Componente de Vulnerabilidad y Amenazas Elaborado por



Descargar 2.86 Mb.
Página18/89
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.86 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   89

Sector socioeconómico

Las precipitaciones registradas durante los días 4 y 5 de abril del 2004, en el Norte del estado de Coahuila, ocasionaron desbordamientos del río Escondido e inundaciones, provocaron daños a varios municipios; principalmente al de Piedras Negras, en la colonia de Villa de Fuente, produjeron la muerte de 38 personas y siete personas desaparecidas, afectaron la infraestructura urbana y las viviendas de la población, estimándose de manera preliminar daños totales de hasta $13.0 millones de dólares.


Este solo evento represento el 21.8% del monto total de afecciones.
Los daños y efectos totales se estimaron en poco más de 156 millones de pesos, de los cuales más de 64.8 millones (41.4%) correspondieron a daños en la infraestructura social, mientras que 63.9 millones (40.8%) a la infraestructura económica, el resto de los daños correspondió a sectores productivos y a la atención de la emergencia (Bitrán-Bitrán, García-Arróliga, y otros 2005).
Los daños en la infraestructura económica fueron bastante significativos, ya que representaron más del 40% del total de los daños ocasionados por el fenómeno. El sector más afectado fue el de comunicaciones y transportes, seguido de la infraestructura a cargo de la Secretaría de Obras Públicas y por último el sector eléctrico.
El monto de pérdidas que sufrieron los sectores productivos, se calculó en 13 millones de pesos y representaron un 16.6% del total de daños siendo el comercio y la industria los más afectados; resultando 31 comercios e industrias con daños a consecuencia del fenómeno, entre éstas sobresale una industria de “laminados de barro”, la cual presentó daños por aproximadamente diez millones de pesos. Además de dos empresas del ramo manufacturero.
Según la Secretaría de Economía, el monto total de los daños al sector productivo fue de 13 mdp producto de las afectaciones a 19 locales comerciales, nueve establecimientos que brindaban algún tipo de servicio y las tres industrias antes mencionadas.
Del tornado ocurrido en Piedras Negras en 2007 la infraestructura económica fue la que presentó el impacto más fuerte, a pesar de que únicamente fue afectado el sector eléctrico. El 40% del total de daños cuantificados correspondió a este tipo de infraestructura.
Los fuertes vientos ocurridos en julio del 2009 causaron pérdidas en infraestructura y anuncios espectaculares derribados además de vidrios destrozados de establecimientos comerciales y de servicios en las regiones Centro y Carbonífera.

Los costos de eventos climáticos extremos, como las tormentas, las inundaciones, las sequias y las olas de calor, se incrementaran rápidamente con las altas temperaturas, potencialmente contrarrestando algunos de los tempranos beneficios del cambio climático. Los costos del clima extremo por sí solo, podrían alcanzar el 0.5 – 1% del PIB mundial para mediados del siglo, y continuaran aumentando conforme el planeta se caliente (Stern 2006).


La experiencia de desastres meteorológicos en muchas partes del mundo demuestra que la mayoría de los eventos extremos pueden tener efectos económicos duraderos, especialmente cuando suceden en una economía debilitada por desastres meteorológicos previos u otros impactos, o si suceden en una economía a la que se le dificulte recuperarse rápidamente (Hallegatte y Hourcade 2006). Por lo tanto es muy importante considerar los impactos económicos de las variaciones climáticas en torno a las principales tendencias en el cambio climático (Stern 2006).

      1. Sector energético

En el 2004 las inundaciones provocaron varios daños a la infraestructura del sector eléctrico, principalmente en el municipio de Piedras Negras. La Comisión Federal de Electricidad reportó daños por más de 11 millones de pesos, ya que sufrió embates en las líneas de media y baja tensión, postes, torres de línea, transformadores, entre otras instalaciones.


Se reportaron deterioros de la red general de alta tensión y líneas primarias por 8.5 millones de pesos. Entre estos daños se encuentra el colapso de 14 torres de energía eléctrica y 20 postes.
Debido a lo anterior, se cortó el suministro eléctrico por aproximadamente 28 horas, lo que afectó a un total de 5,000 usuarios. Parte importante de las afectaciones fue que la Comisión Federal de Electricidad dejó de percibir ingresos por este concepto por un valor estimado en 255 mil pesos.
Producto de los daños ocasionados por el tornado ocurrido en 2007 sin duda, el sector más perjudicado, por la misma naturaleza del fenómeno, fue la infraestructura eléctrica.
Sin embargo, La CFE cuenta con un Programa de Contingencias, dicho programa contiene lineamientos específicos en los cuales se tiene estipulado qué división apoyará la zona afectada y la disponibilidad de recursos humanos y materiales. Para cuantificar los daños, primero se realiza un sobrevuelo en helicóptero por la zona afectada y después se hace un recorrido terrestre. En esta ocasión, la división de Piedras Negras solicitó el apoyo de las divisiones de Sabinas, Monclova, Torreón y Saltillo para resarcir los daños lo antes posible.
A sólo 24 horas de ocurrido el fenómeno, 80% de la población afectada ya contaba con el servicio de energía eléctrica. Para rehabilitar el servicio en una primera etapa, y luego para reconstruir totalmente la infraestructura dañada, fue necesario un amplio despliegue de recursos, tanto humanos como materiales. En total participaron 500 personas, entre contratistas y personal de la CFE, se utilizaron más de 200 vehículos, entre grúas telescópicas, camionetas, camiones y vehículos todo terreno. También, se utilizaron seis plantas de emergencia y un helicóptero.
Un aspecto que agilizó la rehabilitación del servicio, es que en la región existen once puntos de intercambio de energía eléctrica entre Estados Unidos y México, para abastecer puntos críticos como hospitales, estaciones de servicio, reclusorios y dependencias de gobierno. Ese tipo de convenios entre empresas o dependencias que prestan el mismo servicio en cada uno de los países, es una herramienta importante y pueden beneficiar a ambos países en caso de desastre.
En lo que se refiere a los daños en infraestructura eléctrica, se reportaron 580 postes caídos, 70 transformadores, 2,500 acometidas, 22 estructuras y 2,500 medidores domiciliarios.
El costo para la rehabilitación del servicio se estimó en 4.4 millones de pesos, y para las acciones de reconstrucción, la inversión fue de 25.1 millones, sumando un monto total de daños de 29.5 millones.
Además del monto de daños en la infraestructura eléctrica, se presentaron algunos efectos indirectos que requirieron de una inversión extra. En este sentido, fue necesario invertir 1.4 millones de pesos en vuelos de helicóptero para la evaluación y supervisión de las obras; 7.9 millones en renta de equipo y contratación de recursos humanos, así como 11.3 millones en viáticos del personal de la CFE que trabajó en la zona, y otros gastos no previstos. En total, los daños en el sector eléctrico se estimaron en poco más de 50 millones de pesos, de los cuales, 25.1 se cuantificaron como directos y 24.9 como efectos indirectos.
Derivado de los fuertes vientos ocurridos en julio del 2009 se produjo daños en las líneas de energía eléctrica de la CFE, por lo que más de 1,200 usuarios quedaron sin energía eléctrica; siendo los municipios más afectados Monclova y san Buenaventura principalmente.




      1. Compartir con tus amigos:
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   89


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal