Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página78/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   ...   74   75   76   77   78   79   80   81   ...   89

Comercio

Para el año 2010, el comercio no es vulnerable a amenazas de origen natural; sin embargo, lo es a seis de origen antropogénico que le causarán daños relativamente leves.

Dichas amenazas son: baja y mala producción agropecuaria, incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, mayor consumo de energéticos y afecciones a las vías de comunicación.
En el 2020, será vulnerable únicamente a una amenaza de origen natural, las lluvias torrenciales e inundaciones; pero podrá sufrir algunos daños por las mismas amenazas de origen antropogénico que las del 2010 y a otras tres: menor cantidad y calidad de agua, aumento de plagas y enfermedades silvoagropecuarias y daños a la infraestructura.
Para el año 2050, esta actividad será vulnerable a sufrir pocos daños por siete amenazas de origen natural y a 17 de origen antropogénico, de las cuales son ocho nuevas en comparación a las de años anteriores. Las amenazas que podrían afectar al comercio en este año y que no lo hacían anteriormente son:
Amenazas de origen natural: incremento anual medio de la temperatura, tornados, heladas, lluvias torrenciales e inundaciones, olas de calor, granizadas, sequías y vientos fuertes. Los daños que éstas causarían serían pocos pero perceptibles.

Amenazas de origen antropogénico: menor cantidad y calidad de agua, deterioro del suelo, cambios ecosistémicos, marginación, menor acceso a la educación, afección al ciclo de vida de los productos, sobrecarga de ecosistemas regionales, incremento en las afecciones a la salud humana y mayor demanda del servicio. Los daños que éstas causarían serían pocos pero perceptibles.


Además, de las amenazas que se venían presentando anteriormente, cinco de ellas causarían daños severos para este año; las cuales son: baja y mala producción agropecuaria, incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, mayor consumo de energéticos y afecciones a las vías de comunicación. En tanto que las otras cuatro seguirían causando daños de bajo impacto.
Para el 2080, el comercio sería vulnerable a tres amenazas más de origen natural y a cinco más de origen antropogénico.
De las amenazas de origen natural, se sumarían el cambio del patrón normal de precipitación, las heladas y los incendios forestales, quienes causarían pocos daños al igual que otras 3 amenazas del mismo origen. Sin embargo, las lluvias torrenciales e inundaciones, las olas de calor y las sequías, causarían daños catastróficos.
Igualmente, once amenazas de origen antropogénico causarían pocos daños, aunque otras seis causarían fuertes daños. Estas son: menor cantidad y calidad del agua, deterioro del suelo, menor acceso a la educación, incremento en las afecciones a la salud humana, mayor demanda a los servicios sanitarios y daños a la infraestructura.
En general, el comercio se verá afectado por el desequilibrio en el proceso de oferta-demanda, generado por el aumento generalizado en los costos de los bienes materiales y la disminución paulatina del poder adquisitivo.

Las amenazas de origen natural, pueden causar daños al reducir la movilidad de los comerciantes, al incrementar la pérdida de los productos comercializados y al dañar la infraestructura de los comercios y sus vías de comunicación.


Las amenazas de origen antropogénico, generarán, entre otras cosas, que haya menos alimento disponible para su industrialización y comercialización; y que los costos de producción aumenten, tanto en la adquisición de materia prima, de energéticos, de insumos y de mano de obra, como en el servicio de transacciones financieras y de traslado.
Así mismo, la incidencia de las amenazas puede generar que el comercio se vea afectado por las presiones sociales que demanden productos más amigables al ambiente, al bienestar social y a la salud humana; así como procesos productivos y comerciales que generen bajas emisiones de gases de efecto invernadero y productos de costos accesibles a cuerdo a las crisis económicas que se presenten.


      1. Sanidad

La Sanidad, como actividad referente al servicio sanitario, es vulnerable en el 2010, principalmente, a dos amenazas de origen natural y a siete de origen antropogénico que, en general, incrementarán o redistribuirán las enfermedades tropicales e infecciosas, así como la mortalidad y afecciones por deshidratación.


Amenazas de origen natural: incremento anual medio de la temperatura y olas de calor, ambas implican un impacto negativo pero bajo, para ésta actividad.

Amenazas de origen antropogénico: menor cantidad y calidad de agua, marginación, incremento en los costos de producción, incremento en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, incremento en las afecciones a la salud humana y mayor demanda del servicio sanitario. Todas estas amenazas conllevan impactos negativos que ocasionarían pocos daños.


En el año 2020 ya se advierte que cinco amenazas más, de origen natural podrían impactar de manera negativa: cambio del patrón normal de precipitación, heladas, lluvias torrenciales e inundaciones, sequías y vientos fuertes; todas ellas producirían daños de menor grado a ésta actividad.
Las amenazas de origen antropogénico suman 14 para este año, por lo que se agregan cinco a las previstas para el 2010: baja y mala producción agropecuaria, aumento de plagas y enfermedades silvícolas y agropecuarias, migración demográfica, mayor consumo de energéticos y daños a la infraestructura. Todas las amenazas producirían daños menores, con excepción de la menor cantidad y calidad de agua, la cual implicaría daños substanciales para esta actividad.
Durante el 2050 las actividades del servicio sanitario serán vulnerables a diez amenazas de origen natural, por lo que se esperan tres adiciones con respecto al 2020: tornados, nevadas e incendios forestales; estas amenazas causarían pocos daños mientras que las otras siete previstas desde años anteriores ocasionarían daños severos al sector.

Las amenazas de origen antropogénico a las que esta actividad será vulnerable son 18 para este año. Las que causarían daños severos, son: menor cantidad y calidad de agua, migración demográfica, incremento en el índice de pobreza, menor acceso a la educación, incremento en las afecciones a la salud humana y mayor demanda del servicio sanitario.

En tanto que las que provocarían daños menores son: baja y mala producción agropecuaria, aumento de plagas y enfermedades silvícolas y agropecuarias, deterioro del suelo, cambios eco sistémicos, marginación, incremento en los costos de producción, ausentismo laboral y menor acceso a la educación, demanda de tecnologías más eficientes, sobrecarga de ecosistemas regionales y afecciones a las vías de comunicación.
En el 2080 esta actividad será vulnerable a diez amenazas de origen natural las cuales coinciden a las descritas para el 2050, inclusive con la misma magnitud de daños probables consecuentes de los impactos negativos que dichas amenazas produjesen. Destaca que las únicas amenazas a las que el sector no será vulnerable serán el incremento en la frecuencia e intensidad de los ciclones tropicales y granizadas.
Son 20 las amenazas de origen antropogénico a las que el servicio sanitario será vulnerable y las que causarían mayores daños son: menor cantidad y calidad de agua, baja y mala producción agropecuaria, migración demográfica, cambios ecosistémicos, marginación, incrementos en los costos de producción y en el índice de pobreza, ausentismo laboral y escolar, menor acceso a la educación, mayor consumo de energéticos, demandas de tecnologías más eficientes, incremento en las afecciones a la salud humana, mayor demanda del servicio sanitario, afecciones a las vías de comunicación y daños a la infraestructura.

Mientras que el aumento de plagas y enfermedades silvícolas y agropecuarias, el deterioro del suelo, la perdida de hábitats naturales, la afección al ciclo de vida de productos y la sobrecarga de ecosistemas regionales; ocasionarían pocos daños.


De acuerdo a lo anterior, se observa que esta actividad es vulnerable a los impactos negativos por el incremento de la temperatura y los cambios del patrón de precipitación, ya que las condiciones previstas en los escenarios climáticos producirían mas afecciones a la salud humana y a las que además se suma la menor cantidad y calidad de agua, incremento en enfermedades infecciosas, afecciones por deshidratación, aumento en las enfermedades coronarias, proliferación de enfermedades transmitidas por vectores, entre otras.
Mientras que la ocurrencia con mayor intensidad de eventos extremos como vientos fuertes, heladas y nevadas será propicia para el incremento de infecciones de las vías oculares y respiratorias, además de incrementarse el número de decesos por las bajas temperaturas.




      1. Compartir con tus amigos:
1   ...   74   75   76   77   78   79   80   81   ...   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal