Acto Espiritual de Fe y Ayuda Espiritual Central “redencióN”



Descargar 48.25 Kb.
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño48.25 Kb.




Acto Espiritual de Fe y Ayuda Espiritual Central
REDENCIÓN
6 de abril de 2007

Escuela Central Rawson 53 –

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Como estaba programado, a las 18 horas, dio comienzo el Acto Espiritual, que fue coordinado por el Director General Espiritual, Hno. Ernesto Guido Boeri. Luego de cumplir lo establecido y previa a la incorporación del Maestro, Jesús de Nazareth, el Hno. DGE efectuó la siguiente invitación:


Te invito a que te sumes a esta tarea de Redención.
Te invito a que sumes, no a que restes.
Te invito a que dejes tu personalismo para demostrar que puedes llegar a ser Discípulo de Jesús.
Te invito a que te alejes de la mentira.
Te invito a que dejes de “disfrazarte” de Discípulo de Jesús.
Te invito a que compruebes cuál es la verdad que yo comprobé.
Te invito a que dejes la “pesada carga” que te hace sufrir, porque si tienes la voluntad de hacerlo, este Maestro que va a llegar ahora, te va a poder ofrecer toda esa energía espiritual para que puedas sobrellevarla.
Aquellos que hemos comprobado la verdad de esta querida Escuela Basilio, siempre hemos dicho: “la Escuelita me ayudó, la Escuelita me transformó, la Escuelita me ayudó a cambiar”.
¿Qué es la Escuelita? No son las paredes, tampoco el edificio. Es su contenido humano y a ese contenido le pido encarecidamente, que sea respetuoso del sufrimiento de cada hermano que llega.
A los hermanos de cada Escuela que me están escuchando, en cualquier parte del Mundo, les pido que sean caritativos, solidarios y fraternos; que respeten a todos.
Esta Institución ya va a cumplir noventa años y nos parece un logro enorme. Pero, ante otras hermanas religiones, es como si la Escuela todavía no hubiese nacido, si nos comparamos con el tiempo de inicio de muchas de ellas.
Si en esta Institución colaboramos con el Bien, podremos ser respetados y considerados.
Vaya nuestro agradecimiento al esfuerzo que han hecho los hermanos para inaugurar la Escuela de Villa Gesell, la número 354. Por si no lo sabían, para aquellos que la conocieron, la Guía Espiritual de esa Escuela es la Hna. Trinidad Cid de Cid, la hermana Trini, que a la vez fue en una encarnación, Marta, quien ayudó en el parto de Jesús de Nazareth.
Esta hermana hoy es Guía Espiritual de la Escuela de Villa Gessel y los Hnos. Francisco Salvitto y Armando Depaolini serán los espíritus que colaborarán como Directores Espirituales Acompañantes, porque no ha desencarnado ningún hermano en esta Escuela ya que recién se inaugura.
Quise dar estas informaciones que ya muchos las conocían. Además, un Hno. Director Espiritual que tiene un circo en la costa, nos facilitó la carpa, por lo que estuvimos muy cómodos. Fue una tarde preciosa y emotiva. El esfuerzo de todos hizo posible esa hermosa Escuelita, que es para el grupo de hermanos y parece muy cómoda…
Ya El Maestro está aquí presente y tenemos que darle lugar. Por eso, quién soy yo para seguir hablando.
Hermanos, mantengamos la Elevación Espiritual y cuando Él comience a transmitir Fluido Espiritual con Partículas Espirituales, que poseen tanta inteligencia y actividad, coloquen sus manos en la frente, en el pecho o en el estómago. Los Directores
Espirituales orientarán el Fluido Espiritual a los hermanos que están necesitándolo. Yo voy a estar en la tarea de orientar el Fluido Espiritual con Partículas Purificadas hacia el agua para que cada hermano pueda llevarla luego a su casa, no para curarlo de ningún mal sino para armonizarlo espiritualmente.
Incorpora Jesús de Nazareth
Jesús: Querida Humanidad, querida Humanidad… esa expresión de gratitud que mencionas en la canción entonada cada vez que me incorporo, tiene vibraciones espirituales que me hacen tan feliz que soy yo, El Maestro, el agradecido.
Hoy, en estos tiempos y gracias a los adelantos materiales y tecnológicos puedo transmitir estas vibraciones espirituales de amor al lugar donde te encuentres, en cualquier continente, no importa la raza donde hayas encarnado. Este mensaje está siendo observado y escuchado por los Discípulos que acompañan a Jesús, por los observantes, por los simpatizantes de esta Enseñanza Espiritual y por los que no simpatizan precisamente con ella. Llega a los que dudan de esta incorporación, a los que no creen, pero con todo respeto, vamos a tratar de enseñarles de qué trata mi filosofía.
Entonces te pido hermano que dudas, que analices, que investigues qué sucede cuando en tu práctica religiosa, cualquiera que sea, sin discriminación del credo que profeses, de rodillas, de pie, peregrinando, golpeándote el pecho, elevas con tanta pasión tus plegarias hacia mí y me pides “ayuda Jesús”.
También me pides perdón, muchas veces…
¿Cómo piensas que este Maestro pueda escucharte?
Porque estás utilizando un vínculo espiritual a través de tu mente, de tu pensamiento y hasta de los sentimientos que yo percibo, respeto y

trato de acompañarte, practiques lo que practiques, porque eres un hermano mío que me necesita.


Entonces, te pregunto: ¿Por qué Jesús no puede usar ese mismo vínculo espiritual, para llegar, a través de la palabra de un hermano que se ha capacitado, como podrían capacitarse ustedes si lo desean? ¿Por qué no puedo expresarme? ¿Por qué dudas de mi presencia espiritual? Quisiera que lo analices, no en este lugar, emocionado, sino tranquilamente y en los momentos en que tu inteligencia puede estar acorde a esa inquietud espiritual.
Cuando estuve crucificado, (con las vibraciones espirituales porque todavía mi mente funcionaba, por eso podía hacerlo), pedí a Dios Perdón para mis hermanos, con pleno conocimiento y conciencia, en mis últimos instantes, de que la palabra Perdón no significaba indulto.
El indulto lo realizan los hombres y el Perdón se conforma con la Reparación de todas y cada una de las faltas o errores cometidos, o por lo menos, habiéndose arrepentido.
Podrás ser indultado por el hombre, pero el Perdón es otra cosa y prácticamente en eso se basó mi Enseñanza Espiritual; porque te puedo asegurar que no hay un solo lugar en este mundo donde se puedan esconder los errores cometidos: las debilidades, la falta de virtud, la mentira, la infamia, la traición… no hay lugar donde esconderlos, por más que te lo propongas. Los llevarás grabados en el espíritu, porque esa es la grandeza de Dios, que tengas la posibilidad y la oportunidad, a través de encarnación, de la reencarnación, de la vida material, de poder reparar esos errores cometidos.
Es por eso que no hay dos vidas iguales, no hay dos destinos iguales, son diferentes los sufrimientos, las preocupaciones, las situaciones espirituales con que encarna ese ser pequeñito, que llevas, madre, en tu vientre; que no es un espíritu de Luz.
El Bien existe, te protege, te envuelve, te contiene y te ama para que ese proceso del nacimiento pueda cumplirse. También contiene a todos los que te rodean y acompañan; y a la ciencia humana, para que pueda colaborar. Entonces, ¿de qué te quejas?
Jesús viene en este instante en que toda la Humanidad está unida, a transmitirte vibraciones espirituales de amor que te reconforten; para que si estás muy acosado por el mundo material, te hagan recapacitar que por lo menos, si no practicas esta Enseñanza, trates de no perjudicar a otro hermano.
No es fácil, sabe Jesús de todos y cada uno de tus problemas. En estos acuciantes momentos, la humanidad se ocupa de las adicciones, de las armas, de los desastres climáticos. Las armas sofisticadas tecnológicamente que tú conoces, son la culminación material de una idea que se gestó en la mente. Entonces, el peligro no está en las armas, está en la mente. Y ese peligro te acompaña permanentemente (no hace falta que estés involucrado en la fabricación, en el tráfico o en la negociación de esas armas), si odias, si sientes la necesidad de venganza, no de justicia, porque muchas veces tras proclamar la justicia se está esperando la venganza.
Si cada uno, desde su lugar, aportara su granito de arena con buenos pensamientos, no reaccionando en forma rebelde, tratando de comprender al hermano que te lastima…
Te digo una y mil veces, querida Humanidad, que si aquel que te lastimó no comprende, y el que comprende eres tú, entonces, practica la Enseñanza Espiritual aunque sea en silencio.
No eres víctima por comprender una situación especial, eres víctima de tus pasiones y tu rebeldía; de eso sí te puedes convertir en víctima.
¡Claro que es difícil! Porque hablando de las debilidades, uno de las peores se desarrolla
en la mente, luego se traslada a la materia, pero las adicciones se comienzan a sembrar
en la mente, por los malos pensamientos, los hábitos, las ideas confundidas y repetidas, porque a veces sabes que estás equivocado y no haces nada para remediarlo.
Jesús parecería que siempre te pide lo mismo, ya te he dicho tantas cosas.
Hay bibliografía sobre lo que te estoy diciendo, incorporación tras incorporación siempre vas a escuchar los mismo, siempre te voy a pedir fundamentalmente, que ames y después que recapacites, porque nunca es tarde para recapacitar ¡y siempre se puede amar!
Prueba de ello, te voy a pedir Hermano Director General Espiritual, que corrobores las imágenes de fluido espiritual de los hermanos que me acompañan.
Hay hermanos de esta Enseñanza… si pudieras verlo a la visión material, está repleto el pie de la Cruz de hermanos, y esto es lo importante que te voy a decir: hermanos que han transitado otras creencias religiosas en la antigüedad, que Dios les ha permitido encarnar antes y después de Jesús y que hoy estamos juntos, trabajando en el Bien, para universalizar la creencia religiosa.
Es tanta la necesidad que esta humanidad tiene, que si se hiciera una descripción espiritual se verían distintos hábitos que por discreción y respeto no los vamos a mencionar.
Hno. Director General Espiritual: ¿Puedo describir Maestro?
Jesús: Sí, hermano, te lo agradecería.
DGE: Hay una gran presencia espiritual de seres que como Tú dijiste,

han sido, son de la Enseñanza Espiritual: Directores Espirituales con su guardapolvo que los identifica en la Institución. Pero también, sin mencionar qué religiones, hay presencia de espíritus y todos con Luz espiritual, que eran personas de distintas razas, con distintas ropas representando creencias religiosas, inclusive con coloridas vestimentas de tribus de siglos pasados, como si hubieran sido chamanes, brujos, llamándolos así con todo respeto. También hay presencias de seres que están dentro de la Redención, que han utilizado ropajes de la época en que Vos transitabas por la Judea.


Jesús: Sí, hermano
DGE: Tenemos presentes Directores Espirituales que están vibrando espiritualmente, sin incorporarse en ningún hermano, pero que podríamos definirlos, algunos conocidos y otros no; inclusive el que Vos nombraste Director General Espiritual y luego cuando desencarnó lo nombraste Guía Espiritual de esta Escuela.
Es decir, la Redención no tiene en el Bien signos religiosos, ni razas, ni clases sociales, son espíritus con Luz pero que han encarnado en siglos muy pasados, es una presencia espiritual que pienso, Vos Maestro me lo a vas a aclarar, que todos ellos te abrieron paso para que Vos llegaras.
Jesús: Exactamente hermano y además hay familiares muy allegados a los Directores Espirituales… Más acompañado no puedes sentirte, hermano querido.
Cuando te sientas desfallecer acuérdate de esto, que ni siquiera hubieses podido imaginar. Se está planificando con todo orden y prudencia en el espacio cómo hacerlo, porque el problema sigue siendo el hombre y los intereses creados por sobre todas las cosas; pero hay mucho por hacer.
Estamos seguros que con toda esta compañía espiritual, estén donde estén los hermanos confundidos que necesiten orientación espiritual, van a tener lo que requieran…
DGE: Maestro, ¿te puedo hacer una pregunta?
Jesús: Sí, hermano…
DGE: Es una forma de respetar la práctica en Tu presencia. Yo sé que cuando nosotros te preguntamos Vos siempre nos vas a contestar que sí. ¿Está Judas a tu lado, también?
Jesús: Sí, hermano. Desde el instante…
DGE: Quien se llamó Judas (aclara).
Jesús: Sí, hermano, desde el instante que en estabas leyendo, dándole curso a la lectura estaba a tu lado también… ¿Qué más pruebas quieres hermano, cuál es la duda que te queda?
Te invito, como te invitó el hermano Director General Espiritual a transitar este camino, si tienes alguna duda, algo que confirmar, ¿qué más hermano?
¿Cómo quieres que te conteste Jesús, cuando le pides o le prometes algo? ¿Concediéndote favores? No, hermano, sino enseñándote, brindándote las herramientas para que no cometas más errores y seas víctima de las consecuencias de los errores y debilidades. Todas las consecuencias de la violencia, de la desconfianza, que es lo que más le preocupa a Jesús. La desconfianza con que te desenvuelves con respecto a tu hermano, porque obviamente, eres un ser humano y tienes que defenderte, cubrirte.
Entonces, desconfías para no ser traicionado nuevamente. Baja los puños, dale la oportunidad al que desconfías de que deje de una vez por todas de ser desconocido… y si te traiciona, el error será para él y tú seguirás adelante. ¡Eso es ser “adepto” de Jesús!, seguidores hay muchos. Discípulo, puedes escuchar y aprender, realmente es poner en práctica lo que te dice Jesús.
DGE : Maestro ¿te puedo hacer un comentario?
Jesús: Sí, hermano.
DGE: Me encanta ser oído y contestado, públicamente. No hay dudas que Vos estás utilizando la mente de un hermano que se ha prestado, como decimos siempre, libre y voluntariamente para incorporarte. Los conocimientos espirituales que tenemos es que ya hemos dejado de ser Adeptos tuyos para ser tus Discípulos y Vos mismo mencionas la palabra Discípulos, pero para que no haya confusión, qué mejor que siempre el Maestro a nosotros sus alumnos, confirme lo que ya todos sabíamos. Para nosotros, llegar a ser tus Discípulos es una meta, un propósito, una voluntad dentro de la fe. Las palabras son humanas, no vienen al caso si evolucionamos o no, si me llamo Adepto o Discípulo, sino cómo cumplo. Y te digo, Maestro, los hermanos de la Escuela te aman tanto que a veces se olvidan de amarse ellos un poquito más o de amar al que tienen a su lado…invítalos a que te amen un poco menos, Maestro, invítalos… ¡gracias!
Jesús: Queda confirmado hermano, pero las palabras muchas veces no se adaptan exactamente a los sentimientos y lo que realmente le da sentido a la palabra Discípulo, es el camino, la intencionalidad y el amor con que se transita.
DGE: Totalmente…
Jesús : Pero queda confirmado lo que tu dijiste, para que no haya confusión, porque va a llegar el día en que esta Enseñanza tenga su propio vocabulario, mientras tanto, la costumbre, a veces la falta de tiempo para analizar el verdadero sentido, la verdadera semántica, es que tenemos que trabajar para que ese momento llegue.
DGE: Maestro, puedo algo más…
Jesús: Sí, hermano.
DGE: Me vas a echar.
Jesús: No, hermano.
DGE: Parece increíble para muchos que yo pueda hablar con Jesús de Nazareth, o mi hermano de fe pueda escucharlo, pero nos enseñaste algo muy importante que hace varias semanas atrás tuve, por indicación espiritual del Bien, que agregar, lo que acabas de confirmar: la mente se puede perturbar, la mente puede influenciar al espíritu encarnado, la mente puede también recibir presión. Lo he conversado con algunos colaboradores y en Tu mensaje acabas de mencionar la acción de la mente.
¿Por qué? Porque la mente es un sistema formado por partículas espirituales muy evolucionadas pero no de Luz, puede caer en la perturbación del propio espíritu encarnado, como también de presiones externas.
Tenemos escrito, Maestro, en una de las lecciones que el Sistema Mental se podía alterar.
Semanas atrás tuve la aclaración espiritual de que también (todavía no lo hemos hablado en reunión con Colaboradores, pero Vos me lo confirmaste hace unos momentos cuando explicaste) se apoyan en la mente las adicciones, que no es infalible. Y eso me confirmó justamente en lo que tengo como tema de Enseñanza para aclarar, porque teníamos escrito que el Sistema Mental se altera, es decir la mente como sistema formado por partículas espirituales muy evolucionadas pero no purificadas.
Jesús: Te adelantaste a lo que continuaba del mensaje. Y eso confirma que me percibes constantemente, es una prueba para los demás.
Te iba a hablar de la mente y para hacer una comparación pedagógica, para que sea fácil de entender para todo hermano aunque no sea muy erudito o muy capacitado, esas partículas espirituales son evolucionadas pero son tan delicadas como un bebé. Un movimiento en falso, es muy fácil perturbarla, entonces tiene que ser cuidada la mente a través de todos los elementos que el encarnado tiene para cultivar una vibración espiritual acorde a la evolución que necesita. Lo que escucha, lo que ingiere, lo que habla y lo que piensa, puede desarmonizar en un instante, lo que lograste en veinte años de liberación armonizar. Y el error, es muy estudioso de las debilidades del encarnado. Por eso, Jesús te pide que prestes atención a lo que te rodea, a veces sin querer, despiertas pensamientos competitivos de envidia que no le hacen bien al espíritu. Si practicas el Bien, ésa es la sabiduría, y el silencio, la inteligencia.
No proclames tus conocimientos espirituales, empléalos en silencio, transmite, da el ejemplo, deja de criticar por sobre todas las cosas. La palabra tiene un valor incalculable para el ser encarnado, no abuses de tu vocabulario, no abuses de tus comentarios, trata de ponerte en el lugar del otro…¿qué harías en lugar de este ser si tuvieras la misma situación material o espiritual?, ¿cómo reaccionarías herma no?... Eso será suficiente para que vengan tiempos mejores.
No te quepa ninguna duda que el Bien se está ocupando de mejorar esta querida humanidad, no importa que creas en esta incorporación, que la hayas aceptado o no, porque cuando estuve encarnado, fui condenado por mentiroso, por profanar el Templo y no pude defenderme ni con la “Ley”... ¿qué Ley?... si no había cometido ningún error que perjudicara a nadie, mas que a los intereses creados.
Si las leyes de los hombres crearon el indulto, como dije al comienzo, por eso estás transitando esta Enseñanza. Ocúpate más en estudiar las Leyes de Dios y lograrás la felicidad, que existe hermano, sí, existe si le das lugar.
Ahora este Fluido Espiritual con Partículas Purificadas que se van a desprender a través del hermano que está cumpliendo esta tarea espiritual. Te pido que se predispongan, fluidador y fluidado, para que estas partículas espirituales purificadas que el Bien va a hacer llegar a tu pericuerpo, a las partículas espirituales dirigentes más carenciadas de tus órganos y a todas las partículas espirituales no purificadas que animen cada célula, cada composición ósea, cada sistema, cada tejido de tu materia; a las madres en gestación; a los enfermos de miedo; para que todo eso se pueda llevar con la armonía y la serenidad que necesitan estas partículas espirituales para ingresar en tu materia. ¡Con amor, hermanos! (El Maestro fluida en silencio.)

Pueden tomar asiento los hermanos fluidadores, que yo voy a seguir fluidándolos.


Hermano Director General Espiritual, primero te voy a seguir fluidando… Suspende.
El Bien no es un privilegio para nadie, pero luego de fluidarte en particular, voy a pedirte algo más…voy a canalizar el Fluido Espiritual, fila por fila, como si estuviera pasando entre mis discípulos y voy a continuar por los alrededores de estas Aulas, para que ayudes con el pensamiento y que se trasladen las vibraciones espirituales a esta querida Humanidad… puedes percibirlo hermano…
DGE: El Fluido Espiritual que está transmitiendo el Maestro lo está haciendo llegar de una manera más directa también, sin intermediarios a todos los hermanos, inclusive a los que estaban como fluidadores… autofluidémonos todos con la mano en la frente, mientras sigue llegando este Fluido Espiritual… Elevación
Espiritual.(Silencio)
Jesús: Y ahora acompáñenme, donde más se necesite en este Planeta Tierra. (Silencio.
Finaliza de impartir el Fluido Espiritual con partículas purificadas.)
Hermano, si tienes algo difícil de resolver, o alguna intervención en tu salud próximamente que te aqueja, o algo importante que te esté provocando gran sufrimiento, Jesús te asegura que hoy te vas en otra situación espiritual para poder afrontar en forma positiva, como un verdadero discípulo de Jesús, lo que tengas que decidir.

Te dejo todo mi amor… y si te asombró este Fluido Espiritual es porque lo necesitabas hermano...


Te amo inmensamente.
¡Hasta siempre!

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal