Anexo a anexo b anexo c



Descargar 1.05 Mb.
Página9/22
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.05 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22

D.Otros cambios del informe provisional


i.1Además de corregir los errores tipográficos y otros errores no sustantivos identificados por las partes, hemos introducido varios cambios en el informe para facilitar su lectura o velar por su exactitud.

VII.CONSTATACIONES

A.Principios pertinentes por lo que respecta a la interpretación de los tratados, la norma de examen aplicable y la carga de la prueba

1.Norma de examen


i.1El artículo 11 del ESD establece la norma de examen aplicable en los procedimientos de los grupos especiales de la OMC en general. Esa disposición impone a los grupos especiales una obligación global de hacer una "evaluación objetiva del asunto", tanto fáctica como jurídica. La parte pertinente del artículo 11 del ESD dispone lo siguiente:

"La función de los grupos especiales es ayudar al OSD a cumplir las funciones que le incumben en virtud del presente Entendimiento y de los acuerdos abarcados. Por consiguiente, cada grupo especial deberá hacer una evaluación objetiva del asunto que se le haya sometido, que incluya una evaluación objetiva de los hechos, de la aplicabilidad de los acuerdos abarcados pertinentes y de la conformidad con éstos y formular otras conclusiones que ayuden al OSD a hacer las recomendaciones o dictar las resoluciones previstas en los acuerdos abarcados".

i.2El párrafo 6 del artículo 17 del Acuerdo Antidumping establece, por su parte, una norma de examen especial aplicable a las diferencias en el marco del Acuerdo Antidumping. Dispone que el grupo especial:

"i) al evaluar los elementos de hecho del asunto, determinará si las autoridades han establecido adecuadamente los hechos y si han realizado una evaluación imparcial y objetiva de ellos. Si se han establecido adecuadamente los hechos y se ha realizado una evaluación imparcial y objetiva, no se invalidará la evaluación, aun en el caso de que el grupo especial haya llegado a una conclusión distinta;

ii) interpretará las disposiciones pertinentes del Acuerdo de conformidad con las reglas consuetudinarias de interpretación del derecho internacional público. Si el grupo especial llega a la conclusión de que una disposición pertinente del Acuerdo se presta a varias interpretaciones admisibles, declarará que la medida adoptada por las autoridades está en conformidad con el Acuerdo si se basa en alguna de esas interpretaciones admisibles."

i.3Considerados conjuntamente, el artículo 11 del ESD y el párrafo 6 del artículo 17 del Acuerdo Antidumping establecen la norma de examen que aplicaremos a los aspectos fácticos y jurídicos de la presente diferencia.


2.Las normas de interpretación de los tratados


i.1El párrafo 2 del artículo 3 del ESD requiere que apliquemos las normas usuales de interpretación del derecho internacional público concernientes a la interpretación de los tratados. Se acepta con carácter general que esas normas están consagradas en los artículos 31 y 32 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados ("Convención de Viena") de 1969. El párrafo 1 del artículo 31 de la Convención de Viena dispone lo siguiente:

"Un tratado deberá interpretarse de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin".

i.2Con arreglo al Acuerdo Antidumping, el Grupo Especial debe por lo general aplicar las mismas normas de interpretación de los tratados que en cualquier otra diferencia. No obstante, con arreglo al párrafo 6 ii) del artículo 17 del Acuerdo Antidumping (arriba citado), cuando una disposición pertinente de dicho Acuerdo se presta a varias interpretaciones admisibles, el Grupo Especial deberá confirmar una medida que se base en una de esas interpretaciones admisibles. El Órgano de Apelación ha indicado que el párrafo 6 ii) del artículo 17 contempla un análisis secuencial. Ha explicado que:

"El primer paso requiere que un grupo especial aplique al tratado las reglas consuetudinarias de interpretación para ver cuál es el resultado de una aplicación rigurosa de esas normas, incluidas las codificadas en la Convención de Viena. Un grupo especial sólo podrá determinar si la segunda frase del párrafo 6 ii) del artículo 17 es aplicable después de haber llevado a cabo esta labor".11


3.La carga de la prueba


i.1Los principios generales concernientes a la asignación de la carga de la prueba en los procedimientos de solución de diferencias en la OMC requieren que toda parte que alegue una infracción de una disposición de un acuerdo de la OMC por otro Miembro afirme y pruebe su alegación. En Estados Unidos - Camisas y blusas de lana el Órgano de Apelación afirmó que:

"encontramos que es verdaderamente difícil concebir que ningún sistema de solución judicial de diferencias pueda funcionar si acoge la idea de que la mera afirmación de una alegación puede equivaler a una prueba. Por consiguiente, no resulta sorprendente que diversos tribunales internacionales, incluida la Corte Internacional de Justicia, hayan aceptado y aplicado de forma general y concordante la norma según la cual la parte que alega un hecho -sea el demandante o el demandado- debe aportar la prueba correspondiente. Además, es una regla de prueba generalmente aceptada en los ordenamientos jurídicos de tradición romanista, en el common law y, de hecho, en la mayor parte de las jurisdicciones, que la carga de la prueba incumbe a la parte, sea el demandante o el demandado, que afirma una determinada reclamación o defensa. Si esa parte presenta pruebas suficientes para fundar la presunción de que su reclamación es legítima, la carga de la prueba se desplaza a la otra parte, que deberá aportar pruebas suficientes para refutar la presunción".12

i.2Además, en el asunto Canadá - Productos lácteos (párrafo 5 del artículo 21 - Nueva Zelandia y Estados Unidos II), el Órgano de Apelación afirmo que:

"como cuestión general, la carga de la prueba recae en el Miembro reclamante. Ese Miembro debe acreditar prima facie su alegación presentando pruebas suficientes para crear una presunción favorable a la misma. Si el Miembro reclamante lo logra, el Miembro demandado puede intentar, entonces, refutar esa presunción. En consecuencia, con arreglo a la distribución habitual de la carga de la prueba, la medida adoptada por un Miembro demandado será tratada como compatible con el régimen de la OMC mientras no se presenten pruebas suficientes para demostrar lo contrario".13

i.3Una acreditación prima facie es aquella que requiere, a falta de una refutación efectiva por parte del demandado, que el grupo especial, como cuestión de derecho, se pronuncie en favor del reclamante que efectúe la acreditación prima facie.14 Viet Nam, como parte reclamante, tiene que hacer una acreditación prima facie de infracción de las disposiciones pertinentes de los acuerdos de la OMC que invoca, acreditación que los Estados Unidos tienen que refutar. No obstante, también observamos que en términos generales corresponde a cada parte que afirma un hecho, ya sea el reclamante o el demandado, presentar pruebas del mismo. Por consiguiente, a ese respecto también incumbe a los Estados Unidos proporcionar pruebas que respalden los hechos que afirman.



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal