Análisis de las potencialidades del turismo de naturaleza en la axarquíA



Descargar 1.36 Mb.
Página3/18
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño1.36 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

1.5.El turismo de naturaleza en España


En el momento actual se asiste a una redefinición de las relaciones entre sociedad y naturaleza, de la que pueden surgir nuevas oportunidades para un nuevo modelo turístico de naturaleza avanzado y sostenible. El turismo de naturaleza puede mejorar el posicionamiento y la competitividad turística de España en su conjunto. Aunque la práctica del turismo de naturaleza, sostenible por definición, puede atraer a un número limitado de turistas, la existencia de una gran variedad de actividades es un elemento diferencial y competitivo para el conjunto del sector turístico, con relación a otros destinos alternativos (SGT, 2004). Por otro lado, el turismo de naturaleza constituye una de las principales esperanzas para el desarrollo económico y social de las áreas rurales en España.

La geografía de la Península Ibérica confiere a nuestro país una posición privilegiada con respecto a la diversidad biológica, lo que supone una gran riqueza natural y una gran variedad de paisajes donde disfrutar de la naturaleza. Uno de los principales destinos del turismo de naturaleza son los espacios naturales protegidos. El Estado español alberga un conjunto de espacios naturales protegidos de alto valor medioambiental reconocidos a nivel mundial. Las Administraciones turísticas han financiado Planes de Dinamización y Excelencia Turística, con una inversión aproximada de entre el 15% y el 20% del total dedicada a actuaciones de medio ambiente y turismo.

Por otra parte, la Secretaría de Estado de Turismo, el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y las Administraciones autonómicas de desarrollo rural, ambientales y turísticas están financiando en varias comunidades autónomas la aplicación en espacios naturales protegidos de instrumentos específicos para la mejora de la calidad en la prestación de servicios de uso público (Sistema de Calidad de Espacios Naturales Protegidos) y de sostenibilidad (Carta Europea de Turismo Sostenible). La cooperación institucional en la mejora de productos de turismo de naturaleza y en la mejora ambiental de los destinos es uno de los ámbitos de trabajo de un acuerdo marco firmado entre la antigua SGT y el Ministerio de Medio Ambiente (ahora Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino), que en un futuro próximo tendrá sus resultados prácticos.

La demanda turística ha experimentado en los últimos años cambios que se manifiestan en el uso del tiempo libre y en vacacional y en un aumento del interés por visitar el medio rural y los espacios protegidos para realizar actividades en la naturaleza de carácter muy diverso. El sector privado ha respondido creando una oferta especializada de empresas de turismo de naturaleza que complementa o es la base, según qué casos, del turismo rural.

Las administraciones públicas han apoyado institucionalmente la creación de equipamientos turísticos y recreativos en la naturaleza (centros de visitantes, museos etnográficos, senderos, miradores, rutas autoguiadas, etc), con el fin de reforzar este tipo de turismo y también han realizado un significativo esfuerzo de promoción.

La debilidad empresarial de los emprendedores de turismo de naturaleza, las lagunas legislativas, la falta de integración entre estos empresarios y los de alojamiento rural, las dificultades en la comercialización de las modalidades de turismo de naturaleza, fueron razones suficientes para la puesta en marcha de un plan de impulso a nivel estatal del turismo de naturaleza. A finales de 2004 la Secretaría General de Turismo (en adelante SGT) redactó el Plan de Impulso del Turismo de Naturaleza (PITN) en España, con el fin de definir en qué consiste esta modalidad y establecer su situación de partida.

El turismo de naturaleza es aquél que tiene como principales motivaciones la realización de actividades recreativas y de esparcimiento, la interpretación y/o conocimiento de la naturaleza, con diferente grado de profundidad y la práctica de actividades deportivas de diferente intensidad física y riesgo que usen expresamente el medio natural de forma específica, garantizando la seguridad del turista, sin degradar o agotar los recursos. En sentido amplio, está conformado por un conjunto de actividades que se desarrollan en el medio natural y que tienen como motivación disfrutar de la naturaleza y conocerla (SGT, 2004).

Por tanto, puede decirse que dentro de turismo de naturaleza caben modalidades turísticas como el ecoturismo y el turismo activo, y otras actividades de ocio como el esparcimiento en la naturaleza. El turismo rural, entendido como alojamiento en el medio rural, se nutre de este tipo de actividades. Más aún, en España el turismo rural no logra despegar como producto turístico porque se vende mayoritariamente sólo como alojamiento en el medio rural, y apenas existen paquetes de turismo de naturaleza bien desarrollados consistentes en actividades para conocer determinados destinos, alojándose en establecimientos rurales.

El turismo de naturaleza, se encuentra actualmente en una situación similar a los inicios del desarrollo del turismo rural. Sin querer identificar el turismo rural como oferta de alojamiento rural –lo que lamentablemente ocurre con creciente frecuencia-, lo cierto es que en gran parte el turismo de naturaleza es consecuencia de ella. Actualmente hay registrados 10.026 alojamientos rurales en España, una oferta que ha crecido mucho más rápidamente que la demanda, por lo que los índices de ocupación no alcanzan los deseados por sus promotores. Ello es resultado de que el importante impulso y apoyo del sector público al turismo rural se centró mayoritariamente en la creación de alojamientos, sin prestar mucha atención, entre otros, a la oferta de actividades para los huéspedes de esos alojamientos. Hoy, el reto de los alojamientos rurales es asegurarse y fidelizar una demanda distinguiendo su oferta entre 10.000, y la propuesta de actividades en la naturaleza, de forma directa o concertada, resulta una de las opciones más claras, contribuyendo además a alargar la estancia de los clientes.

Los turistas que pernoctan en el medio rural practican toda una gama de actividades complementarias durante su estancia. Esta oferta es proporcionada por un conjunto de actores privados e incluso públicos, atravesando hasta la fecha por no pocas dificultades derivadas de la indefinición del sector. Este sector del turismo de naturaleza se encuentra poco estructurado, y apenas ha contado con estudios o marcos planificadores.

La legislación del sector ha ido aumentando, sobre todo la que se refiere a la práctica del turismo activo, pero todavía existen lagunas importantes que deben ser cubiertas para que los productos puedan comercializarse con mayores márgenes de seguridad para los clientes y los operadores turísticos, pues así los productores en los destinos podrán mejorar sus beneficios, y se captará mejor a la demanda extranjera.

Actualmente hay muchos tipos de instrumentos de la Administración (legales, de planificación participada, financieros, de promoción, de comercialización) que pueden servir para mejorar el producto de turismo de naturaleza. Entre ellos se encuentran desde las programaciones de uso público de los parques que incluyen equipamientos y servicios turísticos, pasando por la creación de productos turísticos a través de programas de desarrollo rural, hasta los planes de dinamización y las órdenes de subvenciones de las comunidades autónomas, o la labor de promoción interior y exterior efectuada por Turespaña. Sin embargo, todas estas oportunidades mencionadas han sido muy poco aprovechadas de forma integral a favor del turismo de naturaleza, debido a la deficiente cooperación entre todos los actores implicados.

La oferta de empresas de turismo de naturaleza (ecoturismo, turismo activo) es amplia, diversa, muy joven, atomizada, poco preparada, escasamente reconocida, y con productos poco estandarizados, lo que dificulta su comercialización y su mejor aprovechamiento por las economías locales. Esto se debe a la propia realidad de la oferta empresarial de turismo de naturaleza en España, basada en microempresas, con graves dificultades para consolidarse y profesionalizarse.

Ante esta situación el Plan de Impulso del Turismo de Naturaleza (PITN) planteó 25 acciones para la mejora del sector. En los últimos cuatro años se han llevado a cabo algunas de estas acciones por la Subdirección General de Calidad e Innovación Turística. Fruto del PITN es el trabajo desarrollado en la línea de apoyo a los parques acreditados con la Carta Europea de Turismo Sostenible, donde la antigua SGT ha apoyado un proceso de creación de paquetes de ecoturismo, y más recientemente ha puesto en marcha la implantación de un sistema de adhesión de empresas a la CETS, además de haber contribuido a la divulgación de la CETS entre los empresarios ubicados en los parques acreditados y el apoyo a la Red Ibérica de parques con la CETS.

Por último, el Plan de Turismo Español Horizonte 2020, aprobado en noviembre de 2007, se fija como objetivo el lograr, en el año 2020, que el sistema turístico español sea el más competitivo y sostenible, aportando el máximo bienestar social. Entre los cuatro ejes del Plan de Turismo Español 08-12, se encuentran dos con programas y objetivos aplicables al turismo de naturaleza:


  • Eje Valor al cliente

  • Programa ESPAÑA EXPERIENCIAL

Desarrollar la “España Experiencial” promoviendo la generación de productos turísticos de alto valor para el cliente, con referentes de amplio reconocimiento basados en la identidad y singularidad de los destinos.

  • Eje Sostenibilidad del modelo

Avanzar en la asunción de compromisos por la sostenibilidad y en el desarrollo de fuertes prototipos integrales de referencia con proyección internacional en actividades empresariales y destinos costeros, culturales, patrimoniales y de naturaleza.

  • Programa DESESTACIONALIZACIÓN Y REEQUILIBRIO SOCIOTERRITORIAL

Revalorizar aquellos recursos que fomenten el equilibrio socioterritorial del turismo, creando nuevas categorías de producto, capaces de operar todo el año, desestacionalizando la demanda. Este objetivo se pretende cumplir con los Planes de Competitividad aprobados en la mesa de directores generales de mayo de 2008 que persiguen aún más la creación de productos turísticos.


El turismo de naturaleza y sus modalidades productivas

Según el estudio El turismo de naturaleza en España y su Plan de Impulso (SGT, 2004), éstas son las definiciones por actividades y motivaciones de las tres modalidades de turismo de naturaleza:

Turismo en la naturaleza: turismo de esparcimiento en la naturaleza

El turismo de esparcimiento en la naturaleza es aquel que tiene como motivación principal la realización de actividades recreativas y de esparcimiento en la naturaleza sin degradarla. Estas actividades no están especializadas en el conocimiento ni en las actividades deportivas que usen expresamente los recursos naturales.

Turismo sobre la naturaleza: turismo activo deportivo en la naturaleza

El turismo activo deportivo en la naturaleza es aquel que tiene como motivación principal la realización de actividades deportivas de diferente intensidad física y que usen expresamente los recursos naturales sin degradarlos.

Turismo por la naturaleza: ecoturismo

El ecoturismo es aquel que tiene como motivación principal la contemplación, disfrute y/o conocimiento del medio natural, con diferente grado de profundidad para lo que puede realizar actividades físicas de baja intensidad sin degradar los recursos naturales.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal