15 minutos : Composición del lugar



Descargar 26.45 Kb.
Fecha de conversión24.12.2017
Tamaño26.45 Kb.

Encuentros de la Familia Ignaciana

Comisión de Espiritualidad – Provincia Centroamericana
GUIÓN PARA EL TEMA #6

La Familia como Comunidad




  1. Oración (15 minutos):


Composición del lugar:

  • Tomo conciencia del lugar donde estoy y dejo que las preocupaciones de mi casa, del trabajo, el trajín de la semana, de mis dolores y necesidades, dejo todo a un lado y quiero ahora ser libre para estar con Dios.




  • Me pongo en la presencia de Dios: Elijo la postura que más me ayude, pidiendo al padre en nombre de Jesús, que me dé su Espíritu para que todos mis deseos e intenciones, mi inteligencia, mi voluntad y todas mis acciones vayan ordenadas únicamente hacia su servicio y alabanza.

Petición:

  • Respiro profundo tres veces y me siento en presencia de Jesús, callado y sosegado pido al Señor lo que quiero. Contemplo y medito la siguiente oración:

    • Señor, dame la gracia de reconocerte en todos mis hermanos, en especial en todos con lo que comparto mi hogar, con quienes comparto la vida en familia, quiero hacer únicamente tu voluntad, para así, ser un auténtico seguidor tuyo. Señor, danos la gracia especial, no solo de “sentir el desorden interno de la vida”, como algo que me afecta personalmente, sino también enséñame a sentir el desorden interno de mi vida también como algo que me impide realmente construir comunidad, construir familia. Señor, hoy quiero comprender, cómo mi pecado es el obstáculo real para entablar relaciones humanas verdaderas y, por consiguiente para la creación de una autentica familia cristiana.

Conclusión:

Agradezco al Señor, como a un amigo por lo que he recibido en la oración. Salgo lentamente de la oración.




Dependiendo del tiempo disponible, podemos realizar juntos las dos lecturas en orden o se puede dividir la asamblea en dos grupos. Si se dividen en dos grupos, un grupo lee y discute el tema #1 y el otro grupo lee y discute el tema #2 (45 minutos para la lectura y la conversación). Luego, en el plenario, un relator de cada grupo resume el contenido de su tema y los puntos de la conversación en su grupo (20 minutos).



  1. TEMA #1 (45 minutos)

El padre Rieman, quien fuere responsable mundial de las Comunidades de Vida Cristiana (CVX), hizo un breve estudio sobre el desarrollo de una comunidad y el ritmo de los Ejercicios Ignacianos. En él afirma que, en el desarrollo de una comunidad hay algo análogo al ritmos de las cuatro semanas de los Ejercicios.

Una comunidad (una familia es una comunidad) empieza, por lo general, con lo que se llama el “Principio y Fundamento”, es decir se ve la grandeza, la belleza de estar juntos, se aprecian las ventajas de ser comprendidos, de sentirse apoyados en la propia acción personal, social, apostólica, de la posibilidad de comunicar.

Pero después sigue lo que él llama, según los estudios de psicología social, la crisis comunitaria: al cabo de cierto tiempo, se empieza a ver que, en el fondo, estar juntos no es, después de todo, tan hermoso, tan romántico, tan de color de rosa y tan fácil como parecía. A una cierta ceguera por los defectos de los demás, sucede la percepción de muchas cosas, tal vez pequeñas, pero fastidiosas e irritantes, que ponen nerviosa a la gente. Se empieza a ver que vivir en comunidad (en familia) es muy difícil; se ponen de manifiesto los personalismos, cada uno se revela a sí mismo, los propios conflictos, los temores, las agresividades, los tics nerviosos y entonces todo empieza a volverse pesado.

Cuando se llega a este punto, o la situación estalla, o se estabiliza en forma de homeostasis, es decir, en un cierto ajuste de los conflictos internos de tal modo que la fachada no resulta erosionada por ellos y se puede presentar todavía hacia fuera, como comunidad (familia). Aunque las cosas dentro no vayan tan bien, se continúa como si no pasara nada para mantener la paz y para quedar bien. Se parece a la historia de muchos matrimonios: siguen adelante porque es preciso hacer ver a la gente que viven unidos, aunque no sea así, porque se han comprometido a eso con honor, públicamente, ante la comunidad. En estos casos, la vida familiar (comunitaria) se torna muy formal, sin verdaderas ventajas de la vida familiar, que solo se alcanzan mínimamente.

La crisis de la comunidad (la familia) encuentra su verdadera solución cuando, como comunidad, nos reconocemos pecadores delante de Dios, incapaces de estar juntos, y nos lo confesamos mutuamente. Si Dios no nos salva, no somos capaces de hacer comunidad, de fortalecer la familia, pues esto es solamente un don suyo. Es una especie de bautismo colectivo, una oración bautismal que hacemos juntos, en la que cada uno reconoce ante los demás las propias faltas, limitaciones, culpas; reconocemos que, habida cuenta de las circunstancias, sólo Dios puede mantenernos unidos y pedimos el don de someternos juntos a su poder, a su voluntad.

A partir de aquí, entonces, puede empezar el segundo estadio, el verdaderamente positivo del discernimiento, de la elección. El padre Rieman dice que no es posible llevar a cabo ningún discernimiento antes de este estadio.

….

El Señor nos reconduce siempre a la humildad bautismal: “Déjense salvar por mí”, dice “reconozcan que no son capaces de salvarse por si mismos, ni juntos. Yo soy la salvación”. Éste es el sentido de esta reflexión.



MEDITACIÓN
Bajo el reflejo del anterior texto, les propongo meditar la letra de la siguiente canción de Rubén Blades, Amor y Control. Vamos a meditarla por un tiempo y luego nos reuniremos en grupo la discutiremos.
ESCUCHAR LA CANCIÓN. (Se puede obtener del siguiente sitio en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=v7aQylt4NrA



Grupo #1: Lectura y conversación sobre el tema; nombrar un relator para el plenario.

Unas preguntas para estimular la conversación: ¿Somos hoy capaces de amar de verdad, o solo como un intercambio para que nos amen también (dando y dando), para que nos hagan sentir amados?

¿Qué es para nosotros nuestra familia, el grupo humanos que nos hace sentir útiles, realizados, servidos tal vez?

¿Qué tan fácilmente nos es perdonar los errores de los demás miembros de nuestra familia, una falta de respeto de un hijo, la falta de esfuerzo escolar de otro, la infidelidad de nuestro conyugue, el sexo precoz de una hija? ¿Qué respuesta damos como individuos a los errores de nuestros familiares, nos sentimos ofendidos o buscamos aliviar sus heridas, poner un bálsamo en sus cicatrices?



Tema #2 (45 minutos)
Ya hemos entrado al tema de nuestra reunión, de nuestra reflexión. Lo que nos pide Jesús, el fruto que debemos producir, la forma con la cual debemos tratar a nuestro prójimo, es también y de forma especialísima un mandato para con nuestra familia.
La Antitesis del Sermón de la Montaña
Usaremos como referencia el Evangelio de Mateo, 5:20-48.

Luego de expuestas la Bienaventuranzas Jesús, penetra aun más profundamente en la conciencia humana. Aquí Jesús no cuestiona las exigencias de la Biblia ni se contenta con hacer un comentario de ellas, la ley de Cristo es un llamado a la purificación del corazón, es decir de nuestras intenciones y deseos. Es una nueva lucidez que nace de una mirada puesta en Dios. Cuando nos volvemos hacia el Padre descubrimos cuan imperfectos son los criterios humanos de moralidad. Dejemos pues, de llamar pecado a aquello que los hombres notan y condenan. Mis pecados son los malos pensamientos y deseos que alimento en mi interior y que producen malos frutos, cuando se presenta la ocasión.


Veremos que tenemos aquí cinco antítesis; todas ellas empiezan con las palabras: “Ustedes han oído que se dijo”, es decir, les han propuesto una cierta norma moral, les han dicho qué debe hacer el ser humano para ser honesto, “pero yo les digo” que eso no basta. Todo esto aparece resumido en el versículo 20: “Porque les digo que si el modo de obrar de ustedes no supera al de los letrados y fariseos, no entrarán en el reino de los cielos”.

Ahora bien, esta palabra es tan fuerte que nos asusta (al menos debiera hacerlo), porque la justicia de los escribas y fariseos era muy grande: es la de las personas honestas en todas las relaciones de la vida; es la de las personas piadosas, devotas, deseosas de dar a Dios y al prójimo lo suyo. Pero Jesús dice que no es suficiente y expone el porqué en todas estas antítesis. ¿Por qué no bastan las obras de caridad y de justicia que practicaban los escribas? Porque si el hombre no se abre al poder de Dios y se limita a querer hacerse honesto por sí mismo, no consigue ni siquiera llegar al límite decente, justo, de honestidad.


Mateo 5:20-48

Traducción: La Biblia de Nuestro Pueblo (Texto: Luis Alonso Schökel)


20 Porque les digo que si el modo de obrar de ustedes no supera al de los letrados y fariseos, no entrarán en el reino de los cielos.
21 Ustedes han oído que se dijo a los antiguos: No matarás; el homicida responderá ante el tribunal. 22 Pues yo les digo que todo el que se enoje contra su hermano responderá ante el tribunal. Quien llame a su hermano imbécil responderá ante el Consejo. Quien lo llame renegado incurrirá en la pena del infierno de fuego. 23 Si mientras llevas tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja la ofrenda delante del altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano y después vuelve a llevar tu ofrenda. 25 Con quien tienes pleito busca rápidamente un acuerdo, mientras vas de camino con él. Si no, te entregará al juez, el juez al comisario y te meterán en la cárcel. 26 Te aseguro que no saldrás hasta haber pagado el último centavo.

27 Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio. 28 Pues yo les digo que quien mira a una mujer deseándola ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. 29 Si tu ojo derecho te lleva a pecar, sácatelo y tíralo lejos de ti. Más te vale perder una parte de tu cuerpo que ser arrojado entero al infierno. 30 Y si tu mano derecha te lleva a pecar, córtatela y tírala lejos de ti. Más te vale perder una parte de tu cuerpo que terminar entero en el infierno.

31 Se dijo: Quien repudie a su mujer que le dé acta de divorcio. 32 Pero yo les digo que quien repudia a su mujer---salvo en caso de concubinato…la induce a adulterio, y quien se case con una divorciada comete adulterio.

33 Ustedes, también, han oído que se dijo a los antiguos: No jurarás en falso y cumplirás tus juramentos al Señor. 34 Pero yo les digo que no juren en absoluto: ni por el cielo, que es trono de Dios; 35 ni por la tierra, que es tarima de sus pies; no por Jerusalén, que es la ciudad del gran Rey; 36 ni jures tampoco por tu cabeza, pues no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos. 37 Que la palabra de ustedes sea sí, sí; no, no. Lo que se añada luego procede del Maligno.

38 Ustedes ha oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente. 39 Yo les digo que no opongan resistencia al que les hace el mal. Antes bien, si uno te da una bofetada en tu mejilla derecha, ofrécele también la otra. 40 Al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica déjale también el manto. 41 Si uno te obliga a caminar mil pasos, haz con él dos mil. 42 Da a quien te pide y no des la espalda a quien te pide prestado.

43 Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. 44 Pero yo les dijo: Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores. 45 Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. 46 Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen? También hacen lo mismo los recaudadores de impuestos. 47 Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.

48 Por tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre de ustedes que está en el cielo.

Grupo #2: Lectura y conversación sobre el tema; nombrar un relator para el plenario.

Unas preguntas para estimular la conversación: La familia es la última esperanza de la sociedad, familias fuertes, comprensivas, emocionalmente nutritivas y con la capacidad de perdón y de sanación son la única solución que hoy podemos ofrecer contra el deterioro de la sociedad. ¿Qué experiencias hemos vivido, que nos pongan en sintonía con estas palabras de Jesús? ¿Cuáles son los retos, espirituales personales, que experimentamos como padres e hijos en nuestras familias? ¿Somos padres referentes para nuestros hijos?




  1. Plenario (30 minutos)

El relator de cada grupo presenta los puntos esenciales de las conversaciones e intervenciones. Si el tiempo permite, se puede abrir la conversación al plenario.


  1. Refrigerio e intercambio (30 minutos)

Compartir noticias recientes de cada obra; establecer la fecha, hora y local para el próximo encuentro; compartir un refrigerio.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal