Cuentos populares de chinchilla



Descargar 3.38 Mb.
Página45/49
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño3.38 Mb.
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   49
Cf. ATU 1717*

La señorita y las lentejas

X1506, P360

Mª Ángeles Bernabé

Peñas



No presente en ATU

La tonta que se iba a casar

J1700, J2463, T100, T132, T160

Paula Riscos Córcoles

Pozuelo



Var. ATU 1730+1440

¡Ay, Mariquita mía!

P426, K1210, J1615, V465

Avelina

Pozuelo



ATU 1739

El parto del cura

T578, J2321.1

Ángela Bernabé

Peñas



ATU 1739

El parto del cura

T578, J2321.1

Paula Riscos Córcoles

Pozuelo



Cf. ATU 1740B

El tuerto y los higos

K420, J1780

Feliciana García Tomás

Chinchilla



Cf. ATU 1740B

El sepulturero y las habas

K420, J1780

Antonia Martínez García

Chinchilla



Cf. ATU 1791*

El maqui y el barbero

J1805, J1820

Andrés Alcaraz Martínez

Chinchilla



ATU 1792

El sacristán y el cura

P426.1, K343.2.1, W152, X410

J. José Atiénzar Alcántara

Chinchilla



ATU 1800

La confesión

K188

Feliciana García Tomás

Chinchilla



ATU 1800

La confesión del gitano

K188, J1390

Narradora anónima

Pétrola



No presente en ATU

La penitencia

Q520, X111.7, J2040

María Peña Martínez

Pozuelo



Cf. ATU 1826A*

El traje del santo

X410, V120, V70, K1810, W157

María Gómez Davia

Pétrola



ATU 1829

San Nicodemus

K1842

Feliciana García Tomás

Chinchilla



ATU 1829

Lo veréis y no lo conoceréis

K1842, V120

Asensio Escribano Ródenas

Pétrola



Var. ATU 1829

¡Oh, Jesús del Gran Poder…!

V120, K1842, J2070, K1970, K1971

Feliciana García Tomás

Chinchilla



Robe 1829*

Quien te conoció Ciruelo




Feliciana García Tomás

Chinchilla



Robe 1829*

En mi huerto te criaste…




Asensio Escribano Ródenas

Pétrola



Robe 1829*

Quien te conoció ciruelo…

J1880, V127, J1454.1*, U121.6.1*

Paula Riscos Córcoles

Pozuelo



ATU 1831A*

El pastor en misa

P412, J1730, J1823

Asensio Escribano Ródenas

Pétrola



ATU 1831A*

El tonto en misa

J1700, P426.1, J1730, J1823

Teresa Navarro Martínez

Chinchilla



ATU 1831A*

La que iba siempre a comulgar

V31, J1730

Teresa Navarro Martínez

Chinchilla



ATU 1831A*

El cura y el monaguillo




Mª Ángeles Bernabé

Peñas



ATU 1831A*

El cura y el ama María

P426.1, X441

Paca

Pétrola



ATU 1832D*

El cura y el campesino




J. José Atiénzar Alcántara

Chinchilla



ATU 1832D*

El cura y el pastor

P412, P426.1, J1110, H500, J10, L140

María Gómez Davia

Pétrola



Var. ATU 1833

El pastor y el menudo

P412, X111.7

Narradora anónima

Pétrola



ATU 1837

El cura y el sacristán en misa

P426.1, K1970, X410

Florentino Tárraga López

Chinchilla



ATU 1837

¡Caerán rayos y centellas!

P426.1, K1970, X410

Florentino Tárraga López

Chinchilla



Noia 1849*A

El cura y el carretero

P426.1, B120, B211.3.4

Asensio Escribano Ródenas

Pétrola



Var. ATU 1920A

Los dos amigos mentirosos

X905, B720, X1796, X1215.7, X907.1

Francisco Atiénzar Alcántara

Chinchilla



Var. ATU 1920F*+275B

El animal más rápido

N90, X1796, X1800, K11.2, J1760, M90

Andrés Alcaraz Martínez

Chinchilla



Boggs, 1940*E

¡Ay, Mundo, Mundo…!

P210, X1506

Paca

Pétrola



Boggs, 1940*E

Mundo, Mundo…




Salvador Ruiz Martínez

Pétrola



Boggs, 1940*E

¡Ay, Mundo…!

X1506, P210

Sinclética

Pétrola



ATU 2023

La hormiguita

Z32.3

Feliciana García Tomás

Chinchilla



ATU 2023

La ratita presumida

Z18, Z20, Z32.3, B280

Una narradora de Peñas

Peñas



ATU 2028

El Garrampón

Z33

Avelina

Pozuelo



ATU 2028

El Garrampón de la peña del Montón

Z20, P252.2, Z33, Z33.4

Rosario Hernández

Pozuelo



1 Cortés Ibáñez, Emilia, Cuentos de la zona montañosa de la provincia de Albacete. ZAHORA nº 9. Albacete: Diputación Provincial, 1989.

2 Según Stith Thompson (1972: 528), un tipo es un cuento tradicional que tiene una existencia independiente, puede contarse como una narración completa y no depende, para su significado, de ningún otro cuento, aunque pueda relatarse a veces junto a otro cuento.

3 Thompson (1972: 528) define el motivo como el elemento más pequeño en un cuento que tiene el poder de persistir en la tradición. Se pueden aislar tres clases de motivos: 1) los actores de un cuento; 2) ciertos elementos que desarrollan la trama argumental (objetos mágicos, creencias, etc.) y 39 incidentes aislados. Estos últimos constituyen la mayor parte de los motivos, que cuando tienen existencia independiente en la tradición, coinciden con los tipos correspondientes.

4 Sobre la entrevista como momento de intercambio paritario existe una extensa bibliografía, entre las aportaciones recientes, cf. Lai y Sbardella (2011).

5 "El Arcipreste Martín de Cantos, autor de la Relación Topográfica de Chinchilla de 1576, hablando de la situación de esta ciudad, manifiesta que "está enfrente de las penas de san pedro, que tambien esta en el centro de la sierra de alcaraz, y que es sierra morena, a la manera que esta ciudad (Chinchilla), que paresçen atalayas que se estan mirando, que entre estos dos pueblos no ay sierra ninguna, syno son unos çerros pequenos, por manera que (Chinchilla y Peñas de San Pedro) son dos fuerças muy grandes que paresçen estar hermanadas y de una forma hechas, porque dende chinchilla empieça la sierra hazia la parte de oriente, y dende las penas empieça la sierra y corre hazia la parte de poniente, por manera que quedan ellas de tal manera que paresçen que son puertas de castilla, y las syerras que corren de dende ellas, paresçen ser cerca ó cerco." (Amador de los Ríos, 1912: 594-595).

6 Sobre la trasmisión de cuentos y repertorios dentro de una familia, cf. Venturelli (1987) y Sanfilippo (2007). Y más específicamente sobre el tema de la transmisión familiar de un repertorio narrativo y la colaboración entre hermanas en la reproducción de los cuentos, cf. Dodaro (1989).

7Fuente: http://www.zonu.com/fullsize1/2009-09-17-6047/Mapa-de-la-Provincia-de-Albacete.html

8 Para una reflexión teórica sobre la necesidad de que los cuentos “vengano a cadenza”, es decir vengan a cuento, cf. Milillo (1980).

9 No he transcrito esta historia porque la considero una leyenda, un género que no he incluido en mi recopilación. Por otra parte está claro que las leyendas representan dentro de la tradición oral el género que goza de “mejor salud” (de Prada Samper, 2007: 70).

10 Sobre la escuela histórico-geográfica, véase Aína Maurel, 2012: 125-148 y Prat Ferrer, 2007: 15-28.



11 Véase Thompson, 1972: 528. Los criterios para definir ambas unidades son fundamentalmente temáticos, procediéndose por comparación de variantes y versiones de relatos semejantes hasta establecer la secuencia mínima y común de motivos que definen un tipo determinado.

12 Tal objetivo hereda los fines del folklorismo romántico preocupado desde los Grimm por encontrar el origen (lo arquetípico) del cuento y posee ciertas reminiscencias del espíritu nacionalista romántico que creyó ver en el folklore las supuestas esencias del “espíritu del pueblo”. Esta escuela, con sus estudios comparatistas, ha demostrado definitivamente el carácter universal del cuento folklórico, de sus tipos y de sus motivos.

13 Sobre el estructuralismo de Propp, véase Aína Maurel, 2012: 151-196.

14 Según Propp, las funciones que potencialmente pueden aparecer en el cuento son:

1: Alejamiento de uno de los miembros de la familia, el héroe.

2: Prohibición que recae sobre él.

3: Transgresión de la prohibición.

4: Interrogatorio del héroe por el antagonista, que intenta obtener noticias.

5: Información sobre la víctima.

6: Engaño del agresor contra su víctima para apoderarse de ella o de sus bienes.

7: Complicidad de la víctima por dejarse engañar y colaborar con su oponente.

8: Fechoría causada por el agresor a uno de los miembros de la familia.

8a: Constatación de la carencia de algo por los miembros de la familia.

9: Mediación-transición: se divulga la noticia de la fechoría o de la carencia, se dirige al héroe una pregunta u orden, se le llama o se le hace partir.

10. Principio de la acción contraria: el héroe-buscador acepta o decide actuar.

11: Partida del héroe de su casa.

12: Primera función del donante: el héroe sufre una prueba, ha de responder a un cuestionario o un ataque, etc. que le prepara para la recepción de un objeto o de un auxiliar mágico.

13: Reacción del héroe ante las reacciones del futuro donante.

14: Recepción del objeto mágico.

15: Desplazamiento del héroe, conducido o llevado cerca del lugar donde se halla el objeto de su búsqueda.

16: Combate del héroe y agresor.

17: Marca del héroe.

18: Victoria del héroe sobre el agresor.

19: Reparación de la fechoría inicial o satisfacción de la carencia.

20: Vuelta del héroe a casa.

21: Persecución del héroe.

22: Auxilio del héroe.

23: Llegada de incógnito a su casa o a otra comarca.

24: Pretensiones engañosas de un falso héroe.

25: Proposición de una tarea difícil al héroe.

26: Cumplimiento de la tarea.

27: Reconocimiento del héroe.

28: Descubrimiento del falso héroe, agresor o malvado.

29: Transfiguración del héroe en una nueva apariencia.

30: Castigo del falso héroe.

31: Matrimonio y ascensión al trono del héroe.

Esta cita se ha tomado de la entrada “Cuento” de la Enciclopedia Universal Multimedia (Madrid: Micronet, 1997), donde José Manuel Pedrosa realiza un resumen esclarecedor de las dos corrientes de estudio y clasificación de los cuentos folklóricos a las que nos venimos refiriendo, la escuela histórico-geográfica y la formalista-estructuralista.



15 En Francia se publicaron dos series de colecciones internacionales de relatos folklóricos, la Collection de chansons et de contes populaires (1881–1930) en cuarenta y seis tomos, y Les littératures populaires de toutes les nations (1881–1903), con cuarenta y siete tomos en esta primera serie, y con tres tomos más en la nueva serie (1931–1933) (Prat Ferrer, 2007: 20).

16 Según Hans-Jörg Uther (2009: 15-16), las sistematizaciones se crearon como una base para la documentación de las colecciones, los géneros y el repertorio de cuentos folklóricos de diferentes países y regiones. El objetivo era determinar en qué medida estaban conectadas las fuentes y los rasgos estilísticos, así como el grado de interdependencia entre las tradiciones orales y escritas. Además, las clasificaciones sirvieron como herramientas científicas para promover el acceso a ciertos cuentos folklóricos o colecciones de cuentos.

17 Esta obra apareció a instancias y con el apoyo de Kaarle Krohn, y con la ayuda de Oskar Hackman, Axel Olrik, Joannes Bolte y Carl von Sydow (Prat Ferrer, 2007: 20).

18 La información que aparece a continuación se basa fundamentalmente en datos recabados de la introducción del índice internacional ATU (2004: 7-15).

19 La documentación variaba considerablemente de un lugar a otro, y en algunos casos como el de Dinamarca y Rusia, no se proporcionaba ninguna información. Testimonios de Portugal, y del este y sudeste de Europa, se perdieron con frecuencia. Las tradiciones narrativas de pequeños grupos étnicos (vascos, ladinos, frisios, etc.) no fueron documentadas, o no lo suficientemente.

20 Para una reseña seria y exhaustiva sobre el catálogo ATU, cf. Cortés Hernández (2009), donde además se señala que hubiera sido deseable que, entre las novedades introducidas por Uther, se incluyera la posibilidad de trasformar el catálogo en una aplicación informática.

21 “Each “tale type” […] is not a constant unit of measure or a way to refer to lifeless material from the past. Instead, as a part of a greater dynamic, it is adaptable, and can be integrated into new thematic compositions and media” (ATU, I, 2004: 8).


22 Hasta los años 60, los estudiosos del cuento folklórico creían que las tradiciones orales habían existido inalteradas durante siglos, y así proporcionaban una importante fuente de testimonios para los sistemas de creencias de sus antepasados. Así, las tradiciones orales constituían una fuente más importante para la identidad nacional que la de las fuentes escritas posteriores. Esta valoración romántica, que se originó durante el siglo XIX y continuó en el XX, un periodo de intensa nacionalización en Europa, tuvo una influencia duradera sobre la importancia percibida de la documentación de la tradición oral. Mientras Antti Aarne había ignorado las antiguas fuentes literarias, Stith Thompson a veces hizo referencia a importantes textos literarios de Boccaccio, Chaucer, Basile y Johannes Pauli. Sin embargo, el conocimiento de la existencia de esta diseminación literaria jugó un papel mucho menor cuando se valoraron la difusión y el desarrollo de las tradiciones. Las fuentes escritas fueron infravaloradas en su mayor parte. Los textos escritos más antiguos, particularmente de cuentos de animales, fueron descartados como un subtipo o una forma “irregular”. Aunque ello revele deficiencias en el tratamiento ahistórico de los documentos, este problema no puede remediarse dentro del sistema de numeración de los tipos. En los tiempos modernos, la perspectiva es diferente, y las fuentes escritas son valoradas más altamente (ATU, I, 2004: 9).

23 La información contenida en este apartado procede de las introducciones, la lectura y el manejo de los catálogos citados.


24 Esta obra fue proyectada como síntesis y clasificación del caudal cuentístico de las culturas conocidas. Además de establecer el sistema de secuencias y en su caso las variaciones de los etnotextos registrados, las entradas de Aarne-Thompson remiten sistemáticamente a otras obras de referencia, que representan una gran variedad de idiomas, países o períodos diversos, lo que permite conocer en cada caso el área de difusión y las variantes de los cuentos e incluso de los motivos folklóricos que los integran.

25 Hasta la publicación de este Catálogo, el estudioso de la narración tradicional tenía a su disposición, el catálogo internacional de Aarne-Thompson, el de Boggs (1930) y el de Pujol (1982). Pero en el catálogo de Aarne-Thompson se echaban de menos muchos tipos de la tradición oral hispánica. En cuanto al índice de Boggs, dedicado exclusivamente a los tipos españoles y que aportaba más de 200 tipos no incluidos en el catálogo citado, tuvo una escasa difusión entre los investigadores españoles por ser una publicación editada en Finlandia. Por último, el índice inédito de Josep María Pujol, referido solo al ámbito catalán, recogía 117 cuentos maravillosos diferentes y reformulaba algunos tipos (Camarena-Chevalier, 1995: 8-10). Con estos antecedentes, y tomando como base las numerosas colecciones de cuentos publicadas en España en aquellos años, así como sus aportaciones personales en este campo, los autores elaboraron un catálogo completo de los tipos de cuentos presentes en la tradición hispánica.


Compartir con tus amigos:
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   49


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal