Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página9/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   89

Vientos Fuertes


Es una masa de aire en movimiento que tiene una dirección horizontal; cuando la dirección es vertical, se le conoce como corriente de aire. Dicha movilidad se produce por las diferencias de temperatura entre los estratos de la atmósfera.


El viento se desplaza siempre de las zonas de alta a baja presión y su velocidad es directamente proporcional a la diferencia de presión que existe entre los puntos por los que circula, es decir, entre mayor sea la diferencia de presiones, mayor será la velocidad.
Este fenómeno es común en el estado y se le conoce como ventarrones o tolvaneras. Se presentan de manera más común entre los meses de febrero y abril, aunque como se observa en la gráfica que se muestra a continuación, se pueden presentar en cualquier época del año.
Generalmente no causan grandes estragos en áreas urbanas, sin embargo, suelen reportarse daños a anuncios espectaculares, cableado eléctrico, arbolado urbano y perjuicios a la propiedad de los estratos sociales más desprotegidos. Así mismo, problemas de salud pública como irritación en las vías respiratorias e infecciones oculares.
Uno de los principales efectos al ambiente causado por estos eventos, que no ha sido suficientemente estudiado, radica en la pérdida importante de suelo por remoción, lo cual provoca impactos negativos a nivel agrícola en la pérdida de nutrientes y de área cultivable, así como la desertización.
Las tolvaneras que trascendieron por sus efectos en la última década, fueron las ocurridas en marzo de 2008. Los vientos alcanzaron una velocidad entre 32 y 45.1km/h en Saltillo, Ramos Arizpe, General Cepeda, Acuña y Región Carbonífera. En este último, además, se registraron tormentas con ráfagas de viento de 35 a 50km/h mientras que en Acuña, se presentaron condiciones propicias para tornados.
Asimismo, el 30 de julio del 2009, los ventarrones causaron importantes daños a más de un centenar de familias en San Buenaventura, aunque también se reportaron daños en los diferentes sectores económicos de Monclova y de las regiones Centro y Carbonífera.
Gráfica 21. Meses en que se registraron vientos fuertes durante el período 2000-2009.




    1. Declaratorias

Según lo establecido en los Artículos 33 y 34 de la Ley General de Protección Civil, ante la inminencia o alta probabilidad de que ocurra un desastre que ponga en riesgo la vida humana y cuando la rapidez de la actuación del Sistema Nacional de Protección Civil sea esencial, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) emite una declaratoria de emergencia. Sin embargo, cuando uno o varios fenómenos perturbadores han causado daños severos cuya atención rebase las capacidades locales, la SEGOB reconoce y emite la declaratoria de desastre. En tanto que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) emite la declaratoria por contingencia climatológica en virtud a los daños ocasionados al sector agropecuario, acuícola y pesquero por un fenómeno meteorológico.


Dependiendo de la magnitud y evolución del fenómeno, podrá emitirse y publicarse más de una declaratoria para un mismo evento. Éstas, son publicadas por una única vez en el Diario Oficial de la Federación y divulgadas a través de los medios masivos de comunicación; al no duplicarse las declaratorias de carácter oficial permite la corroboración de información con respecto a la proveniente de fuentes no oficiales.

La incidencia de eventos que deriven en algún tipo de declaratoria en el estado es baja comparada con estados como Veracruz y Oaxaca, por citar algunos, sin embargo, es importante destacar que dado la ubicación geográfica, la distribución poblacional y el hecho que ocupamos un lugar muy bajo de marginación social comparado con otros estados, entre otros factores, Coahuila no presenta propiamente las mismas tragedias cuyas características ocasionen que las consecuencias de tales eventos superen las capacidades locales de atención a dichas secuelas. Es decir, aquí los eventos meteorológicos causan afecciones paulatinas permitiendo que el estado y otras organizaciones locales manejen y mitiguen los efectos, a la par que la población se adapta a ellos sin que haya la necesidad de emitir una declaratoria. No así en los lugares en donde los eventos causan daños en periodos de tiempo cortos y, en consecuencia, sea requerido apoyo de la federación.


Lo anterior no quiere decir que el estado de Coahuila esté exento de recibir los embates de los fenómenos meteorológicos; por el contrario, hay suficientes evidencias que señalan que los eventos de esta índole serán más frecuentes y de mayor intensidad por lo que es muy probable que las lluvias extremas y las inundaciones consecuentes sean un tema recurrente en el futuro próximo.
Sin embargo, la tendencia que se identifica para esta región muestra que las variaciones climáticas tendrán un efecto directo sobre el continuo aumento de la temperatura y, en general, en la presencia de eventos extremos, por ejemplo olas de calor, heladas o granizadas, las cuales probablemente sean de mayor duración e intensidad de las acostumbradas.

Por tal motivo es importante entender que la modificación de los patrones climáticos provoca desertificación así como pérdida de los recursos del suelo y el agua. Y que de acuerdo a las proyecciones, el norte de México se encuentra entre las regiones que se espera sean afectadas por sequias persistentes y escasez de agua en años por venir; lo cual demuestra una distribución similar a las actuales regiones con estrés hidrico (IPCC 2007, Solomon, y otros 2007).




      1. Declaratorias en Coahuila

Entre los años 2000 y 2009, la Secretaría de Gobernación emitió 16 declaratorias respecto a fenómenos naturales de tipo hidrometeorológico para el estado, de las cuales seis fueron declaratorias de emergencia, tres de desastre y tres de contingencia climatológica. En el grafico que se muestra a continuación se observa la fecha de publicación de las declaratorias y los municipios afectados.



Gráfica 22. Municipio, fecha y tipo de declaratoria.

Resulta evidente que el municipio con mayor número de declaratorias es Piedras Negras, con siete en un periodo de nueve años, seguido de Matamoros y San Pedro, ambos con tres. También resaltan las lluvias atípicas ocurridas el 24 y 25 de septiembre del año 2000 declaradas como emergencia y posteriormente como desastre, ya que fue el fenómeno meteorológico que afecto a una mayor cantidad de Municipios (Torreón, Francisco I. Madero, Matamoros, San Pedro, Viesca y Piedras Negras).

Cabe destacar que las lluvias son el fenómeno meteorológico con mayor distribución geográfica puesto que afectaron a 18 de los 24 municipios, situándolos con algún tipo de declaratoria.



      1. Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal