Bisfenol-a y ftalatos



Descargar 135.88 Kb.
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño135.88 Kb.


SUSTANCIAS QUÍMICAS EMPLEADAS EN LA FABRICACIÓN DE PLÁSTICOS Y COSMÉTICOS.

BISFENOL-A Y FTALATOS


http://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copia%20de%20fruta_0.jpghttp://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copia%20de%20cosmetics_0.jpghttp://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copia%20de%20contaminaci%c3%b3n%20f%c3%a1bricas_0.jpghttp://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/co%20de%20masas_0.jpg
http://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copi%20de%20pest2_0.jpghttp://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copia%20de%20pest2_0.jpg
http://www.fondosaludambiental.org/sites/default/files/copia%20de%20colonia_0.jpg

ASIGNATURA: NUTRICIÓN

ALUMNA: VERÓNICA ROMÁN MARTÍNEZ

CURSO: 2º CICLO FORMATIVO PELUQUERIA


íNDICE


  1. INTRODUCCIÓN……………………………………………......… 2


1.1. ¿QUÉ SON LAS SUSTANCIAS QUÍMICAS?............................... 2

1.2 FACTORES QUE DETERMINAN EL TIPO DE EFECTO TÓXICO………………………………………………………………….........3

1.3 ¿CÓMO PROCESA EL CUERPO LOS QUÍMICOS?.......................3



  1. CONTAMINANTES…...………………………………………….….4


2.1 CARGA TÓXICA…………………………………………………..……...4
2.1.1 TÓXICOS QUÍMICOS A EVITAR…………………………...4

2.1.2 OTROS TIPOS DE EFECTOS TÓXICOS PROVOCADOS POR SUST. QUÍMICASINDUSTRIALES……………………….….6
2.2 TÓXICOS EN EL LUGAR DE TRABAJO…………….………...…….8

3. EL PLÁSTICO QUE NOS ENVEVENA: BISFENOL-A Y FTALATOS……………………………………………………………….9
3.1 RIESGO QUÍMICO DE LOS PLÁSTICOS………………………...….9
3.1.1 TIPOS DE PLÁSTICOS…………………………………….....9

4. LA COSMÉTICA ……………………………………..…..……….…14
4.1 INGREDIENTES DE LOS COSMÉTICOS CONVENCIONALES….15

4.2 EL ETIQUETADO EN COSMÉTICA………………………………….18
5. CONCLUSIÓN ………………………………………………………19
6. OPINIÓN PERSONAL………………………………………………20

  1. INTRODUCCIÓN http://ts1.mm.bing.net/th?id=h.4923811375679028&pid=15.1




    1. ¿QUÉ SON LAS SUSTANCIAS QUÍMICAS?

Todo lo que nos rodea, e incluso nosotros mismos, estamos constituidos por sustancias químicas. Sin ellas nada sería posible. El aire que respiramos, el suelo que pisamos, la comida que consumimos, la ropa que vestimos, las medicinas que nos curan, el Sol, los planetas… todo es química. Nuestras células están formadas por sustancias químicas, incluso el ADN que contiene nuestros genes y que nos hace ser casi iguales o totalmente diferentes es pura química.

Cada sustancia química está constituida por átomos unidos en una proporción fija y constante. Estas sustancias cuando se combinan pueden sufrir transformaciones, que también se conocen como procesos químicos, que conducen a formar otras nuevas a partir de las iniciales. La química es la base de la vida y de los cambios que se producen en la materia que constituye el Universo.
El uso de sustancias químicas se ha generalizado en todas las actividades económicas, incluso en la vida doméstica. Nuestro entorno más inmediato, en el que pasamos la mayor parte del tiempo, está invadido por la química sintética, fabricada por los seres humanos tales como las medicinas, los pesticidas, los disolventes utilizados en la industria y otras sustancias que se producen de manera natural, espontáneamente, en el medio ambiente a través de hongos, virus, bacterias, plantas y animales.
En 1930 el hombre producía un millón de toneladas anuales de sustancias químicas, pero hoy en día se producen centenares de millones de toneladas. Muchas de estas sustancias, cuando sobrepasan un límite en sangre, provocan diferentes enfermedades, es decir, tienen el potencial de causar efectos dañinos sobre los seres humanos y el medio ambiente, lo cual definimos como efectos adversos o tóxicos: son sustancias neurotóxicas, inmunotóxicas, cancerígenas o disruptoras hormonales, que provocan desórdenes en el sistema nervioso o el síndrome de sensibilidad química, pero hay muchas más sin estudiar y nadie se detiene a analizar el ‘efecto cóctel’ que provocan al combinarse.


Ftalatos, retardantes de llama, compuestos perfluorados, alquilfenoles, bisfenol A, metales pesados o compuestos orgánicos volátiles son algunas de las sustancias presentes en productos tan cotidianos como los de aseo personal, cosméticos, limpieza, alimentos, muebles o menaje, los detergentes, las pinturas o los envases, entre otros.


1.2 FACTORES QUE DETERMINAN EL TIPO DE EFECTO TÓXICO
En general, los riesgos químicos pueden ser debidos, bien a factores intrínsecos a los propios productos o bien a factores externos relacionados fundamentalmente con la inseguridad con la que se manipulan.

Los factores que determinan el tipo de efecto tóxico que puede provocar un producto químico son:




  • la composición química de la sustancia peligrosa (algunas sustancias son más peligrosas que otras por su estructura química: inflamables, tóxicas, corrosivas, nocivas o irritantes, oxidantes.

  • la forma material del producto químico (polvo, vapor, líquido, sólido, gases, humos, etc.)

  • la vía de penetración del producto químico en el organismo. Los productos químicos tienen distintas vías de penetración que producen distintos efectos en la salud. Existen cuatro tipos de vías: la respiratoria (inhalación) a través del conducto respiratorio, en especial pulmones; la dérmica a través de la piel; la digestiva a través del tubo digestivo o ingestión; y a través de los ojos.

  • los tejidos y órganos concretos en los que el producto químico se acumula o localiza;

  • la frecuencia, la concentración y la duración de la exposición; y

  • la reacción de cada persona al producto químico, que puede variar mucho de una persona a otra.



1.3 ¿CÓMO PROCESA EL CUERPO LOS QUÍMICOS?
Cuando un químico entra al cuerpo humano o a cualquier organismo vivo, atraviesa distintos procesos. Se transporta a distintas partes del cuerpo donde puede ser:
1- metabolizado (transformado): La metabolización es el proceso por el cual el cuerpo consigue que un químico ajeno sea más fácilmente excretable y/o menos tóxico. Para la mayoría de las sustancias químicas, el hígado es el principal sitio de transformación, pero hay otros órganos, como los riñones que tienen también la capacidad de metabolizar, a veces, dando como resultado otra sustancia que también es tóxica.
2- acumulado (almacenado) y/o excretado (expulsado). Excreción es el proceso por el cual los químicos no deseados son eliminados del cuerpo, por ejemplo, expulsándolos a través de la orina. No obstante, estas sustancias pueden causar daños a los órganos internos antes de su excreción.
Normalmente, los químicos que tienen un proceso lento de metabolización o excreción son almacenados en los tejidos del cuerpo. Una exposición sostenida en el tiempo puede incrementar la presencia de químicos en los tejidos que son los que se acumulan.

Prácticamente todas las personas del planeta tienen sustancias químicas en sus tejidos. Al amparo a veces del secreto comercial que permite a la industria un etiquetado sin detalles de ciertas sustancias químicas, que pueden entrañar riesgos para la salud y el medio ambiente, debemos seguir ciertos criterios preventivos básicos en general como leer el etiquetado y fichas de seguridad de productos, el almacenamiento, la manipulación, y cumplir procedimientos escritos de trabajo y su plan de emergencia para poder hacer frente a las contingencias.





2. CONTAMINANTES

2.1 CARGA TÓXICA
Con el término carga tóxica se denomina al residuo de sustancias sintéticas tóxicas acumuladas en nuestro organismo.

2.1.1 Tóxicos químicos a evitar




  1. Bifenilos policlorados:

Este químico industrial, prohibido desde los años 70, es un contaminante orgánico persistente, resistente al fuego, muy estable, de baja volatilidad, que fue usado extensamente en su uso industrial.

Riesgos: cáncer, malformaciones en el desarrollo del cerebro fetal.

Origen: salmón de granja, alimentados con pescado que ha absorbido PCBs en su ambiente.

 

  1. Pesticidas:

Los pesticidas son usados principalmente en agricultura y existe evidencia científica de que algunos de ellos incrementan el riesgo de sufrir numerosas enfermedades.

Riesgos: cáncer, incluyendo leucemia, linfoma, cáncer de cerebro, mama y próstata.

Origen: alimentos (frutas, verduras y carne de ganado común), insecticidas, pesticidas y fungicidas.



  1. Mohos y otros tóxicos biológicos:

Los tóxicos biológicos pueden causar una gran variedad de problemas de salud, incluyendo alergias, intolerancias y reacciones en la piel, incluso con una pequeña exposición a los mismos.

Riesgos: cáncer, problemas de corazón, asma, esclerosis múltiple, diabetes.

Origen: edificios contaminados por humedad, mal construidos, zonas húmedas y mal aireadas.



  1. Ftalatos:

Estos químicos son usados para alargar la vida de fragancias y aumentar la maleabilidad en plásticos.

Riesgos: daños al sistema endocrino (los ftalatos mimetizan químicamente hormonas en los seres vivos y son particularmente peligrosos para los niños).

Origen: envoltorios plásticos, botellas de plásticos, contenedores de comida plásticos. Todos estos productos pueden dejar pasar los ftalatos a nuestra comida y bebida.  



  1. Compuestos orgánicos volátiles:

Estos compuestos son una de las fuentes más importantes en la disminución de la capa de ozono, y son contaminantes del aire. De acuerdo con la Agencia de Protección de Medioambiente Americana, los COVs se encuentran en cantidades entre 2 y 5 veces mayores en el interior de los edificios que fuera de los mismos.  

Riesgos: cáncer, irritación de ojos y tracto respiratorio, dolores de cabeza, mareos, visión borrosa y pérdida de memoria.

Origen: agua del grifo, moquetas, pinturas comunes, desodorantes comunes, productos de limpieza comunes, barnices y cosméticos comunes, ropa limpiada en seco, repelentes de polillas y ambientadores para la casa y el coche.

 

  1. Dioxinas:

Sustancias químicas formadas como resultado de la combustión de residuos comerciales y urbanos, así como de la combustión de combustibles fósiles (madera, carbón o petróleo).

Riesgos: cáncer, alteraciones en el desarrollo y en el sistema reproductor, alteraciones de la piel, irritaciones, decoloración de la piel, excesivo crecimiento del pelo, y daños en el hígado.

Origen: grasas animales.

 

  1. Asbestos:

Este material de aislamiento, fue usado ampliamente entre los años 1950 y 1970, sin comprobar que sus partículas eran altamente peligrosas para la salud.

Riesgos: cáncer, daños en el tejido pulmonar y mesotelioma.

Origen: aislamientos de suelos, techos, tuberías de agua y conductos de calefacción.  



  1. Metales pesados:

Como arsénico, mercurio, plomo, aluminio o cadmio, que son prevalentes en muchas áreas de nuestro medio ambiente y pueden acumularse en tejidos blandos del cuerpo.

Riesgos: cáncer, alteraciones neurológicas, Alzheimer, confusión mental, fatiga, náuseas, vómitos, descenso en la producción de células sanguíneas, arritmias y daño en los vasos sanguíneos.

Origen: agua del grifo, pescados, vacunas, pesticidas, maderas tratadas, desodorantes, materiales de construcción comunes, amalgamas dentales, industrias del cloro y plantas de PVC.

 

  1. Cloroformo:

Este líquido incoloro tiene un olor agradable, no irritante, con un toque dulce, y es usado para crear otros químicos, También se usa para crear el cloro que se añade al agua.

Riesgos: cánceres, daños en el sistema reproductor, defectos de nacimiento, mareos, fatiga, dolor de cabeza, y daños en riñones e hígado.

Origen: aire y agua contaminados y alimentos que puedan contener cloroformo  



  1. Cloro:

Este químico altamente tóxico, es un gas amarillento que se usa frecuentemente en la industria química

Riesgos: dolores de garganta, tos, irritación de ojos y piel, alteraciones respiratorias, estrechamiento de los bronquios, ruidos respiratorios, coloración azulada de la piel, acumulación de líquidos en los pulmones, dolor en la zona pulmonar, quemaduras severas en ojos y piel, colapso pulmonar, asma.

Origen: limpiadores para la casa, agua del grifo (pequeñas cantidades), vivir en áreas cercanas a industrias que usan cloro de forma regular (como las papeleras). 



2.1.2 Otros tipos de efectos tóxicos provocados por sustancias químicas industriales


Propiedad tóxica

Parte del organismo afectada

Tiempo que tarda en aparecer la afección

Efecto

Sustancia química

Irritante o corrosiva

Cualquiera, pero normalmente los ojos, los pulmones y la piel

De unos minutos a varios días

Inflamación, quemaduras y ampollas de la zona expuesta. Con frecuencia se cura tras una exposición aguda. La exposición crónica puede provocar daños permanentes.

Amoníaco, ácido sulfúrico, óxido de nitrógeno, sosa cáustica.

Fibrógena

Normalmente los pulmones

Años

Pérdida gradual acumulada de la función de los pulmones que provoca discapacidad y muerte si hay una exposición crónica.

Polvo de bauxita, amianto, bagazo

Alérgica

Cualquiera, pero frecuentemente los pulmones y la piel.

De días a años

En los pulmones puede provocar enfermedades crónicas similares al asma e incapacidad permanente. En la piel puede producir dermatitis profesional.

Diisocianato de tolueno (DIT), endurecedores por aminas para resinas epóxido.

Dermatítica

Según la piel.

De días a años.

Sarpullidos con inflamación y descamación de la piel. Puede proceder de una exposición crónica a productos irritantes, agentes alergénicos, solventes o detergentes.

Acidos muy ionizados, álcalis, detergentes, tetracloruro de carbono, tricloroetileno.

Carcinógena

Cualquier órgano, pero frecuentemente la piel, los pulmones y la vesícula.

De 10 a 40 años.

Cáncer en el órgano o el tejido afectado. A largo plazo, puede provocar muerte prematura.

2-naftilamina, algunos alquitranes y aceites, benzidina, amianto.

Venenosa

Cualquier órgano, pero frecuentemente el hígado, el cerebro y los riñones.

De pocos minutos a muchos años.

Muerte de células de órganos vitales con imposibilidad del órgano de desempeñar importantes funciones biológicas. Puede ocasionar la muerte.

Tetracloruro de carbono, mercurio, cadmio, monóxido de carbono, cianuro de hidrógeno.

Asfixiante

Pulmones

Minutos

Los gases sustituyen el contenido normal de oxígeno del aire.

Acetileno, dióxido de carbono


2.2 TÓXICOS EN EL LUGAR DE TRABAJO
Hay muchos materiales o situaciones en el lugar de trabajo (peluquerías, construcciones, explotaciones agrarias, industriales, etc) que pueden ocasionar enfermedades y lesiones de la piel a profesionales en las que me voy a detener a continuación.

Algunos productos químicos pueden dañar la piel, como hemos visto en el cuadro anterior, haciendo que enrojezca, salgan ampollas, o se produzcan escamas. Es decir, muy común son los que provocan dermatitis.

Algunos de los muchos productos químicos que ocasionan dermatitis son los siguientes:


  • ácidos fuertes (como el ácido sulfúrico).

  • álcalis fuertes (como la sosa cáustica).

  • todas las formas de petróleo, entre ellas el diésel, los petróleos para lubricado y combustible, los solventes, los diluyentes y desgrasadores, como la parafina, el tricloroetileno, la trementina y los productos derivados del petróleo.

  • los alquitranes, la pez y otros productos de alquitrán de hulla, comprendidos los fenoles y los cresoles.

La dermatitis puede afectar a trabajadores expuestos a la sustancia. Normalmente los síntomas sólo aparecen cuando el producto químico entra en contacto con la piel y desaparecen cuando el trabajador deja de estar en contacto con el producto químico.


Otra enfermedad profesional común de la piel es la dermatitis por contacto, un tipo de reacción alérgica, similar al asma o la fiebre de heno. Un trabajador puede ser alérgico a un determinado producto químico y, cuando ha quedado sensibilizado a él, cada vez que entra en contacto con él se produce dermatitis. La dermatitis por contacto no sucede sólo forzosamente en el lugar en que el producto entra en contacto con la piel, sino que a menudo se extiende a otras partes del organismo. La dermatitis por contacto nunca se produce con la primera exposición a un nuevo producto químico, pues le lleva tiempo desarrollarse. Ahora bien, una vez que se ha contraído, incluso una exposición a una pequeña cantidad del producto químico puede dar lugar a una grave reacción dérmica.

Algunos de los productos químicos que causan dermatitis por contacto son los siguientes:



  • formaldehído.

  • los compuestos de níquel.

  • las resinas de epoxy y los catalizadores utilizados en la fabricación de productos plásticos.

  • los agentes germicidas que llevan el jabón y otros productos de limpieza, en particular el hexaclorofeno, el bitionol y las salicilanilidas halogenadas.

  • los cromatos.



3. EL PLÁSTICO QUE NOS ENVEVENA: BISFENOL-A Y FTALATOShttp://blog.casapia.com/wp-content/uploads/2010/10/bisfenol-a-0-300x115.jpg
3.1 Riesgo químico de los plásticos
3.1.1 Tipos de plásticos


  • Los PCBs están consideraros como uno de los contaminantes más nocivos fabricados por el ser humano, por los que han sido prohibidos en la mayoría de los países. Debido a su gran estabilidad térmica, los PCBs se usaron masivamente como aislantes para equipos eléctricos como transformadores, interruptores. Los PCBs penetran en el organismo a través de los pulmones, el tracto gastrointestinal y la piel, acumulándose en el tejido adiposo. Su acumulación produce erupciones cutáneas, y afecta al desarrollo del sistema nervioso durante la gestación del embrión. En torno a un seis por ciento de la población de EE.UU. y Canadá puede estar afectada por una disminución intelectual como consecuencia de la difusión masiva de PCBs hasta los años setenta del pasado siglo.




  • Los PBDEs son compuestos que poseen bromo, y se emplean como retardantes de llama en plásticos y espumas, incluidas las carcasas de plástico de equipos electrónicos, las camas o las alfombras. Dado que son altamente bioacumulativos y presentan una elevada durabilidad, en encuentran presentes en la mayor parte de la cadena trófica. Estudios de laboratorio muestran que la exposición a dosis mínimas de PBDE en los puntos críticos en el desarrollo puede dañar los sistemas reproductivos y causar déficit en las habilidades motoras, de aprendizaje y de memoria, así como cambios en el comportamiento o infertilidad.



  • El hexaclorobenceno

  • El lindano es un insecticida, moderadamente tóxico, bastante persistente en el medio ambiente. Las sintomatologías presentadas por su intoxicación son: náusea, vómito, dolor de cabeza, temblor, o convulsiones, entre otras

  • dioxinas,DDT,compuestos organofosforados, endosulfáncolorantes y otras peligrosas toxinas.



  • Bisfenol A (BPA):


¿Qué es?: es un producto químico que forma parte del policarbonato, un plástico duro, de color blanco o transparente empleado en la fabricación de envases para alimentos y bebidas (envases plásticos de zumos, leche y agua), el recubrimiento interior de contenedores de alimentos (contenedores para microondas, tuppers, latas de conservas con el interior plástico, bebidas...), vajilla, utensilios de cocina, empastes dentales, Se encuentra en lentes, equipos médicos, discos digitales (CDs y DVDs), teléfonos, productos electrónicos comerciales, ordenadores e incluso en biberones para los bebés. 



  • ¿Cómo afecta a la salud el uso de este plástico?

La Unión Europea ha autorizado al bisfenol A (BPA) como una sustancia que puede estar en contacto con alimentos, sin embargo, la toxicidad de estos plásticos y riesgo del bisfenol A se encuadra en la categoría de los denominados estrógenos artificiales y está asociado a su potencial de interactuar con el sistema hormonal, actuando como un disruptor endocrino, que mimetiza la acción de los estrógenos naturales interfiriendo en la acción del ciclo hormonal natural.

El BPA provoca disrupción hormonal o endocrina, dado que su composición química imita el comportamiento de las hormonas estrógeno. Además, una exposición a este compuesto puede provocar aneuploides, un problema de división celular en el que los cromosomas no se dividen homogéneamente durante la división celular. Esta distribución desigual de material genético puede afectar a la fertilidad y la reproducción provocando anormalidades de desarrollo, abortos (muertes fetales y neonatales), infertilidad, defectos de nacimiento, pubertad precoz en niñas, y también incluido el síndrome de Down, así como varios tipos de cáncer (de mama, próstata, testículos, útero…), alteraciones en el sistema nervioso, trastornos del metabolismo (obesidades, diabetes), problemas cardiovasculares (dolencias cardiacas), aumento del tejido adiposo, alteraciones mentales y de la conducta (memoria, motilidad, atención) etc…
El sistema endocrino regula muchas de las funciones del organismo. Por eso los disruptores endocrinos afectan al organismo a múltiples niveles Estos cambios celulares afectan también al equilibrio de los tejidos intestinales. Los investigadores realizaron pruebas con células humanas del intestino, descubriendo que este producto reducía la permeabilidad de los intestinos y la respuesta del sistema inmune a la inflamación digestiva.


  • ¿Por qué se usa Bisfenol A en envases de alimentos y bebidas?

Porque es fuerte, liviano y duradero, los revestimientos hechos con Bisfenol A, evitan que latas de comida y bebida se oxiden, y esto permite que duren más tiempo.

No obstante, en 2009, Canadá ya fue la primera nación que prohibió la utilización de esta sustancia en la fabricación de biberones, una medida que después tomarían países como Francia o Dinamarca.


  • ¿Cómo saber qué plásticos contienen bisfenol A, ftalatos o amonio?

La gran diversidad de materiales plásticos (más de 100 tipos) ha llevado a crear una variada tipología para identificarlos.



En general el etiquetado de productos peligrosos nos guía con las denominadas “frases R” para determinar la naturaleza de los riesgos específicos atribuidos a las sustancias y preparados peligrosos, así como las “frases S” con los consejos de prudencia relativos a las sustancias y preparados peligrosos

En concreto, las botellas o recipientes de plástico homologados llevan una etiqueta de reciclaje en cuyo interior figura un número que indica el tipo de composición del plástico utilizado y por él podemos saber su toxicidad siguiendo los siete símbolos del plástico:
http://static.consumer.es/www/imgs/2008/07/reciclaje-plasticos01.jpg

  1. PET o PETE (Polietileno tereftalato). Es el plástico típico de envases de alimentos y bebidas, gracias a que es ligero, no es caro y es reciclable. Una vez reciclado, el PET se puede utilizar en muebles, alfombras, fibras textiles, piezas de automóvil y, ocasionalmente, en nuevos envases de alimentos.

  2. HDPE (Polietileno de alta densidad). Gracias a su versatilidad y resistencia química se utiliza, sobre todo, en envases, en productos de limpieza de hogar o químicos industriales, como botellas de champú, detergente, cloro, etc. También se emplea en envases de leche, zumos, yogur, agua y bolsas de basura y de supermercado. Se recicla de muy diversas formas, como en tubos, botellas de detergentes y limpiadores, muebles de jardín, botes de aceite, etc. El Hdpe es un plástico reciclable que incluye algunos cartones de leche de plástico, botellas de zumo, botellas de champú y envases de detergente líquido.

  3. V o PVC (Vinílicos o Cloruro de Polivinilo). También es muy resistente, por lo que es muy utilizado en limpiadores de ventanas, botellas de detergente, champú, aceites y mangueras, equipamientos médicos, ventanas, tubos de drenaje, materiales para construcción, forro para cables, etc. Aunque no se recicla a menudo, en tal caso se utiliza en paneles, tarimas, canalones de carretera, tapetes, etc. El PVC puede soltar diversas toxinas (no hay que quemarlo ni dejar que toque alimentos), por lo que es preferible utilizar otro tipo de sustancias naturales.

  4. LDPE (Polietileno de baja densidad). Este plástico fuerte, flexible y transparente se puede encontrar en algunas botellas y bolsas muy diversas (de la compra o para comida congelada, pan, etc.), algunos muebles y alfombras, entre otros. Tras su reciclado, se puede utilizar de nuevo en contenedores y papeleras, sobres, paneles, tuberías o baldosas. El Ldpe también es reciclable y se utiliza en algunos envases de pan y bolsas de comida congelada, botes de basura y bolsas de basura El Ldpe también es reciclable y se utiliza en algunos envases de pan y bolsas de comida congelada, botes de basura y bolsas de basura

  5. PP (Polipropileno). Su alto punto de fusión permite envases capaces de contener líquidos y alimentos calientes. Se utiliza en la fabricación de envases médicos, yogures, pajitas, botes de ketchup, tapas, algunos contenedores de cocina, etc. Al reciclarse se pueden obtener señales luminosas, cables de batería, escobas, cepillos, raspadores de hielo, bastidores de bicicleta, rastrillos, cubos, paletas, bandejas, etc. . El Polipropileno es de uso común en la industria del automóvil y la construcción. Son plásticos reciclables presentes en algunas cubiertas para baterías de automóvil y pajitas de plástico para beber…

  6. PS (Poliestireno). Utilizado en platos y vasos de usar y tirar, hueveras, bandejas de carne, envases de aspirina, cajas de CD, etc. Su bajo punto de fusión hace posible que pueda derretirse en contacto con el calor. Algunas organizaciones ecologistas subrayan que es un material difícil de reciclar (aunque en tal caso se pueden obtener diversos productos) y que puede emitir toxinas.




  1. Otros. En este cajón desastre se incluyen una gran diversidad de plásticos muy difíciles de reciclar. Junto con otros aditivos plásticos, se ha demostrado que los alquilfenoles se filtran desde los envoltorios y envases plásticos usados en productos alimenticios. Los alquilfenoles (incluyendo el nonilfenol) y los epoxilatos de los cual provienen son sustancias que se agregan a diversas clases de plásticos para hacerlos más estables y usables. Además de ser liberado por los productos plásticos que los contienen, los alquilfenoles a menudo se filtran en el ambiente en procesos de biodegradación comunes en muchas plantas de tratamiento de aguas residuales durante décadas pasadas Con estos materiales se elaboran algunas clases de botellas de agua, materiales a prueba de balas, DVD, gafas de sol, MP3 y PC, ciertos envases de alimentos, etc.

CONSEJOS DE USO DE LOS PLÁSTICOS:


-Los plásticos en los que en la etiqueta de reciclado figure un “1″ (polietileno de tereftalato/PET ó PETE) se deben utilizar una sola vez. Puede desprender antimonio y ftalatos. No se pueden reutilizar.
-En los que figura un 2, 4 ó 5 son los más seguros.
-Las marcadas con el número “3″ (chloride/PVC polivinilo) pueden también desprender BPA y ftalatos, y plomo entre otras cosas. También pueden emitir gases de productos químicos tóxicos.

-Si figura el número “6″ (poliestireno/PS) hay que tener precaución ya que el estireno es un producto químico potencialmente tóxico que se libera cuando el recipiente de plástico se usa para guardar o calentar alimentos o líquidos a temperaturas mayores de 80°C. Riesgo: Pueden desprender cancerígenos y alquilfenoles estrogénicos.

-Si figura el número “7″, se deben evitar totalmente, ya que desprenden Bisfenol A (BPA) en el contenido del recipiente.



  • Algunos consejos para limitar la exposición a disruptores endocrinos.

El plástico es generalmente tóxico cuando se fabrica, tóxico en su uso y tóxico cuando se desecha.

Muchos tipos de plásticos desprenden toxinas en los alimentos o líquidos que los contienen. Se debe:


  • Evitar artículos hechos de policarbonato o cloruro de polivinilo .

  • Es preferible utilizar envases de vidrio con la tapa plástica para almacenar alimentos, ya que el plástico contiene bisfenol A (BPA), PCBs, PBDE, ftalatos, colorantes y otras toxinas peligrosas.

  • Evita las bandejas y vasos de estirofoam (similar al corcho blanco), sobre todo con líquidos calientes, porque además de bisfenol A, desprenden poliestireno, un tóxico muy dañino para el organismo. Evita este tipo de material sobre todo para meterlo al microondas y para bebidas calientes.

  • Tampoco se recomienda utilizar film transparente o papel de aluminio para conservar los alimentos. La acumulación de aluminio en el cerebro es una de las causas principales de Alzheimer. Sustituirlos por bolsitas de cierre hermético tipo Zip, elaboradas con HDPE , un tipo plástico que no desprende toxinas.

  • Lo mejor que puedes hacer es reducir el uso de plásticos. Busca alternativas naturales como telas, madera, bambú, vidrio, acero inoxidable, etc .

  • Evita la comida procesada (que se almacena en bolsas y envases que contienen sustancias químicas nocivas.

  • Los recibos utilizados en muchos supermercados y cajeros automáticos contienen altas concentraciones de bisfenol A que se absorbe por la piel.


  • Los ftalatos: también denominados “plastificantes”, son un grupo de productos químicos industriales utilizados como disolventes y para la fabricación de plásticos más flexibles o resistentes. Uno de sus usos más comunes es la conversión del cloruro de polivinilo (PVC) de un plástico duro a otro flexible ,es decir, son compuestos químicos añadidos a los plásticos para incrementar su flexibilidad y producir un tacto más suave de los productos con ellos elaborados. Los ftalatos se agregan principalmente para ablandar los polímeros plásticos originalmente frágiles o quebradizos. Los ftalatos se han generalizado y se usan también con frecuencia en envases de alimentos, material escolar, mordedores de bebés, en alfombras, tapicerías de coches, mangueras, impermeables, cortinas de baño, esmalte de uñas, lacas para el pelo y champú, perfumes, lociones, cosméticos, productos de aseo y cuidado personal, adhesivos, pigmentos de pintura, envoltorios, equipos médicos, juguetes de niños, videoconsolas y en la mayoría de los juguetes sexuales

.

Hasta 2004, los fabricantes produjeron unas 400.000 toneladas de ftalatos al año.

Los ftalatos son carcinogénicos en seres humanos, provocan alteraciones estructurales y funcionales del riñón, están relacionados con alergias infantiles, nacimientos prematuros, etc.

Un estudio de 2005 mostró que los ftalatos pueden imitar a los estrógenos femeninos y provocar la reducción del tiempo del embarazo, una “feminización” del feto, nacimiento de niños con penes más cortos, infertilidad masculina, cáncer testicular y deformaciones genitales.


Los ftalatos pueden degradarse en la naturaleza por bacterias y hongos en diversas condiciones.

La Unión Europea, en la lista incluía tres ftalatos dañinos para la fertilidad (DEHP, DBP y BBP) y otros tres perjudiciales para el hígado (DINP, DIDP y DNOP).


Algunos polímeros, el caucho o derivados textiles están disponibles en el mercado desde hace años como alternativas más seguras a la adición de ftalatos.


http://ts2.mm.bing.net/th?id=h.4906111843959869&pid=15.1


  1. LA COSMÉTICA

La piel es un órgano tan sensible o más que nuestro intestino, y es que así hay que considerarla, como un intestino que filtra los nutrientes, pero también los tóxicos y los transporta a la sangre.

Por ello es tan importante saber lo que nos ponemos, porque no sólo se quedará en la superficie, sino que influirá en todo nuestro organismo.
A diario utilizamos diversos productos de cuidado personal que contienen ingredientes químicos potencialmente dañinos que absorbemos por la piel, inhalamos o ingerimos e incluso pueden pasar de la leche materna a los hijos.

Algunos de esos productos químicos están asociados con el cáncer, los defectos de nacimiento, los problemas de aprendizaje, problemas reproductivos y otros problemas de salud que se han convertido en una epidemia en nuestra sociedad. Por asombroso que parezca, se calcula que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres de los Estados Unidos contraerán cáncer en algún momento de sus vidas, según el Instituto Nacional del Cáncer.


La industria de los cosméticos dice que emplear productos químicos tóxicos

en los productos para el cuidado personal no entraña peligro porque la cantidad que contienen es demasiado pequeña para preocuparse. Pero ninguno de nosotros usa solamente un producto y sólo basta pensar en la cantidad de productos que usas al año y a lo largo de toda la vida. Las pequeñas cantidades de químicos tóxicos suman, y pueden acumularse en nuestros cuerpos.


Hallamos tóxicos considerables en algunos alisadores capilares, champús, cremas antienvejecimiento, máscaras de pestañas, perfumes, bases de maquillaje, lápices labiales y bálsamos labiales.
En la actualidad la Unión Europea prohíbe el uso de más de 1.100 elementos químicos en productos para el cuidado personal. En marcado contraste, en los Estados Unidos tan sólo se prohíbe el uso de diez elementos químicos en los cosméticos.

Los profesionales de salud nos ponen en alerta sobre los productos de belleza

y nos instan a tener más cuidado con ellos.




4.1 INGREDIENTES DE LOS COSMÉTICOS CONVENCIONALES


  • FTALATOS

Son químicos plastificadores .En la Unión Europea se prohibieron dos ftalatos (dibutilo y dietilhexil) que se usan comúnmente en cosméticos. Hallados en algunos esmaltes de uñas, fragancias y fijadores para el cabello en aerosol.


  • HIDROQUINONA

Un posible cancerígeno y una probable neurotoxina y sensibilizador de la piel. La hidroquinona también puede causar una enfermedad de la piel llamada ocronosis, que deja lesiones negro-azuladas irreversibles en la piel. Hallada en algunos productos aclaradores para la piel y en cremas hidratantes.


  • NANOPARTÍCULAS

Partículas extremadamente pequeñas que generalmente no se analizan ni se incluyen en las etiquetas de los productos de cuidado personal.

Estas partículas son capaces de ser absorbidas directamente en el torrente sanguíneo. Halladas en algunas sombras de ojos, maquillajes, bronceadores, filtros solares y lociones.




  • ACETATO DE PLOMO.

Dos productos para teñirse las canas dirigidos a los hombres (EBL GreyBan y Grecian Formula 16) contienen acetato de plomo. Este ingrediente puede dañar la fertilidad y afectar el desarrollo de un bebé antes de nacer. El tinte capilar Clairol Herbal Essences True Intense Hair Color para hombres es uno de los tintes de mayor riesgo. Algunas lociones after–shave, champús anticaspa, blanqueadores de dientes, productos bronceadores sin sol, productos de depilación para hombres y colonias también se encuentran en la categoría de mayor riesgo. Este compuesto del plomo es una conocida toxina perjudicial para la reproducción y el desarrollo humanos. Su uso en cosméticos está prohibido en la Unión Europea. Hallado en algunos tintes capilares y en productos de limpieza facial.


  • MERCURIO

Generalmente figura como “timerosal” en la información de las etiquetas. El mercurio es un posible cancerígeno humano y una toxina perjudicial para la reproducción y el desarrollo humanos. Hallado en algunas gotas para los ojos, pomadas y máscaras.


  • PLACENTA

La placenta produce progesterona, estrógeno y otras hormonas que pueden dificultar las funciones hormonales normales del cuerpo y provocar graves problemas de salud, como cáncer de pecho, cuando se usa en cosméticos. A veces se usa en alisadores capilares, cremas hidratantes y tónicos.


  • PETROQUÍMICOS

Estos derivados del petróleo crudo (que figuran en las etiquetas como petrolato, aceite mineral y parafina) pueden contener cancerígenos humanos conocidos o sospechados, como también productos de degradación dañinos o impurezas provenientes de los procesos de fabricación (como 1,4-Dioxano), que no aparecen en la información.
Otros ingredientes perjudiciales:
Aceites Minerales

que figuran bajo las siguientes denominaciones: Mineral oil, Paraffinum, Paraffinum liquidum, Petrolatum, compuestos con las sílabas Paraffin-, Petroleum.

Pero también son derivados del petróleo las siliconas Silicone quaternium, methylsilanol, y se esconden en nombres como cera microcristalina, ozokerit, ceresin, incluída la vaselina.


  • VARIOS

-Colorantes:

son el principal componente en maquillajes, tintes y decolorantes.

Los componentes con las sílabas anilin, anilid, como en ”acetanilid”. Algunos agentes son los  “HC orange 3”, “acid Red 73”, “pigment Green 7”, “solvent black 3”. Todos ellos esconden sustancias altamente cancerígenas y/o tóxicas.
-Sustancias halogenorgánicas:

Causan alérgias, son sospechosas de causar cáncer, y suponen una grave contaminación del medioambiente por no ser biodegradables.

Se trata de combinaciones de chloro, bromo y iodo como “aluminium chlorohydrate”, “methyldibromo glutaronitrile”, “iodopropynyl” las peligrosas sílabas chloro, bromo, iodo no se deben confundir con chlorid, bromid, iodid, que suelen ser componentes inocuos de sales.

-PEGs: polyethylenglycol 

Típicos emulgentes que unen agua y grasa, o detergentes, en sí son totalmente inofensivos, pero hacen la piel más receptiva a sustancias, lo cual es bueno, si se trata de aditivos sanos, pero malo, si son venenosos. Los introducen como pasajeros negros en las células, cuyas paredes se vuelven más permeables.

En productos naturales controlados, no se permiten más de 5 PEGs por artículo, pero la cosmética convencional suele abusar de ellos.

A parte de aparecer como PEG seguidos de un número, se les reconoce por las letras eth al final: “steareth”, “ceteareth”, “sodium laureth sulfate”=principal ingrediente en jabones, geles y champúes.


-Sodium lauryl sulfate

No confundir con sodium laureth sulfate. Es un detergente muy irritante que ha provocado problemas de pigmentación, así como comedones y pérdida de pelo en las partes expuestas en tests con animales. Es aceptable en productos de uso poco frecuente y sólo en concentraciones inferiores al 1%. Sin embargo se puede encontrar en primeros puestos incluso en dentífricos



-Fragancias artificiales

Peligrosas, porque la mayoría de ellas contiene elementos que, una vez sobre la piel, influyen el equilibrio hormonal y son sospechosos de causar cáncer. En forma de perfume, desodorante o inhibidores del sudor llegan a la piel sospechosas de generar daños genéticos.

Ejemplos: “acetyl hexametyl” causa daños nerviosos, “benzyl alcohol” insensibiliza la piel, y “bromocinnamal” es irritante. Como antitranspirantes frecuentemente se utilizan compuestos de aluminio como “aluminium chlorhydrate”, que pueden resultar muy irritantes y son sospechosos de causar Alzheimer.

-Phenol y Phenyl

Fuertes desinfectantes en la medicina, se utilizan en cosmética como conservantes y colorantes. No son recomendables por ser un tóxico celular, que a largo plazo destruye las paredes celulares. Ejemplo de phenol“nitrophenol”,”phenolphthalein”, “chlorophenol”. Ejemplo de sustancias con phenyl“N-phenyl-P-Phenylenediamine”, Phenylenediamine Sulfate”.

 

-Otras Sustancias:

Liberadores de Formaldehyd: Formaldehyd es un potente antimicótico multiuso. Es altamente cancerígeno por inhalación, se acumula en las células dañando las membranas, causa malformaciones en fetos, irrita y envejece la piel.

En principio, está prohibido en la cosmética, pero por su gran efectividad y economía, se han creado sustancias que no se consideran directamente formaldehydos, pero que lo liberan.

Por un lado se las puede reconocer por llevar las sílabas Urea , como Diazolidinyl Urea, Imidazolidinyl Urea, Polyoxymethylene Urea (no confundir conUrea “a secas.Por otro lado tenemos los conservantes químicos con las letras DM delante como DM y DMDM Hydantoin, o Dmhf.
Dimethyl Oxazolidine es otro conservante liberador de formaldehyd a evitar en los productos.

Phthal y Phthalate: Finalmente quedan estos compuestos, que se usan como suavizantes y/o disolventes. Son altamente tóxicos, influyen en el equilibrio hormonal y son sospechosos de causar cáncer. Ejemplo: “dibutylphthalate”.

 

- Protección Solar

Otro problema en la cosmética, es la de encontrar sustancias que protegan de los rayos solares dañinos. Antiguamente, se utilizaban filtros minerales a base de óxido de Titanio o Zinc como Zincoxid o Titaniumdioxid. Pero por ser más caros, se han ido reemplazando por oxybenzonebenzophenone, Methoxydibenzoylmethane, o Dibenzoylmethane que son filtros cancerígenos que pueden causar alérgias en cadena y aparecen incluso en las marcas más caras y “exclusivas”. Son aditivos que no sólo aparecen en productos solares, sino en todo tipo de cremas y en tratamientos con retinol. Si éstas contienen sustancias irritantes, la industria lo compensa agregando filtros solares, para impedir que la piel microscópicamente irritada reciba manchas del sol lo cual es absurdo.

4.2 EL ETIQUETADO EN COSMÉTICA
La palabra “natural” en la etiqueta de un producto no significa que sea seguro, ni tampoco natural.

La “letra grande” de las etiquetas nos promete una piel más joven, pelo brillante, larguísimas pestañas y una sonrisa irresistible. Pero en muchas ocasiones olvidamos de comprobar la “letra pequeña”, oculta en un pequeño rincón de la parte posterior del envase con un lenguaje desconocido para la mayoría de nosotros.
La publicidad ha creado un sinfín de expresiones y “tecnicismos” que suenan bien, pero carecen de cualquier valor científico: “péptidos superhidratantes”, “sistema de purificación celular”, incluso algunos ingredientes se han inventado únicamente por sonar bien o espectacularmente, como “muscle extract” y DNA (sustancia genética).
Pero incluso el término “hipoalergénico”, tan popular en artículos de farmacia, no tiene más relevancia que las palabras “súper mega-guay”. Normalmente, se debería referir a productos sin perfume, ya que las fragancias sintéticas son las que estadísticamente más alérgias pueden causar. Pero en ningún caso, es un término que comprometa al fabricante. Cada día surgen nuevas alérgias y nuevas sustancias que las causan, a parte, la mayoría de alérgias recién se manifiestan semanas después de haber utilizado el producto, que las pudo provocar.

Según Skin Deep, la mayor base de datos de ingredientes de cosméticos del mundo, las categorías de productos que generan un mayor riesgo son:


• Tintes y decolorantes capilares

• Alisadores capilares

• Esmaltes de uñas

• Aclaradores para la piel

• Tratamientos de uñas
Pero aún dentro de estas categorías de mayor riesgo, algunas marcas son más seguras que otras.
5. CONCLUSIÓN
Los disruptores endocrinos incluyen un creciente listado sin fin de sustancias químicas fabricadas como algunos pesticidas, dioxinas y ftalatos, pero también hormonas sintéticas y fitoestrógenos naturales. En algunas ocupaciones la exposición puede ser especialmente elevada.
Existen en el mercado centenares de sustancias químicas con propiedades de disrupción endocrina que pueden clasificarse en unos diez grupos químicos diferentes: hidrocarburos aromáticos policíclicos, plaguicidas como los piretroides, ftalatos como el dietilftalato (DEP), solventes orgánicos como el tolueno, compuestos alquilfenólicos, pirorretardantes bromados como el hexabromociclodecano (HBCD), metales como el cadmio, bisfenol A y otros.
Los estudios sobre efectos de los disruptores endocrinos en la salud de los trabajadores no son muy abundantes. Pero hay ya estudios epidemiológicos que relacionan alteraciones en la infancia con la ocupación de los padres. También se han realizado estudios que analizan la fertilidad masculina en los sectores de la industria farmacéutica o en la industria del plástico y sobre todo en la agricultura (trastornos de la reproducción y cáncer de próstata) por la exposición a plaguicidas.
 Muchas veces las sustancias químicas se liberan también durante el proceso de producción y degradación de plásticos. Residuos de estas sustancias químicas pueden encontrarse en el aire de interiores, en los productos alimenticios, en el agua y en la tierra.
La realización de controles e inspecciones es otra de las claves para detectar ftalatos y químicos prohibidos, que a pesar de ello se utilizan todavía en diversos productos comercializados en la Unión Europea.
6. OPINIÓN PERSONAL
Me gustaría que se hiciese visible y latente "la epidemia invisible" que representa la contaminación del medio para la salud.

A todos debería motivarnos como a mí, este tema para poder ser más responsables de los factores determinantes de nuestra salud y así tener la oportunidad de eliminar, en la medida de nuestro alcance, la contaminación “interna”.

Está más que probado la conexión existente entre enfermedades y agentes químicos ambientales y su aumento, debido a nuestros hábitos tóxicos, del estilo de vida que hemos aceptado, a nivel global y político.
Recientes lecturas me han permitido comprender como el medio ha sido siempre, en la historia de la especie humana, un importante determinante de la salud. Pero todavía nos queda mucho por hacer, y es en las últimas décadas que existe cierta alerta por el modelo de consumo y sus riesgos ambientales que afectan a nuestra salud futura, calidad y sostenibilidad del medio para nuestra supervivencia definitiva.
Se calcula que hoy son utilizadas unas 100.000 sustancias químicas y entre ellas unas 4.000 y 8.000 están bajo sospecha de toxicidad. El medio ambiente general, de los hogares y puestos de trabajo, están cada vez contaminados por más sustancias.

Se calcula también que hasta un 45% de los alimentos que consumimos presentan residuos tóxicos.

De los 3.000 productos químicos que utilizamos en mayor cantidad, no se conoce su toxicidad en un 85 %.
En este trabajo he intentando mostrar de una manera clara y comprensible el efecto de causalidad entre la contaminación creciente y las enfermedades y en todo momento he reflexionado con angustia y dolor por la pérdida de calidad

de vida actual y el gasto que nos supondría mantener alejados de nosotros la fuente de los tóxicos de nuestro día a día.


Si los océanos, la tierra, las aguas de consumo están contaminadas, los campos electromagnéticos que nos rodean y el aire sufre también contaminación atmosférica y no es sano, está claro que nos están restando minutos, segundos, días de vida; vida que sólo tenemos una y de la cual estamos empezando a vislumbrar su fin acelerado.
Sin duda, siento impotencia ante la contaminación de los alimentos; ya no sé qué comer, ni qué ponerme en la piel, ni cual ha sido su producción. Tampoco puedo aceptar su comercialización industrial agresiva que no cabe en mi cabeza.
Desde mi punto de vista debería crearse un organismo asociado a un canal divulgativo que 24 horas diarias promoviese campañas de información continua y sin censura para concienciar a la gente de la práctica de hábitos saludables y remedios caseros, para frenar así los intereses de las multinacionales ciegas en explotar sus beneficios al máximo (con etiquetas tapadera), y que viven de la ignorancia generalizada de la sociedad , ignorancia que dominan a la perfección convirtiéndola en un “nicho de mercado” rentabilizador y patentado, que nosotros les ponemos en bandeja.
Sólo nosotros podemos luchar y de nosotros depende ponerle freno a la entrada de disruptores endocrinos en nuestro, débil y fuerte a la vez, organismo que se defiende al fin y al cabo con los mismos medios que nuestros antepasados lo hacían y que denota un declive sin precedentes hacia nuestra extinción.
Debemos dejarnos de tonterías y recuperar el que será nuestro futuro robado, y actuar ante nuestra extinción y plantarle cara al sistema económico actual para que se derriben los intereses “particulares” de negocio destructivo y así florezcan pensamientos y un nuevo orden mundial de liderazgo transparente.
Nosotros somos literalmente lo que comemos. Los alimentos crean nuestra sangre, que va a nutrir las células, los órganos, el cerebro. Sin alimentos, la vida no es posible.

Ha llegado el momento de dejarse guiar por la macrobiótica como estilo de vida según las leyes de la naturaleza y poder gritar algún día que “SOMOS COMPLETAMENTE LIBRES”.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal