Cámara de representantes primer Informe Parcial sobre la R. De la c. 628 17 de agosto de 2015 a la cámara de representantes de puerto rico



Descargar 105.12 Kb.
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño105.12 Kb.


ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO
17ma Asamblea 6ta Sesión

Legislativa Ordinaria

CÁMARA DE REPRESENTANTES

Primer Informe Parcial sobre la

R. DE LA C. 628

17 de agosto de 2015


A LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE PUERTO RICO:

La Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, previo estudio y consideración de la Resolución de la Cámara 628, tiene a bien presentar el Primer Informe Parcial, con sus hallazgos, conclusiones y recomendaciones.


ALCANCE DE LA MEDIDA
La Resolución de la Cámara 628 propone “ordenar a la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales, de la Cámara de Representantes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, realizar un estudio abarcador sobre la condición actual de la agricultura, los recursos naturales y los asuntos ambientales incluyendo, pero sin limitarse, al cumplimiento con las leyes y reglamentos relacionados a estas áreas de interés; sobre los canales de mercado en la industria de alimentos y servicios agrícolas; sobre los abastos de alimentos sanos y saludables que propicien una nutrición balanceada para nuestra ciudadanía; sobre la protección de los terrenos de alto valor agrícola mediante la zonificación adecuada; sobre las reservas y servidumbres agrícolas; sobre la preservación utilización y el riesgo de los terrenos en general; sobre los planes y programas que tienen el propósito de promover, desarrollar y acrecentar la economía agropecuaria; sobre el sistema de distribución de los productos agrícolas; sobre las medidas que se han tomado para evitar la entrada y propagación de plagas y agentes causantes de enfermedades en plantas y animales; sobre la prevención de cualquier impacto adverso de las prácticas agrícolas a la protección ambiental; sobre la calidad y contaminación ambiental; y sobre las propuestas y formulación de la política energética de la Isla”.
ANÁLISIS DE LA MEDIDA

La Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, en la Sección 19, Artículo VI, establece muy claramente que: “[s]erá política del Gobierno de Puerto Rico la más eficaz conservación de sus recursos naturales, así como el mayor desarrollo y aprovechamiento de los mismos para beneficio general de la comunidad...”. (Énfasis nuestro).

Para poder cumplir con este mandato constitucional, y más aún, en el caso de la medida ante nuestra consideración, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales es la agencia a la que corresponde la custodia y conservación de nuestro patrimonio natural, con la colaboración de otros entes, como lo es la Junta de Calidad Ambiental y, en este caso en particular, la participación del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico.

En el entorno del área costera del Municipio de Fajardo, destaca uno de los lugares que llama la atención de todos los que tienen el privilegio de disfrutar de su singular belleza y particularidad. Ubicada adyacente al sector conocido como Las Croabas, la Reserva Natural Las Cabezas de San Juan es el albergue de un cuerpo de agua en el que existe el fenómeno natural de la bioluminiscencia, uno de los más destacados a nivel mundial: la Laguna Grande.

Además de las características que la hacen única, la Laguna Grande no solo posee un gran atractivo turístico, sino que también se ha convertido en un área para realizar diversos estudios e investigaciones, en los que participan científicos del mundo entero. Esta Laguna es de agua salada, ya que tiene comunicación directa con el mar, a través de un canal que permite la entrada y salida de agua desde y hacia la Bahía Las Croabas. Rodeada de gran cantidad de mangles, la Laguna es propicia para la coexistencia de diversos ecosistemas importantes, siendo el habitante más preponderante el dinoflagelado Pyrodinium bahamense, microorganismo que produce el fenómeno de la bioluminiscencia.

Dado lo anterior, resulta sumamente importante la extrema conservación de este cuerpo de agua, y aunque en el mismo se permite una interacción directa de los seres humanos, la misma debe llevarse de manera controlada, regulada y muy cuidadosa, para no afectar su particularidad de bioluminiscencia. A tales efectos, esta Comisión fue notificada sobre la desaparición de dicha bioluminiscencia en la Laguna, debido al alegado efecto adverso que una construcción aledaña había causado en la misma. Ante esto, a continuación detallamos los resultados de los trámites que llevó a cabo la Comisión sobre el particular.


TRÁMITE INVESTIGATIVO

La Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales celebró una Inspección Ocular de emergencia, en noviembre de 2013, momento en el que se reportó una situación con la Laguna Grande. Según información recibida, la construcción de una etapa del proyecto denominado “Sistema de Alcantarillado Sanitario para el Sector Las Croabas de Fajardo”, que la AAA realiza en el área conocida como El Varadero, adyacente a la Laguna, podría haber incidido adversamente en su bioluminiscencia. Además, informaron sobre un alegado derrame de combustible.

Esto coincidió con la pérdida de brillantez en la Laguna, por lo que se entendía que, en efecto, el mencionado derrame pudo haber incidido en el “apagón” de la misma. Cabe señalar que dicha Laguna llevaba ocho días confrontado esta situación, por lo que el DRNA ya se encontraba realizando análisis del agua y esperaban revelar prontamente los resultados de la investigación. A estos efectos, un diario del País reseñó días antes lo siguiente: “Según informó la Secretaria del DRNA, tanto su agencia como el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico se encuentran en la zona realizando un conteo de los dinoflagelados –microorganismos que producen la bioluminiscencia- y de las condiciones en la laguna, que es parte de la reserva de Las Cabezas de San Juan. Tenemos conocimiento sobre la preocupación que existe por la Laguna Grande, pero hay varias cosas que tenemos que analizar antes de decir cuál es la razón para la baja en la bioluminiscencia, explicó la titular del DRNA”.

Para llevar a cabo la investigación, las siguientes agencias gubernamentales y entidades fueron convocadas: el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, en adelante, DRNA; la Junta de Calidad Ambiental, en adelante JCA; la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, en adelante AAA; el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico, en adelante Colegio; y el Municipio de Fajardo. Además, se unieron a los trabajos de la Comisión varios residentes del sector.

Al llegar al lugar en el cual fue reportada la emergencia, el Presidente de la Comisión se reunió de inmediato con los representantes de las diversas agencias y los residentes presentes, y solicitó un detalle de lo ocurrido, ante lo cual recibió la correspondiente información.

Se inició la Inspección Ocular con un recorrido por el perímetro de la zona de construcción, específicamente, el Canal de acceso a la Laguna Grande, para constatar los alegados daños provocados a esta. En ese momento, el Sr. Ángel Rodríguez, quien se identificó como representante de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), y persona a cargo de asistir a la Junta de Calidad Ambiental en la situación reportada, se acercó al grupo para indicarle que se había permitido el paso al lugar pero, una vez concluida la reunión, no se permitiría el paso a nadie más, porque los trabajadores debían continuar su función, toda vez que en el área “ocurrió un derrame de aceite”. Asimismo, el señor Rodríguez advirtió sobre el cuidado que se debía tener al caminar, “porque en el suelo todavía hay trazas de aceite y si se camina por el aceite, se estaría regando y empeorando la situación”. El Presidente de la Comisión preguntó al señor Rodríguez si allí hubo un derrame de aceite, a lo que éste le respondió “sí, señor”. Le preguntó, además, qué cantidad de aceite se derramó, a lo que él le respondió que la Junta de Calidad estaba encargada de ese asunto y que él solo los estaba asistiendo, pero indicó que había un estimado de unos 172 galones derramados. Ante la pregunta del Presidente de la Comisión sobre qué tipo de combustible se había derramado, el señor Rodríguez indicó que había sido “diesel”.

Se le preguntó que “a dónde había ido a parar el combustible”, y el interpelado respondió que “pudiera haber llegado, porque nosotros no lo vimos, a la Bahía”. Se le preguntó a la JCA cuándo se dieron cuenta de la situación, y se nos indicó que “ellos notificaron esta mañana; aparentemente eso pasó anoche. Estamos en el proceso investigativo, recopilando información para investigar qué fue lo que realmente sucedió”.

A preguntas del Presidente sobre si el combustible provenía de una de las máquinas del lugar, la Ing. Adamaris Quiñones, quien se identificó como Directora de Infraestructura de la Región Este de la AAA, indicó que una de las máquinas del contratista estaba estacionada en los predios. Esa mañana se les había notificado que la manga de diesel había sido cortada por “aparentemente un acto de vandalismo”, debido a la forma en que vieron el mecanismo. Se radicaron dos querellas, una por parte del contratista de la obra, Universal Development, y otra de parte del subcontratista dueño de la máquina (un camión de arrastre). Luego de notificar a la JCA, a la EPA y al Coast Guard, se encontraban implementando, junto al contratista, “todas las medidas remediativas para controlar la situación”. Las agencias estaban determinando si el combustible había llegado al agua. Sin embargo, se notificó que se habían tomado las debidas precauciones para evitar que cualquier otro material que pudiera estar migrando hacia la Bahía y se controlara, pero hasta el momento no habían encontrado diesel en el agua. Indicaron que para ellos determinar si había algún brillo en el agua tendría que haber luz solar, pero al estar nublado era un poco más difícil determinarlo. Indicaron que “la Junta está trabajando ya con la AAA para poner un retenedor de aproximadamente 200 pies, por si ocurren lluvias torrenciales, evitar que el líquido migre al agua. Ellos (AAA) contactaron a la compañía Clean Harbors para hacer los trabajos de limpieza”, y se nos indicó que al momento de la Inspección dicha compañía estaba en camino.

Sin embargo, el Presidente del Comité Pro Defensa de la Laguna Bioluminiscente de Fajardo, Sr. Carlos Robles Ramos, quien también es residente del sector, aclaró que la situación no había sido de la noche anterior, ya que ellos habían documentado entre el lunes y el martes de esa misma semana la situación con el diesel. Esta información fue verificada con la Legisladora Municipal, la Sra. Evelyn Carrión Bonano, Presidenta de la Comisión de Instrucción, Salud y Beneficiencia del Municipio de Fajardo, quien indicó que al tener conocimiento de dicha situación, se personó al lugar y lo documentó con fotos, las que mostró a la Comisión.

Ante preguntas de la Hon. Luisa Gándara Menéndez, sobre la cantidad alegada de combustible derramado, versus la capacidad de almacenaje del tanque del camión, el dueño del camión indicó que las placas en el mismo lo que indican es la capacidad de almacenaje, tanto en litros como en galones, pero es muy difícil saber cuánto tenía el tanque, por lo que “en el peor de los escenarios, ellos dieron esa cantidad”.

La Legisladora Municipal indicó que la sargento Torres, de la Comandancia de Fajardo, compareció al lugar para tomar la querella. Tanto la AAA como la JCA indicaron que habían sido notificados de lo ocurrido esa misma mañana.

El Gerente del Proyecto, Ing. Arnaldo Jusino, narró que el camión había llegado al lugar el sábado anterior. “Ese mismo día hubo una manifestación pasiva en los predios. El subcontratista no pudo entrar a causa de dicha manifestación, por lo que dejó el camión y se marchó. El lunes siguiente, el contratista iba a sacar unos equipos almacenados y a hacer una movilización, pero no pudo entrar al área, pues habían cortado sus candados y habían colocado otro independiente, cerrando el portón de entrada al área de El Varadero. Se le dijo al contratista que, para evitar confrontaciones con la comunidad, abandonara los predios y que no trabajara en el área. Hoy nos indicaron que podíamos remover el vehículo”. Cuando se personaron al lugar, se encontraron con la situación. No hubo personal del contratista dentro de los predios, aunque sí tuvo personal realizando lo que ellos llamaron el “Plan CES (Control de Erosión y Sedimentación)”, que es uno de limpieza de carreteras y otras labores que se hacen normalmente fuera de los predios.

Además de lo anterior, la Ing. Adamaris Quiñones añadió que durante toda la semana, al igual que ocurrieron las manifestaciones de parte de la comunidad, también las agencias se mantuvieron haciendo recorridos alrededor de todos los predios para ver los señalamientos que trajo la comunidad. Y hasta ese momento, no les habían señalado lo que según los vecinos había ocurrido allí. Se dieron cuenta de la situación hoy. Igualmente, la Sra. María Sostre, Directora de la Región de Humacao de la JCA, indicó que “la Lcda. Laura Vélez estuvo en el área el día anterior, con el personal especializado en muestreo y en calidad de agua, y tampoco nadie notificó nada. Se tomaron muestras de agua de la Bahía”. El Presidente quiso conocer sobre cuándo se tendrían los resultados de las muestras, a lo que la Sra. Sara Justicia, Directora del Instituto de Educación Ambiental de la JCA, respondió que todo iba a depender de la disponibilidad del Laboratorio de Investigaciones Ambientales. “Esto fue un esfuerzo coordinado con el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico y se tomaron como base los datos del USGS de 2009”. Se le preguntó si no existía un estudio más reciente. Indicaron que no, pues ese estudio ya ofrecía los puntos dentro de la Laguna y en los canales que conducen a la Laguna (el Canal Corozo y el canal que utilizan los “kayakeros” en la noche para las excursiones). El Hon. Carlos J. Méndez Núñez indicó que él tenía conocimiento de otro estudio más reciente que el Fideicomiso llevó a cabo en el 2012. La Sra. Sara Justicia le indicó que el Fideicomiso también había utilizado el mismo estudio que ellos utilizaron, tomando como referencia los mismos puntos de muestreo, y la JCA tomó tres o cuatro puntos adicionales.

Luego de visitar los predios del cuerpo de agua, la Comisión procedió a observar el terreno en el cual se construye el sistema de bombas. Una vez allí, el Presidente de la Comisión solicitó información a los representantes del DRNA sobre la brillantez de la Laguna. Dos noches antes se había evaluado la situación y se constató que la brillantez estaba aumentando. El día 19, la Secretaria hizo una visita y constató que estaba “volviendo la brillantez”. De la noche anterior no tenían datos. Como respuesta adicional, también intervino el Sr. Percy Riek, de Kayaking Puerto Rico, e indicó que como operador de excursión vio la Laguna la noche anterior, “y estaba como de un 20 a un 25% de bioluminiscencia. Anteriormente había estado como a un 45%”; pero él entendía “que se debía a la lluvia que había caído la noche anterior y por el frío que hacía. Se está recuperando bien lentamente”. Sobre los muestreos que realizaron los biólogos en los pasados días, se informó que, “en el caso del DRNA, se contactaron personas que han hecho muestreos anteriormente en la Laguna. El Dr. Sastre, de la UPR-Humacao, está haciendo muestreos nuevamente, para comparar muestras anteriores con relación a estas. El USGS, va a estar también en este proceso de documentación. Además, Robert Matos, es el biólogo del área y también ha estado documentando la situación”. Ante esto, el biólogo Matos indicó que el biólogo Luis Soler, del USGS, “estuvo en el lugar el día anterior, al igual que la JCA, y muestreó la Laguna”. Se nos indicó que ya tienen unos resultados preliminares y encontraron que no hay nada más allá o fuera de lo normal que lo que ellos tenían en el 2007, 2008, 2009. Una de las cosas que se está recomendando, “para evitar especulaciones y tener un récord positivo de todo lo que sucede, es una estación a tiempo real, la cual tiene unos parámetros que cada quince minutos están tomando una muestra y van reportando cualquier anomalía que suceda. Es como tener un guardia de seguridad dentro de la Laguna”.

A preguntas de la Comisión sobre quién tiene ese equipo, el biólogo indicó que el Fideicomiso va a pagar una estación de esas, que tiene un costo entre los 15 a 18 mil dólares anuales. Pero también están recomendando una en el canal, en El Varadero. Hay una que ya está en negociaciones con el USGS, para ellos sufragar el costo e instalarla en la Laguna. Se preguntó el tiempo para obtener los resultados de los muestreos, a lo que respondieron que dependían del USGS, pero que entendían que en varios días. Los mismos también se pueden comparar con los que tenga la JCA.

Sobre lo reseñado por la Prensa del País, en cuanto a sedimentos de asfalto observados en el área, el consultor ambiental del Municipio de Fajardo, Biól. Héctor Orta, indicó que habían observado películas oscuras de sedimento entrando al canal. “Estas películas pueden deberse a varios factores, como un reboso de temporada y con los cambios en la corriente puede aumentar, debido a las escorrentías de sedimento fino, especialmente de polvos furtivos que están en la calle, que pueden tener composición de asfalto, ya que la carretera que “picaron” era de asfalto”. El Presidente de la Comisión le preguntó si ya se había muestreado y si se identificó correctamente que es asfalto, a lo que el biólogo contestó que no, que solo eran “unos análisis visuales de sedimento, pero no hay data específica que diga que es asfalto. Son sedimentos terrígenos. La JCA tomó muestras sobre esto y las tiene en análisis”.

La representante Gándara Menéndez preguntó si era posible que como aún la planta no está en funciones, de alguna manera los sedimentos de las aguas negras de la comunidad estén llegando a la Bahía. El biólogo respondió que “se han identificado, a través de trabajos científicos, realizados tanto por el USGS como por publicaciones de la UPR, que sí existen las fuentes dispersas de contaminación orgánica hacia la Laguna, lo que mantiene el lugar en un estado de estrés”. La representante indicó que eso sí justifica lo necesario de la planta, pero no justifica el que la planta esté tan cerca, ya que todo lo que caiga ahí, va a entrar a la Laguna. Ellos indican que eso es así y que lo que deben tener es un concepto de planificación para evitar la degradación del medioambiente. Al momento de que la planta funcione, van a bajar entre un 80 a un 90% las fuentes de contaminación en el área. Un factor que es bien realista es el tipo de problemas que tienen en el área norte, cuando hay un aumento en lluvias torrenciales y todas las plantas se sobrecargan.

A preguntas de la representante Gándara Menéndez sobre otras alternativas existentes para la ubicación del proyecto, dada la preocupación de lo cercano del mismo al cuerpo de agua, los ingenieros de la AAA indicaron que ellos ya habían analizado otros posibles lugares. Hubo siete alternativas evaluadas previamente, pero las mismas tenían algún tipo de complicación o dificultad. La original, que fue la que en un principio se tenía, lo que se hizo fue que se redujo el tamaño de la “huella”, para que la cabida del proyecto tuviese un menor impacto en la zona. “La situación para que la estación quede tan cercana a la Bahía depende de lo que hay ahora mismo, ya que tenemos una comunidad que se acerca a la Bahía”.

A estos fines, la ingeniera Quiñones brindó información adicional al respecto. Indicó que el interés de la AAA, cuando desarrollan estos sistemas sanitarios, es que funcionen por gravedad. Lamentablemente, por las limitaciones que enfrentan en términos de topografía, como es el caso de Las Croabas, es que existen unas áreas que son elevadas y, para poder canalizar todos los flujos residuales, tienen que buscar un punto bajo y común para poder recoger todo ese volumen y sacarlo. Como parte del análisis, muchas de las áreas quedan en puntos altos y si se observan los mapas topográficos, el área de El Varadero es el punto bajo de la comunidad. Como indicó el ingeniero Guzmán, se evaluaron varias alternativas, pero fueron descartadas por diversas razones. En algunas hubo ciertos hallazgos de rasgos arqueológicos; en otras había ciertas condiciones del suelo que complicaban la construcción; y otras localizaciones que, al alejarlas tanto del sistema sanitario existente, obligaban a que en lugar de tener una estación de bombas hubiese que tener dos. El fin, al diseñar estos proyectos, es reducir los impactos y garantizar el propósito del proyecto, que es recoger todas las aguas sanitarias.

Ante preguntas del representante Jesús Santa, sobre la preocupación de la cercanía del sistema al canal, y el cual en caso de un evento fuera de lo común podría repercutir en arrastrar las aguas sanitarias hacia éste, la ingeniera Quiñones aclaró que “la estación de bombas está localizada a unos 400 pies de la entrada del canal. Sin embargo, el diseño de la estación no es el típico que estamos acostumbrados a ver alrededor de la Isla. Tomando en consideración todas las particularidades ecológicas y ambientales del área, se diseñó una estación de bombas con redundancias”. Explicó que esto significa que usualmente una estación tiene una sola bomba y la que ubica allí tiene dos; si una falla, la otra entra en operación inmediata. Además, “cuenta con un generador de emergencia, cuenta con un sistema de control de olores y, tanto el “pit” como la hilera de los registros que están cercanos a la parte baja, están sellados”. Indicó que de la misma forma que les preocupa a todos el que el agua sanitaria pudiera salir, también a ellos les preocupa el que “agua de afuera entre al sistema”, ya que esto complicaría la situación y causaría el mismo daño. Ejemplo de esto pudiera ser una marejada que arrastre el agua. En esa instancia, indicaron a la Comisión que el edificio de las bombas es uno de dos pisos, con una huella bastante reducida, en el cual todos los equipos como controles, paneles, equipo mecánico, etc., van a estar en el segundo piso, precisamente para prevenir que ante la eventualidad de una marejada, pudiesen haber fallas mecánicas.

En estas estaciones en particular, la AAA instala un sistema de monitoreo en tiempo real (real time). No obstante, expresaron que “la posición de la AAA es que seguimos abiertos a la posición de reevaluar los lugares ya vistos en un momento dado, o alguno otro que nos puedan recomendar y que dentro del aspecto de la ingeniería o del impacto sea menos problemático que aquí”.

Se le preguntó a la AAA si existe algún estudio de cómo se comportan las corrientes en el lugar, toda vez que, de ocurrir un desborde, las corrientes deberían poder llevarse mar afuera esas aguas desbordadas. Si se va a tirar un desborde, se debe buscar un lugar en que el mismo salga todo el tiempo al mar y no impacte la Bahía. A esto, la ingeniero Quiñones explicó que “por lo menos, de la forma que está ahora mismo previsto en el diseño, los registros más cercanos aquí, a la Bahía, a la entrada del canal, están sellados para evitar ese desborde. El desborde, en caso de una eventualidad de que la segunda bomba falle, todo falle, algo ya fuera de lo normal, con todas las redundancias fuera, ya sería un desborde de línea que sería controlado y fuera de los predios de la Bahía”. Se le preguntó cómo podría asegurar que de ocurrir ese desborde, el mismo no estaría cerca del lugar. “Eso ahora mismo, por lo menos todo lo que está aquí en el área cercana a El Varadero, que es la que está cercana a la Bahía, tanto el poceto de la estación de bombas, como los registros de la línea de la troncal, que van a través de esta calle, cercanos, van a estar sellados. O sea, que nada entra y nada sale”.

Finalmente, la Comisión se trasladó al área de construcción del proyecto. Allí se observaron unas marcas de pintura en el suelo, que se nos explicó que una de ellas corresponde a la “huella reducida” donde ubicará la estación de bombas. La otra marca de pintura amarilla, de unos 18 pies de diámetro, es un “manhole” cuyas tapas serán selladas, para que no entre el agua; las tuberías salen con un “collar cerrado”, el agua sale por presión y llega al pueblo de Fajardo. La construcción de la estructura elevada que almacenará el equipo y las máquinas se realizará tomando en consideración el nivel de la inundación de los 500 años, la marejada ciclónica y otros elementos, para evitar daños en el sistema mecánico y eléctrico. La estación de bombas es soterrada, pues estas son sumergibles. Lo demás estará en un área elevada. Se le explicó a los miembros de la Comisión que, en su funcionamiento normal, las bombas se alternarán en su trabajo de vaciado del poceto; cuando una de ellas se apague, la otra entrará en funciones, o sea, su trabajo será alternado. En caso de ocurrir algún incidente fuera de lo normal, prenderían las dos bombas a la vez; y si ambas dejasen de funcionar, se activará un sistema de alarmas cuya conexión a un monitoreo en tiempo real permitiría que el personal encargado pueda tomar la acción pertinente.

El ingeniero Guzmán de la AAA aclaró dudas y preocupaciones de los residentes en cuanto a la verja de zinc que rodea una parte del área de construcción, así como la disposición de los escombros generados y la alegación de que también trabajan los sábados. Ante esto, el ingeniero indicó lo siguiente: “Hay una verja de zinc de protección y llega bastante cerca al área de lo que es la entrada de la Bahía. Esto es solamente la medida de contención para el contratista, su área de trabajo. Atrás ven material de excavación que es para botarlo. El problema es que el proyecto es tan amplio en lo que es su instalación de tubería, que el contratista, cuando el material le sale de buena calidad, se le hace prueba de curva; si la curva es aceptable para darle la compactación y usarlo para rellenar la trinchera de la tubería, pues se utiliza. Si el material es malo, pues no se puede utilizar. Ella tiene que almacenarlo o acarrearlo a un vertedero en donde esté su permiso. El caso de aquí es que el volumen que está sacando en excavación es mayor de lo que puede acarrear, entonces en su permiso de Plan CES (Control de Erosión y Sedimentación), ella puso un área para almacenar material y sacarlo poco a poco. A veces las personas ven que “se está trabajando los sábados”. Sí, se está trabajando los sábados, porque el contratista viene con sus camiones a sacar material de la excavación y a llevarlo hasta el vertedero; pero no se está trabajando en la construcción”.

El Presidente de la Comisión solicitó más información sobre unas expresiones del representante Méndez Núñez en cuanto a una oferta económica de medio millón de dólares que había hecho el Alcalde de Fajardo, Hon. Aníbal Meléndez, como aportación para la reubicación del sistema de bombeo. Ante esto, el Alcalde le indicó al Presidente lo siguiente: “Cuando el Presidente de la AAA dijo a la Prensa del País que hacía falta un millón de dólares adicionales para reubicar el sistema de bombeo, yo dije, si esa es la cantidad, yo estoy dispuesto a poner la mitad para que el proyecto no se fuera a abortar. Y sigo con esa posición, que yo estoy dispuesto a aportar medio millón de dólares para que el proyecto no se detenga”. Sobre estas expresiones, la representante Gándara Menéndez indicó que el Presidente de Acueductos emitió unas expresiones indicando que eso no era posible y que eso costaría once millones de dólares si se ponía en otro lugar, ante lo cual la ingeniero Quiñones aclaró que “la inversión del proyecto como está conceptualizado es 11.4 millones de dólares. El relocalizar la estación de bombas, y es un ejercicio que hay que hacer, dependiendo dónde sea, va a conllevar, definitivamente, un incremento en los costos. El punto de partida de un millón o más, eso va a depender de la alternativa seleccionada. Una vez se identifique un nuevo lugar, que pueda ser viable. Hay que evaluar todas las consideraciones del suelo, permisos que habría que volver a reactivar y evaluar, y posibles adquisiciones de terrenos, entre otras cosas; dependiendo de todos esos factores, podríamos dar un número más preciso de cuánto conllevaría ese cambio”. El Presidente de la Comisión preguntó sobre los lugares evaluados para colocar el sistema de bombas, específicamente, el que ubica detrás de la concha acústica del pueblo. La ingeniera indicó que sí fue uno de los lugares evaluados. Sin embargo, se descartó por varias razones: “el predio de allí es uno arenoso, está mucho más retirado de la línea que se está instalando actualmente, por lo que requeriría una segunda estación de bombas. El poceto, donde se almacenarían las aguas, al estar más lejos, habría que profundizarlo más, complicando la construcción. Todo en la ingeniería es posible, lo único que hay cosas más complicadas o menos complicadas”.

El ingeniero Guzmán abundó en el tema, indicando que “este proyecto, si hubiese sido en otro sitio, basado en el costo, no se hubiese hecho, porque no es viable, basado en costo. Lo que lo hace viable, precisamente, es ese valor ecológico que tiene. Porque nosotros sabemos que aquí hay una problemática, lo sabe la propia comunidad, lo sabe el señor Alcalde, que nos ha traído la petición especial. No es una cuestión propiamente de costos, necesariamente, hay que evaluar otros factores que a bien veremos, dentro del costo que esté, lo evaluamos, buscamos otro lugar”.

El Presidente le solicitó al Alcalde que indicara sobre otros lugares en evaluación que habían sido mencionados. El Alcalde indicó que según reuniones anteriores le habían informado sobre siete (7) posibles lugares, pero que él personalmente solo conocía de uno. La ingeniera Quiñones indicó que hay unos cercanos al predio actual; de las diferentes áreas existen otras consideraciones a tomar en cuenta, pues existen otros proyectos aledaños con los que no querían interferir, ya que tenían conocimiento que estaban en planificación; la otra posibilidad era detrás de la concha acústica, el cual había sido preliminarmente evaluado. En vista de la solicitud de la Comisión y del señor Alcalde, lo anterior es una de las encomiendas que el Presidente de la AAA les ha pedido que reevalúen y reconsideren; una vez terminados los análisis técnicos, deberán presentarle los cambios de índole ambiental, permisos y costos. “Dependiendo de la magnitud de ese cambio en costos, entrarán a evaluar qué fondos tienen disponibles y qué alternativas tienen, además de considerar el factor tiempo”.

La representante Gándara Menéndez preguntó sobre la fecha en que estimaban concluir el proyecto actual, a lo que la ingeniera Quiñones respondió que, según el contrato, prevé finalizarlo para el verano de 2016. A preguntas del representante Santa Rodríguez, sobre si la fecha permanecería igual, de segregarse el proyecto, la ingeniera indicó que no necesariamente, ya que esa es una de las cosas que como parte de la evaluación tendrían que considerar. El mover la estación de bombas representa un cambio mayor en el ámbito del proyecto, lo que los obligaría automáticamente a reabrir toda la permisología ambiental, arqueológica y de todas las agencias. La ingeniera también indicó que “en respuesta a la solicitud de la Secretaria del DRNA, el pasado martes, para que cesáramos los trabajos de construcción para dar espacio a que su equipo de trabajo tome las muestras y haga los estudios necesarios, pues durante ese periodo de tiempo también nosotros estaremos evaluando estas alternativas”.

A lo expuesto, el Presidente de la Comisión indicó que “una de las recomendaciones que se van a estar plasmando en estos días, y que se les va a sugerir a todos los miembros de la Comisión, es que este proyecto se detenga hasta tanto y en cuanto la AAA nos dé una evaluación de las alternativas. Pueden ser dos semanas, tres semanas, el tiempo que ustedes se tomen en evaluar las alternativas que estén disponibles. Me refiero al área en la que estamos, para que nosotros y el Alcalde podamos estar documentados; que podamos tener la certeza de que estamos protegiendo el ambiente, que vamos a tener a la comunidad tranquila y vamos a poder tomar una determinación. Esta decisión se le informará también al Presidente de la Cámara. Esperamos que el ingeniero Lázaro, como siempre ha sido una persona que ha estado al tanto de esto y ha estado en colaboración, y ha sido muy atento a los reclamos de nosotros y de la comunidad, pues lo tome a bien”.

Concluyó la ingeniera Quiñones indicando que “el interés de nuestro Presidente es que esa evaluación se haga lo antes posible, para poder compartirla, a la vez, con los hallazgos que tengan las agencias reguladoras, del periodo de estudio y los muestreos que se van a hacer. Sí le tengo que solicitar, por favor, para que quede en récord, aunque los trabajos de construcción están suspendidos y detenidos, sí yo tengo una obligación ante las agencias reguladoras, de cumplir con el Plan CES implementado en el área del proyecto. No hay una desmovilización, pero como ven, todas estas verjas, los “seal fences” y las medidas que están implementadas, hay que darle mantenimiento”. El Presidente de la Comisión tuvo a bien aclarar que “nosotros recomendamos; nosotros no podemos entrar a dictaminar lo que ustedes van a hacer. Esa es la recomendación de esta Asamblea Legislativa y de esta Comisión. Yo se lo adelanto para que sepa que esa es nuestra recomendación. Como funcionarios públicos electos, miembros de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, es nuestro interés que eso se haga de esa manera. Obviamente, es su prerrogativa y la del Presidente; pero conociendo al Presidente, va a ser muy atento en estos aspectos; y ustedes, los asuntos de seguridad los deben de seguir haciendo y el proyecto debe continuar allá, en lo que ustedes nos dan la evaluación”. La ingeniera Quiñones indicó que “es simplemente confirmándole que esa petición que usted nos acaba de hacer ya está atendida, ya que el Presidente dio instrucciones a nuestro contratista de que se detuvieran los trabajos de construcción aquí. Sí recalco que se tienen que mantener las labores del mantenimiento del Plan CES y de seguridad”. El Presidente enfatizó que la recomendación consistía en detener la construcción en el área de las bombas, únicamente, en lo que se entrega la evaluación de las alternativas disponibles para relocalizar las mismas.

El representante Méndez Núñez manifestó que la comunidad había expresado “una preocupación sobre el plan de mitigación, ya que tienen temor de que las escorrentías y lluvias puedan ocasionar el que siga moviéndose la sedimentación hacia la Bahía, que provendría de una montaña de tierra que se encuentra en el lugar de las bombas”. La ingeniera Quiñones indicó que sí, que eso iba a ser así; además, indicó que quería presentar una petición para que desde el próximo lunes, se les permita la entrada al lugar, ya que se necesita ese espacio para que el contratista le pueda dar mantenimiento a las áreas y evitar que los controles que se han implementado a lo largo de todo el proyecto se dañen o se tengan que reparar. Además de ser el área de las bombas y de almacenamiento, también es el área de operaciones del proyecto. Dicha petición estuvo basada en las manifestaciones de residentes que han ocurrido en el lugar.

El Presidente manifestó que entendía que la Comisión había realizado una investigación vasta del área y de la situación, y recomendó al personal de Acueductos que evaluaran la posibilidad de traer algún recurso de seguridad; a la comunidad le solicitó que, en efecto, permitan que el personal de la empresa pueda sacar el equipo del área, así como llevar a cabo labores de limpieza y mantenimiento.

De esta forma concluyó, agradeciendo a todas las agencias, al Alcalde y a los miembros de la Comisión por la cooperación y pronta atención de la situación, cuyo propósito fue el de resolver un problema de la mejor manera posible para una comunidad, pero al mismo tiempo buscando salvaguardar un recurso natural que es único. Dejó también para el récord que el personal de la compañía Clean Harbours había llegado al lugar para comenzar las labores de limpieza.

Posterior a la Inspección Ocular, y según la petición realizada por la Comisión a las agencias presentes, recibimos los Memoriales Explicativos y otros documentos solicitados, por lo que reseñamos a continuación los comentarios esbozados:


Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA):

El DRNA expresó que “dentro del contexto de esta Resolución, y ante la facultad que la misma le confiere a esta Comisión, es importante resaltar que lo que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) construye en Las Croabas es un sistema de alcantarillado sanitario con una estación de bombeo de aguas sanitarias, no una planta de tratamiento. Las aguas bombeadas por esta estación serán dirigidas a la planta regional de tratamiento de aguas sanitarias que se ubica al sur del municipio de Fajardo, lejos de la comunidad de Las Croabas”.

Explica la agencia que la Laguna Grande ubica dentro de la Reserva Natural Cabezas de San Juan, y su cuerpo de agua ocupa unas 123 cuerdas, del total de las 570 cuerdas que pertenecen a la Reserva. Esta Reserva, designada así en el 1986, es uno de los tres sistemas principales en Puerto Rico en el que se presenta el fenómeno de la bioluminiscencia, siendo las otras dos La Parguera (Lajas) y Bahía Mosquito (Vieques).

Indican que entre el 8 al 13 de noviembre del año en curso (2013), tanto operadores turísticos, como residentes y pescadores de Las Croabas, registraron y reportaron que ocurrió un “apagón” de la bioluminiscencia. Como parte del descargue de su responsabilidad y deber ministerial, el DRNA llevó a cabo una serie de acciones para investigar el suceso, a saber:



  1. Entrevistaron a 9 de los 11 operadores turísticos con concesión del DRNA en la Laguna Grande para conocer la historia oral y presencial de los hechos.

  2. Realizaron visitas de campo y reuniones con la comunidad.

  3. Coordinaron con la AAA la paralización preventiva de las actividades de construcción en Las Croabas.

  4. Coordinaron muestreos de calidad de agua y otros parámetros con el Servicio Geológico Federal (US Geological Survey) efectuados el 21 de noviembre, ya que esta agencia federal contaba con datos comparativos basados en un estudio de calidad de agua que efectuó con una estación de monitoreo de forma continua durante dos años en la Laguna Grande, de marzo 2007 a febrero 2009 (“Selected Hydrologic, Water-Quality, Biological, and Sedimentation Characteristics of Laguna Grande, Fajardo, Puerto Rico, March 2007-February 2009”).

  5. Coordinaron un análisis de fluctuación en la población de dinoflagelados con el Dr. Miguel Sastre, profesor de la Universidad de Puerto Rico en Humacao, quien ha estudiado las fluctuaciones de las poblaciones de dinoflagelados en la Laguna Grande por tres años consecutivos, desde el 2003 al 2006, y en años recientes (“Population fluctuations of Pyrodinium bahamense and Ceratium furca (Dinophyceae) in Laguna Grande, Puerto Rico, and environmental variables associated during a three-year period”).”

También, complementaron los datos recogidos en estos análisis y estudios con un análisis de calidad de agua efectuado por la JCA, el 21 de noviembre, en la Laguna. “Luego de estos estudios e investigaciones, el DRNA se encuentra ahora en posición para emitir su análisis y recomendaciones sobre el estado de la bioluminiscencia en la Laguna Grande de Fajardo y los factores que llevaron al “apagón” de la bioluminiscencia”. A continuación, se reseñan los resultados, según emitidos por el Departamento:

Entrevista a Operadores Turísticos

Las entrevistas realizadas por el DRNA a 9 de los 11 operadores turísticos del área ofrecieron un trasfondo de los hechos que ocurrieron antes y durante el “apagón” de la bioluminiscencia en la Laguna Grande. La historia oral es un elemento esencial en cualquier análisis socio-ecológico.

La mayoría de los operadores turísticos indicó estar de acuerdo en que, normalmente, para esta temporada la intensidad de la Laguna baja entre aproximadamente un 50% y un 60% por diferentes factores ambientales y climatológicos como lluvias, temperatura y marejadas, entre otros. La mayoría de las compañías de concesionarios tuvieron que devolver dinero a grupos citados, ya sea 100% o un 50%. Una compañía tomó la decisión de no realizar más reservaciones hasta nuevo aviso.

Además, por su parte, indicaron que los posibles factores asociados con estos cambios en la bioluminiscencia fueron las construcciones y los movimientos de terreno de la AAA, y otros proyectos en parcelas de Las Croabas y su subsiguiente sedimentación hacia la Bahía Las Croabas.


Análisis del US Geological Survey

Los estudios fueron conducidos por el Centro para las Ciencias del Agua del Caribe (CWSC, por sus siglas en inglés), el 21 de noviembre, considerando diversos parámetros, que incluyeron la calidad y transparencia del agua, y características de evaluación del sistema natural, como la salinidad, el oxígeno, el pH, etc. Los resultados fueron comparados con estudios publicados de marzo 2007 a febrero 2009.

Los datos tomados destacaron que la columna de agua considerada en el muestreo no expresaba estratificación entre los parámetros medidos. Entre el 2007 y el 2009, la estratificación (diferencia según se baja en profundidad al tomar la muestra) era evidente. La falta de estratificación representa que existe una mezcla en la comuna de agua muestreada y puede ser causada por marejadas de alta magnitud y duración.

Los datos obtenidos por la National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) en la estación 9753216 de Fajardo, registraron que “entre el 1 y el 8 de noviembre de 2013, los niveles del mar estuvieron sobre el promedio normal por cerca del 80% del tiempo en este tiempo”. Anteriormente (2007 y 2009), los estudios efectuados durante la época de marejadas en la Laguna Grande demostraron que los efectos de las marejadas “pueden tener un resultado de lavado de cerca del 20% del volumen por día de la Laguna”. Al tener un proceso de marejadas de alta magnitud del 1 al 8 de noviembre, la Laguna fue recirculada en más de una ocasión en su volumen total.

“El exceso de agua causado por la marejada debió producir una dilución de la población de dinoflagelados así como una remoción de parte de esta población que posteriormente debe volver a estabilizarse con la bajada de las marejadas”. Además, las muestras del USGS también documentaron contaminación fecal cerca de las casas que no cuentan con sistemas sanitarios.

En relación a la transparencia del agua durante el muestreo efectuado, “se documentó una transparencia homogénea y, comparándola con los datos del 2007 al 2009, los estudios revelan que la Laguna mantiene unos parámetros similares de transparencia en las estaciones consideradas”.

En resumen, según los datos provistos por el USGS, días antes de documentarse el “apagón” de la Laguna, se registraron fuertes marejadas en la zona, “lo que provocó que el volumen de agua de la Laguna fuera recirculado, causando el desplazamiento de los organismos que producen el efecto de la bioluminiscencia (“tides of high magnitude and duration”). Entre el 1 y el 8 de noviembre de 2013, las marejadas en la Laguna Grande estuvieron ocho veces por encima de lo normal cada día”. En síntesis, el USGS concluyó que la circulación continua del agua como consecuencia de las altas marejadas, provocó el que la Laguna redujera la densidad de dinoflagelados, “afectando la bioluminiscencia en la Laguna”.

Análisis del Dr. Miguel Sastre

Por su parte, el Dr. Miguel Sastre indicó al DRNA que “el pasado 18 de noviembre se encontró una densidad poblacional extremadamente baja en las dos especies de dinoflagelados que habitan en la Laguna Grande”. La población encontrada ese día fue de 43.8 organismos por litro de agua, una densidad extremadamente baja, si se compara con la densidad promedio de 19,988.5 organismos por litro de muestreos efectuados por el investigador durante tres años consecutivos, desde mayo de 2003 a mayo de 2006, y que fueron publicados anteriormente. La tasa de cambio de las poblaciones de dinoflagelados Pyrodinium bahamense registrados el 18 de noviembre, versus el promedio, es de 99%.

En el caso del dinoflagelado Ceratium furca la densidad identificada por el doctor Sastre fue de 81.3 organismos/L, lo que representa una densidad muy baja si se compara con la densidad de 2,601.9 organismos/L, obtenida en sus trabajos publicados en el 2013. Los datos adicionales sobre temperatura, salinidad y el pH del agua estaban dentro de los parámetros observados en estudios anteriores.

En el muestreo realizado por el doctor Sastre, destacó un dato interesante sobre la concentración de oxígeno disuelto, la cual era una baja, lo que según el DRNA, “podría tener relación a los datos que presenta la JCA que demuestran violaciones a los estándares de calidad de agua para los parámetros de coliformes fecales y enterococos en las estaciones que ellos muestrearon”.

Por último, y luego de revisar los datos arrojados por el análisis del USGS en la Laguna, el Dr. Sastre indicó: “la fluctuación de mareas durante la primera semana de noviembre fue bien amplia durante varios ciclos y esto contribuyó significativamente a la dilución de los dinoflagelados y su expulsión hacia afuera de la Laguna”.
Análisis de la Junta de Calidad Ambiental

Esta agencia se movilizó a realizar un muestreo en la Laguna Grande y en el Canal Laguna Grande, el 21 de noviembre de 2013. La JCA seleccionó cuatro puntos de muestreo, teniendo como referencia los utilizados en el estudio del USGS efectuado del 2007 al 2009. Los datos de la JCA demostraron violaciones a los estándares de calidad de agua para los parámetros de coliformes fecales y enterococos en todas las estaciones. “Esto refleja que existe una problemática de contaminación por concepto de descargas de aguas usadas en el área”.

En síntesis, indica el DRNA que estos resultados “son cónsonos con los datos obtenidos en el estudio de base Selected Hydrologic, Water-Quality, Biological, and Sedimentation Characteristics of Laguna Grande, Fajardo, Puerto Rico, March 2007-February 2009, realizado por el USGS”. Según la JCA, los resultados reflejan que la problemática en la Laguna, en cuanto a la calidad del agua, no está asociada a las actividades de construcción del proyecto de la AAA de Las Croabas. El proyecto de la estación de bombas, en vías de construcción, en esencia pretende resolver esta situación.
Otros Factores Antropogénicos

Es importante destacar que existen otros factores antropogénicos que llevan a la sedimentación y afectan la calidad y el disfrute de la Laguna. A principios de noviembre (2013), también se documentaron eventos de lluvia en la zona de Las Croabas. El Registro de Precipitación que lleva el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico en la Reserva Natural las Cabezas de San Juan documentó una precipitación de 1.12” para el 1 de noviembre de 2013. Según datos del estudio del USGS, el promedio de precipitación para todo el mes de noviembre es de 7.16”. Este evento de lluvia resultó en que la sedimentación de las construcciones efectuadas en todo el sector Las Croabas llegaran a la Bahía Las Croabas y a la Laguna Grande. En la visita de campo a la Laguna, “pudimos constatar una capa fina o lámina de sedimentación sobre el agua en el canal que conecta la Bahía de Las Croabas con la Laguna Grande. Esta sedimentación en el agua pudo haber tenido el efecto de actuar como una cortina sobre la poca bioluminiscencia que podría observarse luego de los eventos de marejadas durante la primera semana de noviembre. A estos efectos, el DRNA se comunicó con la AAA para que refortaleciera todos los controles de erosión y sedimentación en sus construcciones a través de todas las parcelas en Las Croabas. La AAA efectuó estos trabajos inmediatamente”.

Otro factor antropogénico que afecta la bioluminiscencia en Laguna Grande, según explica el DRNA, es la contaminación lumínica o la iluminación de la noche causada por fuentes de luz artificial que impactan adversamente la esencia natural de las noches que los visitantes necesitan para disfrutar del efecto de bioluminiscencia. Esta contaminación, a su vez, es un indicador de la falta de una visión de manejo integrado que considere no solo las características físicas de la Laguna, sino otros factores que deben controlarse para la sustentabilidad de la misma.

Como reflexión final, indica el DRNA, “entendemos que esta coyuntura nos presenta una oportunidad para adoptar una visión y política pública integral, que agrupe los manejos de la cuenca hidrográfica, la cuenca lumínica, de los visitantes y concesionarios, de los residuos sólidos, de las embarcaciones en la Bahía Las Croabas, y finalmente del paisaje. Para ello, deben integrarse efectivamente la investigación y el monitoreo, la educación e interpretación ambiental, la integración comunitaria y la gestión colaborativa, entre otras”.


Derrame de Diesel

En relación a este aspecto, el DRNA indicó que, además de la participación en la Vista Ocular sobre la construcción de la estación de bombas de la AAA, “también participamos de las discusiones relacionadas con la limpieza de un derrame de diesel en el área. La coordinación de la limpieza estaba en proceso por parte de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y la Junta de Calidad Ambiental, al momento de nuestra llegada al lugar”.

Los posibles efectos de este derrame en zonas aledañas a la Reserva Natural Las Cabezas de San Juan y la Laguna Grande pueden ser negativos a la vida marina asociada a estas áreas, especialmente la bioluminiscencia producida por los dinoflagelados que la habitan, por lo que la presencia de diesel en el agua causaría efectos adversos a estos organismos y a otros asociados al ecosistema. La pérdida o reducción de estos organismos en la Laguna causaría la reducción o eliminación de los efectos de bioluminiscencia en sus aguas. Esta pérdida causaría un fuerte impacto en la economía de la zona donde la bioluminiscencia se destaca como un atractivo turístico. En la Laguna Grande se documenta un promedio de unos mil visitantes mensuales, considerando las visitas en los pasados 22 meses (anteriores a noviembre de 2013). De igual forma, el contaminante puede causar efectos adversos en la vegetación de mangle rojo al afectar el sistema de intercambio de gases en su sistema de raíces aéreas que están en contacto con el agua. Otro punto de interés es que el sistema de manglar sirve de protección para un gran número de especies de vertebrados e invertebrados que se verían afectados por la contaminación de diesel en el área. Una preocupación adicional es la posible concentración del contaminante en el suelo y que el mismo llegue por escorrentía o filtración a los cuerpos de agua aledaños a la zona del derrame. Por esta razón, “se recomendaría la remoción de suelo en la zona, de encontrarse presencia del contaminante en esta zona”. A estos efectos, una compañía contratada por la AAA removió el suelo contaminado con diesel bajo la supervisión de la JCA, agencia que “puede proveer más información de la cantidad de suelo removido y donde el mismo fue dispuesto”.

Como parte de las acciones del DRNA, la agencia notificó al Cuerpo de Vigilantes para que realizaran un reporte de intervención sobre las actividades asociadas al derrame. En el mismo, “se destacará el número de querella de la policía que se reporta para el derrame, ya que el evento fue identificado como un acto de vandalismo”. A estos fines, el Cuerpo de Vigilantes procedió a realizar un patrullaje en una embarcación por la zona del canal de acceso hacia la Laguna Grande y en la propia Laguna. “En horas de la tarde, el CV reportó que no observó o detectó evidencia de diesel o manchas sobre el agua que pudieran relacionarse a la presencia de hidrocarburos flotando”.

El DRNA concluyó su memorial indicando que “continuará reportando los resultados de los estudios y análisis a la Legislatura, como parte de las medidas presentadas en ambos Cuerpos sobre la situación reportada en la Laguna Grande. En un futuro, el DRNA solicitará la asignación de fondos para mejorar el sistema de monitoría para la Laguna, para integrar estaciones de monitoreo permanentes, donde los datos puedan ser monitoreados a diario, en tiempo real y de forma remota”.
Junta de Calidad Ambiental (JCA):

La JCA, según indica en su Memorial, es la agencia responsable de administrar el Programa de Fondo Rotatorio Estatal de Agua Limpia (en adelante, CWSRF, por sus siglas en inglés). Dicho Programa otorga préstamos a términos atractivos, tanto a la AAA como a los municipios y otras entidades que cualifiquen para desarrollar proyectos de infraestructura, que garanticen la salud del pueblo y resuelvan un problema de contaminación que afecte la calidad de los cuerpos de agua. Asimismo, los fondos del CWSRF pueden ser utilizados para actividades relacionadas con la implantación de programas para el manejo de las fuentes de contaminación no precisadas (agricultura, empresas pecuarias, tanques de almacenamiento soterrado, rellenos sanitarios, etc.), el desarrollo e implantación de planes de manejo y conservación de estuarios, protección de las aguas subterráneas y manejo y control de escorrentías, entre otros.

Debido a la problemática de descargas de aguas usadas que ha confrontado por años el sector de Las Croabas en Fajardo, y teniendo en consideración el beneficio ambiental que resultaría del construir un sistema de alcantarillado en dicha área, la JCA incluyó en la Lista de Prioridad y en el Plan de Intención de Uso de Fondos del CWSRF un proyecto presentado por la AAA para la construcción de un sistema de alcantarillado sanitario y una estación de bombeo. Para dicho proyecto se comprometieron $12.6 millones provenientes del fondo mencionado, los cuales se desglosan en $6,704,940 para el Año Fiscal 2007 y unos $5,895,060 para el Año Fiscal 2012.

El proyecto de la AAA en Las Croabas, Fajardo, tiene el fin de proveer un moderno sistema de alcantarillado sanitario a la zona y contempla la instalación de tuberías, conexiones a las residencias y comercios, y una estación de bombas para impulsar las aguas usadas de esa comunidad (la cual actualmente tiene pozos sépticos) hasta la Planta de Alcantarillado Regional de Fajardo. La construcción del Proyecto eliminaría las continuas descargas y percolaciones que tienen los pozos sépticos y que discurren finalmente a la bahía bioluminiscente y al mar. Asimismo, además de beneficiar a más de 300 residencias y comercios, este Proyecto eliminará el hedor, producto de esas descargas, ya que la estación de bombas contempla un sistema de control de olores. Indica la agencia que la fecha de determinación de cumplimiento ambiental del proyecto fue el 30 de noviembre de 2010 y los trabajos de construcción comenzaron el 6 de febrero de 2013.

El plan de inspección del Proyecto se realiza conforme a la Sección X (1-10) del Standard Operating Agreement for State Revolving Fund y el 40 CFR Parte 35.935-8 (Código de Regulaciones Federales), el cual establece que un proyecto financiado con fondos del CWSRF deberá llevar un monitoreo (inspección) durante la fase de construcción. Personal de la División de Proyectos de Infraestructura (en adelante, la “DPI”) de la JCA inspecciona el proyecto no menos de tres veces al mes. Las inspecciones incluyen la revisión de aspectos de construcción, económicos, arqueológicos, seguridad, calendario de construcción y el cumplimiento de permisos, entre otros. Además, el proyecto cuenta con inspectores por parte de la AAA, los cuales diariamente están supervisando las labores y dan seguimiento al cumplimiento de los permisos otorgados.

Entre los principales hallazgos de las inspecciones durante las visitas realizadas los días 9 y 23 de septiembre de 2013, se detectaron deficiencias en la implementación del Permiso General Consolidado. En vista de ello, personal de la DPI se reunió con personal de inspección de la AAA para señalar las deficiencias observadas. Como resultado de lo anterior, en las inspecciones realizadas posteriormente hasta el presente se ha observado que el contratista ha sido más diligente en implementar medidas de control adecuadas para el cumplimiento con el Permiso General Consolidado.

El 21 de noviembre de 2013, personal de la División de Muestreo de Agua de la JCA realizó un muestreo en la Laguna Grande y en el Canal Laguna Grande. Se seleccionaron 4 puntos de muestreo, teniendo como referencia un estudio realizado por el USGS (anteriormente mencionado por el DRNA). Dos de los puntos de muestreo estuvieron localizados en el centro de la Laguna Grande y dos en diferentes puntos del Canal.

La tabla reseñada a continuación, detalla y desglosa los resultados de dicho muestreo, los estándares de calidad de agua aplicables al cuerpo de agua conforme al Reglamento de Estándares de Calidad de Agua de Puerto Rico, Reglamento Núm. 7837 del 31 de marzo de 2010, según enmendado, y la descripción de las estaciones:



Los resultados de estas muestras demuestran violaciones a los estándares de calidad de agua para los parámetros de coliformes fecales y enterococos en todas las estaciones, lo que refleja que existe una problemática de contaminación por concepto de descargas de aguas usadas en el área. Estos resultados son cónsonos con los datos obtenidos en el estudio antes mencionado realizado por el USGS y comprueba que esta problemática no está asociada a las actividades de construcción del proyecto de la AAA de Las Croabas. Como mencionamos anteriormente, el Proyecto en esencia pretende resolver esta situación.
HALLAZGOS Y RECOMENDACIONES FINALES

La Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales brindó seguimiento a la información solicitada a las agencias durante la Inspección Ocular celebrada, así como a las acciones que tomaría la AAA, en cuanto a las recomendaciones sugeridas por la Comisión y por el DRNA. A continuación, los hallazgos y las recomendaciones más preponderantes:



Hallazgos:

        • Se reportó un “apagón” de la bioluminiscencia de la Bahía, alegadamente ocasionado por la contaminación provocada por un sistema de bombas que la AAA construye en el lugar, como parte de un proyecto sanitario para los residentes de Las Croabas.




    • Se le informó a la Comisión que los resultados preliminares de las muestras tomadas el día anterior a la Inspección Ocular, por parte del USGS y la JCA no arrojaron nada fuera de lo normal ni más allá de lo que ellos tuvieron en los años 2007, 2008 y 2009.




  • Se informó sobre un derrame de aproximadamente unos 172 galones de diesel, en el área donde se construye el sistema de bombas, debido al alegado vandalismo de un equipo, propiedad del subcontratista del proyecto, pero no se había confirmado si dicho combustible pudo haber migrado hasta la Bahía.




    • Tanto la JCA, la EPA y el Coast Guard, junto a la AAA, implementaron medidas remediativas, para controlar la situación; posteriormente, indicaron que no se había encontrado combustible en la Bahía. No empece esto, contrataron a la compañía Clean Harbors para hacer trabajos de limpieza y remoción en el suelo del área, como medida preventiva a posibles efectos adversos.




  • Se señaló que el agua mostraba algún tipo de “sedimento”.

    • El Ing. Héctor Orta, contratado por el Municipio de Fajardo para atender la situación, indicó que esto se pudo deber a varios factores, como por ejemplo, un reboso de temporada por las lluvias acontecidas y los cambios en el curso de la corriente. Unos análisis visuales determinaron que se trataba de “sedimentos terrígenos”, provenientes, aparentemente, de la carretera que se había “picado” y cuyas partículas de asfalto pudieron haber sido arrastradas hasta el cuerpo de agua, por escorrentías. La JCA estaba en espera de los resultados de las muestras tomadas por su personal.




  • En fechas posteriores a la Inspección Ocular, la Comisión recibió varios documentos que arrojaron los resultados de los análisis que las agencias correspondientes llevaron a cabo, informando lo siguiente:




    • El DRNA entrevistó a 9 de los 11 operadores turísticos con concesión de la agencia en la Laguna Grande y estos le confirmaron que en esa temporada la bioluminiscencia de la Laguna baja entre un 50 a un 60%, por factores ambientales, lluvias, temperaturas y marejadas. También constataron una capa fina o lámina de sedimentación sobre el agua del canal que conecta la Bahía con la Laguna, lo que pudo haber actuado como una “cortina sobre la poca bioluminiscencia, luego de los eventos de marejadas”. Ante esto, el DRNA solicitó a la AAA que fortaleciera todos los controles de erosión y sedimentación en sus construcciones, lo que la AAA efectuó inmediatamente. Sobre el alegado derrame de diesel, el Cuerpo de Vigilantes realizó un patrullaje en una embarcación por el canal y por la Laguna Grande, informando que “no se observó o detectó evidencia de diesel o manchas sobre el agua que pudieran relacionarse a la presencia de hidrocarburos flotando”.




    • EL USGS realizó diversos muestreos y los comparó con los de 2007 a 2009. Indicaron que entre el 1 y el 8 de noviembre de 2013, los niveles del mar estuvieron sobre el promedio normal, el 80% del tiempo, lo que tuvo un efecto de “lavado” del 20% del volumen por día de la Laguna. Esto ocasionó que el agua fuera recirculada, provocando un desplazamiento de los dinoflagelados. La transparencia del agua resultó estar homogénea. Las muestras de la agencia sí arrojaron contaminación fecal cerca de las casas que no cuentan con sistemas sanitarios.




    • El Dr. Miguel Sastre, Profesor de la UPR-Humacao, concurrió con el USGS y la JCA, sobre los resultados que arrojaron la presencia de coliformes fecales y enterococos en las estaciones que se muestrearon y que demuestran violaciones a los parámetros establecidos para cumplir con los estándares de calidad de agua.




    • La JCA muestreó cuatro áreas o “puntos” del cuerpo de agua. Los datos demostraron violaciones a los estándares de calidad de agua en cuanto a coliformes fecales y enterococos en todas las estaciones, por descargas de aguas usadas en el área. Con esto, indicaron que la calidad del agua “no está asociada a las actividades de construcción del proyecto de la AAA de Las Croabas” y que el mismo “pretende resolver esta situación”.


Recomendaciones:


  • El DRNA recomendó instalar una estación a tiempo real, dentro de la Laguna, que brindaría parámetros cada 15 minutos. Se le indicó al Presidente de la Comisión que ya el Fideicomiso de Conservación está en vías de sufragar una estación, la cual tiene un costo entre 15 a 18 mil dólares anuales, pero también recomiendan instalar una en el canal cercano a El Varadero. Hay otra estación que, según indicaron, ya está en negociaciones con el USGS, la cual sería sufragada por dicha agencia.




  • El Presiente de la Comisión le recomendó a la AAA detener el proyecto por el tiempo que fuese necesario, hasta presentar la evaluación de otras alternativas viables para relocalizar la construcción del sistema de bombas. La Ing. Adamaris Quiñones le confirmó que esa petición ya estaba siendo atendida, por instrucciones del propio Director Ejecutivo de la AAA, a solicitud de la titular del DRNA.




  • Asimismo, el Presidente y varios miembros de la Comisión le recomendaron a la AAA evaluar la posibilidad de traer algún recurso de seguridad, que pueda prestar vigilancia al lugar y al equipo.




  • El 18 de diciembre de 2013, la AAA celebró una reunión con los residentes de Las Croabas, a la que también acudieron el DRNA y la JCA, para presentar las 6 alternativas disponibles. Mediante consenso, la comunidad prefirió que se relocalizara la estación de bombas en el área en la que ubica el sistema de la Compañía de Parques Nacionales, aledaño al estacionamiento del Balneario Seven Seas. Según indicó el Director de la AAA, esto conllevará hacer mejoras a esa estación y colocar, a más de 20 pies de profundidad, unos segmentos de la troncal sanitaria. Deberán completar el nuevo diseño, analizar su impacto económico y el tiempo adicional que tomará llevar a cabo esta construcción, luego de lo cual se les comunicará a los residentes de la zona sobre el inicio del proyecto.




  • La AAA acordó regresar a su estado original el área que fue impactada cerca de la Bahía.




  • El martes, 2 de septiembre de 2014, a las 2:00 pm, la AAA reseñó en su página oficial el siguiente comunicado:



“Sistema de Alcantarillado Sanitario de Las Croabas, Fajardo

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), en su misión de continuar mejorando la calidad de vida de todos los residentes del sector Las Croabas en Fajardo, les anuncia que los trabajos programados para el nuevo sistema de alcantarillado sanitario en la zona continúan en proceso de construcción desde el área de El Varadero a lo largo de la carretera PR-987, en dirección hacia el Balneario Seven Seas.


El proyecto propuesto será de beneficio comunitario, pues como parte del mismo incluirá un sistema seguro y confiable para el manejo y disposición de las aguas residuales de la zona, cuya iniciativa favorecerá a 335 familias y comercios situados en el sector Las Croabas. La obra se ubica actualmente en la carretera estatal PR-987 y tiene la finalidad, además, de proteger estas áreas de gran valor turístico.
Actualmente, el contratista continúa trabajando con la instalación de la tubería de gravedad a través de la carretera estatal PR-987. Dicha cons- trucción se estará realizando desde el área de El Varadero, en dirección a la localización de la nueva Estación de Bombas a ser ubicada en los predios del Balneario Seven Seas, según acordado en la Reunión Comunitaria efectuada el 6 de diciembre de 2013.
Debido a las modificaciones de localización, la tubería a ser instalada tiene que ser ubicada a una profundidad mayor, por lo que requiere un cierre total de tramos de la PR-987, para la protección de los transeúntes. Las medidas de control de tráfico serán implementadas a lo largo de la PR-987, según el endoso aprobado por el Departamento de Transportación y Obras Públicas.
A partir del lunes, 25 de agosto de 2014, hasta el viernes, 26 de diciembre de 2014, entre las 7:00 de la mañana a las 7:00 de la noche, el tramo del Km. 6.3, cercano al Colmado Las Croabas, hasta el Km. 6.8, cercano a la hospedería Sueños del Mar, estará cerrado al tránsito durante los trabajos.
Como parte de las medidas de seguridad y de redirección del tránsito, el contratista tendrá letreros instalados, indicando las rutas alternas y de desvío durante el proceso de construcción”.


  • Finalmente, en una entrevista realizada al Director Ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Ing. Alberto Lázaro, reseñada el 29 de enero de 2015, el funcionario indicó que “el proyecto fue rediseñado y se modificó con una orden de cambio para mover la estación de bombas, de donde estaba originalmente, hacia el área donde está el Balneario Seven Seas”. Explicó que este rediseño “hará que la tubería deba ir más profunda de lo previsto y la misma pasará frente a la playa, por lo que se instalaron unos filtros para que el agua no erosionara la arena”. A preguntas sobre el tiempo estimado para la culminación del proyecto, dados los nuevos cambios, el titular respondió que “al proyecto le falta un año” y buscan afectar lo menos posible el tránsito y los comercios del área. Al 29 de enero de 2015, comenzarían los trabajos de interconexión de tubería en Las Croabas.


CONCLUSIÓN

A tenor con toda la información y documentación obtenida, en relación al evento de la alegada contaminación de la Laguna Grande y la Bahía Bioluminiscente, ubicadas ambas en el Sector Las Croabas del Municipio de Fajardo, la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales da por concluida la investigación y tiene a bien presentar el Primer Informe Parcial sobre la Resolución de la Cámara 628, bajo cuyo amparo se realizó la misma.


Respetuosamente sometido,

Hon. César A. Hernández Alfonzo

Presidente

Comisión de Agricultura, Recursos Naturales

y Asuntos Ambientales
CAHA/erl



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal