Articulación de políticas públicas dirigidas a las cooperativas Propuestas para el caso colombiano en el marco de la convivencia pacífica y la internacionalización



Descargar 1.94 Mb.
Página40/41
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño1.94 Mb.
1   ...   33   34   35   36   37   38   39   40   41

13 Esta denominación es utilizada ampliamente en el mundo anglosajón bajo la denominación de non-profit organizations (NPO).

14 “The economic rationale for the third sector”, en Annals of public and cooperative economics, 62 (4), 551-572.

15 Por tanto, la sociedad civil no tiene conceptualmente organizaciones, sino que estas participan en la sociedad civil.

16 En especial, en los países anglosajones.

17 La autogestión implica autonomía y libertad en la toma de decisiones, igualdad en la participación societaria y primacía del trabajo sobre el capital.

18 En efecto, la tradición investigativa de la economía social data de inicios del siglo XX y una de las instituciones que más impulso le ha dado a la temática, el Centro Interdisciplinario de Investigación, Información y Documentación de la Economía Social, Pública y Cooperativa (CIRIEC), surge en 1947 y desde entonces promociona el avance investigativo en materia de economía social en 14 países del mundo. Su sitio en Internet es www.ulg.ac.be/ciriec/. Entre sus miembros figuran los destacados investigadores Lévesque (1999), Chaves (1997), Defourny (1994), Ben-Ner (1999) y Gui (1991), entre otros.

19 En uno de los libros más citados dentro de la bibliografía referencial en Europa sobre economía solidaria y economía social: Economía social entre economía capitalista y economía pública (Monzón y Defourny, 1987).

20 Llama la atención la vigencia de estas interfases y el aumento de experiencias participativas en la empresa basada en una corresponsabilidad construida de una forma cada vez más creciente, desde la noción de responsabilidad social empresarial.

21 Bajo este enfoque conceptual se inscriben trabajos sobre el altruismo como ejemplo de correlaciones positivas entre preferencias individuales, el altruismo como modelo de comportamiento en juegos no cooperativos y en juegos cooperativos, el altruismo como mecanismo eficiente de asignación de recursos (Pérez, 2000), entre muchos otros trabajos que han explorado esta veta.

22 Una versión preliminar de las presentes notas se publicó en el año 2008, junto a Miguel Gordo, bajo el título “Lógica de la economía solidaria y las organizaciones sin ánimo de lucro, una revisión de enfoques recientes”. Revista Economía y Desarrollo, 2 (6).

23 Bajo el mecanismo de mercado, el precio juega el papel de asignador de recursos en los mercados de producción, financiación, consumo, etc. Para los bienes y servicios que no se prestan bajo los principios de mercado se constata que la financiación no es asegurada por un precio de mercado que compense los costos de producción, sino que se realiza a través de los aportes.

24 Estimulando el consumo de un producto o servicio y estableciendo por su uso mejores condiciones que las del mercado.

25 El precio pagado reflejaría el valor del bien, sumado a un componente adicional utilizado para maximizar la función social de la organización. Por ejemplo, el precio pagado por tarjetas navideñas de apoyo a personas vulnerables o el precio pagado por bienes producidos por asociaciones indígenas, ex-combatientes, mujeres cabeza de hogar, etc.

26 La gratuidad como estrategia organizacional asocia a la actividad económica, principios de subsidiariedad por los cuales se buscan generar mejores condiciones para que todos los asociados pueden acceder de forma equitativa al uso de los recursos. Por ejemplo, aquellas organizaciones que dotan a sus asociados, de forma gratuita, de herramientas para el ejercicio de emprendimiento social, en las cuales pueda desarrollar al máximo su potencial productivo como garantía de la sostenibilidad de su membresía y su causa.

27 En efecto, desde las primeras empresas solidarias formalmente reconocidas, la adhesión voluntaria a valores y principios es una constante. Autores como Charles Gide, Robert Owen y Charles Furier sentaron las bases de la especificidad doctrinal y buena parte de sus postulados fueron instituidos en los estatutos de los Pioneros de Rochadle, primera experiencia empresarial reconocida como cooperativa. De ahí en adelante, la Alianza Cooperativa Internacional, máximo organismo de integración del sector cooperativo, ha mantenido como orientadores de la gestión los principios y valores de la cooperación, con algunas modificaciones.

28 Etimológicamente, la palabra solidaridad tiene su raíz en el latín, si bien su procedencia no es directamente de la lengua latina, sino a través del francés, que parece ser el primer idioma en utilizarla. La raíz latina está en la familia de las palabras de sólidas, con el significado de “sólido”, “compacto”, “entero”.

29 En su trabajo “Desarrollo a escala humana” (1986), hay una propuesta orientada a integrar líneas de reflexión, de investigación y de acción que puedan constituir un aporte sustancial para la construcción de un nuevo paradigma del desarrollo, sobre la base de un enfoque menos mecanicista y más humano.


30 En los años 70 aparecen los primeros trabajos de la corriente yugoeslava con Vanek a la cabeza y los aportes de Furubotn en 1976 y Horvat en 1982, los cuales tendrían cabida en la prestigiosa revista American Economic Review, que antes le había abierto las puertas a los aportes de Ward. Dentro de esta misma línea, hay que ubicar los trabajos de Meade, Dreze y Jones, también dentro de la tradición de la “economía ortodoxa”.



31 Esta discusión está compilada por Morales (1996).

32 Organismo gubernamental encargado de regular todo lo referido a impuestos y obligaciones empresariales con el Estado.

33 Y que parecieran seguir teniendo cabida en algunos funcionarios públicos.

34 Las vías para evitar la concurrencia de competencias, tradicionalmente usadas en Colombia en el tema de la economía solidaria, han consistido en la reducción de la capacidad de gasto de alguno de los entes o a través de modificaciones normativas que incluyen traslados de competencias.

35 Que incluye como latina a la región francófona de Canadá.

36 En Colombia, las políticas públicas suelen construirse desde una lógica estatal que asume que todo lo público está bajo su responsabilidad. Así, el Estado pliega la formulación de políticas públicas a un interés que consideran superior, dejando en espacios que desestimulan la co-producción compartida de las mismas con sus gestores y beneficiarios.

37

 Este autor muestra las tendencias modelísticas de cooperación público-privada en torno a una interdependencia de las administraciones públicas de los niveles territoriales, desde donde surgen modelos de cooperación que descansan en la generación de confianza en el sector solidario para la gestión de servicios sociales, evento que tiene un carácter de exigencia diferente cuando es el sector público en exclusiva a quien le corresponde su prestación, caso al parecer diferente de lo que sucede en Colombia, y que también valdría la pena explorar en alguna medida.



38 Tal como lo señala el estudio de Orozco, Forero y Wills (2013), para las cooperativas instrumentalizadas en zonas de conflicto por grupos armados. O como lo señalan Álvarez y García (2013) frente a la instrumentalización indebida por parte de los propios organismos del Estado con cooperativas de trabajo asociado en el sector salud, o como lo señalan los mismos autores con cooperativas instrumentalizadas por los empresarios capitalistas para evadir su responsabilidad laboral.

39 Para Stiefken (2014, p. 171): Las motivaciones altruistas y solidarias son importantes para una solidaridad institucional, al inducir a una mayor voluntad de colaborar con el bien común, reforzar una identificación del individuo con el conjunto de su comunidad… Los Estados de bienestar fomentan las motivaciones altruistas y solidarias al:

• Solucionar el dilema o juego del seguro. Una persona motivada por una reciprocidad fuerte, por ejemplo, si percibe o cree que los demás no cooperan, puede ver mermada su motivación y pasar a guiar su comportamiento por el interés propio, es decir, por una reciprocidad débil.

• Solucionar los problemas de coordinación que surgen al intentar organizar eficientemente la contribución de cada uno con el bien común.

• Al generar oportunidades y espacios adecuados para su manifestación y desarrollo.



40 En estos casos se consideran actividades extra-cooperativas las operaciones y actividades ajenas a su finalidad cooperativa, como actividades de comercialización o de industrialización en determinados casos, actividades para proveer bienes o servicios a no asociados, actividades de participación en sociedades no cooperativas, distribución de beneficios financieros o no, a terceras partes, o los resultados provenientes de operaciones con terceras partes.

41 El cumplimiento de las obligaciones cooperativas se realiza bajo el criterio de conocer el producto que genera la entidad, sus atributos diferenciados de las empresas de capital, si estos productos son o no de utilidad social, si los beneficiarios de la actividad son personas cuya situación económica y social lo justifica, los precios estipuladas y los atributos que se desprenden de tarifas diferenciadas y otros factores como la orientación interna de los portafolios de servicio y la publicidad que desarrolla la organización.

42 Para una mayor referencia sobre el tema, los trabajos de Portes (1998) y la OECD (2001) muestran las dicotomías existentes en la generación de redes, normas de reciprocidad y confianzas entre distintos actores y su instrumentalización socioeconómica.

43 Algunos estudiosos de las prácticas cooperativas como Argudo (2006) muestran cómo estas organizaciones, a partir de los mecanismos internos de arbitraje, conciliación y mediación, terminan otorgando protagonismo a las personas en la resolución de sus conflictos, generando que estos sean asumidos como una forma colaborativa y cooperativa de resolución de disputas, frente a la concepción extendida de la resolución competitiva de conflictos.

44 Recordemos que el capital social es individual y grupal. Un miembro solidario mejora su confianza y en grupo fortalece sus lazos de reciprocidad y cooperación. A nivel de las comunidades, sus miembros pueden tener mejores normas de convivencia, redes y valores interpersonales de reciprocidad. Los agrupados podrán crear instituciones comunitarias de carácter formal e informal.


45 La Cooperativa Multiactiva de Villanueva se convirtió en soporte para la creación del municipio del mismo nombre en Santander, y es hoy en día el eje de su economía.

46 Para Darío Fajardo (ídem), similares circunstancias tienen antecedentes históricos en el decenio de 1920, cuando la búsqueda por ampliar exportaciones cafeteras, petroleras y bananeras generó tensiones con la tradicional forma de explotación campesina.

47 Una versión preliminar de estas notas fue publicada por el autor en el libro Cooperativismo y convivencia pacífica: análisis de factores y casos (Mora, 2015).

48 Organizaciones internacionales como la Alianza Cooperativa Internacional y líderes mundiales como el Papa Francisco I, recuerdan en sus comunicados y discursos la influencia histórica del cooperativismo en esta materia. Así, en el año 2006 la Alianza Cooperativa Internacional publicó su mensaje anual de Día Internacional de la Cooperación bajo el eslógan de “Construir la paz a través de las cooperativas”, y en su contenido enfatiza que estas organizaciones se basan en un conjunto de principios y valores concebidos para promover la causa de la paz. “Las cooperativas ofrecen también una alternativa real a la resolución de conflictos y contribuyen considerablemente a reconstruir las comunidades después de guerras o de conflictos civiles al crear condiciones que disminuyen la posibilidad de que estos conflictos resurjan. Pueden crear la base real a largo plazo para una paz sostenible y amplia fundada en estructuras democráticas” (ACI, 2006). Por su parte, el Papa Francisco ha mencionado con recurrencia que las cooperativas son referente ético de la organización empresarial y cómo en base a estas se muestra un camino hacia una igualdad en las diferencias. Estos elementos fueron tratados por otros pontífices como Juan Pablo II, quien en una visita a la cooperativa Faenza de Argentina, anotaba cómo las cooperativas generan innovación hacia la paz en tanto sintetizan la dimensión individual y comunitaria como expresión de la complementariedad que busca la doctrina social de la iglesia (Fundación Bania, 2014).

49 Se entiende como cooperativas auténticas aquellas donde la práctica de la democracia, la autogestión y la búsqueda de generación de beneficios máximos para todos sus asociados se pueden verificar como criterios de acción. Así mismo, durante el proceso de acciones, la organización refleja la orientación de sus decisiones basados en la doctrina cooperativa y en la realización de actos cooperativos que conducen a la generación de resultados que mejoran la calidad de vida de sus miembros y se proyectan de forma incidente sobre su entorno beneficiando a sus grupos de interés.

50 Para Olson, eran bandidos nómadas aquellos que sólo tienen incentivos para robar y destruir en un contexto de ausencia total de garantías institucionales y donde la institución finalmente era gestada por él.

51 Bajo este panorama se podría esgrimir una veta argumentativa según la cual algunas organizaciones se entregan a la cooptación ilegal, dado que el escenario de corrupción ampliado por parte de funcionarios del Estado produce una desconfianza tal que se busca protección de actores ilegales como sustitutos de la confianza (Gambetta, 2010).

52 Quienes son abordados más adelante ampliando las bases de su aporte a las ciencias políticas, sociales y económicas.

53 Una versión preliminar de las presentes notas se divulgó en el año 2007, en el marco del I Congreso Latinoamericano de Historia Económica, realizado en la Universidad de la República, Montevideo, del 5 al 7 de diciembre de 2007, y divulgado en el enlace http://www.audhe.org.uy/Jornadas_Internacionales_Hist_Econ/CLADHE1/trabajos/Alvarez_Rodriguez_Juan_Fernando_279.doc. Así mismo, se toman notas del libro compilado por Juan Fernando Álvarez y Javier Andrés Silva, denominado Estándares internacionales financieros y contables, editado por la Cooperativa Editorial Magisterio. Los temas abordados han sido desarrollados por Juan Fernando Álvarez como coordinador de la investigación, a los cuales se da cabida en el presente documento por sus aportes al diagnóstico de las políticas públicas para el cooperativismo en Colombia.

54 Las principales leyes fueron: Decreto 1998/1931, donde se instituye la función prestataria de la Caja Agraria a Cooperativas de Crédito; Decreto 874/1932, donde se declara de utilidad y conveniencia pública a las cooperativas y se dictan medidas de fomento y el Decreto 1339/1932, donde se crea la Superintendencia de Sociedades Cooperativas como organismo del Ministerio de Industrias.

55 Mediante el Decreto 894/1935.

56 Mediante la Ley 61/1936 se establece la obligatoriedad de las cooperativas de consumo en los barrios populares. Mediante la Ley 172/1936 se establece que las cooperativas de crédito son el conducto para obtener préstamos del Banco Agrícola para parcelaciones (Márquez, 1981) y mediante Ley 203/1936 se generan estímulos y auxilios para la creación de cooperativas de producción de caña de azúcar.

57 Organismo estatal de crédito y desarrollo cooperativo antecedente del posterior Banco de Fomento Cooperativo.

58 En este período hubo una amplia promulgación de leyes de fomento a las cooperativas (Decreto 1735/1938, Decreto 1089/1939, Decreto 373/1941 sobre exenciones; Ley 219/1938, Decreto-Ley 1460/1940 y Decreto 1157/1949 sobre auxilios; Ley 51 de 1940 sobre compras privilegiada a cooperativas; Ley 264/1939, Ley 53/1941 y Ley 75/1941 sobre creación; Decreto 2392/1939 y Decreto 968/1940 sobre adscripción de la Superintendencia de Cooperativas, entre otras).

59 El Fondo Cooperativo Nacional se había creado desde 1938, pero carecía de estatutos y personería jurídica. En la práctica, este organismo fungía de Banco Cooperativo obteniendo vida jurídica con el Decreto Legal 2462/1948 y el Decreto 3264/1948.

60 Pacto de alternancia en el poder por parte de los dos principales partidos políticos como medio para garantizar la convivencia pacífica y restauración democrática y de sus instituciones.

61 El CONPES es la sigla del Consejo Nacional de Política Económica y Social. Sirve como mecanismo para la coordinación de la política económica en Colombia, a partir de documentos orientadores, y está presidido por el Presidente de la República y adscrito al Departamento Nacional de Planeación.

62 Se toma la información de cooperativas, pre-cooperativas y organismos de grado superior.

63 Disponible en https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Conpes/Econ%C3%B3micos/2823.pdf

64 A partir del año 1998, la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop) comienza a publicar estadísticas anuales por tipo de entidades solidarias (cooperativas, fondos de empleados, asociaciones mutuales, instituciones auxiliares, organismos gremiales de grado superior y precooperativas). Para obtener la dimensión de empresas del cooperativismo debe descontarse el número de fondos de empleados y asociaciones mutuales. Con respecto a las instituciones auxiliares y los organismos de grado superior, en el período bajo estudio se sabe que muchas de estas entidades prestaban sus servicios crediticios a partir de cooperativas de segundo grado y por ello, se incluyen dentro de las estadísticas cooperativas aun cuando existan organizaciones gremiales que representan a figuras como los fondos de empleados y las mutuales.

65 Las cooperativas de vigilancia Convivir fue una de las figuras más instrumentalizadas desde instancias gubernamentales y que acabaron siendo plenamente articuladas al proyecto del grupo armado Autodefensas Unidas de Colombia, desde su fundación (2007), y con particular intensidad de 1999 a 2003. Posteriormente, estas formas de cooperativas fueron declaradas inexequibles por el Decreto 256 de 1994 emitido por la Corte Constitucional.

66 Consideradas como organizaciones de régimen tributario especial contando con amplias exenciones.

67 Denominado en la literatura impuesto solapado.

68 En este Decreto se consideran contribuyentes con régimen tributario especial los siguientes:

1. Las corporaciones, fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro que tengan como característica: a) Que el objeto social principal sea la realización de actividades de salud, deporte, educación formal, cultura, investigación científica o tecnológica, ecológica, protección ambiental o programas de desarrollo social; b) Que las actividades que realice sean de interés general y c) Que sus excedentes sean reinvertidos totalmente en la actividad de su objeto social. De forma paralela se consideró que las cooperativas, sus asociaciones, uniones, ligas centrales, organismos de grado superior de carácter financiero, las asociaciones mutualistas e instituciones auxiliares del cooperativismo, confederaciones cooperativas, también hacían parte de este régimen, pero en la práctica se entendió que estas debían cumplir con los tres literales sobre objeto social, interés general y reinversión total, aspectos que calaron hondo en el tratamiento ulterior y como justificativo de las crecientes imposiciones fiscales.



69 De una población total de 46.296.000 personas en Colombia. El promedio de personas por familia según el DANE en Colombia es de 3.9 personas.

70 Cálculos propios con base a reportes de Confecoop (2007).

71 Cálculos propios con base a reportes del Banco de la República (2016) y bajo tasa de cambio de 3.000 pesos por dólar promedio.

72 Diversos estudios documentan estos casos entre los que se destacan Gestión y Desarrollo: la experiencia de las cooperativas en Colombia (Dávila y Silva, 2002); El capital social generado por Uconal en comunidades urbanas y rurales de Colombia (Arbeláez, 2007); Inclusión y empoderamiento a través de la acción cooperativa. El caso de la Cooperativa de Productores Lecheros de Guatavita, Colombia (Álvarez, 2009).

73 Acreditados por el Departamento Administrativo Nacional de la Economía Solidaria (Dansocial).

74 Al respecto uno de los estudios más reconocidos en el ámbito científico colombiano fue realizado por el profesor Rodrigo Villar (2001). Según sus cálculos, para esa fecha existían en Colombia 135.599 entidades entre fundaciones (y ONG), corporaciones, asociaciones (y clubes), juntas de acción comunal (vecinales y de asociación campesina) y voluntariados. Se excluían del estudio organizaciones sacramentales, partidos políticos y organizaciones sindicales.

75 Algunos elementos de las presentes notas fueron desarrolladas por el autor y publicadas en el estudio Cooperativismo y convivencia pacífica: análisis de factores y casos (Mora, 2015).



Compartir con tus amigos:
1   ...   33   34   35   36   37   38   39   40   41


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal