* Sistema Respiratorio Sistema digestivo Sistema Circulatorio



Descargar 70.65 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño70.65 Kb.
  1   2   3


* Sistema Respiratorio
* Sistema digestivo
* Sistema Circulatorio
* Sistema Inmunologico
* Sistema Excretor
* Sistema Nervioso
* Sistema Hormonal
* Sistema Oseo
*Sistema Múscular
Los Sentidos:





¿Como Funciona?

Nuestro conocimiento del mundo externo - y también nuestro estado interno, proviene en su totalidad de los procesos químicos y eléctricos que se producen en el sistema nervioso, sobre todo en el cerebro. Esos cambios desencadenan una actividad química, eléctrica o mecánica en los receptores sensoriales. Tras un complejo procesamiento dentro del sistema nervioso, se inicia un patrón de actividad en ciertas áreas del cerebro. Esta actividad eléctrica la experimentamos en forma de sensación.


Por lo regular se percibe un todo significativo y no un grupo de sensaciones. Se da el nombre de percepción a la organización sensorial en un todo significativo. El mundo esta lleno de cambios físicos; los sonidos del despertador, carros, personas etc. Todos estos cambios provocan sensaciones (de sonoridad, brillantez, sabores, olores etc.) y estímulos. Este puede medirse en alguna forma física: por su tamaño, duración, su intensidad, su longitud de onda y otras características. También podemos medir una experiencia sensorial.
El ser humano no percibe una masa de colores, ruidos, temperaturas y presiones. Más bien ve automóviles y edificios, escucha voces. El cerebro percibe información de los sentidos, la organiza, la interpreta y convierte en experiencias significativas de carácter, toda ella de manera inconsciente. Aunque se dice que el hombre tiene 5 sentidos, en realidad son más. Además de la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto, existen también varios sentidos cutáneos y dos “sentidos” internos: el cenestésico y el cinéstico. Cada tipo de receptor sensorial recibe una clase de estímulos externos,- luz, moléculas químicas, ondas sonoras, presión - y los convierte en un mensaje químico - eléctrico que puede entender el cerebro.
El sistema vestibular, situado en el oído interno, regula el sentido del equilibrio, su característica más sobresaliente es tener tres conductos semicirculares. Los estímulos de las respuestas celulares son movimientos como el girar, caer e inclinar el cuerpo o la cabeza, una estimulación excesiva del sentido vestibular, por esos movimientos puede ocasionar mareos y “nauseas”. Y la cinestesia es el sentido del movimiento de la posición del cuerpo. Coopera con los sentidos cinestésico y visual para conservar la postura y el equilibrio. La sensación sinestésica proviene de los receptores situados en los músculos, tendones y articulaciones o cerca de ellos. Cuando se produce un movimiento cualquiera, estos receptores envían de inmediato mensajes al cerebro. Otro tipo de sensación corporal proviene de los receptores que vigilan las condiciones internas del organismo. Estos receptores son sensibles a la presión, la temperatura, el dolor y las sustancias químicas del interior del cuerpo.
Aparato Vestibular
El aparato vestibular forma parte del oído interno (que contiene el órgano coclear) y del cerebro, la función que desempeña el vestíbulo está relacionada con el equilibrio y la postura, además ayuda al equilibrio de los movimientos del ojo. Cuando el oído interno y el cerebro han sido afectados por una enfermedad o accidente, se pueden presentar desordenes vestibulares.
Los desordenes diagnosticados más comúnmente incluyen vértigo posicional, el mal de Meniere, infecciones del oído interno y daños causados por golpes a la cabeza.
El oído interno (que contiene al órgano vestibular) está situado en el peñasco; por dentro y algo por detrás de la caja del tímpano.
Partes que lo conforman:
Vestíbulo óseo: Es una cámara ósea ovalada cuboidea, situada por dentro de la ventana oval y contiene al utrículo y al sáculo.
Se distinguen 6 paredes: externa, interna (que contienen al acueducto del vestíbulo),anterior, posterior, superior e inferior o suelo.
Conductos semicirculares óseos: Están situados detrás y encima del vestíbulo (superior, posterior y externo).
Características:
Tienen forma de tubos curvos en arco de circulo, algo aplanados en sentido lateral. Parten del vestíbulo y vuelven al mismo. Cada uno de ellos presenta dos orificios: uno ensanchado en forma de ampolla y el otro no ensanchado, por lo tanto sin forma de ampolla.
Vestíbulo membranoso: se distinguen 3 partes importantes:
El utrículo es una pequeña vesícula, aplanada transversalmente adherida a la fosita semiovoídea. Su superficie interior presenta en el lado interno una mancha acústica del utrículo.
El sáculo esta situado por debajo del utrículo, es una pequeña vesícula redondeada adherida a la fosita hemisférica. Al nivel de esta fosita se encuentra la mancha acústica del sáculo. El utrículo se comunica con el sáculo por el conducto utriculosacular. Del que parte el conducto endolinfático, termina en un abultamiento en forma de fondo de saco que levanta a la duramadre al nivel de la cara posterior del peñasco.
Conductos semicirculares membranosos: se encuentran situados dentro de los conductos semicirculares óseos y se dividen en: superior, posterior y externo. Los tres se abren en la parte posterosuperior del utrículo por 5 orificios (3 de ellas ampollas) .
En la parte de los extremos ampollares presentan un repliegue transversal: crestas acústicas. La mácula del utrículo y sáculo y las crestas ampollares están conformadas por células ciliares, inervados por neuronas sensitivas cuyos cuerpos celulares se encuentran en el ganglio vestibular del cai.
Los conductos semicirculares predicen de antemano un desequilibrio. Cuando se produce un movimiento rotatorio que produce desequilibrio se activan dos canales semicirculares que están estimulados, mientras que los otros cuatros actúan de manera opuesta para así favorecer el volver a una posición de equilibrio nueva.
Los fascículos que vienen de los conductos semicirculares van a los núcleos vestibulares y de ahí se envían fibras a la médula espinal y a los núcleos de los nervios craneales oculares, encargados de los músculos corporales y de los oculares respectivamente cuando se produce el movimiento.
Fisiología vestibular
El sistema vestibular forma parte del sistema del equilibrio que es el resultado de la información que llega de tres localizaciones distintas: sistema vestibular, visión y sistema propioceptivo.
Reflejos en que participa la vía vestibular.
Los cambios súbitos estimulan los reflejos posturales vestibulares, ayudando a mantener el equilibrio y la postura. Que se pueden observar al producir desplazamientos, anticipándose a que se producirá un desequilibrio que ocurrirá en unos segundos después y se hacen los ajustes necesarios.
Reflejo vestíbulo-ocular.
Desempeña una importante función, tanto cuando se cambia en forma brusca de posición o incluso el movimiento de la cabeza, permiten mantener estable la mirada en la retina. Este reflejo se puede observar también en personas ciegas.
Cada vez que la cabeza rota de forma brusca, señales procedentes de los conductos semicirculares hacen que los ojos roten en una dirección opuesta a la rotación de la cabeza.
El reflejo actúa, por ejemplo: al producirse un movimiento hacia la izquierda, por lo tanto la endolfina se desplaza dentro de los canales semicirculares hacia el lado opuesto, aumenta la descarga hacia los núcleos vestibulares, las fibras irán a los núcleos oculomotores, así aumenta la actividad del recto lateral derecho, y va a estar inhibido el recto medial.
La orientación espacial está basada en la interacción visual y vestibular, que permite la coordinación de los movimientos en las terceras dimensiones.
La vía para los reflejos del equilibrio comienza en los nervios vestibulares y pasan cerca del cerebelo y los núcleos vestibulares, se envían señales a partir de los núcleos vestibulares hacia los núcleos reticulares. Hay señales que van hacia la médula espinal adaptan los músculos del tronco de los miembros, y el cerebelo adapta el tono muscular para cubrir la nueva situación.
El cerebelo, más bien el área vestibulocerebelosa, es importante en el control del equilibrio, sobre todo en la ejecución de movimientos rápidos más que en reposo. La función está relacionada con calcular, a partir de distintas velocidades y direcciones donde estarán las distintas partes del cuerpo en los próximos milisegundos.
Durante los cambios de posición el sistema vestibular tiene una influencia estimuladora en el control autonómico respiratorio, logrando así la concentración de músculos respiratorios por los cambios de posición.
Los estímulos vestibulares asociados a movimientos de la cabeza realiza un rol inhibitorio vagal mediante el control del reflejo barorreceptor y hay acción también de la estimulación oculomotora que es menor y que está presente cuando está ausente el estímulo vestibular.
Desordenes del sistema vestibular:
Los desordenes diagnosticados más comúnmente incluyen vértigo posicional, el mal de Meniere, infecciones del oído interno y daños causados por golpes a la cabeza.
Síntomas más frecuentes:
• Mareos.
• Inseguridad o falta de equilibrio al caminar.
• Vértigo y nauseas.
Estos síntomas pueden llegar a ser muy leves o bastante severos incapacitando a la persona.
El sistema vestibular esta conectado mutuamente con muchas otras partes del sistema nervioso, y es por eso que se pueden confundir como si fueran problemas de la visión, los músculos, el pensamiento y la memoria. También pueden ser causantes de:
• Mayor sensibilidad al ruido y a las luces fuertes.
• Causar sensación de cansancio, pérdida de fuerza y falta de concentración.
• Dificulta la lectura, el habla.
• Puede provocar problemas de irritabilidad, baja autoestima y depresión.
Sistema Propioceptivo.
Es aquel que proporciona información sobre el funcionamiento armónico de músculos, tendones y articulaciones: participa regulando la dirección y rango de movimiento; permite reacciones y respuestas automáticas, importantes para la sobrevivencia; interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación con el espacio y sustenta la acción motora planificada.
La disfunción de este sistema, se expresa en torpeza motriz; dificultad para mantener la cabeza y cuerpo erguido, realizar actividades bimanuales y manejar herramientas. También se observa distractibilidad por inquietud postural, rigidez del tronco y ausencia de noción de peligro.


Sistema Respiratorio:

El aparato respiratorio generalmente incluye tubos, de como los bronquios, usados para cargar aire en los pulmones, donde ocurre el intercambio gaseoso. El diafragma como todo músculo puede contraerse y relajarse. Al relajarse los pulmones al contar con espacio se expanden para llenarse de aire y al contraerse el mismo es expulsado . Estos sistemas respiratorios varían de acuerdo al organismo.

En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio consiste en vías aéreas, pulmones y músculos respiratorios que medían en el movimiento del aire tanto adentro como afuera del cuerpo. Intercambio de gases: es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, del animal con su medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de oxigeno y dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la remoción concomitante del dióxido de carbono -y otros gases que son desechos del metabolismo- de la circulación.

El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos y bases en el cuerpo a través de la eficiente remoción de dióxido de carbono de la sangre.






Explicacion de los organos del sistema respiratorio:

* Vía Nasal: Consiste en dos amplias cavidades cuya función es permitir la entrada del aire, el cual se humedece, limpia y calienta a una determinada temperatura a través de unas estructuras llamadas pituitarias.


* Faringe: es un conducto muscular, membranoso que ayuda a que el aire se vierta hacia las vías aéreas inferiores.
* Epiglotis: es una tapa que impide que los alimentos entren en la laringe y en la tráquea al tragar. También marca el límite entre la orofaringe y la laringofaringe.
* Laringe: es un conducto cuya función principal es la filtración del aire inspirado. Además, permite el paso de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no permitir el paso de comida durante la deglución si la propia no la ha deseado y tiene la función de órgano fonador, es decir, produce el sonido.
* Tráquea: Brindar una vía abierta al aire inhalado y exhalado desde los pulmones.
* Bronquio: Conducir el aire que va desde la tráquea hasta los bronquiolos.
* Bronquiolo: Conducir el aire que va desde los bronquios pasando por los bronquiolos y terminando en los alvéolos.
* Alvéolo: Permite el intercambio gaseoso, es decir, en su interior la sangre elimina el dióxido de carbono y recoge oxígeno.
* Pulmones: La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso con la sangre, por ello los alvéolos están en estrecho contacto con capilares.
* Músculos intercostales: La función principal de los músculos respiratorios es la de movilizar un volumen de aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso apropiado, aportar oxígeno a los diferentes tejidos.
* Diafragma: Músculo estriado que separa la cavidad toráxica (pulmones, mediastino, etc.) de la cavidad abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.). Interviene en la respiración, descendiendo la presión dentro de la cavidad toráxica y aumentando el volumen durante la inhalación y aumentando la presión y disminuyendo el volumen durante la exhalación. Este proceso se lleva a cabo, principalmente, mediante la contracción y relajación del diafragma.

Sistema Digestivo:
El aparato digestivo es el conjunto de órganos (boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso) encargados del proceso de la digestión, es decir, la transformación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y utilizados por las células del organismo.

La función que realiza es la de transporte (alimentos), secreción (jugos digestivos), absorción (nutrientes) y excreción (mediante el proceso de defecación).

El proceso de la digestión es el mismo en todos los animales monogástricos: transformar los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas, gracias a las enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por la sangre.

El aparato digestivo es un largo tubo, con importantes glándulas asociadas, siendo su función la transformación de las complejas moléculas de los alimentos en sustancias simples y fácilmente utilizables por el organismo.

Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de longitud. En la boca ya empieza propiamente la digestión. Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas salivales los humedecen e inician su descomposición química. Luego, el bolo alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estómago, una bolsa muscular de litro y medio de capacidad, en condiciones normales, cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico, en el estómago, el alimento es agitado hasta convertirse en una papilla llamada quimo.

A la salida del estómago, el tubo digestivo se prolonga con el intestino delgado, de unos cinco metros de largo, aunque muy replegado sobre sí mismo. En su primera porción o duodeno recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los jugos del páncreas. Todas estas secreciones contienen una gran cantidad de enzimas que degradan los alimentos y los transforman en sustancias solubles simples.

El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos indigeribles de los alimentos.


Esófago
Artículo principal: Esófago

El esófago es un conducto o músculo membranoso que se extiende desde la faringe hasta el estómago. De los incisivos al cardias (porción donde el esófago se continua con el estómago) hay unos 40 cm. El esófago empieza en el cuello, atraviesa todo el tórax y pasa al abdomen a través del orificio esofágico del diafragma. Habitualmente es una cavidad virtual. (es decir que sus paredes se encuentran unidas y solo se abren cuando pasa el bolo alimenticio). El esófago alcanza a medir 25 cm y tiene una estructura formada por dos capas de músculos, que permiten la contracción y relajación en sentido descendente del esófago. Estas ondas reciben el nombre de movimientos peristálticos y son las que provocan el avance del alimento hacia el estómago.

Estómago

El estómago es un órgano en el que se acumula comida.Varia de forma según el estado de repleción (cantidad de contenido alimenticio presente en la cavidad gástrica) en que se halla, habitualmente tiene forma de J. Consta de varias partes que son : fundus, cuerpo, antro y píloro. Su borde menos extenso se denomina curvatura menor y la otra, curvatura mayor. El cardias es el límite entre el esófago y el estómago y el píloro es el límite entre estómago y el intestino delgado . En un individuo mide aproximadamente 25cm del cardias al píloro y el diámetro transverso es de 12cm. Es el encargado de hacer la transformación química ya que los jugos gástricos transforman el bolo alimenticio que anteriormente había sido transformado mecánicamente (desde la boca). En su interior encontramos principalmente dos tipos de células, las células parietales, las cuales secretan el ácido clorhídrico (HCL) y el factor intrínseco, una glucoproteina utilizada en la absorción de vitamina B12 en el intestino delgado; además contiene las células principales u Oxínticas las cuales secretan pepsinógeno, precursor enzimático que se activa con el HCL formando 3 pepsinas cada uno. La secreción de jugo gástrico está regulada tanto por el sistema nervioso como el sistema endocrino, proceso en el que actúan: la gastrina, la colecistoquinina (CCK), la secretina y el péptido inhibidor gástrico (PIG).

En el Estomago se realiza la digestión de:

* Proteínas (principalmente pepsina).


* Lípidos
* NO ocurre la digestión de Carbohidratos.
* Otras funciones del estomago son la eliminación de la flora bacteriana que viene con los alimentos por acción del ácido clorhídrico.

Intestino delgado

El intestino delgado se inicia en el duodeno (tras el píloro) y termina en la válvula ileocecal, por la que se une a la primera parte del intestino grueso. Su longitud es variable y su calibre disminuye progresivamente desde su origen hasta la válvula ileocecal y mide de 6 a 7 metros de longitud. El duodeno, que forma parte del intestino delgado, mide unos 25 - 30 cm de longitud; el intestino delgado consta de una parte próxima o yeyuno y una distal o íleon; el límite entre las dos porciones no es muy aparente. El duodeno se une al yeyuno después de los 30cm a partir del píloro. El yeyuno-ìleon es una parte del intestino delgado que se caracteriza por presentar unos extremos relativamente fijos: El primero que se origina en el duodeno y el segundo se limita con la válvula ileocecal y primera porción del ciego. Su calibre disminuye lenta pero progresivamente en dirección al intestino grueso. El límite entre el yeyuno y el íleon no es apreciable. El intestino delgado presenta numerosas vellosidades intestinales que aumentan la superficie de absorción intestinal de los nutrientes y de las proteínas. Al intestino delgado, principalmente al duodeno, se vierten una diversidad de secreciones, como la bilis y el jugo pancreático.

En el intestino delgado, principalmente en el duodeno se realiza la digestión de proteínas, lípidos, ácidos nucleicos, y carbohidratos.

Intestino grueso

El intestino grueso se inicia a partir de la válvula ileocecal en un fondo de saco denominado ciego de donde sale el apéndice vermiforme y termina en el recto. Desde el ciego al recto describe una serie de curvas, formando un marco en cuyo centro están las asas del yeyuno íleon. Su longitud es variable, entre 120 y 160 cm, y su calibre disminuye progresivamente, siendo la porción más estrecha la región donde se une con el recto o unión rectosigmoidea donde su diámetro no suele sobrepasar los 3 cm, mientras que el ciego es de 6 o 7 cm. Tras el ciego, la del intestino grueso es denominada como colon ascendente con una longitud de 15cm, para dar origen a la tercera porción que es el colon transverso con una longitud media de 50cm, originándose una cuarta porción que es el colon descendente con 10cm de longitud. Por último se diferencia el colon sigmoideo, recto y ano. El recto es la parte terminal del tubo digestivo.



Páncreas

Es una glándula íntimamente relacionada con el duodeno, es de origen mixto, segrega hormonas a la sangre para controlar los azúcares y jugo pancreatico que se vierte al intestino a través del conducto pancreático, e interviene y facilita la digestión , sus secreciones son de gran importancia en la digestión de los alimentos.



Hígado

El hígado es la mayor víscera del cuerpo. Pesa 1500 gramos. Consta de dos lóbulos. Las vías biliares son las vías excretoras del hígado, por ellas la bilis es conducida al duodeno. normalmente salen dos conductos: derecho e izquierdo, que confluyen entre sí formando un conducto único. El conducto hepático, recibe un conducto más fino, el conducto cístico, que proviene de la vesícula biliar alojada en la cara visceral de hígado. De la reunión de los conductos cístico y el hepático se forma el colédoco, que desciende al duodeno, en la que desemboca junto con el conducto excretor del páncreas. La vesícula biliar es un reservorio musculo membranoso puesto en derivación sobre las vías biliares principales. Contiene unos 50-60 cm³ de bilis. Es de forma ovalada o ligeramente piriforme y su diámetro mayor es de unos 8 a 10 cm.



Bazo

El bazo, por sus principales funciones se debería considerar un órgano del sistema circulatorio, pero por su gran capacidad de absorción de nutrientes por via sanguínea, se le puede sumar a los aparatos anexos del aparato digestivo . Su tamaño depende de la cantidad de sangre que contenga.



Sistema Circulatorio:

El sistema circulatorio es la estructura anatómica que comprende conjuntamente tanto al sistema cardiovascular que conduce y hace circular la sangre (torrente sanguíneo), como al sistema linfático que conduce la linfa.




División en circuitos [editar]

Esta realiza aparentemente en dos circuitos a partir del corazón:

* Circulación mayor o circulación somática o general. El recorrido de la sangre comienza en el ventrículo izquierdo del corazón, cargada de oxígeno, y se extiende por la arteria aorta y sus ramas arteriales hasta el sistema capilar, donde se forman las venas que contienen sangre pobre en oxígeno. Desembocan en una de las dos venas cavas (superior e inferior) que drenan en la aurícula derecha del corazón.
* Circulación menor o circulación pulmonar o central. La sangre pobre en oxígeno parte desde el ventrículo derecho del corazón por la arteria pulmonar que se bifurca en sendos troncos para cada uno de ambos pulmones. En los capilares alveolares pulmonares la sangre se oxigena a través de un proceso conocido como hematosis y se reconduce por las cuatro venas pulmonares que drenan la sangre rica en oxígeno, en la aurícula izquierda del corazón.
* Circulación sanguínea. Ni el circuito general ni el pulmonar lo son realmente ya que la sangre aunque parte del corazón y regresa a éste lo hace a cavidades distintas. El círculo verdadero se cierra cuando la sangre pasa de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo. Esto explica que se describiese antes la circulación pulmonar por el médico Miguel Servet que la circulación general por William Harvey. El círculo completo es: ventrículo izquierdo - arteria aorta - arterias y capilares sistémicos - venas cavas - aurícula derecha - ventrículo derecho - arteria pulmonar - arterias y capilares pulmonares - venas pulmonares - aurícula izquierda y finalmente ventrículo izquierdo, donde se inició el circuito. Es interesante reseñar que cuando se descubrió la circulación todavía no se podían observar los capilares y se pensaba que la sangre se consumía en los tejidos.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal