Cavidad oral



Descargar 62.08 Kb.
Fecha de conversión07.01.2018
Tamaño62.08 Kb.

UNIVERSIDAD CATOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE


FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA DE ODONTOLOGIA

CURSO: ANATOMIA HUMANA II

I-2011

CAVIDAD ORAL

Dr. Edwin José Calderón Flores

Cirujano de Cabeza, Cuello y Máxilofacial

La cavidad oral o boca, zona importante y determinante en la estética facial, es la primera porción del tubo digestivo. Es una cavidad irregular en la cual se realizan las funciones de masticación, insalivación, fonación, además en el reside el sentido del gusto. Es accesoriamente partícipe en el proceso respiratorio, debiendo actuar normalmente en la espiración; pero procesos patológicos, como obstrucciones de las coanas o hipertrofia de amígdalas, presencia de adenoides, desviaciones de tabique o hipertrofia en los cornetes, transforman al niño o adulto en un respirador bucal, efectuando la cavidad bucal funciones tanto inspiratorias como espiratorias, para lo que no está condicionada, trayendo como consecuencia, por una parte, deformidades maxilofaciales (Ej. paladar ojival) y, secundariamente, al no efectuarse la filtración y entibiamiento del aire, se produce procesos inflamatorios e infecciosos recurrentes de las vías respiratorias: Existen estudios recientes que atribuyen a este mal proceso respiratorio una mala oxigenación, que puede afectar al encéfalo, zona muy sensible a los niveles de oxígeno, de donde derivan, por ejemplo, trastornos en el aprendizaje, falta de concentración, alteraciones en el proceso sueño-vigilia, etc.

La cavidad oral esta situada en la parte inferior de la cara, entre las fosas nasales y el cuello (región suprahioidea). De forma ovalada, con eje mayor anteroposterior (7 a 7,5 cm.), comunica con el exterior mediante el orificio bucal y hacia atrás, se continúa con la orofarínge a través del istmo de las fauces. Esta dividida por la región gingivodentaria en vestíbulo bucal, por delante y boca propiamente dicha, por detrás; que comunican por los espacios interdentarios y retrodentarios. Estos últimos permiten mediante sonda, alimentar a enfermos con impedimentos para abrir la boca.


El vestíbulo bucal es un espacio en forma de hendidura, limitado hacia afuera por los labios y mejillas; hacia dentro, por la región gingivodentaria (las encías y los dientes); hacia arriba y abajo por la reflexión de la mucosa de los labios y mejillas hacia las encías (surco gingivolabial y gingivoyugal). La boca propiamente dicha es una cavidad ocupada casi completamente por la lengua. De forma ovalada, está limitada hacia adelante y afuera por la región gingivodentaria; hacia arriba, por la bóveda palatina; hacia abajo por el piso de la boca y hacia atrás por el velo del paladar e istmo de las fauces.

La cavidad oral está constituida por 6 paredes:

    • Tres paredes superficiales; se encuentran por fuera de la región gingivodentaria, que recibe el nombre de vestíbulo bucal. Son la pared anterior o labios y las paredes laterales o mejillas.

    • Tres paredes profundas; se encuentran por dentro de la región gingivodentaria, que corresponden a la boca propiamente dicha. Son la pared superior o bóveda palatina o paladar duro, la pared posterior o velo del paladar o paladar blando y la pared inferior o piso de la boca.

  1. Pared anterior: Labios

Son dos repliegues musculomembranosos. Son parte integrante del esquema facial y constituye también una parte fundamental de la relación del hombre con sus semejantes.

Los labios son características faciales particularmente expresivas, que transmiten connotaciones emocionales y sensuales. Su finura, grosor y contornos generales añaden o disminuyen la belleza conjunta de la cara.

Los labios varían considerablemente en los diferentes grupos étnicos. Lo que se considera atractivo en un grupo puede no serlo en el otro. Las deformidades creadas en ciertas tribus de África en busca de la belleza reclamarían la cirugía reconstructiva en el mundo occidental.

El labio superior limita hacia arriba con el surco subnasal (los surcos alares y la columela) hacia los lados con los pliegues labiogenianos, y hacia abajo con el espacio o línea interlabial. El bermellón posee sus segmentos laterales y el tubérculo labial superior. El filtro o surco subnasal por su forma, longitud y profundidad resultan de gran importancia estética. Los segmentos laterales están conformados por el labio cubierto de piel, separada del bermellón por la línea cutaneomucosa (línea blanca) y del filtro por las columnas o pilares del filtro e incluye los pequeños triángulos nasoyugales de piel que rodean las bases alares.

El labio inferior limita hacia arriba por el espacio interlabial, hacia los lados por los pliegues labiomandibulares y, hacia abajo por el pliegue mentolabial. La línea cutaneomucosa (línea blanca) limita ambas subunidades.

Los labios presentan dos caras y dos bordes:

  • Cara anterior: Tenemos

  • En el labio superior, de menor amplitud y movilidad que el inferior tiene:

    • El surco subnasal o filtro,

    • El arco de Cupido (es la confluencia del filtro con la línea cutáneomucosa que tiene forma de V, a vértice inferior) y,

    • Hacia los lados, los segmentos laterales.

  • En el labio inferior, una fosita media (mosca).





Topografía labial: 1. Labio superior: porción cutánea (segmento lateral derecho), 2. Columna del filtro, 3. Surco subnasal o filtro, 4. Arco de Cupido, 5. Línea blanca o cutáneomucosa del labio superior, 6. Tubérculo central de la porción mucosa del labio superior, 7. Comisura labial derecha, 8. Labio inferior: porción mucosa o bermellón.


  • Cara posterior: lisa y cubierta por la mucosa.

  • Borde adherente: representa el límite periférico de los labios y exteriormente está limitado:

  • En el labio superior, por la nariz (el surco subnasal) y la mejilla (el surco nasolabial o labiogeniano, este surco está acentuado en los ancianos y en aquellas personas que tienen facilidades para la risa).

  • En el labio inferior, el surco mentolabial o labiomentoniano y labiomandibular. Interiormente y del lado de la cavidad bucal, esta el surco gingivolabial superior con el frenillo medio labial superior (*) y el surco gingivolabial inferior con el frenillo medio labial inferior (**).





  • Borde libre: corresponde al bermellón; presenta en el labio superior, el tubérculo labial superior; y en el labio inferior, una escotadura media, correspondiente al tubérculo labial superior.




Orificio bucal y hendidura bucal: unidos a nivel de sus comisuras, los labios, separados constituyen el orificio bucal; una vez aproximados, forman la hendidura bucal (47 a 53 mm. de long. aprox.)

Constitución anatómica: los labios están constituidos por cuatro capas:

  • Piel: gruesa, rica en folículos pilosos con glándulas sebáceas y sudoríparas, firmemente adheridas a la capa muscular. El tejido celular subcutáneo existe solo en los confines de la región.

  • Capa muscular: comprende músculos que, según sus funciones, se clasifican en dilatadores y constrictores.

Los músculos dilatadores ocupan dos planos, el superficial y el profundo.

  • El plano superficial está formado por el elevador común del labio superior y del ala de la nariz, el elevador propio del labio superior, los cigomáticos mayor y menor, el risorio de Santorini, el triangular de los labios y las fibras del cutáneo del cuello que van a la comisura labial.

  • El plano profundo esta constituido por el canino, el buccinador y el cuadrado del mentón.

Los músculos constrictores están formados por el orbicular de los labios, borla de la barba y el compresor de los labios (músculo de Klein), músculo éste que se atrofia después de la lactancia.





  • Capa submucosa: tejido conjuntivo y glándulas labiales, perceptibles al tacto por su relieve.

  • Capa mucosa: grisácea y abollonada en la cara posterior de los labios; delgada, adherente y rosada a nivel de su borde libre. Se compone de un corion dermopapilar y de un epitelio muy parecido al tegumento cutáneo, difiriendo del mismo por la ausencia de queratinización.

Vasos linfáticos y nervios

  • Las arterias nacen del circulo formado por la unión de las dos coronarias (o labiales) y de algunas otras arterias (transversal de la cara, bucal, mentoniana y submentoniana) Las coronarias superior e inferior, ramas de la facial, discurren entre las capas muscular y glandular a 7 u 8 mm. paralelas al borde libre de los labios. Las venas son subcutáneas y desaguan en la facial y submentoniana.

  • Los linfáticos del labio superior van a los ganglios submaxilares y en ocasiones en los parotídeos preauriculares o infraauriculares. Con poca frecuencia puede drenar en un ganglio linfático submentoniano. Los del labio inferior van parte a los ganglios submentonianos y en parte a los submaxilares. No obstante el tercio central puede pasar por vías cruzadas, a los ganglios submentonianos o submaxilares de cada lado. Por otro lado, los tercios laterales rara vez drenan al lado opuesto.

  • Los nervios motores provienen del facial, y los sensitivos son ramos del suborbitario, del mentoniano, y del bucal (ramas del V par craneal).

  • Las retracciones cicatrízales del labio y de la comisura bucal producen diversos grados de interferencia con la alimentación, bebida, habla, higiene oral y expresión facial.


  • Los labios detectan la temperatura y la consistencia de los alimentos que van a ser introducidos a la boca; se cierran para permitir la masticación y, con la ayuda de la lengua inician la deglución. Poseen además función fonatoria, siendo indispensables para pronunciar sonidos explosivos y fricativos labiales, si bien no son frecuentes los trastornos fonéticos a largo plazo después de procedimientos reconstructivos. La importancia estética no debe olvidarse y es inaceptable tratar de convencer a un paciente que has sufrido perdida total o parcial de los labios que es afortunado de estar vivo cuando presenta un aspecto completamente grotesco. Estas deformidades son más evidentes durante la actividad facial que en reposo.


(*) Frenillo medio labial superior. Es una formación fibrosa (única o doble), de volumen variable, que ocupa la línea media del surco vestibular superior, inmediatamente por debajo del surco. Las fibras se extienden desde la cara interna del labio superior hasta la cara vestibular de la apófisis alveolar, donde se insertan firmemente en el periostio. Cuando el labio superior es distendido se forma un repliegue mucoso de superficie triangular donde la base es la que interrumpe la continuidad del surco y; los lados están adheridos, uno a la cara interna del labio y otro a la mucosa del reborde. El borde libre puede ser liso o presentar un pequeño mamelón, ocasionalmente doble.

Es un elemento que constituye un elemento solidario con los movimientos del labio, cuando este desciende, baja junto con el surco vestibular (interfiriendo con el borde de una prótesis).

(**) Frenillo medio labial inferior. Se ubica exactamente en la línea del surco vestibular; posee menos relieve que el superior, razón por la cual a veces se necesita la extensión forzada del labio inferior para poder observarlo bien. Generalmente es múltiple; también puede observarse uno más importante en el centro, acompañado de otros de menor magnitud, que cubren el surco en una extensión que puede ser de hasta 1 cm.

La cortedad de los frenillos bucales son causantes de ciertas alteraciones como son los problemas fonéticos, estéticos y posteriormente protésicos.

La cortedad de los frenillos cortos superior e inferior son causa de diastema considerado normal en edad pediátrica (de los 6 a 7 años en un 98%) hasta la erupción de caninos permanentes, lo cual disminuye la incidencia de diastema a un 7% de los 12 a 18 años. La cortedad de los frenillos linguales son causantes de una mala articulación fonética pero en la mayoría de casos esto se corrige espontáneamente en los primeros años de vida por crecimiento en altura de la cresta alveolar y el desarrollo de la lengua.

Después de la erupción de los caninos permanentes si el diastema persiste lo cual representa el 7% tiene que ser remitido al especialista.


  1. Paredes laterales: Mejillas

Ocupan la mayor parte de la cara. Limita hacia arriba con los parpados inferiores y los bordes superiores de los arcos cigomáticos, hacia afuera con los pliegues preauriculares o auriculares anteriores, hacia abajo por la línea mandibular, y hacia adentro con el surco nasogeniano, el pliegue labiogeniano y la línea labiomandibular.

Su espesor varía según el estado de gordura de los individuos.

Conformación exterior. Se considera en ella dos caras, una interna y otra externa.

  • Cara externa, abombada en el niño, esta excavada en los individuos flacos y los viejos (mejilla senil).

  • Cara interna, libre en su parte media y recubierta por mucosa y, arriba y abajo se halla limitada por el surco gingivoyugal, esta adherida al plano óseo en el resto de su extensión. A la altura de los premolares, siempre en el surco gingivoyugal, se observan dos repliegues mucosos, pares y casi simetricos, los frenillos laterales. A nivel de la corona de la segunda molar superior se observa el orificio de desembocadura del conducto de Stenon (o Stensen).


Conformación anatómica. Están constituidas por:
  • Piel, fina, rica en vasos y en glándulas sebáceas; sus pelos constituyen la barba

  • Tejido celular subcutáneo, rico en grasa (que constituye en este punto una formación especial, la bola adiposa de Bichat) y que presenta manojos musculares pertenecientes a los músculos cutáneos de la cara.




  • Capa muscular:


  • Capa muscular superficial: comprende la porción inferior y lateral del orbicular de los párpados, el elevador común del ala de la nariz y del labio superior, el elevador propio del labio superior, el canino, los cigomáticos mayor y menor, el risorio de Santorini, el triangular de los labios, el cuadrado del mentón (en parte) y algunos fascículos del cutáneo del cuello.

Cuando están paralizados se produce una desviación de los rasgos fisonómicos hacia el lado opuesto, por la tonicidad conservada de los músculos homólogos.

  • Capa muscular profunda: representada por el buccinador con su aponeurosis, es el esqueleto básico de la mejilla, ubicado en el espacio intermaxilar. Sus inserciones ya fueron revisadas. Sobre el músculo buccinador se dispone horizontalmente el conducto parotídeo (de Stenon) que proviene de la región maseterina; éste perfora el músculo llegando a la mucosa bucal y se desliza por debajo de ella en una extensión de 5 a 6 mm., luego la penetra y se abre en el vestíbulo bucal por un estrecho orificio ubicado frente a la corona del segundo molar superior, se determina una papila solevantada, a este nivel se practican los cateterismos del conducto, o bien se inyectan sustancias radio-opacas para el estudio sialográfico de la glándula parótida.



  • Capa submucosa, que conecta la mucosa con el delgado SMAS de los músculos. Existe tejido conectivo laxo que contiene grasa y glándulas entre estos filamentos (glándulas molares). Las glándulas por lo general se encuentran entre los fascículos del músculo buccinador y, a veces sobre su superficie externa

  • Mucosa bucal, lisa y provista de un epitelio no queratinizado. Se observa la presencia del conducto de Sténon, que la recorre transversalmente, antes de abrirse a nivel de la corona de la segundo molar superior.




Arterias, venas y linfáticos

  • Las arterias son ramas de la temporal superficial (transversal de la cara) de la facial y de la maxilar interna.

  • Las venas terminan en la facial, temporal superficial y en el plexo pterigomaxilar.

  • Los linfáticos mucosos drenan en los ganglios submaxilares y los cutáneos son tributarios de los ganglios submaxilares, submentonianos y parotídeos inferiores.

  • Los nervios motores son ramas del facial, mientras que los sensitivos provienen del bucal y del suborbitario.

  1. Pared superior: bóveda palatina


La bóveda palatina ósea (por oposición a la bóveda palatina membranosa, que es el velo del paladar) tiene forma de herradura, limitada por la región gingivo-alveolo-dentaria y por el velo del paladar por atrás. Separa la boca de las fosas nasales, cóncava en todas direcciones, con medidas aproximadas de 4 cm. para su dimensión anteroposterior y transversal y 1,5 cm. para su altura.

Conformación exterior. Ofrece:

  • En la línea media, un rafe más o menos saliente terminado hacia delante por un tubérculo;

  • A cada lado y en el tercio anterior, dos crestas transversales mucosas, de forma diferente para cada individuo, importancia en Medicina Legal en Identificación de cadáveres;

  • En los dos tercios posteriores, papilas y orificios glandulares.

Constitución anatómica. Está constituida de arriba abajo por los tres planos siguientes:

  • Capa ósea: rugosa está constituida por los huesos maxilares y los palatinos. A veces, el seno maxilar se insinúa en el espesor de la parte anterior de la bóveda (prolongación palatina).


  • Capa submucosa: de estructura variable, dependiendo de la región del paladar duro. Podemos diferenciar las siguientes zonas:

    1. Región gingival, adyacente a los dientes, no presenta submucosa,

    2. Rafe palatino, también conocido como región media, que se extiende desde la papila incisiva o palatina hacia atrás, no presenta submucosa

    3. Area anterolateral o zona adiposa, entre el rafe medio y la encía y,

    4. Area posterolateral o zona glandular, entre el rafe y la encía.

A pesar de la presencia de submucosa en las áreas anterolateral y posterolateral, la mucosa esta firmemente adherida al periostio de los huesos maxilares y palatinos por bandas y trabéculas de tejido conectivo fibroso de tal forma que la capa submucosa esta dividida en compartimientos intercomunicantes irregulares de variados tamaños; que están llenos con tejido adiposo en la parte anterior y con glándulas en la parte anterior del paladar duro. Las capas glandulares (glándulas palatinas) del paladar duro con el paladar blando son continuas. Estas glándulas son a veces un punto de partida de tumores que pueden evolucionar hacia la malignidad.
  • Capa mucosa: de color rosado, gruesa, resistente y de superficie bien queratinizada. Esta fijada firmemente al periostio subyacente y, por lo tanto no tiene movilidad.





  1. Pared inferior: Piso de la boca


A ambos lados de la lengua y debajo de su cara inferior recubierta por mucosa, al centro de la cual se ubica el frenillo lingual, se ubican los canales laterolinguales derecho e izquierdo. En general la zona tiene una forma triangular cuyo vértice corresponde a la sínfisis mentoniana, la pared superior está formada por la mucosa lingual; la pared inferior, por el músculo milohioideo, la pared externa, por la cara interna de la rama ascendente, la pared interna es posterointerna ya que está formada por los músculos geniogloso, genihioideo e hiogloso.

El piso de la boca esta formada por la lengua y la región sublingual o glososuprahioidea, cuyo suelo está constituido por el músculo milohioideo.

  • Lengua: se estudiara mas adelante.

  • Región sublingual: es el espacio comprendido entre la encía inferior y la base de la lengua. Triangular, con el vértice anterior correspondiente a los incisivos inferiores y la base posterior. Tapizada por una mucosa lisa, delgada y esta adherida laxamente a las estructuras subyacentes para permitir la libre movilidad de la lengua. El epitelio es no queratinizado. La submucosa contiene tejido adiposo.

Esta región presenta:

  1. En la línea media el frenillo de la lengua o filete mucoso medio, destinado a fijarse en la cara ventral de la lengua;

  2. A cada lado del frenillo, un pequeño tubérculo con un orificio ubicado en su vértice, el ostium umbilicale, que corresponde a la desembocadura del conducto de Wharton;

  3. Mas externamente abriéndose en la mucosa por múltiples orificios, los conductos excretorios de la glándula sublingual;

  4. Dos eminencias simétricas, los pliegues sublinguales, dispuestas paralelamente al reborde alveolar, debidas al levantamiento de la mucosa por las glándulas sublinguales.




Piso de boca: A, frenillo lingual; C, pliegue sublingual; B, papilas sublinguales

  1. Pared posterior: velo del paladar o paladar blando


El paladar blando es móvil y funciona como un esfínter que separa dinámicamente las fosas nasales de la cavidad oral permitiendo la fonación y la deglución y su interacción con otras estructuras velofaríngeas (paredes laterales y posterior de la faringe) la correcta producción del habla.

Es un tabique músculo-membranoso, blando, móvil, contráctil que continua hacia atrás y abajo la bóveda palatina. Tiene una dirección anteroposterior (horizontal → oblicua → vertical) de longitud variable (velos cortos y largos) con una media de 4,5 cm.; y su anchura alcanza los 5 cm.

En reposo pende, casi verticalmente, entre las cavidades faríngea y bucal. Al elevarse separa la nasofaringe de la orofaringe (deglución, succión, fonación), y al descender contacta con el dorso de la lengua separando las cavidades bucal y faríngea (estado de reposo y succión).

La úvula, los pilares anteriores y la base de la lengua constituyen una abertura, el istmo de las fauces, que comunica la boca con la faringe. Los pilares posteriores delimitan un orificio, el istmo nasofaringeo, que comunica la nasofaringe con la orofaringe.

Los pilares de cada lado se van separando en su descenso y determinarán conjuntamente con el borde lingual y epiglótíco, la fosa amigdalina.

De forma cuadrilátera, presenta dos caras y cuatro bordes.

  • Cara anteroinferior o bucal. Cóncava y lisa. Presenta en la línea media el rafe fibroso que se prolonga en el paladar duro.

  • Cara posterosuperior o nasal. Convexa. Esta en continuidad con el piso nasal. Su superficie es irregular por la presencia en la mucosa de tejido linfoideo y un relieve longitudinal determinado por los músculos palatoestafilinos.

  • Borde anterior. Se confunde con el borde posterior del paladar duro.

  • Bordes laterales. Mal limitados. Unidos a la parte inferior de la apófisis pterigoides y a las paredes laterales de la faringe.

  • Borde inferior. Es libre, en la parte media una prolongación cilindrocónica llamada úvula o campanilla (raramente bífida), de 1 a 1,5 cm. de longitud, de cuya base se desprenden cuatro repliegues mucosos curvilíneos: los pilares del velo del paladar, que se dividen en dos anteriores y dos posteriores. Estos últimos junto a la úvula, forman el borde posterior del velo propiamente dicho.

  • El pilar anterior o palatogloso. Se dirige hacia fuera, abajo y adelante, para terminar en el borde de la base de la lengua. Contiene en su espesor al músculo glosoestafilino.

  • El pilar posterior o palatofaringeo. Va hacia abajo, afuera y atrás, terminando en la pared lateral de la faringe. En su interior se encuentra el músculo faringoestafilino. En la boca abierta, los pilares posteriores sobresalen por dentro de los anteriores.


La úvula, los pilares anteriores y la base de la lengua constituyen una abertura, el istmo de las fauces, que comunica la boca con la faringe. Los pilares posteriores delimitan un orificio, el istmo nasofaringeo, que comunica la nasofaringe con la orofaringe.

Los pilares de cada lado se van separando en su descenso y determinarán conjuntamente con el borde lingual y epiglótíco, una excavación de forma triangular, la fosa amigdalina, para el órgano linfoideo, la amígdala palatina.


Constitución anatómica: por cinco capas (de abajo hacia arriba):

  • Una capa mucosa, de tipo digestiva, lisa, delgada y poco adherida, esta altamente vascularizada y es de color rojizo, notablemente diferente del color pálido del paladar duro. Esta conformado por un epitelio no queratinizado y también contiene botones gustativos.

  • Una capa submucosa (glandular), es relativamente laxa y contiene una capa casi continua de glándulas palatinas. También muy gruesa en su parte anterior (4-5 mm.).

  • Una capa aponeurótica alrededor de la cual se disponen los músculos del velo. Es corta (1 a 1,5 cms.) y ocupa solo el tercio anterior del órgano. Se fija por delante en el gancho del ala interna de la apófisis pterigoides y en el borde posterior de la bóveda palatina, perdiéndose hacia atrás, entre los fascículos musculares. Es delgada, muy resistente y siempre está tensa.

  • Una capa muscular, se encuentran los cinco pares de músculos del velo del paladar clasificándose en intrínsecos (origen y terminación en el velo) y extrínsecos (cuando su origen o terminación está fuera de él. Como intrínsecos solamente el músculo palatoestafilino.

  • Una capa submucosa y mucosa, correspondiente a la cara nasal del velo del paladar.


Arterias, venas, linfáticos y nervios


    • Las arterias que irrigan los paladares duro y blando, están dadas por ramas de la arteria maxilar interna (esfenopalatina interna (nasopalatina) y palatina superior o descendente) que se distribuyen al igual que los nervios sensitivos de la zona, por la cara superior de la cara glandular; de la facial (palatina inferior o ascendente) y una rama directa de la carótida externa (la faríngea inferior o ascendente).

    • Las venas son tributarias del plexo venoso pterigomaxilar, de las venas de la lengua y amígdala.

    • El drenaje linfático se efectúa en los linfonodos de la cadena yugular.

    • Su inervación sensitiva y parasimpática (glandular) se hace por medio de las ramas del nervio maxilar superior (nasopalatinos, palatinos anterior, medio y posterior) y el glosofaríngeo.


BIBLIOGRAFIA:

NETTER, FRANK H. ATLAS DE ANATOMIA HUMANA. 5ª Edic. Barcelona. Ed. Elsevier; 2011.

SOBOTTA. ATLAS DE ANATOMIA HUMANA. 21ª Edic. Putz-Pabst. Ed. Panamericana; 2002.

ROUVIERE H. ANATOMIA HUMANA DESCRIPTIVA, TOPOGRAFICA Y FUNCIONAL. Tomo 1. Cabeza y Cuello. Ed. Bailly-Bailliere. 2005

FIGUN Y GARINO. ANATOMIA ODONTOLOGICA FUNCIONAL Y APLICADA. 3ª Edic. Ed. El Ateneo; 1994.

NORTON NEIL S. NETTER: ANATOMIA DE CABEZA Y CUELLO PARA ODONTOLOGOS.1ª Edic. Ed. Elsevier; 2007.

VELAYOS, JOSE L. ANATOMIA DE LA CABEZA. Para odontologos. 4ª Edic. Ed. 2007.

APRILE y FIGÚN. ANATOMÍA ODONTOLÓGICA OROCERVICOFACIAL 5ª Ed. El Ateneo; 1975.

WEBGRAFIA

ANATOMIA DE LA REGION FACIAL

http://www.elportaldelasalud.com/index.php?option=com_content&task=view&id=78&Itemid=158

NETTER: ANATOMIA DE CABEZA Y CUELLO PARA ODONTOLOGOS

http://books.google.com.pe/books?id=2Babu9OQptcC&pg=PA345&lpg=PA345&dq=anatomia+de+las+mejillas&source=web&ots=N5m197z4Wd&sig=FIL2MeZ11gcyyew-923Nx8nw0kw&hl=es&sa=X&oi=book_result&resnum=10&ct=result#PPA357,M1

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal