Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página89/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   ...   81   82   83   84   85   86   87   88   89

Conclusiones y recomendaciones

El presente Componente de Vulnerabilidad muestra evidencias claras sobre los efectos del cambio climático global que se están viviendo en el estado, la manera en que nuestras actividades contribuyen a que este fenómeno natural se acelere, las proyecciones climáticas para las diferentes regiones de Coahuila y la sensibilidad del estado a sufrir estragos por diferentes amenazas que inciden en él.


Si bien aún no hay un estudio que devele un cambio radical en los climas predominantes de Coahuila, es del conocimiento popular que ha habido cambios visibles en cuanto a temperatura y precipitación se refiere, así como en el incremento en la incidencia, duración e intensidad de eventos meteorológicos extremos.
Durante la década anterior, se presentaron 124 eventos meteorológicos que causaron algún desastre en Coahuila; aunque son nueve diferentes tipos de eventos que incidieron en el estado, los cuales son: lluvias torrenciales e inundaciones, ciclones tropicales, frentes fríos, heladas, olas de calor, sequías, vientos fuertes, tormentas de granizo y tornados. Además, de incendios forestales, que si bien no nos fenómenos meteorológicos en sí, son catástrofes relacionadas.
De todos estos, los más recurrentes fueron las sequías, las lluvias torrenciales y las heladas; en tanto que los meses con mayor incidencia de fenómenos de esta naturaleza fueron los meses de abril y septiembre, aunque en julio y septiembre se presentó una mayor variedad de eventos.
Probablemente, las evidencias de los desastres meteorológicos a través de la historia ha han incrementado en los últimos años gracias al interés público por darlas a conocer; sin embargo, no se puede omitir que las modificaciones de los patrones naturales son perceptibles en el estado. De hecho, los cambios observados en los patrones normales de eventos meteorológicos, han afectado a sistemas biológicos, físicos, sociales y económicos; trayendo como consecuencia lógica, el incremento en los costos para hacer frente a dichas afectaciones.
Cabe señalar que la mayoría de los eventos meteorológicos que se presentan en Coahuila, causan afecciones paulatinas, por lo que el estado y sus organizaciones locales tienen mayor oportunidad de manejar y mitigar los daños que dichos eventos suelen causar. Debido a esto, no siempre que ocurre un desastre en esta entidad, la Secretaría de Gobernación interviene emitiendo alguna declaratoria; de manera que en los últimos diez años, sólo pronunció 16. Seis fueron declaratorias de emergencia, tres de desastre y tres de contingencia climatológica.
Los municipios que mayor número de declaratorias tuvieron, fueron Piedras Negras, Matamoros y San Pedro. Mientras que las lluvias fueron el fenómeno que provocó la mayor cantidad de declaratorias de emergencia y de desastre.
En cuanto a costos por desastres meteorológicos se refiere, los sectores agrícolas y ganaderos han sido los más afectados por causa de las sequías, heladas, granizadas e incendios forestales. Sin embargo, cabe mencionar que la cuantificación de costos no sólo se basa en las pérdidas económicas directas por impactos de gran escala, sino también en las indirectas, pues estas impactan a los hogares y causan pérdidas en la calidad de vida; además de que éstas últimas son generalmente acumulativas.
Referente al inventario de emisiones de gases de efecto invernadero de Coahuila, es decir, la estimación de la cantidad de GEI emitida a la Atmósfera por el estado a través de sus diferentes sectores económicos; fue obtenido indirectamente y concierne a sectores conformados por tipos de procesos, los cuales son: grandes productores de energía eléctrica; combustión residencial, comercial e industrial; transportación; industria de procesos no combustivos; industria de combustibles fósiles; agricultura y ganadería; disposición de desechos sólidos urbanos; y forestería y usos no agrícolas del suelo.
Las estimaciones muestran que los sectores que generan mayores emisiones de gases de efecto invernadero en Coahuila, son el comprendido por los grandes productores de electricidad y el de la industria de procesos no combustivos (como la producción de acero y fierro), con más de diez megatoneladas de bióxido de carbono equivalentes cada uno.
En tanto que el sector que tiene menores emisiones de GEI es el forestal, pues este es, más bien, un sumidero para algunos gases de efecto invernadero; absorbiendo hasta media megatonelada bióxido de carbono equivalente, pese a que los incendios forestales generan cierta cantidad de GEI.
Sin embargo, cada sector produce bienes y servicios que benefician directa o indirectamente en la calidad de vida de los pobladores del estado, es por eso que se deben realizar esfuerzos en acciones concretas sobre las conductas de los consumidores ya que son ellos quienes determinan que fuentes emisoras son las más altas y cuales las más bajas o, incluso, sustituir algunas de las fuentes existentes por fuentes más limpias.
Los indicadores de cambio climático utilizados para realizar las proyecciones de Coahuila, son la temperatura y precipitación. Las simulaciones por los tres modelos utilizados, indican que si las condiciones utilizadas para llevarlas a cabo, ocurriesen, el incremento promedio de la temperatura media anual se incrementará progresivamente para los horizontes 2020, 2050 y 2080 de ±0.9°C a ±4.3°C.
Si bien el patrón normal de temperatura no se vislumbra alterado significativamente de acuerdo a las proyecciones, el patrón de precipitación sí resulta con modificaciones referentes a la estacionalidad, según la aplicación del modelo PRECIS; principalmente en las lluvias de verano e invierno, que corresponden a las temporadas más lluviosa y más secas, respectivamente; las cuales se desplazarán hacia el otoño y la primavera.
Además, se destaca que en las proyecciones de precipitación obtenidas por simulación se observa una tendencia a la disminución de las lluvias por periodos considerables de tiempo (4-10 meses) y al aumento de éstas por periodos cortos, concentrándose principalmente la mayor cantidad de precipitación en uno o dos meses; lo que indica posibles episodios de sequia e inundaciones que ascienden con el tiempo.
Los escenarios climáticos son un componente clave para lograr que los mecanismos y estrategias de prevención y planeación sean eficientes ante las nuevas condiciones futuras. Es por ello que se deben considerar dichos escenarios para sustentar las decisiones políticas que impacten a las diferentes actividades productivas, servicios ecosistémicos e infraestructura urbana y rural.
Cabe señalar que la metodología empleada para la obtención de las proyecciones por simulación mediante la aplicación de modelos, fue desarrollada específicamente para este proyecto con la finalidad de alcanzar los resultados más acertados. Sin embargo, es necesario considerar que las primeras proyecciones climáticas globales más pesimistas han sido sobrepasadas por las condiciones climáticas pasadas y actuales, por lo que podría esperarse lo mismo para esta región. Por lo tanto, es necesario actuar en consecuencia mediante la implementación de acciones tanto preventivas como de adaptación y mitigación de los efectos esperados del cambio climático, a corto mediano y largo plazo.
Al considerar que el gobierno de Coahuila está interesado en formar una base de conocimientos sobre la situación actual, en cuanto a impactos y vulnerabilidades por cambio climático se refiere, con la intención de generar políticas de mitigación y adaptación; se incentivó el trabajo coordinado de instituciones federales, estatales y de la sociedad civil organizada, mediante actividades que permitan logar el intercambio y aprovechamiento de información que se tiene respecto al tema.
En este sentido, se llevó a cabo una discusión participativa entre diferentes actores de la sociedad coahuilense mediante un taller de trabajo, del cual se obtuvo su percepción con respecto al cambio climático, las amenazas de este fenómeno que inciden en Coahuila e ideas de acciones para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático.
De acuerdo a esto, los participantes de este taller consideran que el cambio climático puede causar afectaciones muy severas al estado, principalmente a los ecosistemas, a la disponibilidad de agua para uso diario y a la economía de la entidad. Además, consideran que el realizar actividades diarias que contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, es importante y relevante, pese a que únicamente la minoría suele realizarlas cotidianamente, aunque la mayoría señaló estar dispuesta a cambiar estas conductas de manera favorable.
Las principales amenazas señaladas por los participantes son la incidencia de eventos meteorológicos extremos, así como la menor cantidad y calidad de agua, el aumento de plagas y enfermedades silvoagropecuarias, los cambios ecosistémicos, el deterioro del suelo, la marginación social, el incremento en los costos de producción, el mayor consumo de energéticos y los daños a la infraestructura, entre otras.
Ésta información y los resultados que se presentan en los primeros capítulos del Componente, formaron un marco de referencia útil para la identificación de la vulnerabilidad actual y futura del estado, mediante la tabulación de los posibles daños que pudieran causar las amenazas a los modos de sustento, infraestructura y servicios ecosistémicos.
Según los datos obtenidos, las amenazas de origen natural que podrían causar mayores estragos en el estado son las lluvias torrenciales e inundaciones, las olas de calor y las sequías; en tanto que las amenazas de origen antropogénico que podrían causar mayores daños son el incremento en el índice de pobreza, el incremento en los costos de producción, el mayor consumo de energéticos, la menor cantidad y calidad de agua y los daños a la infraestructura.
Así mismo, la región más vulnerable es la Norte; la principal amenaza de origen natural, a la que es vulnerable son las lluvias torrenciales e inundaciones, pero es muy vulnerable a todas las otras, excepto a los ciclones tropicales. En cuanto a las amenazas de origen antropogénico, es vulnerable a todas, principalmente al incremento en los costos de producción, al mayor consumo de energéticos y a los daños en la infraestructura.
La actividad más vulnerable es la agricultura, ya que todas las amenazas pueden causarle daños de diferentes magnitudes; sin embargo, los ciclones tropicales y la sobreexplotación de los mantos acuíferos pueden generar ciertas circunstancias que podrían ser aprovechadas en beneficio de ella, aunque éstas serían temporales y no resolutivas.
La infraestructura rural es más vulnerable que la urbana, ya que puede sufrir daños de altos costos por once diferentes amenazas, entre las que destacan los ciclones tropicales, las lluvias torrenciales, los vientos fuertes, los daños a la infraestructura, la marginación y el incremento en los costos de producción, entre otros.
Si bien, la región norte, la agricultura, la infraestructura rural y el suelo, son los más vulnerables a la incidencia de diferentes amenazas del cambio climático; es previsible que los daños ocurridos a los ecosistemas y al agua, son los de mayor relevancia, ya que pequeñas modificaciones en ellos, aumentan la vulnerabilidad de los demás sistemas del estado, ya sean naturales o antropogénicos, incluyendo los económicos.
En razón de esto, se sabe que la vulnerabilidad de Coahuila frente al cambio climático se presenta en cada uno de los modos de sustento y estilos de vida de sus pobladores, así como en sus servicios ecosistémicos; además, que de no actuar congruentemente con la problemática presente, la vulnerabilidad se incrementará año con año. Cabe señalar que de a cuerdo a los diferentes puntos de vista de quienes participaron en la conjunción del presente, las vulnerabilidades de cada unidad de exposición, son áreas de oportunidad, ya que el trabajo conjunto entre la sociedad y el gobierno puede aumentar las posibilidades de adaptación y mitigación.
En base al conjunto de conocimientos generados durante la elaboración del presente componente, se concluye que el cambio climático, como fenómeno dinámico alterado por las actividades antropogénicas que está incidiendo complejamente en los sistemas globales geofísicos, biológicos y socioeconómicos; está causando estragos evidentes en Coahuila.
Es menester mencionar que la falta de información científica e histórica sistematizada respecto a los fenómenos climáticos y sus efectos en el estado es evidente y se debe, en parte, a que el monitoreo de ellos ha sido parcial pues los registros que existen únicamente son sobre las afecciones a los sistemas socioeconómicos, sin incluir el estudio de los efectos que han causado a los sistemas geofísicos y biológicos.
Sin embargo, ésta falta de información sistematizada, no debe detener la planeación y ejecución de las acciones necesarias para lograr la mitigación y adaptación al cambio climático; se debe llevar al mismo tiempo las gestiones de conservación, investigación, mitigación y adaptación. Es decir, si los esfuerzos se enfocan a una sola tarea, es probable que se pierda de vista el objetivo conjunto de ellas así como la complejidad de las interacciones de los sistemas.
En otro sentido, ya que este documento es la base para poder gestionar el Componente de Mitigación y Adaptación del Plan Estatal de Cambio Climático para Coahuila, se debe aprovechar del trabajo conjunto que se realizó entre el gobierno y distintos actores de la sociedad, ya que este permitió esclarecer la situación actual del estado frente a este fenómeno así como algunas áreas de oportunidad que se tienen bajo dicha circunstancia. Es por ello que se recomienda que la propuesta, establecimiento y ejecución de políticas de adaptación y mitigación, se basen en responsabilidades comunes que generen la realización de las mismas en todos los ámbitos que rigen el sustento de esta entidad.
De acuerdo a lo anterior, es necesario desarrollar iniciativas que, en primera instancia, disminuyan la vulnerabilidad del estado y, en segunda, preparen al estado mismo para hacer frente a la situación que se ha desencadenado; pues de no ser así, se aproximan crisis ecológicas, económicas y sociales que causarán hecatombes irreparables.
También se recomienda crear un atlas de riesgo con un volumen de información acerca de cada tragedia meteorológica que se presente en el estado, que cuando menos incluya datos sobre fecha, duración, lugar de incidencia, hectáreas afectadas, daños y costos, así como posibles causas, oportunidades de prevención y protocolos de contingencias emergentes; además del registro y monitoreo sistemático de los elementos del tiempo climático en todas las estaciones meteorológicas del estado, con la intención de detectar oportunamente tanto eventos extraordinarios como cambios en el clima del estado.
Así mismo, establecer y ejecutar políticas ambientales encomendadas a la estabilización y diminución de emisiones de gases de efecto invernadero, que favorezcan e incentiven la producción industrial con procesos más amigables al ambiente, transportes más eficientes, generación de energías alternativas, consumo responsable, correcta disposición de residuos, cero deforestación y uso sustentable de los recursos naturales. Para lo cual se considera que los modos de vida deberán reconceptualizarse, en base a una cultura ecológica más arraigada en todos los estratos de la sociedad.
Por último se exhorta a considerar que los cambios a nivel regional, pueden tener grandes efectos si es que todas las regiones suman esfuerzos ya que las interacciones de los sistemas no están aisladas. Si bien para realizar todas estas recomendaciones se requiere de decisiones imperativas, trabajos coordinados, equipos técnicos especializados y recursos financieros elevados, entre otras necesidades; es indispensable considerar que no son hechos utópicos, sino que son algunas de las alternativas viables que permitirán a Coahuila sobrevivir ante la cambiante situación meteorológica y climática actual.

1 El IPCC (Intergovernmental Panel for the Climate Change) es un organismo de las Naciones Unidas creado en 1988 por la OMM, y está compuesto por científicos especialistas en áreas relacionadas, de más de 100 países.

2 SENER; SENER. 2009. “Prospectiva del Sector Eléctrico 2008-2017.” Datos disponibles en http://www.sener.gob.mx/webSener/portal/index.jsp?id=466. Ediciones previas en el mismo sitio.

3 SENER. 2009. “Prospectiva del Sector Eléctrico 2008-2017.”

Disponible en: http://www.sener.gob.mx/webSener/portal/index.jsp?id=466. Ediciones anteriores en el mismo sitio.



4 Los valores de los factores pre-supuestos (default) para emisiones se han tomado del Capítulo 2, Volumen 2, del Reporte de Guías para Inventarios Nacionales de GEI 2006, del IPCC. http://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/public/2006gl/index.html.

5 Los factores de emisión para fuentes móviles de combustión, se encuentran listadas en el Capítulo 3, Volumen 2 de la Guía 2006, del IPCC para Inventarios Nacionales de GEI. http://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/public/2006gl/index.html

6 Sistema de Información Energética, con información de Petróleos Mexicanos, http://sie.energia.gob.mx/sie/bdiController

7 Un uso primario de la piedra caliza y dolomita, podría ser como remediador de suelos, en agricultura, para neutralizar la acidez de éstos. El apéndice de agricultura no contiene este uso, sin embargo, si se agregan usos agrícolas de estos materiales en el futuro, debe tenerse cuidado de no duplicar estos conteos en el inventario.

8 Según el Instituto Nacional de Ecología, en México no existe producción de ácido adípico, 2008. Informes del Inventario Nacional de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero 1990 – 2002

9 Idem. El aluminio solo se encuentra el estado de Veracruz.

10 Cabe mencionar que las emisiones provenientes del gas natural que se usa como combustible para operaciones de extracción (en pozos, campos y terrenos arrendados) y como combustible en plantas (de procesamiento de gas natural) se incluyen en el Apéndice B bajo el rubro de quema de combustible industrial.

11 INEGI. Perspectiva Estadística: Coahuila de Zaragoza. 2009 (p. 54)

12 Valores usados en IPCC “por omission” tomando como base estudios no publicados de China, Rumania y Uzbekistan. Ver Guías del IPCC 2006, Volumen 2, Capítulo 4, Tabla 4.2.5.

13 Consejo de Recursos Minerales - Servicio Geológico Mexicano (COREMISGM). “Anuario Estadístico de la Minería Mexicana Ampliada, 2007”. http://www.coremisgm.gob.mx/productos/anuario.html

14 Las emisiones de GEI fueron calculadas usando el método de Nivel 1 descrito en el Volumen 4, Capitulo 10 del Panel Intergubernamental sobre las Directrices de Cambio Climático para Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero del PICC publicado por el Programa Nacional de Gases de Efecto Invernadero del PIC, disponible en: http://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/public/2006gl/index.html.

15 Sistema de Información Agropecuaria de Consulta (SIACON), base de datos nacional que almacena estadísticas agroalimentaria. Documento en Español. Sistema de Información Agroalimentaria y de Consulta 1980-2006. 2007. http://www.oeidrus-tamaulipas.gob.mx/cd_anuario_06/SIACON_2007.html

16 Directrices de Cambio Climático para Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, Versión Revisada 2006 y Lineamientos de Practicas Optimas y Manejo de Incertidumbre en los Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, disponible en: (http://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/public/gp/english/.

17 El CCS reconoce que las emisiones de N2O y CH4 son también producto de la combustión de los gases de rellenos sanitarios; son embargo, estas emisiones tienden a ser despreciables para los propósitos de desarrollar un inventario de nivel estatal para análisis de políticas. Nótese que también el CO2e emitido por los rellenos sanitarios es considerado como de origen biogénico (esto es; producto de desechos de bosques, de comida y de jardines domésticos); de este modo, estas emisiones han sido excluidas de las estimaciones de CO2e provenientes de la generación de desechos.

18 El “flujo” se refiere a las emisiones y remociones (captura) de CO2 de y por la atmósfera.

19 Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica (SNIEG),

http://mapserver.inegi.gob.mx/geografia/espanol/estados/bc/agr_veget.cfm?c=1215&e=02&CFID=1762489&CFTOKEN=31412962

20 El IPCC define “otras tierras” (categoría 6) como; suelo desnudo, roca, hielo, y cualquiera otra no incluida en alguno de los usos definidos dentro de las cinco (5) categorías anteriores.

21 Ver Sección I de este Estudio

22 SENER. 2009. “Prospectiva del Sector Eléctrico 2008-2017.” Datos disponibles en http://www.sener.gob.mx/webSener/portal/index.jsp?id=466. Ediciones previas en el mismo sitio.

23 Ver Sección I de este Estudio

24.- Observación que se repite en los comentarios de estudio realizado para Coahuila de CCS.

25 La metodología fue proporcionada por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro a través del Departamento de Climatología y Agro meteorología; dicha metodología fue extraída del informe completo referente a los Escenarios del clima en Coahuila el cual estuvo a cargo de la MC. Juana María Mendoza Hernández durante el 2009.

26 Se refiere a los incrementos o disminuciones de la cantidad de lluvia anual con respecto a los valores normales, expresada en porcentaje (%)

27 Clasificación climática según Köppen modificada por Enriqueta García. García elaboró una importante modificación al sistema de Köppen para adaptarla mejor a las condiciones de México, en este trabajo establece una serie de subdivisiones a muchas de las categorías de la referida clasificación. La división climática se realizó considerando la temperatura y humedad.

28 La primera fase de esta sección forma parte del trabajo del Dr. Honorato Teissier Fuentes, quien la compartió de viva voz con el equipo que desarrolló el presente estudio. Asimismo, suscitó el proceso de aprendizaje necesario para poder agrupar las actividades por emisiones de gases de efecto invernadero.

29 PROFAUNA, A.C., es un Organismo No Gubernamental cuya misión es participar en la conservación, supervisión y asesoramiento en cualquier área relacionada con los recursos naturales, desde flora y fauna a medio ambiente, a través de diversas actividades en coordinación con diferentes dependencias (gubernamentales o no gubernamentales), con otras asociaciones, personas y organismos internacionales, con el único fin de salvaguardar los recursos naturales.

30 Ésta frase se refiere a la aplicación de las 3R’s (reducir, reutilizar y reciclar), sobre todo a reutilizar y al proceso de separación, recolección y disposición de los desechos sólidos que se pueden reciclar. Reciclar es un proceso que consiste en someter a un proceso físico-químico de tratamiento total o parcial a un desecho para obtener materia prima de él o un nuevo producto.

31 La frase “reducir el calentamiento global” hace referencia, en realidad, a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero durante los procesos productivos que realizan las empresas, así como a las actividades que realizan encaminadas a la conservación del medio ambiente, a la adaptación al cambio climático y a la mitigación de los efectos causados por este fenómeno.

32 La metodología se adapto a las necesidades de éste capítulo, por lo que se utilizo únicamente en función de determinar la vulnerabilidad del estado frente al Cambio Climático, dejando de lado el proceso del desarrollo de la planificación de adaptación y sus estrategias.

33 Estas ideas se desarrollaron de manera preliminar durante el Taller de Cambio Climático y se presentan en la siguiente sección de este capítulo.

Página de


Compartir con tus amigos:
1   ...   81   82   83   84   85   86   87   88   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal