Chapter 2: the gold standard intro



Descargar 141.37 Kb.
Página3/4
Fecha de conversión02.02.2019
Tamaño141.37 Kb.
1   2   3   4

Solomon, Robert


Recovery and Renewal: The system from BW to the End of 1950´s
Cuando la guerra terminó, los lineamientos para el reordenamiento del sistema monetario internacional ya habían sido consensuado, gracias a la labor de John Maynard Keynes (Inglaterra) y Harry Dexter White (USA).

Por 1942, Keynes y White comenzaron a intercambiar sus programas, culminando en la International Monetary and Financial Conference de BW, New Hampshire, en julio de 1944. Este acuerdo, firmado por 44 naciones, es la constitución (artículos de acuerdo) del FMI.

Los planners de la posguerra subestimar las dificultades que Europa iba a enfrentar para su reconstrucción. Tampoco la fricción entre U.R.S.S. y los aliados de la guerra (U.R.S.S. firmó en New Hampshire pero nunca “ratificó”). Esto desembocaría en el Plan Marshall.

Este capítulo tiene dos propósitos: describir el diseño monetario y el desempeño del orden monetario en el “dollar shortage” (desde el final de la guerra hasta fines de los 50).



El acuerdo del Fondo

Los responsables del diseño del acuerdo del FMI buscaron compatibilizar un orden multilateral con un alto nivel de ingreso y empleo, evitando los “vicios” (devaluaciones competitivas, etc) de antes de la guerra.


Puntos destacados del acuerdo de BW y futura constitución del FMI

  1. Se crea el FMI como institución para hacer cumplir los puntos de BW y prestar en caso de déficit de balanza de pagos

  2. Todo miembro del fondo establecerá la paridad de su moneda y mantendrá el tipo de cambio en la banda de 1% de ese valor par. Se esperaba que EE.UU. no intervenga en el mercado de cambios y que el instrumento para el resto de los países sea la compra y venta de dólares.

  3. Sólo se puede cambiar la paridad teniendo la aprobación del FMI. Y la aprobación estará fundada en el término (nunca especificado claramente) “desequilibrio fundamental”. Había un acuerdo transitorio que permitía un ajusta de “una vez” de hasta 10%.

  4. Después de un período de transición, las monedas serán convertibles, en sentido que, al país deudor (al que pidió moneda) se exigirá el pago de su deuda en oro o en la moneda del país acreedor

  5. El Fondo prestará en relación a las cuotas y el Fondo no está dirigido a financiar salida de capitales, por lo que se exhorta a los países a controles los flujos de capital.

  6. Si una moneda es declarada “escasa” en el Fondo, el Fondo puede autorizar a los países a adoptar controles sobre las importaciones y otras compras al “país superavitario”. Esta cláusula fue concedida por USA, aunque nunca fue ejercida. De hecho, muchos países controlaban las importaciones desde EE.UU. para evitar la salida de dólares.



La temprana posguerra

La devastación de Europa y Japón requería de importaciones, pero los países afectados no tenían reservas y tampoco podían aumentar sus exportaciones (estaba todo destruido).

Al mismo tiempo, las exportaciones de EE.UU. crecieron a tasas fenomenales ($10 billion de superávit comercial en 1947) y el resto del mundo estaba financiando las compras con pérdida de reservas (no hay movimientos de capital). De esta manera, las reservas de Europa y Japón estaban fulminadas.

Bajo estas circunstancias, USA establece el Plan Marshall, formalmente el European Recovery Program (ERP). Era un acuerdo de 4 años bajo el cual USA financiará (regalará) la recuperación de Europa. En contrapartida, se pedía que los países europeos cooperen entre sí para su recuperación. De esta manera se crea la Organization for European Economic Cooperation (OEEC). Entre mediados de 1948 y mediados de 1952, USA proveyó $11.6 billion en forma de donaciones y $1.8 billion en forma de préstamos a Europa, y $950 millones en forma de donaciones y $275 millones en forma de préstamos a Japón.


EE.UU. exhortaba a la liberación del comercio intraeuropa y a continuar controlando las importaciones desde EE.UU, permitiendo a los países conservar sus reservas. Se exigía a los países aumentar sus exportaciones al área dólar. Las devaluaciones de 1949 fueron para lograr ello; en septiembre de 1949 Inglaterra y la mayoría de los países de Europa devaluaron sus monedas un 30% respecto del dólar. Los receptores del Plan Marshall eran exhortados a utilizar la entrada de capitales no sólo para financiar un mayor déficit de cuenta corriente, sino que también para acumular reservas.
La visión que el “dollar shortage” estaba destinado a durar por un largo período estaba en sintonía con la destrucción de los países europeos. Se creía que los productos americanos iban a ser por siempre más atractivos que los de Europa y Japón. Entonces, la balanza comercial sería superavitaria por siempre para EE.UU y el resto de los países no tendría cómo financiar las importaciones salvo con pérdidas de reservas. Por eso, las recomendaciones del párrafo anterior.

Economic and BOP under Plan Marshall

La producción industrial en el área Plan Marshall creció 39% (52 vs. 48). Las exportaciones a precios constantes se duplicaron mientras que las cantidades importadas crecieron un tercio. En 1952, la cuenta corriente de OEEC exhibió un pequeño superávit ($600 millones). Un número importante de países acumularon reservas. Esto tuvo impacto en el balance de pagos de EE.UU. El superávit comercial cayó de $10.1 billion (1947) a $2.6 billion (1952). La cuenta capital se mostraba deficitaria en mayor medida que la cuenta corriente. Por ende, EE.UU. estaba en “déficit” de BOP. EE.UU. no se consideraba en “déficit” de BOP, en sentido que podía saldarlo con una variación de pasivos (emitiendo dólares). De esta manera, se llamaba al déficit de BOP de EE.UU. las “transferencias netas de oro y dólares al resto del mundo”.



Eventos de fines de la década del 50

El déficit comercial de los miembros de la OEEC se mantuvo estable, pero las transferencias hicieron que la cuenta corriente se mostrara con ligeros superávit y en 1959 el superávit de cuenta corriente de los miembros de la OEEC fue de $3.5 billion.

La crisis francesa de 56-58 tuvo su origen en la rápida expansión de las importaciones (consecuencia del aumento en actividad), con la contrapartida de pérdida de reservas. De esta manera, el instrumento para corregir este fenómeno fue la devaluación en dos oportunidades del franco.

Por otro lado, el rápido crecimiento de las exportaciones y el producto hicieron que Japón sea un gran importador, pero las exportaciones crecían a mayor tasa. De esta manera, hacia fines de la década del 50, Japón tenía un ligero superávit comercial. Los otros ítems del balance de pagos estaban en equilibrio, por lo que las reservas comerciales crecían al ritmo del ligero aumento del superávit comercial.



El sistema monetario internacional a fines de los 50

Las reservas (oro y dólares) del oeste de Europa y Japón se duplicaron entre 52 y 59. Al mismo tiempo, el déficit de balance de pagos de USA se fue incrementando en 58 y 59 como resultado de una caída en el superávit comercial. Asimismo, la OEEC, en su reporte de 1959, observaba que el oro y los dólares de los estados miembros crecieron significativamente y comentaba que “USA no podrá por mucho tiempo más seguir alimentando al mundo de reservas y dólares, aunque su tenencia de oro es considerable y la demanda de dólares como reserva de valor (evitando que los países los canjeen por metal) continúa”.

Lo que reemplazo entonces al “dólar shortage” fue lo que se denominó “dólar glut”, causa de la recuperación de Europa (más exportaciones, más ingreso de capitales... más dólares) y la emisión de dólares de EE.UU para financiar sus déficit de BOP.

¿Cuáles fueron los hechos de fines de 50 en relación al agreement de FMI? El sistema de paridad funcionaba plenamente, excepto por el caso del dólar canadiense (que flotó entre 50 y 62). Otro fenómeno es que el dólar se convirtió en “la” moneda para intervenir, y cuando un país estaba en superávit de balanza de pagos, eso se traducía en mayores dólares y se pensaba que el superávit era con USA, pero en realidad podría haber sido de cualquier parte del mundo. Cambios en la paridad no eran frecuentes, salvo la del 49 (one shot adjustment, Inglaterra y otros), Canada (flotación) y Francia (57-58). Las monedas eran convertibles, en el sentido determinado por el Fondo, aunque esto llevó su tiempo (el artículo XIV, que permitía restricciones fue abandonado por los mayores países industriales en 61). El Fondo estaba ejerciendo su función de prestamista.

Una de las fallas de BW fueron explicitar la provisión de reservas al ritmo del crecimiento de la economía y el comercio, pero los déficit de USA subsanaron este problema (dado que expulsaba oro y dólares, que eran aceptados como reservas). De esta manera, USA se convirtió en una especie de Banco Central. Triffin expuso su dilema que si USA aumentaba su déficit, existía riesgo de corrida de los países tenedores de dólares (porque las reservas americanas, activos, crecían menos que los dólares, pasivos). Pero, si el déficit era abolido, las reservas caerían y la menor liquidez tendría impacto en la actividad de la economía mundial. Otro punto era que los desequilibrios de BOP eran resueltos con “préstamos y avisos” del FMI, no había ajustes vía tipo de cambio, corrigiendo la competitividad. Otro punto fue la falla del sistema para lidiar con flujos transitorios (desequilibrantes) de capital.

La cuestión es que a fines de 50, Europa y Japón estaban recuperados y creciendo. El Tratado de Roma de 1957 estableció la EEC (European Economic Community). Había euforia. Por ahí, esto se refleja en la visita a Europa del secretario del Tesoro americano Anderson en 1960, para charlar sobre la cuestión de la BOP de USA. En 1949, el entonces Secretario del Tesoro Snyder llegaba a Inglaterra para impulsar la devaluación de las monedas europeas.

Gold and the Dollar Crisis” (Triffin)

La convertibilidad à la 1959 le provocan al autor dos interrogantes. Uno es la preservación o restauración un nivel adecuado de reservas internacionales y liquidez en una economía mundial creciente. La otra es la eventual vulnerabilidad de un orden monetario internacional que depende de unas pocas monedas nacionales como forma de reservas monetarias.


Convertibilidad: ¿qué y cómo?

Una moneda se declaraba inconvertible de facto o de jure cuando la institución emisora de moneda cesaba en su conversión (de facto o de jure). Esto no significaba, de ninguna manera, que los tenedores de la moneda no podrían convertirla en oro o divisas. Podían, pero a través del mercado y regido por la leyes de oferta y demanda. Lo que antes era inconvertibilidad, sería hoy “tipo de cambio flexible”. El cambio radical en el uso del término convertibilidad está ilustrado en la propuesta de reestablecer la “convertibilidad” en base a regímenes de tipo de cambio flexibles, en base a lo que era todavía en 1920 “inconvertibilidad”. Además, la explicación de esta paradoja reside en que muchas características del siglo XIX no estaban presentes. Por ejemplo, la libertad para el movimiento de capitales no está más presente. Esta nueva posición fue avalada y sancionada por el estatuto del FMI.


Los que hacía funcionar a la convertibilidad antes de la primera guerra fue el colchón que significó el movimiento de capitales. Otro factor fue la prevención ex ante de desequilibrios de BOP por parte de la autoridad monetaria, que suplantaban ajustes vía precios (e ingresos). Básicamente, el ajuste ex ante se hacía vía mayores flujos de capital o (equivalente) desatesoramiento por parte del público.
El colapso de la convertibilidad después de la primera guerra fue por la financiación de déficit del tesoro por parte de los Bancos Centrales y la negación a subordinar las políticas de crédito a la preservación de precios competitivos para mantener el equilibrio externo. Además, la apelación a la devaluación y controles al comercio como instrumento para ajustar las cuentas internacionales.
The changing role of Monetary Reserves

Las mediciones actuales acerca de los requerimientos de reserves miden el ratio reservas-importaciones anuales. Se acentúa el rol de las reservas como “colchón” de los eventuales déficit de BOP, cuando para los escritores sobre el siglo XIX la atención estaba centrada en la excesiva emisión monetaria (limitar el dinero fiduciario, mirar el ratio reservas-billetes).

Los cambios radicales impartidos por las autoridades monetarias y las políticas luego de la primera guerra mundial revolucionaron el rol de las reservas y la forma de medirlas. Primero, la desaparición de oro de la circulación monetaria evitó la posibilidad de convertir depósitos y billetes en oro para propósitos de circulación de dinero. La pérdida de reservas está, ahora, exclusivamente asociada a déficit de BOP. Otra cuestión es que los flujos internacionales de capital no pueden ser considerados como una fuente de colchón ante posibles problemas en las cuentas externas. Los temores hacen que los capitales vayan a los países superavitarios y agravan el impacto en la BOP. Pero, contrariamente, este fenómeno está contrarrestado por préstamos al gobierno (CK) y donaciones (CC). Pero los préstamos al gobierno y donaciones no pueden ser considerados como fuente fiables de colchón. Requieren negociaciones (aunque el FMI ha agilizado los trámites). Entonces, los países tienen que usar reservas principalmente para defender sus dificultades externas.
Reserve measurement and adequacy at the end of 1957

Se va a tomar el ratio reservas-importaciones, por tener data y ser utilizado comúnmente. El oro y las divisas en el mundo fueron estimadas por el fondo como 49% de las importaciones en 1957, 42% (1928) y 21% (1913). Y las reservas de oro exclusivamente, 35% (57), 32% (28), 19% (13). Esta estimación, sin embargo, excluye la tenencia de oro por parte de privados y no es defendible en virtud de la ya mencionada manera de financiar déficit de BOP antes de la guerra (desatesoramiento). Si se toma en cuenta el circulante de oro, el ratio oro-importaciones de 1957 es el mismo de 1928 y 1913. Sin embargo, estas comparaciones no son muy relevantes. Primero, las divisas han servido significativamente desde la primera guerra mundial como fuente de reservas monetarias. Las divisas (foreign Exchange reserves) son básicamente US Dollars y Libras. Entonces, se debe excluir de la muestra a EE.UU. e Inglaterra por razones obvias (¿cómo se mide la liquidez de estos países?). Hay que considerar a estos dos países y focalizarse en el oro y foreign Exchange reserves del resto de las naciones. El ratio de reservas-importaciones es igual (en 1957) a lo que era en 1913 (tomando el oro en circulación) y menor que en cualquiera de los otros años identificados (1913.28.32.37.38.47-57). Desde 1954 han venido bajando a tasas alarmantes (1954 = 44% - 1957 = 35%). ¿Puede seguir funcionando el orden monetario internacional ante esta situación?

El ratio reservas-importaciones necesarias y deseables varía de país en país (aversión a corrección vía precios o restricciones al comercio). Hay dos regularidades. Una es que los países con bajos ratios no son importantes en el comercio mundial, mientras que los grandes comerciantes han siempre tenido ratios por encima de 30%. La segunda es que muchos de los países con bajas reservas mantienen mayores controles al comercio que los otros. La idea es que algunos países pueden querer tener reservas relativas bajas, pero se exponen a severas dificultades de BOP salvo que sean asistidas por otras formas de financiamiento. Otra idea es que la manutención del “sistema” y convertibilidad internacional depende de los mayores países (lo que comercian más) y que eviten controles y restricciones obedece a su habilidad de tener reservas altas. La demanda de reservas de los países grandes ejercen una influencia determinante en la demanda de reservas mundiales (todo lo anterior para aclarar que lo que importa son los países grandes, los que tienen más ratio; entonces será el nivel de reservas demandado por los “grandes” en relación a suministro de oro, US dollars y Libras los que jugarán un rol crucial en mantener el correcto o incorrecto funcionamiento del sistema). La evidencia indica que la mayoría de los países apuntarán a un ratio no menor al 40%. ¿Cómo viene la provisión de reservas en los próximos años para aliviar o intensificar la escasez de reservas actual? ¿Cómo analizar la posición actual y futura de los países “centro” (USA e Inglaterra) del vigente patrón cambio oro?
Prospective and adequacy of reserves over the ten Years 1958-1967

El estudio del FMI sobre “International reserves and Liquidity” calcula el crecimiento de reservas que aparenta necesario para que el ratio reservas-importaciones permanezca constante. El FMI se basa en los cálculos sobre un crecimiento promedio de la economía mundial de 3% anual. Para los años comprendidos entre 1957-66, las reservas mundiales deberían crecer alrededor de $19 billion, pero descontando $7 billion esperados de la producción de oro (monetizado) y las ventas de la U.R.S.S. Asimismo, el FMI procede a bajar el requerido de $19 billion a $8 billion por considerar como improbable el incremento de reservas de cuatro “grandes” tenedores de reservas: US, Alemania, Suiza, Venezuela. Pero, en realidad, se está subestimado en crecimiento de la economía mundial, que debería estar en el rango de 3% a 6% al año. El segundo factor de subestimación del FMI en relación al crecimiento de reservas es la exclusión de los cuatro países mencionados. Pero otro factor adicional es que algunos países pretenderían tener un ratio reservas-importaciones mayores al 40%. Se hace una estimación suponiendo que sólo Francia e Inglaterra a un 40% de ratio reservas-importaciones. Asumiendo que la tasa de crecimiento del producto permanece constante al 3%, se supone que el crecimiento de la nueva producción de oro y las ventas de la U.R.S.S. van a cubrir sólo el 55% de los requerimientos de liquidez entre 58-67. No obstante, la estimación del FMI del incremento de $7 billion en reservas de oro es seria (comentario aparte).

Ahora, démosle una mirada al incremento de reservas (afuera de US). Del total del incremento en reservas monetarias ($10.9 billion) entre el período 50-57, el 36% fue provisto por un aumento de la producción de oro y las ventas de U.R.S.S., y un 63% por una baja en las reservas netas de EE.UU. (emisión de dólares y pérdida de oro). La pérdida de oro y emisión de dólares no era vista con preocupación, dado que USA salió de la II guerra con un elevado stock de reservas, y una distribución de las reservas era necesaria para la restauración de un sistema de convertibilidad internacional. Además, sólo una pequeña proporción de la pérdida neta de reservas por parte de USA era en forma de oro (sólo $1.7 billion). Los países extranjeros acumularon casi la mitad de su incremento de reservas ($5.1 billion) en forma de dólares en vez de oro.

Pero, dado los problemas de confianza, la emisión de dólares o libras no podría proveer de liquidez, en reemplazo de oro, a una economía mundial en expansión.


La posición de los países centrales (Inglaterra y USA)

Las reservas de Libras al final de la guerra (1947) eran 88% del total de divisas en forma de reservas monetarias (12% dólares). Ha habido ciertos estímulos para que la Libra cubra el gap entre demanda incremental de reservas monetarias y la producción de oro. Por ejemplo, un seguro de cambios ante una devaluación (Art. 11 de European Monetary agreement), de esta manera los BC europeos podían acumular reservas en forma de Libras sin asumir riesgos n caso que la Libra se devalúe con respecto al dólar americano. La razón de ello reside en que las reservas inglesas son relativamente bajas en términos de las libras emitidas; los problemas históricos de Inglaterra hacen pensar que el incremento en la emisión de Libras tiene que estar acompañado por un aumento de las reservas. Por ende, no se espera que Inglaterra sea fuente de provisión de reservas y liquidez internacional.


La perspectiva de crecimiento de emisión de US dollars ofrece un panorama más optimista. Es la pérdida neta de reservas (oro y dólares) yankee la que ha provisto al mundo de reservas. Este hecho ha sido poco notificado porque la mayor parte de la pérdida de reservas se hizo a costa de emisión de dólares y no salida de oro de Fort Knox. Desde 1949 a 1957, el stock de oro de US cayó $1.7 billion, mientras que los pasivos (dólares) aumentaron (se doblaron) de $8.2 billion a $16.6 billion. La pérdida de oro de US en 1958 está comenzando a crear preocupación. El exceso de la reservas de oro por sobre pasivos a países extranjeros (bonos y billetes, dólares) pasó de $18.2 billion en 1949 a menos de $5 billion en 1958. Este movimiento no podría seguir continuando indefinidamente; va a llegar el momento en el que los pasivos van a tener que ser stopped o matcheados uno a uno con oro. Si esto no ocurriera por iniciativa yankee, los BC internacionales lo harían por los USA, parando la acumulación de dólares y exigiendo el pago en oro por el superávit que mantuvieran con USA.
The Gold Exchange Standard

No es necesario aceptar una versión rígida de la teoría cuantitativa de dinero para saber que ha habido siempre un nexo entre expansión monetaria y crecimiento económico. No se está aseverando causalidad, pero lo que está mayormente claro es que el crecimiento económico se ve desalentado en caso de no se establezca su paralelo en liquidez.

El patrón cambio oro puede aliviar la escasez de liquidez internacional a través de la emisión de pasivos por parte de los países centrales. Ahora, si esto continuara indefinidamente, es lógico pensar que se producirá una caída de confianza y el colapso del sistema. Ahora, el peligro real que enfrenta USA no es de un “colapso” del dólar, sino que el “colapso” puede ser evitado sólo a través de la disminución de la contribución a la liquidez internacional de los “últimos 9 años” mediante los déficit de BOP. Pero, la solución del problema del dólar será a costa de la agravación del problema de liquidez internacional.
La línea más promisoria de comprensión y resolución del dilema descansa en la “internacionalización” del componente de “divisas” (foreign Exchange) del total de las reservas monetarias internacionales.
The Gold-dollar system: conditions of equilibrium and the price of gold (Gilbert)

El sistema de BW después de la segunda Guerra mundial ha sido descrito como un patrón cambio oro o un patrón dólar oro. Gilbert analiza el sistema (positivamente) y predice su colapso tres años antes de su colapso (1968).


El sistema oro-dólar

El presente sistema se llama patrón cambio oro, pero es más oportuno llamarlo patrón dólar-oro. La ausencia de una teoría general que explique su funcionamiento ha suscitado diversas propuestas para corregir los problemas del mismo, (y) el déficit de USA.


Principios básicos

Es un sistema de tipo de cambio fijo, donde un país puede declarar la paridad de su moneda doméstica en términos de oro o el dólar. Pero, la operación se hace vía intervención del mercado de cambios comprando o vendiendo dólares, para mantener el tipo de cambio en los valores acordados. La excepción al sistema es el dólar, que de jure y de facto está fijo en términos de oro ($35 la onza). De esta manera, fijar la moneda doméstica en relación al oro es equivalente a fijarla con respecto al dólar.


Para mantener tipos de cambio “fijos” en los valores acordados, las autoridades monetarias poseen reservas para intervenir el mercado de cambios. Las reservas de sistema están constituidas por oro y dólares (se explicará por qué no las Libras). Cada BC está posibilitado de elegir la combinación de oro y dólares en su activo, porque puede vender y comprar oro (dólares) libremente en el Tesoro de US. La diferencia es que los dólares son mantenidos en instrumentos financieros que pagan interés, mientras que el oro no genera ganancias. Si el dólar no pagara, las reservas serían sólo en forma de oro. De esta manera, el primer requisito para que una moneda sea “reserva” es que haya un mercado en el que los BC puedan invertir sus billetes (dólares) y [convertirlo en papel moneda fácilmente en caso de necesitar, por ejemplo, intervenir el mercado de cambios doméstico]. Londres cumple este requisito, pero la inestabilidad de la Libra en tiempos pasados hace que las reservas del sistema sean sólo dólares y oro. Frecuentemente se ha dicho que los dólares forman parte de los activos por su “facilidad” de uso, pero vender oro y convertir los instrumentos en dólares billete llevan el mismo trabajo. Con respecto a US, las reservas son en oro, ninguna moneda extranjera podría defender al dólar de la manera que se usa el dólar para defender las monedas nacionales en el mundo. ¿Qué determina que los BC tengan oro en vez de dólares, si es que no pagan interés? Un punto es que el riesgo de que se suspenda la convertibilidad de dólares es bajo, pero siempre existe. Otro es la posibilidad de un crecimiento “universal” del precio de oro, que en caso de un BC que tenga sólo dólares no repercutirá directamente, pero perderá el “mark-up” (en términos de US dollars) que se ganaron los tenedores de oro. Sin embargo, un número menor de BC tienen un ratio de oro bajo, debido a que son importadores de capital. Minimizan el riesgo de devaluación ya que los desequilibrios se ajustarán vía entrada de capitales.
Además de reservas, el FMI está para asistir a países con problemas de BOP. Desde un punto de vista, la posición de un país en el fondo puede ser vista como reservas del país, salvo que girar sobre el 25% del tramo de oro posee obligaciones de repago y la confianza depende de las reservas (oro y dólares) y no de la posición en el FMI. Algunos tuvieron la esperanza que los préstamos del FMI fueran rutinarios, pero mostraron ser préstamos en caso de crisis y el FMI es una organización de “salvataje”. Desde su establecimiento en 1944, ha habido dos incrementos generales de las cuotas de los países (50% en 1959 y 25% en 1966), además de aumentos específicos. Además, se creó el GAB de la mano del G10. La creación del GAB fue porque el stock de monedas convertibles del FMI podría ser inutilizable (menos utilizable) si US corría déficit de BOP y emitía dólares, ya que se amenazaría la estabilidad del dólar y el sistema. También, se crea el GAB para proveer liquidez para afrontar eventuales préstamos de US.

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal