Capitulo 1 el tractor



Descargar 260.97 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño260.97 Kb.
1   2   3   4

Rolo liso

Este implemento se utiliza para acostar la cobertura vegetal en las calles de la palma, con el fin de facilitar la cosecha y otras labores agronómicas que requiere el cultivo.

El rolo liso constituido por un cilindro, que suele ser hueco para ser rellenado con agua o con arena (que aumentan su peso), por un bastidor con puntos de apoyo para el eje del cilindro y por un enganche a la barra de tiro del tractor.

El mantenimiento de este equipo se basa en la revisión de los rodamientos de los puntos de apoyo del eje del cilindro, la pintura general en la época en que no se utiliza y su almacenamiento en un sitio cubierto.”

 

 

Lección 14 Pulverizadoras y Aspersoras



Pulverizadoras de tractor

Aunque en menor proporción, las pulverizadoras de tractor se utilizan en el cultivo de la palma de aceite para control de malezas en calles.

Este equipo utiliza principalmente boquillas de abanico o cortina, para la aplicación de herbicidas, como se explicó previamente.

Para una buena aplicación con el pulverizador de tractor, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

•    Volumen de agua que se requiere aplicar por hectárea, para seleccionar la boquilla adecuada, con la velocidad de operación y presión recomendadas.

•    Número y ubicación de las boquillas: en este caso, para el control de malezas en las calles, la longitud del aguilón portaboquillas debe ser menor de 7,8 metros.

•    La velocidad de operación: no debe superar los 12 km/h.

•    Selección de la boquilla adecuada para los volúmenes de aplicación requeridos: para esto es importante contar con los catálogos de los diferentes fabricantes de boquillas.

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_29.1.jpg

 

Figura 29. Componentes de la pulverizadora de tractor (fuente: Murcia, 2004).



 

 

Para la calibración de este equipo, deben seguirse las siguientes instrucciones:



1.    Llenar el tanque del pulverizador con 100 a 200 litros (l) de agua.

2.    Regular la presión de acuerdo a la presión de trabajo de la boquilla.

3.    Poner en funcionamiento el sistema y verificar fugas, ajustar el TDF a 540 rpm, alinear las boquillas, asegurar el flujo de las boquillas y limpiar sus filtros en caso de que se observe un flujo menor en alguna de ellas.

4.    Calibrar la velocidad del tractor de acuerdo con los volúmenes recomendados y el tipo de boquilla, para lo cual se marca una distancia conocida y se toma el tiempo de avance.

5.    Calcular el flujo de las boquillas: con un recipiente se recoge la cantidad de agua en un minuto y se realiza un promedio, verificando que la diferencia entre este promedio y el flujo de cada boquilla sea inferior a 5%; en caso de que exceda este valor se debe cambiar la boquilla.
 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_30.1.jpg

 

Figura 30. Catálogo de boquillas TEE JET para pulverizador (presión 15 psi) (fuente: TEE JET).



 

En el momento de la aplicación se calibra la altura de la barra de aspersión, para que la cobertura de la boquilla sea correcta.

Recomendaciones:

1.    No dejar el equipo con producto de un día para otro.

2.    Lavar con jabón y agua a presión el equipo después de utilizarlo.

3.    Lavar las boquillas con agua jabonosa y limpiarlas con un cepillo de cerdas suaves; si continúan con el orificio de descarga obstruido, pringarlas con agua hirviendo.

4.    No tratar de destapar las boquillas con alambre, alfileres, puntillas u otro elemento metálico.

5.    Al aplicar productos sobre bordes de cercas u otros obstáculos, y tener cuidado con el aguilón, pues lo puede golpear y dañar.

6.    Leer cuidadosamente las indicaciones del fabricante, referentes al manejo y toxicidad de los productos que va a aplicar.

El cuidado y mantenimiento del equipo está orientado a su lavado general con agua y jabón. Al final de la temporada se debe lavar con ACPM, aplicando entre 15 y 20 galones, se pone a funcionar la pulverizadora, para que limpie las boquillas, se retiran éstas y se almacenan en un frasco. Finalmente, se ubica la pulverizadora en un lugar limpio, ventilado y bajo techo.”

 

Aspersores de turbina

Son equipos de alto volumen que trabajan con altas presiones. Son ideales para la aplicación de insecticidas y fungicidas en palmas altas y medianas, por el tamaño reducido de las gotas. El aire es impulsado por una turbina accionada por el toma fuerza del tractor y mientras éste es orientado hacia la palma las boquillas incorporan pequeñas gotas a la masa de aire. El volumen debe ser suficiente para remplazar todo el aire contenido en el follaje y lograr buena cobertura del árbol. Estos equipos generan sobre 50.000 metros cúbicos (m3) de aire por hora y por lo general la aplicación se dirige a dos hileras de palmas.

Entre los inconvenientes de esta tecnología está la potencial deriva (perdida por acción del viento) del producto aplicado. Para evitar la deriva, es importante calibrar adecuadamente el equipo, de modo que la aspersión no sobrepase la altura de los árboles, y aplicar en condiciones climáticas idóneas. Además, son frecuentes los problemas de cobertura que se producen por la excesiva velocidad de desplazamiento del tractor, en tanto que velocidades muy bajas ocasionan pérdidas de producto, lo que provoca un aumento de los costos.

Recomendaciones:

1.    Alistar el equipo, acoplando el cardan a la TDF a 540 rpm, y verificar el estado del equipo, fugas y boquillas; limpiar los filtros de las boquillas si observa un flujo menor en alguna de ellas (llenar el tanque completamente).

2.    Regular la presión de acuerdo con la presión de trabajo de la boquilla.

3.    Seleccionar la velocidad de trabajo de acuerdo con los volúmenes recomendados.

4.    Acelerar el motor hasta lograr 540 rpm de la TDF.

5.    Llenar el tanque y medir el volumen de agua utilizado.

6.    Para aumentar o disminuir la velocidad, cambiar la marcha, sin alterar la aceleración.

7.    Si el volumen de pulverización es bajo, aumentar la presión y disminuir la velocidad.

8.    Si el volumen de pulverización es alto, disminuir la presión y aumentar la velocidad.

9.    Utilizar la presión adecuada para la aplicación de productos, que en ningún caso debe exceder las 70 libras por pulgadas cuadradas (lb/pulgadas2).

Normas de seguridad

1.    No acoplar el cardan del ahoyador a la toma de fuerza, con el motor en funcionamiento, ya que por accidente se puede activar el eje y ocasionar un accidente con graves consecuencias.

2.    Verificar siempre que el tractor tenga el protector del eje de la toma de fuerza, como elemento de seguridad.

3.    No permitir el transporte de personas en las barandas del remolque.

4.    Utilizar ropa apropiada para efectuar las labores de mecanización, que incluye botas de seguridad y guantes.

5.    Utilizar la herramienta adecuada para realizar ajustes y calibración de los implementos.

6.    Cuando transporte equipos o implementos enganchados a los tres puntos, cerrar la perilla de presión del sistema hidráulico, para evitar que el implemento se descuelgue y ocasione un accidente.

7.    No permitir el transporte de personas encima de los implementos, pues puede ocasionar un accidente con consecuencias fatales.

8.    Con implementos enganchados al tiro rastras y rastrillos, girar siempre a la izquierda, para evitar daños a los implementos o las llantas traseras del tractor.

9.    Antes de trabajar los implementos, apretar bien las tuercas y revisar las conexiones de mangueras y engrase, para lograr un óptimo funcionamiento de los implementos.

10.    Aplicar las actividades de mantenimiento que se documentaron para cada máquina acoplada al tractor.

Lección 16 Machete

 

Son herramientas utilizadas principalmente para el corte de rastrojo y la limpieza de matorrales; en el cultivo de la palma de aceite se utiliza para cortar la cobertura vegetal en las calles (“guachapeo”) y para realizar círculos (platos) alrededor de la planta.



 

El machete se compone básicamente del mango y la cuchilla; esta última es la que realiza el trabajo de corte y debe mantenerse bien afilada, bien sea valiéndose de una lima triangular o de un esmeril.

 

El material utilizado para la fabricación de la cuchilla es el acero al carbón aleado con manganeso; el mango es de madera dura o de plástico.



 

De acuerdo con su diseño, en el comercio, los machetes se encuentran de diferentes longitudes y tienen sus cuchillas pueden presentar diversas formas.



Lección 17 Pulverizador de mochila o bomba de espalda

Es utilizada para la aplicación de herbicidas y para el control de malezas en el plato y en las calles. Está compuesto de un tanque de almacenamiento de producto, una cámara de aire para regular la presión, un agitador hidráulico para mantener la mezcla homogénea, una bomba de pistón, una palanca para accionar la bomba, un aguilón para dirigir la aplicación y una boquilla, que en últimas es el elemento encargado de dirigir el producto a la vegetación que se requiere controlar (Figura 31).

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_31.jpg
 

Figura 31. Partes de la pulverizadora de mochila (fuente: Murcia, 2004).

 

Las boquillas más utilizadas en los pulverizadores de mochila son las de cono y las de abanico o cortina (Figura 32); esta última es recomendada para la aplicación de herbicidas.



 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_32.jpg

 

Figura 32. Tipos de boquillas (fuente: Murcia, 2004)



 

Para una buena aplicación se deben tener en cuenta los siguientes aspectos (Murcia, 2004):

• El suelo debe estar húmedo; no se recomiendan aplicaciones en suelos muy secos o inundados.

• La lluvia lava el producto. Por eso es importante mezclarlo producto con alguna sustancia que ayude a pegarlo en las hojas.

• Como los vientos fuertes desplazan el producto a otro sitio, se recomienda hacer aplicación cuando la velocidad del viento es menor a 3,5 kilómetros por hora.

• La calidad del agua es importante, por lo que se recomienda no usar aguas sucias que posean sedimentos. Además, es necesario medir el pH, pues éste influye en la reacción química de algunos productos.

• Si la temperatura ambiente es mayor que 35 grados centígrados, pueden producirse pérdidas del producto por evaporación.

• Es indispensable conocer el volumen de mezcla en litros por hectárea, para la selección de la boquilla.

• No deben realizarse aplicaciones con humedades relativas menores a 55%, por lo que se sugiere tener disponible la información de alguna estación meteorológica cercana a la plantación.

Para la calibración del equipo se debe seguir el siguiente procedimiento.

1. Seleccionar la boquilla. Ejemplo: abanico o cortina para aplicación de herbicidas.

2. Determinar el ancho de la aplicación, usando la altura recomendada por el fabricante de la boquilla.

 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_33_b.jpg



 

 

  Figura 33. Altura de aplicación (fuente: autor).



 

3.Marcar cien metros.

 

4. Llenar la bomba con 20 litros (l) y marcar el nivel en la bomba.



5. Aplicar al paso normal.

6. Medir el volumen de agua gastado (adicionando agua al equipo hasta llegar al nivel inicial).

7. Aplicar las siguientes fórmulas:

Litros de mezcla por ha = 100 X cantidad de litros en 100 m / ancho de la boquilla

No. de bombadas por ha = litros de mezcla / capacidad del tanque de la bomba

Cantidad de producto por bombada = Recomendación (c.c. /ha) / No. de bombadas

Ejemplo:
Cantidad de litros en 100 m = 2

Ancho boquilla: 1 m

Capacidad tanque bomba: 20 l

Recomendación producto = 2.000 c.c. por ha

Litros de mezcla por ha = 100 X 2 litros / 1 m = 200 l por ha

No. de bombadas por ha = 200 l por ha / 20 l = 10 bombadas por ha

Cantidad de producto por bombada = 2.000 c.c. / 10 bombadas = 200 c.c. / bomba.

 

Para el mantenimiento del pulverizador de mochila es importante tener el catalogo del fabricante, así como un inventario adecuado de repuestos (abrazaderas, boquillas, empaques, cinta teflón, etc.) y de herramientas (destornilladores, alicates, llave de tubo, cepillo y navajas). Además, se deben seguir las



siguientes recomendaciones:

• La pulverizadora debe estar limpia para su revisión.

• Desarmar la pistola, revisar filtros, limpiarlos con cepillo y con abundante agua.

• Engrasar la válvula del gatillo.

• Llenar con agua.

• Mover varias veces la palanca de presión y fijarse si hay escapes.

• Revisar el chorro que produce la boquilla.

• Si el chorro no es parejo, quitar la boquilla, limpiarla con un cepillo pequeño y mucha agua.

Es necesario contar con todo el equipo de protección para una aplicación segura (Figura 34).

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_34.1.jpg

 

Figura 34. Equipo de protección (foto de Judith Guevara).



 

Lección 19 Barrenos

 

 



Se utilizan para tomar muestras de suelo y son útiles para estudiar el perfil a diferentes profundidades. Los más utilizados son el helicoidal u holandés (Figura 35 a) y el UHLAND (Figura 35 b). Este último sirve para realizar estudios que requieran muestras inalteradas, como es el de las propiedades físicas de los suelos.

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_35.1.jpg


 

 Figura 35. a) Barreno helicoidal u holandés (fuente: Copains)  b) Barreno UHLAND (fuente: Cuesta et ál., 2002).

 

Para garantizar un buen muestreo de suelos, los barreros deben de estar limpios y bien afilados de manera que produzcan un corte uniforme en el perfil (Robert y Henry, 1999).



 

“Los barrenos deben quedar almacenados en lugares seguros y cubiertos y no cerca de sitios donde se almacenen fertilizantes y otros insumos agrícolas, para evitar corrosiones.”


 

 

Lección 26 Administración y mantenimiento del tractor agrícola

 

La administración es fundamental en cualquier negocio agropecuario, y el logro de los objetivos depende de cómo se utilicen los recursos para producir a menores costos y con buenas productividades.



 

El tractor agrícola es una máquina compleja que requiere de buena administración. Para su buen manejo, es preciso conocer la máquina integralmente y contar con la información que ayude a tomar decisiones que pueden ser trascendentales en cualquier actividad que se esté desarrollando en el campo. Por eso, es indispensable conocer las indicaciones del fabricante y por supuesto, asegurar que el operador de la máquina la conozca bien.

 

Para administrar un tractor, se debe tener en cuenta que la máquina será útil en la medida en que se mantenga en buen estado; y que puede ser lucrativa si se controla el trabajo que está desarrollando y los costos de la operación, que están muy ligados a la eficiencia de la labor. Para ello, debe elaborarse un plan de mantenimiento que integre la prevención, la predicción y las reparaciones.



 

Para el diseño de este plan de mantenimiento es necesario apoyarse en los manuales del operador, de servicios y de partes (que deben estar disponibles), y paralelamente, identificar el taller autorizado por el fabricante, para acudir a él cuando el problema no pueda ser resuelto por el operador, debido a su nivel de complejidad, o cuando sea necesario hacer valer las garantías que ofrece el fabricante.

 

El programa de mantenimiento preventivo de un tractor se construye con los manuales, que brindan información especializada: 



•    El manual del operador es útil porque hace una descripción detallada de la máquina, informa sobre las especificaciones técnicas del tractor, explica su funcionamiento, brinda información sobre los lubricantes y combustibles que se recomienda utilizar y además de presentar el plan de mantenimiento preventivo que debe seguirse, describe cómo realizar dicho mantenimiento.

•    El manual de servicio informa sobre la tolerancia y la forma de realizar cualquier tipo de reparación y mantenimiento. Lo maneja principalmente el taller autorizado.

•    El manual de partes es fundamental para identificar repuestos y la referencia otorgada por el fabricante, para solicitar partes de reposición a los proveedores o al concesionario de la marca.

 

El mantenimiento diario se basa en revisar los niveles de los aceites del motor e hidráulicos y del filtro de aire del motor, en drenar la trampa de agua y los filtros del sistema de combustible, y –en los tractores con tracción en las cuatro ruedas– en eliminar el aire de la transmisión delantera. Se recomienda observar los niveles de aceites, de combustibles, de líquido refrigerante y de engrase con el motor apagado y frío y con el tractor en posición horizontal.



 

Para realizar el mantenimiento diario, debe comenzarse de adelante hacia atrás y verificar lo siguiente:

•    El nivel de agua del radiador

•    El estado del filtro primario de aire

•    El estado del filtro secundario de aire

•    El engrase del tren delantero

•    El nivel de aceite del motor

•    El nivel del electrolito de la batería

•    La presión de las llantas delanteras

•    El nivel del aceite hidráulico

•    Drenar la trampa de agua del filtro de combustible

•    La presión de las llantas traseras

•    El engrase de los pedales y de las barras traseras del hidráulico

•    Los gases del tren delantero

•    El estado de las luces

•    El nivel de combustible

•    El funcionamiento del horómetro

•    El funcionamiento del freno de parqueo

•    El funcionamiento de instrumentos del tablero

•    El aseo del tractor

•    El engrase general del tractor

 

El otro tipo de mantenimiento que requiere el tractor agrícola es el periódico (de acuerdo con las horas de trabajo), que incluye la sustitución de filtros y aceites, y de correas, la verificación de holguras de válvulas, la revisión de inyectores y el control de presión de las bombas recomendado por el fabricante.



 

Para ejecutar el programa de mantenimiento de manera adecuada se debe contar con la herramienta necesaria recomendada por el concesionario de la marca.

 

Así mismo, el control de los costos y del trabajo de la máquina hace parte de la administración del tractor agrícola. En este caso se debe tomar la información de campo necesaria, como horas de trabajo, hectáreas trabajadas, consumo de combustible diario y observaciones para documentar el proceso de las operaciones de campo mecanizadas.



 

Para estos controles es importante diseñar formatos que permitan tomar la información, ya que con base en la misma se tomarán decisiones importantes.

 

Existen múltiples formas de tomar tal información. Lo importante es analizarla y que el diseño de los formatos obedezca a un programa serio de administración.



 

Con estos formatos se puede calcular el rendimiento promedio de labor en hectáreas por hora, el consumo de combustible en galones por hectárea y de galones por hora; además, muestra las dificultades o eventualidades ocurridas en el desarrollo de la labor.

 

 

« Anterio



Lección 27 Aceites y grasas utilizadas en el mantenimiento del tractor

 

Los aceites y lubricantes utilizados en los vehículos y la maquinaria agrícola se clasifican de acuerdo con su viscosidad y el servicio que prestan. Por su viscosidad, los aceites son clasificados por la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE), y por servicio, por el Instituto Americano del Petróleo (API).



 

En la clasificación SAE no interviene la calidad ni la composición química del aceite: solo su grado de viscosidad. En la clasificación API se tiene en cuenta la calidad del lubricante y las necesidades que éste debe satisfacer.

 

Según la viscosidad, los aceites se clasifican en multigrados o monogrados. En los multigrados, la viscosidad no varía sustancialmente al cambiar la temperatura. En cambio, en los aceites monógrados, la viscosidad cambia con la temperatura.



 

De acuerdo con la clasificación SAE, los multigrados se representan con sigla SAE seguida por un número y la letra W (SAE 15W-30, SAE 15W-40, SAE 20W-40, SAE 20W-50, etc.), y los monógrados se presentan con la sigla SAE acompañado por un numero (SAE 30, SAE 40, SAE 50, etc.). Tanto en un caso como en el otro, entre más grande sea el número, mayor es la viscosidad del aceite. Por consiguiente, su acertada elección para el motor de un tractor agrícola dependerá de la temperatura ambiental en la que va a operar.

Tabla 4. Actividades de mantenimiento preventivo. 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/tabla_4.jpg

 

Fuente: KUBOTA 9000



 

Tabla 5. Formato de hoja de vida tractor agrícola 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/tabla_5.jpg

 

Fuente: El Autor.



 

Tabla 6. Formato control de labores de campo  

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/tabla_6.jpg

 

Fuente: El Autor



 

Como ya se anotó, API ha desarrollado un sistema para seleccionar y recomendar aceites para motor basado en las condiciones de servicio. Cada clase de servicio es designada por dos letras. La primera letra puede ser la “S” (que identifica los aceites recomendados para motores a gasolina de autos de pasajeros) o la “C” (que identifica los aceites recomendados para camiones, tractores agrícolas y maquinaria de construcción que operan con combustible diesel). A la “S” o a la “C” la sigue una segunda letra, que indica la exigencia en servicio: la A para el menos exigido, y se avanza en el orden alfabético para indicar el incremento de la exigencia en servicio requerida.

A continuación se presenta la clasificación API de acuerdo con el nivel de exigencia (Tabla 7).
 

Tabla 7. Clasificación API aceites para motores diesel 

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/tabla_7.jpg

 

Fuente: Cámara Argentina de Lubricantes



 

En relación con las grasas, es importante conocer el servicio y la utilidad de cada una, para seleccionar la más adecuada.

•    Amarilla: es la ordinaria, de uso general

•    Roja: de uso general, pero más resistente a la temperatura

•    Negra: aguanta más para fricción y más temperatura

•    Negra con litio: aplicación especial para mayor fricción, temperatura e impurezas

 

Al aplicar la grasa con el inyector, es importante medir de uno a tres bombazos, para no exagerar la cantidad aplicada, ni dañar los empaques de caucho.


 

 

 



Lección 28 Mantenimiento preventivo de máquinas acopladas al tractor, equipos y herramientas agrícolas

 

Para desarrollar un plan de mantenimiento preventivo de los equipos y máquinas agrícolas utilizadas en el cultivo de la palma de aceite, es importante contar con el inventario de los equipos y máquinas disponibles y con los catálogos de cada uno, ya que en ellos se presenta el conocimiento del fabricante. En el caso de que no contar con esta información, es necesario identificar a las personas que han operado tales equipos o máquinas, para establecer con ellas las actividades de mantenimiento que han de ser incluidas en el plan.



 

Los manuales de las máquinas acopladas al tractor y de los equipos agrícolas presentan una descripción general de la máquina (características y especificaciones), de su ensamble, de los ajustes que requiere, de la operación del equipo en el campo, de su mantenimiento, de su lubricación y de las partes que lo componen, con las referencias otorgadas por el fabricante.

 

Además de lo anterior, se deben elaborar formatos que ayuden a administrar el mantenimiento de cada máquina, en los que se especifiquen las rutinas y la frecuencia, ya sea en horas, días o semanas.



 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_46.1.jpg

 

Figura 46. Formatos de mantenimiento de una rastra de discos (fuente: autor).



 

 

Con la identificación de las rutinas de mantenimiento y las frecuencias para cada equipo, se debe realizar un inventario de partes o repuestos y de lubricantes que se requieran, y clasificar estos entre los que son de cambio muy frecuente y los que son de cambio poco frecuente, pues de ello dependerá el inventario de tales repuestos y lubricantes. Por ejemplo, mantener grasa en inventario es fundamental, ya que la labor de engrase es diaria; lo mismo sucede con la tornillería.



 

Mantener al día el inventario de los equipos, tener acceso a manuales completos de los fabricantes y establecer las rutinas de mantenimiento, con sus frecuencias, es la base para administrar con eficiencia un banco de maquinaria y equipos.”



Lección 29 Corrección de fallas menores en máquinas, equipos y herramientas

 

Para corregir las fallas menores en los equipos agrícolas, incluido el tractor, es necesario contar con la herramienta necesaria (recomendada por el fabricante) y con el manual del equipo; y para el caso del tractor, con el manual del operador.



 

En los manuales, el fabricante relaciona las anomalías de los diferentes sistemas que componen la máquina, informa sobre sus posibles causas y soluciones, y no solo recomienda lo que se debe hacer para corregir la falla, sino cómo hacerlo.

        Ejemplo: Manual del operador JHON DEERE 6310

                        Anomalía o falla: El sistema hidráulico no funciona

                        Causas:

                                •    Falta de aceite

                                •    Filtro obstruido

                                •    Bomba hidráulica sucia

                        Soluciones:

                                •    Rellenar hasta la marca superior de la varilla de nivel.

                                •    Cambiar el filtro.

                                •    Comprobar si el filtro esta obstruido.

                        ¿Cómo hacerlo?

                                    En caso de que la solución sea cambiar el filtro hidráulico, el procedimiento lo

                                    describe el manual del operador (Figura 47).

 

http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/modulo_356014/figura_47.1.jpg

 

Figura 47. Procedimiento para cambio de filtro hidráulico (fuente: JHON DEERE ). 



 

Quien más sabe sobre la máquina es el fabricante, y por ello se debe proceder como él recomiende.”



http://datateca.unad.edu.co/contenidos/356014/Modulo_356014/referencias_bibliogrficas.html

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal