Borrador de la sesión plenaria celebrada el martes, 11 de marzo de 2014



Descargar 458.39 Kb.
Página1/14
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño458.39 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

powerpluswatermarkobject15400358


BORRADOR DE LA SESIÓN PLENARIA CELEBRADA EL MARTES, 11 DE MARZO DE 2014
Se abre la sesión a las dieciséis horas.
El señor PRESIDENTE: Buenas tardes, señorías.

Tomen asiento, por favor. (Rumores). Guarden silencio.

Se abre la sesión.
MINUTO DE SILENCIO EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE LOS ATENTADOS TERRORISTAS OCURRIDOS EN MADRID EL DÍA 11 DE MARZO DE 2004 EN SU X ANIVERSARIO.

(Núm. exp. 550/000032)


El señor PRESIDENTE: Señorías, se cumplen hoy diez años de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, una fecha que quedará para siempre enmarcada en nuestra memoria por la ausencia de las ciento noventa y dos personas salvajemente asesinadas y por el sufrimiento de las centenares que resultaron heridas. Hoy es el día de rendir tributo a la memoria de las víctimas de aquellos atentados terroristas, de expresar nuestra solidaridad con todos aquellos que han padecido o padecen las secuelas de su barbarie y, por supuesto, de unirnos en el más sentido recuerdo con los familiares de quienes de modo injusto, tan irracional, les fueron cruelmente arrebatados.

Así pues, en este Día Europeo en Recuerdo de las víctimas del terrorismo, X aniversario de los atentados del 11 de marzo, solicito al Pleno del Senado un minuto de silencio en homenaje a todas las víctimas.


La Cámara, puesta en pie, guarda un minuto de silencio.
El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.
1. ACTAS


    1. LECTURA Y APROBACIÓN, SI PROCEDE, DEL ACTA DE LA SESIÓN ANTERIOR, CELEBRADA LOS PASADOS DÍAS 18 Y 19 DE FEBRERO DE 2014.


El señor presidente da lectura a los puntos 1. y 1.1.
El señor PRESIDENTE: ¿Alguna observación? (Pausa).

¿Puede aprobarse por asentimiento? (Asentimiento).

Queda aprobada.

Muchas gracias.




  1. PREGUNTAS

PREGUNTA SOBRE EL BALANCE QUE EL MINISTERIO DE FOMENTO HACE DE LAS ACTUACIONES LLEVADAS A CABO EN LA AUTOVÍA A-8 EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE GALICIA.

AUTOR: ENRIQUE CÉSAR LÓPEZ VEIGA (GPP)

(Núm. exp. 680/000701)


PREGUNTA SOBRE SI EL GOBIERNO TIENE RESPUESTA PARA LA DENUNCIA REALIZADA POR LA ORGANIZACIÓN DE DERECHOS HUMANOS VENEZOLANA "PROVEA", EN EL SENTIDO DE QUE LA POLICÍA BOLIVARIANA ESTÁ UTILIZANDO MATERIAL ANTIDISTURBIOS SUMINISTRADO POR EL GOBIERNO ESPAÑOL.

AUTOR: IÑAKI MIRENA ANASAGASTI OLABEAGA (GPV)

(Núm. exp. 680/000688)
El señor PRESIDENTE: Punto segundo del orden del día. Preguntas.

La pregunta del senador Anasagasti ha sido aplazada y la pregunta del senador López Veiga ha sido retirada.


2.1. PREGUNTA SOBRE SI EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO CREE QUE EL CONVENIO ECONÓMICO DE LA COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA ES SOLIDARIO CON EL RESTO DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS DE ESPAÑA.

(Núm. exp. 680/000686)

AUTOR: FRANCISCO JAVIER YANGUAS FERNÁNDEZ (GPMX)
El señor PRESIDENTE: Preguntas al señor presidente del Gobierno.

Pregunta de don Francisco Javier Yanguas Fernández. Tiene la palabra su señoría.


El señor YANGUAS FERNÁNDEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Señor presidente del Gobierno, en primer lugar, ya que es la primera intervención, quiero mostrar el apoyo de UPN a las víctimas del 11 M y a todas las víctimas del terrorismo, así como nuestro acompañamiento en el dolor a sus familias.

En otro orden de cosas, voy con la pregunta. Hoy quiero traer aquí un tema de actualidad, que no es otro que el Convenio Económico de la Comunidad Foral de Navarra. Este tema del convenio, fíjese, señor presidente, es como el Guadiana, que aparece y desaparece cada cierto tiempo. Pues bien, ahora otra vez ha aparecido, y por eso me siento en la obligación de desmentir varias premisas que se tienen como ciertas.

El régimen del convenio económico hunde sus raíces en la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra. En concreto, su artículo 45 establece que en virtud de su régimen foral la actividad financiera de Navarra se regulará por el sistema tradicional del convenio económico.

Por tanto, en el convenio se determinan dos cosas importantes. La primera, las aportaciones de Navarra a las cargas generales del Estado, señalando su cuantía y su naturaleza. Y la segunda, los criterios de armonización de ese régimen tributario. Además, el artículo 1 de la ley que he mencionado, la Lorafna o fueros de Navarra, ya proclama la solidaridad de Navarra con el resto de pueblos de España. Así lo dice, desde luego muy claro. Es importante y sabido también que nuestra Constitución Española, en la disposición adicional primera, ampara y respeta estos derechos forales de los que les hablo.

Hasta aquí, señor presidente, sería una primera defensa −vamos a llamarla jurídica− del tema. Pero queremos ir mucho más allá.

En cuanto al tema económico, tenemos que desmentir una serie de bulos, de creencias y de afirmaciones, que pueden ser más o menos populistas pero que están muy poco ligadas a la realidad, como ahora le diré. Por muy tercos que nos pongamos, lo cierto y verdad es que Navarra contribuye a las cargas de España, vía aportación económica, en función de su PIB o riqueza y no en función de la población, por ejemplo. Navarra aporta, según los últimos datos que tenemos, un 2,15% de su producto interior bruto, cuando apenas concentramos un 1,6% de la riqueza de España y tenemos algo menos del 1,3% de población. Navarra es la tercera comunidad de España más pequeña en número de habitantes y en cambio la quinta que más aporta a las cargas del Estado. Dicho así, podríamos incluso darle la vuelta al argumento y decir que Navarra aporta mucho al resto de España, pero UPN defiende que Navarra aporta lo que tiene que aportar, lo justo, ni más ni menos.

Por tanto, aunque me consta que su postura –ya lo han dicho aquí− es positiva respecto al convenio de Navarra, tenemos que decir alto y claro que es totalmente falsa la imagen de que Navarra es insolidaria y que los fueros y el convenio son o pueden ser un privilegio. Eso no es así y lo quiero demostrar con los datos que le he dado. Y si alguien dice lo contrario, nosotros estaremos aquí y donde tengamos que estar para rebatir sus argumentos con datos objetivos. Lo que le quiero decir, señor presidente, es que en UPN consideramos profundamente injusto que se ponga en entredicho nuestra solidaridad con el resto de España. Cada presidente de comunidad o cada consejero tienen todo el derecho del mundo, faltaría más, a pedir un sistema de financiación, el que crea más justo, para sus ciudadanos, pero eso no le debe convertir en patente de corso para sembrar dudas por lo que hacemos en la comunidad foral.

Lo que nos permite el convenio a los navarros es recaudar nuestros tributos y aportar al resto de España la parte que nos corresponde de los gastos generales. Además, el convenio nos obliga, como no puede ser de otro modo, a mantener una presión global fiscal efectiva equivalente con el resto de España. Es más, en estos momentos de crisis económica Navarra está afrontando sola, sin el cobijo que muchas veces puede dar el Estado, un desplome de los ingresos y por eso hemos tenido que tomar decisiones duras y drásticas para reducir estructuras, por ejemplo eliminar fundaciones y empresas públicas. En definitiva, estamos intentando –y bajo mi punto de vista, consiguiendo− bajar la factura que pagan los ciudadanos navarros para soportar los gastos de la Administración foral.

En Navarra muchas de las carreteras las pagamos con nuestros ingresos, y este año, que también el mal tiempo se ha cebado con nuestra comunidad, hemos tenido que destinar un presupuesto a estos menesteres. En Navarra no se ha podido aplicar con la misma intensidad, porque vino más tarde, como usted sabe, el Plan de pago a proveedores, que sí llegó a otras comunidades; pero de esto no se habla. Navarra no tiene televisiones públicas ni embajadas en países extranjeros. Es más, la única oficina que manteníamos en Bruselas ha sido integrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores. El delegado de Navarra en Madrid también ha sido eliminado. En fin, poco a poco, grano a grano, vamos haciendo granero.

En otro orden de cosas –a mi juicio, incluso mucho más políticas−, el convenio económico y los fueros mismos son intrínsecos a la unidad constitucional de España. El soberanismo y el secesionismo son en esencia, desde nuestro punto de vista, antiforales, y por eso a esas fuerzas siempre les sobra la definición cierta y verdadera de los fueros de Navarra, que es la unidad y la lealtad a España y su carácter pactado o paccionado. Navarra y sus fueros han de ser el valladar que impida esa disgregación de España. Por eso, en UPN entendemos nuestras cuotas de autogobierno como elemento a sumar al resto de España, para tirar del carro y para que los ciudadanos navarros vivan y trabajen, pero también para que lo hagan los ciudadanos del resto de España.

En definitiva, señor presidente, el fuero y el convenio son tan intrínsecos a Navarra como Navarra lo es a España misma. Ese es en esencia nuestro ideario, el ideario de UPN, que le estoy manifestando aquí hoy. Señor presidente, para defender esas cosas y a la propia Navarra nació mi partido, UPN; para defender esa integridad del territorio de Navarra, su personalidad e integridad jurídica, lejos de quimeras independentistas y cercano a la unidad constitucional de España. Cuando se habla de solidaridad de los territorios no podemos estar más de acuerdo, pero debo decir con cifras y datos que así lo corroboran que Navarra es solidaria con el resto; lo fue en el pasado y lo seguirá siendo –no le quepa a usted duda− en el futuro.

Quiero terminar, aunque no sé si ya lo dije aquí en otra ocasión, pero lo vuelvo a repetir, parafraseando a un convecino mío –yo soy alcalde de Fitero, un pueblo pequeño de Navarra−, Juan de Palafox y Mendoza, que decía ya en el siglo XVII –y quizá a usted le pueda sonar, señor presidente, porque se lo ha transmitido el ministro del Interior− que los reinos que se gobiernan por remedios, y no con prevenciones, van perdidos. Pues bien, en Navarra, en mi comunidad, esto es lo que intentamos hacer con nuestras equivocaciones, pero también con nuestros aciertos.

Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Yanguas.

Tiene la palabra el señor presidente del Gobierno.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rajoy Brey): Muchas gracias, señor presidente.

Señor Yanguas, permítame que inicie la respuesta a su intervención sumándome, como siempre, a sus palabras de apoyo a todas las víctimas del terrorismo y también a los deseos que usted ha expresado aquí de que ojalá nunca jamás tengamos que volver a hablar de terrorismo ni en nuestro país ni en ningún otro lugar.

A partir de ahí, no voy a hablar de Palafox. Estoy de acuerdo en todo, pero no porque me lo haya contado nadie, porque ya a estas alturas de mi vida algunas cosas he ido aprendiendo.

En cualquier caso, y hablando del convenio navarro, que es otra de las cosas que he aprendido a lo largo de mi vida, nuestro punto de partida debe ser la Constitución, y en concreto la disposición adicional primera, que establece el respeto a los derechos históricos de los territorios forales dentro del marco de la Constitución y de los estatutos de autonomía. Y una de las manifestaciones de esos derechos históricos en Navarra, además de otro, es el convenio económico que rige la actividad financiera y tributaria de Navarra y las relaciones de orden tributario y financiero entre el territorio foral y el Estado, y que otorga a la comunidad foral de Navarra potestad para establecer y regular su régimen tributario. Usted ha citado aquí el artículo 45, que es, efectivamente, la norma clave que establece que la actividad tributaria y financiera de Navarra se regulará por el sistema tradicional del convenio económico, donde se determina la aportación de Navarra a las cargas generales del Estado, que se fija cada cinco año –es decir, como usted ha dicho, Navarra aporta a las cargas generales del Estado−, el procedimiento de actualización anual de dicha aportación y los criterios de armonización de su régimen tributario con el régimen general del Estado.

En el caso de Navarra el vigente convenio fue aprobado por la Ley 28/1990, con modificaciones posteriores, y por tanto, el régimen foral, como usted sabe muy bien, representa una especificidad de origen histórico legalmente consagrada y adecuadamente regulada. Y esta especificidad, como usted también sabe y ha dicho aquí, no se sustrae a los principios de coordinación y solidaridad, que son también principios constitucionales.

Por tanto, como ha reconocido reiterada jurisprudencia constitucional, la autonomía tributaria del sistema jurídico no se encuentra al margen de las facultades del Estado para coordinar competencias, ni tampoco al margen del efectivo cumplimiento del principio de solidaridad entre todos los españoles.

En conclusión, señoría, lo que le puedo decir es que este presidente del Gobierno y el Gobierno que presido no cuestionan ni van a cuestionar nunca el régimen foral navarro y, por supuesto, respetan su plena vigencia como elemento configurador de la comunidad foral, como una pieza más de nuestro Estado autonómico, siempre dentro de los límites que la Constitución fija, entre los que se encuentra la efectiva solidaridad entre todos los españoles, que no debe estar reñida, y no está reñida, con los derechos históricos ni con el reconocimiento de la solidaridad foral, y que además ha funcionado muy bien a lo largo de estos años y esperemos que lo siga haciendo en el futuro. Desde luego, ese es el empeño del Gobierno que presido, y tengo la convicción de que también es el empeño de una gran mayoría de navarros.

Precisamente ahora tenemos pendiente la adaptación del convenio económico en virtud de las modificaciones tributarias producidas en los últimos años, además de otros acuerdos. Se están celebrando reuniones, la última en este mes de febrero, y también estamos pendientes de negociar el nuevo quinquenio, según prevé el convenio económico, y yo confío en que la buena disposición de las partes, que la hay, nos permita llegar a los acuerdos pertinentes en todas estas materias.

No quiero terminar esta intervención sin asegurar el respeto del presidente del Gobierno hacia el régimen foral, que nuestra Constitución reconoce porque así lo quisimos los españoles cuando aprobamos nuestra Carta Magna. Un respeto que considero es compatible con una adecuada coordinación de nuestras políticas públicas, que es lo que los ciudadanos esperan de nosotros, y con la lealtad entre administraciones públicas, con la solidaridad entre todos, con la que trabajamos y debemos trabajar, sobre todo en momentos de dificultad como los que estamos viviendo.

Y no quisiera terminar esta intervención, porque creo que tiene mucha relación con la pregunta que usted me formula, sin hacer un breve comentario sobre la situación política en Navarra.

Frente a aquellos que se dejan seducir por cantos de sirena sin ser conscientes de las graves consecuencias que sus actos pueden traer a Navarra y al resto de España, yo reafirmo el compromiso de mi Gobierno y de mi partido por una Navarra foral y española, estable en lo político y próspera en lo económico.

Muchas gracias. (Aplausos).


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.
2.2. PREGUNTA SOBRE SI EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO CONSIDERA QUE SU AFIRMACIÓN, EN EL RECIENTE DEBATE DE POLÍTICA GENERAL: "A MÍ ME PREOCUPA Y MUCHO LO QUE OCURRA A LAS PERSONAS QUE VIVEN EN CATALUÑA", CONCUERDA CON LAS POLÍTICAS QUE ESTÁ IMPULSANDO DESDE LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO.

(Núm. exp. 680/000693)

AUTOR: JOSEP LLUÍS CLERIES I GONZÀLEZ (GPCIU)
El señor PRESIDENTE: Pregunta de don José Luis Cleries i Gonzàlez.

Tiene la palabra su señoría.


El señor CLERIES I GONZÀLEZ: Muchas gracias, señor presidente.

En primer lugar, un recuerdo sentido para las víctimas del 11 M y nuestra solidaridad con los familiares.

Usted, señor presidente del Gobierno, en el reciente debate de política general dijo que le preocupaba y mucho lo que ocurra a las personas que viven en Cataluña. Lo dijo exhibiendo un tono paternalista y que contrasta con la realidad que observamos los catalanes respecto a las políticas que impulsa su Gobierno.

Hace unos años usted se puso delante de una recogida de firmas contra el Estatut de Catalunya que empezó en Cádiz, y quienes vivimos en Cataluña nunca hemos entendido su campaña anticatalana. El Estatut fue, quería ser, un acuerdo entre el Estado español y Cataluña para encontrar un mejor encaje, y se hizo dentro del marco constitucional, y no sé si usted recuerda todas las firmas llevadas al Congreso de los Diputados (Rumores). Hoy usted está recogiendo lo que hizo con aquella recogida de firmas, y la desconfianza que hay en Cataluña usted también la sembró aquí. Ustedes lograron el objetivo −el pacto del Estatut se quebró−, pero hoy se está viviendo, como digo, esta situación de desconfianza. Y ustedes no respetaron todo el trabajo constitucional que se hizo, dijeron no al Estatut, dicen no al pacto fiscal, dicen no a la consulta. Para Cataluña usted siempre tiene un no, señor presidente. Además, desde el inicio de la legislatura el principal objetivo es la recentralización y hacer una modificación encubierta, un retroceso democrático de la Constitución. Cada día la conocemos menos.

Cataluña no quiere este proceso de recentralización. Desde la perspectiva económica, si hablamos de ingresos, su Gobierno ha incrementado los impuestos, pero estos impuestos no van a las comunidades autónomas, no van a la Generalitat tampoco. Es cierto –y se lo hemos reconocido al ministro Montoro− que han impulsado el FLA y el Plan de proveedores, que ha sido positivo, pero queremos dejar claro, por muchas afirmaciones que se hacen, que es un préstamo, no un regalo, y que a finales de este año la Generalitat de Catalunya habrá pagado 1450 millones de euros de intereses –que quede claro, es un buen instrumento pero es un préstamo−. O el déficit fiscal de 16 000 millones de euros que padece Cataluña. (Rumores).

Y desde la perspectiva social, la Lomce, que no sirve para luchar contra el fracaso escolar, sino para romper la inmersión lingüística en Cataluña, que es su obsesión. La Lomce no va contra el fracaso escolar, va contra Cataluña.

Otro tema, la pobreza, señor presidente. Un reciente estudio de Funcas dice que la tasa de pobreza en Cataluña es del 21,6%, por debajo de la media del Estado, pero si añadimos el coste de la vida, se dispara al 33%. Todos los pensionistas, los que reciben prestaciones de la Ley de la dependencia, las personas que cobran prestaciones de todo tipo, no reciben del Estado esta compensación por el coste de la vida, y esto significa un empobrecimiento. O todo lo que significa la reforma local, que no respeta el sistema de Cataluña.

Señor presidente, para preocuparse de los catalanes, como usted dice, lo primero que conviene es escucharlos. Usted ha ofrecido diálogo al presidente Mas, pero en realidad un diálogo vacío, porque usted lo acota, lo acota tanto que no hay diálogo. En democracia, con paz y con civismo se puede hablar de todo. Por lo que parece, con ustedes, no.

Por tanto, señor presidente, ¿para usted qué significa preocuparse de los catalanes?

Muchas gracias.


El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, senador Cleries.

Señor presidente del Gobierno, tiene la palabra.


El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Rajoy Brey): Muchas gracias por sus palabras, señor Cleries.

Tal y como usted plantea en la formulación de su pregunta, en el debate del estado de la nación yo dije textualmente: “A mí me preocupa y mucho lo que les ocurra a las personas que viven en Cataluña.” Y aprovecho esta oportunidad para reafirmarme en esa afirmación, que, por cierto, no fue rebatida -porque le pareció sensata, razonable y normal- por el portavoz de Convergència i Unió con el que mantuve el debate en aquella ocasión. Por tanto, desconozco cuál es la razón por la que usted trae aquí este tema a colación.

En cualquier caso, lo que me pregunta usted es si esa afirmación concuerda con las políticas que está impulsando mi Gobierno, y le digo que sí. No acepto, y se lo digo con absoluta cordialidad, que hubiera el más mínimo tono paternalista en eso. La obligación de cualquier presidente de Gobierno de cualquier país −y yo intento cumplir con mi obligación− es preocuparse por todos los ciudadanos, hayan votado o no a su partido, hayan nacido donde hayan nacido y sean quienes sean. Y, desde luego, a cumplir con esa obligación no voy a renunciar nunca (Aplausos).

Me parece muy bien que usted traiga aquí a colación –tiene perfecto derecho a hacerlo− el debate que se produjo en su día con ocasión del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Pero quiero recordarle que después de que se produjera ese debate, el Partido Popular de Cataluña aprobó los presupuestos de la Generalitat en dos ocasiones y favoreció la gobernabilidad de Cataluña. Y eso también debería valorarlo usted. (Aplausos).

En cualquier caso, creo que tenemos algunas diferencias de matiz. Quizá la más importante es que a usted le gusta hablar más de administraciones y a mí me gusta hablar más de personas. Nosotros tomamos decisiones para las personas. Cuando hacemos una determinada política económica −que ya empieza a producir resultados−, creo que también produce resultados y beneficia a los ciudadanos de Cataluña.

Usted ha hablado del FLA y dice: es que el FLA es un préstamo. Sí, es un préstamo, pero voy a explicar lo que es el FLA y lo que ha permitido el FLA. El FLA y el Plan de pago a proveedores han supuesto un préstamo, efectivamente, de más de 30 000 millones de euros. Gracias a ese préstamo, entre otras cosas, se ha impedido la quiebra de la Administración; entre otras cosas, se han podido pagar los famosos bonos patrióticos al 7,75%; entre otras cosas, se ha pagado a los farmacéuticos; entre otras cosas, se han pagado los servicios públicos, y lo he hecho porque he considerado que era mi obligación. Y es verdad que es un préstamo, como se le ha hecho a otras comunidades autónomas, pero es un préstamo en magníficas condiciones, con dos años de carencia y que ha permitido un ahorro a lo largo de todo este período de 1772 millones de euros y durante todo el tiempo que dure el período del préstamo, lo cual me parece que es una cantidad bastante apreciable.

Pero, ya le digo, lo más importante que quiero transmitir en este sentido es que hacemos eso porque es nuestra obligación, porque pensamos en las personas, en los proveedores, en toda aquella gente que no cobraba porque las administraciones no le pagaban. Es una buena operación, y volveremos a hacerlo tantas veces haya que hacerlo.

Y no quisiera terminar esta primera parte de mi intervención sin hablarle del diálogo. Mire, yo podré tener muchos defectos −y estoy absolutamente convencido de que los tengo−, pero no me he caracterizado precisamente a lo largo de mi vida política por no hablar. A mí el diálogo que se me ofreció –lo vuelvo a decir y con meridiana claridad− en dos ocasiones fue el siguiente: el primero fue: o aprueba usted el pacto fiscal o hago lo que estime oportuno y conveniente. ¿Qué haría usted si fuera la persona a la cual se le dice: o aprueba usted el pacto fiscal o hago lo que estime oportuno y conveniente? El segundo diálogo que se me ofreció fue que me enteré por los medios de comunicación de que alguien decidió que iba hacer un referéndum ilegal, decidió ponerle fecha, y además, no contento con eso, fijó también las preguntas. Póngase usted en mi lugar y deje aparte las ilegalidades −que son todas en esta materia−. ¿Qué hubiera hecho usted? ¿Decir: dónde tengo que firmar? Eso no es dialogar, eso es tratar de imponer. Y yo, desde luego, por encima de la ley no estoy dispuesto a que pase ningún ciudadano, el primero yo. (Fuertes aplausos).



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal