Continuidad real



Descargar 80.66 Kb.
Fecha de conversión02.02.2019
Tamaño80.66 Kb.

Sanchez, Rafael (1971). El montaje cinematográfico. Arte del movimiento. Pomaire. Santiago de Chile

Materia III. Movimiento y ritmo de la imagen

CAPITULO PRIMERO

CONTINUIDAD MULTIPLE
CONTINUIDAD REAL

Se ha dicho repetidas voces que la Continuidad es la meta de una buena Compaginación.

Esta frase es digna de ser analizada por esconder simultáneamente una verdad y una antinomia.

Si un Director ha preferido destrozar la realidad, fraccionándola en pedazos o tomas separadas, es porque no ha preferido la realidad continuada. Si, al llegar esos pedazos a manos del Compaginador, escuchásemos al mismo Director exigiendo del Compaginador un especial cuidado en los cortes, para obtener una buena Continuidad, estaríamos en nuestro más pleno derecho de preguntar :-¿qué clase de Continuidad es ésta?

Porque, si es exactamente la misma que la continuidad de la acción real, no parece lógico destrozarla con la cámara para reconstruirla en la moviola.

Lo sorprendente es que muchas veces es la misma continuidad la que se despedaza y se vuelve a armar. Por ejemplo, un hombre llega a una casa, abre la puerta, entra, la cierra y se dirige a un mueble. Abre el cajón, saca una caja y la introduce en su bolsillo. En ese momento se percata de que su mujer observa. Va hacia ella y le dice: -¡Tú no has visto nada! ¡No puedes haber visto!, etc.

Supongamos que el Director ha filmado esta escena a través de seis tomas; al llegar a moviola aconseja al Compaginador que mantenga todos los recorridos completos para dar sensación de una escena real y expectante.

Con ello se conseguirá mantener un tiempo y un espacio reales. ¿Por qué, entonces, se ha fraccionado en seis trozos?

Hagamos la misma pregunta desde otro punto de vista:

-¿Qué es lo que se ha fraccionado?

Por de pronto, no se ha fraccionado ni el tiempo, ni el espacio por donde se desplaza el personaje. Pero, en cambio. si se ha fraccionado el espacio del que observa la escena. Porque al saltar la cámara de un punto de vista a otro (al pasar del exterior de la casa al interior del living, del MS. del sujeto cerrando la puerta y yendo al mueble, al detalle de la mano que toma la caja, de allí a su rostro, luego a la mano que desliza la caja dentro dei bolsillo, al rostro que gira sorprendido, a la esposa que observa desde el descanso de la escalera, etc.). no ha hecho otra cosa que fraccionar el espacio del que observa, vale decir del espectador.

Por lo tanto, nos encontramos con un fenómeno auténticamente cinematográfico: un espacio de acción y un espacio de observación, de naturaleza diversa separables.

En nuestro ejemplo nos hemos encontrado con que este espacio del observador es lo único que justifica el fraccionamiento de la acción real en seis tomas. Más aún, no se trata de una nueva justificación negativa, sino que hay dos motivos poderosos para hacer el fraccionamiento:

1. Se ha logrado concentrar la atención del espectador sobre el trozo de acción que más interesaba en cada instante, ampliando, magnificando el detalle al tamaño completo de la pantalla, y

2 Se ha logrado imprimir un movimiento nuevo a la acción real: el movimiento de los cortes.

Magnificación y movimiento serán, pues, las dos primeras fuerzas del Montaje.

La Magnificación no sólo posee valor por el mero hecho de dejar ver mejor lo que está cerca, sino por la abstracción con respecto al resto del escenario, el cual es substraído, fuera de la visión del espectador.

El Movimiento que nace del corte es el primer fenómeno a que debe atender un Compaginador; porque a menudo estará en sus manos la posibilidad de producirlo o dejarlo perder. Este Movimiento es la médula del Montaje y es por ello que nos dedicaremos a analizarlo en sus formas más desnudas, en su contenido estético puro.
CONTINUIDAD-FILMICA

Volvamos a la continuidad. Distingamos, primeramente, esta reconstrucción de la Continuidad-real (en aras de una Discontinuidad de observación como nos lo mostró el ejemplo anterior) de otra Continuidad que, por darse exclusivamente en pantalla, la llamaremos Continuidad fílmica.

Supongamos que ei Director cambia de opinión respecto al ritmo de aquella escena y ruega al Compaginador reducirla en tiempo, de modo que el hombre parezca estar urgido y la escena entera aparezca como una síntesis compuesta por trozos insignificantes. Acción de dar vuelta la llave en la cerradura, salto directo al interior para ver SU entrada y, antes de detenerse a cerrar la puerta. tomar de su viaje sólo la llegada al mueble, detalle de la mano al tomar la caja la esposa observando, la mano saliendo del bolsillo, etc.

A pesar de que el tiempo y el espacio real han sido voluntariamente mutilados, estilizados, veremos nuevamente al Compaginador buscando la Continuidad en los cortes y empalmes de los trozos. Como es natural, ya no podemos pensar en una continuidad real, porque se han dejado saltos temporales y espaciales inaceptables en la realidad. Se trata, pues, de una lógica diversa, que llamaremos Continuidad-fílmica.

Esta es la estilización más característica del lenguaje cinematográfico. En ella se reúnen varias convenciones, varios fraccionamientos, varios movimientos en pantalla.
CONTINUIDAD TEMATICA

Ahora bien, pasemos a un ejemplo completamente diverso. Supongamos que un Cameraman ha visitado una feria popular, uno de esos pintorescos sitios donde se reúnen vendedores y compradores de cualquier cosa comerciable, y trae un centenar de tomas de gentes, ambientes, objetos de arte, comestibles, manos quietas, manos en actividad, miradas soñolientas, miradas de alerta, cambios de expresión en los que ofrecen, en los que regatean, en los que compran, en los que pasan, etc. El centenar de tomas pasa a moviola, donde hay que armar una secuencia con cierta lógica. Vale decir, con Continuidad.

La palabra «continuidad» toma aqui un sentido completamente diverso. Ya no es ni real, ni temporal-espacial, ni de acción. Es simplemente una Continuidad temática, cuya validez no puede descansar solamente en ideas, sino que también necesita una lógica en el discurso visual. El examen de esta lógica visual nos llevará a un más extenso capitulo sobre las transiciones y el ritmo del movimiento.
CAPITULO SEGUNDO

EL MOVIMIENTO INTERNO A LA TOMA
Como quedó establecido en la Introducción a la SEGUNDA PARTE, el Cine es un arte de imágenes en movimiento. En este Capitulo y en los siguientes nos fijaremos en los movimientos internos a la toma y en los movimientos externos a la toma. Los primeros son aquellos movimientos que registra el film y se perciben dentro del recuadro durante la proyección de la toma.

Los externos, en cambio, son los movimientos que nacen de los cortes y transiciones entre una toma y la toma adyacente.

Tal asunto constituye el quehacer más delicado en la artesanía de la Compaginación, por entrar en juego simultáneo factores tan complejos como: ideas (tema - contenido). continuidad de transiciones, flujo del discurso visual y ritmo del montaje.

Si durante el rodaje de una toma, el sujeto se mueve, o la cámara se mueve, o sujeto y cámara se mueven, tales movimientos quedarán registrados sobre la emulsión del film y posteriormente, durante la proyección, el recuadro fijo de la pantalla dejará ver en su interior tales movimientos.

Se oponen, pues, a esta categoría, todas aquellas tomas sobre sujetos fijos (una casa, un libro sobre la mesa), captados con cámara fija. En tal caso la composición del sujeto, dentro del recuadro de la pantalla, permanecerá idéntica e inmutable. No habrá movimiento alguno en la toma misma.
MOVIMIENTO INTERNO DE PULSACION CONSTANTE

Cuando un sujeto se mueve en forma isócrona, sin producir cambio en la composición del cuadro, porque el ámbito de su movimiento permanece dentro de la misma zona de cuadro, da a la toma un tipo especial de movimiento que llamaremos de pulsación constante.

Poco más adelante pondremos ejemplos de estas tomas. Nos bastará un vistazo para caer en la cuenta de que su característica común es no cambiar de zona. Podremos definir la toma de pulsación constante como aquella donde su movimiento interno carece de progresión.

Se supondrá, por lo tanto, que ninguna toma donde haya progresión podrá tener cabida en esta clasificación, como sería el caso de un personaje (o varios) parlamentando (en diálogo); un zoom-in o zoom-back donde cambia la composición; un sujeto móvil en aceleración o retardación, etc.

Esta clasificación es útil en Compaginación. Cuando el alumno comienza sus primeros ejercicios de corte y armado en moviola, cae pronto en la cuenta de que las tomas sin movimiento interno (cámara fija sobre un sujeto fijo) pueden tener la longitud o tiempo que se quiera, y para cortarlas basta contar segundos y meter tijera. Por una parte, presentan esta comodidad. y por otra, parecen resistirse a formar parte de una escena, de un montaje, donde alternan tomas CON movimiento interno. Pues bien, las tomas de pulsación constante son muy similares a esas tomas totalmente quietas: pero, al poseer movimiento interno comparten con el otro grupo móvil. En resumen, las tomas de pulsación constante son un buen puente, son un umbral, entre las tomas sin movimiento interno y las tomas con movimiento interno.
CUADRO SINOPTICO DE MOVIMIENTOS INTERNOS

Para lograr, más adelante, un planteamiento práctico en la yuxtaposición de tomas con movimientos internos y externos de muy diversas ciases, se hace necesario un cuadro de sus posibles casos.

División de las tomas según su movimiento interno:


Cámara

Sobre sujeto

Cambio de zona

1. fija

móvil

con cambio = MOVIMIENTO PROGRESIVO

2. móvil

fijo

con cambio = MOVIMIENTO PROGRESIVO

3. móvil

móvil

con cambio = MOVIMIENTO PROGRESIVO

4. fija

móvil

sin cambio = PULSACION CONSTANTE

5 móvil

móvil

sin cambio = PULSACION CONSTANTE

6. móvil

fijo

sin cambio = PULSACION CONSTANTE

NOTA: Obsérvese que el factor que determina la pulsación constante, es la permanencia del sujeto en la misma zona.

Pongamos ejemplos de cada tipo, en dos grupos:
MOVIMIENTO PROGRESIVO:

1. Todo sujeto que entra o sale de cuadro; todo cambio de zona captado con cámara fija.

2. Todo pan, tilt, traveling descriptivo sobre cosas o paisajes fijos que son descritos por la cámara y pasan por pantalla.

3. Acción que se desarrolla dentro del cuadro, como ir de un sitio a otro de una habitación, mientras la cámara avanza (dolly) o gira en pan.


PULSACION CONSTANTE:

4. La cámara fija capta agua de un arroyo, olas dei mar, rueda girando, péndulo, rama de árbol balanceándose, etc.

5. La cámara sobre dolly sigue a una persona, manteniendo igual posición dentro del cuadro. Traveling desde un auto a jinete galopando, un avión en vuelo desde otro avión, etc.

6. Paisaje homogéneo desde ventanilla del tren, rocas de una costa desde lancha que pasa, rieles y durmientes desde ei tren' camino desde el automóvil, etc.



CAPITULO TERCERO

RITMO INTERNO Y EXTERNO A LA TOMA
RITMO INTERNO

Bajo el mismo criterio que nos llevó a clasificar las tomas por el tipo de movimiento que podían presentar en pantalla, podríamos ahora fijarnos en las categorías rítmicas de tales movimientos. Siendo esto tan obvio, resultará más fructuoso fijar la atención sobre otro aspecto: el origen del ritmo; vale decir si éste emana de un movimiento dramático de los sujetos en acción, o de un movimiento visual.


A. RITMO DE LOS MOVIMIENTOS DRAMATICOS

Se trata aquí de la acción misma de los personajes que se desplazan en el escenario o simplemente dialogan; con lo cual se produce un progreso psicológico. Cada toma de este tipo poseerá un ritmo interior.

Imaginemos una toma de un muchacho (Juan) sentado a una mesa, que mira fijamente a una joven (Elisa, quien no aparece en este CU de Juan), estira su brazo hasta tomar el vaso, lo lleva lentamente hasta sus labios y, antes de beber, dice: —No estoy seguro. Terminado este texto se bebe rápidamente todo el contenido y deja el vaso con fuerza en la mesa.

Una segunda toma presenta el CU de Elisa, que lo mira sin decir nada, apoyadas sus manos bajo el mentón, quieta.

La toma de Juan, una vez filmada, posee un ritmo dramático fijo, que podría haber sido muy diverso si el Director hubiese cambiado la interpretación antes de filmarla. Hay un ritmo psicológico y un ritmo visual en sus gestos.

La toma de Elisa, en cambio, no posee ritmo interno alguno, ni psicológico ni visual. La toma podrá quedar de la dimensión que se necesite en la Compaginación de la escena completa.


B. RITMO DE MOVIMIENTOS VISUALES

Este ritmo se refiere a movimientos dentro del cuadro. que no presentan una acción con sentido completo. Por lo tanto, la dimensión o duración de la toma es indiferente en si misma y dependerá exclusivamente de la función que desempeñe en medio de la escena por compaginar. Como ejemplo, imaginemos una toma de Juan y Elisa bailando. Si es mantenido su movimiento rítmico en el cuadro, será casi de pulsación constante.

La mayoría de los ritmos visuales internos, sin sentido completo, se darán en recorridos de un sitio a otro, de viajes, de objetos en movimiento. Una mujer que aparece al comienzo de una toma, caminando por la calle y llegando a una vitrina para detenerse a mirarla, no exige, de por si, que su viaje sea mantenido entero. Si el Compaginador lo desea, podrá dejar sólo los tres últimos pasos y la detención frente a la vitrina. Sin embargo, el ritmo interno está determinado por la velocidad de sus pasos, como por la forma tranquila o rápida con que se detuvo.

Otro grupo de movimientos visuales estará determinado por la velocidad con que la cámara-móvii se desplaza. La velocidad de un pan, de un tilt o de un traveling marcan también un ritmo visual interno que deberá conjugarse con los ritmos visuales y/o dramáticos de las tomas adyacentes.


RITMO EXTERNO

Toda toma, tenga o no un ritmo interno, puede participar del ritmo externo que brota del corte, o sea, de la dimensión con que quede en medio de la escena armada.

Por lo tanto, piénsese que el primer factor que determina este tipo de ritmo, es el Montaje mismo en sus medidas de longitud o duración de las tomas.

Como salta a la vista, no toda toma puede ser cortada por un mero criterio de longitud. Excepto los dos tipos ya especificados: las tomas sin movimiento interno y las tomas de pulsación constante. Una acción dramática exige el desarrollo de su contenido, igual que ciertos movimientos de cámara necesitarán ser dejados completos, sin aceptar un corte por mera medida de tiempo.

Ahora bien, desde el momento que todo discurso cinematográfico está construido a base de tomas, este movimiento producido por los cortes o por la yuxtaposición de diversos planos exige por si mismo un ritmo, a la vez, interno y externo en ia escena completa.

La creación de este ritmo cae principalmente en manos del Compaginador.



CAPITULO CUARTO

INFLUJO DE LOS CORTES EN EL RITMO INTERNO
CAMBIO DEL RITMO INTERNO

Trataremos aquí de los cortes que influyen sobre el ritmo de una escena (varias tomas) filmada en Continuidad de Acción. Es el caso más común en moviola, cuando se reciben las tomas que componen un film dramático. Así pues, toda vez que el Compaginador reciba un material filmado con una continuidad claramente definida, SU tijera podrá producir. según su estilo y su elección, una extensa gama de diversos ritmos.

Sus primeros cortes no harán otra cosa que armar la escena para percatarse de su efecto. Tengamos presente que hasta este momento nadie ha visto aún el resultado de tantos y tan dilatados esfuerzos. Con este primer orden y despunte de las tomas, con esta primera visión seguida, se podrá apreciar lo que se imaginó el Guionista, lo que decidió el Director y lo que ahora ofrece la escena al Compaginador (Rough-cut).

Más adelante tendremos oportunidad de recorrer cada paso de estas primeras etapas del .«cutting„. Por ahora estudiemos sólo su incidencia en el ritmo.

Las solas longitudes o duraciones que el Compaginador determina para las tomas (ritmo externo) incidirá en forma directa en el ritmo dramático (ritmo in terno) .

Esta afirmación parece contradecir lo dicho antes sobre la imposibilidad de cortar una toma en Continuidad de Acción Para dilucidar esta aparente antinomia será útil examinar el concepto de Ritmo con que estamos mirando este asunto.

Un ritmo es métrico, cuando está regido por un compás. Tal ritmo está sujeto a medidas rígidas y es propio de la música de danzas y marchas. En Cine es muy poco común el uso de un ritmo métrico, poseído de «una ruda fuerza impulsora», según frase de Eisenstein.

El ritmo más común y necesario en Montaje es aquel que nace como fruto de dos movimientos simultáneos: el movimiento interno y el movimiento externo de la toma. Es muy similar al que Eisenstein coloca en segundo lugar, como Montaje Rítmico, aunque en el pensamiento de Eisenstein se trata de crear la toma, antes de filmarla, mientras aqui nosotros damos por filmada la toma y atendemos a los cambios que podrían hacerse con la sola tijera.

Resulta sumamente complicado explicar por escrito algo que resulta claro y visible, sentados a la moviola. Para comprender este ritmo resultante es necesario volver al asunto que traíamos entre manos: ¿cómo cambiar un ritmo que aparentemente quedó determinado por la actuación de los actores?

Los medios son quizá muchos más, pero por claridad didáctica los agruparemos en cuatro tipos:


CUATRO MEDIOS DE ALTERACION RITMICA
1. PAUSAS

Sabemos que toda toma filmada suele venir con un plus, un sobrante de acción al comienzo (CAB) y al final (PIE) (§ 475). Si la toma de Guión Técnico indicaba «Juan toma el vaso y dice: ¡No estoy seguro!», una vez filmada llegará a manos del Compaginador con algunos instantes (y aun, segundos) de actuación, antes de tomar el vaso y después de terminado el parlamento.

De la conservación, acortamiento o supresión de estos instantes de plus dependerá un notable cambio en el ritmo de un diálogo. Imaginemos que el diálogo continúa entre Juan y Elisa, a través de seis tomas con parlamentos de ambos personajes. Las seis «pausas» que separan las tomas ofrecerán doce trozos (CAB y PIE de cada toma) donde se podrán conservar, acortar o suprimir fotogramas. Con ello, las posibilidades de imprimir un ritmo u otro a la escena, son tan diversas como quiera el Compaginador y lo exija el sentido dramático de la escena.

Este cambio de las pausas afecta directamente al «TEMPO» de la acción. Si tomamos un diálogo filmado, hacemos tres copiones (Workprints) idénticos y armamos tres versiones de la misma escena; una con pausas completas, otra con pausas cortas y una tercera suprimiendo pausas entre un parlamento y otro, descubriremos en pantalla que el solo ritmo externo (cortes) ha logrado producir un cambio aparente, pero efectivo. en el ritmo interno de la acción. Podemos estar seguros de que un espectador común que vea estas tres versiones creerá que son tres filmaciones diversas, donde los actores interpretaron con diverso «TEMPO» la acción dramática.


2. SUBDIVISION DE UNA TOMA E INTERCALACION

Cualquier toma puede ser dividida en trozos y barajada con tomas (o trozos de tomas) de los personajes y objetos que tienen parte en la misma acción.

Supongamos que el Compaginador siente necesario el producir una mayor vacilación en Juan antes de pronunciar su parlamento. Partirá entonces con la acción de Juan que agarra el vaso y lo acerca a los labios. (Puede aún hacerle abrir la boca, como para pronunciar la primera sílaba, quitándole el sonido de aquella sílaba.) Corta allí la toma de Juan y coloca un pequeño trozo de la toma de Elisa que lo mira en silencio y vuelve a Juan que dice su parlamento —«No estoy seguro ».

Cualquier Cut-away será útil para intercalaciones de este tipo, con la condición de estar tan ligado a la acción principal, que no distraiga de ella.

Si suponemos que el Compaginador se decidió por el truco de hacerle abrir la boca sin decir nada, quiere decir que el sonido de aquella sílaba primera no podrá caer sobre el segundo trozo de Juan (el trozo colocado después de Elisa) porque le faltarían fotogramas en imagen. Entonces será necesario acudir al efecto de Sound-flow.
3. SOUND.FLOW Y OVERLAPPED DIALOGUES

Estos métodos son otro efectivo medio de alterar el ritmo interno mediante los cortes.



Sound-flow o Sonido Sobrepasado es un trozo de parlamento que cae sobre el rostro del otro personaje en Reaction-shot, vale decir, una parte del texto de Juan que se oye sobre Elisa en actitud de escuchar.

Overlapped Dialogues o Sonido Traslapado es un trozo de texto de un personaje que se monta sobre el texto de otro personaje, escuchándose simultáneamente y dando la impresión de que el segundo personaje está urgido por ser escuchado o por lanzar su idea sin atender a lo que le dicen.
4. RECORRIDOS

Cuando la acción de una escena está compuesta no sólo por gestos y palabras, sino por desplazamiento de los sujetos, el corte podrá influir grandemente en cuanto a dejar los recorridos íntegros, reducirlos o, en algunos casos, suprimirlos casi por completo.

En este asunto, como en todos los anteriores, se presenta un fenómeno psíquico en el espectador, que está relacionado con el problema de las convenciones de todo lenguaje. Si un film dramático de nuestros dias hubiese sido proyectado ante los espectadores de David W. Griffith en 1916, éstos no habrían comprendido ni su argumento ni su acción. El Cine ha logrado entre 1950 y 1965 un verdadero despliegue de sugerencias fugaces, que aun para el público habituado representan una cierta dificultad de comprensión.

La diferencia de este lenguaje nuevo con el antiguo se podría establecer en la esfera de pasividad o actividad intelectual del espectador. Antiguamente la "historia" era narrada en forma obvia y llena de explicaciones y puentes. Hoy dia (y cada vez más) el Montaje exige un trabajo de relacionar datos esquemáticos, sugeridos por la imagen o el sonido.

Por este tipo de estilo, hoy día los viajes y recorridos se sugieren apenas (a menudo por medio del solo diálogo) y los personajes no aparecen movilizándose innecesariamente El recorrido o viaje es dejado en pantalla solamente cuando posee, como tal, un significado dramático.

De este modo, los cortes sobre recorridos afectarán directamente al ESPACIO real e indirectamente al TIEMPO de la acción dramática.


UN ANTIGUO EJEMPLO

Un antiguo efecto de alteración del movimiento por medio del corte, lo encontramos en el clásico ejemplo de la persecución a caballo entre el Jovencito Bueno y el Bandido.

Supondremos que llegan a manos del Compaginador dos largas tomas: Un traveling (o trucking-shot) sobre el Bandido y otro traveling sobre el Jovencito. Ambos galopan a igual velocidad, sin acelerar ni retardar su carrera.

El Compaginador dividirá en trozos ambas tomas para alternar repetidamente al que huye y al perseguidor.

Si la razón longitud de las tomas alternadas es idéntica (por ejemplo: tres segundos de Bandido, tres segundos de Jovencito, tres de Bandido, tres de Jovencito) el espectador tendrá la impresión de que los caballos galopan a igual velocidad y, por lo tanto, la distancia se mantiene igual.

Si la razón es desigual (por ejemplo: tres segundos de Bandido, tres de Jovencito, tres de Bandido, dos de Jovencito, tres de Bandido, uno de Jovencito) los espectadores tienen la impresión de que el Jovencito va más rápido y acorta distancia. Es el momento en que los niños gritan, sentados en la punta de las butacas de la sala.

Lo interesante es que no existe aceleración real en la carrera del caballo, pues son trozos de la misma toma. Este fenómeno, experimentado desde los primeros montajes cinematográficos, nos vuelve a mostrar cómo un cambio rítmico externo a la toma (ritmo de corte y de longitud de las tomas) puede influir en la impresión del ritmo interior a la toma (la velocidad del sujeto que se desplaza) .
CONCLUSIONES DE LO DICHO

La aplicación de este principio es múltiple en montaje. Se puede afirmar que todo movimiento, sea de recorrido, de trabajo, de esfuerzo, etc., puede dar impresión de ACELERACION si las tomas van siendo acortadas progresivamente; de RETARDO, si son alargadas progresivamente de TRANQUILIDAD, si son de medidas largas; de RAPIDEZ, si son de medidas cortas. Y esto es valedero si se trata del movimiento de un mismo sujeto en diversas tomas, como cuando se comparan dos movimientos (como en el caso de la persecución Bandido-Jovencito).

Volvemos a repetir que aquetios cuatro tipos de alteración rítmica son artesanía del Compaginador, sobre un material filmado y parcialmente definido en su línea de interpretación dramática. Ante este hecho, se podrá afirmar un principlo que señala la responsabilidad de un Compaginador: —la interpretación dramática, tal como es entregada en pantalla y recibida por el espectador, no depende exclusivamente de la actuación frente a cámara. sino también del ritmo con que haya sido armada por el Compaginador.

CAPITULO QUINTO

RITMO DE LA INTERPRETACION
Suponer que este Montaje en Continuidad de Acción no exige ritmo, es tan rudimentario como suponer que un drama no exige ritmo. Ahora bien, la diferencia entre ambos ritmos es tan grande, que conviene detenernos a aclarar sus modalidades y ubicaciones respectivas dentro del proceso creativo del Teatro y del Cine.

El ritmo que logra un director de Teatro y los intérpretes del drama es semejante (con todos los «mutatis mutandis» de una comparación) al flujo que logra un director de orquesta y los instrumentos frente a una partitura musical. Es un ritmo trabajado en forma horizontal, donde el flujo constante del drama y de la música deberá nacer de los mismos intérpretes. El actor, igual que el instrumentista, podrá ensayar la obra trozo por trozo, detener el parlamento donde lo desee, repetir, partir nuevamente; pero con la intención de lograr, finalmente, una interpretación continuada. El flujo constante, el ritmo total de la obra, están íntegramente en SUS manos.

En cine hay dos etapas independientes, separadas. La primera es la interpretación del Guión Técnico frente a cámara; la Puesta en Escena de cada toma. El Director influye ahora tremendamente en el ritmo de cada toma. Su interpretación del drama filmico total lo traspasa a los actores en cada toma separada, con miras a un flujo constante que está todavía por crearse y realizarse en la Compaginación, que viene a ser la segunda etapa.

Imaginemos que un director de orquesta trabajara cada frase musical por separado. Trescientas Frases distintas, ensayadas y grabadas por separado. Terminada esta faena los intérpretes se marchan y el director se sienta frente al aparato reproductor de cinta magnética y arma la sinfonía. Aunque esto parezca absurdo e inútil, no lo es. Lo que resulta absurdo es tratar de lograr que una Sinfonia de Mozart se interprete y se empalme frase por frase, por la simple razón de que no está creada para una interpretación parcelada. Pero si imaginamos a un compositor de música concreta electrónica, cuya partitura (léase Guión Técnico) indica para cada trozo diversos ruidos naturales, instrumentos musicales, ruidos de laboratorio y efectos electrónicos de eco, armónicos, cambios de velocidad en paso de la cinta ,magnética, etc., aceptaremos que no hay otro modo de interpretar y crear esta música sino mediante la parcelación. Hemos puesto interpretar y crear„ en este orden, intencionadamente. Porque radica en esta misma localización de etapas una de las diferencias en la manera de realizar la música o el drama, frente a esta nueva manera (propia dei siglo XX) de crear música electrónica y cine.

Allá, el escritor crea la obra de teatro y el compositor crea la partitura. Aun después de su muerte los instrumentistas y los actores siguen interpretando sus obras. Aquí, el creador de cine pone en escena Frente a cámara (interpretan los actores) una obra que aún está «in fieri», se está creando, en todas sus facetas.

Se podrían dividir las artes en dos grupos: las obras interpretadas y las obras por interpretar. Tal división es tan añeja como las artes, dado que escultura, pintura, arquitectura y otras, jamás se las consideró creadas antes de que el artista las hubo terminado en su forma definitiva.

Hasta aqui, nos hemos referido al ritmo en escenas con Continuidad de Acción. Pasemos ahora al Montaje y al ritmo en escenas de Continuidad Temática.

CAPÍTULO SEXTO

LA TRANSICION
MONTAJE EN CONTINUIDAD TEMATICA

Si volvemos al ejemplo de la feria popular (capítulo 1) nos percataremos que no se trata de una filmación con Guión Técnico. El cameraman ha ido al sitio real a captar lo que se ofrecía y tal como se ofrecía. No hay, por lo tanto, una miseen-scene previamente establecida. Más aún, por muy hábil que sea el cameraman en cuanto a colocar su cámara y lograr así un material con buenas posibilidades de ajuste, no sabe a punto cierto lo que resultará en pantalla después del trabajo en moviola. En otras palabras, el Montaje no se ia comenzado todavía.

NOTA: No siempre se debe ir en estas condiciones a una filmación de documento real Este modo improvisado de filmar corre el peligro de resultar pobre, frente a lo que seria ese mismo tema con ideas claras acerca de la forma que se piensa dar al asunto. Si lo ponemos aquí es por ser un ejemplo que denota más la libertad de trabajo rítmico y de búsqueda de transiciones, durante el oficio de moviola.

Frente a las cien tomas de la feria popular el Compaginador goza de una amplia libertad para dar una línea u otra al discurso fílmico. ¿Hasta dónde se extiende su libertad en un caso como éste? ¿Podrá barajar las tomas en cualquier orden?

La respuesta en abstracto, sin tener ante nuestros ojos esas cien tomas, es afirmativa. Cualquier orden es posible, mientras sea .orden.. Esto es, mientras esa disposición siga una línea temática asequible al espectador, cualquiera que sea.

La respuesta en concreto, es la que todo Compaginador debe hallar frente al material. Y con esto llegamos a un punto de suma importancia: la línea temática debe quedar sujeta a las posibilidades que las tomas presentan en cuanto a transiciones visuales.

De lo contrario, ¿qué lograría un Compaginador con unir tomas. guiado exclusivamente por su contenido o significado, o sea, sólo guiado por el tema?

Lo más seguro es que la imagen, por si misma, no alcanzaría a expresar ningún contenido. Los planos, sin relación visual mutua, son como una colección de diapositivas fotográficas de un paseo familiar, cuya única conexión descansa en la explicación y en las anécdotas que cuenta el dueño-de-casa-fotógrafo a los visitantes-espectadores. Del mismo modo, podremos presenciar montones de filmes documentales cuyas imágenes están sostenidas y relacionadas exclusivamente por el texto narrativo; carentes de valor artístico, aunque por otras razones pudiesen constituir un excelente documento de reportaje.

Trataremos de observar con más detención el significado de las transiciones, dado el papel fundamental que juegan en el Montaje. Después de echarles una mirada resultará más fácil volver al asunto que nos ocupa, sobre Continuidad temática.
TRANSICION VISUAL Y "TERTIUM QUID"

La transición está ubicada entre toma y toma, en los sitios de corte y empalme. La transición es algo así como el factor que determina si es posible o no yuxtaponer dos tomas. Es algo más que el mero paso de un plano a otro. Es una relación que se establece al aparecer la nueva toma (llamémosla toma 2) y que liga esta aparición con lo visto al PIE de toma 1. Pero nos referimos aquí a una relación visual.

Los tratadistas rusos pusieron el mayor énfasis del fenómeno estético del Montaje, en el «tertium quid», lo tercero que nace, se añade, a los contenidos de ambas tomas yuxtapuestas. Para autores posteriores esta afirmación fue demasiado universalista y, por lo tanto, proclive a convertirse en una exageración metodológica.

Sin querer discutir aqui el valor de la teoría rusa, que es ciertamente fecunda, deseamos hacer notar que, cuando hablamos de «transición» no estamos tratando del Mismo asunto. El «tertium quid» de Eisenstein se relaciona con el contenido argumental o significado intelectual que nace de la yuxtaposición de dos contenidos diversos (el de cada toma por separado).

La transición, dé o no dé origen a algo nuevo, es algo más visual que conceptual. Un ejemplo esclarecerá esta diferencia:

Yuxtaposición A:

t.1 Una niña de cinco años, toma una planta del jardín y la arranca de raíz.

t.2 Un peluquero toma los cabellos crecidos de un niño y sujetándolos en alto los corta de un tijeretazo.

Yuxtaposición B:

t.1 La misma torna de niña que arranca planta.

t.2 Un campesino coloca cuidadosamente un tierno árbol, en la tierra preparada, y lo planta.
Si analizamos el significado de las yuxtaposiciones, encontraremos en A una escena cómica, donde la acción de la niña es una metáfora intrascendente. En B, tan pronto se vea al campesino cuidando la planta con esmero, se interpretará la acción de la niña como un problema psicológico, de destrucción inconsciente.

Si analizamos la conveniencia visual de las transiciones, los criterios deberán ser de otro orden: deberemos atender a la posición correcta de ambos personajes, en comparación a la dirección de sus movimientos, a un posible jump-cut que estorbara el efecto, etc.

Como puede verse, se trata de dos problemas diversos: aquél va al fondo y éste a la forma.
IMPORTANCIA DE LA TRANSICION VISUAL

Toda la extensa Materia II, dedicada a Posiciones de Cámara, está destinada a lograr, tanto en filmación como en compaginación, transiciones correctas con respecto a una Acción continuada.

La transición, en este capitulo, toma un sentido más amplio y a la vez complementario de aquel otro. Nos estamos deteniendo en un análisis del MOVIMIENTO en el Montaje, y es precisamente este criterio fundamental el que no nos parece bien acentuado por los libros de Montaje. Si no se saben conjugar los movimientos en pantalla, por más profundo que sea el contenido dramático e intelectual, el asunto esencial del arte cinematográfico quedará debilitado; y si la formación artística es débil, el contenido dramático no llegará con toda la fuerza esperada.
CAPITULO SEPTIMO

RELACION ENTRE TRANSICION, MOVIMIENTO Y RITMO
MATERIAL FILMADO SOBRE UN TEMA

En el ejemplo de la feria popular suponíamos un acervo de tomas diversas. Afirmábamos que cualquier ordenación que eligiese el Compaginador debía atenerse a las posibilidades del material visual. Bajemos ahora al caso concreto que pudiese presentarse en una secuencia. Imaginemos muchas tomas que muestran a una anciana sentada frente a un mesón cubierto de cerámicas de greda, algunos compradores que se detienen a mirar y, paralelamente, la escena de un muchacho que tira sandias a las manos de otro, que las ordena en una pila. Las sandias vuelan por el aire desde lo alto de una carreta hasta el muchacho que las recibe, pasando por encima de la mesa con cerámicas. Algunas tomas reflejan la preocupación y molestia de la anciana ante la insolencia de los muchachos. En resumen dos acciones paralelas y de un contrastado carácter, entre el volar de las sandias y la quietud de las cerámicas, entre la risa de los muchachos y la seriedad de la anciana. Ante ellos, la actitud de los compradores, que se acercan a la mesa y al ver pasar la primera sandia en vuelo, se retiran prudentemente.

El Cameraman ha tenido la oportunidad de captar muchos planos de esta escena y el Compaginador se encuentra con tomas de cámara fija y de cámara móvil, del rostro fijo de la anciana como de los ademanes de destreza de los lanzadores de sandias, zoom-in y zoom-back sobre las cerámicas, de pan lentos por las gredas hasta las manos de la anciana, como de pan rápidos siguiendo las sandias y dejando el background en barrido».

La simplicidad del tema no va más allá del que pudiese contenerse en cuatro tomas. Es la belleza rítmica la que lleva, empuja al Compaginador a jugar con los elementos formales, mediante un número mucho más elevado de planos diversos sobre el mismo asunto.

Supongamos otros casos de series rítmicas y analicemos los problemas que pudiesen presentarse en ellas.

Si se juega con las sandias volando por el aire, se dispondrá de varias tomas: unas son de cámara fija con la fruta pasando de un lado al otro del cuadro. Otras son pan rápidos que siguen la fruta y la mantienen en cuadro con background «barrido». Otras muestran el momento de ser lanzada por el muchacho de la carreta y otras, finalmente, la llegada a manos del que la recibe y ordena en la pila.


NORMA GENERAL: EL FLUJO CONSTANTE

¿Qué normas generales pueden citarse para un montaje correcto de todos estos trozos?

La primera tentación de un profesor que escribe un libio y no puede sentarse a la moviola acompañado de su discípulo para examinar las reales posibilidades de un material de imágenes, es declararse derrotado y sugerir vaguedades, sin embargo, es honrado tratar de sistematizar ciertas normas, cuya validez emana de principios universales, Y es por ello que nos adentramos en este asunto. con la esperanza de aclarar conceptos y dictar reglas prácticas, a menudo desconocidas por el artista incipiente.

Lo primero que debe tenerse presente es que todo discurso fílmico debe tender a ser un flujo constante Nada es más contrario al Cine que una falla en este flujo. No se confunda ese flujo del discurso fílmico con el movimiento de los sujetos, En nuestro ejemplo, no se piense que el movimiento de las sandias constituye el flujo de la escena; pues, si fuera así, cada vez que intercalásemos una toma de la anciana, el flujo quedaría paralizado, El flujo o movimiento es una impresión suscitada en el espectador La imagen en movimiento es como la fuerza que impulsa el ritmo interior en la percepción dei espectador.

Cuando se pasa de dos o tres tomas de sandias volando al rostro estático de la anciana, se están conjugando dos fuerzas:

1. La del ritmo interno del espectador que sigue sintiendo (aunque no las vea) a las sandias que pasan y

2 la del contraste.

Como es evidente, esta toma contrastante de la anciana debe sujetarse a una medida de longitud o de los contrario el efecto rítmico se perderá. Tal medida podrá someterse a uno de estos tres efectos:

A. La toma de la anciana intercalada varias veces y de igual medida que las tomas o los viajes de las sandias. Con ello se adopta una métrica pareja y simple.

B. La toma fija de la anciana una vez y de mayor medida que los viajes de las sandias; marcando un punto final a la escena. Con ello se ha construido una cadencia terminal.

C. La toma fija de la anciana, repetida varias veces y con mayor medida (casi el doble de tiempo, por ejemplo) que el «tempo» de las sandias. Con este tercer recurso se logrará un fraseo rítmico, acompasado y dividido por cadencias intermedias.

Para comprender a fondo el papel de este fraseo del discurso filmico. la Materia IV analiza la forma musical como el modelo más acabado.

El principiante suele temer que este tipo de tratamiento lo haga ceñirse a un preciosismo exagerado en el cultivo de la forma. Quizá porque su inexperiencia lo hace fijarse demasiado en los ribetes escolares que presenta este tipo de escena. Esto se asemeja a los monótonos ejercicios de contar compases a que deben someterse los que se inician en la práctica de un instrumento musical. Sin tales ejercicios no se lograría la justeza del «tempo», aunque después esa exactitud de metrónomo no sea la verdadera en la ejecución de las grandes obras. La experiencia nos enseña que si un Compaginador no ha logrado dominar el ritmo acompasado con que pudiesen armarse algunas secuencias, después le será difícil lograr un ritmo perfecto en las escenas dramáticas.

CAPITULO OCTAVO

ENSAMBLE DE MOVIMIENTOS SIMILARES
TRANSICION SUAVE

Existe un principio muy útil por su aplicación uníversal:

—Cualquier tipo de movimiento puede unirse, en transición correcta, con otro movimiento de ritmo semejante.

Existen transiciones suaves y transiciones lógicas.

Transición rítmicamente suave es aquella que no produce salto, porque se confrontan dos velocidades similares.

Lo interesante de aquel principio es su universalidad, pues las velocidades similares pueden tener origen en movimientos de diversos órdenes, como seria el paso de un sujeto por el cuadro y el movimiento de cámara sobre el paisaje. Así, por ejemplo, se podrán ensamblar en transición rítmicamente suave una panorámica sobre diez mujeres (LMS) que laboran en una vendimia, con una cámara fija sobre una mano de mujer (MCU) que lleva un racimo desde una vid hasta su canasto.

La primera toma (pan) podrá ser cortada antes que la cámara se detenga, de modo que el movimiento de la mano, en segunda toma, semeje la continuación del movimiento anterior.

También podrán ligarse tomas con movimiento de cámara con tomas de pulsación constante, atendiendo, eso si, a la semejanza de sus ritmos internos.


CAMARAS MOVILES ENCADENADAS

Este ensamble de ritmos semejantes puede lograrse en series de cámaras móviles, como seria el caso de varios travelings seguidos, de un traveling seguido por una panorámica, de un pan seguido por un zoom. En una palabra, todo pan, tilt, dolly u otro movimiento de cámara podrán unirse entre si sin detener o congelar sus movimientos, con tal que sus velocidades mantengan un ritmo semejante.

Si tales desplazamientos carecen de sujetos en acción determinada. se podrá aplicar una medida igual a la longitud de las tomas, con lo cual se obtendrá un doble juego rítmico: ritmo interno (cámara móvil) y ritmo externo (tiempo de los cortes).

En estos Movimientos de Cámara Encadenados se evitará el mal efecto que produce el regreso o marcha atrás.



Dentro de una panorámica, como es sabido, no debe volverse atrás. La única excepción tiene lugar cuando la panorámica no es descriptiva. sino que es usada para seguir un sujeto que va hasta un sitio y vuelve de inmediato.

Ahora bien, si estamos encadenando dos o más panorámicas, todas ellas deberán seguir una misma dirección. No convendrá que un pan vaya de izquierda a derecha sobre el L.S. de las vides y otro pan vaya de derecha a izquierda sobre el CU. de los racimos.

Tal norma no sólo afecta a las panorámicas (horizontales) sino también a los tilts y, de modo especial, a los zooms. Ir hacia arriba (tilt-up) y regresar (tiltdown), ir adelante (zoom-in) y regresar (zoom-back) no deberán juntarse, aun cuando se trata de diversos sujetos.

Sin embargo, existen excepciones: cuando el efecto de subir- bajar, de zoomin-zoom-back es usado como un paso de puntuación visual entre dos temas aparentemente diversos que se los quiere relacionar.

No se entienda que los Movimientos de Cámara Encadenados deban seguir una misma dirección permanente. Por el contrario, con la sola condición señalada de no volver atrás, lo más hermoso será combinar pan hacia un lado, zoom, dolly u otros movimientos laterales con movimientos en profundidad.

Recuérdese que se trata de movimientos encadenados, vale decir, sin detenciones entre uno y otro. Sólo al final de la serie convendrá terminar con una detención, a modo de cadencia o puntuación.


ENSAMBLE DE HORIZONTES

Otra norma que atañe directan1ente a la Composición en movimiento es el empalme de varios Long-shots sobre paisajes con horizonte. Es difícil hallar dos paisajes que muestren la línea del horizonte a igual altura. Cualquier pequeño salto entre el horizonte de un paisaje y el horizonte dei siguiente paisaje resulta chocante, especialmente cuando su línea es muy marcada como sucede en el mar. Es preferible un cambio marcado de niveles (por ejemplo, desde el tercio superior al tercio inferior) o mejor aún, una presencia del horizonte en t. 1 y ausencia de horizonte en t.2. Es por esto que resulta mejor encadenar panorámicas de paisajes (L.S..) con panorámicas de objetos cercanos. Cuando la línea del horizonte no es visible, como sucede en montañas, el problema es más sencillo.

Todos éstos son casos de transiciones suaves. Veamos ahora lo que significa una transición lógica.
TRANSICION LOGICA

Es aquella que se justifica por el movimiento de acción de los sujetos. Pongamos un ejemplo: una toma muestra a una mujer que levanta un cesto lleno de uva y lo alza más arriba de su cabeza como para entregarlo a alguien que lo recibirá desde lo alto de una carreta. Otra toma muestra a un hombre inclinado que recibe el canasto y lo deposita en la cima del cargamento.

Aunque el ritmo de ambas acciones sea el mismo, es posible que su ajuste sea ilógico por muchos motivos de otro orden la zona de cuadro ocupada por la mujer es la misma ocupada por el hombre; el sol ilumina a la mujer por el mismo lado que ilumina al hombre; la dirección del movimiento de la mujer (supongamos derecha-izquierda ) es diversa a la del hombre (izquierda-derecha ) lo cual hace mucho más ilógico el ensamble (recuérdese que en angulaciones correspondientes el viaje del canasto deberá conservar la misma dirección en ambas tomas.
SEMEJANZA ENTRE TOMAS ESTATICAS Y DE PULSACION-CONSTANTE

Llamamos tomas estáticas a los planos que carecen de todo movimiento interno: cámara fija sobre sujeto fijo.

Por su total carencia de movimiento, estas tomas pueden ser cortadas en cualquier sitio y en cualquier longitud. En este sentido son un descanso para el Compaginador, quien después de reconocerlas como tal, las puede medir sobre una regia numerada de fotogramas y cortar por mera longitud, sin atender ya más al contenido de la imagen a IG largo de la misma.

Pues bien, las tomas con movimiento interno de puisación constante ofrecen esta misma ventaja y. en la práctica del ritmado, se comportan casi de la misma manera que las tomas estáticas. Podremos decir entonces, que todas las normas dadas sobre el movimiento externo, impreso por los cortes, se aplican de modo semejante a las tomas de pulsación constante.

Supongamos, como ejemplo, una escena en el ambiente de una tienda de relojes, donde se muestra la maquinaria de un antiguo reloj de pared, con sus piezas en movimiento. Muchas tomas muestran una u otra ruedecilla girando, el trinquete que entra y sale del áncora, el péndulo que va y viene, la cadena de las pesas que salta de un eslabón al siguiente, etc. Si tales movimientos son captados con cámara fija, se producirán tomas de pulsación constante.

En el montaje rítmico de esta escena, el Compaginador se encontrará con problemas y soluciones en varios niveles:

1. Las tomas de pulsación constante pueden ser cortadas en cualquier longitud.

2. Pueden ser mezcladas con tomas estáticas (cámara fija sobre sujeto fijo).

3. Las tomas de pulsación constante soportarán mayor longitud en pantalla, por el mero hecho de poseer un movimiento interior, que las tomas estáticas no poseen.

4. Desde el momento que se pretenda montar una escena a base de tomas de pulsación constante y de tomas estáticas, se hará necesario adoptar una métrica o compás.


MEZCLA DE TOMAS CON Y SIN MOVIMIENTO PROGRESIVO

Aquí caemos en un tema complejo, porque su mejor explicación sólo se obtiene frente al material proyectado en pantalla. Confiamos que el alumno hará las experiencias en moviola. Además, el asunto tiene importancia, toda vez que muchos de los filmes publicitarios y documentales filmados en la realidad están plagados de faltas en este terreno. La razón de estas faltas es, en algunos casos, la premura con que son expedidos, sin tiempo para dedicarse a un planteamiento de valor estético: y en otros, la captación de hechos reales por parte de cameramans que no podrían detenerse a pensar, sin perder el evento que se desarrolla frente a sus cámaras.



El análisis del movimiento en pantalla nos ha llevado, a dividir todas las tomas en dos grandes grupos: tomas que poseen movimiento interno y tomas estáticas.

Pues bien, estas últimas ofrecen un peligro y un valor a la vez para el flujo constante del discurso fílmico. Las normas para lograr esta mezcla de tomas con y sin movimiento progresivo se verán esclarecidas en los dos capítulos siguientes.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal