Borquez, Daniel: “Estado nación e identidad nacional Comodoro Rivadavia”, mimeo



Descargar 75.37 Kb.
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño75.37 Kb.


volver al inicio

Título Ponencia: “La construcción del Estado chubutense”

Autor: Salas, Luis E.

Resumen:

Se describe a grandes rasgos la formación del Estado en la provincia del Chubut y se pone énfasis en vincular los conceptos de ciudadano y ciudadanía con los de Estado y las políticas públicas aplicadas.

A partir de inicios del siglo XX, los sucesivos gobiernos nacionales parecen haber comprendido la importancia de integrar el territorio y construir una identidad nacional colectiva. Homogeneizar y unificar la oferta nacional de la educación, salud y cultura y ponerlos también al servicio del poblador patagónico tuvo consecuencias trascendentes que permitieron el acceso a mejores condiciones de vida y sentar las bases para el ejercicio pleno de la ciudadanía futura.

Así como en el proceso constructivo de las naciones, lo material y lo simbólico asumen un carácter preponderante, internalizar en el poblador chubutense una identidad colectiva mediante la emisión de ritos y símbolos ha reforzado los sentimientos de pertenencia y solidaridad desde que su territorio fue tornando desde Gobernación Nacional hasta la configuración de Estado provincial.

Entonces, el apuntalamiento de la presencia del Estado nacional mediante la radicación de empresas estatales y delegaciones del gobierno central generó mayor bienestar, sin embargo todas estas políticas llevadas desde el Estado nacional no han podido atenuar el aislamiento sufrido por el poblador chubutense. Algunas de las causas que han producido este inconveniente son analizadas en las páginas siguientes desde una perspectiva patagónica.

La construcción del Estado chubutense

Por: LUIS PIPI

Introducción

Este documento describirá brevemente la formación del Estado de la provincia del Chubut a partir del establecimiento de los primeros pobladores. Por lo que se verá más adelante, si bien este proceso presenta interesantes particularidades distintivas, se pondrá énfasis en vincular los conceptos de ciudadano y ciudadanía con los de Estado y las políticas públicas aplicadas.

Aunque los primeros colonos arribaron al Chubut hace poco menos que 150 años, la vida institucional del Chubut como Estado provincial tiene menos de 50 años de existencia; este hecho señala una primera característica e implica que ha sufrido transformaciones propias de un Estado joven que han incidido notoriamente en la relación del Estado con la sociedad, traducidas en procesos de regionalización, descentralización, presencia del Estado nacional, representación ciudadana, participación y autonomías locales entre otros.

A pesar de su escasa población (menos de 400.000 hab.), el Chubut tiene una configuración espacial que permite distinguir tres zonas heterogéneas, con perfiles que ofrecen sectores productivos y tradición cultural específicos que fueron consolidándose desde antes de su constitución provincial. Este hecho originó que a lo largo del tiempo, los gobiernos locales fueran incorporando características que reproducen la relación Estado Federal Nacional-Provincias patagónicas, donde la lejanía del centro de decisión y el aislamiento constituyen sus atributos más elocuentes.

De este modo, quedan introducidas algunas de las particularidades político/institucionales más distintivas del Chubut que permiten explicar el origen y fundamento del actual espíritu autónomo de las ciudades chubutenses, el que sin dudas fue tomado en cuenta como antecedente de relevancia al momento de formalizar institucionalmente la provincia.

Breve historia provincial

Hacia 1850, al sur del Río Negro, no había ningún asentamiento humano permanente en la Patagonia austral, con la única excepción de Puerto Bulnes (luego Puerto Natales, hoy Chile) que se funda con fines estratégicos y para brindar servicios al transporte marítimo que hacía un alto en su travesía que unía el Atlántico con el Pacífico a través del Estrecho de Magallanes.

Desde esa época hasta 1880, la primera etapa en la vida de la Patagonia va a estar directamente asociada con el mejoramiento de las condiciones internacionales para la exportación de lana, la creciente importancia del estrecho de Magallanes en la navegación mundial para el intercambio de mercaderías, la política liberal nacional que comienza a aplicarse en relación con la distribución de la tierra y la suspensión de oficinas aduaneras que generaron zonas liberadas de tributos.

En el transcurso del período siguiente que ocupa unos treinta años, ocurre un hecho solitario que cambiará la fisonomía y paisaje patagónico: la llegada de inmigrantes galeses. Debe tenerse en cuenta que, aunque hubieron muchos intentos anteriores por parte de expedicionarios españolas por colonizar el territorio, la colonización definitiva del extremo austral argentino se concreta a partir de la llegada de la inmigración galesa, realizada gracias a un Convenio de Colonización firmado entre el Ministro del Interior ArgentinO Dr. Guillermo Rawson y una compañía de Galeses representada por Sir John Rose Parry.

Estos inmigrantes desembarcaron en el Golfo Nuevo el 28 de Julio de 1865 y desde allí se trasladaron en busca de agua potable a las costas del río Chubut, donde comenzaron a construir sus viviendas (actual ciudad de Rawson). En 1879 arriba otro contingente, fundándose poco después el poblado de Gaiman; luego, con el propósito de exportar sus productos por mar, los colonos construyen un ferrocarril desde allí hasta el Golfo Nuevo, dando origen a las actuales ciudades de Trelew y Puerto Madryn, en el año 1886.

Pocos años después, en 1878 el gobierno nacional crea la Gobernación de la Patagonia que abarcaba desde el Río Colorado hasta el sur y, una vez dominado al indio mediante la Conquista del Desierto, se promulga una Ley en 1884 que organiza los territorios nacionales patagónicos con la configuración y límites actuales que tienen las provincias de Neuquen, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Al año siguiente se instala en Rawson la sede de la Gobernación, siendo el primer Gobernador el Teniente Coronel Luis Jorge Fontana, quién dirigió una expedición a los terrenos vírgenes del oeste, llegando hasta la cordillera donde funda la Colonia del Valle 16 de Octubre, en las que están localizadas actualmente las ciudades de Trevelin y Esquel.

En 1887 colonos de Gaiman se dirigieron al Sur y establecen la Colonia Pastoril de Sarmiento; al buscar un puerto para la salida de sus productos fundan Comodoro Rivadavia. Seis años más tarde, en 1907 y de manera casual, en búsqueda de agua potable, se descubre petróleo en Comodoro, lo que transforma definidamente a la Provincia.

La apertura del Canal de Panamá ocurrida en 1914 marcó un cambio drástico en el transporte marítimo de mercaderías y significó el decaimiento del flujo comercial entre el Atlántico y Pacífico. Este hecho implicó una caída en el ritmo de crecimiento del flujo inmigratorio con destino a la Patagonia, que sólo se alteró más tarde con el desarrollo de la actividad extractiva petrolera en el sur de la Provincia. Más adelante, en forma transitoria se crea la Gobernación Militar en 1944 que abarca la franja sur del Chubut y norte de Santa Cruz, declarando a Comodoro Rivadavia como capital.

Finalmente, en 1955, mediante la Ley 14.408 se instituye la actual Provincia del Chubut, con capital en Rawson. En 1958 se sancionó la Carta Magna, eligiendo como primer mandatario constitucional al Dr. Jorge Gallina.

El marco de las políticas nacionales

Sostiene Manzanal (2004) que el Estado ha tenido siempre un papel decisivo y explícito en la historia de la configuración espacial argentina. En parte, por los hechos que se contaron brevemente, esta observación también le cabe a la Patagonia, pero –para contextualizar el rol que le cupo al Estado- creemos necesario describir a grandes rasgos los escenarios nacionales en que se desenvolvía la región.

Siguiendo a Manzanal, la conformación territorial desigual que tiene el país tuvo su origen en la etapa de la Argentina criolla (1776/1852) cuando se organiza la Confederación Nacional y se inicia el proceso denominado de “Organización Nacional” que abrazó el lema “paz y administración”, por el que se sintetizaba los objetivos de conformar una Nación unificada, pacificada e inserta en el comercio mundial.

La unificación de la Nación se logró luego de la batalla de Pavón, mientras que la pacificación significó terminar con las incursiones de aborígenes mediante la Campaña del Desierto. Respecto del comercio, conforme el criterio de especialización que le asignó la división internacional del trabajo a la Argentina, el país se erigió en agroexportador (en un período que se prolongará desde 1880 hasta la crisis de 1930) para lo cual se debieron construir importantes obras de infraestructura básica (ferrocarriles, puertos) que, además de centralizar la actividad económica, fueron financiadas mediante créditos y el saldo de la balanza comercial que tenían como objetivo facilitar la exportación de materias primas y la importación de productos manufacturados por los prestamistas.

Luego continúa una etapa de sustitución de importaciones (entre 1930 y 1952), en que se profundizó la tendencia espacialmente distorsiva de la organización territorial nacional pero, a diferencia del período anterior, pudo lograrse un ciclo de crecimiento económico sostenido con mayor participación nacional en las decisiones de política, mayor acumulación y ahorro interno y con mejoras en la distribución del ingreso nacional.

Desde los años de la posguerra y hasta la actualidad, el discurso político oficial ha señalado permanentemente la trascendencia de emprender políticas públicas destinadas a atenuar las asimetrías existentes intra-regiones, pero más allá de esa retórica y de alguna que otra obra de infraestructura aislada e inconexa, no se diseñaron políticas de largo plazo que pudieran dar solución a la configuración espacial desigual que siempre ha tenido el país en su conjunto.



Las primeras experiencias de la presencia del Estado nacional en el Chubut

Puede afirmarse que la primer política nacional directa vinculada con la Provincia del Chubut fue la autorización del asentamiento galés en el nordeste provincial (1865) y la posterior entrega de tierras a este grupo. Este hecho, de singular trascendencia, debe ser valorado y analizado teniendo en cuenta que recién 10 años después el Ministro Alsina creaba el sistema de defensa contra los indios en Buenos Aires y que en 1879 el General Roca llega a la confluencia de los ríos Limay y Neuquen. Es decir, el gobierno nacional deliberadamente emprendió la colonización de una tierra todavía desconocida, que sólo había sido explorada superficialmente por los conquistadores españoles en el siglo XVI.

Una vez radicados los colonos galeses,1 pareciera que la presencia estatal comienza a diluirse. Pasan casi 20 años sin que haya una presencia activa del gobierno nacional hasta que se designa a un gobernador del Territorio Nacional del Chubut; hasta ese entonces la colonia establecida en el nordeste del Chubut gozó de una amplia autonomía política; los propios colonos elegían a sus autoridades y designaban un presidente entre una comisión de doce miembros que era considerado como gobernador de la Colonia y quien estaba comisionado a viajar a Buenos Aires para informar sobre la marcha de la experiencia y recibir algún subsidio o herramientas de labranza.

Tal fue el abandono que, recién en 1876, y a pedido de los propios colonos, el Estado nacional crea una Comisaría y cinco años más tarde se envía un Subprefecto al Puerto de Rawson. También, será a fines del siglo cuando se instala la primer escuela primaria nacional, pues los institutos educativos existentes eran administrados por los colonos galeses y el idioma galés era el que se impartían en las clases.

En cuanto la realización de obras de infraestructura e inversiones, la colonia también estuvo huérfana de la ayuda nacional, en tanto la construcción de los canales de riego que permitieron irrigar y hacer fértil el valle del río Chubut, así como la obtención de los fondos para la construcción del ferrocarril de trocha angosta que unía Gaiman con Puerto Madryn fueron logrados a través de empréstitos de inversores extranjeros negociados por los propios colonos.

Luego, hasta este período, se tenía una Patagonia como región indómita, sin demasiado interés, como la frontera inconmensurable del país que sólo comenzó a ser conocida a raíz del relato de los expedicionarios militares que de a poco avanzaban hacia el sur afirmando la presencia nacional y ejerciendo la soberanía en su territorio. Así es como puede advertirse la ausencia del Estado como artífice del diseño y del efectivo poblamiento territorial y, aunque parecía orientar sus objetivos a lograr una nación unificada, pacificada e inserta en el comercio mundial, lo hacía a costa de profundizar la falta cohesión e integración regional.

Bajo esta perspectiva fueron edificándose las nociones de Estado y ciudadanía en la región. La lejanía, el aislamiento y la orfandad, contribuyeron a delinear el perfil del poblador patagónico que –como se verá- quedará reflejado en el propio desarrollo histórico de cada Provincia y de cada subregión inserta en ellas.

Breve revisión de los conceptos de Estado y ciudadanía

Sostiene Oszlak (1997) que la conformación del Estado supone un proceso de construcción social, en el que existe una instancia política que articula la dominación en la sociedad, y que la materialización de esa instancia en un conjunto interdependiente de instituciones que permiten su ejercicio. Entonces, la existencia del Estado se verificaría a partir del desarrollo de un conjunto de atributos que definen la “estatidad” –esto es, la condición de “ser Estado”- mediante el surgimiento de una instancia de organización del poder y de ejercicio de la dominación política. El Estado es, de este modo, relación social y aparato institucional.

En cuanto la idea de ciudadanía propia de la modernidad, remite la acción del individuo al interés general, al beneficio colectivo, refiere su identidad a la condición de ser miembro de un colectivo: la sociedad, que coincide además con el estado nacional. Se trata de una sociedad bien delimitada por fronteras geográficas, lingüísticas, étnicas y tradicionales.

El concepto de ciudadanía comentado tiene también su correlato en un concepto de identidad propio de la modernidad, que se refiere a un territorio unificado en el que, en casi todos los casos se habla un solo idioma e igual acceso a los derechos civiles.

Precisados brevemente los conceptos en la perspectiva que se pretende dar en este trabajo, cabe ahora considerar algunas cuestiones previas. En primer lugar, nos preguntamos si resulta válido traspolar los conceptos de “Estado-Nación” y el de estatidad al ámbito de “Estado-Provincia”. Conforme la concepción adoptada, encontramos factible emplearlos en tanto en las provinciales también se reproduce un proceso de construcción social, una instancia de organización de poder y un efectivo ejercicio de la dominación política.

Nos preguntamos si esos atributos de estatidad pueden hallarse en otras configuraciones jurisdiccionales, tales como gobernaciones, territorios nacionales, etc. Consideramos a la respuesta como positiva, pues en esas formas de organización también se encuentran presentes los atributos citados.

En cuanto el concepto de ciudadanía, puede hablarse de ciudadanía provincial, o ese concepto remite sólo a la idea de nación? A los propósitos del trabajo, vamos a considerar que se trata de conceptos equivalentes. El ciudadano provincial lleva a cabo acciones que condiciona, restringe o beneficia el interés colectivo y tiene idénticos derechos y obligaciones que cualquier otro poblador.

A la luz de estas aclaraciones previas, en las siguientes páginas intentaremos responder a las siguientes preguntas:



  • cómo fueron construyéndose en el Chubut los atributos de estatidad a que refiere Oszlak;

  • de qué manera se fue incorporando la idea de ciudadanía en esta región; y,

  • qué influencia tuvieron estos procesos en el perfil del ciudadano chubutense actual y en la configuración de sus regiones.



La participación del Estado en la sociedad chubutense


Como se señaló, la conquista del desierto hizo que el Estado nacional extendiera la frontera hacia el sur, creando territorios nacionales con grandes extensiones de territorio y escasa población. La paulatina influencia que cobraron los intereses económicos que comenzaban a radicarse en la región para la explotación de ganado lanar, así como la necesidad de tomar decisiones sobre dos problemáticas (los amplios espacios todavía ocupados por los escasos aborígenes sobrevivientes y zonas de frontera sin límites precisos con Chile) que generaban inseguridad a los nuevos pobladores y a las autoridades nacionales, hicieron que el interés por la Patagonia tomara un curso más activo.

De esta manera, así como en un principio, el nacimiento y desarrollo de los pueblos chubutenses fue originado en base a la iniciativa de colonos extranjeros, a partir de ahora, el mayor interés nacional provocó la radicación de delegaciones de reparticiones estatales nacionales que respondieron a una visión estratégica en función del posicionamiento geopolítico que adoptó el país; así, se radicaron destacamentos militares, delegaciones gubernamentales, asentamientos escolares, etc. que fueron incorporando en la región los símbolos patrios, afianzando el idioma nacional y las tradiciones de la época.

Hacia finales de siglo, la población del Chubut estaba radicada en la zona de la Colonia del Valle Inferior del Río Chubut (Rawson, Trelew y Gaiman) y la Colonia 16 de Octubre (oeste provincial) y era de sólo 4.000 habitantes en total; en cuanto dependencias públicas oficiales, sólo existía un registro civil y una comisaría en la capital Rawson. La colonia Sarmiento y Puerto Madryn, no contaban con más de 200 pobladores entre ambas.

Como se señaló, en 1901 se funda Comodoro Rivadavia, destinada a ser el puerto de embarque de la producción primaria de la colonia Sarmiento. En sus comienzos la nueva población fue colonizada por boers2 quienes, como en el caso de los galeses del nordeste, contaron inicialmente con respaldo del gobierno nacional. Lugo, al descubriste azarosamente3 petróleo en 1903, el poblado inicial convirtió paulatinamente su fisonomía agropastoril para convertirse en explotadora de combustible.

A partir del poblamiento de la región sureste del Chubut, quedarán prácticamente definidas las tres regiones que configuran la actual estructura provincial. El primer asentamiento, constituído por las ciudades de Rawson, Trelew, Gaiman y Puerto Madryn, con predominio de actividades agropastoriles y de servicios, el oeste cordillerano con cabecera en Esquel con actividades primarias y el sudeste con producción petrolera y servicios conexos con ella.

La futura historia de Comodoro Rivadavia estará signada por el descubrimiento de petróleo. Se construye rápidamente un muelle para embarcar el combustible, se originan campos de explotación en los alrededores del pueblo y se comienza a recibir a miles de inmigrantes de todo el mundo, en especial refugiados de la primer guerra mundial (búlgaros, checos, yugoslavos, alemanes, etc.) que le cambian el rostro y dinámica al pueblo4. Estos cambios, a su vez, producen un efecto dinamizador sobre el comercio y construcción de viviendas atraídos por la radicación de empresas extranjeras.

Será en la década del 20´, cuando se produce de manera más plena la presencia del Estado nacional a través de dos radicaciones que nuevamente cambiarán la concepción de ciudadanía, el rol del Estado y las relaciones de poder en la ciudad de Comodoro Rivadavia. La primera de ellas es la creación de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) en 1921, la segunda es el asentamiento de un batallón del Ejército Nacional; mientras por la primera se regulaban las relaciones sociales y el trabajo, a través de la segunda se aseguraba la paz social, en especial, tendiendo en cuenta el antecedente inmediato de rebelión sindical/popular ocurrida en Santa Cruz.

El rápido crecimiento de la población ocurrido en Comodoro Rivadavia a consecuencia de la radicación de las dos instituciones generará efectos sociopolíticos que serán distintivos respecto de las otras regiones, algunos de los cuales son:



  • Los pobladores efectivamente radicados eran minoría y tenían notorias diferencias culturales con los inmigrantes que arribaban para trabajar duramente en los campos petroleros;

  • La transitoriedad de las relaciones sociales dada por la dinámica que imponía la crudeza del trabajo petrolero a los trabajadores y por el objetivo de lograr una diferencia económica que les permitiera volver rápidamente a sus lugares de origen; y,

  • El importante rol que tuvieron esas instituciones en la vida política, cultural y social de la ciudad.

En las demás regiones, las poblaciones fueron más estables, afincadas a la tierra, con mayor diversidad de empleos y participación en actividades comunales, ya sea fundando o emprendiendo asociaciones culturales, usinas (luego cooperativas eléctricas), clubes, centros médico asistenciales y aún de partidos políticos, en los que se advierte la presencia de pobladores independientes, sin injerencia estatal. Estos rasgos también han dejado una impronta diferente respecto de la ciudad del sur de la provincia.

A medida que se iban consolidando las tres regiones, irrumpían conflictos derivados de la relación Estado-sociedad, en especial respecto de la ausencia del rol de ciudadanía plena asignada a la población devenida estable después de muchos años de radicación. Al ser un Territorio Nacional, los ciudadanos residentes se vieron privados de ejercer su derecho de voto para elegir autoridades locales y nacionales y esta realidad no fue asimilada de la misma manera en las tres regiones provinciales, pues las diferencias que había entre ellas hizo que los pobladores asumieran actitudes también diferentes.

Lo cierto es que para el gobierno nacional, aún no se justificaba institucionalmente convertir al Territorio Nacional del Chubut en Provincia. El escaso desarrollo y población indicaban que la autonomía aún no podía lograrse5 y, por lo tanto desde el Estado nacional continuarían designándose las intervenciones del Territorio y estados municipales a través del Ministerio del Interior.

Es probable que las características descriptas de los pobladores del nordeste y oeste provincial, en especial su activismo participativo en actividades comunales, hayan incidido para que se generaran menos conflictos, menor demanda por normalizar las instituciones locales y elegir a sus autoridades municipales, pero esta actitud fue diferente en la región sureste, donde el reclamo por los derechos ciudadanos a escala local se hizo más firme.

Refiere Bórquez (2007) que en Comodoro Rivadavia se generaron situaciones de tensión que fueron en aumento y se utilizó la violencia, ejercida por medio del ejército y posteriormente por las autoridades de Y P F, ante el fracaso de la policía territorial.6 Esta situación también llevaron a que en la vida política de la ciudad, surjan partidos políticos vecinalistas, cuyos miembros surgían de los sectores medios, de comerciantes, profesionales y estancieros. Sucesos como los narrados fueron construyendo un marcado localismo que caracteriza a la sociedad comodorense.

Como consecuencia de las diferencias existentes entre los pobladores de la ciudad de Comodoro Rivadavia y los del yacimiento controlados por Y P F, hacia la década de 1920, la situación se torna más compleja y surgen nuevas disputas políticas, sociales y culturales que son resueltas por el gobierno nacional por medio de un plan de incremento de inversiones públicas (mejoramiento del muelle, construcción de edificios públicos). Todo esto aumentó la presencia del Estado a través de mayores reparticiones oficiales, un mayor número de empleados estatales, el fortalecimiento de YPF mediante nuevas inversiones y la asignación de mayor poder por sobre la población civil. A partir de este momento, el futuro institucional, laboral y social de Comodoro Rivadavia, estará ligado a las decisiones que emanen de la dirección de la empresa petrolera, cuyas preocupaciones centrales serán la necesidad de argentinizar el yacimiento y disciplinar a los trabajadores.

Las relaciones entre el Estado y los pobladores chubutenses continúan con los mismos altibajos hasta que cambian repentinamente en la década de 1940. Por un lado el desencadenamiento de la segunda guerra y el desabastecimiento de petróleo a escala mundial obligó a considerar estratégicamente a la Patagonia y, en especial a la zona productora del hidrocarburo y gas natural; por el otro, terminó de perfilarse entre los militares que gobernaban el país una corriente de pensamiento nacionalista que impulsó la nacionalización de la economía y la creación de la industria nacional.

De estos hechos y perfil ideológico del gobierno militar surge la creación de la Gobernación Militar de Comodoro Rivadavia en el año1944. El Territorio Nacional quedó dividido en dos partes: la Gobernación del Chubut, que continuaba teniendo como capital a Rawson y la nueva, que integraba al norte de Santa Cruz con el sur del Chubut, que tuvo como capital a la propia ciudad de Comodoro Rivadavia.

En los casi once años de vida que tuvo la nueva gobernación, la región nordeste y del oeste prácticamente no tuvieron un desarrollo acorde con las demás regiones del país y aún cayeron en su nivel de actividad, principalmente por ausencia de nuevas inversiones. La región de Comodoro Rivadavia, en cambio, tuvo un importante impulso que la convirtió en un polo de desarrollo atractivo que se manifestó en la creciente urbanización, tierras ganadas al mar, construcción de obras de infraestructura social básica (caminos, Hospital Regional, edificios públicos, etc.).

La prosperidad lograda en Comodoro Rivadavia en esos años no tuvo antecedentes, por lo que el proyecto militar contó con la adhesión de un vasto sector de la población, que olvidó sus reclamos por gozar de derecho civiles. Siguiendo a Bórquez, los cambios estructurales producidos en esa época provocaron un destacable apoyo de la población que hasta el momento no había sido considerada como integrante de un proyecto nacional, como asimismo significó el respeto de las identidades e intereses locales, en tanto y en cuanto eran ciudadanos de un país organizado o miembros plenos de la comunidad organizada.

Por fin, el gobierno nacional decide convertir en provincias a varias gobernaciones, entre las que se incluyó al Chubut mediante Ley Nacional N° 14.408, promulgada el 28 de junio de 1955; sin embargo, los ciudadanos no pudieron ejercer su derecho a voto hasta 1958 en que la nueva provincia tuvo su primer constitución y designó al Dr. Jorge Galina como primer gobernador.

Aunque la capital provincial Rawson ya disponía de edificios públicos para asiento de las nuevas autoridades, la ciudad tuvo que construir otros nuevos, lo que significó un importante impulso a la ciudad, de la que también se vió beneficiada Trelew al empezar a cambiar su perfil en ciudad abastecedora de productos y servicios, en especial como proveedora de la esperada obra del Dique F. Ameghino.7 La inyección de fondos nacionales para la obra pública se vió fortalecido con el aporte adicional recibido por el cobro de regalías petrolíferas que la provincia comenzó a percibir, en especial, durante el período 1958/63 en que se produce un boom petrolero sin precedentes.

En la década del setenta, el país tiene una visión más desarrollista de la que también se contagia la provincia. Surge el concepto de planificación, y con ello la teoría de los polos de desarrollo. Será en esta época en que el Chubut comienza a participar en la concepción de su propio desarrollo, se crea un organismo de planificación provincial y la Corporación de Fomento del Chubut (CORFO).

Con fondos nacionales se concretan el proyecto hidroeléctrico Futaleufú/Aluar SA y el triángulo vial Esquel-Comodoro Rivadavia-Trelew que acercó ciudades hasta ese momento distantes, se radican parques industriales en las ciudades más importantes al amparo de regímenes de promoción industrial, se construyen obras de infraestructura (puertos, aeropuertos, acueductos, electricidad) y otros emprendimientos productivos (minería, industria) que son llevados a cabo por medio de sus propias empresas (YPF, YCF, DNV, AGP, AyEE) o asociándose con grupos privados (Aluar SA).

Con estas obras realizadas, la ciudadanía vió cristalizadas viejas aspiraciones. Por primera vez se tuvo una aproximación a una visión colectiva de crecimiento provincial y se percibía el debilitamiento de la sensación de aislamiento que percibían al integrarse a un proyecto nacional de mayor dimensión. Pero, no obstante este clima social, no existió nunca un sentimiento de unidad provincial y elementos comunes que identificaran a todos los habitantes; prueba de ello es la insistencia por volver a escindirse, recreando la Provincia de San Jorge en la década del 80, tomando como base los límites de la antigua Gobernación militar.

El modelo de desarrollo de la década siguiente ha estado subordinado a políticas macroeconómicas nacionales que privilegiaron los indicadores de crecimiento del producto bruto y su relación con las políticas monetarias, considerando las consecuencias sociales del mismo como efectos no deseados.

El fin de siglo encontró a la Provincia con los mismos inconvenientes que el resto del país acentuado por la caída de los regímenes promocionales, aunque la suba del precio internacional del petróleo permitió a la región de Comodoro Rivadavia continuar con un nivel de actividad económica que compensó la crisis provincial. El oeste y nordeste provincial, sufrieron mayores consecuencias que sólo pudieron ser alivianadas por la actividad que genera el Estado nacional y provincial.

La estatidad y la ciudadanía chubutense


Hasta aquí se describió la participación que tuvo el Estado nacional en la conformación actual de la provincia del Chubut. También se comentaron las particularidades más distintivas de los pobladores que integran las tres regiones más importantes de la provincia y se introdujeron algunos de los conflictos que se originaron a partir de la radicación efectiva de pobladores en su territorio. Correspondería ahora integrar estos aspectos para analizar las consecuencias que ha tenido la presencia estatal en el Chubut, el perfil de los pobladores y sus conflictos con el concepto (atributo) de ciudadanía.

Sin dudas, la constitución del Estado provincial no ha sido una tarea sencilla por varios de los motivos que se expusieron anteriormente, sintéticamente:



  • El prematuro arribo de colonos extranjeros, cuando aún en el Chubut no había llegado el ejército nacional de la campaña del desierto;

  • La enorme dispersión del las primeras poblaciones, las condiciones de aislamiento que aún se conservan y el perfil diferenciado que fueron adquiriendo los pobladores como consecuencia de estos hechos; y,

  • El desinterés y desatención exhibidos por el gobierno nacional por la región hasta el descubrimiento del petróleo.

Frente a estas cuestiones, se podría asumir que el gobierno nacional tuvo otros temas en su agenda que hicieron postergar a la Patagonia, tales como la guerra del Paraguay, la consolidación del territorio y la distribución de las tierras de la campaña del desierto, la realización de grandes obras de infraestructura que facilitaran el intercambio comercial internacional, la recepción de los millones de inmigrantes que arribaron la país y otras cuestiones que podrían servir como excusa por haber diseñado políticas de integración nacional para el Chubut y el resto de la Patagonia, pero lo cierto es que –de manera deliberada o no- se sometió en sus comienzos a la región a condiciones de aislamiento que forjaron la historia de cada ciudad y pueblo.

La presencia efectiva del Estado lo fue por razones geopolíticas y no por brindar, asistir al poblador o para compartir el atributo de ciudadanía. Esta mirada fue la que tuvo el poblador chubutense hasta mediados del siglo pasado, y por eso aún perdura la sensación de postergación, aislamiento, lejos de la consideración nacional y, por este motivo, buscó soluciones locales a sus inconvenientes que fortalecieron e integraron a los miembros de sus comunidades, que han sido los reales promotores y protagonistas que permitieron resolver los inconvenientes que se generaron. Esta percepción ha dejado también su impronta que se ha sumado a otras ya vistas y que definen el perfil chubutense.

Otra de las demandas colectivas que afianzaron las comunidades fue el reclamo recurrente del ejercicio efectivo de la ciudadanía y las contradiccones que generaba ser considerados una región de valor geopolítico nacional, donde la bandera y los símbolos patrios estaban presentes en todo lugar, pero con pobladores a quienes se les negaban derechos que tenían otros compatriotas de disponer la facultad de elegir a sus autoridades locales.

Es probable que este atributo de ciudadanía también se percibiera de distinta manera por los pobladores de las tres regiones analizadas debido a las diferencias en cuanto a los perfiles, expectativas y experiencias por las que han atravesado los pobladores desde los primeros asentamientos. Y esta peculiaridad parece reproducir el modelo de relación Nación/Chubut, pero ahora hacia el interior de la provincia; así, el poblador cordillerano (oeste) es introvertido y no tiene demasiadas expectativas respecto de las respuestas que pueda darle el gobierno provincial (nordeste), por lo común desconfía de las autoridades y se siente desatendido y sometido a un trato asimétrico e injusto.

El poblador sureño presume que es el real hacedor de la riqueza que genera la Provincia, autosuficiente; cree que podría sostenerse por sí mismo, sin la ayuda de las otras regiones y que el nordeste (cabecera del gobierno provincial), se constituye más en una costosa carga que se ven obligados a sostener. El perfil del ciudadano chubutense del nordeste es dependiente del poder político provincial en cuanto empleo y prestación de servicios y ejerce cabalmente este derecho de cercanía, aunque asume su rol mediador ante los desequilibrios y conflictos que generan estos tres tipos diferentes de perfiles.

En suma, aunque durante los últimos años los gobiernos provinciales han realizado esfuerzos para lograr una identidad chubutense, cada región continúa luchando por sus espacios sin exhibir intención de integrarse al resto. La pelea por la proporcionalidad en la confección de listas y de participación en cargos políticos, la asignación de recursos, ejecución de obras públicas y otros, son ejemplos de la supervisión al detalle que realizan las regiones no dispuestas a ceder recursos, espacios y participación.

Esta integración intra-regional es débil y no ha podido ser atenuada por que también es endeble la integración de la provincia con la Nación. Entre las causas que generaron estas disfuncionalidades, pueden citarse:


  • La ocupación violenta a la que fue sometida la región, donde el núcleo de interés fue la actividad extractiva (petróleo, ovejas, pesca),

  • La mayor parte de las opciones productivas fueron determinadas por intereses extraregionales,

  • Los escasos y malos medios de comunicación que siempre ha tenido la región: rutas nacionales descuidadas, desactivación de las líneas de ferrocarril que unían pueblos distantes, la solitaria presencia contínua de LADE para integrar pueblos,

  • Las recientes privatizaciones de empresas del Estado que cumplieron un importante papel en las regiones.

Sobre el impacto de las políticas estatales sobre el Chubut, se dijo que a partir de principios del siglo XX, el Estado tuvo una presencia más efectiva y marcó el inicio de la modernización de la región, no solo en cuanto a la construcción de obras edilicias y emprendimientos económicos, sino también por el papel que tuvieron las empresas estatales como YPF, YCF y Gas del Estado empleando mano de obra y ejecutando políticas sociales de bienestar para la comunidad traducidas en la entrega de viviendas, construcción de Hospitales, inauguración de clubes, etc. que contribuyeron al poblamiento e intercambio, fomentando la actividad económica y generando un imaginario colectivo de presencia efectiva y soberanía.

Pero, más allá de esa presencia, sin dudas, uno de los agentes más activos en esta transformación fue el educativo. Desde el siglo XIX la enseñanza había sido concebida –en tanto política pública- como un elemento esencial en la reproducción de las identidades nacionales, pero no había tenido impacto en la despoblada Patagonia. A partir del primer cuarto del siglo siguiente, el Chubut comenzó a integrarse a un sistema educativo nacional que fue homogéneo y uniformador. El hecho que un alumno chubutense recibiera la misma instrucción que otro habitante del país, significó un acercamiento fraternal y situarse en un pie de igualdad con otras regiones, esto es, fue uno de hechos concretos que introdujo el atributo de ciudadanía en el poblador.



Conclusión

Los gobiernos nacionales parecen haber comprendido la importancia de la integración territorial y la trascendencia de construir una identidad nacional colectiva; al atribuir carácter social a la educación, la salud, la cultura y otros, se permitió homogeneizar y unificar la oferta de estos bienes y ponerlos al servicio del poblador patagónico. Luego, este proceso de conformación de una identidad nacional común a todo habitante argentino y su difusión a la Patagonia, tuvo como consecuencias trascendentes permitir el acceso a mejores condiciones de vida, así como generó las bases para el ejercicio pleno de la ciudadanía futura.

Volviendo a las dimensiones que plantea Oszlak, en las que lo material y lo simbólico asumen un carácter preponderante en el proceso constructivo de las naciones, internalizar en el poblador una identidad colectiva mediante la emisión de ritos y símbolos refuerza los sentimientos de pertenencia y solidaridad. Por lo que la construcción de la nación no va separada de la conformación de la estatidad.

Apuntalar la presencia del Estado nacional, mediante la radicación de empresas estatales y delegaciones del gobierno central generó también mayor bienestar y acercó los ritos y símbolos que conforman la estatidad, sin embargo todas estas políticas llevadas desde el Estado nacional no han podido atenuar el aislamiento sufrido por el poblador chubutense.



Referencias

Altimir, Oscar. (1970): “Análisis económico del Chubut y sus Perspectivas de Desarrollo”. 3 tomos. Prov. del Chubut. 1970.

Barbería, Elsa (1995): “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral, 1880-1920, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Buenos Aires

Borquez, Daniel (2005): “Estado nación e identidad nacional Comodoro Rivadavia”, en www. monografías.com

Fava, Gladis (1966): “Etica y ciudadanía” en revista Contexto Educativo N° 4, Febrero 2000

Ibarra, Horacio – Hernández, Carlos: “Estado, economía y sociedad. Trelew y su hinterland, 1889-1999”, Informe final, Secretaría de Ciencia y Técnica, Universidad Nacional de la Patagonia, mimeo.

Manzanal, Mabel (2004): “El desarrollo territorial en Argentina: un historia plena de contradicciones. Sus alternativas desde la perspectiva institucional” en “V Encuentro de Universidades Nacionales”/Plan Fénix, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Río Gallegos, Santa Cruz

Oszlak, Oscar (1997): “La formación del Estado argentino: Orden, progreso y organización nacional”, Editorial Paidós.



Zampini, Virgilio (1975): “Fundación de los pueblos en el valle de Chubut”. Segundo Congreso de Historia Argentina y Regional. Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina.

volver al inicio

1 El motivo por que los colonos galeses se afincaron een el nordeste del Chubut fue su búsqueda de libertad para practicar su fe y sus costumbres, sin servidumbres políticas, económicas y religiosas.

2 Colonos agricultores y ganaderos de origen holandés que habitaban en la actual Sudáfrica, quienes luego de perder la guerra anglo-boer, debieron emigrar hacia otras tierras para no someterse al dominio inglés.

3 Se descubre el petróleo cuando se buscaba desesperadamente agua potable, luego de varios intentos fallidos, mediante un equipo perforador enviado desde Buenos Aires por el gobierno nacional.

4 Según datos oficiales, para 1917 sólo el 3% de los trabajadores del petróleo eran de nacionalidad argentina.

5 Conforme censos comunales, la poblacón total provincial era en 1912 de 7.500 habitantes, mientras que para 1933 había ascendido a 32.000 pobladores .

6 Hecho que, según el autor, generó mayor descontento en la población civil debido a que la policía territorial contaba con un gran número de extranjeros entre sus filas.

7 Inaugurada en 1963, el dique sirvió para darle solución definitiva a las crecientes el río Chubut producidas por los deshielos de primavera que inundaban vastas superficie del Valle inferior del río Chubut.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal