Cuentos populares de chinchilla



Descargar 3.38 Mb.
Página9/49
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño3.38 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   49

IV. EL CORPUS


  1. CUENTOS DE ANIMALES (Tipos 1-299)

  1. La zorra cruza el río (variante de ATU 3+4+58)

Esto era una vez un lobo y una zorra que eran muy amigos y se encuentran por el monte. Y la zorra era muy astuta. Y le daba mucho miedo el agua. Y entonces dice:

-¿Cómo haría yo pa cruzar el río? Yo no sé cómo hacer pa cruzar el río, que me da mucho miedo el agua.-Dice- Pos voy a engañar al lobo.

Entonces una vez, que habían comío allí los pastores al lao del río gazpachos manchegos, va la zorra y lo ve y dice:

-Pos ya sé yo cómo voy a engañar al lobo.

Pues entonces la zorra se echa encima de la cabeza una mojá de gazpachos de estos manchegos y llama al lobo. Y lo llama:

-¡Ven, lobo, ven, ven!

Y va y, al mismo ir, se pone:

-¡Ay, lobo, que me he caído y me se han saltao los sesos! ¡Mira, se han… me se han salío por fuera de la cabeza los sesos! [con voz lastimera]

Y dice el lobo:

-Pero ¿qué me dices tú?

Dice:

-Mira, que como yo estoy tan malica, me tienes que cruzar el río. Me montas a coscoletas y me cruzas el río.



Y el lobo decía, el lobo le decía:

-¡Que no, que no, que me engañas!

-¡Que no te engaño, que es verdad, que estoy muy mala! ¿No ves cómo me se han salío los sesos? [risas]

Entonces, nada, el lobo coge, se la monta a las coscoletas y, cuando iban cruzando el río, la zorra decía:

-¡Zorra grillera, cascabelera, harta de gazpachos y bien caballera!

Y el lobo miraba p’arriba, como la llevaba en las espaldas y decía:

-¿Qué dices, zorra?

Dice:


-Na, na, que tiras. No te digo na, que tiras.

Seguía otro poco:

-¡Zorra grillera, cascabelera, harta de gazpachos y bien caballera!

Ya esta… Y el lobo otra vez:

-Pero, ¿qué es lo que me dices?

-Que no, que no te digo na, que tú sigas, que tú sigas.

Y ya terminan de cruzar el río y… y van a la otra orilla, la baja como la llevaba a la… a coscoletas. Y la baja y entonces, al ba… al bajar, le dice la zorra:

-¡Ay, lobo, que te he engañao!

Y dice el lobo:

-¡Ya lo sabía yo!

-Mira, -se quita con la mano los gazpachos que llevaba en la cabeza- que no me se han saltao los sesos, que es mentira, que te he engañao, que te he engañao.

Y… y esto es la fábula esta quiere decir… la… la anécdota, no sé cómo se dice, la moraleja, que la mujer siempre es más inteligente que el hombre. Y entonces la zorra lo engañó al lobo, le cruzó el río y luego no era… y no tenía nada... que… que era más lista. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Por la boca de la Antonia se ha colado.

Teresa Navarro Martínez (Chinchilla)


  1. La zorra y el lobo (ATU 3 + 4 + 30)

Esto era una vez una casa de campo, que había un corral de ganao. Y estaban allí los pastores; tenían su ganao allí, en el corral. Y, toas las noches, iban la zorra y el lobo y se llevaban los corderos y, claro, se los comían. Y toas las noches, un alboroto de ovejas... Y dicen los pastores:

-Pos, esto tiene que ser la zorra que se mete. Esto no es más solución qu'es la zorra.

Pero la zorra (como es que las mujeres siempre somos más pícaras) estaba siempre al acecho, a ver los pastores si sabían algo o no lo sabían. Y se dio cuenta que los pastores lo sabían. Y... ¿qué hizo?, ojear primero. Fue allí, por la casa, y vio que, en la cocina, tenían una sartená de gazpachos. Y, ¿qué hizo la zorra?...

-¡Ay!, Gil, esta noche te toca a ti de blincar. Esta noche no blinco yo, qu'esta noche tienes tú que blincar y sacar el cordero.

Y dice Gil:

-¡Ea!, pos bueno, si t'empeñas..., tantas noches has blincao tú, qu'esta noche blinco yo.

Pues nada, ya que llegan las tantas de la noche... Y ya de madrugá (más bien de madrugá, porque como los pastores a lo mejor a las tres de la mañana hacen los gazpachos), pos estaban haciendo sus gazpachos; y sienten el jaleo de las ovejas. (Allí un balerío por tos sitios). Y dicen:

-Ya se ha metío la zorra a por el cordero. Na, esta noche no se nos escapa; esta noche la matamos a palos.

Salen corriendo los pastores con los estacos, y allí estaba, claro; pero, no era la zorra, qu'era el lobo. Y le pegaron una tunda grandisma. Y el pobre ya, medio con tos los huesos rotos, pudo blincar la tapia y se fue. Y dice:

-¡Aúuu, Marisánchez! ¡Aúuu, qué malo vengo!

Dice:

-¡Ay, Gil, peor estoy yo!



Y es que había entrao por la casa y, mientras que los pastores iban detrás del lobo, se comió los gazpachos. Y los que no se pudo comer, se los pegó en..., así en la cara.

Dice:


-Mira, me han echao los sesos de fuera... ¡Yo vengo malisma!

Dice:


-¡Ea!, pos, ¡venga! Vámonos como podamos. ¡Venga!

Dice:


-¿Y cómo te llevo?, -dice-, si yo no puedo.

Dice:


-Pos mira, échame a cuestas.

Conque se la echa en el lomo, y sale tirando la zorra y el lobo.

-¡Ay, qué angustión! Tenemos que beber agua. A ver dónde hay un pozo.

Y dice la zorra:

-Mira, tú tira por aquí, que yo sé dónde está el pozo.

Lo llevó larguismo, al pozo. Y iba cantando por el camino:

-Marisánchez, la tan virulera,

hinchá de gazpachos,

y va caballera.

Y le dice Gil:

-¡Ay! Pos, ¿qué dices? Si ya casi n'oigo.

-Pos na, pos que me han pegao esta tunda, que me han echao los sesos de fuera y que no puedo voy diciendo. No es cantar, es quejarme.

Y así lo llevó hasta el pozo. Llegaron al pozo, y estaba el agua, pos, bastante honda.

-¡Ay!, -dice el lobo-, ¡ay!, Marisánchez, ¿cómo vamos a beber agua? Si es que mira qué honda está.

Dice:

-Mu sencillamente, tú me coges a mí del rabo y, cuando yo diga "¡Zarpa!", pos tú, pos es que me tienes qu'empinar.



Pos nada, así que ya coge la zorra, la baja, se hincha de agua... Y dice:

-¡Zalpa!


Y la sube. Y dice:

-Bueno, pos ahora me toca a mí.

Dice:

-Sí.


Pos nada, lo coge la zorra del rabo al lobo, y baja. Y ya que se hincha de agua el lobo, dice:

-¡Zalpa!

Dice:

-¡El rabo me s'escapa, Gil!



El rabo me s'escapa..., qu'el rabo se l'escapó. Y este cuentecico colorao, así se ha acabao.

Mª Ángeles Bernabé (Peñas de San Pedro)



  1. La zorra y el lobo (ATU 3 + 4 + 30)

Era un lobo y una zorra. Y los lobos le tenían mucho miedo a la lumbre y había unos pastores. Y dicen los pastores:

-Por allí vienen los lobos, vamos a echar lumbre.

Y iba una zorra y un lobo. Y la zorra no le teme a la lumbre y el lobo le temía. Y el lobo que estaba allí al lao, sin pasar, y la zorra fue y se hinchó de gazpachos. Y, así que se hinchó de gazpachos, los que quedaron se los echó por encima la cabeza. Y va allí, ande estaba el lobo, y dice:

-¡Ay, lobico, lobico, que estoy muy mala!

Dice:

-¿Qué te pasa?



Dice:

-¿Que qué me pasa? Mira, que me han escalabrao y los sesos me se están saliendo, -dice-, llévame en cuestas.

Y la echa en cuestas. Y la zorra iba diciendo:

-Zorra grillera,

harta de gazpachos

y bien caballera. [Cantando]

Y ya llegan a un pozo. Dice:

-Tengo muncha ser.

Y dice la zorra, dice:

-Bueno, -dice-, mira yo voy a bajar a beber agua y me tienes del rabo. Y así que te diga “¡Zalpa!”, me sacas.

Y ya la mete y le dice:

-¡Zalpa!


Y la sacó. A la zorra la sacó el lobo. Pero luego se mete el lobo y la tenía la zorra. Y dice el lobo:

-¡Zalpa!


Dice la zorra:

-¡El rabo me se escapa!

Y lo echó al agua. Y se quedó el lobo allí.

Paula Riscos Córcoles (Pozuelo)



  1. Correrías del lobo y la zorra (ATU 3 + 4 + 30 + 5)

Era una zorra y un lobo y iban a una majá de ganao, de pastores. Y las zorras, como son más listas, le dice al lobo:

-Tú te echas por allí y espantas el ganao y yo me voy y les quito los gazpachos.

Pero, ¿qué hizo la zorra?, comerse los gazpachos y los que le sobraron se los echó encima la cabeza. Viene… -al lobo lo pillaron, le pegaron una paliza que pa qué- y ella viene –el lobo le habían dao una paliza yiba mal, pero ella viene zapirrastrando,- dice:

-Mira, m’han dao un palo y mira dónde tengo los sesos. Me tiés que llevar en cuestas tú qu’eres más fuerte.

Y se llevó el lobo a la zorra en cuestas. Y, al llegar a un pozo…, y la zorra iba:

-Zorra grillera, harta gazpachos y bien caballera.

-¿Qué vas diciendo?

Dice:


-Que me están saliendo los sesos p’arriba.

Y ya dice:

-Vamos a beber agua.

Dice la zorra:

-Méteme a mí primero.

Se mete la zorra. Y dice:

-Cuando yo diga “¡Zarpa!”, me sacas.

Y así que…, la saca. Entonces, se mete el lobo y lo coge la zorra del rabo y ya cuando dice el lobo:

-¡Zarpa!

Dice:


-¡Pues el rabo me se escapa!

Y lo dejó. Y se fue corriendo. Pero se fue el lobo detrás y ya se había metío en la cabullera y le cogió el rabo. Y dice:

-¡Estira, estira, que de la raíz de un chaparro estiras!

Y la soltó. Dice:

-¡Jódete, Martín Gandola, que estirabas de mi cola!

María (Pozuelo)



  1. El lobo, la loba y la zorra (ATU 3 + 30 + 5)

Iba un lobo y le pega un aullío, y le contesta la loba:

-¡Auuuu!


Se juntan los dos. Y se puso un piazo pan así en la frente, machacao; le quitó los gazpachos al pastor y se los puso..., unos pocos en la frente. Dice:

-¿Qué es lo que te pasa?

Dice:

-¡Ay!, que me ha pegao un palo el pastor y mira los sesos, -dice-, y tengo una angustia... mu grande.



Dice:

-Pos, vámonos al pozo, que ahí hay canales pa darle agua al ganao, y si no..., pos ya veremos a ver.

Conque van, y no tenía agua la canal.

-¿Ahora qué vamos hacer?

Dice:

-Pos ya lo sé, te cojo de la cola y bebes agua, y cuando digas "¡Zarpa!" te saco.



Conque va... Venga a beber agua la loba. La loba dice:

-¡Zarpa!


La saca, dice:

-Pos ahora tengo yo sed, -dice-, y me tienes que enganchar del rabo, de la cola, que beba agua. Y cuando yo diga "¡Zarpa!", me sacas.

Na, el lobo venga y venga y venga a beber. Y dice:

-¡Zarpa!


Dice:

-¡El rabo me se escapa!

¡Claro!, al decir... ¡Catapún!, al hondo el pozo. Y se ahogó el lobo. Y ya, luego le contesta otro. Y dice, dice:

-¿Dónde está el lobo?

-El lobo se ha caído y yo, yo estoy malisma. Fíjate qué este tengo en la cabeza, de mala que estoy.

Dice:


-Pos vente, vente a mi cabullera y allí estás; vienes y a ver si te apañas.

Y ya se fue allí. Pero, ¿por qué no?, se presenta una zorra. Se atiran a la zorra; salen detrás de la zorra a ver si la podían pillar pa comérsela. Se mete la zorra en la zorrera y enganchan la cola. Dice:

-Carambola, carambola, que no es de mi cola, que es de una raíz.

Y cuando s'escapuye la zorra, dice:

-¡Carambola, carambola! ¡Cómo has estao! Que creías que era la raíz de un chaparro; pero, menos mal que la he colao.

Y la soltó y se le fue. Y ya está.

Adalberto Córcoles Rodenas (Peñas de San Pedro)


  1. Correrías de la zorra y el lobo (ATU 4 + 30 + 5 + 135A*)90

Esto era una zorra y un lobo, que fueron al cerro a un ganao, qu'estaban de sestero el ganao. Y estaba el pastor haciendo unas gachas91, -qu'entonces guisaban los pastores en el campo-. Y, y ya siente el pastor así un..., er ganao que s'iba corriendo. Dice:

-¡Uh! ¡Una sacudía! -Dice-, pos ¿qué pasa?

Y es que acudían los lobos por el otro lao. Se va con los perros y se deja la sartén de las gachas apartás. Y mientras, va la zorra y se las come toas. Y se va. Y ya se junta con el lobo. Dice:

-¿Qué has cogío por allí?

Dice:

-Mira, yo na. Vengo desmayaica del to, -dice-, llévame subía -dice- que yo no..., no puedo andar.



Y es que ya no podía andar de las...; que s'había comío toas las gachas. Conque ya la sube, y dice:

-¡Ay! ¡Qué ser que tengo! ¡Qué ser que tengo, que vengo desmayaíca del to! -Dice-, ¿ánde encontraríamos agua?

Dice:

-Pos mira, allí, en tal sitio hay un pozo. Vamos a beber.



Conque ya..., (el qu'iba desmayao era él, el lobo; qu'ella no). Y ya dice:

-Vamos a..., a beber.

Dice, el lobo dice:

-Yo no tengo muncha ser, -dice-, que yo no me he encontrao na, -dice-, más que un piazo de soga; -dice-, eso me he encontrao; no me he encontrao otra cosa.

Pos bueno, ya se van. Dicen:

-Vamos a beber.

¡Hala! Pos, se agarran uno al otro de la cola. La zorra bebe primero, -pos era más lista-, y ya que bebe, dice:

-¡Arriba! ¡Zalpa!

Y, claro, la saca. Pues, ya bebe er lobo. Y dice:

-¡Zalpa!


Dice:

-¡Ay, Juanico, el rabo me s'escapa!

Y lo dejó caer. Pues ya, van los pastores a sacar agua, y el lobo que salió. Y se..., claro, se fue corriendo. Y, y la vio a la zorra. Y, ¿qu'hizo?, y salió corriendo detrás de ella, pero no pudo pillarla.

Y ya, va a una colmena y..., se llena de miel, vacea una colmena y se llena de miel; y se va a un prao que había munchas flores. Y se restriega y se llena de flores. Y ya él, que la vio otra vez, dice:

-Tú eres la María.

Dice:


-¿Yo? Yo me llamo Mariaflores, que me visto de todos los colores.

Pos nada. Pero, ya que se le cayeron las flores, la conoció. Y ya, sale corriendo la zorra, y el lobo detrás de ella. Y se mete en un abujero. Y..., y la cogió de la cola. Y dice:

-¡Estira, estira; que de una raíz de retama tiras!

Y ya el lobo suelta, y escondió la cola. Dice:

-¡Ay, carambola, que estirabas de mi cola!

¡Ea! Y ya, ya que sale la zorra, otra vez sale corriendo. Y dice:

-¡Ahi te quedas, quiple, que la zorra no está pa bailes!

Y, cuentecico colorao, por la chimenea se ha ido al tejao.

Matilde (Peñas de San Pedro)


  1. La zorra y el lobo (ATU 30)

Esto era una zorra y un lobo que vivían juntos. Y ya dice la zorra:

-Pos yo me voy, a ver si busco comida.

Y se va. Y ya encuentra un corral de gallinas, y dice:

-Oye, lobico, he encontrao un corral de gallinas, ¿te quieres venir conmigo esta noche?

-Pos sí.

Ice:


-Nos hinchamos...

Dice:


-Pos claro.

Conque se van al corral y se hincharon. Y, cuando ya salieron, se habían hinchao, se fueron. Y dice la zorra, dice:

-¡Oy!, yo ahora tengo una ser...

Dice el lobo, dice:

-Yo también.

Dice:


-¿Y qué vamos a hacer?

Dice:


-Pos mira, vamos a buscar una soga.

S'encontraron una soga y la zorra, como era más lista, dice:

-Pos tú... Primero bebo agua yo, y después bebes tú.

Y dice:


-Bueno.

Pues, entonces el lobo metió a la zorra, y bebió agua. Y así que s'hinchó de agua, dice:

-¡Zalpa!

Y el lobo la sacó. Pero, ya le tocó a la zorra de meter al lobo al pozo. Y, así que s'hinchó d'agua el lobo, dice:

-¡Zalpa!

Dice:


-¡El rabico me s'escapa!

Soltó la soga, y s'ahogó el lobo.

Candelaria Moreno (Peñas de San Pedro)


  1. La zorra y el lobo (ATU 30)

Iba u… una zorra de camino, andando andando, largo, y ya se encuentra un lobo. Y siguen andando, andando, y… y dice el lobo –pero ya habían andao mucho-, dice el lobo:

-¡Ay, tengo una ser!

Dice la zorra:

-Y yo también.

Y ya se encuentran un pozo. Y dice el… el lobo:

-Bebe tú, -a la zorra.

Dice:

-No, no, -la zorra- bebe tú, que yo via beber después.



Con que lo coge, se mete la zorra y… y bebe agua. Y así que bebe agua, dice:

-¡Zalpa!


Dice… Y la saca. Y ya se mete el lobo. Y, así que se hinchó de agua, dice:

-¡Zalpa!


Dice:

-¡El rabo me se escapa!

¡Pum! ¡Abajo!

Si es que eran en el acuerdo de que cuando dijera “¡Zarpa!”, dice:

-Tú te metes a beber primero y yo te cojo y yo cuando digas “¡Zarpa!” te subo.

Entonces se entra la zorra, está bebiendo agua, dice:

-¡Zarpa!

Y coge el lobo ¡quiiii!, la saca. Y ya se mete el lobo y empieza a beber agua, dice:

-¡Ay, el rabo se me escapa!

Y lo dejó que se ahogara.

Fermina Lucas Moreno (Peñas de San Pedro)


  1. El burro y el lobo (ATU 47B)

En una noria tenían un burro y le daban vueltas y ya era mu viejo el burro y entonces, ¿qué hicieron?, llevarlo a que le pusieran una harraúras al burro. Y entonces le pusieron una… y ¿qué hizo el herrero?, dice:

-¡Ay, burrico, te via poner unas harraúras que te van a durar toa la vida!

Y ¿qué hizo?, hincarle un clavo y lo dejó cojico. Dice:

-Ahora, ¿qué voy a hacer yo?, que no puedo dar vueltas a la noria, a ver qué voy a hacer con mi patica cojica.

Y se fue al monte y se escondió detrás de un chaparro y llega el lobo y dice:

-¡Ay, lobico!

Dice:

-¡Hola, burro! Te voy a comer entero.



Dice:

-Sí, pero antes si quisieras hacerme un favor.

Dice:

-¿Favor? No será escapar.



-No, que me saques el clavico que tengo aquí en la patita, la espina que tengo aquí en la patita.

Ice:


-Empina la pata a ver.

Empina la pata el burro y hace “¡Toma!”, le pega y… y mató al lobo el burro. Y ya.

Paula Riscos Córcoles (Pozuelo)


  1. El burro moruno y el lobo (ATU 47B)

Érase una vez un pequeño pueblo que vivía atemorizado por la presencia de un lobo que atacaba al ganado, a ovejas, gallinas, etcétera. Un habitante del pueblo tenía un burro muy trabajador, que era la envidia del pueblo. El borrico le facilitaba el trabajo a su dueño, cargaba el trigo, la leña, la paja, etcétera. Era tan feliz el animal, que se pasaba el día cantando:

-Yo soy un burro moruno,/ trabajo como ninguno./ Mañana me pondrán/ las cuatro herraduras nuevas,/ en casa de Fabián,/ el hijo del tío Cuevas. [cantando}

Y así era. Al día siguiente, su dueño le llevó que le pusieran las herraduras, pero el herrero, como la mayoría de los pueblerinos, se quiso vengar del dueño haciéndole daño al borrico. Comenzó a ponerle las herraduras y en una de sus patas le clavó un clavo más grande de lo normal. Y lo… y dejó al pobre animal cojo.

El burro… el burro salió corriendo y llorando. Pensó “Ya no podré serle útil a mi amo”. Se adentró en el bosque, sin darse cuenta que el lobo lo estaba acechando. Pensó:

-Señor lobo, sé que vais a comerme, pero antes me hicierais un favor de sacarme esta astilla que tengo en la patita, que estoy sufriendo mucho.

-No faltaba más, señor burro.

Y cuando el lobo se agachó a quitarle la astilla, inteligentemente con la otra pata le dio una tremenda coz, matando así al lobo.

Cuando su dueño, que salió a buscarlo, vio su hazaña lo contó en el pueblo y todos se alegraron al ver que el lobo ya no atacaría al ganado. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Quien no levante el culo, tiene un pecado.

Antonia Martínez García (Chinchilla)


  1. La zorra y las uvas (ATU 59)

Esto era una zorra. Y iba a una parra, -que tenía gana de uva-, pero estaba artica. Y empezó a brincos, y venga brincos. Cuantos más brincos daba, más se cansaba y menos saltaba. Y ya se queda mirando, y dice:

-¡Bah! Agrias y altas a mí no me gustan.

Antonio Gómez Ortiz (Chinchilla)


  1. La zorra Juana (ATU 59)

Una zorra que toas las noches s’iba a las orillas del pueblo. Y en vista que no podía coger gallinas s’iba a una parra. Y venga a dar vueltas, y venga botes, y venga botes. Y ya cuando vino el amanecer… Ya empezó la gente a circular. Y dice uno:

-¿Que te vas, Juana?

Dice:

-Sí, porque están muy altas y agrias.



(Las uvas, estaban altas y agrias… Y es que como no las alcanzaba… Estaban agrias… ¡No las cató!).

Manuela González Martínez (Chinchilla)



  1. La zorra y las uvas (ATU 59)92

Otra zorra fue a comer uva. Y estaba mu oscuro. Y relampaguea, ¡leche!, y al relampaguear, con la luz, pos la veia. Se comía aquella y decía:

-¡Otra lucecita!

Daba otro relámpago y decía lo de antes. Y ya, viene una chispa y le chuscarra el rabo. Dice:

-¡No tanta luz, que me encandilo!

Antonio Gómez Ortiz (Chinchilla)


  1. El que fue a robar uvas (variante de ATU 59)93

Esto era un hombre mu vago. No trabajaba de día, y de noche pos s'iba ande podía coger algo, claro pa ir viviendo. Y una noche se movió un nublo y dijo:

-¡Bien me se va a dar esta noche!

Se fue a coger uvas a una viña y, cada trueno que pegaba, decía:

-¡Gracias, Señor! ¡Qué bien me se va a dar esta noche!

Y pegaba un relámpago. Y aprovechaba la luz del relámpago para coger uvas. Luego a luego, decía:

-¡Señor, otro relámpago y otro trueno!

¡Páung! Pegaba otro trueno, se atiraba a la cepa más grande pa coger uvas. Pero, no se dio cuenta que venía el guarda. Y cuando estaba tan afanoso cogiendo uvas, pega otro trueno y s'atira. Pero, de una, siente un golpe tremendo y dice:

-¡Ay, Dios mío! ¡Que me ha partío un rayo, Señor! ¡Que me ha partío un rayo!

Juan José Atiénzar Alcántara (Chinchilla)


  1. La zorra y el cuervo (ATU 60 + 225)

Esto era una zorra y un cuervo que se llevaban muchismo bien y eran mu amigos. Y luego a luego, pos pensaban cualquier juerga y la pasaban los dos mu amigos. Pero ya, poco a poco, se empezaron a dar de pillos. Y un día el cuervo le dice:

-Voy a hacer unos gazpachos... ¡Te voy a invitar a comer!, -dice-, pero, ¡que lo vamos a pasar bomba!

Va el cuervo y guisa los gazpachos y entonces, ¿qué hace?, los echa para comérselos dentro de una rendrija de dos piedras. Y la zorra venga a lametear por encima, y no cazaba un gazpacho. Y entonces, pues coge... Y el cuervo, picazo que pegaba por entre las rendrijas, sacaba. Y... Nada, la zorra se tragó la fiesta. Dice:

-¡Ea! Bueno, me has engañao. Pero yo te la juro que me las pagas.

Pos nada, coge la zorra y dice:

-¡Ahora me toca a mí de invitarte a ti, hombre! No te preocupes, que yo te voy a invitar y lo vas a pasar mu bien.

-Pos, muy bien.

-Bueno, pos nada, pos tal día.

Empieza a guisar los gazpachos en una losa y los extiende mu bien, muy bien. Y la zorra venga a pegar lametazos, y se comió tos los gazpachos. Y el cuervo, ¡pang!, ¡pang!, y no cazaba uno.

Pero el cuervo, tan indignao, dice:

-Bueno, ya que te has portao y nos has dao este banquete tan grande, -dice-, yo te invito a una boda al cielo.

Dice:


-¿Y cómo vamos a subir?

Dice:


-¡Hombre! Eso no te preocupes; que esto es mu fácil. Te subes encima de mí y yo, como vuelo, pues te subo volando, volando, hasta que lleguemos al cielo.

Y luego a luego, subía p'arriba. Yiba diciendo la zorra:

-Zorra Grillera,

harta de gazpachos

y bien caballera.

Y ya, ya el cuervo, jodío de tanto volar p'arriba, p'arriba, p'arriba... Y empieza entonces a... Y luego a luego, la sentía otra vez, y decía:

-Ya verás tú esta. Ya verás tú esta... ¡La que te vas a gobernar!

Conque ya empieza el cuervo a hacer cabriolas, a ponerse bocarriba... Y la zorra se caía, -se agarraba bien, pero se caía. Pero ya, en una de las que pegó... La zorra que ya bajaba, y bajaba con las uñas abiertas, y decía:

-¡Apartaos, piedras, que os mato!

Y luego dice:

-Si de esta salgo y no muero, no quiero más bodas al cielo.

Francisco Atiénzar Alcántara (Chinchilla)




  1. Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   49


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal