Arroyo de la miel



Descargar 0.69 Mb.
Página5/16
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.69 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


Atención a la diversidad


Los programas de diversificación curricular constituyen una medida específica para atender a la diversidad de los alumnos que están en las aulas. Los alumnos que cursan estos programas poseen unas características muy variadas, por lo que la atención a la diversidad en estos pequeños grupos es imprescindible para que se consiga el desarrollo de las capacidades básicas y, por tanto, la adquisición de los objetivos de la etapa.
Evaluación de la diversidad en el aula

La enseñanza en los programas de diversificación curricular debe ser personalizada, partiendo del nivel en que se encuentra cada alumno, desde el punto de vista conceptual, procedimental y actitudinal. Para ello hay que analizar diversos aspectos:

    • Historial académico de los alumnos.

    • Entorno social, cultural y familiar.

    • Intereses y motivaciones.

    • Estilos de aprendizajes.

    • Nivel de desarrollo de habilidades sociales dentro del grupo.


Vías específicas de atención a la diversidad

Los programas de diversificación curricular son una vía específica de atención a la diversidad, donde se reducen el número de áreas, ya que se agrupan en ámbitos. El Ámbito científico-tecnológico agrupa las siguientes áreas: Matemáticas, Ciencias de la naturaleza y Tecnologías. Este ámbito tiene que permitir al alumno el desarrollo de las capacidades básicas.


Niveles de actuación en la atención a la diversidad

La atención a la diversidad de los alumnos en los programas de diversificación curricular supone una enseñanza totalmente personalizada. Para ello contemplamos tres niveles de actuación:

  • Programación

Las programaciones deben acomodarse a los diferentes ritmos de aprendizaje de cada alumno, y a diferentes estilos de aprendizaje, ofreciendo al grupo una gran diversidad de actividades y métodos de explicación, que vayan encaminados a la adquisición, en primer lugar, de los aspectos básicos del ámbito, y posteriormente, del desarrollo de las competencias básicas de cada uno de los miembros del grupo, en el mayor grado posible.

  • Metodología

Los programas de diversificación curricular deben atender a la diversidad de los alumnos en todo el proceso de aprendizaje y llevar a los profesores a:

  • Detectar los conocimientos previos de los alumnos al empezar cada unidad, para descubrir posibles dificultades en contenidos anteriores e imprescindibles para la adquisición de los nuevos.

  • Procurar que los contenidos nuevos que se enseñen conecten con los conocimientos previos.

  • Identificar los distintos ritmos de aprendizaje de los alumnos y establecer las adaptaciones correspondientes.

  • Buscar la aplicación de los contenidos trabajados en aspectos de la vida cotidiana o bien en conocimientos posteriores.

  • Realizar distintos tipos de actividades en el aula, que permitan desarrollar una metodología que atienda las individualidades dentro de los grupos clase.

  • Materiales

La selección de los materiales utilizados en el aula también tiene una gran importancia a la hora de atender a las diferencias individuales en el conjunto de los alumnos. Las características del material son:

  • Presentación de esquemas conceptuales o visiones panorámicas para relacionar los diferentes contenidos entre sí.

  • Informaciones complementarias en los márgenes de las páginas correspondientes como aclaración; información suplementaria, bien para mantener el interés de los alumnos más aventajados, bien para insistir sobre determinados aspectos específicos o bien para facilitar la comprensión y asimilación de determinados conceptos.

  • Planteamiento coherente, rico y variado de imágenes, ilustraciones, cuadros y gráficos que nos ayudarán en nuestras intenciones educativas.

  • Propuestas de diversos tratamientos didácticos: realización de resúmenes, esquemas, síntesis, redacciones, debates, trabajos de simulación, etc., que nos ayuden a que los alumnos puedan captar el conocimiento de diversas formas.

  • Materiales complementarios, que permiten atender a la diversidad en función de los objetivos que nos queremos fijar para cada tipo de alumno. Otros materiales deben proporcionar a los alumnos toda una amplia gama de distintas posibilidades de aprendizaje.

Tipología de las actividades


Pensamos que la mejor forma de desarrollar los contenidos es a través de distintos tipos de actividades a realizar por los alumnos, preparadas previamente por el profesor. Estas permiten poner a los alumnos en situación de construir por sí mismos los conocimientos, con ayuda del resto de los compañeros y el profesor, superando la mera asimilación de conocimientos ya elaborados. Para ello proponemos las siguientes actividades:

1. Las actividades de iniciación (orientación, motivación) tratarán de despertar la atención y el interés del alumnado por los contenidos que se van a estudiar. Servirán para la formulación de situaciones problemáticas en cuyo planteamiento se construyen los conceptos necesarios para abordarlas y surgen problemas más concretos sobre los que los alumnos pueden formular hipótesis. Para ello se recurre a:



  • Comentarios de noticias de prensa.

Problemas ecológicos, sociales y económicos relevantes.

Formulación de preguntas de choque.

2. Las actividades de exploración de ideas previas tratan de explorar y explicar los conocimientos previos de los estudiantes, comenzando su modificación cuando no sirven para abordar los problemas planteados. Cabe plantear en esta fase:


  • Cuestionarios de exploración de conocimientos previos del alumnado.

Debates sobre la vida real.

3. Las siguientes actividades de desarrollo se referirán a la contrastación de las hipótesis, lo que exigirá en muchas ocasiones el diseño y realización de experimentos o/y de observaciones a veces fuera del aula, en los laboratorios, salidas al campo, etc., en los que habrá que tomar datos y analizarlos a la luz de las hipótesis. La posterior valoración de todo lo realizado habrá permitido trabajar de una forma interrelacionada los conceptos, los procedimientos y las actitudes.

4. Después será necesario realizar actividades de asentamiento de todo lo realizado en las que se pueden resolver ejercicios de lápiz y papel sobre los principios, teorías y conceptos aplicándolos a situaciones nuevas. Durante esta fase o al final de la misma y en algunas unidades didácticas se pueden introducir lecturas, material audiovisual e informático, a veces de tipo técnico y/o histórico, y también visitas a industrias, o salidas al campo, siempre programadas previamente en el aula, siendo todas estas actividades una inmejorable ocasión para trabajar las actitudes programadas.

5. Las actividades de refuerzo inmediato concretan y relacionan los diversos contenidos. Consolidan los conocimientos básicos que pretendemos que alcancen nuestros alumnos, manejando reiteradamente los conceptos y utilizando las definiciones operativas de los mismos. A su vez, contextualizan los diversos contenidos en situaciones muy variadas.

6. La realización de actividades prácticas permite a los alumnos aplicar lo aprendido en el aula. Son muy manipulativas, por lo que aumentan el interés y la motivación por los aspectos educativos. Además ayudan a la adquisición de responsabilidades, puesto que los alumnos deben recordar traer parte del material y además seguir unas normas de comportamiento dentro del laboratorio.

7. Con las actividades de autoevaluación, los alumnos comprueban, al finalizar cada unidad, si han adquirido los contenidos tratados en la misma.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal