“De poetas… todos tenemos un poco1”



Descargar 80.69 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño80.69 Kb.

De poetas… todos tenemos un poco1

En esta secuencia se promueve trabajar desde una perspectiva holística que respeta la integralidad de la lectura (teniendo en cuenta que en los años posteriores se podrán introducir y profundizar cuestiones críticas), y ese es el motivo por el cual no se incluyen cuestionarios.

Queda –como siempre– fuera de la planificación de la secuencia la riqueza intangible de la realidad del aula, los diálogos, y salidas de los alumnos, etc. y las explicaciones e informaciones que el docente ofrezca para reponer los contextos necesarios a la comprensión de las consignas.

Objetivos:


  • Introducir a los alumnos al mundo de lo poético, entendido como actitud y como quehacer distintivo de lo humano.

  • Promover la comprensión de claves interpretativas, en el marco de la tradición cultural, para enriquecer la interpretación personal.

  • Realizar prácticas permanentes de lectura, escritura y oralidad.

  • Inscribir estas prácticas en el marco teórico del Diseño Curricular, fomentando una reflexión activa sobre el lenguaje poético, los propios mundos internos, la pertenencia a una tradición multicultural.

Prácticas involucradas:

  • Seguir un género (primera aproximación)

  • Leer ensayos y análisis de las obras leídas (primera aproximación): trabajo con biografías, caracterizaciones de épocas y prólogos.


Tiempo asignado: 16 módulos (4 semanas)
Momentos involucrados:

  • Trabajo en el aula en grupos, de a pares y en conjunto con una selección de poemas de diferentes épocas, lugares y estilos.

  • Trabajo individual en el hogar: diario de experiencia poética a partir de la lectura de la selección y del volumen elegido para el trabajo grupal extra clase.

  • Trabajo grupal extra clase, con espacios en el aula para la organización y el seguimiento del proceso.

Además leerán la selección de poemas que acompaña esta secuencia, a efectos de seguir el género desde los siguientes criterios: geográfico (se incluyen poesías de Oriente, de Occidente y de los pueblos originarios de América), cronológico (de todas las épocas), temático (se ofrecen temas variados pero recurrentes), estético (de diferentes movimientos y estilos, de métrica regular y libres).

A los alumnos también se les proporciona un material complementario modélico, para orientar la iniciación en la lectura de textos críticos (no incluido en el presente módulo)

Supuestos:

El desarrollo de esta secuencia, se inscribe en una unidad didáctica que se desarrolla durante la segunda mitad del año que, en el eje de la literatura, considera el género lírico.

Durante la primera parte del año, en el marco de dicho eje y a partir del género narrativo –el volumen de cuentos de Julio Cortázar Bestiario y la novela de Bram Stoker Drácula– se han realizado prácticas de lectura interpretativa desde el siguiente esquema:


  • ¿Qué dice la obra? (comprensión de la línea argumental, recreación imaginativa y caracterización de los personajes y ambientes, inferencias de lo no dicho a reponer, estructura, etc.)

  • ¿Qué habrá querido decir el autor? (investigación de los contextos, del campo intelectual en el que se escribe, de la vida del autor, de su mirada sobre la sociedad, etc.)

  • ¿Qué me dice a mí? (reposición del contexto de recepción de los propios alumnos)

  • ¿Qué le respondo? (aproximación intuitiva a las grandes metáforas de ambas obras: la referida a la continuidad realidad/fantasía, mundo interno/mundo objetivo, lo ordinario y lo extraordinario, en el caso de Bestiario, y la del vampirismo y la redención por amor en el caso de Drácula)

Primera semana: ¿Qué es poesía?

Primer momento: Disparador

La secuencia se abre con un breve diálogo para indagar y poner bajo un signo de interrogación qué entendemos por poesía en general y por género lírico en particular.

Seguramente aflorarán saberes previos recortados: confusión entre poesía y verso, desconocimiento del origen de la palabra lírico, etc. Se invita a dejar de lado –por ahora– estos pareceres y escuchar la voz de Bécquer en la “Rima IV” (ver selección anexa).

Luego de la lectura de la misma a cargo del docente, se retoma el diálogo: ¿Qué les pareció el poema? ¿Lo conocían?

Se los invita a pensar si puede haber poesía sin que haya poetas ¿Qué es entonces la poesía? (más importante que la respuesta, es que interioricen la pregunta).
Intervención del docente:

No hay una única respuesta a las preguntas ¿Qué es la poesía? ¿Qué es ser poeta? Pero aunque no podemos definir la poesía, llegamos a saber, como lectores, qué es para cada uno de nosotros. Por eso, durante un mes, vamos a convivir con la poesía y con los poetas. Además de trabajar con la antología y el material complementario, el docente leerá un libro de poemas.


Segundo momento: Lectura de la selección propuesta

  • Lectura individual y en silencio de los poemas seleccionados. Se subrayan aquellos versos, frases o palabras que brinden pistas sobre qué es la poesía y quiénes son los poetas.

  • Reunión en pequeños grupos e intercambio de opiniones a partir de los hallazgos realizados.

  • En cada grupo, un secretario de actas anota las ideas-fuerza y luego se procede a la elaboración de un texto provisorio para caracterizar qué se entiende por poesía.

  • A continuación, un vocero de cada grupo lee el texto y explica brevemente cómo se llegó a su composición.

  • Observación de los elementos comunes y de los aportes originales de cada grupo.


Intervención del docente (confirmando, completando o introduciendo los conceptos sobre los que se trabajará):

  • Poesía como actitud de asombro que descubre como nuevas las cosas ya conocidas.

  • Poesía como indagación del misterio de la vida y de la muerte.

  • Poesía como rebeldía frente a la injusticia y a la mediocridad.

  • Poesía como expresión de lo deseado y lo temido.


Tercer momento: Lectura de la antología propuesta

Se ponen a disposición de los alumnos diversos libros de poemas, provenientes de la biblioteca escolar o de la casa del docente, de los que se debe elegir uno para leer en forma íntegra y personal durante el mes. Se invita a los alumnos a hojearlos. Luego se les presenta la consigna para ese trabajo a realizar durante tres semanas:


Consigna para el trabajo grupal

  • El alumno elige un libro de poemas y escoge un grupo, de acuerdo a la elección del libro, para llevar adelante el trabajo. Si hay un solo ejemplar y no se consigue otro, el libro circulará entre los alumnos. Para esto, los alumnos deberán comprometerse en plazos que tendrán que cumplir. Los acuerdos entre pares quedarán escritos durante la siguiente semana, y será parte de la evaluación que los alumnos mismos harán de su proceso al finalizar la secuencia.

  • Durante la semana, a través de la biblioteca o de Internet, los alumnos buscarán información sobre el libro elegido de acuerdo con el siguiente esquema:

- Época y lugar en que fue escrita la obra.

- Movimiento literario al que pertenece el autor y reconocimiento de las características del movimiento en la obra.

- Biografía del autor.

El docente revisará los prólogos de las ediciones manejadas por los alumnos o suministrará algún estudio crítico sencillo. Guiará la búsqueda y selección de material informativo sobre el contexto histórico, el campo intelectual, el movimiento literario y la biografía del autor.


Algunos libros recomendados:

El libro de versos (José Asunción Silva)

Prosas profanas y otros poemas (Rubén Darío)

Soledades, galerías y otros poemas (Antonio Machado)

Primera Antología Poética (Juan Ramón Jiménez)

Romancero Gitano (Federico García Lorca)

El Rayo que no cesa (Miguel Hernández)

Espantapájaros (Oliverio Girando)

La ciudad sin Laura (Francisco Luis Bernárdez)

Antología (Baldomero Fernández Moreno)

Ternura (Gabriela Mistral)

El dulce daño (Alfonsina Storni)
El motivo de elegir a estos poetas dentro del corpus propuesto es la relativa facilidad de su lectura y la familiaridad con las formas poéticas empleadas (que seguramente forman parte de la cultura escolar de los alumnos). La razón de proponer un libro completo y particular tal como lo concibió y publicó el autor es que permite que los alumnos, bajo la guía del docente, se asomen a la mirada del poeta sobre sus propias preocupaciones existenciales y estéticas en un momento de su vida. Sin necesidad de entrar en teorizaciones complejas, los alumnos pueden comenzar a construir un conocimiento intuitivo sobre la vida, la obra, el contexto, las influencias y el campo intelectual, y confrontarlo con su propia mirada como lectores, insertos en su propio espacio de experiencia.

Tal vez no sea posible encontrar estos volúmenes como tales, sino en obras completas de difícil acceso. En ese caso se sugiere elegir antologías particulares de los autores mencionados, publicados por editoriales reconocidas.


Actividad extra clase individual:

  • Se inicia el diario personal de experiencia poética, de acuerdo a las siguientes consignas para todo el mes:

  • Diariamente –durante este mes dedicado a la poesía– escribo algo conforme a las indicaciones dadas para cada semana.

  • Coloco siempre la fecha y la hora en las que escribo.

  • Organizo mi diario libremente: Copio o pego mis poemas y letras de canciones favoritas. Si me gusta dibujar, las ilustro, o pego imágenes con las que asocio lo que escribo.

Durante la primera semana:

  • Leo cada día alguno de los poemas de la selección (o vuelvo al mismo que ya leí) y anoto las asociaciones que me provoca la lectura (con otras lecturas, con canciones, con mis propios recuerdos o sensaciones).

  • Escribo mi propia definición de poesía (en línea con lo expresado por Bécquer y con lo conversado en clase).

Segunda semana: Los poetas

Primer momento: el quehacer del poeta

Los alumnos deberán realizar las siguientes consignas:



  • Leer o comentar lo escrito en el Diario de experiencia poética en función de esta pregunta: ¿a quién dirigimos nuestra escritura en el diario? ¿Las asociaciones que realizamos nos hicieron pensar en los poetas que escribieron esas poesías y a quién las dirigen?

  • Indagar sobre la actividad poética: ¿qué es ser poeta? ¿el poeta nace o se hace?

  • Escuchar la lectura de “Arte Poética” de Vicente Huidobro (leído por el docente).

  • Reflexionar sobre los versos “Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!/ hacedla florecer en el poema” (Diálogo guiado con preguntas sobre las distintas imágenes que presenta el poema, qué es un arte poética y a quiénes se dirigen los poetas).

  • Escuchar el poema de Whitman y el de Rilke (leídos por algún alumno que se ofrezca voluntariamente).

  • En pequeños grupos opinar sobre si esos poemas cumplen con lo que dice Huidobro y cómo lo hacen.

  • En conjunto, un vocero (diferente al de la semana anterior) deberá exponer las conclusiones de cada grupo.

  • Observar los elementos comunes y los aportes originales de cada grupo.


Intervención docente (confirmando, completando o introduciendo los conceptos necesarios para caracterizar la figura del poeta):

El poeta auténtico es un revolucionario, alguien que no se conforma con lo establecido, un enamorado de la posibilidad creadora del lenguaje, capaz de crear mundos con la palabra, de eternizar el instante, de hacernos reflexionar desde el corazón.

Concluye su intervención con la lectura de “Tlahcuilo: el pintor”, del Códice Matritense.
Segundo momento: la vida del poeta


  • Con la información traída se deberá armar un portafolio de materiales e ilustraciones, con vistas a la exposición oral, sobre las características de la época, el movimiento cultural y estético al que pertenece la obra, la biografía del autor y los comentarios sobre la obra. Durante la semana los alumnos continuarán buscando fotografías o ilustraciones y versiones musicalizadas, si las hubiere.

  • Se trabajará sobre la vida del poeta elegido para el trabajo grupal:

  • Elaborar una cronología y una biografía narrada del poeta elegido. Intercalar comentarios sobre la época y el movimiento estético.

Intervención del docente: Revisión grupal de las producciones, focalizando la atención en aspectos de coherencia y cohesión.
Tercer momento: parecidos y diferentes

  • En grupos los alumnos deberán trabajar sobre la selección de poemas como recorrido del género: épocas, lugares, poetas y temas. Ser elaborará un cuadro sinóptico.

  • Se compararán los resultados y, en conjunto, se buscará reconocer las formas métricas más familiares: romance y soneto.


Intervención del docente: Aporte de conocimientos básicos sobre métrica y rima para relacionarlas con la sensibilidad poética de determinadas épocas, autores y temas abordados. Dictado de breves frases o ideas-fuerza recordatorias de lo expuesto.

  • Los alumnos deberán elegir uno de los poemas de la selección que todavía no han sido leídos y, durante la semana, preparán su lectura expresiva, una breve contextualización y un comentario personal para compartir a partir de lo escrito en el diario.


Actividad extra clase individual

  • Continuar el diario personal de experiencia poética, de acuerdo a las consignas dadas para todo el mes.

Durante la segunda semana los alumnos realizarán las siguientes consignas:



  • Leer los poemas “El deseo”, de Alceo, y “Ojalá”, de Mario Benedetti y escribir poéticamente sobre algo que deseo.

  • Leer el poema chino “Desde tiempos remotos”, cuyo tema es el paso del tiempo, y el fragmento del Cantar de Gilgamesh en el que el héroe llora la muerte de su amigo, y escribir alguna metáfora sobre la vida y la muerte.

  • Leer “Balada corre…”, de Dante Alighieri, y “Sobre carta de Amor”, de Mario Benedetti y hacerlos dialogar en el diario con las propias “cartitas” de amor.

  • Leer “Libertad” de Paul Eluard y escribir frases donde defina poéticamente momentos o sentimientos de libertad que haya experimentado.

  • Observar la calle por la que camina diariamente, o un rincón de su casa, cerrar los ojos y escuchar los sonidos que percibe, pasar la mano por la rugosidad de un árbol, oler un perfume (o el aroma de una comida recién hecha), concentrarse en el gusto de una golosina que le agrada. Tratar de escribir algo que esas sensaciones le inspiran, utilizando imágenes y metáforas.

Tercera semana: Temas, símbolos y metáforas.


Primer momento:

  • Leer expresivamente y comentar los poemas preparados en casa e intercambiar voluntariamente otros comentarios a partir de lo que escribe en el diario.


Intervención del docente: destacar y hacer saborear juegos rítmicos, imágenes y metáforas.
Segundo momento: Asociaciones temáticas. Los alumnos deberán:

  • Preguntarse sobre los diferentes temas que suelen aparecer en la poesía a partir de los poemas seleccionados y del libro que estén leyendo.

  • Anotar los temas mencionados en el pizarrón.

  • Organizados en pequeños grupos, deberán establecer asociaciones temáticas entre los poemas con vistas a un reordenamiento de la selección. Comparar el tratamiento que los poetas de diferentes épocas y lugares dan a los mismos temas.

  • En conjunto, deberán intercambiar los resultados de las asociaciones.


Intervención del docente: Realizará breves aportaciones teóricas sobre tópicos (o lugares comunes de la tradición poética), metáfora y símbolo.
Tercer momento: Interpretación simbólica.
Intervención del docente : Leerá en voz alta el poema “Las tres aves”.

Se dialogará en conjunto sobre la identidad de cada una de las aves. Seguramente la identificación de las dos primeras (la natural y la mecánica) no presentará dificultades. La tercera es ambigua, tal vez simbolice la libertad interior, tal vez, la imaginación. Resulta más difícil de interpretar.


Con el compañero de banco, leer el poema de Leopoldo Marechal “El ciervo herido” y responder las siguientes cuestiones:

  • ¿Quién cree qué es el cazador y quién el ciervo?

  • ¿Qué momentos del día son mencionados en el poema?

  • ¿A qué etapa de la vida puede asociarse cada uno de esos momentos del día?

  • ¿Por qué lugares es perseguido el ciervo?

  • ¿A qué aspectos de la vida pueden asociarse cada uno de esos lugares?

  • Comparar la primera estrofa con la última ¿por qué cree que cambia el verbo entre una y otra (perder/ganar)?

  • Escribir su interpretación de lo que el poeta intenta transmitir.

  • Compartir las interpretaciones.


Intervención del docente: Insertará la interpretación personal de los alumnos en el marco de la interpretación tradicional y canónica de la cacería como símbolo de la búsqueda existencial.
Cuarto momento: Trabajo práctico sobre el libro elegido

En grupos, los alumnos:



  • Organizarán la información y el material gráfico seleccionado en vistas a la exposición.

  • Distribuirán los temas para la exposición y el poema que cada uno de ellos eligió para leer en voz alta y comentar.


Actividad extra clase individual

Continuar el diario personal de experiencia poética de acuerdo a las consignas dadas para todo el mes.

Durante la tercera semana los alumnos realizarán las siguientes consignas:


  • Efectuar una descripción física y psicológica del autor (a partir de sus datos biográficos, su fotografía, lo que expresa en sus poemas).

  • Comparar la época y el lugar en que vivió con el lugar y el tiempo actuales.

  • Hacer asociaciones libres sobre los poemas leídos.

  • Relacionar alguno de los poemas con otros de la selección trabajada en clase o con canciones, películas u otros libros leídos.

  • Tratar de interpretar el poema que se va a leer y comentar, siguiendo el modo en que se interpretó “El ciervo herido”.

  • Si fuera posible y algún alumno lo deseara, escribir un poema propio.

Cuarta semana: Evaluación


Primer momento:

  • Realizar la exposición en grupos sobre el libro elegido. Complementar con material gráfico.

  • Leer expresivamente, para la clase, uno de los poemas del libro elegido y comentarlo.

  • En caso de que algún alumno haya escrito un poema y desee compartir su lectura, puede hacerlo.


Segundo momento

  • Releer lo escrito en el diario personal de experiencia poética.

  • Elaborar un escrito breve sobre esta convivencia con lo poético, dirigido a otros adolescentes a partir de las impresiones volcadas en el diario. Buscar el título adecuado.

  • Revisar y corregir lo escrito. Escribir la versión definitiva de la carta.

  • Presentarla junto con el diario.


Otras intervenciones del docente: Durante los momentos de trabajo en grupo o de a pares, el docente deberá llamar a los alumnos en forma individual para revisar con ellos el diario en proceso. También deberá supervisar la organización del trabajo grupal.

El diario será evaluado en función de la comprensión de la consigna y el compromiso con su redacción.


Anexo 1

Selección poética

Gustavo Adolfo Bécquer (poeta español del siglo XIX)

Rima IV

No digáis que, agotado su tesoro,


de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso


palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance


las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,


sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen


los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!

Anónimo (2000 antes de Cristo)

Cantar de Gilgamesh


(pequeño fragmento que contiene el lamento del héroe Gilgamesh por la muerte de su amigo Enkidu)

Mi amigo, mi amigo querido, con quien recorrí montes y valles,

con quien maté al Toro del Cielo,

con quien maté al Guardián del Bosque de Cedros,

a Jumbaba, que habitaba en el bosque,

Enkidu, a quien yo tanto amé,

que me acompañó en todos los peligros,

se fue, como a todo hombre le llegó su destino.

Siete días y siete noches sobre él lloré

antes de acostarlo en su tumba.

Entonces tuve miedo, temí la muerte y huí a través de los campos.

Las últimas palabras de mi amigo son un peso que me atormenta,

para huir de ellas vagué muy lejos a través de la soledad,

las últimas palabras de mi amigo son un peso que me atormenta,

para huir de ellas vagué muy lejos a través de la soledad.

¡No sé cómo callar, no sé cómo llorar!

El amigo amado no es más que barro,

¡Enkidu, mi amigo, mi amigo Enkidu!

¿No voy yo como él a acostarme para no despertar jamás?

Ruba-I-Yyat Omar Al-Jayyam (poeta árabe del Siglo XI)


Mí presencia aquí no fue elección mía;

A mi pesar el destino me acosa
para que me vaya.
Levántate, envuelve un trapo
a tu cintura, mi SakÍ,
Y embriágate para alejar la miseria
de este mundo.

 

Si hubiera sido mi elección,


¿habría venido?
¿Y en que me habría convertido?
¿Qué mejor fortuna podría
haber hallado
Que no venir, devenir o incluso ser?




Petrarca (poeta italiano del siglo XIV)

Soneto a Laura


Paz no encuentro ni puedo hacer la guerra,
y ardo y soy hielo; y temo y todo aplazo;
y vuelo sobre el cielo y yazgo en tierra;
y nada aprieto y todo el mundo abrazo.

Quien me tiene en prisión, ni abre ni cierra,


ni me retiene ni me suelta el lazo;
y no me mata Amor ni me deshierra,
ni me quiere ni quita mi embarazo.

Veo sin ojos y sin lengua grito;


y pido ayuda y parecer anhelo;
a otros amo y por mí me siento odiado.

Llorando grito y el dolor transito;


muerte y vida me dan igual desvelo;
por vos estoy, Señora, en este estado.

Anónimo (España – Siglo XV)


Mañanita de San Juan,


mañanita de primor,
cuando damas y galanes
van a oír misa mayor.
Allá va la mi señora,
entre todas la mejor;
viste saya sobre saya,
mantilla de tornasol,
camisa de oro y perlas,
bordada en el cabezón.
En la su boca muy linda,
lleva un poco de dulzor;
en la su cara tan blanca
un poquito de arrebol,

y en los sus ojuelos garzos


lleva un poco de alcojor.
Así entraba por la iglesia
relumbrando como el sol.
Las damas mueren de envidia
y los galanes de amor.
El que cantaba en el coro
en el credo se perdió;
el abad que dice misa
ha trocado la lección;
monaguillos que le ayudan,
no aciertan responder, non,
por decir amén, amén,
van diciendo amor, amor.

Informantes de Sahagún.

Poesía Nahualt (toltecas – antiguos mexicanos)

Tlahuilco, el pintor


El pintor: la tinta negra y roja,

artista, creador de cosas con el agua negra.

Diseña las cosas con el carbón, las dibuja,

prepara el color negro, lo muele, lo aplica.


El buen pintor: entendido, Dios en su corazón,

diviniza con su corazón a las cosas,

dialoga con su propio corazón.
Conoce los colores, los aplica, sombrea;

dibuja los pies, las caras,

traza las sombras, logra un perfecto acabado.
Todos los colores aplica a las cosas,

como si fuera un tolteca,

pinta los colores de todas las flores.
El mal pintor: corazón amortajado,

indignación de la gente, provoca fastidio,

engañador, siempre anda engañando.
No muestra el rostro de las cosas,

da muerte a sus colores,

mete a las cosas en la noche.
Pinta las cosas en vano,

sus creaciones son torpes, las hace al azar,

desfigura el rostro de las cosas.

Rainer María Rilke

(poeta austrohúngaro, principios del siglo XX)

Te apoyaste

Te apoyaste,

fresca y clara,

rosa, contra mi ojo cerrado,

diríase que tienes miles de párpados

sobrepuestos


contra mi párpado caliente.

Deambulo bajo la simulación

de miles de sueños

dentro del perfumado laberinto.



Nicolás Guillén (poeta afrocubano del siglo XX)


No sé por qué piensas tú

No sé por qué piensas tú,


soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;


soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú


te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo


he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,


juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú Y
¡ no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!


Nicolás Guillén (poeta afrocubano del siglo XX)


Agua del recuerdo...

¿Cuándo fue?


No lo sé.
Agua del recuerdo
voy a navegar.

Pasó una mulata de oro,


y yo la miré al pasar:
moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.

Caña
¡febril la dije en mí mismo!


caña
temblando sobre el abismo,
¿quién te empujará?
¿Qué cortador con su mocha
te cortará?
¿Qué ingenio con su trapiche
te molerá?

El tiempo corrió después,


corrió el tiempo sin cesar,
yo para allá, para aquí,
yo para aquí, para allá,
para allá, para aquí,
para aquí, para allá. .

Nada sé, nada se sabe,


ni nada sabré jamás,
nada han dicho los periódicos,
nada pude averiguar,
de aquella mulata de oro
que una vez miré al pasar,
moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.
Nicolás Guillén (poeta afrocubano del siglo XX)

Palma sola

La palma que está en el patio,
nació sola;
creció sin que yo la viera,
creció sola;
bajo la luna y el sol,
vive sola.

Con su largo cuerpo fijo,


palma sola,
sola en el patio sellado,
siempre sola,
guardián del atardecer,
sueña sola.

La palma sola soñando,


palma sola,
que va libre por el viento,
libre y sola,
suelta de raíz y tierra,
suelta y sola,
cazadora de las nubes,
palma sola,
palma sola,
palma.


Mario Benedetti (poeta uruguayo contemporáneo)

Ojalá


La palabra ojalá es como un túnel

o un ritual por los que cada prójimo

intenta ver lo que se

viene pero ojalá propiamente dicho sigue habiendo

uno solo aunque para cada uno sea un ojalá distinto

ojalá es después de todo un más allá

al que quisiéramos llegar después del puente

o del océano o del umbral o de la frontera

ojalá vengas ojalá te vayas ojalá llueva

ojalá me extrañes ojalá sobrevivan ojalá lo parta un rayo

al oh-alá de antaño se le fundió el ala y está tan desalado que da pena ahora es más bien una advertencia hereje ¡ojo ala!

ay de los ojalateras opulentos sin hache

y sin pudor que piensan sólo en arrollar a los ojalateras desvalidos

ay de los criminales de lo verde

ojalá se encuentren

con las pirañas

del mártir amazonas

Mario Benedetti (poeta uruguayo contemporáneo)

Sobre cartas de amor

Una carta de amor

no es un naipe de amor

una carta de amor tampoco es una carta

o de crédito / de pago o fletamento

en cambio se asemeja a una carta de amparo

ya que si la alegría o la tristeza

se animan a escribir una carta de amor

es porque en las entrañas de la noche

se abren la euforia o la congoja

las cenizas se olvidan de su hoguera

o culpa se asila en su pasado


una carta de amor

es por lo general un pobre afluente

de un río caudaloso

y nunca está a la altura del paisaje

ni de los ojos que miraron verdes

ni de los labios dulces

que besaron temblando o no besaron

ni del cielo que a veces se desploma en trombas en escarnio o en granizo

una carta de amor puede enviarse

desde un altozano o desde una mazmorra

desde la exaltación o desde el duelo

pero no hay caso / siempre

será tan sólo un calco

una copia frugal del sentimiento

una carta de amor no es el amor sino un informe de la ausencia

Vicente Huidobro (poeta chileno del siglo XX)

Arte Poética

Que el verso sea como una llave


que abra mil puertas.
Una hoja cae; algo pasa volando;
cuanto miren los ojos creado sea,
y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;


el adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.


El músculo cuelga,
como recuerdo, en los museos;
mas no por eso tenemos menos fuerza:
el vigor verdadero
reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!


hacedla florecer en el poema.

Sólo para nosotros


viven todas las cosas bajo el sol.

El poeta es un pequeño Dios.


Alceo (poeta griego – 630 a.C.)

El deseo


¡Oh, si mi lira fuera

de marfil fabricada

y si al coro de Baco me llevase

una tropa ligera

de jóvenes formada.

Y todo mi semblante relumbrase

y hermoso

se ostentase

cual oro no tocado,

y de una hermosa niña fuese amado!


* * *

Emperador Wu De Han (China, 150 d.C.)

Desde tiempo remotos


Desde tiempos remotos, el sol sale
Y se pone, majestuoso.
Pasa el tiempo y los hombres
No pueden detenerlo.
Las cuatro estaciones les sirven,
Pero no les pertenecen.
Los años corren como el agua. Todo
Se esfuma ante mis ojos.

Dante Alighieri (poeta italiano de los siglos XIII / XIV)

Balada, corre, que al Amor te envío;

con él junto a mi dama te adelantas,

y de mi afecto, que en tus versos cantas,

hable después con ella el dueño mío.
Balada mía: irás tan cortésmente
que, aunque sin compañero,
podrías presentarte do quisieras;
mas si deseas ir seguramente
a Amor busca primero
porque no es bueno que sin él te fueras.
Pues la dama que manda en mi albedrío
contra mis ansias hállase enojada,
y si no vas de Amor acompañada
temo que te reciba con desvío.
Con dulce son, cuando estés junto a ella
comienza de este modo,
si su permiso concederte quiere:
“El que me envía a vos, señora bella,
anhela que ante todo
sus disculpas oigáis si las tuviere...
Amor, el grato acompañante mío,
quizá le hizo mirar otras doncellas
pensando en vos; mas al mirar en ellas
no desertó de vuestro señorío.”
Dile: “Su corazón, señora, tuvo
en vos fe tan entera
que a daros gloria fue siempre inclinado.
Muy temprano fue vuestro y se mantuvo.”
Y si no te creyera,
pregúntelo al Amor, que está enterado.
Cuando te vayas, con acento pío,
suplicando perdón, por si la enojas,
di que morir me mande, y sin congojas
satisfará mi vida su albedrío.
Y a quien de toda compasión es clave
le dices que argumente,
quedándose, en favor de mi persona.

Siquiera –dile– por mi tono suave


accede, complaciente,
y por tu siervo con favor razona.
Y si ella, por tu oficio, le perdona,
anúnciele por la paz gayo semblante.”
Gentil balada mía, tú, constante,
haz que el triunfo te ciña su corona.

(poesía quechua anónima anterior a la Conquista

De la Crónica de F. Guarnan Poma de Ayala).

Madre Luna

Luna, reina y madre nuestra,.

Por la bondad de tus aguas,

Por el amor de tus lluvias

Estamos llorando,

Estamos sufriendo.


El más triste de tus hijos

De hambre

De sed

A tus pies está gimiendo.


Padre, gobierno del mundo,

¿Dónde estás,

En la tierra

O debajo de la tierra?


Obséquiale con tu lluvia

A este siervo

A este hombre

que te implora.



Walt Whitman

(Poeta norteamericano del siglo XIX)

9 (de Hojas de hierba)

Original en Inglés


The big doors of the country bam stand open and ready,

The dried grass of the harvest-time loads the slow-drawn wagón,

The clear light plays on the brown gray and green intertinged,

The armfuls are pack 'd to the sagging mow.


I am there, I help, I carne stretch 'd atop of the load,

I felt its soft jolts, one leg reclined on the other,

I jump from the cross-beams and seize the clover and timothy,

And mil head over heels and tangle my hair full of wisps. •


Traducción de J. L. Borges:


Los portones del granero están abiertos de par en par,

El pasto seco de la cosecha carga el pesado carro,

La clara luz juega sobre los vaivenes del verde, del pardo y del gris,

Las brazadas colman el granero repleto.


Estoy ahí, trabajo, he venido tendido sobre la carga,

He sentido las mansas sacudidas, una pierna sobre la otra,

Salto de las lanzas y tomo a manos llenas el trébol y la alfalfa,

Y doy vueltas de carnero y el pasto se enreda en mi cabello.



Paul Eluard (poeta francés de la primera mitad del siglo XX)

Libertad


En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.

En las páginas leídas


en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.

En las imágenes doradas


en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.

En la selva y el desierto


en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.

En las maravillas nocturnas


en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.

En mis trapos azules


en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.

En los campos en el horizonte


en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.

En cada suspiro de la aurora


en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.

En la espuma de las nubes


en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.

En las formas resplandecientes


en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.

En los senderos despiertos


en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.

En la lámpara que se enciende


en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.

En el fruto en dos cortado


en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.

En mi perro glotón y tierno


en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.

En el quicio de mi puerta


en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre.

En la carne que me es dada


en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.

En la vitrina de las sorpresas


en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.

En mis refugios destruidos


en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.

En la ausencia sin deseo


en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.

En la salud reencontrada


en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.

Y por el poder de una palabra


vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

* * *


Oliverio Girondo (poeta argentino del siglo XX)

XVIII, de Espantapájaros


Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,


las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,


llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,


como un cocodrilo...
si es verdad
que los cacuies y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,


pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,


de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

* * *
Leopoldo Marechal (poeta argentino contemporáneo)


El ciervo herido

I
Por irme tras la huella
Del ciervo herido
Me sorprendió la noche,
Perdí el camino.

Solo corría el ciervo
Por los eriales:
De su costado abierto
Manaba sangre.

El ciervo fatigado
Buscó las aguas:
Espinas de su frente
Le coronaban.

Se fue por lo escondido
Y holló la selva:
¡Quedaban a su paso
rojas las breñas!

Por ir de cacería
Perdí el camino:
Mi pecho estaba sano
Y el ciervo herido.

II
Como las azucenas
Se abría el alba,
Cuando seguí sus rastros
En la montaña.

Lo perseguí en las dunas
Y en la marisma,
Sin advertir el paso
Del mediodía.

Detrás del ciervo herido
Me halló la tarde:
¡Sol poniente, mi vida,
luna levante!

Cerrado luego el día,
Perdido el norte,
Al cazador y al ciervo,
Cazó la noche.

III
El ciervo queda en salvo,
Mi pecho herido:
¡Por ir de cacería
gané el camino!

Jean-Joseph Rabearivelo

(poeta africano de principios de Siglo XX)




Las tres aves

De hierro el ave, la de acero


habiendo lacerado las nubes de la aurora
y ansiado estrellas
más allá del día
desciende arrepentida
a artificial guarida.
De carne el ave, la de plumas,
que labra un túnel en el viento
por llegar hasta la luna vista en sueño
entre espesuras,
cae, cuando cae la tarde,
a laberinto de follaje.
Y esa otra inmaterial, ésa,
que al guardián del cráneo hechiza
con su canto balbuciente,
alas resonantes abre luego
y por hacerse eterna nuevamente
a pacificar va los espacios.




1 Los poemas mencionados se encuentran transcriptos al final de la presente secuencia.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal