Articulación de políticas públicas dirigidas a las cooperativas Propuestas para el caso colombiano en el marco de la convivencia pacífica y la internacionalización



Descargar 1.94 Mb.
Página16/41
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño1.94 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   41

Segundo período: 1959-1974 (integración)


Para finales de la década de los 50, y hasta mediados de los setenta, el modelo de sustitución de importaciones fue el modelo económico que predominó en la economía y se basó en la sustitución de bienes intermedios y de capital. Por ello, en este período hubo particular promoción al desarrollo del cooperativismo de crédito y de comercialización.

Paralelamente, en este período las cooperativas iniciaron de forma autónoma sus primeros pasos hacia la integración gremial y comienzan a nacer grandes agrupaciones de cooperativas como la Unión Cooperativa Nacional (UCONAL), la Asociación Colombiana de Cooperativas (ASCOOP), la Federación de Cooperativas de Habitaciones de Colombia (FEDECOOP) y la Central de Cooperativas de la Reforma Agraria (CECORA), entre otras.

El gobierno del Frente Nacional60, presidido por Alberto Lleras Camargo, dicta la Ley 115 de 1959, por la cual se establece la enseñanza obligatoria del cooperativismo en escuelas y universidades y se establecen exenciones en favor de las cooperativas de municipalidades (Márquez, 1981).

En 1960, se reorganiza la Superintendencia Nacional de Cooperativas y pasa a denominarse División de Cooperativas. En el mismo año, se crea el Consejo Nacional de Cooperativas. Lo anterior en el marco de la promoción de la Reforma Agraria como medio de generación de desarrollo rural y de alivio a las clases campesinas que protestaban en un contexto de triunfo de la revolución cubana y de preocupaciones por la expansión del socialismo en escenarios adversos a la misma como el colombiano. Hacia 1961, se dicta la Ley 135, por la cual se brinda fomento a las cooperativas agropecuarias como instrumento de la reforma agraria.

Siendo presidente Guillermo León Valencia, se reorganiza en 1963 la Superintendencia Nacional de Cooperativas, se actualiza la legislación y se recibe asistencia técnica internacional desde el organismo de integración sueco para su fortalecimiento como herramienta de paz.

A inicios de la década de los sesenta, y hasta mediados de esa década, el cooperativismo colombiano comenzó a consolidarse en el área de crédito, consumo y vivienda en un marco de crisis económica caracterizada por presiones inflacionarias y devaluación de la moneda. Por ello, también predominaron las cooperativas de múltiple propósito (multiactivas). No obstante, las cooperativas de producción y las agrícolas tuvieron un crecimiento casi insostenible (Uribe, 1978). Este último tipo de empresas fue el que paradójicamente recibió más apoyo gubernamental desde la creación de las primeras políticas públicas.

Con respecto al escenario económico, Colombia recibió asistencia técnica en el marco de la Alianza para el Progreso y el discurso del presidente Lleras Camargo (citado en Márquez, 1981) era cónsono con la búsqueda de generar un impulso a las cooperativas de crédito tras afirmar que:

Necesitan estos pueblos, y no de cualquier manera sino con urgencia y amplitud, una ayuda exterior que debería tener específicamente la forma de crédito para la empresa inaplazable y remunerativa de su desarrollo económico.

En 1966, el presidente Carlos Lleras Restrepo, afirmaba que la labor que le corresponde a un gobernante no es la del investigador, dispuesto a practicar mil experiencias hasta que encuentre la más económica y sencilla, sino el de un gran movilizador de masas menos atento a los preceptos clásicos (como la doctrina cooperativa) y a los detalles de los reglamentos que a la creación de una mística generalizada y constructora.

En este sentido, el presidente consideró dar una nueva orientación a la política pública en la cual el énfasis ya no era la creación de cooperativas, sino el cambio de visión de estas dentro del estado, buscando su sostenibilidad en lo asociativo y en lo empresarial. En este período se promulgó la reforma agraria y el papel de las cooperativas comenzó a ser central en la organización campesina (Pineda, 1988).

En 1968, bajo la misma presidencia, se crea el Instituto Nacional de Financiamiento y Desarrollo Cooperativo y se garantiza un marco de financiamiento para la Superintendencia Nacional de Cooperativas. Lo anterior, en el marco de la Reforma Constitucional de 1968.

A inicios de la década del setenta, el gobierno de Misael Pastrana promovió el fortalecimiento del cooperativismo a través del apoyo mutuo frente a la competencia y a través de asistencia técnica y financiamiento. De esta manera se tramitó el apoyo internacional para el fortalecimiento organizacional, y se comenzaron a crear institutos de fomento educativo, no sólo en la asistencia técnica, sino también orientadas a la formación de líderes cooperativistas. En 1971, se crean dependencias regionales de la Superintendencia Nacional de Cooperativas y se prioriza la financiación a cooperativas que realicen comercialización agropecuaria y se fomentan los colegios cooperativos para la educación popular (Márquez, 1981).

No obstante, la política para este período siguió siendo intervencionista. Las cooperativas tenían poco margen para tomar decisiones de forma independiente y el Estado seguía parámetros de proveedor de iniciativas de creación y contratación de cooperativas para solventar asuntos públicos, a pesar de que comenzaba por primera vez a orientar acciones de política pública para el fortalecimiento de las cooperativas como empresas autogestionarias, buscando atender a su naturaleza y generar mayor estabilidad en los organismos de fomento.

En la figura 9, se muestra el crecimiento de empresas cooperativas en el período de 1959 a 1974.



Figura 9. Número de empresas cooperativas en Colombia (1959-1974)

Fuente: elaboración propia con datos de la Superintendencia Nacional de Cooperativas extraídas, del año 1960 a 1968, de Liga de Cooperativas de Estados Unidos (1970, p. 32), y de 1969 a 1973, de Fajardo (2003).

En síntesis, hasta finales de los sesenta y los setenta fueron las cooperativas de múltiples propósitos (multiactivas), las de producción, comercialización y las agrícolas, las que recibieron mayor apoyo, y a partir de esta época se promueve la reforma agraria y la movilización campesina con base en las cooperativas agrarias.



      1. Compartir con tus amigos:
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   41


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal