Curso 3º Lección 3ª Los Planetas Introducción



Descargar 1.47 Mb.
Página1/27
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño1.47 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

E.T.U.
FILOSOFÍA ESOTÉRICA CRISTIANA

CURSO 3º Lección 3ª Los Planetas Introducción


1.- Terminado el estudio sobre las Casas Terrestres, es preciso recordar al estudiante una regla que debe tener muy presente a la hora de interpretar: sólo los planetas activan las fuerzas zodiacales, de modo que las energías sólo transitarán por canales (Casas) sobre los que se encuentran ubicados los planetas. Ahora bien, no podemos considerar como totalmente inactivos los escenarios que no contienen planetas en un tema natal, puesto que cada año, cuando los planetas transiten por esos sectores, esa parte del cielo se activará.

Podemos decir que la posición de los planetas en un tema indicará los trabajos principales que se están efectuando y es en esos sectores que encontraremos el sentido de lo que aquella persona está llevando a cabo; mientras que los planetas transitando por espacios que no contienen planeta alguno en el tema natal, indicarán los trabajos complementarios para ayudar al desarrollo del tema principal, del mismo modo que en una orquesta sinfónica vemos como un gran número de instrumentos están al servicio del solista que desgrana la melodía. Interpretar un tema natal es siempre un arte, y aunque aquí podemos sentar los principios básicos de una ciencia del comportamiento, sin el arte que consiste en ver cual de esos elementos debe ser exaltado y cual reducido a un pianísimo, el horóscopo de nacimiento no nos servirá más que para crearnos confusión.

En este punto de los estudios conviene no sacar conclusiones definitivas sobre lo aprendido. En su momento, al tratar de la dinámica, con el estudio de tránsitos, progresiones y Nuevas Lunas, el estudiante dispondrá de un panorama completa que ha de permitirle formular juicios sobre el tema observado.

2.- Para la Astrología convencional, los planetas son fuerzas que, desde el exterior, actúan en determinados momentos sobre el individuo. Para la Astrología Esotérica, los planetas actúan desde nuestro interior, ya que el hombre aparece como un micro-cosmos conteniendo en sí todos los elementos del macro-cosmos. Pero la diferencia esencial entre la Astrología mundana y la que estamos estudiando nosotros reside en que, para la primera, las fuerzas planetarias son energías impersonales, corrientes ciegas, mientras que en la Astrología Cabalística las fuerzas están personalizadas por una Entidad con la que se puede dialogar. Aquí

es donde la enseñanza cabalística cristiana se aparta de manera decisiva del esoterismo derivado de la filosofía hindú donde las fuerzas creadoras aparecen sin rostro.

3.- la cosmogonía de los Rosa Cruces nos enseña que en el universo todo evoluciona, desde la total inconciencia, hacia la auto-conciencia y la súper-conciencia, para fundirse después en la suprema unidad. Pro cada etapa, que constituye una superación de la anterior, incorpora a la siguiente los valores inherentes a su naturaleza. Aunque la conciencia individual se adhiera voluntariamente a la súper-conciencia colectiva, la individualidad no se pierde, y cualquiera que sea el nivel en que el Ego se mueva en el cosmos, esa individualidad lo llamará a determinados trabajos, y aunque conozca a la perfección todos los programas divinos, a él le será confiado el que se encuentra en afinidad con la marca individual que posee.

Las entidades que se mueven a niveles superiores al humano, habiendo reconocido la suprema unidad, son los perfectos instrumentos de sus superiores jerárquicos. Pero su sumisión a ellos es voluntaria y libremente aceptada, puesto que en los mundos de Arriba el principio de Libertad impera de manera absoluta.

Esas entidades cargan sobre sí las fuerzas procedentes de un determinado Planeta-Séfira y nos las suministran.

4.- la Tradición da a las Entidades encargadas de ese suministro el nombre de Genios y nuestros estudiantes ya los conocen por los trabajos que hemos efectuado sobre ellos. Los llamados Genios pertenecen a la oleada de vida de los Ángeles y son los ejecutores de un determinado programa divino, expresado a través de los Séfiras que, como sabemos, son Centros de Vida en los que evolucionan, como en nuestra Tierra, miles de millones de seres de muy diversas categorías.

Esos Centros de vida lanzan al universo solar el contenido de sus esferas; derraman su vida en el espacio, y como cada Séfira está formado por una cadena de 7 mundos, la vida que expulsan al espacio, después de haberla utilizado para sus usos interiores, es múltiple.

El hombre de la Tierra sólo puede captar, de esa Vida sefirótica, la relacionada con su ser físico, emocional y mental, puesto que aun no tenemos existencia en las esferas que van más allá del mundo del Pensamiento. Pero esas esferas existen y van incorporando a ellas la Vida procedente de los demás Séfiras. Llegará un día en que la creación, en lo que a nuestro sistema solar se refiere, será algo homogéneo, y lo mismo será vivir en la Tierra, en Marte o Venus, porque la Vida de Todo habrá penetrado en Todo, y cada una de las partes del mudo será idéntica a cualquier otra parte.

De momento nos encontramos de lleno en se proceso de Integración, o sea, de Trasplante de cada mundo en los demás mundos, y ese proceso se efectúa bajo una dirección.

Cada semilla a plantar tiene sus directores, los cuales disponen de miles de obreros que trabajan al amparo de su Nombre. Luego, en las distintas fases de enraizamiento y florecimiento, otros directivos, con un vasto equipo, operan de igual manera para que aquello que el primer equipo ayudó a plantar, pueda llegar a su madurez final.

Recibimos impulsos a tres niveles, hemos dicho: Físico, emotivo y mental, pero, sabiendo como sabemos que cada uno de esos mundos está dividido en 7 Regiones, es evidente que no serán 3 los impulsos emitidos sino 3 x 7= 21. O sea, que cada individuo captará el “mensaje” planetario según su sensibilidad peculiar o, dicho de otro modo, según su nivel de evolución. En tales condiciones, pretender que todos los individuos que reciben un determinado impulso planetario se conduzcan de igual manera, y pretender controlar esa actividad mediante estadísticas, como lo han hecho algunos “astrólogos”, significa desconocer talmente aquello de los cual están hablando.

5.- Cuando una carga energética encuentra vía libre en el universo para manifestarse en una determinada dirección –hacia la Tierra, por ejemplo– los 21 impulsos desciende hacia nuestro mundo en busca de su Vacío en que ubicarse. El individuo de la Tierra absorbe de esa energía lo que, por su naturaleza, puede absorber y el resto le resbala. Habiendo absorbido una primera vez una determinada calidad de esas energías, ya tendrá en su organismo una Morada para ellas y a partir de entonces se establecerá en dicha Morada la entidad que personifica esa clase de fuerza, actuando dentro de él para que la energía que se administra se manifieste con vigor.

Esa fuerza personificada permanecerá en nosotros hasta que nuestra Voluntad la arroje de su morada. En la Voluntad se encuentra el principio de Libertad, o sea, que recurriendo la Voluntad, que es una esencia que siempre se encuentra a nuestro alcance, podemos liberarnos de la dependencia de una fuerza determinada que condiciona nuestra existencia. Y subrayemos que esa Fuerza que mora en nosotros no nos impone jamás su programa, si no que nos lo ofrece en Servicio. Hemos sido nosotros quienes hemos preparado una morada para aquella Fuerza, quienes la hemos invitado a tomar posesión de ella. Nosotros hemos sentido apetencia por su programa y Él nos lo ha ofrecido en amoroso servicio.
6.- Cada Séfira tiene su fase Yod, los Elohim que dirigen la vida en cada Séfira, implantan en él su personalidad, impregnan sus numerosas semillas, que son los Egos humanos y todos los demás gérmenes de las distintas Oleadas de Vida evolucionando en sus 7 esferas. En la fase He las semillas arraigan, nutriéndose de todos los alimentos circundantes, siendo en esta fase que cada Séfira absorbe los “alimentos” procedentes de todos los demás. En la fase Vav, el Séfira expulsa de sí mismo lo que ya no sirve a su propia evolución y que será utilizado por los demás componentes del sistema solar. Notemos que el Vav es un servicio inherente a la dinámica de Binah, en vistas a la exportación de la Creación, a la multiplicación de mundos a niveles inferiores. Las energías que el Vav exterioriza podrían ser reintroducidas en el propio terreno sefirótico para alcanzar gracias a ellas un una más alta perfección. Eso fue lo que hicieron los Luciferianos en lo concerniente a su propia evolución y el resultado, ya de todos conocido, es que quedaron postergados.

Así pues, el servicio Vav inter-sefirótico consiste en exportar la producción de un Séfira a otro, estableciendo una especie de mercado común que ha de convertir todos los Séfiras en una Tierra unitaria, en la que se consumirán los mismos productos y todo el sistema solar será Uno. A nivel humano, la fase Vav corresponde a la generación de hijos, y cabe anotar de paso que en algunos tratados esotéricos se dice que los Luciferianos, en su anterior estadio humano, se negaron a tener hijos, o sea, se negaron a protagonizar la fase Vav, dejando incompleto el nombre divino Yo-He-Vav-He.

Lo que sucediera con los Luciferianos en el 3er Día de la Creación, está ocurriendo en nuestra sociedad actual, de modo que muchos serán los que quedarán irremediablemente Retardados cuando iniciemos el 5º Día. El argumento que invocan los “planificadores familiares”, los que utilizan las píldoras, preservativos, “calendarios” y demás, es precisamente el de vivir mejor, el de evitar que vengan al mundo niños pobres, el de mejor poder realizarse. O sea, los argumentos que ya invocaban los Luciferianos, al buscar una perfección interior en lugar de utilizar sus poderes creadores en la multiplicación de la vida divina.

7.- Esa tarea exportadora corre a cargo de determinadas categorías de seres, conocidos por la Tradición Cabalística con el nombre de Mensajeros. Son ellos los que ponen a nuestra disposición las energías procedentes de otros planetas, del mismo modo que la producción de nuestras fábricas terrestres, destinada a la exportación, no es acumulada en la puerta de la fábrica, esperando que automáticamente se marche al extranjero, sino que es confiada a unos transportistas que la cargan en vehículos, conducidos por hombres que se llaman José, Pedro, etc., y así llevada con todas las garantías de rigor al lugar de destino. De igual modo, los planetas no dejan sus energías Vav en su costra, esperando que se vuelquen al universo, sino que son confinadas a los Mensajeros que las transportan conscientemente hasta las puertas de nuestro planeta físico, emotivo y mental. Allí son recogidas por los “nuestros”, los que realizan los trabajos de acondicionamiento desde Yesod, los cuales las distribuyen por los canales adecuados, a medida que se van abriendo las distintas puertas.

8.- quedamos pues en que cada Centro de Vida dispone de equipos de Mensajeros que se encargan de transportar la Vida que se derrama del Séfira hasta las puertas de los demás Centros de Vida. En lo que se refiere a nuestro mundo, esa Vida es recibida en la periferia del los Mundos del Pensamiento, del Deseo, y Etérico por los 9 coros de Ángeles que nuestros estudiantes conocen bajo el nombre de Genios y los 9 coros de Arcángeles y demás jerarquías trabajando a niveles superiores, especializados en el trato de esa materia y que se encargan del acondicionamiento de las energías procedentes del Mundo del Pensamiento y de Deseos de cada Séfira en los Cuerpos Mental y de Deseos de los hombres de la Tierra.

9.- Esa Vida viaja por diversos canales cósmicos que unos los Séfiras entre sí, de manera que cando un planeta se encuentra en la desembocadura de uno de esos canales, precipita por él la Calidad de Vida que debe ser transportada por dicho canal, que se conoce astrológicamente con el nombre de Aspecto que, como el estudiante sabe, constituye el ángulo de separación entre dos cuerpos celestes.

10.- Siendo cada uno de nosotros un cosmos en miniatura, lo que ocurre en el universo sucede también en nuestro interior, donde se encuentran los planetas circulando por las esferas de nuestros átomos. De manera que cuando un Séfira exterioriza su Vida por un determinado canal, también en nuestro Yo intelectual, emotivo y físico, esa exteriorización tiene lugar, impulsándonos a realizar un acto de la naturaleza de la Fuerza exteriorizada. No es por lo tanto el planeta de fuera que nos impulsa a obrar, sino el planeta de dentro, en cuya materia hemos sido aprovisionados a su debido tiempo por las jerarquías que trabajan en nuestros distintos cuerpos, tal como queda expresado en el punto 3.

11.- Como ya hemos dicho al estudiar la temática de las Casas Terrestres, cuando una determinada Fuerza Interna es activada, el objetivo supremo es que tomemos conciencia de ella, que la descubramos y la incorporemos a nuestro saber, a nuestra Sabiduría. Si este proceso interno no puede realizarse, por no haber Espacios Disponibles en nosotros para acoger tal realidad, entonces es cuando la Fuerza se exterioriza y se convierte en acto, en episodio, personajes que representan, escenificando, lo que interiormente no hemos podido comprender. Vemos así una vez más que la Acción es el otro polo de la Comprensión y que los que nos Sucede es lo que nuestra Sabiduría no ha podido asimilar sin necesidad de Imágenes.

Si esa Fuerza, que en un momento dado se dinamiza pidiendo existencia, encontrara espacios disponibles en nuestro Cuerpo del Alma, algún día también llegará al exterior, a la fase Vav, pero entonces su exteriorización sería Unitaria, es decir, se manifestaría con las múltiples tendencias que el Ego va integrando en el Alma Humana: sería una pincelada dentro de un conjunto armónico, como una voz dentro del inmenso coro polifónico que el Ego va organizando. El comportamiento Unitario hacia el cual todos avanzamos, es aquel en el que cada gesto, cada palabra, sirve para exaltar y magnificar otros gestos y otras palabras, que a su vez acentúan la armonía de gestos y palabras anteriores, en una cadena sin fin. Entonces podemos decir que nuestra vida es un exaltante concierto; podemos decir que estamos viviendo la música de las esferas.

En cambio, cuando somos violentos con Marte, tiernos con Venus, críticos con Mercurio, tolerantes con Júpiter, etc. es señal de que no unificamos en nuestra alma la ciencia divina y nos encontramos sometidos a la Ley de lo Múltiple, a las anécdotas, peripecias, acontecimientos, avatares en los que el “culpable” siempre nos aparece bajos los trazos del “otro”, el rival, el enemigo, el detestable tipo que nos estropea nuestra felicidad.

12.- Sin embargo, no tomemos lo que acabamos de decir en un sentido absoluto. Estamos escribiendo para almas viejas, que han corrido y bregado mucho por el mundo físico y que buscan ansiosas el Camino hacia el Padre. En nuestro itinerario humano llega un momento en que las pulsiones espirituales deben ser retenidas en nosotros mismos y no dar lugar a actuaciones externas que generan compromisos y karma. Pero mientras ese momento no ha llegado, no tenemos derecho a buscar nuestro perfeccionamiento derramando las energías hacia el interior, porque haciendo esto ya estaríamos actuando como los Luciferianos.

¿Cómo saber si ha llegado nuestro momento? En primer lugar la dirección de los Senderos en nuestro Árbol nos lo dirá. Si hay senderos de Descenso, es que debemos descender a las realidades materiales y prestarnos a protagonizar la fase Vav, exteriorizadora, generadora de conflictos, si, pero también portadora de vida a nuestro entorno. Pero en cada vida llega el momento del repliegue y si durante la primera parte de nuestra existencia hemos cumplido con las tareas exteriorizadoras, en la segunda parte tenemos perfecto derecho a plegar velas y vivir la realidad cara al interior.

Ya dijimos que el promedio de vida human es de 84 años, que corresponde al ciclo de Urano, planeta que “cierra” el sistema solar. La mitad de 84 años, es 42 y será a partir de esa edad en que todo individuo tendrá derecho a buscar su perfección interior, puesto que en su actual existencia habrá cubierto simbólicamente el itinerario de Involución y puede abordar el itinerario Evolutivo. Será pues a partir de esa edad que los Candidatos de nuestra Ecclesia serán admitidos a los trabajos del Sendero 32 e su sentido de Retorno. En la parte Ritual especificaremos en qué consten dichos Trabajos.

13.- Los 9 Coros de Ángeles que recepcionan la Vida cósmica en nuestro Mundo Etérico, llevan el nombre de las jerarquías a las que están sirviendo. Así tenemos que los 8 Serafines que sirven a Kether no tienen realmente la categoría de Serafines, que es prerrogativa de las entidades que evolucionan en Kether, pero en la terminología tradicional se les conoce por Ángeles Serafines por ser los que se ocupan de distribuir en nuestro mundo la sublime esencia de Kether.

Los 8 Ángeles Serafines trabajan bajo las órdenes del Príncipe Mettraton (Mem-Theit-Theit-Reish-Vav-Noun), que es el enviado de Kether para los asuntos de la Tierra; es el Embajador Plenipotenciario, podríamos decir. En la historia mítica de la humanidad, Mettraton ha aparecido bajo a menudo guiando al hombre en su marcha hacia delante. Lo encontramos en Egipto, propiciando la salida del Pueblo Elegido. Él era quien iba al frente de los israelitas en su marcha por el Desierto y gracias a sus oficios Moisés pudo conectar con Jehová.

Kether es el principio y es el Todo. Sus límites son el cerco zodiacal, y todas las distintas categorías de materia que evolucionan el sistema solar, lo hacen en el seno de Kether, que es así el Tejido sobre el cual reposa el universo. Su manifestación física es Tiphereth, el Sol, su Hijo único. De ese Centro que está en todas partes, procede Mettraton, con la misión primordial de que la esencia de Kether fluya libremente en el universo. Esa esencia primordial es la Voluntad, la fuerza que lo inicia todo. Cuando un hombre pone en marcha algo, cuando realmente inicia una empresa, las entidades angélicas a las órdenes de Mettraton se colocan encima de su cabeza en forma de corona, constituyendo la imagen viva del poder de la Voluntad. Los que poseen la visión etérica pueden ver esas coronas de oro puro, despidiendo unos destellos luminosos cegadores, de las que emerge un rayo de luz blanca que se pierde en confines del espacio.

La corona de los reyes procede de esta corona sobrenatural que constituye el sello, la marca de la Voluntad y el Poder Realizador.

14.- Los 8 Ángeles Serafines a las órdenes de Mettraton, representan a los 8 Séfiras instituidos. El primero, Vehuiah, representa el Poder de Amor y Sabiduría de Urano; el segundo, Jeliel, el Poder Cristalizador de cualquier realidad creada por Binah; el tercero, Sitael, el Poder Expansivo y Fructificante de Júpiter; el cuarto, Elemiah, el Poder Restaurador de la Ley de Marte; el quinto, Mahasiah, el Poder Equilibrante del Sol; el sexto, Lelahel, el Poder Embellecedor de Venus; el séptimo, Achaiah, el Poder de Comprensión de Mercurio; el octavo, el Poder de Reproducción de Luna-Yesod, el Genio Cahethel.

Veamos ahora como actuará la voluntad de Kether según el Rostro a través del cual se manifiesta.
El primer rostro de Kether se llama Vehuiah y representa a la voluntad puesta al servicio del amor-sabiduría de Hochmah. Se le conoce por estar por encima de todas las cosas y ser el comienzo del comienzo. Rige el sendero 11 en su trayecto de ida.

Cuando Kether aparece bajo el Rostro de Vehuiah en un horóscopo, podemos decir que el individuo que lo protagoniza es especialista en mover voluntades, capaz de poner en marcha cualquier asunto que se proponga. Ello le permitirá recomenzarlo todo a partir de cero.

Esencialmente, este primer Rostro de Kether es el que da ejemplo a todos los demás a través de su iniciativa y ello significará que cuando el individuo alcanza, a través de cualquier planeta, uno de sus puntos de dominio por domicilio o por rotación (más información en Los ángeles al Alcance de Todos, Ed. Arkano Books), la voluntad se pone en marcha.

Éste es un ángel al que podemos llamar cuando nos encontramos colapsados por una situación, si la vida parece habernos dejado en un callejón sin salida, o si hemos perdido la brújula, porque el auxilio de Vehuiah nos sacará del apuro. Pero si este ángel no se encuentra activado por ninguno de nuestros planetas, podemos acudir a alguna persona del entorno que disponga de su esencia.

Por otra parte, el impulso de Vehuiah obligará a la persona a salirse de la rutina, a buscar constantemente nuevos horizontes, aventuras en las que participar. Dará individuos inquietos, que pondrán nerviosos a los que les rodean y que necesitarán estar siempre realizando alguna actividad.

La voluntad de Vehuiah borrará fácilmente todo lo que haya podido anquilosarse en la vida del individuo que lo tenga activo, tanto las cosas que considere buenas, como las malas, ya que de lo que se trata es de avanzar y para ello no es posible mantener ataduras. Ello hará que éste sea un ángel incómodo para los que se encuentran bien situados en la vida social. En cambio, será como agua de mayo para todos los que se encuentren en una situación límite, los que estén deprimidos o se sientan desamparados, ya que ayudará a que su vida cambie de rumbo.

En su aspecto negativo generará turbulencia, cólera, voluntarismo, dificultades, pisar a los demás para destacar, remedios radicales y peligrosos, situaciones difíciles, empezar en mal momento, energía mal aprovechada, violencia, conflictos.

El Rostro de Vehuiah aparece en un horóscopo cuando Urano se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Vehuiah por rotación, lo estarán potenciando.


El segundo de los Rostros de Kether se llama Yeliel (Jeliel) y se ocupa de las relaciones Kether-Saturno, aunque, siendo el ángel número dos, encierra todas las potencialidades de Hochmah-Urano, que es el potencial del amor. Es el Regente del sendero 12 en su trayectoria de ida, o sea, descenso a las realidades materiales. Aquí Jeliel sumerge la voluntad de Kether en el pozo del amor, convirtiéndolos en una misma cosa.

Cuando este genio está activo reina el amor-sabiduría en la Vida del individuo y con él será capaz de calmar todas las sediciones que se le presenten, tanto internas como externas. Jeliel destila paz.

Por otro lado, una de las funciones de Hochmah es la de ejercer de circunstancia propicia para que se cumpla lo que la Voluntad ha iniciado, o sea, que si en un horóscopo la figura de Jeliel aparece, podemos decir que nos encontramos ante un portador de suerte, ante alguien que atraerá hacia sí a la reina fortuna cada vez que inicie algo nuevo, una especie de amuleto andante. Será un ser providencial para él mismo y para los que le rodean. También se mostrará como alguien capaz de actuar de forma desinteresada, haciendo las cosas por amor.

La unión del Kether-Hochmah en este genio, es decir, el Fuego y el Agua, tiene que traemos la fecundidad y así tendremos que las personas que lo tengan activo serán fértiles en todos los aspectos. La unión del aspecto masculino-femenino hará que este genio propicie las buenas relaciones conyugales.

Si se producen disonancias en el planeta situado en los grados de Jeliel, podemos encontramos con la persona que actúa por interés, que se inclina hacia las malas costumbres, puede tener problemas de fertilidad o abogar agresivamente por la contracepción, quizás aparezcan problemas matrimoniales.

El Rostro de Jeliel aparece en un horóscopo cuando Saturno se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Jeliel por rotación, lo estarán potenciando.


El tercero de los Rostros de Kether se llama Sitael y se ocupa de las relaciones Kether-Hesed, aunque siendo el ángel número tres, encierra todas las potencialidades de Binah-Saturno, el constructor del universo.

Según el Texto Tradicional se le invoca contra las adversidades, es decir, el resultado de no seguir las reglas cósmicas, ya que siendo el representante de la voluntad constructora del universo, nos ayudará a volver las cosas del derecho.

También nos dice Sitael que domina la magnanimidad, la nobleza y los grandes empleos y es natural que consigamos estos dones si actuamos de acuerdo con los dictámenes de nuestra divinidad interna.

Para poder ser un constructor de la sociedad, necesitaremos tener acceso a grandes empleos, lo cual significa que la persona que tenga activo este genio conseguirá situarse en la cima de su profesión.

Una de las cualidades de Sitael es la de mediar en los conflictos y acercar posiciones enfrentadas, por lo que si en un horóscopo aparece la figura de Sitael, podemos decir que nos encontramos con un pacificador, con alguien capaz de unir antiguos enemigos, de disolver enfrentamientos. Se tratará de alguien que sabrá mantenerse fiel a los dictámenes de su conciencia. La unión Kether-Binah propiciará la superación de situaciones adversas.

En su aspecto negativo aparecen la hipocresía, la ingratitud y el perjurio. La persona, en lugar de solventar problemas los crea, no será de fiar y sólo a través de la adversidad será capaz de comprender sus errores.

El Rostro de Sitael aparece en un horóscopo cuando Júpiter se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Sitael por rotación, lo estarán potenciando.
El cuarto de los Rostros de Kether se llama Elemiah y se ocupa de las relaciones Kether-Gueburah, aunque siendo el ángel número cuatro, encierra todas las potencialidades de Hesed-Júpiter, el séfira que expresa el poder divino.

Este genio ayuda a realizar un trabajo oculto, para que nuestra espiritualidad pueda emerger sin oposición, tal como hiciera Jesucristo al huir a Egipto para crecer a la sombra de la amenaza de Herodes.

Según el Texto Tradicional se invoca a este genio contra los tormentos del alma, que son los que se producen cuando se mezclan el Fuego y el Agua, es decir, la espiritualidad y las emociones. Elemiah permite salir victorioso de esa eterna lucha entre los impulsos que emanan de nuestro ego superior, que procuran llevamos hacia un avance en línea recta y nuestros deseos que generalmente tratan de hacemos dar muchas vueltas antes de llegar al objetivo. Este genio nos ayuda a comprender lo que produce el tormento y al conocer la naturaleza de ese mal, lo haremos desaparecer. La figura que representará ese mal en el exterior se llama traidor y aparecerá cuando no hayamos podido dominar la tendencia interna. Elemiah nos ayudará entonces a descubrirlo. Si la persona no comprende los movimientos que tienen lugar en su fuero interno es probable que se vea impulsada a viajar, buscando fuera las respuestas que no halla dentro.

Si en un horóscopo aparece la figura de Elemiah, podemos decir que la persona sabrá enfrentarse a los tormentos del alma, que hoy en día tienden a llamarse depresiones. Le será fácil ayudar a las personas atribuladas, que se sienten dirigidas por sus deseos y descubrir traidores.

En su vertiente negativa Elemiah nos habla de destrucción, de descubrimientos peligrosos, de mala educación, de malos resultados en sus asuntos, ya que a través de ellos podrá darse cuenta de su error.

El Rostro de Elemiah aparece en un horóscopo cuando Marte se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Elemiah por rotación, lo estarán potenciando.


El quinto de los Rostros de Kether se llama Mahasiah y se ocupa de las relaciones Kether-Tiphereth, aunque siendo el ángel número cinco, encierra todas las potencialidades de Gueburah-Marte, el séfira que expresa la rectificación. Rige el sendero 13 en su trayectoria de ida.

Mahasiah nos da la capacidad de rectificar lo que está saliendo torcido, pero sin esperar a que se produzca la evidencia del error, a que se materialice. Este genio nos ayuda a corregir los errores que nos llevan a cometer nuestras emociones en el deambular por la vida.

Según el Texto Tradicional, Mahasiah nos ayuda a vivir en paz con todo el mundo y esto es así porque hace que nuestro designio divino y el propósito de nuestros deseos persigan un mismo objetivo, entonces la agitación interna desaparece.

Mahasiah domina las altas ciencias, la filosofía, la teología y las artes liberales. Todo ello puede conseguirlo la persona con el solo hecho de desearlo, ya que el poder de sus deseos será inmenso.

Si en un horóscopo aparece la figura de Mahasiah, podemos decir que nos encontramos ante una persona que sabrá rectificar sus errores, que traerá la paz a los que le rodeen, por lo tanto dominará las reconciliaciones y que dispondrá de un gran poder para cristalizar sus deseos. Dominará los rituales, ya que Gueburah es el maestro en la interpretación de los simbolismos y del ritual. Experimentará el deseo de aprender.

En su vertiente negativa este genio nos habla de ignorancia, libertinaje y malas cualidades de cuerpo y alma. La persona generará guerras para comprender el valor de la paz. Búsqueda de rituales para huir de la realidad. Le costará mucho rectificar sus errores.

El Rostro de Mahasiah aparece en un horóscopo cuando el Sol se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Mahasiah por rotación, lo estarán potenciando.
El sexto de los Rostros de Kether se llama Lelahel y se ocupa de las relaciones Kether-Netzah, aunque siendo el ángel número seis, encierra todas las potencialidades de Tiphereth-Sol, el séfira que transmite más luz del Árbol de la Vida.

La luz se traduce por entendimiento que permite desarrollar nuestra conciencia. Por lo tanto este genio ayudará a valorar lo que está bien y lo que no lo está en las actuaciones, ya que las pasará por el tamiz de la consciencia.

La luz de Lelahel hará brillar catapultando a la fama y al estrellato, facilitando el aprendizaje de todas las asignaturas. La persona que lo tenga activo será feliz y hará la felicidad de los que le rodeen. Será portador de prosperidad. Sabrá utilizar sus sentidos para sacarles el máximo partido y no le faltará la inspiración.

Será natural también que Lelahel traiga remedio a las enfermedades, siendo éstas una interferencia del flujo de la luz, cuando la luz se restablece, todo se cura, siempre y cuando se haya tomado consciencia de la actitud que ha propiciado la enfermedad.

Si en un horóscopo aparece la figura de Lelahel, podemos decir que nos encontramos ante una persona que sabrá entender las cosas en su justa medida y por lo tanto enseñarlas con las mismas artes. Todo lo pasará por el tamiz de la conciencia, lo que hará que sus decisiones sean justas. Será alguien con extraordinarias facultades para curar, no sólo en el ámbito físico sino que también puede aliviar los males emotivos o los problemas mentales.

En su vertiente negativa el genio nos habla de ambición, de utilizar la luz para lucro personal, del uso de medios ilícitos, de trapichear con dinero negro y de inestabilidad que finalmente tendrán como objetivo llevar a la persona a la luz.

El Rostro de Lelahel aparece en un horóscopo cuando Venus se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Lelahel por rotación, lo estarán potenciando.
El séptimo de los Rostros de Kether se llama Achaiah y se ocupa de las relaciones Kether-Hod, aunque siendo el ángel número siete, encierra todas las potencialidades de Netzah-Venus, y su principal virtud es la paciencia. Ésta es la que lleva al estudio de los secretos de la naturaleza a través de la observación. Al contrario de lo que se piensa, la paciencia no es una virtud pasiva, sino una fuerza activa y creadora, que lleva a aceptar las adversidades, a analizarlas y a comprenderlas.

Las huestes de Achaiah actúan cuando estamos en actitud de espera, pero poniendo la máxima atención en lo que está sucediendo. Es por ello que la vida nos impulsa, cíclicamente, a que descansemos en las actividades que realizamos a diario, para poder fijar la atención, para practicar la paciencia. Achaiah ayuda a propagar el conocimiento, ya que hemos empezado por entenderlo nosotros mismos, y para ello rige la industria de la imprenta. A la persona que tenga activo este genio le gustará instruirse y buscar solución a los problemas más complejos.

Puesto que el número siete es el que corresponde a Netzah y éste es el séfira que rige el arte y la belleza, la persona que tenga activo este Rostro hará descubrimientos útiles en las artes.

Si en un horóscopo aparece la figura de Achaiah, podemos decir que nos encontramos ante una persona paciente, capaz de descubrir procedimientos útiles en las artes, de realizar los procesos más complejos, de aguantar situaciones difíciles. Averiguará la verdad sin importarle el tiempo que se entretenga en ello. Será una persona ideal para ayudar a los demás a ser pacientes.

En su vertiente negativa, Achaiah nos habla de pereza y negligencia, de despreocupación por los estudios, la dificultad lo abrumará y se verá obligado a vivir el fracaso para comprender la importancia de la paciencia.

El Rostro de Achaiah aparece en un horóscopo cuando Mercurio se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Achaiah por rotación, lo estarán potenciando.


El octavo y último de los Rostros de Kether se llama Cahetel y se ocupa de las relaciones Kether-Yesod, aunque siendo el ángel número ocho, encierra todas las potencialidades de Hod-Mercurio, y destila la sustancia llamada Bendición de Dios

A través de Cahetel caerá la bendición sobre todo aquello que sea acorde con la dinámica del ego superior. Así las personas que tengan activo este Rostro podrán ir repartiendo bendiciones, empezando por las suyas propias.

Según el Texto Tradicional este genio sirve para echar a los malos espíritus, es decir, esas fuerzas internas que apartan al individuo de su tarea esencial, que empujan a la realización de actividades contrarias al objetivo de vida y que por lo tanto inducen a la generación de karma. Cahetel ayuda a renunciar a los privilegios que prometen esas fuerzas infernales. De los 40 días de regencia de los serafines, este genio rige los 5 últimos, que son los de la liquidación y limpieza.

Cahetel rige las producciones agrícolas, es decir, nuestra alimentación, tanto la del cuerpo como la del alma, así que el que tenga activo este Rostro podrá acoplar su nutrición a sus necesidades reales.

Si en un horóscopo aparece la figura de Canales, nos encontramos ante una persona fecunda que tiene la bendición de Dios y a quien las cosas le salen bien porque hace caso a las fuerzas superiores que hay en él. Se saldrá de las dificultades y de las enfermedades cambiando sus hábitos alimenticios. Se liberará de los malos espíritus renunciando a su esclavitud. Sus actividades serán fructíferas.

En su vertiente negativa Cahetel nos habla de excesivo personalismo, de malas cosechas, de problemas en los negocios, de verse atacado por fenómenos naturales: tempestades, incendios, inundaciones, etc. y de actuar en contra de las leyes divinas.

El Rostro de Cahetel aparece en un horóscopo cuando la Luna se encuentra en los grados de Kether, o sea, de 0º a 1º, de 10º a 11º y de 20º a 21º de cualquier signo. Los planetas situados en su domicilio zodiacal y escenarios de actuación de Cahetel por rotación, lo estarán potenciando.

15.- La ley del karma no alcanza los servicios de los Ángeles Serafines y nadie, cualesquiera que hayan sido sus errores en el pasado, se ve privado de esa materia primordial que da vida a todas las cosas. Nadie se ve apartado de las tareas creadoras por el mal uso que haya podido hacer de la esencia de Kether. Sus errores recibirán las correcciones necesarias a otros niveles, pero no en el estadio primordial. Los 8 Poderes que confiere la Voluntad están al alcance de todos, pero vivimos en un universo ordenado y la ordenación de nuestra vida social no es más que una desfigurada copia del orden existente en los mundos de Arriba. Esto significa que no podemos aprovisionarnos de Voluntad a todas horas, sino en determinados momentos de la jornada y en determinadas fechas del año, o sea, cuando los Ángeles Serafines exteriorizan los valores de Kether.

16.- Ya saben nuestros estudiantes cuándo esto sucede. En el ciclo diario, los Serafines se encuentran activos en las 2h 40m a partir de la salida del Sol y durante 20 minutos. En el ciclo anual, su actividad se ejerce desde la entrada del Sol en Aries hasta que alcanza el grado 10 de Tauro, o sea, en los 40 días que van del 21 de marzo a final de abril. Además, cada uno de los Serafines tiene, por Rotación, 5 fechas de dominio al año, ya indicadas en nuestro estudio cabalístico de los Nombres de los Genios y en las Plegarias, lo cual supone (5x8= 40) otras cuarenta fechas.

Por otra parte, los grados que inician cada decanato pertenecen a Kether y los planetas que se encuentran en ellos o que transiten por ellos estarán activando la Voluntad. Estos grados son: de 0º a 1º; de 10º a 11º y de 20º a 21º de cada signo. Más adelante, al estudiar en detalle los grados del zodiaco, hablaremos de la actividad de los Serafines, que son los potenciadores de nuestra Voluntad.

17.- En síntesis, el mecanismo de la distribución de las energías procedentes de los planetas, se presenta así: El excedente vital de cada planeta, después de que haya satisfecho las necesidades internas, es transportado por un equipo de Mensajeros hasta las puertas de los Mundos de los otros planetas, donde es recogida por las Entidades que rigen las distintas esferas. Para nosotros, los Ángeles, expertos con todo lo relacionado con el Cuerpo Vital, son los que nos suministran, a través de los Éteres, el tipo de energía que necesitamos, según el consumo que hacemos de ellas. Esas energías están personificadas y es la huella residente en nuestro organismo, la que incorpora en nosotros la calidad energética que necesitamos, según los vacíos que va dejando su consumo. De esta forma, nos encontramos siempre a tope y prestos a exteriorizarlas cuando la dinámica planetaria lo exige.

18.- Son las Nuevas Lunas las que indican los materiales que deben ser exteriorizados, de modo que si conocemos lo programas de los Genios-Ángeles activos en nuestros temas, sabremos exactamente qué es lo que podemos dar en un determinado momento. 19 .- Nos dice la Tradición que cada uno de nosotros dispone de tres Guardianes, uno para nuestro Cuerpo Mental, otro para nuestro Cuerpo Emotivo y otro para nuestro Cuerpo Físico. El primero es el Genio que rige el espacio de 20 minutos en que se ha producido nuestro nacimiento, contando por periodos de 20 minutos a partir de la salida del Sol en ese día. El 2º es el genio que rige el día de nuestro nacimiento por Rotación, contando los grados del zodiaco a partir de 0º de Aries. El 3º es el Genio en cuyo Domicilio se produce nuestro nacimiento.

20.- Del mismo modo que en las esferas de la Tierra las jerarquías especializadas recepcionan las energías procedentes de los planetas, en las “fronteras” de nuestra personalidad física, emotiva y mental nuestros tres Guardianes recepcionan las que van destinadas a nuestro consumo y se ocupan de que sean distribuidas con eficacia. Y cuando esas energías salen de nosotros, Ellos se encargan de confiarlas a los Elementales idóneos para que alcancen los objetivos que nos hemos propuesto.

21.- Los Tres Guardianes son pues nuestros enlaces con los mundos de Arriba, aquellos que se prestan a nuestro diálogo, a nuestras peticiones. Cada vez es mayor el número de personas que ve esas Entidades sublimes; otros, sin verlos, pueden escuchar su voz. Ellos no pueden obligarnos a actuar en un sentido determinado, pero en cuanto aparece en nosotros una predisposición a ir hacia un más allá, Ellos la detectan y nos facilitan inmediatamente el material energético que nos permitirá dar vida a ese impulso.

22.- Si los llamamos por su Nombre, ellos acuden a nuestra solicitud, porque es Ley del universo que a quien pide se le ha de dar, a quien llama se le ha de abrir. Cuando los deseos perversos os asalten, llamad a vuestro Guardián que se ocupa de las emociones y él responderá a la demanda de purificación. Llamad al que se ocupa de vuestros pensamientos para que abra en ellos nuevos caminos. Llamad al encargado de vuestros actos para que oriente vuestros gestos hacia el Bien. Si habláis todos los días con vuestros Tutelares, todas las dificultades irán desapareciendo y vuestra vida transcurrirá por paisajes cada vez más plácidos y risueños.


E.T.U.
FILOSOFÍA ESOTÉRICA CRISTIANA



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal