1 introduccion



Descargar 241.99 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño241.99 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

4. PRESENTACION Y DISCUSION DE RESULTADOS

4.1. Especies de carábidos colectados en el ensayo.


Se determinó la presencia de 11 especies de carábidos, teniendo una de ellas T. unistriatus, la categoría de supradominante de acuerdo a ENGELMANN (1978). Otras especies que estuvieron presentes con un alto número de capturas fueron; Argutoridius chilensis y F. nebroide que corresponden a especies dominantes y Parhypates spp. y Metius flavipes, que corresponden a especies subdominantes según el índice de dominancia del autor anteriormente citado.

CUADRO 3. Especies de carábidos presentes, importancia relativa y dominancia en el ensayo realizado durante los meses de junio a octubre del 2001.



Especie

Número de capturas

Importancia relativa (%)

Dominancia (*)

Allendia chilensis (Solier)

4

1,29

Subresidente

Argutoridius chilensis (Dej.)

51

15,9

Dominante

Calosoma vagans (Dej.)

3

0,9

Subresidente

Ceroglossus chilensis (Esch.)

6

1,9

Residente

Ferionomorpha nebroide

46

14,3

Dominante

Ferionomorpha aerea (Dej.)

9

2,3

Residente

Metius flavipes (Dej.)

29

9,0

Subdominante

Mimodromites cyaneus (Dej.)

4

1,24

Subresidente

Parhypates spp.

13

4,1

Subdominante

Trechisibus nigripennis (Sol.)

7

2,17

Residente

Trirammatus unistriatus (Dejean.)

151

46,9

Supradominante

(*) Indices de dominancia según ENGELMANN (1978). .

Los resultados del Cuadro 3, muestran que tres especies representaron mas del 77% de los carábidos capturados, lo cual hace pensar en una baja diversidad de la comunidad de carábidos presentes en los ensayos durante los meses de estudio.

Los antecedentes obtenidos en la presente investigación concuerdan en general con la importancia de las distintas especies de carábidos en praderas señaladas por ZELADA (1998) y GONZALEZ (2000), para el periodo de observación, invierno y comienzos de primavera. En la investigación realizada por ZELADA (1998), las especies mas importantes en invierno fueron Argutoridius chilensis, F. nebroide y Parhypates spp. y en la época de primavera las mismas especies al interior de la pradera. T. unistriatus ha mostrado ser abundante en otoño pero no en invierno como ocurrió en este estudio. Es necesario señalar que esta es una especie típica de cultivos y praderas, cuyo estados inmaduros ocurren en esos ecosistemas, lo cual explicaría su alta presencia en este ensayo ZELADA (1998).

Lo anteriormente señalado indicaría que las comunidades de carábidos corresponden a lo que podríamos esperar en una pradera en Valdivia en la época de muestreo del ensayo.


4.2. Actividad de las distintas especies de carábidos


En el Anexo 6 y Figuras 1, 2, 3 y 4, se observa que las distintas especies mostraron periodos de actividad diferentes. Algunas especies presentaron una alta captura en el primer muestreo previo a la aplicación, M. flavipes, T. unistriatus, para posteriormente mostrar una fuerte baja y aun disminuir sus capturas a 0, en todos los tratamientos como es el caso de M. flavipes. Otras especies por el contrario, mostraron un incremento de las capturas como fue el caso de F. nebroide y el género Parhypates spp. Estas variaciones en las capturas estarían relacionadas con los periodos de emergencia y actividad de las distintas especies y en general coinciden a las señaladas por ZELADA (1998).

El número de carábidos capturados mediante trampas de caída no se mantuvo estable a través del tiempo de estudio, lo cual sin duda reflejaría el efecto de las condiciones climáticas de bajas temperaturas, presentes en algunos meses del estudio como se observa en el Cuadro 4, lo cual reduce la actividad de los insectos en general y de los carábidos en particular (LÖVEI y SUNDERLAND, 1996).

ZELADA (1998), señala que puede existir una gran variabilidad en el número de especies colectadas durante un ensayo, que se extiende en el tiempo. La variación se explica por el cambio de las condiciones climáticas desde favorables a adversas o viceversa, para el desarrollo normal de las especies de carábidos, y los principales factores están asociados a la temperatura, humedad y precipitaciones.

Como se aprecia en el Cuadro 4, en los meses de observación se encontró una disminución de las temperaturas hasta el mes de julio y altas precipitaciones, a partir de agosto se ve un incremento en las temperaturas y una disminución de las precipitaciones, pero las poblaciones no alcanzaron a incrementarse probablemente debido a el efecto negativo que pudieron causar los niveles de precipitaciones en el año del estudio, que fueran mayores a los promedios que habitualmente se presentan en Valdivia, para los meses de mayo a julio (HUBER, 1970).

CUADRO 4. Condiciones climáticas durante el periodo del ensayo, en cuanto a temperaturas y precipitaciones.


Mes

Tº Max. (Cº)

Tº Min. (Cº)

Agua caída (mm)

Mayo

14.05

7.25

361.2

Junio

11.35

6.25

417.1

Julio

11.50

4.89

583.3

Agosto

13.87

5.65

261.6

Septiembre

16.34

6.37

107.3

Octubre

18.82

8.13

54.8

NOTA: Tº Max. y Tº Min. Medias; Precipitaciones mensuales del año 2001

FUENTE: Instituto de Geociencias; Estación Climatología ISLA TEJA, UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE. Valdivia.(1)

Al respecto LOVËI y SUNDERLAND (1996), argumentan que la escasez de alimentos y los factores ambientales, que a su vez afectan al fotoperíodo, pueden inducir una diapausa, y haber contribuido a la mortalidad, distribución estacional y actividad de carábidos durante el período en que se realizó el ensayo.

Según RABINOVICH (1980), esta situación ocurriría, por cambios ambientales (temperatura, humedad relativa, luminosidad, etc.), al disminuir las temperaturas (reducción del índice intrínsico de crecimiento (r)), lo que haría que la población durante el invierno no creciera de acuerdo a su tasa potencial, sino a un ritmo menor.



1 ESTACION CLIMATOLOGICA. Isla Teja.2001. Instituto Geociencias. UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE. Comunicación personal.

Aun más DESENDER (1988), establece que el microclima es uno de los aspectos que en mayor grado determinan la distribución de los carábidos, principalmente la temperatura y humedad relativa, lo cual podría hacer que los carábidos se movieran fuera del área del ensayo, situación que no ocurrió en esta investigación debido a que las parcelas estaban aisladas con una banda de polietileno que impedía el movimiento hacia fuera y dentro de ellas. HAND y KEASTER (1967), encontraron que otros parámetros como son la evaporación, radiación y viento también provocan una alteración en el número de carábidos colectados, todos factores que variaron durante el periodo de ensayo.

En la Figura 4 se muestra la variación en el número de capturas para la especie T. unistriatus en cuatro fechas de muestreo.

En general se observa una disminución en la actividad de esta especie a través del tiempo, ello reflejaría en parte la falta de emergencia de adultos en otoño e invierno, la cual viene a ocurrir desde diciembre en adelante hasta abril- mayo aproximadamente, presentando su pico en los meses de marzo y abril, lo cual explicaría el alto número de adultos capturados en junio (ZELADA, 1998).

FIGURA 4. Número de capturas en las cuatro fechas de muestreo de Trirammatus unistriatus.

NOTA: Fechas: pre-aplicación (08-06-2001); post-aplicación 1 (16-07-2001); post-aplicación 2 (04-09-2001); post-aplicación 3 (16-10-2001),

En la Figura 5 se muestra la variación en el número de capturas para la especie F. nebroide en cuatro fechas de muestreo. En ella se observa una bajo o nulo número de captura en el primer muestreo, cosa distinta ocurrió con los siguientes muestreos donde aumentó el número de capturas, en especial en los muestreos número 2 y 3, lo que podría indicar que esta especie tiene una temprana actividad a fines de invierno y a inicios de primavera.

FIGURA 5. Número de capturas en las cuatro fechas de muestreo de Ferionomorpha nebroide.



NOTA: Fechas: pre-aplicación (08-06-2001); post-aplicación 1 (16-07-2001); post-aplicación 2 (04-09-2001); post-aplicación 3 (16-10-2001),

En la Figura 6 se muestra la variación en el número de capturas para la especie A. chilensis en cuatro fechas de muestreo. Se observa un incremento de A. chilensis, post-aplicación en algunos tratamientos y reflejaría la temprana actividad que en otoño e invierno presentan las especies de A. chilensis, lo que coincide con los resultados obtenidos por ZELADA (1998), que muestran que la mayor actividad de esta especie ocurre desde principios de invierno en adelante.

FIGURA 6. Número de capturas en las cuatro fechas de muestreo de Argutoridius chilensis.



NOTA: Fechas: pre-aplicación (08-06-2001); post-aplicación 1 (16-07-2001); post-aplicación 2 (04-09-2001); post-aplicación 3 (16-10-2001),

En la Figura 7 se muestra la variación en el número de capturas para la especie Parhypates spp. en cuatro fechas de muestreo. Se ve una baja o nula actividad de esta especie en el primer muestreo, cosa distinta ocurrió post-aplicación, en el segundo y tercer muestreo, donde se encontró el mayor número de capturas lo que corresponde a los meses de invierno, lo que indicaría una temprana actividad. Situación similar ocurrió con la especie Parhypates tenuistriatus, perteneciente al mismo género, donde también presento una mayor actividad en los mismos meses que Parhypates spp. (ZELADA, 1998).

FIGURA 7. Número de capturas en las cuatro fechas de muestreo Parhypates spp.



NOTA: Fechas: pre-aplicación (08-06-2001); post-aplicación 1 (16-07-2001); post-aplicación 2 (04-09-2001); post-aplicación 3 (16-10-2001),




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal