Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página79/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   ...   75   76   77   78   79   80   81   82   ...   89

Construcción



Durante el año 2010, esta actividad será vulnerable a sufrir daños a causa de una amenaza de origen natural: las lluvias torrenciales e inundaciones; en tanto que será vulnerable a sufrir daños por seis amenazas de origen antropogénico y a gozar de beneficios causados por otras tres amenazas del mismo origen.
Amenazas de origen antropogénico. Las que causarán daños son: incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, mayor consumo de energéticos, mayor demanda del servicio sanitario y daños a la infraestructura. Las que podrían generarle beneficios son: pérdida de hábitats naturales, migración demográfica y afecciones a las vías de comunicación.
Para el año 2020, la construcción será vulnerable a sufrir pocos daños por dos amenazas de origen natural (las lluvias torrenciales y las olas de calor) y a gozar de beneficios causados por una amenaza (tornados) de éste mismo origen. No se sumarán amenazas de origen antropogénico ni se intensificarán los impactos; sin embargo, los pocos beneficios que causaba la migración demográfica, serán imperceptibles o dejarán de existir.
Amenazas de origen antropogénico: pérdida de hábitats naturales, incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, mayor consumo de energéticos, mayor demanda del servicio sanitario, afecciones a las vías de comunicación y daños a la infraestructura.
En el año 2050, esta actividad será vulnerable a cinco amenazas de origen natural y a once de origen antropogénico.
Amenazas de origen natural. Las que causarán pocos daños son: cambio del patrón normal de precipitación, heladas y lluvias torrenciales e inundaciones. Las que causarán daños severos son: incremento anual medio de la temperatura y olas de calor.

Amenazas de origen antropogénico: menor cantidad y calidad de agua, incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, menor acceso a la educación, mayor consumo de energéticos, demanda de tecnologías eficientes (única amenaza que este año causaría daños severos), afección al ciclo de vida de los productos, incremento en las afecciones a la salud humada, mayor demanda del servicio sanitario y daños a la infraestructura.


En el 2080, esta actividad será vulnerable a sufrir pocos daños por ocho amenazas de origen natural y por nueve de origen antropogénico, pero será vulnerable a sufrir muchos daños por tres amenazas de origen natural y por nueve de origen antropogénico.
Amenazas de origen natural. Las que causarán pocos daños son: cambio del patrón normal de precipitación, tornados, heladas, ciclones tropicales, granizadas, sequías, incendios forestales y vientos fuertes. Las que podrían generarle daños severos son: incremento anual medio de la temperatura, lluvias torrenciales e inundaciones y olas de calor.

Amenazas de origen antropogénico. Las que causarán pocos daños son: menor cantidad y calidad de agua, modificación de los causes hidrológicos, deterioro del suelo, pérdida de hábitats naturales, invasión por especies exóticas, cambios ecosistémicos, marginación, ausentismo laboral y escolar y afecciones a las vías de comunicación. Las que podrían generarle daños severos son: incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, menor acceso a la educación, mayor consumo de energéticos, demanda de tecnologías más eficientes, afección al ciclo de vida de los productos, incremento en las afecciones a la salud humada, mayor demanda del servicio sanitario y daños a la infraestructura.


La construcción, al igual que otras actividades productivas, es vulnerable a diferentes amenazas de origen natural y a amenazas de origen antropogénico. Algunos daños que podría sufrir, son la parálisis momentáneamente de esta actividad y los daños estructurales a los bienes que produce; así como un aletargamiento su propia dinámica. Además, los costos de producción pueden aumentar por escases de materia prima, de insumos, de mano de obra y de demanda en sí, así como por daños a su infraestructura.

En tanto que los impactos positivos, serían por la mayor disponibilidad de espacio para llevarla a cabo y por la mayor demanda de inmuebles, aunque para esto último seguramente se solicitarían inmuebles a base de construcciones verdes que, además, sean económicamente accesibles.




      1. Turismo

Las actividades turísticas se verán afectadas de manera casi imperceptible para el 2010 por amenazas de origen natural, lo que refleja que esta actividad es de las menos vulnerables a corto plazo por efecto del cambio climático. Mientras que seis amenazas de origen antropogénico pueden ocasionar impactos negativos: menor cantidad y calidad de agua, incremento en los costos de producción u operación, aumento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, mayor consumo de energéticos y afecciones a las vías de comunicación.


Destaca que para el 2020, el turismo resulte ser la actividad que obtenga mayores impactos positivos a causa de las siguientes amenazas de origen natural que generarán un poco de beneficio al sector: incremento anual medio de la temperatura, nevadas y olas de calor. Aunque también figuran amenazas naturales que representan impactos negativos como lo son las lluvias torrenciales e inundaciones y las sequías; las cuales se presume causen pocos daños.
A las amenazas de origen antropogénico que se prevén en 2010, se añaden siete amenazas: baja y mala producción agropecuaria, perdida y/o extinción de especies y hábitats naturales, cambios eco sistémicos, sobrecarga de ecosistemas regionales, mayor demanda del servicio sanitario y daños a la infraestructura. Todas ellas, aunque ocasionarían daños, serian de baja magnitud.
Para el año 2050, las actividades turísticas serán vulnerables a ocho amenazas de origen natural, de las cuales, cinco repercutirían negativamente aunque ocasionando pocos daños al sector (incremento medio de la temperatura, tornados, ciclones tropicales, incendios forestales y vientos fuertes) y dos causarían daños severos (lluvias torrenciales e inundaciones y sequía). Mientras que una amenaza, la cual se refiere de manera específica a las nevadas, implicaría algunos beneficios al turismo.
Las amenazas de origen antropogénico a las cuales será vulnerable el turismo son 20; de las cuales, siete no se consideran en los años anteriores: modificación de los causes hidrológicos, aumento de plagas y enfermedades silvícolas, agropecuarias y humanas, cambio de uso de suelo, marginación, menor acceso a la educación y afección al ciclo de vida de productos. Cabe mencionar que las amenazas que causarían daños severos al sector son: la baja y mala producción agropecuaria, el incremento en los costos de producción - operación y el aumento en el índice de pobreza.
Si bien en los primeros años de evaluación se esperan pocos impactos negativos suscitados por el cambio climático, e incluso se pudiesen concebir beneficios por las nuevas condiciones previstas a mediano plazo, las amenazas de origen antropogénico, ocasionarán impactos que serán en su totalidad negativos. Adicionalmente el turismo será una de las actividades mayormente afectada por dichas amenazas puesto que para el 2050 se advierte que dicha actividad será vulnerable a 20 amenazas de este tipo.
El turismo para el año 2080 será de las actividades más vulnerables a las amenazas de origen natural, con 12 impactos de los cuales únicamente el incremento de nevadas en el estado causara pocos beneficios al sector. No obstante los 11 restantes corresponden a impactos negativos causados por las siguientes amenazas: cambio del patrón normal de precipitación, tornados, heladas, ciclones tropicales, olas de calor, granizadas, incendios forestales, vientos fuertes- todas estas ocasionarían pocos daños al turismo., mientras que el incremento medio de la temperatura, las lluvias torrenciales e inundaciones y las sequías generarían daños muy significativos a ésta actividad.
El estado será vulnerable a 23 amenazas de origen antropogénico, de las 25 que se evalúan en este estudio, por lo que se añaden tres amenazas para este año: deterioro del suelo, migración demográfica y demanda de tecnologías más eficientes. La magnitud de daños que causarían 13 de las amenazas, son graves: menor cantidad y calidad de agua, baja y mala producción agropecuaria, pérdida de hábitats naturales, marginación, incremento en los costos de producción/operación, incremento en el índice de pobreza, menor acceso a la educación, mayor consumo de energéticos, sobrecarga de ecosistemas regionales, incremento en las afecciones a la salud humana, mayor demanda del servicio sanitario, afecciones a las vías de comunicación y daños a la infraestructura. El resto de las amenazas ocasionaría pocos daños a esta actividad.




      1. Compartir con tus amigos:
1   ...   75   76   77   78   79   80   81   82   ...   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal