Contradicción de tesis 45/2009



Descargar 131.34 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión27.03.2019
Tamaño131.34 Kb.
  1   2


CONTRADICCIÓN DE TESIS 274/2010

suscitada entre el PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO AUXILIAR CON RESIDENCIA EN GUADALAJARA, JALISCO (en apoyo del segundo en Materia Administrativa del tercer circuito; Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito (actual SEGUNDO EN MATERIA CIVIL); TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL Décimo Primer Circuito (ahora segundo en Materia Administrativa y de trabajo); Y SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL TERCER CIRCUITO

PONENTE: MINISTRO SERGIO SALVADOR AGUIRRE Anguiano

SECRETARIO: LIC. ARNULFO MORENO FLORES

México, Distrito Federal. Acuerdo de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día veintinueve de septiembre de dos mil diez.


Vo. Bo.:

Cotejó:
VISTOS; Y

RESULTANDO:
PRIMERO. Por oficio número 176/2010 de trece de julio de dos mil diez, recibido en la Oficina de Certificación Judicial y Correspondencia de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación el tres de agosto siguiente, los Magistrados integrantes del Primer Tribunal Colegiado Auxiliar, con residencia en Guadalajara, Jalisco, en apoyo del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, denunciaron la posible contradicción de tesis entre el criterio sustentado por dicho Tribunal al resolver el amparo directo 525/2010 (derivado del toca 189/2010); y el Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito (actual Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil) al resolver el amparo directo 113/1996; en contra de los sostenidos por el Tercer Tribunal Colegiado del Decimoprimer Circuito (ahora Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa y de Trabajo) en los amparos directos 169/1996, 82/1997, 112/1997, 191/1997 y 277/1997; y el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito en el amparo directo 169/1995.
El oficio de referencia en lo que interesa es del tenor siguiente:
Con apoyo en lo dispuesto por el artículo 197-A de la Ley de Amparo, así como en el Acuerdo de Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, emitido en la sesión celebrada el trece de diciembre de mil novecientos noventa, relativo al trámite que debe seguirse respecto de las denuncias de contradicción de tesis, los Magistrados integrantes del Primer Tribunal Colegiado Auxiliar, con residencia en Guadalajara, Jalisco, Presidente Rodolfo Castro León, Miguel Lobato Martínez y Juan José Rosales Sánchez, comparecemos a denunciar la posible contradicción de criterios, entre este Tribunal Auxiliar y los Tribunales Colegiados Tercero del Décimo Circuito y el Segundo en Materia Administrativa del Tercer Circuito.--- El criterio sustentado por unanimidad de votos de los integrantes de este Órgano Colegiado, al resolver el amparo directo 525/2010, derivado del toca 189/2010, del índice del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, en sesión celebrada el uno de julio de dos mil diez, consistió en que: (Lo transcribe).--- Por su parte el Tercer Tribunal Colegiado del Décimo Primer Circuito, estableció la jurisprudencia número XI.3o. J/1, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, tomo XVI, octubre de mil novecientos noventa y siete, página 592, que dice: ‘AVENIMIENTO EN MATERIA AGRARIA. OBLIGACIÓN DEL TRIBUNAL DE EXHORTAR A LAS PARTES PERSONALMENTE A UNA COMPOSICIÓN AMIGABLE.’ (La transcribe).--- Asimismo, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, estableció en la tesis aislada III.2º.A.17 A, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, tomo III, abril de mil novecientos noventa y seis, página 349, que señala: ‘AVENIMIENTO, ES UNA FACULTAD ÚNICA Y EXCLUSIVA DE LAS PARTES EN EL PROCEDIMIENTO AGRARIO.’ (La transcribe).---…”
SEGUNDO. Por oficio SSGA-II-29614/2010 de cuatro de agosto de dos mil diez el Subsecretario de Acuerdos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación formó y registró el expediente de la contradicción de tesis 274/2010 y, ordenó remitir el asunto a esta Segunda Sala para los efectos legales consiguientes, porque se refiere a asuntos en materia agraria, cuya competencia corresponden a esta Sala.
TERCERO. El Presidente de esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por acuerdo de nueve de agosto de dos mil diez, recibió la presente contradicción de tesis suscitada entre el Primer Tribunal Colegiado Auxiliar, con residencia en Guadalajara, Jalisco, en apoyo del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, al resolver el amparo directo 525/2010 (derivado del AD 189/2010); y el Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito (actual, Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito) al fallar el juicio de amparo directo 113/1996; en contra de los sustentados por el Tercer Tribunal Colegiado del Decimoprimer Circuito (actual, Segundo Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Decimoprimer Circuito) al resolver los amparos directos 169/96, 82/97, 112/97, 191/97 y 277/97; y el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito el amparo directo 169/95, respectivamente; por lo que ordenó girar oficio a los Presidentes de los Tribunales Colegiados antes citados para que remitieran copias certificadas de las resoluciones pronunciadas en los expedientes respectivos de su índice.
Por auto de treinta y uno de agosto de dos mil diez el Presidente de esta Segunda Sala, una vez recibidas las copias certificadas de las resoluciones solicitadas, declaró competente a la Sala para conocer de la posible contradicción de tesis denunciada y ordenó dar vista de dicho proveído al Procurador General de la República, acompañándole copia de las constancias de autos, así como turnar el asunto a su ponencia para la formulación del proyecto de resolución correspondiente.
CUARTO. El Agente del Ministerio Público Federal de la adscripción presentó pedimento en el sentido de que la contradicción de tesis que se analiza resulta procedente.
CONSIDERANDO:
PRIMERO. Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer y resolver la presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 197-A de la Ley de Amparo; y 21, fracción VIII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en relación con los puntos Segundo y Cuarto del Acuerdo General Plenario 5/2001, en virtud de que se refiere a la materia agraria cuya especialidad corresponde a esta Segunda Sala.

SEGUNDO. La denuncia de contradicción de tesis se estima que proviene de parte legítima, de conformidad con los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Federal; y 197-A de la Ley de Amparo, que en lo conducente establecen lo siguiente:
ARTÍCULO 107. Todas las controversias de que habla el artículo 103 se sujetarán a los procedimientos y formas del orden jurídico que determine la ley, de acuerdo a las bases siguientes: --- (...) --- XIII. Cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, el Procurador General de la República, los mencionados Tribunales o las partes que intervinieron en los juicios en que dichas tesis fueron sustentadas, podrán denunciar la contradicción ante la Suprema Corte de Justicia, a fin de que el Pleno o la Sala respectiva, según corresponda, decidan la tesis que debe prevalecer como jurisprudencia.--- Cuando las Salas de la Suprema Corte de Justicia sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo materia de su competencia, cualquiera de esas Salas, el Procurador General de la República o las partes que intervinieron en los juicios en que tales tesis hubieran sido sustentadas, podrán denunciar la contradicción ante la Suprema Corte de Justicia, que funcionando en pleno decidirá cuál tesis debe prevalecer.--- La resolución que pronuncien las Salas o el Pleno de la Suprema Corte en los casos a que se refieren los dos párrafos anteriores, sólo tendrá el efecto de fijar la jurisprudencia y no afectará las situaciones jurídicas concretas derivadas de las sentencias dictadas en los juicios en que hubiese ocurrido la contradicción.”
ARTÍCULO 197-A. Cuando los Tribunales Colegiados de Circuito sustenten tesis contradictorias en los juicios de amparo de su competencia, los ministros de la Suprema Corte de Justicia, el Procurador General de la República, los mencionados Tribunales o los magistrados que los integren, o las partes que intervinieron en los juicios en que tales tesis hubieran sido sustentadas, podrán denunciar la contradicción ante la Suprema Corte de Justicia, la que decidirá cual tesis debe prevalecer. El Procurador General de la República, por sí o por conducto del agente que al efecto designe, podrá, si lo estima pertinente, exponer su parecer dentro del plazo de treinta días.--- La resolución que se dicte no afectará las situaciones jurídicas concretas derivadas de los juicios en los cuales se hubiesen dictado las sentencias contradictorias.--- La Suprema Corte deberá dictar la resolución dentro del término de tres meses y ordenar su publicación y remisión en los términos previstos por el artículo 195.”
Los preceptos transcritos anteriormente establecen los lineamientos para integrar jurisprudencia por el sistema de unificación de criterios a través de resoluciones de tesis contradictorias sustentadas por los Tribunales Colegiados de Circuito. Asimismo, señalan que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Procurador General de la República, los Tribunales Colegiados de Circuito que sustentan los criterios contradictorios, los Magistrados que los integran y las partes que intervinieron en los juicios en que tales tesis fueron sustentadas, se encuentran facultados para denunciar ante esta Suprema Corte de Justicia de la Nación la contradicción de criterios, a fin de que se determine, el que debe prevalecer con carácter de jurisprudencia.
En el presente asunto, la denuncia de contradicción de tesis fue formulada por los Magistrados integrantes de uno de los Tribunales Colegiados que sustentó uno de los criterios denunciados como contradictorios, razón por la cual es indudable que cuentan con legitimación para denunciar la presente contradicción de tesis, en términos del criterio que se reproduce a continuación, con los datos de localización correspondientes:
No. Registro: 803,032

Jurisprudencia

Materia(s): Común

Octava Época

Instancia: Cuarta Sala

Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación

Tomo: 63, marzo de 1993

Tesis: 4a./J. 4/91

Página: 17
CONTRADICCIÓN DE TESIS, DENUNCIA DE. ES IMPROCEDENTE SI NO SE FORMULA POR PARTE LEGITIMADA. Conforme al artículo 197-A de la Ley de Amparo, sólo podrán denunciar contradicción entre las tesis que sustenten los tribunales colegiados de Circuito, en asuntos de su competencia: a) Los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; b) El Procurador General de la República; c) Los mencionados tribunales o los magistrados que los integren; y, d) Las partes que intervinieron en los juicios correspondientes. Consecuentemente, si una denuncia de tal naturaleza se formula por una autoridad o persona distinta de las que señala dicho precepto, la misma es improcedente por carecer de legitimación el denunciante.”
TERCERO. El Primer Tribunal Colegiado Auxiliar con residencia en Guadalajara, Jalisco, al resolver el amparo directo 525/2010, derivado del toca 189/2010, del índice del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, en sesión de uno de julio de dos mil diez, por unanimidad de votos, sostuvo en la parte conducente lo siguiente:
III. Estudio del asunto. Una vez precisados los antecedentes procesales del acto reclamado, este Tribunal Colegiado advierte que resultan infundados en una parte e inoperantes en otra, los conceptos de violación planteados, sin que en la especie observe motivo válido para suplir la deficiencia de la queja de la parte quejosa.--- Por razón de método del análisis judicial de los temas expuestos, es oportuno abordar en primer lugar los relativos a cuestiones de orden procesal, conforme a los cuales la parte inconforme alega violaciones al procedimiento que alude, le dejaron sin defensa y trascendieron al fallo que es materia de reclamación en el presente amparo.--- Ahora bien, respecto al punto a, concerniente a que la fase conciliatoria del juicio agrario no fue realizada de manera personalísima con el quejoso pues éste no compareció a juicio sino por conducto de su apoderado, es oportuno, referir por un lado que la exhortación conciliatoria a que alude la fracción VI del artículo 185 de la Ley Agraria,2 fue observada como consta en la audiencia de once de junio de dos mil nueve (foja 132 del juicio agrario, en particular), pues en congruencia con lo narrado en los antecedentes del presente asunto, efectivamente la responsable exhortó expresamente a las partes para que llegaran a una conciliación sin que éstas así lo desearan como lo hizo constar en el acta relativa.--- Asimismo, el hecho de que la parte actora hubiere comparecido a la audiencia aludida por conducto de su asesor jurídico y representante legal ********** (designado expresamente por el actor como apoderado legal para pleitos y cobranzas conforme el instrumento notarial de veinte de noviembre de dos mil ocho –fojas 92 a 95–, con facultades de representación en toda clase de procedimientos de jurisdicción contenciosa o voluntaria, incluidos los de naturaleza agraria), y cuyo carácter tuvo por reconocida la responsable en audiencia anterior de veinticinco de noviembre de mil novecientos noventa y ocho (foja 82); no implica algún supuesto de indefensión como pretende el accionante.--- Pues éste no quedó inaudito respecto al cumplimiento de tal etapa conciliatoria desde el momento en que actuó al efecto por conducto de su apoderado legal, es decir, por conducto del sujeto a quien expresamente otorgó facultad para actuar en amplios términos en esa clase de procedimientos jurisdiccionales inclusive, con la posibilidad de comprometer en árbitros, transigir (conciliar) o desistirse del propio juicio.--- Por ende, no resultaba indispensable que la etapa conciliatoria referida tuviera verificativo en presencia directa del actor, si al respecto dicha parte actuó y resultó oída por conducto de su representante legal, quien a su vez compareció a la audiencia de once de junio de dos mil nueve (debidamente asesorado) y no llegó a arreglo alguno con sus contendientes. De ahí que el agraviado estuvo en condiciones de ejercer lo que a su interés incumbía mediante la figura de la representación legal en mención, que tiende a permitir a los gobernados que puedan actuar por sí o por conducto de terceros a quienes otorguen facultades para ello.--- Estimar lo contrario, implicaría en todo caso una limitación a la capacidad de actuar de la parte quejosa en el juicio de origen pues haría nugatoria su decisión de ejercer sus derechos procesales de cualquier tipo por conducto de su representante legal, entre ellos, lo relativo a acudir a la audiencia prevista en el artículo 185 de la Ley Agraria, y en su caso, convenir los puntos materia de controversia conforme el mandato otorgado. Aunado a que si el otorgante no hizo alguna distinción o limitación para el ejercicio de tal poder en los procedimientos de naturaleza agraria, o bien, la capacidad de transigir, no resultaría dable que el órgano jurisdiccional hubiera hecho distingo alguno.--- En ese sentido, por la similitud del ordenamiento laboral respecto a la legislación agraria en cuanto al estatus jurídico de los sujetos a los cuales salvaguardan, y la posibilidad de que en ambos tipos de juicios puedan actuar por conducto de sus representantes legales sin restricciones o limitaciones no previstas expresamente, y que lo rechazado por éstos en beneficio de sus mandantes no vulnera su derecho de defensa así como que tampoco sea un caso en que la ley exija la comparecencia directa de las partes proscribiendo la posibilidad de que actúen por conducto de apoderado legal, resulta aplicable por igualdad de razón en su parte conducente la jurisprudencia 2a./J. 16/2006,3 de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que dispone:--- ‘OFRECIMIENTO DE TRABAJO. ES LEGAL SU RECHAZO EFECTUADO POR CONDUCTO DEL APODERADO DEL TRABAJADOR. Cuando en la audiencia de conciliación, demanda y excepciones del juicio laboral el patrón ofrece continuar con la relación de trabajo en los mismos términos y condiciones en que se venía desempeñando, y en ausencia del trabajador, su apoderado rechaza esa oferta aduciendo que se hace de mala fe, tal actuación es legal, atento a que con ello no se vulnera el derecho de defensa de aquél, ni se está en un caso en que la ley exija la comparecencia directa de las partes; estimar lo contrario implicaría que se restringieran sin motivo las facultades propias de la representación en perjuicio de la voluntad del mandante, sin que exista duda de la fidelidad del representante para con su autorizante, quien expresó su intención de comparecer a juicio mediante apoderado, siendo su decisión que éste lo sustituya en todo lo relacionado con la controversia suscitada, salvo los casos de excepción previstos en la Ley Federal del Trabajo, en los que las partes deben comparecer personalmente.’--- De modo que resulta incorrecto estimar que resultó ilegal los términos en que fue realizada la exhortación a las partes en el juicio para que dirimieran voluntariamente sus diferencias entre sí, mediante la celebración de un convenio, como una forma de autocomposición del litigio, pues ello válidamente pudo hacerlo el apoderado legal del actor conforme las atribuciones que éste le otorgó, empero si no ocurrió así, ello tampoco obedeció a razones imputables a la autoridad responsable sino a las propias partes que no conciliaron al respecto.--- En el entendido que de negar eficacia a tal representación implicaría, como lo anota la jurisprudencia antes citada, que se restringieran sin motivo las facultades propias de la representación en perjuicio de la voluntad del mandante, sin que exista duda de la fidelidad del representante para con su autorizante, quien expresó su intención de comparecer a juicio mediante apoderado conforme al instrumento referido, siendo su decisión que éste lo sustituya en todo lo relacionado con esa clase de controversias, salvo los casos de excepción previstos en la propia norma, empero la legislación agraria no contiene una restricción expresa de este orden para efectos de la etapa conciliatoria.--- Asimismo, daría margen a la dilación indebida de este tipo de juicios si para que pudiera tener verificativo la audiencia en mención, particularmente la etapa conciliatoria, fuera indispensable la presencia directa de las partes a pesar de que hubieren otorgado mandato para que un tercero ejerza tal clase de defensa.--- En ese sentido, este órgano colegiado comparte la tesis VI.2o.51 A,4 del Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito, que establece:--- ‘JUICIO AGRARIO. LAS PARTES PUEDEN ASISTIR A LA AUDIENCIA DEL, A TRAVÉS DE SU REPRESENTANTE LEGAL. (se transcribe)…”
CUARTO. El Segundo Tribunal Colegiado del Sexto Circuito (actual, Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Sexto Circuito) al resolver el amparo directo 113/1996, por unanimidad de votos, en sesión de diez de julio de mil novecientos noventa y seis, en la parte considerativa en relación con el tema en contradicción, manifestó lo siguiente:
QUINTO. Son infundados los conceptos de violación hechos valer por el peticionario de garantías sin que esté en el caso de suplir la deficiencia de la queja en su favor, en términos de lo dispuesto en el artículo 227 de la Ley de Amparo, según se desprende del estudio integral del asunto.--- […]--- Como diversa violación a las leyes del procedimiento, el peticionario de garantías señala que en la audiencia de veintitrés de mayo de mil novecientos noventa y cinco, el actor no compareció, pues sólo acudió un pasante de derecho de nombre **********, quien se ostentó como apoderado legal de **********, y que sí se apercibió a las partes que en caso de no comparecer a la audiencia de ley se les tendría por desinteresado en el juicio, lo procedente era que se certificara la inasistencia del actor e hiciera efectivo el apercibimiento, toda vez que el artículo 183 de la Ley Agraria establece que se impondrá una multa al actor si no comparece a la citada audiencia, agregando que al pasante de derecho ********** se le tuvo como apoderado legal sin que él lo justificara por lo que la autoridad responsable no actuó conforme a derecho.--- Son infundados los anteriores argumentos, toda vez que si bien el actor ********** no compareció a la audiencia de fecha veintitrés de mayo de mil novecientos noventa y cinco, lo cierto es que a esa audiencia sí acudió su apoderado **********, por lo que a través de éste se tuvo compareciendo a la parte actora; lo cual es correcto, pues no existe disposición legal alguna que establezca que a la audiencia del juicio agrario debe comparecer el actor personalmente y no por conducto de su apoderado, por lo que la autoridad responsable no estaba obligada a hacer efectivo el apercibimiento que decretó en la audiencia de fecha tres de mayo del mismo año, en el sentido de tenerlo por desinteresado en el asunto, toda vez que como se ha visto, el actor sí compareció a la audiencia en cuestión a través de su apoderado legal; por lo que ni siquiera el actor se podría hacer acreedor a la multa establecida en el artículo 183 de la Ley Agraria, siendo prudente agregar que el hecho de que no se hubiera impuesto tal multa es una circunstancia que no le causa agravio al quejoso, pues la imposición de tal medida a él no le causa ningún beneficio procesal.--- Tampoco existe agravio alguno que se le cause al peticionario de garantías, con el hecho relativo a que la autoridad responsable hubiera reconocido a ********** como apoderado legal del actor, toda vez que él acreditó ese carácter en la audiencia de fecha tres de mayo de mil novecientos noventa y cinco, exhibiendo para tal fin una carta poder otorgada en su favor, de lo que se deduce que es correcto que el tribunal del conocimiento reconociera la personalidad de **********, pues contrario a lo aducido por el quejoso, aquél sí justificó el carácter con el que se ostentó.”
El anterior criterio dio origen a la jurisprudencia cuyos rubro, texto y datos de localización son los siguientes:
No. Registro: 201,734

Tesis aislada

Materia(s): Administrativa

Novena Época

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Tomo: IV, agosto de 1996

Tesis: VI.2o.51 A

Página: 687
JUICIO AGRARIO. LAS PARTES PUEDEN ASISTIR A LA AUDIENCIA DEL, A TRAVÉS DE SU REPRESENTANTE LEGAL. De la interpretación sistemática de los artículos 183, 184 y 185 de la Ley Agraria se deduce que las partes pueden asistir a la audiencia a que se refiere la última disposición legal mencionada, por sí mismas o a través de su representante legal; por tanto, si el Tribunal Unitario Agrario lleva a cabo la audiencia referida, teniendo por presente a una de las partes que comparece por conducto de su representante legal, no infringe las disposiciones legales citadas.”
QUINTO. El Tercer Tribunal Colegiado del Decimoprimer Circuito (ahora Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa y de Trabajo del Decimoprimer Circuito) al resolver el amparo directo 277/97, en sesión de veintiuno de agosto de mil novecientos noventa y siete, por unanimidad de votos, reiteró las consideraciones que con anterioridad ya había sustentado al resolver los amparos directos 169/96, 82/97, 112/97, 191/97, las cuales son del tenor el siguiente:

TERCERO. Es innecesario transcribir las consideraciones que rigen el fallo combatido, así como los conceptos de violación, toda vez que este Tribunal Colegiado no se ocupará de su estudio en virtud de que, supliendo la deficiencia de la queja en términos del artículo 76 bis, fracción III, de la Ley de Amparo, se advierte una violación a las leyes del procedimiento en el juicio del cual emana el acto reclamado, que afectó las defensas de los quejosos en términos del artículo 159, fracción XI, de la Ley de Amparo.--- En efecto, las constancias de autos ponen de relieve, en lo conducente, que mediante escrito presentado el 28 de junio de mil novecientos noventa y seis ante el Tribunal Unitario Agrario del Distrito Treinta y Seis, con residencia en esta ciudad, **********, a través de apoderados jurídicos promovieron interdicto para recuperar la posesión de los lotes números 6 y 7 de la manzana número 15, ubicada en la calle ********** (fojas 1 a 6 del juicio agrario); que el Tribunal Unitario Agrario de referencia, por acuerdo de primero de julio de mil novecientos noventa y seis, admitió la demanda de que se trata, ordenó emplazar a los citados demandados y señaló hora y fecha para que tuviera verificativo la audiencia a que se refiere el artículo 185 de la Ley Agraria (fojas 47 y 48 del juicio agrario); que dicha audiencia de ley fue diferida el veinticinco de septiembre de mil novecientos noventa y seis, señalándose las once horas del día cinco de noviembre siguiente para su celebración, la que en esa fecha se declaró abierta en los términos del acta que al efecto se levantó, en la cual las partes litigantes expusieron sus pretensiones, ofrecieron pruebas y se llevó a cabo la fase conciliatoria (fojas 65 a 72 vuelta del juicio agrario).--- Ahora bien, en la referida audiencia de ley que llevó a cabo el Tribunal Unitario Agrario responsable en la fecha señalada, se advierte que en su inicio se dijo: ‘…COMPARECIENTES: ASISTENCIA DE LA PARTE ACTORA. El Secretario de Acuerdos del Tribunal, hace constar que comparecen a esta audiencia los **********, personalidades que se encuentran identificadas en autos…’ ‘ETAPA DE CONCILIACIÓN. El Magistrado titular, con fundamento en el artículo 185, fracción VI, de la Ley Agraria, exhortó a las partes de este juicio para que llegaran a una composición amigable, quienes manifestaron que no es su deseo llegar a ningún convenio, por lo que lo procedente es continuar con las demás etapas del procedimiento…’. Esto es, dicha autoridad responsable agotó la etapa procesal de conciliación con la presencia de los apoderados jurídicos de los actores **********, sin que se encontraran presentes éstos, lo cual infringe el invocado artículo 185, fracción VI, de la Ley Agraria, que establece: ‘En cualquier estado de la audiencia y en todo caso antes de pronunciar el fallo, el tribunal exhortará a las partes a una composición amigable…’; puesto que, como se vio, a dicha fase conciliatoria no concurrieron los actores, de ahí que no pueda sostenerse válidamente que en realidad el Tribunal Unitario Agrario responsable hubiese exhortado a las partes a que llegaran a una composición amigable y, pese a ello, después de recibir los alegatos correspondientes y diversas probanzas que fueron admitidas a las partes contendientes, dictó la sentencia que ahora se reclama en este juicio de garantías, lo que constituye una violación a las leyes del procedimiento que rigen el juicio agrario en términos del artículo 159, fracción XI, de la Ley de Amparo, en relación con aquel precepto de la Ley Agraria. Sirve de apoyo a lo anterior, la tesis número TC113003.9 AD1, emitida por este Tercer Tribunal Colegiado, que dice: ‘AVENIMIENTO EN MATERIA AGRARIA, OBLIGACIÓN DEL TRIBUNAL DE EXHORTAR A LAS PARTES PERSONALMENTE A UNA COMPOSICIÓN AMIGABLE. Al establecer la fracción VI del artículo 185 de la Ley Agraria que el Tribunal exhortará a las partes a una composición amigable, se pretende que sean los ejidatarios personalmente, y no a través de apoderado, los que resuelvan sus propios conflictos.’.--- En vista de lo anterior, procede conceder el amparo solicitado para el efecto de que el Tribunal Agrario responsable deje insubsistente la sentencia reclamada y ordene reponer el procedimiento en el juicio agrario correspondiente, a fin de que cite de nueva cuenta a las partes a continuar la audiencia a que se refiere el artículo 185 de la Ley Agraria, con la finalidad de que agote la fase conciliatoria que prevé la fracción VI de ese dispositivo legal, sujetándose a lo establecido sobre el particular en esta propia ejecutoria; y hecho que sea, previos los trámites legales, resuelva lo que estime que en derecho corresponda.”
Las consideraciones de mérito dieron origen a la jurisprudencia cuyos rubro, texto y datos de localización son los siguientes:
No. Registro: 197,526

Jurisprudencia

Materia(s): Administrativa

Novena Época

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Tomo: VI, octubre de 1997

Tesis: XI.3o. J/1

Página: 592
AVENIMIENTO EN MATERIA AGRARIA. OBLIGACIÓN DEL TRIBUNAL DE EXHORTAR A LAS PARTES PERSONALMENTE A UNA COMPOSICIÓN AMIGABLE. Al establecer la fracción VI del artículo 185 de la Ley Agraria que el tribunal exhortará a las partes a una composición amigable, se pretende que sean los ejidatarios, personalmente y no a través de apoderado, los que resuelvan sus propios conflictos, toda vez que la voluntad de concluir el juicio por la vía del convenio es una facultad única y exclusiva de las partes, con independencia de la opinión de sus representantes.”

Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal