1. Propiedades de la materia



Descargar 71 Kb.
Fecha de conversión14.03.2018
Tamaño71 Kb.

1. Propiedades de la materia

La materia es todo lo que nos rodea que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio. Una estrella, un edificio y el aire que respiras están hechos de materia. La materia tiene propiedades.

Las propiedades de la materia son características que presentan todas las sustancias que se encuentran en nuestro entorno y que, en algunos casos permiten diferenciar un cuerpo de otro.

Una forma de describir la materia es observar sus propiedades. Por ejemplo, si se te pide describirte a ti mismo, mencionarías tus propiedades, que son tus características particulares. Podrías describir el color de tu cabello, ojos, piel, o la longitud y textura de tu cabello, tal vez tengas pecas u hoyuelos.

Gracias a las propiedades de la materia, podemos distinguir la sal del café, por su olor, color, composición y textura; también se pueden identificar por otras propiedades que requieren del proceso de medición.

1.1 Medición

Medir es comparar una magnitud física que se desea cuantificar con una cantidad que se utiliza como patrón, denominada unidad. El resultado de una medición indica el número de veces que la unidad está contenida en la magnitud que se mide. Por ejemplo, 20 mL de agua significa que 20 es el número de veces de la unidad de medida está contenida en este volumen de agua.

Las mediciones se realizan con aparatos e instrumentos que arrojan resultados de diferentes magnitudes.

La medición es un procedimiento importante en las ciencias. Las personas dedicadas al estudio de la química identifican sustancias midiendo en ellas determinadas propiedades.

1.2 Propiedades cualitativas

Son aquellas que no se pueden medir o contar y hacen referencia a la calidad de la materia. Se perciben por medio de los sentidos y por ello no son fiables ya que dependen de juicios subjetivos de las personas. Entre ellas tenemos el olor, el sabor y el color.



1.3. Propiedades cuantitativas o magnitudes físicas

Son aquellas características de la materia que pueden ser medidas, es decir, tienen un valor numérico (cantidad) y una unidad de medida que se representa con un símbolo. Se conocen dos clases de magnitudes físicas: fundamentales y derivadas.



  • Las magnitudes fundamentales son independientes de las demás, es decir, se definen por sí misma y sobre ellas se fundamenta el trabajo de medición de ciencias. Son magnitudes fundamentales la masa, el volumen y la temperatura

  • Las magnitudes derivadas son las magnitudes que se definen a partir de la relación de las magnitudes fundamentales. Por ejemplo, para calcular la densidad de un elemento o sustancia, determinamos la cantidad de masa contenida en un determinado volumen; en consecuencia, decimos que la magnitud densidad se deriva de las magnitudes masa y volumen. Son magnitudes derivadas la densidad, la velocidad de reacción y la molaridad, entre otras.

1.4 Propiedades generales o extrínsecas

Las propiedades generales o extrínsecas son aquellas son aquellas que son comunes a todas las clases de materia y dependen de la cantidad de materia que constituye cada cuerpo; es decir, no determinan información particular de la sustancia o la materia que se está estudiando. Algunas requieren se medidas con instrumentos especiales. Estas propiedades son:



  • Masa: la masa es la cantidad de materia que posee un cuerpo. Es posible que estemos más familiarizados con el término peso que con el de masa. El peso de un objeto depende de su masa y la atracción sobre él de la gravedad. Por tanto, el peso de un objeto cambia conforme cambia la atracción gravitacional. En la luna un objeto pesa mucho menos que en la tierra por que la atracción gravitacional en la luna es seis veces menor que en la tierra. Sin embargo la masa es la misma por que la cantidad de material en dicho objeto es constante.

Para medir la masa se utiliza la balanza o bascula, aparato que expresa esta medida en unidades como miligramos, gramos y kilogramos. Hay 1000 g en un kilogramo. La unidad SI de masa es el kilogramo; en comparación con el sistema inglés, la masa de un kilogramo es equivalente a 2.205 lb y una libra es equivalente a 453.6 g.

Por ejemplo, en los supermercados todos los empaques tienen escrita la cantidad material que contienen: 5Kg de arroz; 500 gramos de manzana, 250 gramos de cilantro, entre otros.



Medición de la masa de sólidos

Para calcular la masa de una sustancia en estado sólido, se calibra la balanza; se determina la masa de un recipiente vació, como el vidrio reloj y luego, se deposita en él sólido. Una vez se hayan obtenido estos valores, se establece la diferencia entre ellos, y el resultado obtenido es la masa del sólido.

Por ejemplo, si se requiere medir la masa de una cucharada de azúcar, el procedimiento sería el siguiente:

1. Medir la masa del vidrio de reloj vacío.

2. Medir la masa del vidrio de reloj con la cucharada de azúcar.

3. Determinar la masa del azúcar a partir de la diferencia entre los pasos dos y uno (2-1).



Medición de la masa de líquidos

Para medir la masa de una sustancia en estado líquido, es necesario utilizar instrumentos como vasos precipitados, Erlenmeyer y balones. Se calibra la balanza y luego, se mide la masa de uno de estos recipientes mencionados, vacío. Se vierte el líquido dentro de él y se determina la masa nuevamente. La diferencia entre estos resultados determina la masa del líquido.

Por ejemplo: si se requiere medir la masa de una cantidad de agua:

1. Medir la masa de un vaso de precipitados vació.

2. Medir la masa del vaso de precipitados con el líquido.

3. Determinar la masa del líquido a partir de la diferencia entre los resultados de los pasos dos y uno (2-1).



Medición de la masa de gases

Para calcular la masa de una sustancia es estado gaseoso, se determina la masa del recipiente vació, luego con el gas dentro de él y se calcula la diferencia. Por ejemplo; si se requiere medir la masa de aire contenido en un globo:

1. Se calcula la masa del globo vacío.

2. Se calcula la masa del globo inflado.

3. Se establece la masa del gas a partir de la diferencia entre los resultados obtenidos en los pasos dos y uno (2-1).


  • Volumen: el volumen es el espacio ocupado por un cuerpo. Las unidades más empleadas para medir volúmenes en el SI son el metro cúbico (m3) y el centímetro cúbico (cm3). El metro cúbico, es el volumen de un cubo cuyos lados miden un metro de largo. En un laboratorio químico, el metro cúbico es demasiado grande para su uso práctico. En vez de ello, los químicos trabajan con unidades del sistema métrico de volumen que son más pequeños y más convenientes, como en Litro (L) y en mililitro (mL). Un litro es ligeramente mayor que un cuarto de galón (qt por sus siglas en inglés) (1L=1.057qt) (1L=1000mL) (1m3=1000mL).

Medición del volumen de líquidos

Para determinar el volumen de sustancias liquidas se utilizan recipientes graduados. Estos poseen una escala que permite expresar el resultado en mililitros. Para hacer correctamente la medición debes colocar el recipiente escogido sobre una superficie plana y ubicarte de manera que tus ojos estén frente al menisco, que es la superficie libre, cóncava o convexa, del líquido contenido en el recipiente. La medida es el valor que el menisco tenga su parte inferior.



Medición del volumen de sólidos regulares

Los sólidos regulares son aquellos que tienen forma definida, por ejemplo, un cubo. Para determinar su volumen se aplican fórmulas matemáticas. Ejemplo: para calcular el volumen de un cubo que tiene 5 cm de lado, se calcula elevando al cubo este valor:

(5cm)3 = 125 cm3

Medición del volumen de sólidos regulares

Los sólidos irregulares son los que no tienen forma definida, por ejemplo, una roca. Para determinar su volumen se aplica el principio de Arquímedes que dice: el volumen de un cuerpo sumergido en un líquido es igual al volumen del líquido desalojado por dicho cuerpo. Para hacer este tipo de mediciones se recomienda realizar este procedimiento:

1. Medir un determinado volumen de agua en una probeta.

2. Sumergir el cuerpo de forma irregular en la probeta que contiene el agua.

3. establecer el volumen del cuerpo irregular a partir de la diferencia entre los resultados obtenidos en los pasos dos y uno (2-1).

Medición del volumen de gases

Los gases son sustancias que no tienen forma ni volumen definidos, por ejemplo, el aire, el humo, las nubes y el vapor, entre otros. Estas sustancias ocupan el volumen del recipiente que los contiene. Ejemplo: si se vierte una cantidad de un gas como dióxido de carbono en un recipiente de 100 ml, dicho gas ocupará este volumen. Si la misma cantidad de gas se vierte en un recipiente de 500 mL, ocupará este volumen.



  • Peso: el peso es el resultado de la fuerza de atracción o gravedad que ejerce la tierra sobre la masa de un cuerpo. Es peso se mide con el dinamómetro, instrumento que expresa las medidas en unidades llamadas Dinas o Newton.

  • Inercia: la inercia es la tendencia que manifiesta un cuerpo para permanecer en el estado en que se encuentra, ya sea en reposo o movimiento.

  • Impenetrabilidad: la impenetrabilidad es la resistencia que opones un cuerpo a que otro ocupe simultáneamente su lugar.

  • Porosidad: la porosidad es la capacidad que tienen un cuerpo de absorber líquidos o gases, debido a la presencia de poros o espacios vacíos, lo que permite que absorban sustancias líquidas o gaseosas. El papel filtro y algunas telas o fibras son porosas.

1.5 Propiedades específicas o intrínsecas

Las propiedades específicas o intrínsecas de la materia son aquellas que permiten diferenciar un cuerpo de otro, haciendo que cada objeto se único en la naturaleza. Se clasifican en propiedades físicas y propiedades químicas.



1.5.1 Propiedades Físicas

Las propiedades físicas son las características que se puedan determinar sin que los materiales varíen su composición. Entre las propiedades físicas de la materia se encuentran las siguientes: propiedades organolépticas, estado físico, punto de ebullición, punto de fusión, ductilidad, maleabilidad, densidad, temperatura, dureza, fragilidad, conductividad, elasticidad, solubilidad. Tenacidad, viscosidad, la capilaridad o tensión superficial

En Química, estos tipos de descripciones se llaman propiedades físicas e incluyen la forma, el estado físico, color, puntos de fusión y ebullición de una sustancias.

Las propiedades físicas son aquellas que se observan o miden sin afectar la identidad de una sustancia. Por ejemplo, puedes describir una moneda de cobre como anaranjada-rojiza, sólida y brillante. La tabla 1 cita más ejemplos de propiedades físicas de cobre que se encuentran entre las monedas, alambre eléctrico y sartenes de cobre.

Tabla 1 Algunas propiedades físicas del cobre


http://img.informador.com.mx/biblioteca/imagen/370x277/721/720784.jpg


Color

Rojizo-anaranjado

Olor

Sin olor

Punto de fusión

1083°C

Punto de ebullición

2567°C

Estado a 25°C

Sólido

Apariencia

Muy brillante

Conducción de electricidad

Excelente

Conducción de calor

Excelente

Propiedades organolépticas

Son aquellas que se perciben mediante los órganos de los sentidos, por ejemplo: el olor, el sabor, el color, el sonido y la textura.



Estado físico

Se determina por el grado de organización de las moléculas que constituyen los cuerpos. La materia se puede encontrar en cuatro estados (sólido, líquido, gaseoso, plasma)



Estados de la materia

La materia existe en una de tres formas llamadas estados de la materia: sólido, líquido y gas. Cada estado tiene un diferente conjunto de propiedades física. Un sólido como una pelota de beisbol tiene una forma y un volumen definidos. Probablemente reconozcas varios sólidos a tu alcance, como libros, lápices o un ratón de una computadora.

Un líquido tiene un volumen definido, pero no una forma definida. Por tanto, el líquido como el agua toma la forma de una botella y luego del vaso en que la vacías.

Un gas no tiene ni forma ni volumen definido. Cuando inflas la llanta de una bicicleta, el aire, que es un gas, llena toda la forma y volumen de la llanta.

El agua es una sustancia que se encuentra comúnmente en tres estados: sólida, líquida y gas. Cuando la materia experimenta cambio Físico, su estado o su apariencia cambiarán, pero su identidad o composición permanecerán iguales. La forma sólida del agua, como la nieve o el hielo, tiene una apariencia distinta a la de su forma líquida o gaseosa, pero las tres formas son agua (Figura 1)

Figura 1 El agua existe como a) una porción de hielo como un sólido, b) agua como líquido c) vapor de agua como un gas





Algunos aspectos fisicoquímicos del agua




fusión




ebullición




Agua sólida (hielo)




agua líquida




vapor de agua




congelación




condensación




La apariencia física de una sustancia también cambia en otras formas. Supón que disuelve sal en agua. La apariencia de la sal cambia, pero podrías volver a formar cristales de sal al calentar la mezcla y evaporarse el agua. Por tanto, en un cambio físico no se producen nuevas sustancias. La tabla 2 muestra más ejemplos de cambios físicos.

Tabla 2 Ejemplos de algunos cambios físicos



Ejemplo de algunos cambios físicos

Tipo de cambio físico

Ejemplo

Cambio de estado

Agua en ebullición

Agua en congelación



Cambio de apariencia

Disolución de azúcar en agua

Cambio de forma

Martillar un lingote de oro en brillantes hojas

Estirar el cobre en delgado alambre



Cambio de tamaño

Cortar papel en trozos pequeños para confeti

Moler pimienta en partículas más pequeñas.



Punto de ebullición: es la temperatura a la cual un cuerpo en estado líquido se convierte en gas. Por ejemplo, al calentar el agua, a 100°C de temperatura, a nivel del mar se convierte en vapor. El punto de ebullición es específico para cada sustancia.

Punto de fusión: es la temperatura a la cual una sustancia sólida se convierte en una sustancia líquida, por ejemplo la mantequilla y las chocolatinas se vuelven líquidas al aumentar la temperatura, entre 25°C y 35°C. Es específico de cada sustancia

Ductilidad: es la propiedad de dejarse convertir en hilos que presentan algunas sustancias, por ejemplo, el cobre.

Maleabilidad: es la propiedad de dejarse convertir en láminas que presentan algunas sustancias, por ejemplo, el aluminio.

Densidad: es una propiedad que relaciona la masa y el volumen de un cuerpo. La densidad que se utiliza como patrón es la del agua ocupa un volumen de un cm3. Los materiales más densos se hunden en las sustancias menos densas. Por ejemplo, al dejar caer una moneda en un tanque que contiene agua, esta se hunde porque es más densa que el agua; si se deja caer un pedazo de madera seca, flota, porque es menos denso que el agua.

Matemáticamente, la densidad se expresa así:

Densidad= masa/volumen, o d=m/V.

La densidad es una magnitud derivada porque es el cociente entre la masa y el volumen. Ejemplo: para determinar la densidad de 40 cm3 de alcohol etílico que tienen una masa de 32 g, se reemplazan estos valores:

d = 32g/40cm3 = 0,80 g/cm3.

Es decir, 0,80 g de alcohol etílico ocupan un volumen de 1 cm3.

Mediante la fórmula de densidad también se puede calcular la más o el volumen de una sustancia. Por ejemplo, si se quiere establecer el volumen de 10g de plata, cuya densidades 10,53 g/cm3, se realiza el siguiente procedimiento: se despeja el volumen de la fórmula:

V= m/d

V= 10g / 10,53 g/cm3



V= 0,95 cm3

Es decir, 10 g de plata ocupan un volumen de 0,95 cm3



Temperatura: la materia que observamos a nuestro alrededor está formada por partículas en movimiento permanente. Debido a esto, las moléculas poseen energía cinética, es decir, que cuanto más movimiento tengan las partículas de un cuerpo, mayor será la temperatura que percibimos en dicho cuerpo.

La temperatura es la medida de la energía cinética promedio que poseen las partículas de un cuerpo. Aunque lo usamos como sinónimos, el concepto calor y el concepto temperatura no son lo mismo, pero están relacionados entre sí.

El calor hace referencia a la energía térmica en movimiento, es decir, la transferencia de esta energía térmica de un cuerpo a otro. Esta transferencia siempre se da entre un cuerpo de mayor temperatura a otro de menor temperatura.

Cuando la materia aumenta su temperatura, es porque está ocurriendo una transferencia de energía y algunas de sus propiedades cambian. Por ejemplo, los sólidos se dilatan, los gases se expanden, los líquidos se evaporan, entre otros cambios. Tales propiedades se llaman propiedades termométricas, es decir, que nos informan del grado de temperatura de un cuerpo.



Medición de la temperatura

La temperatura se puede expresar utilizando diferentes escalas termométricas. La graduación de estas escalas se realiza a partir de unos puntos de referencia que son constantes.

Los puntos de referencia más utilizados son las temperaturas correspondientes a los cambios de estado de diferentes sustancias, que son fijas siempre y cuando el cambio de estado ocurra bajo las mismas condiciones de presión. Por ejemplo, se emplean puntos de fusión y de ebullición del agua, a una atmosfera de presión.

Una vez establecidos los puntos de referencia, la distancia que los separa se divide en partes iguales, de modo que se obtiene, la correspondiente escala termométrica.

Existen varias escalas termométricas. Algunas son las escalas Celsius, la escala Fahrenheit y la escala Kelvin.


Escala Celsius

Escala Fahrenheit

Escala kelvin o escala absoluta.

Mide la temperatura en grados Celsius (°C). Se toma como referencia la temperatura de fusión del agua, 0°C, y la de ebullición, 100°C. el intervalo entre estos dos valores se divide en 100 parte iguales y cada división corresponde a 1°C, por ello también se le denomina escala centígrada.

Mide la temperatura en grados Fahrenheit (°F). En esta escala la temperatura de fusión del agua es de 32 °F y la temperatura de ebullición es de 212 °F. El intervalo entre estos dos puntos está dividido en 180 partes iguales y cada división corresponde a 1°F

Es la escala más empleada en el ámbito científico. En ella se asigna el valor de 273 K al punto de fusión del agua y 373 K a su punto de ebullición.

El intervalo entre estos dos puntos se divide en 100 partes iguales y cada uno equivale a 1K.



Conversiones entre escalas de temperatura.

Para convertir entre sí las escalas presentadas, se utilizan las siguientes fórmulas:



Conversión

De °C a K

De °C a °F

De °F a °C

Relación matemática

K=°C+273

°F=9/5°C+32

°C=5/9(°F-32)

Por ejemplo:

  • ¿A cuánto equivalen 5°C en la escala Fahrenheit?

Si °F=9/5°C+32

Entonces, °F=9/5 x5+32 = 41°F

Por tanto, 5°C equivalen a 41 °F


  • ¿A cuánto equivalen 5°C en la escala Kelvin?

Si K=°C+273

Entonces, K=5+273 = 278

Por tanto, 5°C equivalen a 278K

Otras propiedades de la materia

Existen otras propiedades de la materia que solo algunas sustancias poseen y que nos permiten clasificarlas. Entre ellas, se destacan las siguientes:



Dureza: capacidad de resistencia que opone un cuerpo a ser rayado. La dureza generalmente es proporcional a la fragilidad, de manera que a mayor dureza, mayor fragilidad.

El mineral más duro que se conoce es el diamante, por el contrario, el yeso y el talco son los más blandos. Por su dureza, el diamante sirve para cortar vidrio y perforar pozos petroleros. La dureza se mide mediante una escala denominada de Mohs que va desde cero para indicar la dureza mínima, hasta diez, para indicar la máxima. Así, encontramos que el talco tiene una dureza de uno, mientras que el diamante presenta un grado de dureza diez.



https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:and9gcrpugyt-k5gazasbhyp6gj129ucxqvpmf_bp9zsu9vbllrzxrhf Imagen: https://www.google.com..lookfordiagnosis.com%

Fragilidad: capacidad de ciertos materiales de romperse sin sufrir deformación, frágil es sinónimo de quebradizo. Las cerámicas, el vidrio y algunos materiales plásticos se fracturan con facilidad, a diferencia de otros materiales como los dúctiles que se rompen tras sufrir varias deformaciones.

http://www.oscarcapobianco.com/wp-content/uploads/2009/05/la-fragilidad-de-los-valores-esenciales.bmp Imagen: http://www.oscarcapobianco.com/?p=1276

Conductividad: capacidad de un material para conducir el calor y la electricidad; por tal razón se habla de conductividad térmica y eléctrica, los metales en general son buenos conductores eléctricos y térmicos, especialmente el oro, la plata, el cobre, y sus aplicaciones van desde la fabricación de filamentos para las bombillas y los cables, hasta microcomponentes para robótica de alta tecnología. Algunos materiales no metales cono el grafito o las disoluciones salinas, como por ejemplo agua de mar, poseen propiedad de conducir la electricidad. Otros materiales como la madera no son buenos conductores y no permiten el paso del calor ni de la electricidad.

http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio/1000/1091/html/condterm.jpg Imagen: http://e-ducativa.catedu.es/44700165/

Elasticidad: algunos materiales se deforman cuando se les aplica una fuerza y luego recuperan su forma original cuando se suspende la fuerza. Sus aplicaciones son múltiples en la industria, por ejemplo, en las bandas de caucho, los resortes de amortiguación y las gomas de mascar.

http://www.biolaster.com/productos/kinesiology_tape/silktex/silk_19b.jpg Imagen: http://www.biolaster.com/productos/

Solubilidad: algunas sustancias al disolverse en un líquido a una temperatura determinada. La sustancia que se disuelve se denomina soluto y aquella en la que se disuelve se denomina solvente.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/89/saltinwatersolutionliquid.jpg Imagen: http://es.wikipedia.org/wiki/

La solubilidad de una sustancia es afectada por algunos factores como:



La temperatura. A mayor temperatura mayor solubilidad de solutos sólidos.

La afinidad entre dos sustancias. Para que sean afines debe tener el mismo enlace químico; los compuestos iónicos se disuelven en compuestos similares a ellos.

La cantidad de soluto. A medida que se aumenta el soluto hay menor solubilidad.

Grado de división del soluto. entre más finamente se encuentra dividido el soluto, mayor es la solubilidad. La concentración de un soluto en un solvente se expresa en moles por litro, en gramos por litro o también en porcentaje de soluto (mg o g/ 100 mL)

1.5.2 Propiedades químicas un material

Las propiedades químicas son aquellas que describen la habilidad de una sustancia para cambiarla en una nueva sustancia. Durante un cambio químico la sustancia original se convierte en una o más sustancias nuevas con diferentes propiedades químicas y físicas. Por ejemplo, la madera se puede quemar porque tienen la propiedad de ser inflamable. Cuando la madera se quema, se convierte en cenizas y humo, que tiene diferentes propiedades químicas y físicas. La oxidación o corrosión es una propiedad química del hierro. En la lluvia, un clavo de hierro experimenta un cambio químico cuando reacciona con oxígeno en el aire para formar óxido, una sustancia nueva. La tabla 3 da algunos ejemplos de cambios químicos. La tabla 4 resume propiedades y cambios físicos y químicos.



Tabla 3 Ejemplos de algunos cambios químicos

Ejemplo de algunos cambios químicos

Tipo de cambio químico

Cambio en propiedades químicas

Deslustrar plata

La brillante plata metálica reacciona con el aire y obtiene un recubrimiento negro granuloso

Quemar madera

Un trozo de pino se quema con una flama que produce calor, cenizas, dióxido de carbono y vapor de agua

Caramelizar azúcar

A altas temperaturas, el azúcar blanca granulada cambia a una sustancia suave color de caramelo

Formación de óxido

El hierro, que es gris y brillante, se combina con oxígeno para formar óxido anaranjado-rojizo

Tabla 4 Resumen de propiedades y cambios físicos y químicos

Resumen de propiedades y cambios físicos y químicos




Físico

Químico

Propiedad

Una característica de la sustancia, domo color, olor, acabado, tamaño, punto de fusión, y densidad

Una característica que indica la capacidad de una sustancia para formar otra sustancia: el papel se puede quemar, el hierro se puede oxidar y la plata puede perder su lustre.

Cambio

Un cambio en una propiedad física que conserva la identidad de la sustancia: un cambio de estado, un cambio en tamaño o un cambio en forma

Un cambio en el que la sustancia original se convierte en una o más sustancias nuevas: quemar papel, oxidar hierro, perder su lustre la plata.

Algunas propiedades químicas son: reactividad, combustión, oxidación y descomposición térmica.

  • Reactividad: es la capacidad de reacción que presenta una sustancia al ponerse en contacto con otros reactivos. En esta interacción las sustancias iniciales se denominan reactivas o reactantes y las nuevas sustancias que se forman se denominan productos.

Por ejemplo, al agregar vinagre al bicarbonato de sodio, se produce humo blanco y se observa espuma; esto significa que la materia inicial o los reactantes se transforman en nuevos productos.

  • Combustión: es la propiedad que tienen algunas sustancias al reaccionar con el oxígeno del aire, desprendiendo, como consecuencia, energía en forma de luz o calor. Por ejemplo, cuando se enciende una cerilla o una vela.

En toda combustión existe una sustancia que arde, como la gasolina, la madera, el papel, y se denomina combustible, y otra sustancia que favorece la combustión, que generalmente es el oxígeno, y se denomina comburente.

Los tipos más frecuentes de combustible son los materiales orgánicos que contienen carbono e hidrógeno, llamados también hidrocarburos, y provienen del petróleo.



Los productos que se forman en la reacción de combustión son generalmente dióxido de carbono (CO2) y agua, si la combustión es completa. Si no lo es, se forma monóxido de carbono (CO) y agua y la combustión es incompleta. Además, en este proceso de combustión se pueden producir cenizas.

  • Oxidación: en general es la combinación del oxígeno con otros elementos. Son ejemplos de oxidación la transformación de la glucosa al combinarse con el oxígeno durante la respiración celular y la reacción que ocurre cuando un metal, en presencia del oxígeno del aire, cambia su aspecto. A este último proceso también se le denomina corrosión.

El fenómeno de oxidación también puede ocurrir en la materia orgánica, como en las frutas. Al cortar y dejar expuesta al aire una manzana, esta toma un color oscuro, debido a que se oxida con el oxígeno del aire.

  • Descomposición térmica: es el proceso que ocurre cuando, al calentar algunas sustancias, estas se transforman en otras diferentes. Por ejemplo, el clorato de potasio al ser calentado se descompone dando como resultado cloruro de potasio y oxígeno.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal