Comparación entre textos expositivos y argumentativos



Descargar 32.28 Kb.
Fecha de conversión07.01.2018
Tamaño32.28 Kb.

La exposición científica y la argumentación. Estructuras y formas lingüísticas empleadas en su confección


La exposición



Objetivo: informar y aportar conocimientos, por tanto, intención didáctica.

Forma: Ordenada, clara y objetiva. Predomina la función referencial. El emisor, poseedor de una idea global del tema, adecua el texto a los supuestos conocimientos del receptor.

Ej: Textos científicos especializados, la mayoría de los textos del ámbito académico.
Dos tipos de textos expositivos:


  • Divulgativos: Información clara y objetiva de un tema de interés general. Varían en dificultad de comprensión según el receptor al que va dirigido (más o menos culto) y la intención (más o menos didáctica).




  • Exposición científica: es un subgénero muy especializado, con grado de dificultad alta pues su fin no es tan solo informar sino que, además, intenta hacer comprender fenómenos, conceptos, relaciones, etc. Exige que el grado de conocimiento sobre el tema del receptor sea elevado.

El texto expositivo (mostrar) suele ir combinado con otros tipos, especialmente el argumentativo (demostrar o convencer). Las estructuras de estos tipos de textos parten de una idea que se desarrolla a continuación.


Tipos de relación entre los elementos del texto:


  • Relación lógica: Causa - Efecto

  • Relación cronológica: desde una perspectiva histórica.

  • Relación jerárquica: por orden de importancia.

La selección de la información se hace desde un conocimiento global del tema y desde una perspectiva desde la cual enfocarlo y teniendo en cuenta, es decir, adecuándola a los conocimientos del receptor.


Estructura básica: Además de una ordenación clara y coherente. (di de qué hablarás, seguidamente habla de ello, y después di de qué has hablado)


  • Introducción: Planteamiento del tema. (Definirlo, marco...)

  • Desarrollo: Se aborda el tema, se incorporan subtemas y hacen ejemplificaciones.

  • Conclusión: Tesis expresada al principio, valoración de la información.

Según el desarrollo del contenido del tema, pueden ser: (se pueden dar a la vez las dos)


Analizante o deductivo: si se parte de una idea o tesis y luego se ejemplifica o se explica.

Sintetizante o inductivo: si se va de los casos particulares o ejemplos a una conclusión o síntesis.



Formas lingüísticas de la exposición:
Sintaxis: Oraciones enunciativas, compuestas.

Verbo: presente intemporal, tercera persona, formas impersonales.

Léxico : Claro y preciso. Se evita la ambigüedad, polisemia y juicios de valor. Los adjetivos deberán ser especificativos.

El texto argumentativo:

La argumentación



Objetivo: Expresar o rebatir expresiones para persuadir al receptor. Se intenta mover al receptor hacia una postura a favor o en contra de la idea expuesta, también a actuar. El emisor ha de tener una idea global sobre el tema y conocer las técnicas de persuasión.
Pueden tener una función referencial (parte de exposición de idea base), o una función apelativa (se da con temas que dan lugar a discusión, diferentes puntos de vista) Ej: Ensayo, oratoria política, en debates, coloquios...
Se suele combinar con otros tipos de texto, especialmente el expositivo.

Estructura


La selección de la información depende del asunto que se trata. Se ha de tener un buen conocimiento del tema y de su marco. Es necesario saber de dónde parte el receptor, es decir, conocer sus creencias, conocimientos, etc. También es preciso prever los contraargumentos que se le puedan presentar.
Tres apartados:


  1. Introducción o Introducción – encuadre: Breve exposición donde se presenta la tesis.

  2. Desarrollo: Cuerpo de la argumentación. Argumentos, conclusiones parciales, nuevos argumentos. (Razonamiento del receptor)


Tipos de argumentos:

  • De autoridad. Nos apoyamos en argumentos de un experto.

  • Del sentir de la sociedad.

  • De experiencia individual.

3. Conclusión: Se refuerza la tesis, resumen del desarrollo.


Dos estructuras (que se pueden encontrar mezcladas: encuadrada):


  • Deductiva o analítica: Tesis al principio y a continuación los argumentos.

  • Inductiva o sintética: Primero los argumentos y después la tesis.

Técnicas y formas lingüísticas de la argumentación
Es fundamental el orden de ideas para seguir el hilo argumentativo, por ello estructuración en párrafos y relación entre ellos mediante conectores. Las ideas deben estar expresadas de forma clara y directa. Los argumentos deben ser sólidos, atractivos y no excesivos. Se pueden emplear diferentes recursos: recursos: ejemplos, comparaciones, repetición (ideas y estructuras lingüísticas)
Formas lingüísticas de la argumentación:
Léxico: Depende del ámbito (al científico corresponderá un mayor uso de tecnicismos y expresiones del registro culto, si va dirigida a un público más general, el lenguaje será más subjetivo, es decir, perteneciente al registro estándar)

Sintaxis: Sigue el razonamiento lógico (deductivo o inductivo). Oraciones coordinadas y subordinadas.

Verbos: Presente.

Decálogo para la realización de exposiciones:





  1. Lo primero que se debe hacer es establecer un borrador con el tema objeto de la exposición y las cuestiones que encierra, a las que debemos responder y conviene ilustrar el razonamiento con cuantos datos se tengan al alcance.




  1. Es preferible escribir con párrafos breves y usar los nexos de unión entre ellos con precaución para que no degeneren en “muletillas” y que resulten adecuados a la relación que expresen.




  1. Emplear un buen diccionario de sinónimos para no incurrir en la repetición de idénticos vocablos y evitar las palabras comodín (palabras con un significado tan poco preciso que sirven para todo: cosa, tema, problema, haber, hacer...).




  1. Evitar el uso de los nombres con igual o parecido significado: “Se vio preso de sueños y quimeras.”




  1. Emplear palabras usuales en lugar de las poco corrientes o rebuscadas, en cuyo caso se puede caer en la pedantería que da lugar a neologismos inaceptables como: concretizar, inflacionados...




  1. Evitar los barbarismos (palabras o expresiones extranjeras innecesarias porque la lengua propia ya dispone de otras).




  1. Dosificar el empleo de adjetivos calificativos.




  1. No abusar de los adverbios en –mente cuando son complementos de un adjetivo: “desaforadamente excéntrico”.

9. Preferir una construcción preposicional a una proposición subordinada de relativo: “anuncios de la empresa” a “anuncios que ha llevado a cabo la empresa”.

10. Releer el texto que se acaba de escribir para pulir, podar y limpiar las oraciones que no añadan nada a lo anteriormente dicho.

Decálogo para elaborar un texto argumentativo:





  1. Determinar claramente cuál es la tesis del texto.




  1. Definir el receptor a quien va dirigido el texto.




  1. Cualquier afirmación ha de estar sustentada por una serie de argumentos, por lo que habrá que buscar todos los argumentos posibles a favor de la tesis.




  1. Tener en consideración las opiniones, creencias y valores del destinatario para elegir aquellos argumentos que mejor puedan convencerle y desestimar los restantes.




  1. Deben preverse las posibles objeciones del adversario a dichos argumentos.

6. Una buena introducción contribuye a captar la aprobación del auditorio.




  1. El orden de los argumentos es un factor esencial. En beneficio del mismo, se evitarán las divagaciones, que podrían entorpecer la comprensión. Los argumentos más sólidos se deben incluir al final.




  1. La conclusión debe tener fuerza e interés para ganar la complacencia del auditorio.




  1. Emplear la lengua de forma adecuada, concisa y clara, sin renunciar a la ayuda que pueden proporcionar los recursos literarios.

10. Si la exposición es oral, conviene memorizar de modo general el texto para producir una buena impresión de seguridad en los oyentes.


Ejercicio para la elaboración de textos argumentativos

Con el fin de mejorar las estrategias de composición de textos escritos y desarrollar facultades como la sensibilidad, la imaginación, la memoria y el razonamiento. Se sugiere, como actividad de profundización, que los alumnos con mayor motivación escriban un texto expositivo - argumentativo semanal de una extensión determinada por el profesor o profesora sobre temas de actualidad que pueden ser localizados en los medios de comunicación. A continuación, sugerimos algunos:




  • ¿Por qué me gusta o no me gusta desplazarme en metro, coche, moto o autobús?

  • ¿Por qué las Navidades resultan especialmente emotivas?

  • Los zoos no deberían existir.

  • Los jóvenes de hoy no se esfuerzan por nada.

  • ¿Qué libro te ha causado una gran impresión?

  • El sentido del humor es la más importante cualidad del ser humano.

  • ¿Debe prohibirse que la gente tenga animales potencialmente peligrosos?

  • Sólo los locos eligen vivir en la gran ciudad.

  • ¿Qué personaje famoso te hubiera gustado conocer?

  • Los exámenes no demuestran nada.

  • La manera de vestir transmite la forma de ser de la persona.

  • Debería existir un único lenguaje universal que todos pudiéramos hablar.

  • ¿Estudiar una carrera universitaria supone una garantía contra el paro laboral?

  • ¿La publicidad influye negativamente sobre las personas?

  • Eutanasia ¿sí o no?

  • Los estudiantes tienen demasiadas vacaciones.

  • Las puertas cerradas del instituto, ¿coartan nuestra libertad?

  • ¿Libro de papel o libro informático?

  • La violencia en el hogar.

  • La finalidad de la cárcel debe ser la reinserción social del individuo.

  • El encanto de la vida depende básicamente de las buenas amistades que cultivemos.

  • Juzgar es evaluar a otras personas por nuestros propios valores y no por los suyos.

  • ¿Qué aspectos positivos encuentro en las asignaturas que menos me gustan?

  • Carta abierta a los Reyes Magos.

  • ¿Qué película te ha gustado más?


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal