Cultivo del pijuayo



Descargar 179.23 Kb.
Página3/6
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño179.23 Kb.
1   2   3   4   5   6

Almacenamiento de la semilla


Aunque no es aconsejable, las semillas se pueden almacenar en bodegas bajo sombra, en un lugar fresco, por un período no mayor a 4 meses. Se debe realiza un tratamiento químico preventivo antes del almacenamiento, mediante inmersión de las semillas en una solución fungicida-insecticida por un período de 1 a 3 minutos (hipoclorito de sodio al 15% o, espolvoreo con carboxín 20% más captan 20%.

Establecimiento de viveros


Existen dos formas de establecer un vivero, en eras o camas y en bolsas de polietileno. Para cualquiera de los dos sistemas es necesario tener en cuenta:

Localizar el vivero cerca a una fuente de agua y al sitio definitivo de siembra. Preferiblemente en terreno plano y libre de obstáculos y malezas, con facilidad de acceso. El área del vivero depende de la cantidad de semilla que se quiera sembrar.

En una era de 1.20 metros de ancho por 1.0 metros de largo se pueden sembrar entre 5000 y 12000 semillas (a 3 cm cada una. Cuando se utilizan bolsas, estas se pueden agrupar en hileras de 6 bolsas por el lado que se quiera. El tamaño de la bolsa puede ser de 20 por 30 cm.

El sombrío puede ser construido de material vegetal (guadua y hojas de palmeras), ó con material sintético (malla de polipropileno.

El sustrato para el vivero puede ser 100% suelo; 50% suelo y 50% arena; 50% suelo 25% aserrín o cisco y 25% gallinaza; ó 100% arena. Aunque el sustrato solo cumple una labor mecánica de sostén de la semilla, sí requiere calidad y debe cumplir las siguientes condiciones: fácil de drenar, que conserve buena humedad y facilidad para el trasplante a bolsa.

La semilla se siembra acostada, a 2 cm de profundidad para evitar daños en la raíz y se cubre con sustrato. Se aconseja sembrar semillas pregerminadas, así se logra uniformidad y mayor porcentaje de germinación.

Durante los primeros días después de la germinación es necesario regar diariamente para conservar la humedad.

El control de malezas se debe hacer dentro y fuera de las eras, en forma manual arrancando la maleza sin estropear la planta.

La fertilización debe ser mensual con elementos mayores (N, P, K, Mg, Ca) y complementada con aplicaciones foliares de elementos menores. Las dosis a aplicar van de acuerdo con la edad, empezando con 2 g. por planta y terminando con 5 a 6 g. durante los 4 ó 5 meses que permanece en vivero. Los abonos recomendados son 10-30-10 y 15-15-15.

El vivero se debe revisar como mínimo una vez por semana para detectar a tiempo plagas y enfermedades. Se aconseja aplicar periódicamente control preventivo.


Siembra


Para la siembra del cultivo de pijuayo es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Preparación del terreno. Su preparación se debe hacer 6 meses antes de la siembra. Si el cultivo se establece a partir de bosque primario o secundario se realiza la socola, tumba, repique y destoconeo. Se debe evitar la quema.

  • Trazado. Para producir fruta, se consideran distancias de 5 ó 6 m entre plantas, con trazado en triángulo o en cuadro, para una densidad de 288 a 462 plantas por hectárea.

  • Trasplante. Las palmas están listas para el trasplante al sitio definitivo de los 4 a 6 meses de la germinación. Antes del trasplante es aconsejable aplicar un herbicida para mantener el suelo limpio de malas hierbas. Se seleccionan las mejores plantas y la siembra se debe hacer en días nublados cuando el suelo se encuentre húmedo. Si las plántulas provienen de eras, se aconseja sacarlas con cespedón para su posterior distribución en el campo.

El hueco de siembra puede ser circular de 15 a 20 cm de diámetro y 25 cm de profundidad. Si el hueco es cuadrado, los lados pueden medir de 20 a 30 cm y 30 cm de profundidad. Al momento de la siembra se debe aplicar de 100 a 200 g de una fuente de fósforo.

  • Resiembra. Esta práctica, se puede realizar durante los tres primeros meses, reemplazando aquellas plántulas que en el momento del trasplante hubieren resultado estropeadas o que durante su desarrollo sean afectadas por plagas, enfermedades o presenten malformación, atraso o raquitismo. 

Labores culturales


Una vez establecido el cultivo, las prácticas culturales de mayor importancia son:

  • Control de malezas Es necesario mantener el cultivo libre de la competencia de otras plantas, por lo que éstas ejercen efectos perjudiciales al competir por luz, espacio, agua y elementos nutritivos disponibles en el suelo.

La limpieza se limita a la labor de macheteo y se debe realizar cada dos o tres meses, evitando cortar macollos y raíces superficiales.

La alternativa de aplicar herbicidas, tiene como objetivo reducir los costos de mantenimiento y lograr un mayor espaciamiento en la realización de esta labor. Ensayos realizados por Corpoica en Tumaco en plantaciones de palmito, evaluaron 13 herbicidas, pre y post emergentes. Los mejores resultados, en términos de días de control, se lograron con los herbicidas terbutilazina, oxifluorfen más glifosato, glifosato y diuron.



  • Plateos Esta labor se realiza en forma manual con machete, al rededor de la palma o cepa en un radio de 20 a 30 cm. A medida que la planta se desarrolla y emergen los macollos, esta práctica se amplía hasta los 50 cm y un m. Él plateo permite el desarrollo de las raíces y la posterior aplicación de fertilizantes. 

  • Fertilización En el Trópico Húmedo la textura de los suelos es muy variable. En las partes altas, el contenido de arcilla es mayor y la topografía más pendiente. La fuerte precipitación y la alta temperatura conllevan a una oxidación acelerada de la materia orgánica y una rápida lixiviación de los nutrientes, especialmente del nitrógeno. En cuanto al fósforo, se observa un estado carencial muy generalizado, así mismo, el magnesio, azufre, boro, manganeso y zinc.

Nitrógeno 200 - 250 Kg/ha/año

Fósforo (P2O5) 20 Kg/ha/año

Potasio (K2O) 160 - 200 Kg/ha/año

Magnesio (MgO) 50 - 100 Kg/ha/año

Calcio (CaO) 400 - 500 Kg/ha/año

Algunas experiencias en la fertilización del pijuayo son:

El nitrógeno se debe aplicar en forma amoniacal (sulfato de amonio) a razón de 120 kg/ha cada cuatro meses. El fósforo en forma de superfosfato triple, se debe aplicar a razón de 100kg/ha y una vez al año, y el potasio en forma de sulfato, 100 kg/ha con dos aplicaciones por año.

Es importante realizar periódicamente análisis químico de suelos y foliares, para determinar los equilibrios entre el calcio, magnesio y potasio, esto permite evitar la inducción de deficiencias de magnesio ocasionadas por aplicaciones excesivas de potasio. Se recomienda aplicar 50 kg/ha de sulfato de magnesio una vez al año.

El suelo debe ser fértil y la acidez debe estar cercana a la neutralidad.


  • Control sanitario

Plagas


Barrenador del fruto: En la región limítrofe de los departamentos de Chocó y Risaralda, se ha observado la presencia de varios insectos que causan daños a la producción, entre ellos, el más importante es el Barrenador del Fruto, Geraeus sp. , con niveles de daño que alcanzan 100 %.

Los adultos, con su proboscis, perforan los botones florales o los frutos, ya sea, para alimentarse u ovipositar. Los huevos colocados por las hembras, eclosionan y el daño ocasionado por las larvas al barrenar el fruto o los botones, provoca la caída de estos. Cuando el ataque ocurre en frutos desarrollados, estos pueden llegar a su maduración, sin embargo, su calidad se demerita por la presencia de hongos saprófitos que aceleran su descomposición.

El comportamiento de la plaga ha permitido establecer métodos de manejo, que guardan una relación muy estrecha con el proceso de apertura de la espata floral y la polinización. El método consiste en embolsar los racimos. La labor se efectúa con bolsas plásticas de 70 centímetros de diámetro y 120 centímetros de largo, perforadas o no, azules o transparentes.

En ocasiones, es necesario hacer una o dos aplicaciones de químicos para reducir las poblaciones del insecto y lograr mayor eficiencia con él embolse.



Otras plagas: En segundo orden se encuentran las loras, únicos vertebrados causantes de graves daños en frutos, se ha observado que la práctica del embolsado reduce hasta 100% el daño.

Se ha detectado la presencia del picudo del cocotero (Rynchophorus palmarum L.), y el picudo de la caña (Metamasius hemipterus L.), en poblaciones naturales, sin causar daños de importancia económica.


Enfermedades

En el ámbito foliar, se conoce un complejo de hongos cuyos síntomas generales son manchas de diferentes formas y colores, la principal de ellas es la mancha parda ocasionada por Micosphaerella sp.

A nivel de frutos, la enfermedad más importante es la pudrición negra, cuyo agente causal es Ceratocystis sp. , se presenta principalmente en frutos maduros cosechados, que hayan perdido por desgarradura su cáliz o que presente estrías muy profundas en el mesocarpio. Es un hongo rápidamente colonizador y puede en corto tiempo afectar la semilla. El síntoma más característico es la pudrición suave en el fruto, que a medida que avanza aparecen los signos de la enfermedad (conidios) los cuales son de color negro.

Otras labores culturales necesarias en una plantación de pijuayo tienen que ver con los deshijes. Estos se harán en forma periódica, según se requiera, generalmente dos veces por año. La eliminación de frondas se debe hacer con frecuencia, puesto que por su larga longevidad es hospedera de varias enfermedades y plagas.


  • Cosecha y mercadeo

El período de desarrollo del racimo, desde la floración hasta el inicio de la maduración es de cuatro meses, a partir de ese momento se puede recoger la cosecha o mantenerla por espacio de 1 ó 2 meses más. El método de recolección es rústico, generalmente, se realiza utilizando un gancho amarrado a una larga caña de bambú o guadua con el que se halan los racimos, estos, son recibidos en un canasto con hojas que amortigua el golpe, sin embargo, resulta un porcentaje alto de frutos dañados. Actualmente se está implementando el uso de la Marota como instrumento para trepar a las palmas y realizar la cosecha y limpieza.

La forma normal de mercadear los racimos de pijuayo es en "Yuntas", que son la unión de 3 ó 4 racimos. Los frutos sueltos se empacan en costales de fique y los frutos que han perdido el cáliz, deben ser consumidos rápidamente.

Los precios, varían considerablemente en los diferentes canales de mercadeo, desde el productor hasta el consumidor final. Realmente, es un producto costoso puesto que el único cambio que sufre entre la cosecha y el consumo es la cocción.

El valor del fruto dado por la platonera depende de su tamaño, actualmente un fruto no rebaja de $100.oo y llega a valer $200.oo cuando es de muy buen tamaño o esta escaso en el mercado.



EXPORTACIÓN DE PALMITOS PREPARADOS







VOLUMEN (TM)




VALOR

FOB

(Miles US $)

AÑO

1993

1994

1995

1993

1994

1995

TOTAL

633

581

1233

1323

1083

2646

EXPORTACIÓN DE PALMITOS PREPARADOS, SEGÚN PAIS DE DESTINO







VOLUMEN (TM)




VALOR

FOB

(Miles US $)

PAIS

1993

1994

1995

1993

1994

1995

Argentina

458

283

749

1015

607

1636

Chile

41

50

115

83

89

243

España

0

0

4

0

0

18

Estados Unidos

0

18

0

0

31

0

Francia

134

211

365

225

317

749

Holanda

0

19

0

0

39

0
METODOS DE PROPAGACIÓN

Método del embolsado

La germinación por el método del embolsado utiliza bolsas plásticas transparentes de 30 cm de base por 45 cm de alto por 2 milésimas de pulgada de espesor. En estas bolsas se colocan 500 semillas ligeramente humedecidas entre 5 a 10 ml de agua por Kg. de semilla. Las semillas deben tener humedad suficiente para iniciar el proceso de germinación, pero no en exceso, porque impide la respiración de la semilla. El exceso de humedad produce, asimismo, condiciones favorables para el desarrollo de los hongos. Se conoce que el contenido de agua es adecuado porque la semilla tiene color oscuro, pero no debe tener película de humedad; es decir en la bolsa no debe tener agua libre. Por el contrario, si la semilla está seca, mostrará color pardo claro, y no germina por falta de humedad.

El exceso de humedad produce condiciones favorables para el desarrollo de los hongos que atacan a las semillas, por lo que debe tenerse mucho cuidado en este aspecto. Por esta razón, algunos especialistas no recomiendan este método. Las aplicaciones de agua que se realicen periódicamente pueden ser efectuadas con un aspersor pequeño; el agua a aplicar puede tener un funguicida diluido de acuerdo con las especificaciones del producto.

Las bolsas conteniendo las semillas deben ser inspeccionadas periódicamente para corregir su contenido de humedad y para eliminar las semillas que estén atacadas por hongos.

El primer síntoma del inicio de la germinación es la aparición del hinchamiento del poro germinal (el poro más prominente. En este poro se observará a los pocos días un “punto blanco”, que es en realidad el haustorio, órgano que empuja al embrión fuera del endocarpio, iniciando así la fase de crecimiento. Al igual que en otras especies el haustorio sirve para translocar los alimentos del endosperma hacia la plántula en desarrollo.

Una vez que aparece la radícula, la semilla es colocada en otra bolsa, conjuntamente con otras del mismo estado de desarrollo. Esto permitirá un mejor manejo, al tratarse de lotes homogéneos de semillas dentro y entre las bolsas.

El tiempo hasta el inicio de la germinación y el período que este proceso dura hasta obtener el máximo poder germinativo, es variable, dependiendo del tiempo y las condiciones en que fueron guardadas las semillas, su madurez fisiológica, el tratamiento que recibieron después de la cosecha, la variedad, el contenido de humedad y otros factores. De manera general se puede indicar que en el inicio de germinación de las semillas está entre 34 y 54 días después del embolsado.

Después de empezar la germinación, las semillas deben permanecer por 45 a 60 días en las bolsas de plástico, hasta que tengan un tamaño adecuado para llevarlas a las camas de almácigo o a bolsas con tierra, donde quedarán por tres a cuatro meses, hasta su transplante a campo definitivo.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal