en los procesos sociales reclaman nuevos saberes y prácticas especializadas. Estos cambios vertiginosos generan gran movilidad profesional, nuevos perfiles laborales y modifican no sólo la vida académica, laboral y productiva, sino la forma cotidiana de vivir; ellos ponen en evidencia la relatividad del conocimiento, su rápida obsolescencia y la necesidad de innovar los modelos, escenarios, ambientes educativos y una concepción mucho más dinámica y compleja del saber.
Como aspectos importantes de la educación en el siglo XXI se analizan, a continuación. : la incertidumbre, las nuevas competencias y habilidades, el aprendizaje a lo largo de la vida, el aprendizaje organizacional y social, la universalización de la educación y reforma de la educación superior


  • La incertidumbre. La ausencia de certezas en nuestra vida y los sentimientos de desmoronamiento, desconcierto e inseguridad que esto genera13 son propios de esta época de grandes tensiones y contradicciones. Así pues, de acuerdo con Morin14 “hay que aprender a enfrentar la incertidumbre puesto que vivimos una época cambiante donde los valores son ambivalentes, donde todo está ligado. Es por eso que la educación del futuro debe volver sobre las incertidumbres ligadas al conocimiento”. Para ello se requiere un pensamiento creativo, abierto, polifónico, indagador, capaz de comprender los procesos de cambio. Es necesario saber cómo aprender, razonar, evaluar y aportar soluciones creativas e innovadoras ante situaciones inciertas y complejas relacionadas siempre con las condiciones de la existencia humana y la preservación del entorno.




  • Nuevas competencias y habilidades. Las características propias del siglo XXI implican nuevas formas de concebir el proceso de enseñanza-aprendizaje, con formas y estructuras más flexibles, centradas en nuevas competencias que favorezcan las decisiones críticas y creativas para enfrentar los retos y demandas de la sociedad del conocimiento. Procesos como los adelantados por la Unión Europea, a través del Espacio Europeo de Educación Superior, apuntan en esta dirección.




  • Aprendizaje a lo largo de la vida. El aprendizaje a lo largo de la vida consiste en potenciar la capacidad del aprendizaje: desaprender, aprender y reaprender. Esta capacidad de aprendizaje continuo le permite a los actores y sectores, mejorar continuamente sus decisiones y estrategias y responder con rapidez a las demandas del entorno. Desde este punto de vista se puede poner en práctica dos principios importantes: liderazgo y coevolución; es decir, tener protagonismo, utilizar las potencialidades del entorno, compartir en la diversidad de visiones y conflictos potenciales y valorar la ayuda mutua para el fortalecimiento efectivo y el mejoramiento continuo.




  • Aprendizaje organizacional y social. Las sociedades y organizaciones que aprenden trascienden las limitaciones de las organizaciones de bajo perfil, carentes de memoria institucional y de la cultura de la gestión participativa y evaluativa. Las instituciones que aprenden cuentan con propósitos de gran alcance, con metas y planes de desarrollo y con información actualizada que les permite saber sobre los resultados que alcanza y puede proyectarse con altas probabilidades de éxito. Evidencias de ello son la organización de las actividades, la reflexión sobre éstas y sus consecuencias, el aprendizaje permanente y la sistematización de las experiencias, la consolidación de prácticas de comunicación efectiva y respetuosa, el uso racional y justificado de los recursos, el cuidado del ecosistema y del producto del trabajo del hombre, el disfrute de las experiencias estéticas y el cuidado de la dimensión afectiva de las interacciones humanas.




  • Universalización de la educación y reforma de la educación superior. Las universidades se han hecho universales, gracias a las tecnologías de la información y la comunicación: en este sentido, la educación superior puede llegar a cualquier lugar y puede hacerlo durante las 24 horas del día, sin desplazamiento físico por parte de los estudiantes, promoviendo el aprendizaje permanente y la diversidad y posibilidades de aprendizaje; los currículos de las universidades circulan por las redes virtuales; facilitando el acceso a comunidades rurales y urbanas; impulsando procesos pedagógicos y de gestión académica que respondan a intereses y necesidades diversas y que propician la inclusión de poblaciones tradicionalmente excluidas de las opciones educativas. Se fomenta la investigación en red, los procesos de extensión de la academia y la inserción de la universidad en la realidad social y productiva, como pilares de la dinámica del desarrollo.

De manera directamente vinculada a la universalización de la educación se considera la experiencia de la construcción del espacio educativo común europeo. Con el propósito de construir la universidad universal, desde la Declaración de la Sorbona (1998), Europa ha liderado un importante proceso de integración de la formación profesional mediante el Espacio europeo de educación superior. Este compromiso se concretó en la Declaración conjunta de los ministros de educación europeos de Bolonia en 1999. La idea de fondo es una educación europea abierta que busca ofrecer una gama de proyectos para la movilidad, la cooperación y el reconocimiento internacional de la formación. Tal es el caso del proyecto Tuning, una iniciativa coordinada por la Universidad española de Deusto y la holandesa de Groningen, en la que se han definido competencias, enfoques de enseñanza y aprendizaje, créditos académicos y calidad de los programas para que los estudiantes puedan acceder al mundo académico en cualquier momento de la vida profesional y desde diversos campos. La Comisión Europea delegó en la Universidad de Deusto el reto de trasladar el Proyecto Tuning a Latinoamérica. De esta manera el proyecto Tuning avanza en la redefinición de la universidad latinoamericana y plantea grandes exigencias a todos los países para el trabajo conjunto con criterios de flexibilidad, articulación y movilidad.


Una participación activa y creativa de las instituciones educativas en el afrontamiento de estos retos las llevaría a construir una educación universal, abierta, participativa, de excelencia y pertinente, capaz de construir el capital social para la consolidación de la diversidad, la integración cultural, la identidad con lo propio, la productividad tanto laboral como científico-tecnológica, la responsabilidad en la construcción de un destino colectivo, la actuación crítica para dar respuestas a necesidades concretas de su realidad socio-cultural, para afrontar creativamente la incertidumbre y proclamar la dignidad y libertad de los seres humanos.
2.2.2 Lineamientos de la Educación Superior en Colombia



La peor mentira que nos podemos decir es que lograremos mejores resultados educando de la misma forma como lo hemos venido haciendo

Camilo Montes


Una vez abordados los retos que se le presentan a la educación en el contexto global en el siglo XXI, conviene centrar la atención en la educación superior en Colombia.
El Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 propone la educación como uno de los vagones de la locomotora del desarrollo del país. "La principal locomotora que tiene un país para salir adelante, superar la pobreza y reducir las grandes brechas de inequidad, para poder formar unos seres humanos que puedan ser competentes y competitivos en un entorno globalizado, es la educación de calidad"15.  Así, la educación se pone en el centro del interés del gobierno y en palabras del presidente Juan Manuel Santos  “Sin buena educación no vamos a lograr esos objetivos, sobre todo en una economía cada vez más globalizada, donde la persona que se gradúa de un colegio o de una universidad aquí en Barranquilla no está compitiendo con la persona que está en Cartagena o en Bogotá, está compitiendo cada vez más con la persona que se gradúa en Miami o en París o en Shangai, porque cada vez la economía es más globalizada y por eso es tan importante que cada vez nuestra educación sea mejor, mejor en cantidad pero sobre todo mejor en calidad”16
La ministra María Fernanda Campo afirma “la calidad es el pilar para que la política educativa sea una realidad. Según la ministra Campo, la principal brecha que existe en el país es la de la calidad, específicamente entre la educación pública y privada y la rural y la urbana (…) En lo que se refiere a educación superior, la Ministra destacó el logro de llegar a una cobertura de 35%, pero afirmó que es necesario ampliarla, ofreciendo una mayor oferta educativa de calidad en todos los niveles (técnico profesional, tecnológico y profesional). "Vamos a mejorar y fortalecer todos los programas a través de las Acreditaciones de alta calidad, mejorar la articulación con el Sena y Colciencias -para mejorar las líneas de investigación y formar más doctores- y tener un recurso humano más capacitado"17
Por eso, nuestro país, para lograr tal compromiso, le exige a la universidad, actualmente, enmarcar sus principios misionales en decisiones que favorezcan: formación, investigación y proyección social con criterios de calidad, de innovación, de sostenibilidad y de responsabilidad social.
La educación superior es fundamental para crear la capacidad intelectual, que incide decididamente en la producción y utilización del conocimiento y en la promoción del aprendizaje continuo, tan importante para renovar y actualizar permanentemente los conocimientos y las habilidades de las personas y los profesionales.
La universidad es el espacio para aprender a hacer uso científico del intelecto; por eso, la tendencia actual es ocuparse del desarrollo de la capacidad de aprender y no en primera instancia de los contenidos. Es también, el espacio donde se piensa al hombre, a la ciencia y a la sociedad, para construir saber, ciencia y tecnología, para formar personas con espíritu y actitud científica; con cultura política, ética y valores; personas que puedan incidir en la creación de espacios sociales para el análisis y la discusión pública y la participación colectiva en la construcción de la sociedad y del país.
Es urgente la formación de profesionales capaces de pensar la relación entre ciencia y desarrollo para generar conocimiento sobre la realidad económica, social y cultural; capaces de dimensionar al hombre y a sus obras; de convertirse en motores de desarrollo humano; de incidir en la construcción de un mejor país, más equitativo y justo; un país orientado a la construcción, mediante procesos de estudio, reflexión e investigación, de una cultura de paz, de la equidad, la excelencia y la trascendencia, en el marco de una sociedad dinámica y compleja.
En esta perspectiva trabaja el sistema educativo colombiano, con logros importantes. “En cuanto a los niveles de calidad también ha sido importante el progreso. Se creó el Sistema de Aseguramiento de la Calidad; hoy el 100% de los programas cuenta con certificación de condiciones de calidad, al igual que el 25% de los programas del SENA, y el 13% del total de los programas cuenta con acreditación de alta calidad. Existen 21 instituciones de educación superior acreditadas institucionalmente, de las cuales 8 son públicas y 13 son instituciones privadas. Los grupos de investigación registrados por COLCIENCIAS pasaron de 809 en 2003 a 4072 en 2010; las revistas indexadas crecieron en 350% al pasar de 90 a 405. El sistema cuenta hoy con tan solo un 13.5% de sus docentes en tiempos completos equivalentes con formación doctoral. Aun así, en comparativos internacionales ninguna universidad colombiana aparece entre las 15 primeras de América Latina y ni entre la primeras 500 del mundo”.
Para fortalecer y garantizar la calidad de la educación superior se crea el proceso de acreditación; mediante este proceso se busca reconocer públicamente el logro de altos niveles de calidad y valorar la trascendencia de este factor como medio para el desarrollo del país, en el horizonte del fomento, reconocimiento y mejoramiento continuo de la calidad. “De hecho, hoy se reconoce que la principal y más efectiva inversión realizada en el contexto de la acreditación, no es propiamente la implantación del modelo mismo y de sus procesos evaluativos, sino la inversión en la aplicación de planes de mejoramiento institucional y de programas, que han diseñado las instituciones como requisito para su entrada en el sistema o como resultado de la autoevaluación y los informes de los pares académicos”18
Otra de las preocupaciones actuales en las políticas educativas es el fomento de la investigación como mecanismo para el avance y el desarrollo de la sociedad colombiana. Así la política expresada a través de COLCIENCIAS, señala: Parte de la convicción de que la generación y uso del conocimiento son dos de las fuerzas dinamizadoras de la sociedad. La transformación productiva y la solución de problemas sociales requieren el dominio de competencias científicas y tecnológicas y de la comprensión profunda del contexto en que se despliegan, para que actúen desde una perspectiva ética, política, social y económicamente pertinentes. Es claro que las actuaciones políticas parten del reconocimiento que la sociedad en su conjunto y sus líderes le hacen a los temas que consideran cruciales. En este sentido la política aquí expuesta se erige como pilar para potenciar a Colombia como una “sociedad del conocimiento”, y así poder capitalizar los recursos institucionales, intelectuales y naturales que posee para solucionar sus problemas”19
Lo anterior busca promover el desarrollo de la investigación multidisciplinaria, la articulación entre los centros de investigación y las instituciones de educación superior, el fomento a la movilidad de estudiantes, docentes e investigadores, la calidad y competitividad internacional de la investigación, el intercambio tecno-científico y el fomento y la consolidación del proceso investigativo de las universidades y por consiguiente, de la comunidad científica nacional en interacción con la internacional.
Las consideraciones anteriores señalan la necesidad de hacer cambios a los proyectos educativos, pues aún son vigentes las palabras de Rodolfo Llinás: “Colombia requiere un nuevo sistema educativo que fomente habilidades científicas y tecnológicas, así como culturales y socioeconómicas. Ello permitiría una reestructuración conceptual y organizativa, una reorientación del imaginario colectivo y la generación de nuevos valores, comportamientos, aptitudes cognitivas y prácticas organizacionales adaptadas al mundo moderno. El siguiente siglo va a estar determinado en gran medida por los avances de la ciencia y la tecnología y por su difusión y utilización”20

2.3 EL PROGRAMA DE GESTIÓN EMPRESARIAL Y SU PERTINENCIA

2.3.1 La educación del siglo XXI. Contexto internacional y nacional. El nuevo milenio reúne una serie de características que obligan a repensar la formación que ofrecen las instituciones de educación superior y por supuesto el programa profesional de Gestión Empresarial. Es necesario preparar el talento humano con los requerimientos del concierto internacional derivados de la trascendencia de la innovación tecnológica, el avance de la ciencia, del conocimiento y del mundo empresarial.
Es importante plantear un programa coherente con el conocimiento múltiple, con la flexibilidad y diversidad que forme profesionales con capacidad para actuar exitosamente en la sociedad del conocimiento, de participar en los desarrollos tecnológicos, brindar soluciones a los problemas y anticiparse a las necesidades que demanda el futuro.
El panorama de la educación colombiana justifica el cambio en los programas que se ofrecen ya que como dice el científico colombiano Rodolfo Linás “Hay que cambiar los pensums, hay que cambiar la metodología de enseñar. Hay que explicarle a la gente que los maestros no son las personas que tienen y dan el conocimiento. Son apenas los guías del conocimiento. La función de los profesores es explicar y poner en contexto la información que se consigue en los libros y en los computadores ahora.21
En este marco, la educación superior y el programa de Gestión Empresarial no son ajenos a la contribución para la construcción de una mejor sociedad desde la perspectiva de los avances, oportunidades y desafíos. “La educación terciaria ejerce una influencia directa en la productividad nacional, la cual determina en gran parte el nivel de vida y la capacidad de un país para competir en la economía mundial. Las instituciones de educación terciaria son coherentes con las estrategias de crecimiento económico basado en el conocimiento, así como de reducción de la pobreza, ya que contribuyen a: i) capacitar a una fuerza laboral calificada y adaptable, de alto nivel, que incluye a científicos, profesionales, técnicos, profesores de educación básica y secundaria, y futuros dirigentes gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil; ii) generar nuevos conocimientos; y iii) construir la capacidad de acceder al conocimiento global y adaptarlo al uso local. Las instituciones de educación terciaria son únicas en cuanto a su capacidad de integrar y crear sinergia entre las tres dimensiones citadas. La transformación y el crecimiento sostenibles en el plano económico general no son posibles sin la contribución a la creación de capacidades que un sistema educativo terciario innovador es capaz de hacer”22
2.3.2 Lineamientos de la Universidad Industrial de Santander. UIS. Los lineamientos institucionales y los cambios planteados por la UIS, generan la necesidad de transformación de todos sus programas.” Como comunidad universitaria para el servicio público, estamos obligados a apostarle al logro de un mejor futuro para la sociedad nacional, ofreciéndole saberes pertinentes, diseños e innovaciones culturales, el cultivo de la ciudadanía y del ethos universitario. Esta política ha de manifestarse en el respeto a la igualdad social en el acceso a la universidad, según el criterio de las capacidades para aprender, en la alta formación alcanzada por los egresados, en la calidad de las investigaciones y las asesorías, en los paradigmas de los ejercicios profesionales, en las propuestas estéticas del pensar, en la oportunidad de nuestras ideas para la resolución de los grandes problemas nacionales. En cada una de estas acciones se demostrará la vigencia social de la universidad, es decir, su honda significación para el desarrollo social y cultural de la nación”23. Para hacer realidad estos propósitos el proyecto institucional de la UIS plantea sus políticas generales, las cuales deben ser incorporadas por cada programa que se reforme; entre ellas:


  • La cultura investigativa: “La construcción de la comunidad universitaria y su responsabilidad social suponen una acción prioritaria: hacer de la investigación la cultura básica de todos los universitarios para que el espíritu científico impregne todas nuestras acciones académicas, sociales y prácticas profesionales , pues la pertinencia social de las comunidades universitarias en el mundo globalizado, depende de su capacidad para ofrecer la formación de los ciudadanos que se necesitan para dar respuestas efectivas, desde las ciencias y mediante las ciencias a los grandes problemas de la sociedad”24.




  • Internacionalización. Se trata de asumir la educación superior en el contexto moderno de la globalización y con espíritu crítico crear las condiciones necesarias para posicionar la Universidad Industrial de Santander en una activa interrelación con las comunidades académicas internacionales. Como comunidad universitaria inmersa en un mundo globalizado, tenemos que aprender a inscribir nuestras propias acciones en la dimensión internacional: «Pensar globalmente, actuar localmente», es el lema internacional de las universidades de nuestro tiempo”25.




  • Mejoramiento de la calidad y pertinencia de los programas académicos. “Los programas académicos ofrecidos por la Universidad en todas sus sedes y bajo las diversas modalidades, deben estar comprometidos con un proceso permanente de mejoramiento de su calidad y pertinencia. La autoevaluación y evaluación externa, asegurarán la excelencia académica y la vigencia social de los programas”26.

En coherencia, la Universidad Industrial de Santander ha establecido un procedimiento para la creación, modificación y extensión de programas, respondiendo a los requerimientos expresados por el Ministerio de Educación Nacional para garantizar la oferta de programas de alta calidad. Este procedimiento está definido en el Acuerdo 225 de 2010 del Consejo Académico, documento orientador para las Unidades Académicas que señala el compromiso de la Universidad con el mejoramiento continuo de sus programas.


De igual manera ha construido su propio sistema de gestión integrado de la calidad y ha creado directrices para que los procesos de docencia, investigación y proyección social se lleven de acuerdo con la filosofía expresada en su proyecto educativo institucional, en coherencia con los estándares de calidad de los entes reguladores, con los criterios de calidad del mundo empresarial y el campo profesional específico.
A la luz de estos lineamientos, del Plan de desarrollo institucional 2008 – 2018, el Instituto de Proyección Regional y Educación a Distancia propone los siguientes criterios para orientar la construcción de la reforma del Programa en Gestión Empresarial:


  • Fortalecer la educación en el área empresarial mediante un programa renovado, orientado a la formación de profesionales con alta calidad ética, política y analítica que puedan actuar y/o liderar procesos de cambio en su sector tanto a nivel regional, nacional, desde la perspectiva de desarrollo internacional.




  • Orientar la formación de profesionales en el área empresarial capaces de manejar los avances en el ámbito de su sector, de la ciencia y la tecnología con conciencia social y contribución a la convivencia pacífica.




  • Dirigir los esfuerzos académicos hacia el mejoramiento del talento humano y hacia la creación de una propuesta incluyente que contribuya a la construcción de nuestra sociedad basada en la paz, la equidad y la práctica democrática y al mejoramiento de la calidad de vida, la productividad y competitividad del país y de sus regiones.




  • Fortalecer la educación profesional “requiere una visión de apertura frente a las transformaciones estructurales que devienen del proceso e implica cambios sustanciales en la gestión académico-administrativa y en el modelo pedagógico y los métodos formativos. Es necesario tomar decisiones de carácter político, académico y administrativo”.27

Así, el proceso de reflexión que adelanta el programa para orientar la reforma:




  • Ha generado percepciones sobre el impacto que genera en los estudiantes que lo desarrollan, esta percepción precisa que los alumnos no identifican un aporte contundente y una diferencia significativa con el programa Tecnología Empresarial. Se concluye que los aprendizajes que se realizan en tecnología generan un cambio en los estudiantes y cuando desarrollan el programa de Gestión Empresarial, ese valor agregado no se percibe; se reconoce que hay un nivel de profundización, no obstante, manifiestan que el cambio no es trascendental.




  • Ha cuestionado la ruta educativa de los dos programas del área administrativa que ofrece el IPRED y los perfiles de cada uno, definiendo sus puntos de articulación y diferenciación. Desde el inicio del Programa de Gestión Empresarial se ha considerado como un ciclo complementario al programa Tecnología Empresarial y existe un único PEP para los dos programas; en él se establecen diferencias en algunos aspectos, pero gran parte de otros se asumen como iguales para los dos programas; se considera necesario repensar el programa de Gestión Empresarial como un programa académico de 10 semestres y establecer claramente los aspectos que lo diferencian de Tecnología Empresarial.




  • Ha señalado la necesidad de reconsiderar la orientación que tiene buscando que los propósitos del mismo sean coherentes con las actuales necesidades y condiciones, ya que en el año 2006 se hizo la última actualización curricular del programa y las condiciones empresariales en nuestro país y en el mundo en general, han sido afectadas de manera significativa en los últimos años.

Además del proceso de acreditación del programa de Tecnología Empresarial, otros procesos como una indagación realizada en el trabajo de grado “Diagnóstico del desempeño ocupacional de los Egresados de Tecnología y Gestión Empresarial de la Universidad Industrial de Santander”, de Jennifer Piñerez Castro y Yobana Pérez Ramírez, estudiantes del programa Gestión Empresarial, permiten conclusiones como las siguientes: el nivel de creación de empresas es del 35%, mientras que el 65% de los graduados, en el momento (2007) se estaban desempeñando como empleados; también se observa que el 35% de empresas creadas se mantiene.


Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, el programa profesional en Gestión Empresarial asume el reto de repensar con mayor profundidad, a la luz del Acuerdo 225 de 2010 del Consejo Académico de la Universidad, todos sus componentes para comprometerse con la formación profesional en el escenario de un renovado pensamiento empresarial, con el propósito general de la UIS que “consiste en posicionarse como un «conglomerado de la inteligencia social» de la región santandereana, como la fuerza innovadora capaz de generar las sinergias del desarrollo social en las dimensiones cultural, política y económica”.
Tal es el sentir de la Universidad Industrial de Santander y en coherencia el compromiso del Programa de Gestión Empresarial (…) Se trata de asumir plenamente, la condición pública de la Universidad para responder a la necesidad nacional de formación de alta calidad y pertinencia, generando en su seno los saberes, las actitudes y prácticas innovadoras que permitan pensar y transformar el país y la región con sentido ético y responsabilidad política”
2.3.3 Dos procesos de autoevaluación del programa. Estos dos procesos tienen que ver con el Proceso de Reforma del Programa de Gestión Empresarial y la Autoevaluación del Programa de Gestión Empresarial. Estos se describen en el ítem 7.4 página 162 de este informe.
3. IDENTIFICACIÓN DEL PROGRAMA




    1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   58


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal