Cuentos populares de chinchilla



Descargar 3.38 Mb.
Página8/49
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño3.38 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   49

III.LOS CUENTOS POPULARES DE CHINCHILLA


La colección de cuentos sobre la que se basa la presente Tesis doctoral consta de 182 versiones, recogidas en el antiguo Partido Judicial de Chinchilla de Montearagón. Conviene recordar, no obstante, que una de las características del cuento folklórico es su universalidad. Así pues, “los mismos temas y motivos, adaptados a las peculiaridades culturales de cada lugar, se repiten en lugares remotos y tiempos distintos” (Hernández Fernández, 2009: 22). Por tanto, no debemos pensar que los cuentos del corpus son específicos de la zona encuestada, aunque sí aportan muchos datos para el conocimiento del cuento folklórico en Chinchilla.

Como ya señalamos al describir la experiencia del trabajo de campo y como se desprende de la lectura del corpus, el cuento tradicional se encuentra en evidente regresión a causa de los profundos cambios socioeconómicos que ha sufrido la sociedad rural en los últimos años. Este hecho se manifiesta en una tendencia al fragmentarismo o al resumen del cuento. En algunos casos, se han olvidado secuencias enteras o detalles importantes. Pero todo esto resulta más evidente si se visitan de nuevo los lugares en los que se realizaron las primeras encuestas: desgraciadamente, la mayoría de los narradores entrevistados hace años ya no está entre nosotros y los que quedan no recuerdan la mayor parte de los cuentos que me narraron, sobre todo si eran maravillosos. Se podría afirmar que el viejo arte de contar prácticamente ha desaparecido, lo que hace aún más valiosa esta colección, ya que ha permitido rescatar un buen número de versiones del patrimonio cultural de la zona encuestada, que estaban condenadas al olvido.

Si atendemos a su catalogación, el 70,8% de las versiones recopiladas se corresponde con tipos del índice internacional ATU; el 11,5% está relacionado con algunos tipos del índice y el 5% constituye una variante de algún tipo del mismo. El 8,4% de las versiones está incluido en otros catálogos, a veces como nuevas propuestas de su autor: Boggs (1,7%), Robe (1,7%), Chevalier (1,7%), Camarena-Chevalier (1,7%), González Sanz (1,1%) y Noia (0,5%). Solo un 4,3% de las versiones del corpus no figura en ningún catálogo, aunque en algunos casos se conocen otras versiones recogidas en alguna de las recopilaciones de cuentos consultadas.

Siguiendo la clasificación del índice internacional ATU, se establecen tres grupos principales de cuentos: cuentos de animales, cuentos folklóricos ordinarios y cuentos humorísticos (“chistes y anécdotas”), a los que se añaden los cuentos de fórmula y los no clasificados por no poder incluirse en ninguna de las categorías señaladas anteriormente. A su vez, cada grupo se subdivide en otros, y de ello resulta la siguiente clasificación, adaptada a las características del corpus, en la que se hacen constar los cuentos de nuestra colección que pertenecen a cada género:

I. Cuentos de animales (ATU 1-299): núms. 1- 40

1- 99 Animales salvajes: núms. 1-18.

100- 149 Animales salvajes y animales domésticos: núms. 19-30.

150- 199 El hombre y los animales salvajes: núms. 31-33.

200- 219 Animales domésticos: núm. 34.

220- 274 Aves y peces: núms. 35-38.

275- 299 Otros animales y objetos: núms. 39-40.

II. Cuentos folklóricos ordinarios (ATU 300- 1199): núms. 41- 82.

A. Cuentos de magia (300-749): núms. 41- 70.

300- 399 Adversarios sobrenaturales: núms. 41-53.

400- 459 Esposo(a) u otro pariente sobrenatural encantado: núm. 54.

460- 499 Tareas sobrenaturales: núms. 55-56.

500- 559 Ayudantes sobrenaturales: núms. 57-59.

560- 649 Objetos mágicos: núm. 60.

650- 699 Poder o conocimiento sobrenatural; __

700- 749 Otros cuentos de lo sobrenatural: núms. 61-70.

B. Cuentos religiosos (750-849): núm. 71- 72

C. Cuentos novelescos, románticos o realistas (novelle) (850- 899): núms. 73-81.

850- 869 El hombre se casa con la princesa: núms 73-75

870- 879 La mujer se casa con el príncipe: núms. 76-77.

880- 899 Pruebas de fidelidad e inocencia: __

900- 909 La esposa obstinada aprende a obedecer: __

900- 919 Los buenos preceptos: núm. 78.

920- 929 Actos y palabras inteligentes: núms. 80-81.

930- 919 Sobre el destino: __

950- 969 Ladrones y asesinos: __

970- 999 Otros cuentos realistas: __

D. Cuentos del ogro estúpido (1000-1199): núm. 82.

III. Chistes y anécdotas (ATU 1200- 1999): núms. 83-178.

1200- 1349 Cuentos de tontos: núms. 83-96.

1350- 1439 Cuentos de matrimonios: núms. 97-116.

1440- 1524 Cuentos acerca de una mujer: núms. 117-118.

1525- 1874 Cuentos acerca de un hombre: núms. 119- 144.

1525- 1639 El hombre listo: núms. 119-130.

1640- 1674 Accidentes afortunados: núms. 131-132.

1675- 1724 El hombre estúpido: núms. 133-145.

1725- 1849 Chistes de clérigos y órdenes religiosas: núms. 146-173.

1850- 1874 Anécdotas acerca de otros grupos de personas: __

1875-1999 Cuentos de mentiras: núms. 174-178.

IV. Cuentos de fórmula (ATU 2000- 2100): núms. 179-182.

2000- 2199 Cuentos acumulativos: núms. 179-182.

2200- 2249 Cuentos con trampa: __

2300- 2399 Otros cuentos de fórmula: __

V. Cuentos no clasificados (ATU 2400-2499): __

Del análisis de esta clasificación resulta que el 22% de los cuentos recopilados son cuentos de animales, el 23% son cuentos folklóricos ordinarios, mientras que el 52,8% pertenece al grupo de los chistes y anécdotas. Por último, el 2,2% corresponde a los cuentos de fórmula.

Se incluyen dentro de los "Cuentos de animales" aquellos que tienen por protagonistas a animales que hablan, y no a personas transformadas o metamorfoseadas en animales, en virtud de algún encantamiento. Suelen ser animales pertenecientes a la fauna doméstica y salvaje del hábitat rural de la zona: lobos, zorros, cuervos, cabritas... En su manera de comportarse ofrecen reflejos de la condición humana, más o menos directos, derivados de alguna cualidad física o de la conducta del propio animal: la astucia en la zorra, la malignidad y la ignorancia en el lobo, el liderazgo en el gallo, etc.

Una parte de estos cuentos tiene por protagonistas al lobo y la zorra (núms. 1-8). Esta pareja de animales aparece ya desde las fábulas esópicas, son muy habituales en la producción medieval y ocupan un puesto destacado en la tradición oral. Son Renard e Ysengrinus en "Le Roman de Renard", cuyo antecedente se encuentra en "Ysengrinus", poema en latín del siglo XII, de Nivard.

Otra parte importante procede de la fábula literaria y tiene por protagonista a la zorra (núms. 11-17). Entre las versiones presentadas, se encuentra una variante de ATU 59 (núm. 14), que tiene por protagonista a un ser humano. La versión es semejante a la núm. 13, protagonizada por la zorra. En ambos casos, la tormenta favorece al ladrón en un principio, pero acaba castigándolo. Se ha incluido aquí por su semejanza con dicha versión, lo que viene a corroborar la existencia de “versiones populares y tradicionales de cuentos que se diferencian solo en el hecho de llevar unos caracteres animales y otros caracteres humanos como protagonistas” (Espinosa, 2009: 755).

Otro grupo de versiones (núms. 19-20 y 23-27) nos muestra las desventuras del lobo, que siempre acaba siendo castigado en su afán de conseguir comida. Así, vemos un lobo hambriento en busca de su desayuno, que va despreciando manjares porque está convencido de que hallará algo mejor (núms. 19 y 20); un lobo dispuesto a hacer lo imposible por camuflarse y comerse a los cabritillos (núms. 23-26); y un lobo disfrazado de pastor para introducirse en el rebaño, aunque al final es descubierto y apaleado (núm. 27).

Hay que señalar también otros cuentos del ciclo Reynard, como el que trata de una guerra entre grupos de animales (núm. 35) o el de "Los animales inútiles" (núms. 29 y 30).

En general, en la mayoría de estos cuentos se aprecia una tendencia moralizadora. Se elogia la conformidad ante la adversidad y la aceptación de las limitaciones naturales (núms. 11 y 12), la lealtad hacia los amigos (núm. 33).

Una característica de los cuentos de Chinchilla es la escasa presencia de cuentos de magia, solo un 16,5% del total de los cuentos recopilados. Más bien lo que solemos encontrar son cuentos de héroe, es decir, cuentos en los que el ingenio del héroe adquiere mucha importancia para el feliz desenlace de la trama. Por ejemplo, los cuentos núm. 48 (Juan sin Miedo) y 73 (La adivinanza del pastor) muestran a unos héroes en busca de la mano de una princesa: El rey dicta un bando para casar a su hija. Los numerosos aspirantes a tal galardón tendrán que pasar por diversas pruebas, de valentía (núm. 48) o de ingenio (núm. 73), pero solo lo conseguirán, por méritos propios, sin la ayuda de objetos mágicos. De este modo, unos jóvenes de humilde condición social llegan a casarse con la princesa y a colmar sus aspiraciones en la vida.

Bastantes cuentos de magia de Chinchilla siguen el esquema estructural planteado por Vladimir Propp: una fechoría o carencia motivan la partida del héroe quien, provisto de uun objeto mágico que ha conseguido como premio por una buena acción realizada (normalmente, ayudar a un ser débil), derrota al antihéroe, repara la fechoría y obtiene su recompensa social. El héroe suele ser un marginado dentro de la sociedad o de su familia (a veces, la propia fuerza del protagonista provoca su marginación, como en el caso de Juanico el Oso). El principal móvil para que el héroe se vaya de casa e inicie la aventura es la penuria económica. Por tanto, no predominan las motivaciones altruistas en la acción del héroe, sino su deseo de ascenso social y consecuente mejora económica. Algunos cuentos narran las tareas que un pretendiente tonto tendrá que realizar para casarse con la princesa: hacerle reír o decirle una adivinanza que no sea capaz de resolver. En algunos cuentos, de la resolución de la adivinanza propuesta depende la vida del personaje.

Si el conflicto planteado en el cuento tiene su origen en la familia, encontraremos enfrentamientos entre padres e hijos (núm. 47) y, sobre todo, entre madrastra e hijastros (núms. 54, 56, 58). También aparece a veces la rivalidad entre hermanos de sangre (núm. 59). Pero si el conflicto proviene de fuera de la familia, aparecerá un adversario sobrenatural al que deberá enfrentarse el héroe. Estos adversarios suelen tener aspecto antropomorfo (gigante, bruja); no son seres monstruosos.

Como hemos ya señalado, al héroe lo ayuda un donante que lo provee de un objeto mágico. Tanto el donante como el objeto mágico proporcionan al héroe los medios necesarios para poder llevar a término su aventura con éxito. El medio habitual por el que el objeto mágico pasa a disposición del héroe es la recompensa por su generosidad ante una persona débil. Los donantes mágicos más frecuentes son: viejecitas, hadas, ancianos, la Virgen María…

Por otra parte, los cuentos de magia de Chinchilla tienden generalmente al realismo. Desde el principio del cuento, se produce una contextualización realista, mediante la cual el narrador o narradora adapta el cuento a su entorno social, por un lado, y por otro busca una explicación lógica a lo narrado. Por ejemplo, el cuento 64 (La esposa calumniada) constituye una versión de "Los tres hijos dorados" (ATU 707), de la que han sido eliminados todos los elementos maravillosos. El restablecimiento del orden se produce gracias a la intervención de "un loro que tenían". Se trata, sin lugar a dudas, del "pájaro que habla" con cuyas insinuaciones el rey logra descubrir la verdad y los jóvenes llegan a conocer su identidad. Sin embargo, nada se nos dice de sus cualidades mágicas ni de cómo llegó a manos de los tres hermanos89.

En general, se trata de unos relatos poco violentos, más que una auténtica fechoría lo que aparece es una simple carencia, como por ejemplo, la necesidad de casar a la princesa o la miseria de una familia. A partir de ahí, el héroe deberá hacer frente a la situación; para ello cuenta con su ingenio y, a veces, con la presencia de un objeto mágico. En este sentido, se observa una clara tendencia a eliminar todo elemento maravilloso.

Por último, el grupo más abundante es el de los chistes y anécdotas. En ellos se retratan la vida y milagros de nuestros campesinos, lugareños y demás miembros de las clases populares. Los hay de todas las clases y tocan todos los temas. Los hay de listos y tontos, de curas, de hombres bobos y mujeres mandonas, de duendes y aparecidos, de las relaciones entre señoritas y criadas, de los robos y engaños que los soldados llevan a cabo en las casas en las que se alojan, etc.

Se trata de un variado conjunto de anécdotas, que se han ido contando a través de los años, sin mayor pretensión que la de pasar un buen rato y de paso advertir sobre lo que puede pasar en ocasiones si se sigue el comportamiento de los protagonistas de algunos de estos cuentos.

Del mismo modo, al tratarse de anécdotas de la vida cotidiana, el narrador procurará subrayar aquellos aspectos que las hacen más creíbles ante los demás. Así pues, utilizará diferentes recursos para "acercar" su historia al auditorio y aumentar, de este modo, la veracidad de la misma, veracidad que muchas veces es indiscutible para el propio narrador: "Y páece que lo estoy viendo, que se levantó del sillón y rompió la cristalera. Y bajaba la calle abajo..., -que me acuerdo de verlo yo correr, ¡eh!". (núm. 151)

En conjunto, este grupo de cuentos trata asuntos de la vida diaria con tintes humorísticos.



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   49


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal