Del programa



Descargar 5.46 Mb.
Página19/58
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño5.46 Mb.
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   58

EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE


En correspondencia con las políticas actuales se aplicará la evaluación por competencias En el programa la evaluación se concibe como una acción reflexiva que hace parte del proceso de aprendizaje, está presente en todo momento de actividad e interacción y permite valorar y explicitar los logros tomando como referencia los criterios institucionales y las metas de aprendizaje establecidas en el plan de estudios80.


De acuerdo con la evaluación por competencias, en el proceso formativo se plantean criterios y prácticas de evaluación considerando las metas de aprendizaje formuladas, en relación con el contexto. Dichos criterios y prácticas son orientadores y por consiguiente, explícitos para todos los actores desde el inicio del periodo de aprendizaje de cada asignatura. Buscan que el educando logre y demuestre en su desempeño las condiciones que lo hacen competente a través de evidencias sobre su idoneidad; de igual manera que las exigencias y propósitos de la evaluación sean similares a los requerimientos del quehacer profesional, en situaciones problémicas.
Debido a lo anterior se le confiere un carácter cualitativo y diagnóstico, lo cual significa: tener claras las finalidades del programa, su objeto de estudio, la planeación de estrategias adecuadas, el seguimiento a través de evidencias coherentes con los propósitos de aprendizaje, la valoración de dichas competencias, la formación de juicios, el reconocimiento de logros y opciones de mejoramiento.
La manifestación y evidencia de las competencias implican un seguimiento por parte del docente, por lo que se requiere una sistematización de las prácticas de evaluación empleadas y retroalimentación permanente. Se propone una nueva cultura evaluativa orientada por las siguientes consideraciones:


  • La competencia como un proceso en construcción puede mejorar si se dan oportunidades para hacerlo; es importante, en el proceso de evaluación, transformar las limitaciones en oportunidades de aprendizaje, brindando opciones de mejora continua.




  • La evaluación debe tener en cuenta la situación en la que se evalúa la competencia, la cual debe ser coherente con la situación de la adquisición de la misma.




  • Es relevante promover la participación responsable de los estudiantes en el proceso evaluativo; en consecuencia, conviene crear intercambios e interrelaciones para lograr y evidenciar la forma como el educando se sitúa e interviene en situaciones reales y asume la responsabilidad de su aprendizaje.




  • La evaluación basada en competencias propone desafíos para el mundo del estudiante; por consiguiente, se vincula con situaciones problémicas asociadas a la práctica profesional y al contexto laboral y ofrece herramientas para entender y actuar mejor en la complejidad de la vida social.




  • Estimula la metacognición. En este sentido, la evaluación se orienta a ofrecer ayuda permanente para que el estudiante aprenda a aprender, conozca sus limitaciones y fortalezas y construya sus planes de mejoramiento.

Se tienen en cuenta aspectos señalados por Sergio Tobón sobre la evaluación en la formación basada en competencias como se relaciona en la gráfica siguiente:


Elementos claves en la evaluación de las competencias. En la figura 14 se aprecian los elementos claves en la evaluación de competencias:
Figura 14. Elementos claves en la evaluación de competencias

e:\users\lucila\downloads\competencias.jpg

Durante el desarrollo del programa son recurrentes los procesos de trabajo autónomo, de interacción entre estudiantes y docentes, los momentos y las necesidades de valoración, por lo que el seguimiento debe constatar las prácticas y los criterios de evaluación; para ello se sugiere el portafolio de evidencias, que recoge los resultados prácticos, la comprensión teórica y las relaciones en entornos concretos.


Se proponen las siguientes formas de evaluación:
• La autoevaluación: es “entendida como un proceso de reflexión y análisis crítico referido a una situación problemática o proceso social, a partir de concepciones y valoraciones iniciales que se van reformulando en el proceso mismo”81; ésta desarrolla en el estudiante una actitud crítica y permite la elaboración de juicios frente a sus propios procesos de aprendizaje.
De acuerdo con lo anterior se constituye en el espacio para la reflexión acerca de los avances y satisfacciones sobre los procesos y logros de aprendizaje. A través de ella, el estudiante determina si los resultados corresponden a lo esperado y analiza las causas que han influido en ellos. Se incide, de esta manera, en la cultura de la evaluación y el mejoramiento continuo, al permitir que el estudiante revise progresivamente los conocimientos adquiridos, los procesos aplicados, la transferencia de conceptos a nuevas situaciones y su capacidad para generalizar, relacionar e interactuar con lo aprendido.
• La coevaluación: consiste en las acciones y la evaluación del grupo de trabajo; se constituye en el momento para el aprendizaje cooperativo; este tipo de evaluación involucra al colectivo de estudiantes frente a la valoración de su aprendizaje particular.
Toma como base los indicadores de desempeño y los niveles de logro para transcender las simples opiniones. Los indicadores y niveles de logro se constituyen en argumentos consensuados con respecto a las actividades, actuaciones y desempeños; así mismo proponen orientación para la mejora del aprendizaje. En este espacio de ínteraprendizaje, cada uno de los estudiantes adquiere identificación, reconocimiento, motivación, posicionamiento y pertenencia a un grupo; el proceso de coevaluación permite generar nuevos aprendizajes a través de la confrontación de diversos puntos de vista fortaleciendo así la solución de las situaciones problémicas y la valoración mutua.
• La heteroevaluación: es la evaluación orientada por el docente, La heteroevaluación consiste en el juicio del profesor en el que señala fortalezas y aspectos que deben ser mejorados, teniendo en cuenta el proceso de aprendizaje. Esta evaluación surge del proceso continuo; se nutre de la socialización del saber elaborado a través del aprendizaje autónomo y colaborativo, la aclaración de dudas, explicación, complementación de conceptos y aplicación de conocimientos.
En la figura 15 siguiente se señalan los aspectos que se evalúan para evidenciar el logro de las competencias por parte de los estudiantes del programa, utilizando para ello la autoevaluación, la coevaluación y la heteroevaluación.
Figura 15. Aspectos que se evalúan para evidenciar el logro de las competencias



Fuente: Datos del Programa
La evaluación, desde esta perspectiva se realiza en escenarios como los siguientes:
En el aula. La evaluación en el aula propicia la oportunidad para que el estudiante realice procesos mentales diferentes a la memorización a través de la presentación de los exámenes individuales, ejecución de talleres, análisis de casos, socialización de temáticas relacionadas con los contenidos de las asignaturas, las experiencias de aprendizaje, los trabajos individuales y en CIPAS y otras experiencias que coadyuvan el autoaprendizaje, aprendizaje significativo y aprendizaje colaborativo.
Espacios virtuales utilizando las ventajas de la Internet: En el programa se aprovechan algunos medios tecnológicos tales como el correo electrónico, los foros y el Chat para favorecer la interacción en los procesos de enseñanza y de aprendizaje; estos medios y espacios facilitan el proceso de evaluación formativa y en general, todas las formas de evaluación.
El entorno empresarial y social: En estos espacios se validan los trabajos y proyectos realizados por los estudiantes. En este contexto además se puede contar con profesionales del sector, los cuales pueden valorar las propuestas, proporcionado sus conceptos, retroalimentación y sugerencias a las mismas.
También es importante tener en cuenta que la evaluación es un proceso continuo que contempla los siguientes momentos:
Evaluación Inicial de competencias: La transformación de competencias parte de una evaluación inicial de competencias. Evaluación que sólo es posible desde prácticas significantes observables. Esta indaga por los presaberes de los estudiantes por lo que conoce y también desconoce y lo hace en los ámbitos del deber, querer, saber y poder. Valora además, disposiciones e intereses que favorecen o interfieren con el nuevo aprendizaje; por consiguiente, explora posibilidades, vías y direcciones de cambio.

Una vez conocido el estado de las competencias del estudiante, el profesor, en coherencia con el contenido del proceso de aprendizaje diseña el itinerario del curso, de acuerdo con las metas y competencias requeridas.


Evaluación del proceso: La evaluación del proceso tiene orientación formativa y se fundamenta en la relación dialógica tutor-estudiante – contexto. Esto implica abandonar la tendencia según la cual el estudiante debe dar cuenta en la evaluación solamente de lo esperado por el tutor. Además, implica abrir espacios en diferentes momentos para escuchar la voz de los estudiantes y recuperar la confianza del tutor. La evaluación en el proceso ofrece seguimiento y retroalimentación al estudiante. Esta concepción permite elaborar propuestas significativas de acción en el entorno, de seguimiento a los estudiantes y el acompañamiento y apoyo del tutor y de otros actores, como agentes del sector empresarial, para la superación de las limitaciones y la consolidación de los logros.
Evaluación acumulativa: Tiene como propósito conocer y valorar los resultados conseguidos por el alumno al finalizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, valorando los logros alcanzados mediante planes de mejoramiento que comprometen el deseo de superación del estudiante.
La evaluación desde esta perspectiva se realiza mediante criterios que se construyen en consenso, entre tutores-estudiantes, para comprender el sentido y alcance de la evaluación. La formulación de objetivos, estrategias, evidencias y resultados para los diferentes procesos debe ser producto de la construcción colectiva, de la evaluación continua de la experiencia de cada tutor, así como de las características y posibilidades de los estudiantes, de los Círculos de Interacción y Participación Académica y Social (CIPAS) y Centros de Atención al Estudiante, del sector empresarial y comunidad en general. Estos criterios valoran el desempeño de los estudiantes, describen lo que éstos deben hacer, los productos que deben entregar e incluyen estándares de desempeño y mediciones de desempeño.
Los Estándares o indicadores de logros o de desempeños son los parámetros o requisitos que permiten identificar la calidad del desempeño que debe lograrse; las evidencias de que los resultados se alcanzaron, el campo de aplicación y los conocimientos requeridos.
Las Mediciones del desempeño se refieren al resultado o logros esperados. Son enunciados evaluativos de la calidad con que ese resultado se presenta. La evaluación se apoya en evidencias, las cuales pueden ser de conocimiento, actitud, desempeño y producto.
En la figura 16 puede observarse la clasificación de las evidencias que se utilizan en el proceso de evaluación.
Figura 16. Clasificación de las evidencias


Evidencias



Fuente: Datos del Programa l

Las evidencias de actitud valoran las competencias personales como la orientación ética, el dominio personal, la inteligencia emocional y la adaptación al cambio; e interpersonales como comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, manejo de conflictos, capacidad de adaptación y proactividad. Estas evidencias son demostración de la forma como el estudiante interacciona y expresa sentimientos, valores, motivaciones, compromisos, comportamientos, emociones, tendencias y juicios de valor requeridos para un desempeño adecuado.


La evidencia de desempeño se refiere a la demostración de la habilidad del estudiante en el manejo de técnicas o procedimientos requeridos para una actuación idónea. Se requiere observar al estudiante en el escenario en el que pone en juego la competencia; por ejemplo, la manera como planea los pasos a seguir en un proceso; la forma como usa deliberadamente las técnicas en función de un objetivo; el dominio de una técnica o las selección; la planificación de los procedimientos más eficaces y la aplicación de los procedimientos a nuevas tareas y contextos.
Las evidencias de producto son los resultados concretos y tangibles a través de los cuales se demuestra la adquisición de la competencia. Dentro del proceso se conciben como prioritarios los proyectos y asociados a ellos, resultados que tienen que ver con elaboración de diagnósticos, protocolos, agendas, portafolios, entre otros.

A través de la evidencia de conocimiento, el estudiante da cuenta del dominio de aspectos teóricos, conceptos y principios necesarios para desempeñarse adecuadamente. De esta manera reconoce informaciones, ideas, hechos, fechas, nombres, símbolos, definiciones, etc., de manera razonada y crítica.






Compartir con tus amigos:
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   58


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal