Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo del Estado de Morelos



Descargar 450.82 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño450.82 Kb.
  1   2   3   4   5


Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo del Estado de Morelos.

Dirección General de Legislación.

Subdirección de Jurismática.

Estrategia para la Gestión Integral de los Residuos del estado de Morelos

Última Reforma: Texto original






ESTRATEGIA PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS DEL ESTADO DE MORELOS

OBSERVACIONES GENERALES.-

EINAR TOPILTZIN CONTRERAS MACBEATH SECRETARIO DE DESARROLLO SUSTENTABLE DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE MORELOS, CON FUNDAMENTO EN LO DISPUESTO POR LOS ARTÍCULOS 74 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE MORELOS; 34, FRACCIÓN IV, INCISO A), DE LA LEY GENERAL DE CAMBIO CLIMÁTICO; 13, FRACCIÓN IV Y 27, FRACCIÓN VII DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA DEL ESTADO DE MORELOS; 2, FRACCIONES I, II, VI, VIII, IX Y XI, 6, FRACCIÓN I Y 7 DE LA LEY DEL EQUILIBRIO ECOLÓGICO Y LA PROTECCIÓN AL AMBIENTE DEL ESTADO DE MORELOS; Y 8, FRACCIÓN I DE LA LEY DE RESIDUOS SÓLIDOS PARA EL ESTADO DE MORELOS, Y CON BASE EN LA SIGUIENTE:


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos otorga a los municipios, competencia y atribuciones para la prestación del servicio público de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos sólidos urbanos, dentro de su demarcación territorial.
Aunque en la práctica el servicio público se venía desempeñando por los ayuntamientos, con la entrada en vigor del Decreto por el que se reforma y adiciona el artículo 115 constitucional, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 3 de febrero de 1983, se marcó un hito en la gestión ambiental de los residuos sólidos urbanos en el país. La responsabilidad adquirida, de suyo grave, requería compromisos importantes, presupuesto para equipamiento, capacitación técnica, infraestructura y programas de mantenimiento. Al paso de más de 30 años, el resultado es ampliamente conocido, en virtud de que se repitió en la inmensa mayoría de municipios del país. Ineficiencia en el servicio, procesos de corrupción y sobre todo, de contaminación de suelos y agua, poniendo en riesgo el ambiente, y con esto, la salud pública.
El estado de Morelos no fue la excepción, una de las necesidades más sentidas de la población, es precisamente el deficiente sistema de recolección implementado en pueblos y ciudades. El punto más álgido de esta situación se vivió entre los meses de agosto a octubre de 2006 en la ciudad capital de Cuernavaca. Al menos 15,000 toneladas de basura se vieron expuestas en calles y avenidas de la capital, obstaculizando el paso de vehículos y peatones, generando fauna nociva, malos olores y focos de infección que pusieron en riesgo la salud de los ciudadanos, afectaron al ambiente y las actividades productivas de la Ciudad de la Eterna Primavera.
Tan solo en los últimos 15 años, el Gobierno del Estado de Morelos ha tenido que intervenir en 39 ocasiones para remediar y clausurar tiraderos a cielo abierto; en algunos casos los municipios responsables han sido reincidentes, utilizando el predio remediado nuevamente con una operación inadecuada.
Existen sitios de disposición final con 6 celdas emergentes, construidas para remediar el foco de infección en turno, en el mismo predio. El Ejecutivo Estatal ha invertido al menos, 96 millones de pesos en los procesos de clausura y remediación de sitios contaminados. En los sitios registrados existen del orden de 6 millones, 919 mil, 415 m3 de residuos depositados, lo que representa un estimado de 4 millones 151 mil, 649 toneladas de residuos que son un pasivo ambiental, en términos de los procesos de degradación de los residuos que generan gases de efecto invernadero, lixiviados y riesgo de contingencias, aún cuando estén enterrados.
Es claro que el paradigma de tirar, recolectar y enterrar está superado, tal y como lo marcan experiencias de otros estados en el país y sobre todo de naciones que han podido resolver esta problemática y traducirla en una oportunidad para el Desarrollo Sustentable.
El Gobierno de la Visión Morelos adquirió el compromiso de resolver de fondo esta situación, atendiendo a un diagnóstico y planeación efectiva, con el concurso de los municipios del Estado. Continuar con el proceso tal y como lo encontramos significa perpetuar el daño ambiental, los riesgos sanitarios, los conflictos sociales y los gastos económicos correctivos, sin solucionar realmente la problemática.
Considerando lo anterior, el Ejecutivo Estatal se dio a la tarea de diseñar una estrategia, para proporcionar soluciones regionales a la problemática derivada de la gestión inadecuada de los residuos. Esta estrategia denominada: Estrategia para la Gestión Integral de los Residuos del Estado de Morelos, por sus siglas EGIREM, tiene por objeto modificar sustancialmente el manejo de los residuos en el estado de Morelos. El cambio debe estar dirigido, necesariamente, hacia la sustentabilidad del proceso, incorporando la tecnología y las experiencias que en la materia se han desarrollado, atendiendo a las buenas prácticas internacionales. Invariablemente, la estrategia debe estar enfocada a fortalecer las iniciativas ciudadanas y las funciones municipales a efecto de lograr los objetivos deseados.

La estrategia está fundamentada en aprovechar la composición de los residuos a través de la valorización de los mismos. Debemos de modificar el concepto de basura, en principio por residuos, pero más aún, debemos de acuñar en la sociedad morelense un nuevo concepto “residuos por recursos”. Los residuos no son basura, son recursos que pueden ser aprovechados para producir mejoradores de suelo, material para reciclaje y combustible derivado de residuos. De esta manera se dará sustentabilidad al sistema.


Adicionalmente, y para avanzar en la solución de fondo de la problemática, la modificación del manejo tiene que incidir en la logística, operación e infraestructura de los servicios públicos que atienden este rubro. Es así que mediante el diagnóstico del sistema se detectaron las áreas de oportunidad que permiten por un lado, incrementar sensiblemente la eficiencia, pero también la capacidad instalada para responder con la efectividad que la ciudadanía reclama.

La estrategia aborda, el propio diagnóstico del sistema, y las acciones necesarias para su desarrollo integral. Un elemento fundamental de optimización del sistema tiene que ver con el arreglo regional de la operación. De esta manera se reconocen las particularidades y necesidades de las distintas zonas del Estado en relación con la generación de residuos, los centros de población, la composición de los mismos y la disponibilidad de infraestructura cercana a los distintos puntos de generación para disminuir los gastos de transportación erogados por los Ayuntamientos.


Se hace énfasis en la valorización de los residuos, con base en su composición y en la tecnología e infraestructura necesaria para su aprovechamiento, por otra parte, se propone el tratamiento mecánico, a través de la instalación de Plantas Regionales de Valorización de Residuos Sólidos Urbanos, complementado con el tratamiento biológico mediante metanización o compostaje, también bajo un esquema regional. La meta es de suyo importante, detener el impacto ambiental que los residuos están causando a la matriz ambiental de Morelos y disminuir los riesgos a la salud de la población asociados al mal manejo de los mismos. En las primeras dos etapas se contempla la atención al 66% de la población del estado, disminuyendo la disposición final de residuos hasta en un 92%, generando en el proceso material para reciclaje, abono orgánico y combustible derivado de residuos.
Se contempla también para etapas posteriores la atención de los pasivos ambientales ya generados en distintos puntos del estado, mediante tratamiento in situ, la programación de una propuesta específica para los municipios del norte de la zona metropolitana de Cuernavaca y la atención de los residuos de manejo especial.
Un elemento fundamental para darle certeza y transparencia al proyecto, tiene que ver con la lógica y viabilidad económica de la estrategia. Las plantas de valorización tendrán que ser, por definición, autosuficientes en materia económica y de operación, lo que significa que tendrán que generar sus propios recursos. En la posibilidad de que se generen utilidades derivadas de las actividades y venta de material valorizado para reciclaje, se constituirá un fondo que concentrará dichos rendimientos y que podrá administrarse a través de un fideicomiso. Así mismo, existirá un Comité en el que participarán los municipios que se adhieran a la estrategia, para coadyuvar a la labor del Ejecutivo Estatal y para participar de las decisiones sobre el destino que se dé a los rendimientos, contando además con la participación de la sociedad organizada, con lo que se dará probidad en el uso de los recursos.
El cambio de hábitos en la sociedad con respecto a los residuos sólidos requiere de la implementación de acciones de educación ambiental a distintos niveles y con diversos contenidos. La articulación con los múltiples esquemas de comunicación tiene que ser muy dinámico, sustentando en los medios informáticos y tecnológicos de mayor impacto social.
La estrategia busca incluir, en una propuesta integral, las mejores prácticas en el manejo de los residuos que protejan el ambiente, a través de innovaciones tecnológicas viables para el contexto e idiosincrasia estatal para, en un marco de sustentabilidad, cumplir plenamente con los preceptos normativos que nos dictan las leyes y normas mexicanas, federales y estatales, en beneficio de los ciudadanos morelenses.
Cabe señalar que el 22 de diciembre del año 2016, se publicó en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad” número 5458, el Decreto número mil trescientos setenta y uno, por el que se Aprueba el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado de Morelos para el Ejercicio Fiscal del 1 de Enero al 31 de Diciembre de 2017, a través del cual el Congreso Local autorizó, en el artículo décimo segundo, a los ayuntamientos del estado de Morelos para que celebren los instrumentos jurídicos necesarios, a fin de que el Poder Ejecutivo Estatal asuma la prestación del servicio público consistente en el tratamiento y disposición final de residuos en sus respectivos territorios, por un período hasta de 30 años, autorizándoles también para que de ser el caso, celebren los actos jurídicos necesarios para otorgar en comodato al Ejecutivo Estatal, los predios de su propiedad cuya traslación del uso resulte necesaria para la asunción del servicio. Así mismo, se autoriza al Poder Ejecutivo Estatal para que por conducto de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, concesione conforme a la normativa aplicable y hasta por un plazo de 30 años, la construcción, instalación, operación o administración de plantas de valorización de residuos sólidos urbanos, con el objeto de llevar a cabo el manejo, tratamiento, transformación, comercialización y disposición de las fracciones valorizables y de rechazo de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial, para permitir la separación de residuos, reutilización y reciclado, valorización del material y aprovechamiento energético, a fin de proporcionar soluciones en el tratamiento de los residuos y cancelación o minimización de la disposición final.
La presente estrategia se encuentra acorde a lo establecido en el Plan Estatal de Desarrollo 2013-2018, específicamente con el Eje rector número 4 denominado Morelos verde y sustentable, que contempla como objetivo estratégico: reducir y revertir el impacto ambiental de las actividades humanas a través del impulso en el manejo integral de los residuos sólidos, para llevar a cabo diferentes líneas de acción que incluyan la clausura de los tiraderos a cielo abierto conforme a la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003; soluciones regionales para el manejo de residuos; la construcción de plantas de separación y compostaje y estaciones de transferencia, entre otras, a lo que obedece indudablemente la estrategia diseñada por el Ejecutivo Estatal para la gestión integral de los residuos en coordinación con los municipios de la entidad.
Por lo expuesto y fundado; tengo a bien emitir la siguiente:
ESTRATEGIA PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS DEL ESTADO DE MORELOS.
CAPÍTULO I

DE LA INTRODUCCIÓN
El estado de Morelos está situado en la vertiente meridional del Sistema Volcánico Transversal, teniendo sus límites con la Ciudad de México y con los Estados de México, Guerrero y Puebla, la superficie del estado corresponde a 5,000 km2, lo que representa el 0.2 % del territorio nacional. La zona centro país comprende la región más densamente poblada de México, agrupando a 30 millones de personas en 6 entidades Puebla, Hidalgo, Estado de México, Tlaxcala, Ciudad de México y Morelos, (CAME 2013).
En términos del impacto ambiental de los residuos sólidos urbanos, el estado de Morelos presenta contrastes interesantes y políticas públicas en la materia, que aprovechan las áreas de oportunidad del sistema. Morelos genera 1,939.95 Tn/día de residuos (Thesis Consulting, 2006), lo cual lo sitúa en el lugar 22 en menor generación del territorio nacional en la materia (INEGI, 2011); el promedio diario per cápita alcanza el 1.1 kg/día y el volumen recolectado de estos residuos (1,552 Tn/día) representa el 80% de lo generado (Thesis Consulting, 2006), indicador que supera el promedio nacional de 72% (SEMARNAT, 2011). Sin embargo el manejo de los residuos en el Estado ha presentado dificultades históricas reflejadas en la mala operación de los rellenos sanitarios construidos, ubicados en los municipios de Cuautla, Mazatepec, Yecapixtla y Jojutla, que en conjunto cuenta con una superficie total de 62.4 hectáreas (Tabla 1); y la inadecuada disposición en sitios no autorizados, 35 pasivos ambientales, (Tabla 2). En este contexto la administración actual ha clausurado y remediado 2 rellenos sanitarios para lograr el cumplimiento de la normativa federal, (Mazatepec y Yecapixtla), uno más se encuentra actualmente concesionado a un particular que ha logrado la certificación ambiental en la materia (Cuautla) y el último se encuentra en proceso de clausura administrativa para su posterior remediación (Jojutla). De los 35 pasivos ambientales 20 ya han sido resueltos mediante remediación (Tabla 2), 9 de ellos se mantienen sin operación con una clausura administrativa.
Con base en los registros se han implementado en los últimos 15 años, 39 acciones de remediación y clausura de pasivos ambientales relacionados con la inadecuada exposición o mal manejo de residuos sólidos urbanos, (Tabla 2). Mediante estas actividades se ha atendido una superficie de 80.93 hectáreas, misma que tiene bajo distintos niveles de control ambiental. A pesar de ello las autoridades municipales, por diversas razones, vuelven a utilizar los predios remediados y actualmente siguen operando 10 instalaciones con incumplimiento de la norma ambiental respectiva.
De no implementar acciones preventivas y correctivas, la mala operación de los residuos sólidos urbanos provocará la emisión de Gases Efecto Invernadero (GEI) en un escenario a 2030 del orden de 1,400.4 Gtn de CO2 equivalente (Facultad de Ingeniería de la UNAM, 2013), ubicando a los RSU como la 2ª fuente en importancia con del 13% de los GEI del estado, superando a los procesos industriales. Esta situación se está revirtiendo paulatinamente, en 2015 se instaló en el relleno sanitario “La Perseverancia” el equipamiento para aprovechamiento de biogás, logrando utilizar 700 m3/hr/pozo en la producción de un Mw de energía eléctrica, evitando la emisión de 182 millones de m3 de metano al año, con el propósito que para 2017 se estará operando un Mw adicional (Energía Renovable de Cuautla).
En materia de Residuos de Manejo Especial se tienen registrados 208 Planes de Manejo de particulares a los cuales se les da seguimiento para el cumplimiento normativo en el manejo de sus residuos. Adicionalmente se tienen implementados esquemas de acopio coordinado con municipios para otras fuentes de residuos como llantas y residuos electrónicos; en este sentido es necesaria la coordinación de acciones para asegurar el uso sustentable de este recurso.
De manera tangencial, pero en plena coadyuvancia con la federación, el ejecutivo morelense participa en el manejo de los residuos peligrosos, particularmente en el acopio y disposición de pilas, siempre en observancia de las normas ambientales respectivas. Es función de las autoridades estatales el promover soluciones que propicien el manejo sustentable de los mismos, promoviendo su reúso y valorización como elementos básicos para la prevención de la contaminación.
La Estrategia de Gestión Integral de Residuos del Estado de Morelos, motivo del presente documento, modifica substancialmente la gestión y manejo de residuos que históricamente se ha venido realizando en nuestra Entidad, resolviendo de fondo la problemática y sentando las bases para el pleno desarrollo de un sistema centrado en la valorización de residuos, su reincorporación a los procesos productivos, la producción de mejoradores de suelo y su aprovechamiento energético, como una alternativa sustentable en la que participan los tres niveles de gobierno, la iniciativa privada y la ciudadanía morelense.
CAPÍTULO II

DE LA FUNDAMENTACIÓN LEGAL
De conformidad con la Ley Estatal de Planeación, publicada el treinta y uno de agosto de 1989, en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”, número 3394, segunda sección, la que tiene por objeto, entre otros, establecer las normas y principios básicos conforme a los cuales se planeará el desarrollo de la Entidad y se encauzarán las actividades de la Administración Pública Estatal y Municipal; las bases de integración y funcionamiento del Sistema Estatal de Planeación Democrática; las bases para que el Ejecutivo Estatal coordine sus actividades de planeación con la Federación y los Municipios; las bases para promover y garantizar la participación democrática de los diversos grupos sociales y de los particulares, a través de las organizaciones representativas, en la planeación del Estado.
A fin de cumplir con lo establecido en la Ley de Planeación y garantizar que la planeación realizada por esta Administración se lleve a cabo como un medio para el eficaz desempeño de la responsabilidad del Estado sobre el desarrollo integral de la Entidad, y atendiendo a la consecución de los fines y objetivos políticos, sociales, económicos y culturales, contenidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la Constitución Política del Estado, se publicó en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad”, número 5080, segunda sección, el veintisiete de marzo de 2013, el Plan Estatal de Desarrollo 2013-2018. Dicho Plan estableció los cinco Ejes rectores en los que se enfocaría la actividad del presente Gobierno, conforme diversos diagnósticos e indicadores señalados, a través de objetivos estratégicos, estrategias y líneas de acción.
En este orden, tal y como lo dispone el Plan Estatal de Desarrollo, en el Eje 4 del Plan Estatal de Desarrollo 2013-2018, denominado “Morelos, verde y sustentable”, se contempla como parte de los objetivos estratégicos reducir y revertir el impacto ambiental de las actividades humanas, a través de una estrategia para impulsar el manejo integral de los residuos sólidos, mediante la ejecución de diferentes líneas de acción, como son: clausurar los tiraderos a cielo abierto, conformar organismos operadores de las regiones, definir estrategias regionales para el manejo de residuos, implementar esquemas de valorización y aprovechar el potencial energético de los residuos sólidos, creando para ello un sistema de valorización mediante la construcción de infraestructura especializada en la materia.
De esta manera el gobierno del estado de Morelos a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, responsable de la operación en materia de residuos del Estado de Morelos, respecto a la elaboración e implementación de diversos instrumentos, ha formulado políticas públicas en materia de residuos, desarrollando al efecto la Estrategia para la Gestión Integral de los Residuos del Estado de Morelos (EGIREM), donde se establece la política ambiental estatal en materia de valorización y aprovechamiento energético como fuente alterna y plantea los lineamientos de acciones necesarias en la materia acorde con lo dispuesto por los artículos 74 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos; 27, fracción VII de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Morelos; 6, fracción I de la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente del Estado de Morelos; y 8, fracción I de la Ley de Residuos Sólidos para el Estado de Morelos.
Con fecha 21 de julio de 2016 la Quincuagésima Tercera Legislatura del Congreso del Estado Libre y Soberano de Morelos, en ejercicio de la facultad que le otorga la fracción II, del artículo 40, de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos, publicó la autorización para la Implementación del “Programa de Eficiencia Energética y Energía Sustentable” en el Poder Público del Estado de Morelos y los 33 municipios del Estado de Morelos, el cual tiene como fin la implementación de tecnologías de eficiencia energética, el uso de energías renovables y un ahorro en el pago de la energía eléctrica.

Así las cosas, para la consecución de esos objetivos estratégicos y del “Programa de Eficiencia Energética y Energía Sustentable” emitido por el Congreso Local, es necesaria la implementación de la Estrategia para la Gestión Integral de los Residuos del Estado de Morelos (EGIREM), en la que se establecen los mecanismos de aprovechamiento de los residuos sólidos para la generación de energía sustentable.


El marco de la política rectora de la presente Estrategia es, valorizar los residuos sólidos urbanos, de manejo especial y en coadyuvancia con la federación, de los residuos peligrosos, generados en el estado de Morelos mediante un sistema enfocado al reciclamiento y la producción de energía alternativa. El presente documento aborda tres Lineamientos a través del Equipamiento para la valorización de Residuos, en su primera etapa, consistente en la construcción de plantas de valorización de Residuos Sólidos Urbanos de distintas capacidades de procesamiento, para preparar la fracción orgánica hacia un aprovechamiento energético por metanización o generación de composta, y para la fracción inorgánica a utilizarse como combustible alterno sólido para la producción de Combustible Derivado de Residuos, contemplando a su vez la selección de inorgánicos para su reincorporación a los procesos productivos.
Si bien es cierto la presente estrategia atiende la implementación del “Programa de Eficiencia Energética y Energía Sustentable”, no menos cierto es que esta Estrategia centrada en la valorización como instrumento de gestión ambiental está en línea con la normatividad federal, las políticas públicas de energía y preservación ambiental para el país y las Acciones Nacionales por el Medio Ambiente (NAMA’s) en la materia.
En este sentido, la Ley General de Cambio Climático, que en su artículo 2° define su objetivo: “Regular las emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero para lograr la estabilización de sus concentraciones en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático”, en su artículo 33 especifica los objetivos de la políticas públicas de mitigación: Fracción “III. Promover de manera gradual la sustitución del uso y consumo de los combustibles fósiles por fuentes renovables de energía, así como la generación de electricidad a través del uso de fuentes renovables de energía”; fracción “IV. Promover prácticas de eficiencia energética, el desarrollo y uso de fuentes renovables de energía y la transferencia y desarrollo de tecnologías bajas en carbono, particularmente en bienes muebles e inmuebles de dependencias y entidades de la administración pública federal centralizada y para estatal, de las entidades federativas y de los municipios”; así como: “Promover el aprovechamiento del potencial energético contenido en los residuos”; y continua en el artículo 34 “Para reducir las emisiones, las dependencias y entidades de la administración pública federal, las entidades federativas y los municipios, en el ámbito de su competencia, promoverán el diseño y la elaboración de políticas y acciones de mitigación asociadas a los sectores correspondientes, considerando las disposiciones siguientes:
Fomentar prácticas de eficiencia energética y promover el uso de fuentes renovables de energía; así como la transferencia de tecnología de bajas en emisiones de carbono, de conformidad con la Ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía y la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento para la Transición Energética.
b). Desarrollar y aplicar incentivos a la inversión tanto pública como privada en la generación de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables y tecnologías de cogeneración eficiente.
e). Fomentar la utilización de energías renovables para la generación de electricidad, de conformidad con la legislación aplicable en la materia.
Desarrollar políticas y programas que tengan por objeto la implementación de la cogeneración eficiente para reducir las emisiones” y continua en la fracción
“IV. Reducción de emisiones en el sector residuos:
Desarrollar acciones y promover el desarrollo y la instalación de infraestructura para minimizar y valorizar los residuos, así como para reducir y evitar las emisiones de metano provenientes de los residuos sólidos urbanos.
Desarrollar programas que promueven patrones de producción y consumo sustentables en los sectores público, social y privado a través de incentivos económicos; fundamentalmente en áreas como la generación y consumo de energía, el transporte y la gestión integral de los residuos”.
Por último pero no menos importante en los artículos transitorios:
“Artículo segundo. El país asume el objetivo indicativo o meta aspiracional de reducir al año 2020 un treinta por ciento de emisiones con respecto a la línea de base; así como un cincuenta por ciento de reducción de emisiones al 2050 en relación con las emitidas en el año 2000.
Para el año 2018, los municipios, en coordinación con las Entidades Federativas y demás instancias administrativas y financieras y con el apoyo técnico de la Secretaria de Desarrollo Social, desarrollarán y construirán la infraestructura para el manejo de residuos sólidos que no emitan metano a la atmósfera en centros urbanos de más de cincuenta mil habitantes y cuando sea viable, implementarán la tecnología para la generación de energía eléctrica a partir de las emisiones de gas metano.”

Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal