Borrador de la sesión plenaria celebrada



Descargar 0.77 Mb.
Página1/19
Fecha de conversión16.02.2019
Tamaño0.77 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

powerpluswatermarkobject3


BORRADOR DE LA SESIÓN PLENARIA CELEBRADA

EL MIÉRCOLES 5 DE JUNIO DE 2013
Se reanuda la sesión a las nueve horas.
El señor PRESIDENTE: Señorías, buenos días.

Se reanuda la sesión.


6. MOCIONES
6.1. MOCIÓN POR LA QUE SE INSTA AL GOBIERNO A LA ADOPCIÓN DE DETERMINADAS MEDIDAS DE APOYO A LOS JÓVENES AGRICULTORES.

(Núm. exp. 662/000088)

AUTOR: GPP
El señor presidente da lectura a los puntos 6. y 6.1.
El señor PRESIDENTE: A esta moción se han presentado cuatro enmiendas: una del Grupo Parlamentario Mixto, a iniciativa de los senadores Iglesias y Mariscal; otra del Grupo Parlamentario Socialista; otra del Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya; y, finalmente, otra del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado Convergència i Unió.

Para la defensa de la moción, por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado, tiene la palabra el senador Osés, por un tiempo de quince minutos.


El señor OSÉS RAMÍREZ: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, muy buenos días. Subo a esta tribuna para presentar una moción del Grupo Parlamentario Popular por la que se insta al Gobierno a la adopción de determinadas medidas de apoyo a los jóvenes agricultores. Como joven y como senador por La Rioja, es un orgullo defender esta moción ya que vengo de una tierra en la que la agricultura es una de nuestras señas de identidad; una tierra pionera en la adopción de medidas de apoyo a los jóvenes agricultores, como son los convenios de colaboración con entidades financieras para facilitar el crédito, las ayudas directas y el reparto del viñedo, en el que los jóvenes son el primer grupo a la hora de repartir.

El envejecimiento de la población activa y la falta de jóvenes en la agricultura española que garanticen el relevo generacional constituyen hoy en día uno de los mayores problemas del mundo rural en nuestro país. En España, en las últimas dos décadas se han perdido casi la mitad de los ocupados agrarios. Uno de cada tres agricultores tiene más de sesenta y cinco años, está en la edad legal de jubilación, y solo uno de cada veinte es menor de treinta y cinco años, lo que demuestra el escaso número de jóvenes que se dedican a la actividad agraria y, por tanto, el negro futuro generacional del sector agrario español.

Pero los jóvenes agricultores no solo se enfrentan a los problemas vinculados al sector agrario, como los elevados costes de instalación, el número de explotaciones disponibles excesivamente reducido y la falta de formación específica. También ven que se les dificulta el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en el medio rural. La agricultura representa un medio de vida, no ya solo para los jóvenes en nuestro país sino también en Europa, y necesitamos llevar a cabo políticas que garanticen la continuidad de esta actividad y que, por lo tanto, faciliten que los jóvenes agricultores se establezcan de manera viable y adecuada.

El apoyo a los jóvenes agricultores es fundamental para garantizar el futuro de la agricultura, de la ganadería y del propio medio rural. Por todo ello, el Grupo Parlamentario Popular propone al Pleno la aprobación de esta moción por la que instamos al Gobierno, en primer lugar, a que en el próximo período de programación impulse y refuerce las medidas que faciliten la incorporación de jóvenes agricultores con el objetivo de ayudar a resolver el problema del relevo generacional e impulsar nuevas incorporaciones. Es importante que los jóvenes sean protagonistas de su propio futuro, y para ello tienen que asumir responsabilidades, no ya solamente en las explotaciones en las que se incorporan, sino también en los diferentes ámbitos de la sociedad civil y deben tomar decisiones que afecten a sus intereses. Los jóvenes deben tener una participación activa que sirva para defender sus intereses particulares y que les forme y les dé experiencias para asumir responsabilidades. Es importante promover una interlocución específica con las administraciones públicas para que se analicen y valoren los problemas de la instalación de los jóvenes, de la transmisión de las explotaciones y de todas las cuestiones inherentes al relevo generacional.

En un marco de crisis económica, financiera y alimentaria como la actual, los jóvenes son los que tienen autoridad moral para poner cordura en un mundo globalizado. Somos los jóvenes los que tenemos que empujar a los poderes públicos hacia políticas que devuelvan a la agricultura su papel de sector estratégico para la economía de nuestro país, políticas que fomenten el relevo generacional, ya que más del 90% de los jóvenes que se incorporan lo hacen en la explotación de sus padres. En muchas explotaciones en las que no hay posibilidad de crecer en tamaño, la incorporación no es posible si no cesa la actividad del progenitor. Por ello es importante la continuidad de políticas y de medidas como el cese anticipado en la actividad agraria. El envejecimiento de la población activa y la falta de relevo generacional constituyen hoy en día uno de los problemas más graves del campo español y europeo. Si además los que se incorporan no encuentran un respaldo suficiente y una política agraria que garantice la continuidad de esta actividad, en pocos años el campo estará despoblado.

El envejecimiento de la población activa agraria y la caída en paralelo del número de agricultores no es solo un reflejo de la situación económica que vive el país, también es consecuencia de una nefasta gestión en los últimos años que ha llevado al sector a una situación desesperada en la que muchos agricultores y ganaderos han tenido que optar por el abandono de sus explotaciones debido al hundimiento de los precios y a la falta de transparencia en la cadena alimentaria. Por lo tanto, es importante atajar de raíz el problema del envejecimiento y el relevo generacional con ayudas a la incorporación de jóvenes al campo. Es evidente que existe un déficit de jóvenes en el campo y que el sector está envejecido, lo que justifica las medidas y apoyos públicos que fomenten el relevo generacional en las explotaciones.

En muchas explotaciones, por la edad del titular y la falta de relevo generacional, ya no se invierte en modernización, no se piensa en alternativas. Tiende a reducirse su tamaño y a orientarse a cultivos más sencillos, y dejan, por lo tanto, de tener menor valor añadido. Las políticas agrarias del Gobierno han de seguir contemplando líneas específicas de apoyo a los jóvenes que se incorporan al campo, ayudas a la primera instalación y ayudas a planes de mejora de la explotaciones, acompañadas de créditos a bajo interés con largos plazos de amortización, ya que la agricultura es una actividad que requiere de elevadas inversiones, y su rentabilidad no es inmediata, los ciclos productivos son largos.

El Gobierno del Partido Popular está adoptando medidas de apoyo a la agricultura en esta línea y en otra dirección importante como son las ventajas fiscales. Un buen ejemplo de ello ha sido la reducción de los módulos agrarios del IRPF para el año 2012 para agricultores y ganaderos que han sufrido daños en sus explotaciones. También es importante, en segundo lugar, fomentar y facilitar el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación entre los jóvenes agricultores del medio rural para garantizar su permanencia en él.

Si queremos que los jóvenes puedan competir en un mundo globalizado tenemos que darles las mismas armas y herramientas con las que ya se trabaja en otros territorios. España no puede perder el tren de las nuevas tecnologías, del progreso, de la ciencia y la técnica al servicio de la producción. La tecnología de los cultivos transgénicos es imprescindible para ser competitivos en los mercados de hoy y de mañana y resulta absurdo estar sujeto a unas normas que no nos permiten producir con esta tecnología pero sí importar y consumir lo que se ha producido en otras partes del mundo.

Nuevas tecnologías son también las que tienen que ver con la comunicación, con el acceso a Internet de manera universal en igualdad de condiciones para poder gestionar mejor las explotaciones en cualquier parte del territorio. El acceso a estas tecnologías es imprescindible para gestionar la explotación, pero también para el uso doméstico y cotidiano. Las nuevas tecnologías son un elemento fundamental para animar a los jóvenes a vivir en los pueblos, para ocupar el territorio rural.

Los jóvenes agricultores no son ajenos al fenómeno social más arraigado en la juventud, el estar conectados a las redes sociales. Es muy importante el fomento del uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en el medio rural. También es importante para la incorporación de jóvenes agricultores la apuesta por la cualificación y la profesionalización, ya que la formación de los recursos humanos y el rejuvenecimiento de la población rural son dos procesos simultáneos. Si la formación prende, muchos jóvenes buscarán su empleo y su medio de vida en aquello que saben hacer. Si se generan expectativas de empleo, los más jóvenes buscarán aquella formación que les permita acceder a tales trabajos en mejores condiciones comparativas.

Está claro que los mayores consumidores de formación y quienes mejor la aprovechan somos los propios jóvenes. Por ello, la cualificación es un vector estratégico del empleo y del desarrollo. Como se afirma en el dictamen del Consejo Económico y Social europeo de 22 de septiembre del 2011, la formación y las nuevas tecnologías al servicio de los jóvenes agricultores constituyen la base para el desarrollo de una mentalidad empresarial. No basta con una formación teórica y poco actualizada. Los jóvenes merecen un asesoramiento constante y profesional, adaptado a las necesidades reales de su actividad. El Consejo Económico y Social europeo propone la creación de un nuevo programa de intercambio de jóvenes agricultores, el denominado Erasmus farmer, y la adaptación del programa Leonardo, y reclama, ante el envejecimiento del sector, nuevas líneas de participación de los jóvenes en el seno de cooperativas y organizaciones agrícolas. Hay que fomentar, asimismo, la educación y la formación específicamente destinadas a niños procedentes del medio rural, por ejemplo, con campamentos de verano y actividades diversas.

En tercer lugar, es fundamental impulsar la innovación y su implementación en las explotaciones agrarias, buscando hacer más atractiva la actividad agraria a los jóvenes con explotaciones adaptadas a las nuevas exigencias de los mercados.

Debido a los altos niveles de paro entre la juventud española, es necesario apoyar a aquellos jóvenes agricultores emprendedores del medio rural para que a su vez ellos sean fuente de desarrollo económico y social en nuestros pueblos. Para ello, es vital la adopción de políticas que apoyen el relevo generacional. Para impulsar la innovación en el sector agrario español es primordial la participación de los jóvenes agricultores, que, cada vez más, son jóvenes formados, con un buen nivel cultural, con amplios conocimientos en la materia agroganadera y en la maquinaria altamente tecnificada, con formación en la gestión de empresas y, además, ampliamente familiarizados con el uso de las nuevas tecnologías. Para ello es importante el apoyo de las administraciones públicas impulsando planes de formación, una formación que se ha de adaptar al medio rural, a los horarios laborales de los agricultores y ganaderos y a sus épocas de menos trabajo para que sea compatible con la continuidad de la actividad, pues en la mayoría de las ocasiones el receptor de la formación es una persona en activo que no puede cerrar su explotación para asistir a una clase. Es importante tener mecanismos que permitan ofrecer constante y puntual información, a la vez que asesoramiento y orientación, a los jóvenes que se incorporan, en todos los temas que puedan ser de su interés.

La agricultura española necesita a los jóvenes para renovarse e introducir innovaciones, necesita sus ideas, su entusiasmo, sus propuestas, su dinamismo, su preparación y su capacidad. Para que nuestra agricultura sea competitiva, más atractiva para los jóvenes y con una mayor productividad es fundamental la modernización y la adaptación a los nuevos tiempos de nuestro sistema agrario. La agricultura productiva pasa por la construcción de regadíos, la modernización de los ya existentes, las infraestructuras en caminos y desagües, las concentraciones y reconcentraciones parcelarias, la creación de polígonos ganaderos en las zonas de montaña y sobre todo por apoyos para llevar los servicios necesarios a las explotaciones que necesariamente han de estar lejos del casco urbano. Las infraestructuras son imprescindibles para competir con la agricultura del norte de Europa, para contrarrestar su clara ventaja, para tener un terreno más productivo y un clima más favorable para las producciones continentales.

Está demostrado que los jóvenes intensifican la producción de la tierra mediante la mecanización, la aplicación de la tecnología, la puesta en regadío y la dedicación a la actividad agroganadera. La investigación y la innovación hacen más rentable las explotaciones agrarias. La ciencia es hoy la mejor herramienta y una gran aliada para construir el futuro del sector agrario español. Los avances técnicos que se han introducido en nuestro sector agrícola están haciendo que nuestra producción agraria sea cada vez más competitiva, y así debemos seguir.

Por último, instamos también al Gobierno a defender en el marco de las políticas y fondos de la Unión Europea medidas que apoyen la incorporación de los jóvenes agricultores al medio rural y que les permitan hacer de la agricultura y la ganadería su medio de vida. Es muy necesario que las ayudas de la PAC, la Política Agraria Común, lleguen a nuestros jóvenes agricultores, es un apoyo primordial para incentivar la agricultura española y garantizar la continuidad de esta actividad.

Es importante que la Unión Europea, a través de la PAC, estimule la incorporación de jóvenes agricultores con ayudas que estén vinculadas a la agricultura activa, es decir, no con subsidios, que reactiven el sector. La agricultura que interesa a los jóvenes es una agricultura competitiva, productiva, pensada para el mercado y que sea rentable en sí misma, al margen de las ayudas y los subsidios públicos.

Por todo ello, la nueva PAC deberá potenciar una Europa que defienda su papel de primera potencia mundial en la producción estable de alimentos ricos por su variedad, por su calidad y por su producción y compatibles con el medio ambiente y los valores territoriales rurales.

El pago de ayudas para jóvenes agricultores podrá contar con hasta el 2% del límite, o techo máximo anual de cada Estado miembro. El techo para España en 2014 serán 4935 millones de euros. Se trata de un apoyo específico para los jóvenes agricultores menores de cuarenta años al comienzo de sus actividades agrarias. Se concederá por agricultor y con carácter anual durante un máximo de cinco años.

La futura PAC persigue el reto de la cohesión territorial para evitar el despoblamiento, para lo que es muy importante que los jóvenes permanezcan en el medio rural y que la agricultura sea una profesión de futuro. La futura PAC incluirá medios importantes de apoyo, como las ayudas directas a los agricultores y al desarrollo rural, para mantener el medio rural con gente joven.

España ha defendido en las negociaciones sobre la futura política agraria común que las ayudas directas a los jóvenes sean mayores. Los jóvenes que se incorporen al campo contarán con una ayuda anual de unos 1430 euros durante cinco años, según una de las novedades que incorpora la reforma de la PAC. Este pago directo para la incorporación al sector agrario y los gastos estructurales que conlleva es una de las novedades de la reforma de la PAC que se negocia en Bruselas para el periodo 2014-2020.

España contará con 11 millones de euros más para la incorporación de jóvenes, ya que pasaría de 89 a 100 millones de euros anuales en este apartado, después de duras negociaciones en las que el Gobierno de España ha defendido ante la Unión Europea que las ayudas directas para los jóvenes sean mayores; un gran éxito del Gobierno −más aún, si cabe−, teniendo en cuenta la actual crisis económica que estamos viviendo en la Unión Europea. La reforma de la PAC debe posibilitar la entrada de jóvenes agricultores, facilitando el relevo generacional, y eso es lo que ha reivindicado el Gobierno en todo momento en las negociaciones.

Estas son las líneas de actuación a seguir en la política agraria española para favorecer la entrada y el acceso de los jóvenes agricultores a este sector y de esta manera fomentar el relevo generacional. La agricultura española necesita a los jóvenes para dinamizarla y hacerla más competitiva, y nosotros debemos apoyar a esos jóvenes.

Gracias. (Aplausos.)


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Osés.

Para la defensa de la enmienda del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra el senador Iglesias.


El señor IGLESIAS FERNÁNDEZ: Gracias, señor presidente.

Buenos días, señorías.

La moción hace referencia a las ayudas procedentes de la Unión Europea, las que tienen como marco regulador la política agraria común, la PAC, y nuestra enmienda pretende que en ella se refleje de forma expresa algo que el portavoz popular mencionó en su defensa pero que no aparece expresamente en la moción, la necesidad de que las ayudas de la PAC en esta nueva etapa vayan dirigidas al agricultor activo y que, por tanto, se haga una definición del concepto agricultor activo como elemento condicionante de la percepción de esas ayudas; me imagino que en su momento entraremos en un debate sobre cuáles deben ser esas características o peculiaridades que delimiten o definan la figura del agricultor activo; en nuestra opinión, uno de los condicionantes debiera ser que, como mínimo, el 20% de los ingresos que perciba proceda directamente de la actividad agraria.

Por otra parte, y sin alejarme del contenido de la enmienda, quiero hacer referencia expresa a que la necesidad de incorporación de jóvenes agricultores −que es cierto que es general en todo el sector− resulta mucho más relevante en aquellas zonas o áreas en las que concurren especiales dificultades por las limitaciones naturales y, en consecuencia, el mantenimiento de la actividad conlleva un mayor esfuerzo. Precisamente por ese esfuerzo, el relevo generacional resulta más difícil, y es imprescindible que en ese mismo marco de la PAC se sostengan otras ayudas complementarias para estas zonas con limitaciones naturales, que garanticen el mantenimiento de la actividad y, en consecuencia, la posibilidad del relevo generacional. La Comisión Europea en esta propuesta de reforma de la PAC deja a criterio de los Estados miembros el pago adicional a los agricultores que desarrollan la actividad en estas zonas. Nosotros defenderemos que España mantenga ese pago adicional.

Por otro lado, y hablando también de sectores agroganaderos que presentan especiales dificultades, la filosofía de la reforma de la PAC es la aplicación del principio general de acoplamiento, sin embargo contempla la posibilidad de que se permitan ayudas acopladas para producciones o sectores sensibles que necesitan esas ayudas acopladas. En nuestra opinión entre estos sectores debe estar el de la leche, si no, tras la desaparición del sistema de cuotas en 2015, va a ser imposible su mantenimiento y supervivencia, y también el de producción de carne.

Sostener las ayudas a la producción de la nodriza es la única forma de mantener una ganadería extensiva y, en consecuencia, sostener un sistema de praderías que garantiza una producción ecológica prácticamente al cien por cien, y en el caso de no ser así, tendría como única alternativa el despoblamiento y la conversión a monte de estas praderías.

Concluyo. No se dice nada en la moción −y por ello, en principio, con la asunción, espero, de esta enmienda no habría mayores dificultades para su apoyo− de algo que sí mencionó en su intervención el portavoz del Grupo Popular y con lo que no estamos en absoluto de acuerdo: los transgénicos. Nosotros no compartimos que el futuro de nuestra agricultura pase por los transgénicos, no solo por el principio de precaución, sino también por los condicionantes de dependencia que el sistema de transgénicos genera. Hay ya comunidades autónomas que en el ejercicio de sus competencias se han declarado zonas libres del transgénico, y yo creo que hay que ser respetuoso con ese planteamiento de determinadas comunidades autónomas.

Y por otra parte hay que incorporar en esta materia una exigencia mínima, que en el etiquetado de aquellos productos que utilicen como materia prima transgénicos figure de forma expresa esta realidad, para que los consumidores a la hora de adoptar sus decisiones de consumo tengan la información imprescindible.

Muchísimas gracias.
El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Iglesias.

Para la defensa de la enmienda del Grupo Parlamentario Socialista tiene la palabra el senador Arrufat.


El señor ARRUFAT GASCÓN: Gracias, señor presidente.

Buenos días, señorías.

Señor Osés, ustedes plantean impulsar y reforzar medidas que faciliten la incorporación de jóvenes agricultores a la actividad agraria con el objetivo de ayudar a resolver el problema del relevo generacional e impulsar nuevas incorporaciones. Permítame que en nombre del Grupo Parlamentario Socialista le diga que esto es una declaración de intenciones, un brindis al sol, es vender un santo sin vestir, porque sin recursos económicos, sin mimbres, no se puede hacer la cesta. No nos vendan lo que no tienen. Tengan primero los mimbres, y luego vendan la cesta.

Para nosotros lo importante es crear riqueza. Si no hay riqueza, no hay empleo. Así pues lo primero es, como digo, crear riqueza, y, como consecuencia de ella vendrá el empleo, y no solo para los jóvenes, sino también para las mujeres, para las parejas que están en el campo. ¿Y ello por qué? Porque difícilmente vamos a hacer una cosa a medias. O hacemos algo global o esto no tiene ningún sentido, y estoy seguro de que esto es algo que compartirán muchos de ustedes, pues provienen de territorios rurales.

El futuro no solo pasa por el relevo generacional. Usted tiene razón en lo que dice sobre la formación, estoy de acuerdo con ello, y con que la innovación es muy importante, pero tenemos que ir más lejos, tenemos que pensar en diversificaciones económicas porque si no hay puestos de trabajo y no hay ocupación para las mujeres, difícilmente podremos llegar a término.

Por ello nosotros planteamos una enmienda de sustitución que no solamente vaya a la creación de riqueza y empleo, sino también a adaptar el proyecto de reforma de la Administración local. Algunos dirán: Esto no tiene nada que ver con la moción. Pues sí que tiene que ver y muchísimo: si no tenemos ayuntamientos democráticos, si no tenemos ayuntamientos con servicios, si nos estamos preocupando de desmantelar los ayuntamientos en el medio rural, difícilmente una pareja o una familia que se vaya a establecer en zonas rurales va a tener un futuro en este sentido.

Por ese motivo las enmiendas de sustitución que planteamos van dirigidas a cuatro puntos. Primero, dotarlo presupuestariamente con el equivalente a 2010. Dense ustedes cuenta de que el presupuesto de 2013 tiene un 35% menos, o sea 500 millones menos de euros, que el de 2010, y ¡ojo!, aviso para navegantes, el número de solicitudes de 2013 es el doble de la que había en 2011. Luego, menos dinero y más solicitudes, con lo cual no nos vendan los mimbres si no van a comprar la cesta.

Segundo, potenciar oportunidades de trabajo para jóvenes y, sobre todo, para las −en femenino− mujeres en el medio rural. Teníamos un instrumento clave en este país, que era la Ley de desarrollo sostenible en el medio rural, pero se pasó de un presupuesto de 200 millones de euros a 20 millones en el último ejercicio.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal