Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página5/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   89

Analisis por Tipo de Eventos

A continuación se analizan los tipos de eventos reportados en el estado de Coahuila durante el periodo de estudio, en el cual se destacan aspectos importantes de éstos como lo son: frecuencia, intensidad y temporalidad.


La información contiene la descripción general del tipo de fenómeno, los eventos de mayor relevancia y las regiones afectadas, aunque dependiendo del caso, se ha manejado por municipios. Dichas regiones son: Norte, Carbonífera, Centro, Desierto, Laguna y Sureste.


      1. Tornados

Un tornado es una columna rotativa de aire en movimiento que se encuentra en contacto tanto con la superficie de la tierra como con una nube de cumulonimbo o, raramente, con la base de un nubarrón. Pueden presentarse en diversos tamaños y la forma típica es de nube embudo, cuyo final alcanza el suelo y generalmente está rodeado por una nube de escombros y polvo. Estos fenómenos tienen velocidades de viento superiores a 64km/h y pueden llegar a alcanzar los 480km/h; miden aproximadamente 75m y se desplazan durante varios kilómetros antes de disiparse.


Durante el periodo de tiempo estudiado en el presente análisis (2000-2009) se tienen dos registros de tornados. La gráfica que se muestra a continuación refiere la frecuencia antes mencionada y los meses en los que se presentaron dichos eventos.

Gráfica 6. Meses de ocurrencia de Tornados durante el periodo de tiempo estudiado

El primero de octubre del 2009 ocurrió un tornado a 33 km de Sabinas con una trayectoria de norte a sur el cual a su paso desprendió desde su base a cuatro torres de transmisión de líneas de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad. Tras el tornado se registró una intensa lluvia de poco más de dos pulgadas que provocó encharcamientos en caminos de acceso al sitio y la interrupción de la energía eléctrica por varias horas en poblaciones aledañas al tornado.


El martes 24 de abril de 2007, se presentó un violento tornado en el municipio de Piedras Negras, debido a la interacción del frente frío No. 53 y una zona de inestabilidad (conocida también como línea seca), de este modo se formó una tormenta severa de supercelda en las montañas mexicanas al oeste de Piedras Negras, la cual generó el tornado acompañado de lluvias con actividad eléctrica, tormentas de granizo y vientos intensos.

La super celda cruzó el río Bravo y afectó también a la comunidad de Rosita Valley, en Eagle Pass. Si se considera la escala de Fujita utilizada por el Centro de Predicción de Tormentas Severas de Estados Unidos, el tornado alcanzó la categoría F2, con vientos entre 180 y 250km/h, de acuerdo a los reportes de los daños.


Si bien anteriormente también han ocurrido tormentas con características para generar tornados en esta zona, cerca de la sierra El Burro, en el norte de Coahuila (Jímenez Espinosa 2009, R. Edwards 2006), debido a la baja densidad de población, no ha habido confirmación de que se hayan suscitado tales fenómenos.
Por ejemplo, el 22 de marzo de 2000, existe una alta posibilidad de que se haya producido un tornado en el municipio de Acuña, puesto que del lado norteamericano se tiene el reporte de uno y de granizo del tamaño de pelotas de béisbol; además de las imágenes de radar del Centro de Predicción de Tormentas de Estados Unidos en donde se muestra una imagen similar a la del 24 de abril de 2007.
Normalmente la temporada más intensa de tornados y tormentas severas comprende los meses de abril, mayo y junio, así que el fenómeno antes descrito es característico de la época del año (CONAGUA, 2007). No obstante, anteriormente a este evento sólo se tiene el registro de unos cuantos tornados importantes en el país (Macías 2002, Olivera 2003) y ninguno de ellos asimilable en magnitud de daños ocasionados como el ocurrido en Piedras Negras.
La posible relación entre el incremento en la frecuencia de tornados y el cambio climático se ha demostrado puesto que las asociaciones de las variaciones climáticas y las tendencias ambientales existen. Muestra de ello es que un incremento en la temperatura superficial del mar en una región determinada (p.e. el Golfo de México y el Mar Mediterráneo), aumenta el contenido de agua atmosférica; de manera tal que la humedad creciente puede detonar un incremento en la actividad de los tornados y de las condiciones severas del tiempo (Edwards y Weiss 1996).
Asimismo, los cambios climáticos pueden afectar a los tornados vía teleconexiones en el desplazamiento de las corrientes de aire y de los patrones climáticos más grandes. Y resulta razonable que el calentamiento del planeta puede afectar a las tendencias en la actividad de los tornados (Trapp, y otros 2007) si bien, dicho efecto aun no se puede identificar debido a la complejidad, a la naturaleza local de las tormentas y a cuestiones de calidad de las bases de datos. Además de que cualquier efecto podría variar de acuerdo a la región (Solomon, y otros 2007).


      1. Nevadas

Son fenómenos meteorológicos que consisten en la precipitación de pequeños cristales de hielo. La nieve se forma comúnmente cuando el vapor de agua experimenta una alta deposición en la atmósfera a una temperatura menor de 0°C, y posteriormente cae.


El paso de algunos frentes fríos puede producir nevadas en las montañas de México, al registrarse muy bajas temperaturas con presencia de humedad. El CENAPRED cuenta con un registro sobre las nevadas más relevantes que han ocurrido en México desde 1940, por lo que en la gráfica que se muestra a continuación se identifican cada una de ellas.


Gráfica 7. Meses de ocurrencia de Nevadas durante el periodo de 1940-2000.



Al hacer un recuento de los datos más sobresalientes se tiene que en el año de 1960 fueron afectados al menos 6 estados por nevadas y destaca que en Saltillo ocurrió la más severa; nuevamente en 1967 más del 50% del territorio nacional resultó afectado por tal evento reportándose en Saltillo 75 cm de nieve; y en 1996 se reportaron 15 cm de nieve en el estado de Coahuila.


Ahora bien, en Coahuila el número de nevadas reportadas durante el periodo que comprende el presente análisis el cual corresponde a los años 2000-2009 (Gráfica siguiente), fue igual a las ocurridas en el país durante un periodo anterior de 40 años.
Gráfica 8. Meses de ocurrencia de Nevadas durante el periodo de 2000-2009.

La información disponible refleja un importante aumento en la frecuencia de las nevadas aunque es probable que no se esté incrementando la intensidad de tales eventos. En seguida se describe brevemente cada una de las nevadas registradas en la última década así como algunas consideraciones especiales.


De acuerdo a los datos, es evidente que las nevadas solían presentarse en el mes de enero pero a partir de la presente década, se han presentado en diciembre con excepción de la del año 2007, que sí se presentó en enero. Lo anterior indica un desplazamiento temporal en la ocurrencia de estos fenómenos.
Entre las nevadas que mayores estragos causaron, destacan las ocurridas en 2001 y 2006, las cuales fueron causa de emitir declaratorias de emergencia. Si bien los frentes fríos son usuales para esta época del año, lo que no es normal es que se hayan sucedido tantas tormentas invernales, que trajeron consigo lluvias, vientos huracanados y nevadas en el último año mencionado. Además, la duración de estas tormentas invernales también fue inusual ya que normalmente no superan las 48 horas y en este caso se extendió hasta por cinco días.
Las de menores estragos estuvieron caracterizadas por temperaturas entre -4 y -6°C además de presentarse en un amplio rango geográfico, es decir, en más de tres municipios. Cabe señalar que entre los municipios en que se han presentado nevadas se encuentran Saltillo, Arteaga, Ramos Arizpe, Parras, Ocampo, Morelos y Sierra Mojada.




      1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal