Bullying: como se sienten las víctimas un estudio de caso en la e. E. E. P francisca castro de mesquita autora



Descargar 115.69 Kb.
Fecha de conversión06.04.2018
Tamaño115.69 Kb.




Dirección de Investigación | Artículo académico

BULLYING: COMO SE SIENTEN LAS VÍCTIMAS

UN ESTUDIO DE CASO EN LA E.E.E.P FRANCISCA CASTRO DE MESQUITA



Autora: Elisangela Pinto Brandão 1

elisanpbrandao@hotmail.com



RESUMEN

________________________________

El ambiente escolar tiene se transformado en un escenario bastante propicio para la práctica del bullying. Esa forma disfrazada de agresión en la mayoría de las veces no es percibida, pues sus actos están asociados a los chistes o porque sus víctimas se sienten inhibidas delante de tal violencia. Delante de esa realidad, es que objetivamos sondar la conducta, las reacciones y los sentimientos demostrados por los alumnos que, como víctimas, vivenciaron la experiencia del bullying. El objetivo de esa investigación es contribuir para que los educadores actúen de forma más eficiente en la percepción e identificación de los alumnos que sufren directamente agresiones, exclusiones o amenazas de sus pares, de modo a favorecer las intervenciones para la corrección y superación de esa práctica tan deshumana en nuestras escuelas. Mostramos en este artículo un estudio y una conversación con los teóricos que abordan acerca de la práctica del bullying y que orientan de forma esencial la profundización de esa investigación. Además, presentamos una investigación cualitativa a partir de relatos biográficos y observaciones, siendo que el análisis de los datos centrase en los siguientes aspectos: tipos de agresiones cometidas, las secuelas dejadas en las víctimas, bien como sus reacciones consigo mismo y en la trato con el otro y por fin, las posibilidades de mediación para sanar ese problema. Importante resaltar, que como foco de la investigación encontramos relatos de dos alumnos que vivenciaron el drama del bullying en E.E.E.P Francisca Castro de Mesquita, ubicada en la ciudad de Reriutaba-CE.

Cuanto a lla conclusión, proponemos algunas consideraciones a respeto del abordaje práctica de este artículo, creyendo que tendrá un impacto esclarecedor en la forma de visualizar y actuar delante del fenómeno del bullying, siendo que la cuestión escolar, los educadores y hasta mismo los alumnos se sienten capaces de solucionar los conflictos y auxiliar sus víctimas.
Palabras-clave: Bullying. Escuela. Víctimas. Educación.
INTRODUCCIÓN

________________________________

Las investigaciones realizadas acerca del tema bullying son contemporáneas y delante de su frecuentes acontecimientos, dentro de los más variados contextos, el interés acerca del tema está aumentando por parte de los padres, educadores, sociólogos y pedagogos que buscan comprender este fenómeno. La expresión bullying, que tiene su origen en la lengua inglesa, fue presentada luego después el Masacre de Colombine, por el estudioso sueco Dan Olweus (1991).

Ese masacre ocurrió en una escuela de los Estados Unidos y fue motivado por el fenómeno en estudio. Por no haber en lengua portuguesa un término equivalente a su significación acostumbran denominar bullying todo tipo de tiranía, intimidación, opresión, amenaza o miedo practicados por los dichos “valentones” que en los ambientes escolares persiguen aquellos que juzgan inferiores, siendo que tal persecución puede darse en carácter físico y/o psicológico.

Como podemos ver, esa denominación ocurre porque la víctima normalmente tiene baja estatura, de poca fuerza física y con menores posibilidades de defesa delante del agresor, que tiene la seguridad de que la víctima no tiene como se defender y ni quien la defienda, ya que está paralizado por miedo de retaliaciones se calla y no denuncia quien lo ataca.

Con eso, el agresor se siente dueño de la situación y desarrolla un sentimiento de superioridad delante de aquel que está siendo oprimido, además tiene el poder de persuadir otros otras personas a imitar sus actitudes con las mismas víctimas o con nuevas, todo para satisfacer sus deseos de autoafirmación.

Analizando esa conducta opresora se percibe que ella se manifiesta de forma a atingir el otro gratuitamente por medio de sobrenombres maldosos, insultos, burlas, falsas acusaciones, antipatías por sus pares simplemente por la forma como se visten, se comportan o por la apariencia física provocando impactos negativos en los aspectos morales, materiales y físicos. (LOPES NETO & SAAVEDRA, 2003)

El bullying se presenta bajo la siguiente clasificación: directo físico, que consiste en agredir, se apoderar o causar daños a sus pertenencias; directo verbal que se basa en ofensas y sobrenombres discriminatorios y el indirecto que se efectiva en la divulgación de boatos con el intuito de difamar alguien y excluirlo del grupo.

Delante de tales conceptos el bullying es considerado un acto de violencia, ahora lo que lo diferencia de las otras prácticas de hostilidad es que él ocurre de forma repetida y que por medio de un comportamiento intimidador el agresor atinge la misma persona diariamente. Es importante resaltar que en relación al sexo masculino y femenino el bullying es bien más frecuente entre los niños. (BALDRY E FERRINGTON, 2000).

Eso es solo un reflejo de la carga cultural del machismo construida a lo largo del tiempo y que acaba por se perpetuar en la miente y en la conducta del género masculino.

Las instituciones de Enseño sirven de escenario donde niños y adolescentes padecen humillados delante de actos discriminatorios y de violencia física y psicológicos, que son vividos en sigilo absoluto y sin ninguna actitud de reacción, porque las victimas temen retaliaciones.

El tormento vivido y que es experiencia de aquellos que sufren los actos abusivos del bullying resulta en la autoexclusión y consecuentemente en una marginalización social.

Como ya sabemos el bullying es una configuración comportamental agresiva concretizada a partir de una sobre posición entre agresor y víctima. Siendo que en el escenario escolar, es la disparidad de poder entre pares como edad, estatura, reglas grupales, fuerza, poseer o no protección por parte del grupo, sentirse o no acollido por los amigos es lo que torna ese fenómeno en una problemática disfrazada.

El niño o el adolescente cuando enredado por actos de intimidación debe mostrarse confinante delante de su agresor, amenazándole de denuncia e inmediatamente recorrer a los profesores o núcleo gestor de la institución de enseño.

Sin embargo, delante de casos en que la escuela demostrar indiferencia a las víctimas y sus familiares deberán buscar una Comisaría de Policía para hacer el registro de un Boletín de Ocurrencia, teniendo en manos todo lo que pueda comprobar la denuncia como dibujos, mensajes virtuales, videos, fotos, billetes, cartas y testigos que presenciaran la agresión.

Ya si la víctima es agredida físicamente lo más aconsejado es la realización de un Examen de Cuerpo de Delito, siendo que no se debe hacer la asepsia de las lesiones y mucho tampoco cambiar de ropas, pues esos elementos servirán de pruebas contra el agresor. (Bullying y el Comportamiento agresivo.Disponibleen:http://www.guiadedireitos.org/index. Acesado en: 20 de marzo 2017)

Es importante resaltar que prevenir el bullying es tan importante cuanto punir sus manifestaciones, pues cualquier acto de prevención colabora para que el alumno se sienta protegido. Una triste realidad, que se presenta dentro de las escuelas, es que la mayoría de las ocurrencias de bullying permanecen en sigilo y acaban no siendo denunciadas. Quien sufre las persecuciones no logran reaccionar, tanto por miedo como por constreñimiento.

De esa manera, esta abordaje acaba por adentrar en una dimensión minimizada, a cual no es dada la necesaria importancia, siendo que muchas veces es vista, sin embargo ignorada por toda la sociedad.

Para que esa realidad no se transforme en algo que afronte toda una colectividad, es necesario que en la eliminación del bullying toda la escuela movilice una fuerza que envuelta los órganos de enseño, autoridades de la comunidad local y todos los representantes de la comunidad escolar en un proyecto de explanación acerca de lo que es Bullying, sus causas, sus consecuencias y los impactos sociales de ese tipo de violencia.

Es urgente la necesidad de romper el mito de que el bullying no pasa de meros chistes entre amigos, una vez que solamente quien sufre en la piel el terror de las agresiones es capaz de describirlo. Las víctimas al sufrir bullying, asumen para si la culpabilidad de las ocurrencias y pasan a dar créditos a las ofensas de los agresores, siendo que a partir de eso empiezan un largo proceso de asolamiento, lo e las dejan psicológicamente arrasadas. Sus reacciones cambian de acuerdo con los ambientes en los cuales se insiere, o sea, hay lugares en que se sienten seguras y otros donde no se sienten confortables y amenazadas.

La escuela, por ser palco de las persecuciones genera un sentimiento de angustia, de forma que su lar se trasforma en su puerto seguro, ya que ahí prevalece la protección de los padres. El poder negativo del bullying es tan intenso en la vida de un joven que abala completamente su estado emocional, levándolo a suscitar ideas trágicas, como el suicidio y atentados que ponen en riesgo personas inocentes.

Por esta razón, es que se considera válido investir en acciones que puedan sanar o minimizar la práctica del bullying y de sus efectos devastadores en la vida de un ser humano, de esa manera la escuela, mientras propagadora de valores, posee un papel de extrema importancia en este sentido, además de ser una institución que posee credibilidad junto a la sociedad.

De ese modo, en el apoyo de la comunidad escolar puede planear y promover palestras para aclaración a respeto del asunto, crear y aplicar reglas de conducta, solicitar a los educadores una vigilancia más apurada, bien como una intervención más firme frente a comportamientos intimidadores detectados dentro de la escuela.

Puede también enseñar a sus alumnos a solucionar conflicto, dejándolos capaces de sobresalir delante manifestaciones hostiles practicadas por sus pares, denunciar cuando se sienten ofendidos y no ser cómplices de actos de intolerancia.

Somos conscientes de cuanto el bullying puede perjudicar de modo intencional una persona inocente, causando tormentos y problemas psíquicos irreversibles, hasta llevar actitudes extremas que marcan negativamente una sociedad entera.

A partir de los relatos de las víctimas, tuvimos la oportunidad de analizar el bullying bajo la óptica de quien ya sintió en la piel esa tortura y eso colaboró para que aguzásemos nuestra percepción bajo lo cuanto ese fenómeno afecta el desarrollo psicosocial de nuestros jóvenes.

Por eso, este trabajo nació del interés en comprender lo que sienten, lo que piensan y como ajen las víctimas del bullying dentro del contexto escolar y como la institución de enseño puede intervenir para sanar o amenizar ese tipo de violencia.


1. ABORDAJE TEÓRICA DE LA INVESTIGACIÓN

________________________________

Si yo vi más lejos, fue por estar sobre hombros de gigantes”.

Isaac Newton

1.1. O perfil dos atores do bullying

El bullying es un tipo de agresión asociada al asedio moral y eso resulta en una serie de actitudes maldosas e imperceptibles, practicas constantemente, con el intuito de menospreciar el otro de forma deshumana. Siendo que, debido a los frecuentes ataques las víctimas de bullying se retraen y se aíslan dificultando el pedido de socorro.

Esas y otras secuelas afectan profundamente los que sufren en las manos de los dichos “valentones” como: frecuentar a un equipo selecto de amigos, ser pasivo a las agresiones, simular enfermedades con la intención de ausentarse de las clases, presentar caída en el desempeño escolar, dejar de frecuentar la escuela y en casos más extremos causar suicidio.

Como podemos ver, los comportamientos que caracterizan las víctimas de ese fenómeno son bien típicos, lo que deja posible trazar un perfil psicológico en el acto de identificación de ocurrencia del bullying, de modo que a partir de su percepción podemos evitar la exposición de la víctima a la execración pública.

Ese reconocimiento es muy valioso, pues contribuiría en un abordaje más sensato y discreta junto a las víctimas, que ya son más que constreñidas delante de sus agresores. Ahora nos detenemos en la exposición de los perfiles de los involucrados en esa situación, que según Fante (2005) pueden ser clasificadas de la siguiente forma:



  • Víctima típica: son personas físicamente sensibles, tímidas, actúan pasivamente, demuestran sujeción, actúan con inseguridad, presentan baja autoestima, tiene dificultad para aprender, son ansiosos, poseen aspecto depresivo y coordinación motora deficiente.

  • Son más frágiles cuanto al aspecto físico, quedan amenazadas delante del riesgo de sufrir alguna pérdida, de no actuar con eficiencia en los deportes y en las peleas, no logran imponerse y no presentan comportamiento amenazador. Normalmente acercasen mejor de los adultos de las personas de su edad.

  • Víctima provocadora: Acostumbra se portar con aire desafiador, aunque no sean capaces de lidiar con las consecuencias de sus provocaciones. Encaran una pelea al ser atacadas, sin embargo no logran salir de la situación. Son dispersas y ofensivas y pueden aparentar trazos de hiperactividad y disturbios.

  • Víctima agresora: tiene la habilidad de transferir todo su sufrimiento para los que están a su lado, reflejando las agresiones sufridas en un compañero de clase más frágil. Tal conducta solo contribuye con el aumento en el número de víctimas.

  • Agresor: tiene la misma edad de su víctima o puede ser más viejo, normalmente posee una serie de atributos a su favor como tener un porte físico mayor, se sobresale en los deportes y en las peleas y tiene consciencia de su superioridad y la utiliza con el intuito de amenazar, atemorizar y sujetar sus compañeros de clase.

También no logran se adaptar a las normas, cambia de humor con facilidad y no admite ser contestado y debido a su antipatía todos se distancian de su presencia. Vale resaltar que en 20% de los casos, el practicante de bullying también es víctima, lo que acentúa más el deseo de atingir y excluir los alumnos más indefensos.

  • Espectador: es aquel que es testigo de todo el proceso de agresión y sufrimiento de la víctima, sin embargo no se atreve a relatar el corrido por temer represalias. Debido a la aprensión en también se transformar en víctima el alumno que presencia las escenas de hostilidad se distancia y se omite, contribuyendo con el proceso de la exclusión. (FANTE, 2005, p.72)

Como podemos percibir el fenómeno del bullying no es un problema de fácil solución, y aunque esté basado en acciones y reacciones con características bastante profundas no es tan simple se detectar cuando y como ocurre. Primero pelo facto de que el alumno mientras víctima se omite de denunciar la violencia sufrida por sus agresores, tanto por miedo de venganza como por vergüenza de relatar las humillaciones a las cuales es expuesto.

Según, porque los educadores no poseen el conocimiento necesario a respeto del fenómeno y así no logran percibir cuando el alumno está siendo victimizado.

En la mayoría de las veces los profesores atribuyen todas las reacciones de los alumnos víctimas a la pereza, al desinterés, a la indisciplina, a las birras y no logran avanzar en las investigaciones para realmente reconocer lo que está ocurriendo, de forma que sean tomadas las medidas necesarias para la debida solución.

Importante resaltar que la deficiencia en la identificación del bullying no debe ser solamente atribuida a la omisión de las víctimas, sino también a la falta de preparación de los profesores. Las secretarias Estaduales y municipales delante de esa realidad, que afecta el desempeño de sus alumnos, deberían proporcionar momentos de formaciones dentro del contexto de la violencia escolar, con el intuito de da suporte en lo que se refiere a mediación de los conflictos, la percepción de postura de las víctimas y agresores, la abordaje correcta junto a los alumnos involucrados, bien como de sus familias. Sabemos que muchos factores pueden dificultar la actuación del profesor, ya que son responsables por un número expresivo de alumnos, siendo que eso impide la efectuación de un atendimiento individualizado y la adopción de medidas adecuadas para la solución y prevención del problema. (MARRIEL, 2006)

Los padres deben aguzar su percepción delante del reconocimiento de siendo que Fante (2005) cita algunos comportamientos típicos de quien está involucrado en episodios de bullying.

Debemos observar se el (la) hijo (a) está se quejando, principalmente en la parte de la mañana, de dolores de cabeza, falta de apetite y mareo, cambio de humor repentina, reacciones de irritabilidad, inventa disculpas para no ir a la escuela, presenta altos gastos en la cantina, pide dinero con frecuencia y no posee amigos fuera de la escuela.

Delante del que fue expuesto, es innegable que la familia y la escuela son piezas fundamentales en la prevención y en el tarto del bullying. Por eso, las dos deben actuar de modo que tenga un rescate tanto de quien es víctima, como quien es agresor hablando con él acerca de afección, benevolencia, solidaridad, diálogo y en la justicia, para que así sea evitado la delincuencia juvenil y tragedias que tiene el bullying como causa principal.

1.2. Como el bullying afecta sus víctimas

La escuela mientras instituición que lidia con diversas expresiones de personalidad humana debe examinar y quedar atenta a todas las manifestaciones de micro violencia que pueden surgir en su interior, con el intuito de prevenir el fenómeno del bullying, ya que este deja estigmas profundos en la vida de sus víctimas y agresores, llevándolos a reacciones negativas e inesperadas que pueden afectar drásticamente toda una sociedad.

Diversos investigadores del asunto, tales como Smith (2002) y Fante (2005), afirman que ese fenómeno atinge a todos, principalmente las víctimas y podrá tener consecuencias inmediatas o más tardías.

Frente a esa constatación es de suma importancia que tengamos consciencia de que el bullying provoca traumas significativos en la personalidad de los alumnos, siendo que tales traumas podrán ser o no superados. Eso muy dependerá del perfil de la víctima, de como ella lidia con sus conflictos, de la forma como se relaciona en el ambiente familiar y social. Ahora, caso no ocurra la superación los que vivencian las agresiones tendrán varios sectores de su vida afectados, como su desempeño profesional, su relacionamiento con la familia, su salud física, psicológica y espiritual pueden sufrir daños.

Además de eso, podrán presentar presentar baja autoestima, bajo desempeño escolar, dificultad para aprender, desarrollar dentro de si sentimiento de venganza y aun síntomas y enfermedades de carácter psicosomático. Además, podrá transformarse en una persona de conducta violenta o desarrollar una depresión, bien como contribuir con la perpetuación del bullying en situaciones posteriores en una especie de ciclo vicioso (FANTE, 2005, p.79)

Constatamos que las secuelas dejadas por el bullying son múltiples y variadas, sensibilizando a todos los involucrados, independiente de la edad. De forma que cuando no ocurre la debida intervención el ambiente escolar es bastante dañado, hasta porque todo lo que en el se realiza está direccionado para el bien- estar y suceso de los involucrados en el proceso de aprendizaje. De ese modo, de acuerdo con Fante (2005, pg.9), los protagonistas de ese tipo de opresión, están propensos a arcar con una serie de daños en su formación psicológica, emocional y socio educacional.

El alumno en papel de agresor desvía completamente su interés por aprender, centralizando todo su foco y habilidades en actos delictuosos. Ya el alumno víctima se siente desnortado frente a sus estudios por estar constantemente preocupado con su integridad delante de las intimidaciones que vivencia todos los días, desestimulando su deseo de aprender.
El sufrimiento psíquico produce diminución de la autoestima, aislamiento, daños en el aprendizaje y en el desempeño académico. Las victimas poseen hasta tres veces más posibilidades de tener dolores de cabeza y abdominales, con posibilidades de tener trastorno de personalidad antisocial y comportamientos violentos en el futuro. Moura, Cruz y Quevedo (2011)
Es inminente reconocer que el bullying altera de forma significativa el comportamiento de sus víctimas, sacándole el poder y discernimiento frente lo que es cierto y lo que es equivocado en sus intenciones de venganza. Quien vive ese tipo de persecución pasa a alimentar dentro de si el deseo de eliminar su agresor y abre mano de vivir normalmente en sociedad, prefiriendo transformarse protagonistas de enredos trágicos que abalan muchas personas, incluso seres inocentes. Además, los sufridores pueden a ser alcohólicos , usuarios de drogas y tener serios problemas con la ley.

Ratificando ese pensamiento, Neto (2011) afirma que actuar de forma agresiva fue culturalmente considerado, durante mucho tiempo, un ritmo de pasaje natural, que era muy importante en la formación del carácter de niños y adolescentes, siendo que influenciaba en la construcción de una vida adulta saludable. Sin embargo, en los días actuales actos de agresión como los del bullying necesitan ser extintos, pues sus reflejos impactan en indicadores de casos violentos aún más graves.

Delante de lo que fue expuesto, es necesario que reconozcamos de forma urgente la necesidad de una actuación más eficaz dentro de las escuelas, como identificar en tiempo hábil la conducta adoptada por los alumnos víctimas y agresores y comprender que la escuela es palco donde más se ensenan episodios de bullying. Alcanzando ese nivel de consciencia el educador tendrá una mayor posibilidad de actuar con el intuito de exterminar ese mal que causa daño la convivencia en sociedad.

1.3 la escuela cuando escenario del bullying

Las manifestaciones de hostilidad, prejuicio, racismo y discriminación en el contexto escolar surgen como una problemática que desafía gestores, coordinadores, profesores y la comunidad escolar. Siendo que tales prácticas contribuyen para una retardación el aprendizaje y acaban llevando a una serie de traumas a los que son expuestos a ellas. Abordar el tema bullying en la escuela es causa urgente, sin embargo la prevención solamente podrá se concretizar mediante la adquisición de conocimiento e informaciones a respeto del asunto. Andar por el camino inverso, o sea, basado solamente en el empirismo podrá dejar consecuencias y secuelas a los involucrados en los actos de agresión.

Por eso, es inminente la necesidad de las instituciones de enseño reconocieren que el bullying no es una realidad distante, debe principalmente atinar para los daños que ella causa en el desarrollo psicológico, social y educacional de sus víctimas.

El tiempo pasa, la tecnología queda perfeccionada, la sociedad se transforma y la escuela es invadida, constantemente, por nuevos conceptos y desafíos, principalmente en lo que se refiere a los relacionamientos humanos y sus conflictos.

Sin embargo, muchos profesionales de la educación aún no están aptos en diferenciar actos de bullying de otras expresiones de violencia. Eso ocurre porque en los espacios de formación académica y en los cursos de perfeccionamiento toda la atención se vuelta para el desarrollo de habilidades asociadas al enseño de sus asignaturas, no llevando en consideración la necesidad de encarar sus alumnos mientras seres completos de afectividad, sentimientos y conflictos (FANTE 2005 p.68)

De ese modo, muchos educadores no logran actuar de forma adecuada delante de comportamientos indeseables que ocurren en el escenario escolar y como no tiene una preparación acaban reaccionando de forma agresiva, agravando más las conductas de malos tratos y de violencia.

Los educadores carecen de capacitación que los preparen para encarar ese desafío. Además de la necesidad de adquirieren conocimiento teórico referente al asunto, deben tornarse aptos para realizar una observación más apurada de lo que ocurre en las contiendas entre los alumnos, de forma a facilitar el reconocimiento, el diagnóstico y las intervenciones de las situaciones de bullying.

De pose del conocimiento, se amplía la posibilidad de envolver la comunidad escolar en discusiones y aclaramientos exactos acerca de lo que está ocurriendo en la escuela, llevándola a también trazar estrategias para sanar ese problema.

Es importante resaltar que en las manifestaciones de bullying es positivo para la escuela contar con la ayuda de profesionales que dan un suporte a los gestores y educadores en el planeamiento de acciones para erradicación del bullying. De acuerdo con Pedra (2008) mismo con todo el empeño del equipo escolar frente a los actos de agresión, es interesante contar con la colaboración de especialistas como psicopedagogos, psicólogos y asistentes sociales. El primer paso para solucionar esa problemática es comprender que el bullying es una realidad obvia o disfrazada, así Cleo Fante (2005) dice que es necesario se concientizar y aceptar que el bullying ocurre en todas las instituciones educacionales del mundo, sea como mayor o menos incidencia, independiente de las peculiaridades culturales, económicas y sociales de su clientela.

A partir del momento en que se admite la existencia de una problemática, la búsqueda por la solución se torna más direccionada y eficaz. Delante de eso, para tener acciones concretas de intervención y prevención a los actos de intolerancia es esencial que los involucrados en el proceso educativo se muestren conscientes de la existencia del bullying y reconozcan que el mismo trae consecuencias graves a las víctimas y agresores.



A partir de ese reconocimiento, convocase todos para la concretización de las acciones, no olvidando que es primordial el envolvimiento y la participación de todos en el intuito de anular los comportamientos agresivos y de rechazo que ocurren dentro de la escuela. Actitudes simples pueden contribuir y mucho para la abolición del bullying, veamos:

  • Luego en el inicio del año lectivo conversar con los docentes y discentes acerca de lo que sea el bullying y explicar que toda la escuela no permite conductas de intolerancia, rechazo, persecución y agresión en sus dependencias. Aclarar también que todos deben denunciar caso presencie o sean víctimas de actos semejantes.

  • Es de suma importancia que el equipo gestora y educadores proporcionen la realización de debates y ruedas de conversas en la sala de aula y en asambleas de padres, lo interesante es que las informaciones atinjan el mayor número posible de personas que componen la comunidad escolar, para que el tema sea expuesto y comprendido.

  • Vale también solicitar de los alumnos una investigación, orientada, junto a sus pares, profesores, funcionarios y padres para detectaren el nivel de información acerca del asunto, si ya fueron víctimas o testigos y sugiere como la escuela debe actuar delante de casos reales.

  • Otra actitud bastante conveniente es la interferencia de los profesores frente a “grupos cerrados” de los involucrados, con la finalidad de impedir los posibles actos agresivos. Como cambiar la posición de los alumnos en sala, rondar los correctores de la escuela en los intervalos, quedar atentos al momento de la salida y solicitar a los responsables atención y vigilancia.

  • Otra posibilidad eficaz de intervención es utilizar la herramienta de la dramatización, pues hace con que el alumno sienta en la piel los dramas vividos por los agresores, víctimas y testigos. Siendo que después de representación no puede dejar de ocurrir el momento del cambio de esa experiencia en sala de aula.

  • La exhibición de películas, videos, testimonios y audiciones de letras de músicas proporcionan un discernimiento significativo, envolvente y crítico, con alta probabilidad de diminución de las incidencias de bullying en el escenario escolar.

  • Como la escuela no está inmune a las ocurrencias de bullying, debe buscar siempre actuar con dominio y tranquilidad delante de la situación, o sea, sondar la veracidad de los factos, quien realmente son los involucrados, oír testigos, analizar los declaraciones del agresor y de la víctima, averiguar las causas de la contienda. Solamente así, podrá ser posible realizar una intervención adecuada y justa, junto a los alumnos involucrados y sus responsables.

Pedra (2008) relata que actividades de producción textual que solicitan de los alumnos la exposición de relatos anónimos acerca de su estar en la escuela y sus relacionamientos de amistad contribuye con el rompimiento del silencio posibilitando que exponen sus emociones y sentimientos.

Aún de acuerdo con ese autor, es primordial que en la educación infantil y en los años iniciales de la enseñanza fundamental el profesor trabaje con historias o fábulas que aborden acerca del prejuicio, racismo, discriminación u otra forma de exclusión.

En la escuela todo el planeamiento debe ser efectuado de forma colectiva, todos prosiguiendo de manos dadas y conscientes de la necesidad de cambio. De ese modo, los educadores deben despertar para la función social de la escuela, contextualizando con el sentido de ética y de la moral, la importancia de los valores, la aplicabilidad de reglas de forma a dar un significado concreto al que es enseñado. Mientras los alumnos harán esfuerzas para desempeñaren su papel en la comprensión y colaboración en lo que es transmitido por el profesor.

A las familias es recomendable que apoyen las solicitaciones de la escuela y acompañen el progreso de sus hijos en lo relación a mejorar sus conductas, bajo el punto de vista moral y social. Lo importante es que los involucrados se unan en la construcción de una escuela donde todos se sientan respetados, contentos, satisfechos y protegidos.


4. ITINERÁRIO METODOLÓGICO

________________________________
La metodología tiene como función mostrar a ti como andar en el “camino de las piedras” de la investigación, ayudarlo a reflejar e investigar una nueva mirada acerca del mundo: una mirada curiosa, indagadora y creativa.”

José Antonio Meira da Rocha
4. 1. La investigación

La investigación fue pautada en un análisis cualitativa teniendo por base una metodología descriptiva con el intuito e acercarse de la subjetividad de los personajes, de forma a profundizar la posibilidad de recontar, interpretar, asimilar y ponderar la historia de vida de cada uno de ellos, mientras víctimas del bullying.

Tenemos como punto de partida los relatos biográficos que nos dieron la oportunidad de conocer más a fondo la experiencia individual de dos adolescentes de forma contextualizada, ya que ambas narraron con naturalidad sus historias.

El método de las narrativas biográficas se encuadran en la metodología cualitativa considerando la experiencia subjetiva de los involucrados como el objeto de conocimiento (Almeida & Freire, 2007)

Por medio de este método llegamos a la adquisición de informaciones ricas, exclusivas y particulares raramente alcanzadas por medio de otra metodología, ya que los relatos salen del plan de fría objetividad y narran episodios verosímiles vivenciados por los sujetos foco de investigación, de forma que podemos sentir el estado de la víctima frente a las agresiones sufridas.

Trillando por este camino pasamos a comprender que los exponen sus sensaciones interiores atribuyendo a ellas una significación profundamente importante que nos direcciona para un análisis más concreto y real. Con base en esa misma idea Richardson (2009, p.90) dice que “la investigación cualitativa puede ser caracterizada como la tentativa de una comprensión detallada de los significados y características situacionales presentadas por los entrevistados”.

Además de eso, como los reatos biográficos se definen por ser narrados subjetivamente, los ollares se vuelta para quien está narrando y a partir de eso pasamos a conocer más a fondo acerca de su forma de vida, sus actitudes, su realidad social y cultural, sus gustos, en fin, entramos en contacto con su verdadera identidad.

Este método también torna posible una percepción acerca de la influencia que el contexto asume en la vivencia del sujeto, sea en casa, en la escuela, con los amigos y proporciona una interpretación de sus reacciones en el enfrentamiento de los episodios hostiles venidos del bullying.

En el proceso de estudio y apreciación de los relatos biográficos buscamos seguir por un abordaje holística, creyendo que las acciones y reacciones psicológicas, biológicas y antropológicas de los narradores están entrelazadas, siendo que toda la narración de los individuos fue analizada buscando una globalidad de los relatos.

Acerca de eso Lieblich y colaboradores (1998) exponen un conjunto de pasos para su realización:



  1. Repetir varias veces la lectura de la narrativa, siempre con empatía y con una mente abierta para que se perciba la significación del testimonio, no perdiendo la totalidad de los aspectos.

b) Anotar las primeras impresiones traídas del texto.

c) Seleccionar los asuntos principales de la narrativa llevando en cuenta el espacio dedicado a cada tema.

d) Separar los temas: marcándolos, leyendo separadamente y agrupándolos.

e) Abordar cada tema durante narrativa y anotar las conclusiones.

Por fin, Minayo (2007, p21) relata que esa metodología “trabaja con el universo de los significados, de los motivos, de las aspiraciones, de las creencias, de los valores y de las actitudes”.

De ese modo, las personas involucradas en esa investigación fueron comprendidas, respetadas e interpretadas dentro de sus experiencias mientras seres humanos y víctimas de bullying.



4.2. Resultados de la investigación

Es importante decir que los personajes y el ambiente de esa investigación no tendrán sus nombres reales publicados por cuestiones de ética y exposición de menor, de esa forma, serán tratados aquí con nombres ficticios, siendo las relatoras Mya Ozunu e Amaya Akira, cuyos nombres fueron por las proprias alumnas. Ambas las víctimas estudiaron en la misma escuela, tenían la misma edad, cursaban la misma serie, sin embargo en clases distintas.

Cuanto al locus de la investigación, se trata de una escuela de educación profesional, de tiempo integral e integrada a la enseñanza mediana, cuyo nombre es E.E.E.P. Francisca Castro de Mesquita.

Los testimonios contenidos en los relatos bibliográficos fueron orientados y colectados por medio de cuestionamientos, con el intuito e motivar y direccionar la exposición de los factos ocurridos en la vida de los sujetos, además de tornar clara y puntual el análisis del contenido. Veamos los cuestionamientos base:



  1. Usted deberá producir una narrativa biográfica relatando su historia de vida (relacionamiento familiar, dificultades por las cuales por las cuales pasó, pérdidas materiales y sentimientos, ingreso en la escuela, las amistades…)

  2. Debe citar em su texto los siguientes aspectos:

  • ¿Qué tipo de agresión sufrió?

(verbal, física, psicológica?

¿Cuándo y dónde ellas ocurrían?



  • ¿Quiénes eran los agresores?

  • ¿Los profesores, mientras testigos de las ocurrencias, intervieron de alguna forma para ayudarla?

  • ¿Usted se siente culpada por algún episodio de agresión sufrido, o sea, usted en algún momento los provocó?

  • ¿Las agresiones sufridas dejaron alguna marca en su vida y en su personalidad? ¿Cuáles?

  • ¿Cómo el bullying puede ser trabajado en la escuela?

  • ¿Qué puede hacer para ayudar otras personas?

De ese modo, en el estudio cualitativo de las narraciones de las dos adolescentes, percibió relatos de temáticas comunes, aunque sus producciones con trazos bien peculiares, ya que la apuración de los resultados no privilegia solo el sujeto en su individualidad, pero su relación y atracción con su contexto.

Siendo que, con base en eso, es que iremos comprender e interpretar el emocional de los jóvenes mientras víctimas de bullying.

Mostrando, por ejemplo, los tipos de agresiones sufridas, cuando y donde esas agresiones ocurrieron, el perfil de los agresores, la actuación de los profesores, el sentimiento de culpa, la influenza de la familia, que cicatrizan quedaron en sus vidas y sugestiones de como las instituciones de enseño pueden prevenir el bullying.

Las análisis de los datos será realizada a partir de tópicos temáticos, teniendo por base los testimonios comunes a las víctimas acerca del mismo y estará estructurada en tablas para una mejor visualización de sus analogías.


TABLA 1: Relatos referentes al relacionamiento de las víctimas con sus familias.


TÓPICO TEMÁTICO: RELACIONAMIENTO FAMILIAR

MYA OZUNU

AMYA AKIRA

“Luego más haré 18 años y en fin podré desatarme de las amarras que me prendan a este lugar fúnebre, que es mi casa”

“Sólo que cuando las personas de fuera hablaban eso dolía menos, pero cuando mi madre hablaba dolía más que cualquiera surra que ella me daba y más aún que ser obligada a quedarme en casa.


“Mi madre siempre me decía que yo soy la decepción de la vida de ella y el mayor equívoco que ella cometió”

“ Ya en el inicio tubo varios problemas por causa de mi personalidad fuerte, con 9 hermanos, siendo la menor, existía un peso mayor, un cuidado excesivo que me sufocaba”

“tengo mi padre y mi “buenamadrasta”, pero era Clirece mi puerto seguro”



Fuente: Testimonios de dos adolescentes víctimas de bullying.
El núcleo familiar es una de las formas de organización más antigua de la humanidad, siendo que en el la sociedad se sustenta.

Es dentro de ese núcleo que los niños y adolescentes trillan una jornada de maturación de su personalidad, en el sentido de aprender valores que los llevarán a convivir y a interaccionar con los diversos grupos sociales dentro de los principios de civilidad.

Según Zimerman (1999 apud FANTE y PEDRA, 2008, p.92) “el grupo familiar tiene profunda y decisiva importancia en la estructura del psiquismo del niño, luego en la formación de personalidad del adulto”.

Delante de los factos presentados podemos percibir que la influenza familiar generó acerca de las dos víctimas sentimientos dispares basadas, en ambos los casos, en exceso, siendo que de un lado percibimos violencia e indiferencia y de otro la super protección.

Mientras que Mya Ozanu vivía en un ambiente movido por la exasperación materna, no recibiendo de esa figura el apoyo y los sentimientos necesarios para actuar con naturalidad delante de sus pares, en el papel de víctima se posicionaba siempre en la defensiva con el temor de que algo la afectase.

Ya Amya Akira, delante de los intensos cuidados advenidos de sus familiares no lograría reaccionar delante de las intimidaciones que sufría, mismo con una personalidad fuerte demostraba una conducta sub misa, tornándose incapaz de reaccionar hasta mismo delante del desafío de permanecer o no en la escuela. Acerca de eso Minayo (1999) afirma que:

La familia es una organización social complexa, un microcosmo de la sociedad, donde al mismo tiempo se viven las relaciones primarias y se construyen los procesos identificativos. Es también un espacio en que se definen papeles sociales de género, cultura de clase y de reproducen las bases de poder (p.83)

De esa manera, encarando el bullying como algo que afecta profundamente el bien-estar necesario miramos para el ambiente familiar y concientizar los padres para que estén atentos a sus hijos, tanto en respeto al apoyo sentimental como también a la orientación de sus conductas, de forma a contribuir con el desarrollo de su autoestima y prepararlos para que sepan actuar en sus relacionamientos sociales y respetar el derecho de sus semejantes.


TABLA 2: Declaraciones relacionadas a la entrada de las víctimas en una nueva escuela.

TÓPICO TEMÁTICO: INGRESSO NUM NOVO AMBIENTE ESCOLAR

MYA OZUNU

AMYA AKIRA

“Cambié de escuela y pasé a enfrentar una dificultad, pues un grupo de cuatro alumnos se juntó para golpearme, solo por el fato de la rara de la sala tener sido electa la mejor alumna por su buen desempeño.”

“La nueva escuela era buena, los profesores me daban cariño. (…) y allá percibieron mi estado y me orientaron a frecuentar una psicóloga (pero el miedo no me permitió)”

“Decidí cursar el Enseño medio integrado al Técnico en Enfermaría en una escuela de enseño profesional, porque eso tal vez me ayudase a me comprender y quien sabe me curar”.

En los primeros días hice todo lo que me pedían, todo mismo, porque yo solo quería ser acepta, pero mismo así todos solo reían de mí. Yo continuaba siendo la niña rara y eso me dolía mucho”.



“En 2015 ingresé en la E.E.E.P Francisca Castro de Mesquita, casi que por obligación, soy gemela, todo empezó porque mi hermana quería frecuentar una escuela de educación profesional, pero mi padre solo dejaba se fuese las dos, así que entré”.

“Con la personalidad fuerte acabé creando una impresión equivocada delante de los nuevos colegas, además de crear un odio en algunas personas. Tuve varios problemas de relacionamiento, tanto con enamorados, como con amistades.

“... por causa de las enfermedades, tuve que tener una alimentación diferenciada, venida de casa y mis colegas no veían eso con buenos ojos y llegaban a dudar de mis enfermedades.

” Acreditaban que yo inventando todo solo para comer la “comedita de la mamá”.




Fuente: Testimonios de dos adolescentes víctimas de bullying.
Ansiamos que las instituciones de enseño, propagadas de conocimientos y de valores, acojan los estudiantes en un ambiente que inspire protección y hábitos saludables, de forma que puedan poner en práctica sus potencialidades intelectuales y de convivio colectivo. Sin embargo, la escuela mientras reflejo de la sociedad está permeada por la violencia en sus más diversos grados, siendo el bullying una de sus causas.

Esa manifestación violenta asociada a comportamientos mal intencionados, boatos ofensivos y agresiones físicas y psicológicas afectan de forma negativa el desempeño escolar, bien como la buena convivencia de muchos alumnos. La violencia escolar en los últimos tiempos tiene adquirido una enorme dimensión en todos los tipos de sociedad, una cuestión preocupante ya que ella tiene se manifestado en todos los niveles de la escolaridad. (FANTE, 2005, p. 20)

Delante del expuesto, queda claro que las entrevistadas sentían la necesidad de ser aceptas por sus colegas en la inserción en el nuevo ambiente, sin embargo ocurrió el contario, ellas pasaron a vivenciar situaciones de hostilidad. Una de las razones para que ese fato tenga ocurrido se refiere al proceso de organización grupal preestablecido, siendo que dentro de esa composición existen acuerdos, normas y reglas que impiden la inclusión de individuos que no queden adecuadas a ella.

Hay una cobranza cuanto a la homogeneidad establecida, a principio, por los miembros del grupo, que son exclusivos e impermeables en el que se refiere a inserción de miembros que puedan ser des caracterizadas a dicha estructura grupal.

En el testimonio de ambas percibimos que ellas citan características que le son peculiares: Mya Ozunu se juzga “rara” y Amya Akira posee “genio fuerte”, lo que de cierta forma podrá ter influenciado la rechazo por sus pares, ya que en las organizaciones de amigos puede favorecer o no ciertas peculiaridades de los individuos, haciendo con que un niño sea popular o no. (Chang, 2004; Hodges et al, 1997)
TABLA 3: Testimonios referentes a los tipos de agresiones sufridas por las víctimas.


TÓPICO TEMÁTICO:

AGRESIONES SUFRIDAS



MYA OZUNU

AMYA AKIRA

“ Los apellidos iban de los más leves a los más pesados “rara, burra , idiota, gorda (este que me llevó a ser una pre anoréxica), garrapata en el ojo( por cuenta de un señal), ridícula….”

“Yo aceptaba los insultos y las chistes, pero no iría me dejar ser golpeada, eran tres niñas y un niño, la mayor era reprobada y me odiaba y yo ni sabía el por qué”

“El niño fue cobarde, puchó mi pelo mientras yo estaba desprevenida…”

“y cando me llamaban de rara o me insultaban yo era ignorante y eso me condenó.



“ Y en este mismo período empecé a tener varios problemas de salud, algunos hasta mismo crónicos y fue ahí que empezaron las agresiones verbales, aunque fuesen solo palabras dolían en mi cuerpo como espinas.
“ Y fue ahí que los colegas empezaron con los “chistes”, hasta el momento inocentes, dudando de mi estado de salud. En mi “espalda”, hablaban muchas veces ofensas no solo a mí, pero con mi familia también”.

“Lo que cabo dejando una marca considerable, fue un chiste realizado en agosto de 2016, cuyo, una persona que consideraba mi mejor amiga me ofendió mucho. Se pasando por otra persona ella me llamó me diciendo ofensas que jamás pensé en oír…”

“Después de ese episodio, las cosas quedaron peor, me aislaron, me repasaron una culpa que no eran mía.”

“fue entonces, que todo ese rechazo empezó a me perjudicar académicamente. Yo no podía soportar más todo aquello. Mi deseo era no volver más allá, las ganas de desistir de estudiar aumentaba cada vez más…”



Fuente: testimonios de dos adolescentes víctimas de bullying.

Somos sabedores de que la escuela es el primero ambiente de socialización en el cual el niño se insiere tras experiencias en el medio familiar.

Es en este espacio donde él va adquirir, a lo largo de sus etapas de desarrollo, aprendizajes que le valdrán por toda la vida, como aprender a lidiar con las diferencias, a tener noción de límites y libertades, a respetar el espacio del otro en fin, constituirá su personalidad que lo llevará a actuar en el medio social.

Ahora, en los últimos tempos, la violencia ha invadido la esfera escolar de una forma que tiene preocupado a todos, sabemos que ella siempre existió, pero ella ha tomado proporciones asustadoras. Por los relatos, observamos que el bullying se presenta bajo diversas formas y en todas ellas dejan consecuencias que maltratan significativamente sus víctimas.

Los actos agresivos no demuestran motivaciones claras y se evidencian por reacciones de provocaciones, intimidaciones, sobrenombres ofensivos, chistes que machucan, falsas acusaciones, implicancias con alumnos que demuestran comportamiento, forma de vestir o un biotipo diferente de los demás, provocando exclusiones, daños morales, materiales y físicos. (LOPES NETO & SAAVEDRA, 2003; FRANTE, 2005)

Cada una de las enfrentó una persecución, que refletó en sus cuerpos en agresiones físicas y psicológicas. Mya Ozunu llegó a sentir en la piel las consecuencias de la intolerancia, pues los agresores intentaron golpearla, pero ella reaccionó y como defensa replicó la acción negativa.

También enfrentó intimidaciones verbales debido sus características físicas, lo que le dejó cerca de tener problemas de salud, la anorexia. Amya Akira sentió en su ámago los efectos del bullying emocional, que es tan impactante cuanto cualquier otro tipo de agresión, pues dejan sus víctimas aterrorizadas emocionalmente.

Ella vivenció un chiste planeado por su mejor amiga, un acto de traición repleto de ofensas que según la misma, jamás pensó en oír. Eso le dio el deseo de desistir de los estudios. El bullying escolar segundo (GUARESCHI, 2008, p.17):

Es un fenómeno devastador, pudiendo venir a afectar la autoestima y la salud mental de los adolescentes, así como traer problemas como anorexia, bulimia, depresión, ansiedad y hasta mismo el suicidio. Muchos niños víctimas del bullying desarrollan miedo, pánico, depresión, disturbios psicosomáticos y generalmente evitan volver cuando esta nada hace en defensa de la víctima.
Por esta razón, afirmamos que se hace necesario abolir de la realidad de nuestras escuelas y de la vida de los alumnos ese modelo de violencia que impide el ser humano de reconocer el otro como su semejante.
CONSIDERACIONES FINALES

________________________________

Al finalizar este estudio ampliamos nuestro juzgamiento de que la cuestión de la violencia escolar no es una problemática de fácil resolución, ya que es algo que está dentro de un contexto histórico e intrínsecamente relacionado a las cuestiones de desarrollo humano. Es complejo, debido a esa violencia está se volviendo banal y siendo tratada por los ojos de la sociedad como una situación que no puede ser modificada, de esa manera concibiendo un aire de conformismo junto a aquellos que pueden erradicar esa realidad que impide el ser humano de avanzar como elemento que pertenece a una colectividad.

Teniendo en cuenta estos aspectos es que buscamos con este trabajo presentar las caras del bullying, una manifestación de violencia que masacra una persona en todas las áreas de su vida, causando incluso atentados a inocentes y el suicidio de aquellos que no tienen suporte para superarlo.

Está más de en la hora de ultrapasar los límites que nos lleva a encarar el bullying como un mero chiste entre amigos, como algo que no afecta el ambiente escolar, como algo que no aflige nuestros alumnos, necesitamos superar esa visión reduccionista, caso contrario la búsqueda por la solución se tornará cada vez más lejana.

Unir esfuerzos es el punto de partida para la prevención de esa violencia dentro de las escuelas, siendo que eso requiere de los involucrados con el proceso educativo padres, educadores, directores, coordinadores y alumnos un apoyo, tomada la conciencia, conocimiento y decisión para que se pueda eliminar esos comportamientos agresivos en el contexto escolar.

Podemos hasta comprender que conflictos, discusiones y rejas sean actos comunes entre los adolescentes, pero la intimidación de cuño agresivo es común que lleva al aislamiento y al maltrato deben ser banida.

De eso modo, presentamos las ideas de Fante (2008) de que las instituciones de enseño deben proporcionar e incentivar la formación continuada de sus profesores y funcionarios con el intuito de despertarlo para la para la práctica de actitudes de respeto y tolerancia junto a los estudiantes, aprender a acercarse de los niños y adolescentes para oír sus quejas y reclamaciones de forma a ayudarlos en la búsqueda de soluciones que nos sean de revide de la violencia, pero basadas en una cultura de paz.

Es de fundamental importancia que las familias asuman su verdadero papel de acompañamiento de sus hijos en la escuela, no repasando esa responsabilidad solamente a los educadores, pues la cuestión del bullying transciende el espacio escolar y permea muchos lares.

Cuanto a las medidas de enfrentamiento de ese tipo de intimidación Pereira (2009) relata que la primera alternativa es que la comunidad escolar tome conocimiento de su existencia y pase a actuar en el sentido de desarrollar estrategias para eliminarla.

Por eso, es más que urgente tornar sólida la parecería entre padres y escuela, para que puedan ser creados proyectos de prevención de ese tipo de violencia y espacios de apoyo a las víctimas, a fin de que puedan sentir que no están solas en el enfrentamiento de ese desafío.

Basado en eso es que se percibe lo cuanto es urgente y válido ampliar las posibilidades de prevención del bullying en las escuelas con actividades que realmente traigan impactos en el cambio de la realidad existente, como por ejemplo: Incentivar la formación continuada de los profesores, motivar prácticas pedagógicas comprometidas con la ruptura de mitos y paradigmas acerca del bullying, promover el diálogo entre las asignaturas, orientar estudios acerca de los derechos humanos y de como se puede colaborar para la promoción de la paz, viabilizar espacios y momentos de conversa con las familias, desarrollar actividades que valoran la diversidad como palestras y ruedas de conversas acerca de cuestiones sexuales, de género, religiosa y cultural.

Sabemos que combatir y prevenir esa práctica dentro de las instituciones de enseño es una tarea ardua, que requiere de todos persistencia, dedicación y responsabilidad. Aunque, muchos vean esa misión con ojos pesimistas y de imposibilidades, ya se hace urgente evitar que tatas personas pasen por ese tipo de persecución.

De ese modo, es fundamental que en los ambientes escolares y familiares los niños y adolescentes sean acollidos con espacios de diálogo, apoyo y escucha acerca de sus angustias, temores y preocupaciones, para que con eso alumnos e hijos siéntanse inmersos en un escenario de harmonía y seguridad.

Dado lo expuesto, nos viene a la consciencia lo cuanto los padres y la escuela pueden contribuir para la buena maduración de adolescentes y niños, de forma a dejarlos lejos de situaciones que solo minan sus chances de ser felices.

Acerca de eso, Fante y Pedra (2008, p.02) nos dicen que “las herramientas más eficaces para enseñar reglas de convivencia saludable a los hijos son afecto incondicional, el diálogo y las actividades educativas, como juegos deportivos, clases de arte y acciones solidarias”, o sea, esas dos importantes instituciones tiene la misión de incutir en los niños y jóvenes valores de respeto al próximo, límites, noción de libertad, celo por el mundo a su alrededor y el despertar para una cultura de convivencia pacífica.


REFERÊNCIAS BIBLIOGRÁFICAS

______________________________________________________________________

ALMEIDA, L., & Freire, T. Metodología de la investigación en psicología y educación. (4ªed.). Braga: Psiquilíbrios,2007.


BALDRY, Anna C.; FARRINGTON, David P. Bullies e delincuentes: Características personales y estilos parentales. Trad. Cristina Maria Coimbra Vieira. In. Comportamiento antisocial y educación. Revista Portuguesa de Pedagogía. Año XXXIV - 1, 2 e 3. Ediliber: Coimbra, 2000. p. 195-221.
BLAYA, Catherine. (orgs.) Violencia en las escuelas y políticas públicas. Brasília: UNESCO, 2002. Disponible en: http://www.unesdoc.unesco.org/images/0012/001287/128720por. Aceso en: 25 feb. 2017.

BUKOWSKI, W.M.; SIPPOLA, L.K. 2001. Groups, individuals, and victimization: A view of the peer system. In: S. GRAHAM; J. JUVONEN (eds.), Peer harassment in school. New York, Guilford, p. 355-377.

CHANG, L. 2004. The role of classroom norms in contextualizing the relations of children's social behaviors to peer acceptance. Developmental Psychology, 40:691-702.

FANTE, Cleo. Fenómeno bullying: como prevenir la violencia en las escuelas y educar para la paz. 2. ed. Campinas, SP: Versus Editora, 2005.

FANTE, C. & PEDRA, J. A. Bullying Escolar: preguntas y respuestas. Porto Alegre: Artmed, 2008.

GUARESCHI, A. P. SILVA, M. R. da. (Coord.) Bullyng Más Serio que se imagina. 2ª. ed. Porto Alegre: Mundo Jovem, EDIPUCRS, 2008.

LIEBLICH, A., Tuval-Mashiach, R., & Zilber, T. (1998). Narrative research: reading, analysis and interpretation. London: SAGE Publications.
LOPES NETO, Aramis A.; SAAVREDRA, Lucia H. Diga não para o Bullying – Programa de Reducción del Comportamiento Agresivo entre Estudiantes. Rio de Janeiro: ABRAPIA, 2003.
LOPES NETO, Aramis A. Bullying: saber cómo identificar y como prevenir. São Paulo: Brasiliense, 2011.

MARRIEL, A. Lucimar Cámara; ASSIS, Simone G.; AVANCI, Joviana Q.; OLIVEIRA, Raquel V. C. Violencia Escolar y Auto-estima de Adolescentes. Cuaderno de Pesquisa, v. 36, n.127, p. 35-50, ene. /Abr. 2006.


MARTINS, María José D. Agresión e Intimación entre Adolescentes en contexto escolar: Un estudio empírico. Análisis Psicológica 2005, 4 (XXIII): p. 401-425.

Disponible en: . Acesso en:

27 de febrero de 2014.

MINAYO, Maria Cecília de Souza (Org.). Pesquisa social: teoría, método y creatividad. 26.ed. Rio de janeiro: Voces, 2007.

MINAYO M. C. de S et al. (org.). Fala, galera: juventud, violencia e ciudadanía en la cidad de Rio de Janeiro. Rio de Janeiro: Garamond, 1999.

MOURA, Danilo Rolim de; CRUZ, Ana Catarina Nova; QUEVEDO, Luciana de Ávila. Prevalência e característica de escolares víctimas de bullying. Jornal de Pediatría, Rio de Janeiro, v.87, n. 1, p. 19-23, fev., 2011. Disponible en: . Aceso em: 27 feb. 2017.


Olweus, D. (1991). Bullying-victim problems among schoolchildren: Basic facts and effects of a school based intervention programs. In D.J, Pepler & K, H, Rubin (Eds.), The development and treatment of childhood aggressor (pp. 411 – 448). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum.

PEREIRA, S. M. de S. Bullying y sus implicaciones en el ambiente escolar. São Paulo: Paulus, 2009.



RICHARDSON, Roberto Jarry, Pesquisa social métodos e técnicas. Atlas, 2009.
SMITH, Peter K. Intimidación por colegas y maneras de evitarla In: DEBARBIEUX, Eric;
(O BULLYING e o Comportamiento Agresivo. Disponible en: http://www.guiadedireitos.org/index. Aceso em: 20 de marzo 2017)

  1. Mestranda em Ciências da Educação pela Universidad Interamericana


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal