Analisis conceptual epidemiologico



Descargar 1.41 Mb.
Página6/37
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño1.41 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   37

ANTITOXINA


Se define como una sustancia presente en el suero sanguíneo, capaz de neutralizar los efectos de una determinada toxina. Se emplea para tratar determinadas afecciones de origen infeccioso (difteria-tétanos) y para combatir los accidentes tóxicos ocasionados por venenos inoculados, o por las picaduras de arañas, mordeduras de serpientes y otros. Toda antitoxina es un Anticuerpo que actúa contra la toxina de un microorganismo, generalmente una exotoxina bacteriana. Las antitoxinas se combinan específicamente con una toxina, in vivo o in Vitro, con la consiguiente neutralización de la toxicidad.

Además son conocidas como Subgrupos de Antisueros que se preparan generalmente a partir de sueros procesados en caballos inmunizados contra un determinado microorganismo productor de toxinas, como ejemplo tenemos la antitoxina botulínica, que se utiliza con fines terapéuticos en el botulismo, y las antitoxinas tetanicas y diftericas, que se administran como medida profilácticas para evitar estas infecciones.

Debemos recordar que el organismo de un huésped produce anticuerpos llamados antitoxinas, que les confieren inmunidad frente a las exotoxinas. Cuando estas, se inactivan por el calor, formaldehído, yodo u otras sustancias químicas ya no causan enfermedad pero son capaces de estimular la producción de antitoxinas.

Estas exotoxinas alteradas se llaman Toxoides (ver este). Cuando los toxoides se inyectan en el cuerpo estimulan la producción de antitoxinas y así se puede conseguir inmunidad frente a las enfermedades correspondientes. Las exotoxinas procesadas por medio de la formalina se convierten en toxoides, los cuales se denominan Vacunas que se utilizan para inmunizar contra ciertos tipos de toxinas (Ej.: Toxina Tetánica).

La antitoxina es producida por un organismo, como respuesta a una toxina bacteriana o a un veneno. A su vez se crea con la finalidad de neutralizar o inhibir el efecto de la toxina. Una antitoxina es una sustancia capaz neutralizar los efectos de una toxina bacteriana o animal. La inoculación de una toxina inactiva a un animal sano y hace que este crea anticuerpos que, una vez purificados, dará lugar a una antitoxina, que seria administrada para conferir inmunidad pasiva pasajera a la persona enferma. Hoy en día se obtiene la antitoxina inyectándole al ganado caballar una dosis progresiva de la toxina con la consecuente producción de anticuerpos, (Guyton, Arthur. 1999 Tratado de Fisiología).

Una de las propiedades de la antitoxina es crear resistencia obtenida de anticuerpos preformados en otro huésped proporcionando gran cantidad de anticuerpos capaces de neutralizar toxinas o limitar la multiplicación viral o bacteriana en el periodo de incubación de enfermedades, (Microbiología, Divo, Ed. Mc Graw Hill Interamericana 5ta Edición, 1998)

Una antitoxina es considerada un suero obtenido de la sangre de animales que han sido previamente inmunizados activamente con toxinas propias del agente productor de la enfermedad, cuya finalidad es neutralizar la toxina circulante en la sangre de la persona infectada. (José Aranda Pastor. Epidemiología General Tomo I. 2001) .De los autores arriba señalados se puede concluir que la antitoxina es un anticuerpo obtenido del suero de animales después de estimularlos con antígenos, y que se utilizan para conferir inmunidad pasiva. También podemos agregar que una antitoxina es una proteína defensiva que existe normalmente en el cuerpo o se desarrolla en él, como resultado de la introducción de un veneno y que actúa como neutralizante de este.

Las antitoxinas de varias enfermedades, desarrolladas en el suero sanguíneo de los animales a los que se les ha inducido la enfermedad se emplean como agentes terapéuticos. Para poder resumir el uso amplio de las antitoxinas se ha demostrado como la antitoxina animal, neutraliza las ponzoñas de las serpientes, arañas, escorpiones, y otros. Otro uso lo constituye la antitoxina de la difteria, que promueve inmunidad pasiva contra esa enfermedad. Desde otra aplicación la antitoxina estreptocócica, se usa en el tratamiento de la Erisipela, Septicemia Febril, etc. La antitoxina del tétano es preparada del suero de un animal inoculado artificialmente con clostridium tetani.

En consecuencia la antitoxina es considerada una proteína que tiene la capacidad de neutralizar los efectos tóxicos, o nocivos de diversos agentes, al entrar en contacto con el organismo. Esta puede, o no, encontrarse en el cuerpo, o elaborarse, mediante un proceso en el que se le inocula a un animal (generalmente cobayos o caballos), para hacerle padecer la enfermedad y provocar una reacción Ag - Ac. , para luego extraer ese suero, producto de la reacción, y utilizarlo como un producto terapéutico para proveer inmunidad pasiva a la persona afectada.

Ampliando este término podemos decir desde el punto de vista fisiológico que la antitoxina proporciona una especie de resistencia obtenida de los anticuerpos preformados en otro huésped, cuya capacidad neutraliza toxinas o limita la multiplicación viral o bacteriana en el periodo de incubación de enfermedades ( Divo, 1998). Extrapolando las definiciones anteriores se puede establecer que epidemiologicamente la antitoxina ha sido previamente obtenida de sangre de animales que poseen la toxina propia del agente productor de la enfermedad, cuya finalidad es neutralizar la toxina circulante en sangre de la persona infectada, lo que le confiere un alto papel en las conductas terapéuticas de emergencia.



Mecanismo de patogenicidad y aplicación de antitoxina en algunas enfermedades:

Tétanos: El Clostidriun Tetani , entra en el organismo en forma de espora a través de heridas abiertas mal tratadas como por ejemplo , fracturas , laceraciones y/o pinchazos con objetos no estériles. Esta bacteria libera en el organismo desde el sitio de entrada una Nuerotoxina capaz de inhibir la transmisión pre sináptica de las moto neuronas inferiores, donde causa una alteración local de transmisión neuromuscular, luego por transporte axonal retrogrado llega hasta los cuerpos neuronales en el tronco del encéfalo y la medula espinal donde expresa su acción patógena principal.

Una vez en Sistema Nervioso Central (SNC), la toxina se difunde a las terminaciones de las células inhibitorias, al impedir la liberación de transmisores. Desde estas células la Tetanoesparmina deja sin inhibición la moto neurona. La consecuencia es Rigidez muscular al aumentar la velocidad de activación del resto de las moto neuronas, y también espasmos a nivel muscular al no limitar la respuesta refleja a los estímulos aferentes. En la realidad, el paciente que se presenta sin síntomas / signos de tétano, es determinante la aplicación preventiva de antitoxina, para evitar la aparición de esta enfermedad. La antitoxina por definición es capaz de eliminar la tetanoespasmina circulante en sangre evitando su adhesión al SNC. En todo caso cuando la enfermedad se manifiesta clínicamente, la aplicación de antitoxina no tiene ningún efecto.



Administración de la Antitoxina Tetánica: También conocida como Antitoxina Inmunoglobulinica Humana (antisuero antitetánico), se utiliza para conferir protección inmediata y temporal contra el tétanos y también como terapéutica especifica.

Indicaciones:

1.-Personas lesionadas y sin inmunización activa previa con toxoide tetanico

2.-Personas con fracturas abiertas, quemaduras, heridas con instrumentos punzantes o por arma de fuego que están contaminadas por la suciedad.

3.-Tratamiento precoz especifico en caso de tétanos.



Dosis:

Cada c.c. de antitoxina tetanica contiene 1.000 U.I. y se recomienda la siguiente dosificación:



1.-Inmunización Pasiva: personas que han sufrido una herida leve y no estaban inmunizadas previamente con Toxoide Tetánico. Deben recibir 5.000 U.I. de antitoxina, mas una dosis de Toxoide en la 24 horas siguientes al accidente. En casos de herida grave con fracturas abiertas, heridas u otras lesiones contaminadas se administra una dosis de 10.000 U.I. de antitoxina y toxoide.

2.-tratamiento especifico: De acuerdo con la gravedad del caso, aunque todo tétano se debe considerar grave, se aplicara 50.000 U.I. por vía endovenosa lenta, si media hora antes se ha inoculado antitoxina por vía IM y no se presenta reacción. En casos sumamente graves se puede administrar hasta 100.000 a 200.000 U.I. pudiéndose repetir la dosis al día siguiente.

Grado de protección conferida por la antitoxina tetánica:

1.-Confiere protección temporal

2.-Máximo nivel de protección a las 12 horas después de la inoculación, y máxima concentración a las 36-48 horas.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   37


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal